Todas las entradas de: Agustín Saavedra Weise

XI JINPING: SOLIDARIDAD, COOPERACIÓN Y COMUNIDAD GLOBAL DE SALUD

Agustín Saavedra Weise*

Por su importancia glosaremos el discurso de Xi Jinping, presidente de la República Popular China (RPC), emitido el pasado 18 de mayo durante la inauguración de la Asamblea de la Organización Mundial de la Salud (OMS). Sus palabras representan un hito insoslayable en la actual coyuntura.

El mandatario expresó su condolencia ante esta peste del coronavirus, que ya cuenta mundialmente con más de 300.000 muertos; este virus no sabe de fronteras ni razas. Luego explicó que —tras arduos esfuerzos— la RPC pudo revertir internamente la situación. Agregó que Beijing compartió informaciones con la OMS y otros países, siempre tratando de ayudar. 

Xi Jinping presentó propuestas concretas. En primer lugar, maximizar esfuerzos para el control y tratamiento del Covid-19 como prioridad, movilizando trabajadores médicos e insumos para tomar efectivas medidas de protección, cuarentena, detección, tratamiento y rastreo, con el fin de frenar la propagación. Se debe potenciar el intercambio de experiencias y seguir apoyando la investigación para aclarar por completo el origen y las vías de transmisión del virus. 

En segundo lugar, el mandatario considera que debe reconocerse el liderazgo de la OMS en la lucha contra la pandemia. En esta fase de esfuerzo conjunto, pidió que se aumente el apoyo político y financiero a la OMS para ganar esta guerra contra la enfermedad. 

Lo tercero consiste en proseguir colaborando con los países africanos. 46 equipos médicos de la RPC están ahora en ese continente.

En cuarto lugar, expresó que debe reforzarse la gobernanza global de la salud pública. Ante las insuficiencias expuestas por el problema del Covid-19, dicha gobernanza deberá mejorarse a nivel planetario. China es partidaria de un minucioso examen sobre la respuesta global al virus; una vez el mal esté bajo control, cabrá resumir experiencias y subsanar debilidades.

La quinta propuesta consiste en reestimular el desarrollo socioeconómico. Los países podrán retornar progresivamente a sus actividades normales, pero sin aflojar controles. Además, deberá reforzarse la coordinación en materia de políticas macroeconómicas en aras de la plena recuperación de la economía mundial.

Por último y en sexto lugar, es necesario fortalecer la cooperación internacional puesto que la humanidad tiene un futuro compartido. China se adhiere a esa visión y asume la responsabilidad no sólo de proteger vida, seguridad y salud de sus habitantes; también apoyará la causa de la salud universal. En ese contexto, China ofrecerá durante dos años una asistencia de dos mil millones de dólares para apoyar a países emergentes en el combate contra el virus y en la recuperación socio-económica; China también cooperará con la ONU para construir un centro de respuesta humanitaria que garantice el abastecimiento de insumos anti epidémicos básicos. Las vacunas chinas —una vez probada su eficacia— serán bienes públicos mundiales. La RPC propiciará además —junto con miembros del G20— la suspensión del servicio de la deuda en favor de los estados más pobres y apoyará a quienes sufren impactos financieros para que superen sus dificultades.

Concluyó Xi Jinping reiterando que la Tierra es el hogar de la humanidad y por eso debe construirse una comunidad global de salud. En la próxima se-mana comentaré todas las expresiones y propuestas del primer mandatario chino.

 

*Ex canciller, economista y politólogo. Miembro del CEID y de la SAEEG. www.agustinsaavedraweise.com

Tomado de El Deber, Santa Cruz de la Sierra, Bolivia, https://eldeber.com.bo/181600_xi-jinping-solidaridad-cooperacion-y-comunidad-global-de-salud

ANTES Y DESPUÉS DEL COVID-19 AL ESTILO DE ERIC HOBSBAWM

Agustín Saavedra Weise*

El historiador inglés Eric Hobsbawm (1917-2012) fue un notable pensador. En 1995 publiqué un comentario sobre su difundida obra La era de los extremos: el breve siglo XX, 1914-1991 y al poco tiempo de su muerte otro artículo alusivo.

Hobsbawm gozó de alta reputación académica y siguió hasta el final de su larga vida publicando ensayos. Él consideró que los siglos debían ser contabilizados en función de acontecimientos singulares que alteraron el rumbo de la humanidad y no necesariamente sobre la base del uno al cien. Un siglo podía tener más o menos de 100 años, en términos políticos, sociológicos y de sentido histórico. Siempre surgen acontecimientos clave que marcan una era.

La caída del Imperio Romano terminó con la Edad Antigua dando paso a la Edad Media. Con la controversia que hasta hoy subsiste, ya sea la toma de Constantinopla por los turcos (1453) o el descubrimiento de América por Colón en 1492, concluyen el medioevo e inician el Renacimiento. En 1789 la Revolución Francesa inaugura otra etapa, anticipándose en once años al inicio cronológico del siglo XIX, del que la toma de la Bastilla para Hobsbawm fue parte fundamental.

Según la interpretación del escritor británico, el siglo XIX terminó recién en 1914 al comenzar la Primera Guerra Mundial. Aquí observamos un siglo socio-político bastante largo: desde 1789 hasta 1914. 25 años extras se suman a los 100 formales del siglo XIX, en lo que se considera fue una etapa signada por doctrinas e ideologías, conflictos, colonialismos, revolución industrial, etc.

Al marcar Hobsbawm el inicio del “verdadero” siglo XX en 1914, consideró que éste concluyó con el colapso en 1991 de la Unión Soviética (1991), un hecho geopolítico impresionante precedido por los no menos espectaculares derrumbe del Muro de Berlín (1989) y la reunificación de Alemania en 1990.

