Todas las entradas de: Agustín Saavedra Weise

FRENOS Y ESTÍMULOS PARA CRECER CON LIBERTAD ECONÓMICA

Agustín Saavedra Weise*

Joseph Alois Schumpeter (1883-1950) 

El gran economista austríaco Joseph Alois Schumpeter, creador de la teoría de la innovación y divulgador del proceso de destrucción creativa (1883-1950) repetía una metáfora que —dicha ya en su ancianidad— sigue siendo válida para este agitado tercer milenio: “un auto anda más rápido por la sencilla razón de tener frenos”. Y el capitalismo los debe tener también, si es que quiere marchar ordenadamente. En la empresa privada no todo son ganancias, existe además una importante función comunitaria. El ingrediente social es básico, ahí cabe la intervención estatal como ente regulador y factor de equilibrio, no como propietario o competencia, ya que —por lo general— cuando el Estado administra en forma directa nunca lo hace bien.

El Estado debe actuar imponiendo carriles de funcionamiento y mecanismos reguladores, todo ello en un marco de libertad económica y con respeto al mercado, pero respetando aún más —y vigilando— la obligación imperiosa de las grandes empresas de servir a la comunidad, no servirse de ella. Sin un Estado que regule y arbitre, el capitalismo tiende a ser salvaje, se transforma en un Ferrari sin frenos, en un bólido ultra peligroso al no tener quien lo pare. Ese freno, moderado e inteligente, pero freno al fin, es tarea esencial del Estado.

Ahora bien, una cosa es el freno para controlar excesos de velocidad y otra es forzar el freno de mano para trancar, obstaculizar y parar la máquina. Ese jamás debe ser el propósito del Estado, pues una de sus inherentes obligaciones radica en su capacidad de estimular el desarrollo sobre la base de la confianza, la estabilidad económica y la fundamental seguridad jurídica de la propiedad privada. En la práctica, no es siempre fácil ni sencillo lograr un balance adecuado, pero hay que intentarlo. Una empresa libre de frenos puede llegar a ser incontrolable y frenos excesivos pueden parar el proceso de creación de fuentes de riqueza o de empleo; es más, por una regulación excesiva se puede parar hasta la producción misma. Este tercer milenio —que ya entra en su tercera década— viene arrastrando los excesos del reciente pasado, tanto por el lado de las liberalizaciones como por el lado de las regulaciones. Es tarea de una dirigencia inteligente estudiar la mejor manera de crear nuevas condiciones aptas para los tiempos actuales. Esto es válido aquí en nuestra Bolivia y en el ámbito de las naciones emergentes en general.

Conviene recordar siempre que el capitalismo productivo precisa incentivos al mismo tiempo que requiere frenos para así crecer equilibradamente, seguir produciendo y generar más empleos. Tal como un diminuto átomo debidamente tratado puede provocar una explosión nuclear y así libera una enorme cantidad de energía, de la misma manera se logrará lo propio en la economía nacional, siempre que estímulos y regulaciones se sintonicen con el impulso productivo a la par de contar con buenos frenos para aplicarlos con firmeza cuando hay peligro por exceso de velocidad. Eso debemos lograr en Bolivia: una fina sintonía entre regulación y estímulo que genere impulsos capaces de acelerar el crecimiento. El Estado debe regular y frenar cuando corresponda, pero si únicamente frena y no estimula, poco margen quedará para lograr el cambio cualitativo que el país imperiosamente precisa en este flamante 2020.

*Ex canciller, economista y politólogo. Miembro del CEID y de la SAEEG. www.agustinsaavedraweise.com

Tomado de Diario Nuevo Sur, Bolivia, https://diarionuevosur.com/frenos-y-estimulos-para-crecer-con-libertad-economica/

INADMISIBLE EXTORSIÓN Y HIERBAS SIMILARES

Agustín Saavedra Weise*

 

Desde la caída de la dictadura de Evo Morales no hay día que no nos asombre con nuevas noticias acerca de múltiples corruptelas o actos ilegales. Y apenas estamos viendo la punta del iceberg, presumo que al profundizarse las investigaciones y mucha gente comience a perder el miedo de hablar —que por ahora aún inhibe— seguramente surgirán más  trapos sucios.

El tema del canal de TV PAT se venía ventilando en  voz baja  desde hace tiempo pero siempre en forma cautelosa. Se sabía algo, pero no se sabía todo. Ahora, con las declaraciones del ex gerente del canal, Sergio Weise y las del damnificado directo, el empresario Abdallah Daher,  el panorama tiende a aclararse, no sin dejarnos con un sabor amargo ante tamaña iniquidad, preguntándonos cuántas más ocurrencias como esta han tenido lugar durante los largos 14 años, en los cuales  un grupo político sin escrúpulos prácticamente copó  el país  bajo un disfraz populista de indigenismo y consignas demagógicas con las que adormecía al pueblo, para dedicarse a enriquecerse sin límites,  ya sea a costa del propio Estado o bajo maniobras tipo PAT. Ahora, con el retorno de la democracia, este tenebroso asunto verá la luz completa y el sufrido empresario víctima —al que hasta lo amenazaron fraguando una denuncia contra su hijo— iniciará pronto un nuevo proceso: la batalla legal del legítimo propietario para recuperar sus derechos.

