Archivo de la categoría: Bolivia

El poder de cada ciudadano

Mañana debe bajarse la bandera a cuadros de lo que será la carrera electoral. Si el Órgano Electoral cumple con las fechas señaladas, este lunes se conocerá el reglamento y el calendario de los comicios a realizarse el 20 de octubre. Las reglas del juego quedarán establecidas y hay expectativa para saber si favorecerán al oficialismo o si serán ecuánimes.

Sin esperar el reglamento, el MAS y algunos candidatos de la oposición ya comenzaron la campaña electoral. El presidente insiste en consolidar su candidatura y parece que no hay poder institucional en el país que dicte lo contrario, a pesar de que la mayoría de los bolivianos rechazó la repostulación en un referéndum. Para ello, Evo Morales y su partido no escatiman esfuerzos ni recursos. Los funcionarios públicos que dependen del Ejecutivo Nacional fueron obligados a asistir a una concentración en Chimoré, so pena de quedar sin trabajo; allá se armó una tarima de varios metros de largo, con costosos equipos de sonido y otros que demandan cuantiosas sumas de dinero.

En la vereda del frente, los dos principales candidatos de la oposición arrancaron sus campañas en la televisión, con muchos segundos de cuestionamiento al Gobierno y a sus circunstanciales adversarios.

El pedido de que la oposición se una, que ha sido expresado por plataformas y organizaciones de defensa de la democracia, parece caer en saco roto, al menos por parte de los dos principales candidatos de este sector. Ni Carlos Mesa ni Óscar Ortiz se muestran partidarios de ceder la postulación a la Presidencia; en cambio, insisten en el ataque mutuo, luciendo extraviados respecto a la reivindicación del voto del 21-F.

También hace aguas la apuesta que aspiraba a que el freno a la candidatura de Morales llegue desde el extranjero. Los plazos de la CIDH hacen prever que cualquier decisión será tomada después del 20 de octubre.

Todos los candidatos, de oficialismo y oposición, avanzan de manera frenética por la Presidencia del Estado. De nada sirven cuestionamientos o pedidos; se puede prever que la guerra sucia sea protagonista de la campaña, que se utilicen los recursos del Estado, tanto en el Gobierno central como en gobernaciones y alcaldías, a favor de una u otra sigla; que la presentación de propuestas se relegue en el afán de los impulsos de la coyuntura.

Entonces, está claro que es el ciudadano el que debe asumir responsabilidad en el proceso que comienza: reflexionando seriamente sobre su voto; cuidando el sufragio en la mesa electoral; exigiendo que el Tribunal Supremo Electoral sea responsable y no favorezca a la sigla oficial. La indiferencia familiar o de la comunidad no son un aporte en este particular proceso, es fundamental que la población participe, a fin de que no ganen los malos, parafraseando al periodista Diego Fonseca, que estuvo hace pocos días en Bolivia.

* Tomado de El Deber, Santa Cruz de la Sierra, Bolivia, https://www.eldeber.com.bo/opinion/El-poder-de-cada-ciudadano-20190525-9596.html

Visita del secretario general de la OEA

El uruguayo Luis Almagro Lemes, secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), inició sus funciones en marzo 2015 y culminarán en 2020, salvo que sea reelegido para otro período. Y ese parece ser el objetivo central de Almagro al presente: asegurar votos para ser reelecto y tener diez años de gestión, tal como lo hizo el chileno José Miguel Insulza.

Almagro está muy activo en la defensa de la democracia venezolana y ha sido duro con el controvertido Nicolás Maduro, al igual que con el régimen cubano. En cambio, su actitud ante Nicaragua es mucho menos activa y con el Gobierno de Bolivia sostiene un comportamiento que bien podría llamarse bipolar o ambivalente. Poco después del referendo del 21 de febrero de 2016, el funcionario expresó: “Evo Morales deberá respetar la decisión popular que dijo no a la reelección; ningún juez puede levantar el dictamen del único soberano: el pueblo”. Tras conocerse el fallo del Tribunal Constitucional Plurinacional (TCP) que permite la reelección indefinida como “derecho humano”, Almagro dijo: “La reelección presidencial no es un derecho humano y eliminar sus límites hace retroceder una democracia”. Luego de intercambiar críticas con el mandatario boliviano ―quien por su lado pronunció fuertes palabras contra el funcionario internacional― he aquí que todo cambió luego de una entrevista de ambos en Washington. Allí Almagro aseveró que tenía una “excelente imagen” del mandatario y calificó al presidente Morales de “adalid de la equidad social”.