Quedó así un siglo XX políticamente breve: apenas 77 años. Siguiendo la lógica de Hobsbawm este siglo XXI sui generis que lleva desde 1991 hasta 2020 apenas 29 años, tiene ahora otro punto de quiebra dado por el fenómeno de la pandemia declarada por la Organización Mundial de la Salud (OMS) en torno al Coronavirus o Covid-19, que tiene a la población planetaria prácticamente recluida desde hace más de un mes. ¿Cómo mediremos las épocas? ¿Será un Antes Coronavirus y un Después Coronavirus como expresó recientemente el columnista Thomas Friedman en el New York Times? ¿O tendremos que concluir —siguiendo la lógica de separar siglos por hechos relevantes— que el siglo XXI fue aún más corto que el pasado siglo XX y ya se agotó?

El siglo más breve de la historia, el pasado siglo XX, nos dejó ese legado y ahora transitamos un siglo XXI que no sabemos si ha terminado abruptamente o sigue aún su curso a la espera de otros inéditos acontecimientos que lo terminen de definir. Lamentablemente Hobsbawn ya no está entre nosotros para dar su propio veredicto en función de su teoría de los siglos sobre la base de grandes hechos y no de años. Sin su genialidad es aventurado definir lo que comienza y lo que termina, pero al menos podemos aseverar que una era sí ha concluido. No sería extraño que Hobsbawm —si viviera hoy— considere que ya ingresamos abruptamente al siglo XXII con el Covid-19 y que el siglo XXI superó en brevedad al siglo XX. El tema queda en suspenso, con un interrogante a futuro…

 

*Ex canciller, economista y politólogo. Miembro del CEID y de la SAEEG. www.agustinsaavedraweise.com

Tomado de El Deber, Santa Cruz de la Sierra, Bolivia, https://eldeber.com.bo/178505_antes-y-despues-del-covid-19-al-estilo-de-eric-hobsbawm

 

POTENCIAL DESTRUCCIÓN MASIVA VÍA MEDICAMENTOS PELIGROSOS

Agustín Saavedra Weise*

 

Diversos expertos coinciden en que una vez terminada la pandemia por el Covid-19 habrá muchos cambios en el mundo, incluyendo hasta la forma de saludarse y hacer vida social. Entre los principales “ganadores” estarán las empresas que controlan las nuevas tecnologías y veremos también el regreso de gobiernos fuertes; habrá una especie de “reestatización”, no necesariamente de bienes o propiedades sino de los propios individuos de una comunidad, tanto en el sector productivo como en la propia sociedad civil. En todos los sentidos habrá mayor control. Los estados como tal saldrán altamente fortalecidos de la actual crisis mundial de salud.

Y luego de todo lo ocurrido con el tema Coronavirus, tendrá que venir también un estricto control de medicamentos y de sus modalidades de transporte, con el fin de evitar no solo muertes sino la posibilidad terrorífica de usar algunos de esos medicamentos poderosos como armas de destrucción masiva. Por razones de espacio me referiré solamente al fentanilo, pero conste que hay varios otros remedios que bien usados son benéficos y mal usados son letales.

El fentanilo es un opioide utilizado para el dolor y para la anestesia en cirugías. El fentanilo lamentablemente también se usa como droga recreativa, a menudo mezclado con heroína o cocaína. Tiene un inicio rápido y sus efectos generalmente duran menos de dos horas. Por otro lado, el fentanilo es indicado para tratar el dolor recurrente del cáncer mediante dosis regulares. El fentanilo es, pues, un opioide sintético potente;  es similar a la morfina pero 50 a 100 veces más fuerte; eso lo hace muy peligroso en malas manos. Recetado por un médico autorizado, el fentanilo es administrado por inyección, parche transdérmico o pastillas. En el costado negativo, fentanilo y análogos son producidos en laboratorios clandestinos. Ese fentanilo delincuencial es vendido como polvo o como tabletas que imitan otros opioides menos potentes. Las personas pueden ingerir, inhalar o inyectarse el fentanilo.

Según datos comprobados provenientes de EEUU, tan sólo 55 kilos de fentanilo podrían matar a veintisiete millones de personas, casi el 10 por ciento de la población estadounidense. Y se han incautado cantidades similares en varias redadas policiales… En una imagen de terror, podemos imaginar un avión cargado con esa cantidad (o más)  que vaya liberando gradualmente desde el aire  polvo de fentanilo. Sobrevolando áreas densamente pobladas puede aniquilar a muchísimas personas a un costo relativamente bajo: entre un avión pequeño y droga no se gastarían más de 200.000 dólares. ¿Qué tal?

La horrible posibilidad mencionada arriba podría ser real. Hay que ponerle coto con control del transporte, atacando la fabricación clandestina del fentanilo y regulando al máximo su consumo legal. Y conste que me referí a un solo producto; hay otros igualmente peligrosos y pese a eso, en la actualidad se los transporta masivamente por tierra y por aire sin tomar en cuenta los tremendos riesgos.

Además, tenemos la parte criminal, que no cesa en la producción ilegal de estos productos. Alguien en EEUU y el resto del mundo tendrá que comenzar a imponer fuertes controles sobre los traslados de fentanilo y otros medicamentos letales que, en caso de ser mal utilizados, podrían transformarse en amenaza mundial.

 

*Ex canciller, economista y politólogo. Miembro del CEID y de la SAEEG. www.agustinsaavedraweise.com

Tomado de El Deber, Santa Cruz de la Sierra, Bolivia, https://eldeber.com.bo/177464_potencial-destruccion-masiva-via-medicamentos-peligrosos