TERCERA EDAD DEVALUADA Y PETRÓLEO PARA RATO

Agustín Saavedra Weise*

Imagen de debowscyfoto en Pixabay

A) Hasta hace pocos meses estaba de moda la tercera edad. Diversos estudios señalaron que bajo condiciones normales las personas mayores tienen igual o mejor capacidad que los más jóvenes por su experiencia y otras pautas positivas acumuladas a lo largo de los años. Se dispusieron leyes a favor de los adultos mayores, se crearon escuelas y universidades especiales, etc.

En otras palabras: los viejos estaban “in”. Hasta una película protagonizada por Robert de Niro demostró que las personas mayores podían trabajar sin problemas e inclusive ser exitosas. He aquí que este idílico panorama cambió drásticamente tras la irrupción del Covid-19 y pandemia consiguiente.

A partir de allí los viejos pasaron a ser anatema, nada de juntarse con sus nietos, hay que aislarlos; entre elegir a quien sanar cabe dejar morir al viejo y que viva el más joven, los de la tercera edad son factor de alto riesgo, etc.

Hasta se establecieron prohibiciones expresas contra los adultos mayores para que queden confinados y no salgan ni a la puerta de sus hogares. No hubo muchas protestas y se aceptó la aislada reclusión de ancianos. Empero, la semana pasada el joven presidente francés Emmanuel Macron (42) tuvo que retroceder en su decisión y anuló las medidas de aislamiento de adultos mayores por presión popular, algo que hasta el momento no se ha visto en ninguna otra parte. Por otro lado, cabe acotar que varios personajes y líderes mundiales son de la tercera edad, comenzando con Su Majestad Británica (93 años), siguiendo con Donald Trump (74), el candidato demócrata en EEUU Joe Biden (77), Ángela Merkel (66) y Brigitte Macron 67. Esta última es nada menos que la esposa del mandatario francés. Nada jóvenes ninguno de ellos (ellas) y no se les ha prohibido nada, ni los han obligado a quedarse en su casa. Así anda el mundo en este campo…

Imagen: by William Potter, Shutterstock, Inc. 

B) El petróleo ha estado últimamente oscilando a precios bajísimos e inimaginables tan solo unos meses atrás. Las cotizaciones están lejos de aquellas que hace unos años espantaron al mundo cuando el barril superó los 100 dólares. Luego se mitigó la crisis energética, el alza inusitada se detuvo y por unos cuantos años el barril se mantuvo entre 40 a 60 dólares. Pero luego de la reciente guerra de precios entre Arabia Saudita y Rusia —sumando el aislamiento planetario debido a la pandemia— el crudo bajó bruscamente, hasta llegar inclusive a valores negativos.

Al final, todo es cuestión de la vieja ley de oferta y demanda. Al no requerirse petróleo ni para la industria ni para el transporte, como consecuencia de este “párate” planetario impuesto por la emergencia sanitaria, la demanda de combustible y derivados cayó bruscamente. La consecuente debacle del precio fue casi inmediata. Pero claro, se trata de la coyuntura del momento; cuando se normalicen las cosas, la construcción se reinicie, los aviones vuelvan a volar, los automotores a circular y así sucesivamente, el precio volverá a subir, pero no tanto. El exceso de oferta lo mantendrá relativamente bajo, en torno a los valores que tenía hace unas semanas. Y eso será letal para las energías alternativas, a menos que surjan invenciones o desarrollos tecnológicos que les permitan ser competitivas.

Si con precios de 50 dólares el barril ya costaba mucho poder maximizar energías diferentes a la producida por petróleo, con precios más bajos será mucho más difícil aún.

En consecuencia, a mi modesto entender y sin ser experto en la materia: el derrumbe del precio del petróleo implicará que en el corto y mediano plazo la gente, el transporte y las industrias seguirán consumiendo combustibles fósiles en desmedro de las energías limpias. Así están las cosas.

 

*Ex canciller, economista y politólogo. Miembro del CEID y de la SAEEG. www.agustinsaavedraweise.com

Tomado de El Deber, Santa Cruz de la Sierra, Bolivia, https://eldeber.com.bo/176486_tercera-edad-devaluada-y-petroleo-para-rato

 

Deja un comentario