En las últimas semanas fue Evo Morales quien arreció críticas contra el secretario de la OEA por favorecer a la oposición venezolana encabezada por Juan Guaidó. De su lado, Almagro no dijo nada. En este ambiente singular ―por decir lo menos― en materia de giros de opinión, el funcionario llegará mañana a nuestro país. Tendrá reuniones diversas (incluyendo grupos opositores) y hará una breve visita a Chapare para que allí ―según expresiones gubernamentales― “observe la lucha contra el narcotráfico”. Las Naciones Unidas han reiterado que la coca del lugar se destina en un 90% a la producción de cocaína. Chapare es además el reducto político de Evo Morales, quien en simultáneo con la Presidencia del Estado ejerce la presidencia de los productores de coca de esa región.

La visita de Almagro culminará con la firma de un acuerdo sobre observadores para las elecciones de octubre. El convenio convalidaría que la OEA y su principal ejecutivo consideran legítimo el acto electoral, reconociendo el fallo del TCP en desmedro del voto popular del 21-F. Habrá que ver si es coherente con las palabras que antes expresó en defensa del voto soberano en el referéndum. Es otra controversia que ya veremos cómo y de qué manera será dilucidada.

Tomado de El Deber, Santa Cruz de la Sierra, Bolivia, https://www.eldeber.com.bo/opinion/Visita-del-secretario-general-de-la-OEA-20190515-9635.html

TRISTE FINAL DE LA ZONA FRANCA DE ROSARIO

Agustín Saavedra Weise*

Desde hace años he machacado sobre la necesidad de hacer algo en las zonas francas otorgadas a Bolivia. En particular, mencioné varias veces el lamentable caso de Rosario (provincia de Santa Fe, Argentina). El convenio para su establecimiento fue suscrito en 1969 y algunas enmiendas se acordaron en 1976.

El abandono de esa bien ubicada zona franca, cedida por el país hermano, ha sido casi absoluto. Las fotografías son elocuentes: chatarra, rieles abandonados, suciedad, almacenes descuidados, etc. Y la zona franca no es pequeña: abarca 54.000 m2, con casi un kilómetro de muelle. Se pretendió un polo industrial y comercial; en la práctica, funcionó como depósito de bienes en tránsito, los que en variadas ocasiones tardaron años en ser movilizados o se deterioraron ahí mismo; tal fue el caso vergonzoso de los Carritos Hane. En sus más de tres décadas de “funcionamiento” se registraron apenas dos ingresos y un egreso de barcazas. En 1988 fue amarrado allí el último buque.

Ese es el saldo de los 40 años durante los cuales Bolivia no supo aprovechar el puerto; solo ancló un solitario barco boliviano cedido por Venezuela y luego creo que fue desmantelado. Durante años el predio estuvo sin uso efectivo pero se mantuvo en poder de Bolivia sobre la base del convenio. Infinitas veces fue reclamado por el municipio rosarino para instalar allí una zona de esparcimiento en lugar del feo espectáculo que brindaba la zona por su desprolijidad. La Cancillería argentina ha venido ofreciendo desde hace tiempo varias alternativas para el traslado de la zona franca. A todo esto, los rosarinos llegaron disgustarse con las autoridades bolivianas por su terca actitud de seguir en un sitio donde no se hacía nada y encima —por su tremendo descuido—, el lugar atentaba hasta contra la higiene y el ornato de la ciudad. El insistente clamor rosarino terminó dos meses atrás. El pasado 23 de marzo se firmó un convenio mediante el cual Bolivia entregará en un lapso de 60 días la zona franca y recibirá otra en un lugar que se determinará de común acuerdo ¿Se hará algo concreto en el nuevo sitio? Ojalá esta vez sí se haga, máxime que ahora se pretende impulsar al comercio exterior nacional por la Hidrovía Paraguay-Paraná.

Aparte de Rosario, nuestro país tiene otras dos zonas francas en la misma hidrovía: Palmira en Uruguay y Villeta en el Paraguay. Sumemos Ilo, en el Perú, que recién luego del fallo negativo para Bolivia en la Corte Internacional de Justicia se está comenzando a utilizar. Y no sé qué otra podría haber por ahí, pero si la hay, lo más seguro es que también esté abandonada. Bolivia se ha plagado de zonas francas y jamás hizo nada en ninguna, algo embarazoso para un país que no solo intenta recuperar su salida al mar, sino que además precisa contar con diversas vías de conexión para su acceso internacional. En fin, está terminando una pesadilla de 40 años para Rosario y, al mismo tiempo, culminará un triste fracaso boliviano, fruto de la ceguera e inacción de muchas administraciones.

* Economista y politólogo – www.agustinsaavedraweise.com

Tomado de El Deber, Santa Cruz de la Sierra, Bolivia, https://www.eldeber.com.bo/opinion/Triste-final-de-la-zona-franca-de-Rosario-20190511-9556.html

* * *

Se agradece la difusión de este artículo

Síganos en @ArgentinaSaeeg