Casi tres lustros de autoritarismo y de haber tratado al país como rancho propio, harán que las cosas no se solucionen de un momento a otro, ya que además gran parte del Poder Judicial sigue en manos del MAS, pero confiamos en que poco a poco se restablezca el estado de derecho y se haga justicia. Y esto va no solo para el caso Daher-PAT sino también para muchos otros que han sido a lo largo de años objeto de abusos de toda naturaleza, comenzando con el infame caso terrorismo, que aún sigue dando vueltas por ahí en lugar de terminarse de una buena vez. Ahora, con la presidencia de Jeanine Añez, asoma una luz de esperanza en materia de libertad de trabajo, libertad de opinión y seguridad jurídica.

Confío en que Abdallah Daher recupere lo que le corresponde y deseo fervientemente que nunca más en Bolivia vivamos experiencias como las que hemos sufrido hasta hace poco. Nuevos aires de libertad soplan; felizmente, poco a poco, se irá develando el gran embuste que fue la mentira del “primer presidente indígena” y se comprobará cómo un régimen francamente delincuencial dilapidó recursos, intimidó personas y se apropió de empresas. El pueblo —que en su momento fue prácticamente hipnotizado por las imágenes idealistas que el tirano transmitía, pero sin hacerlas realidad— poco a poco también irá percibiendo la gran mentira pues por el pueblo poco o nada se hizo; sólo hubo palabrerío hueco y muchas promesas.

Ha sido el fin de una vergonzosa era y así lo espero, aunque debemos admitir con preocupación la verdad del viejo dicho: “el ser humano es el único animal que tropieza dos veces con la misma piedra”. Ojalá esta vez no sea así, deseamos con fervor que Bolivia reinicie el camino republicano de la concordia con unidad nacional, dejando de lado racismos, divisionismos y las corruptelas que caracterizaron al régimen anterior.

 

*Ex canciller, economista y politólogo. Miembro del CEID y de la SAEEG. www.agustinsaavedraweise.com

Tomado de El Deber, Santa Cruz de la Sierra, Bolivia,

RECORDANDO LA ESTRATEGIA DE LA APROXIMACIÓN INDIRECTA

Agustín Saavedra Weise*

El divulgador y propulsor contemporáneo de la estrategia de aproximación indirecta fue el historiador militar británico capitán Basil Liddell Hart (1895-1970). Otros estudiosos de su misma época sostuvieron que la estrategia de acción indirecta representaba una forma novedosa de distraer al enemigo y sustituía a la guerra total, impracticable desde la aparición de armas nucleares. Es más, algunos opinaron que la estrategia de acción indirecta era el complemento y en cierta manera, el antídoto de la guerra nuclear. Esta se centraba en el concepto de destrucción mutua asegurada y de ahí la discreción observada al respecto. Tal situación generó un equilibrio disuasivo entre las dos superpotencias (EEUU y la ex URSS) durante la guerra fría, por temor a generar una escalada capaz de terminar con la aniquilación de ambas.

En realidad la acción indirecta —el capitán Hart solo la volvió a poner sobre el tapete— proviene de la antiquísima estrategia del célebre escritor militar chino Sun Tzu (544-496 AC), quien buscaba la victoria favoreciendo la maniobra de distracción para así sorprender al oponente o, mucho mejor, proponía lograr vencer por medio del abatimiento psicológico del adversario. No en vano este eximio estratega asiático expresó hace más de 2.000 años que el valor máximo de un general era el poder triunfar sin combatir, desgastando moralmente al enemigo y quitándole su voluntad de lucha.

Veamos la principal diferencia con los conceptos de la clásica estrategia de acción directa. En esta prevalece el predominio explícito de la batalla, del choque frontal, del enfrentamiento masivo. En cambio, la aproximación indirecta busca el sometimiento de las fuerzas contrarias mediante una maniobra envolvente o induciendo su quebrantamiento moral, nunca procura un combate total frente a frente. Las guerrillas son un ejemplo clásico, como también lo es la guerra psicológica. Tanto en política como en la guerra, en negocios, en política o en otros emprendimientos donde hay rivalidades y se procura triunfar sobre un superior en número o en recursos, la estrategia de aproximación indirecta ha resultado ser muy útil cuando se la usó con habilidad. Hasta en los deportes es posible obtener resultados positivos por vía indirecta si las cosas se hacen bien. Es más, el ex canciller argentino, economista y profesor universitario Guido Di Tella (†) ha utilizado también la aproximación indirecta en sus importantes trabajos acerca del desarrollo económico. Este pequeño espectro de sus usos muestra el vasto alcance de la aproximación indirecta como teoría y práctica. La regla fundamental del proceso es constante y ya fue pregonada miles de años atrás por Sun Tzu: no luchar directamente y doblegar al adversario con mínimo esfuerzo, corroyendo la fe en sí mismo o creándole dudas incontrolables para atemorizarlo. Hay muchos casos registrados en la historia. Es más, hoy en día el esquema básico de la aproximación indirecta es usado por casi todos nosotros en nuestras vidas cotidianas, la mayoría de las veces hasta sin darnos cuenta. Así están las cosas.

 

*Ex canciller, economista y politólogo. Miembro del CEID y de la SAEEG. www.agustinsaavedraweise.com

Tomado de El Deber, Santa Cruz de la Sierra, Bolivia, https://eldeber.com.bo/162483_recordando-la-estrategia-de-la-aproximacion-indirecta