Archivo de la categoría: Ciencia Política

¿QUÉ HA PASADO CON EL NACIONALISMO ARGENTINO? Parte II


Ir a ¿Qué ha pasado con el Nacionalismo argentino? Parte I


Hay un refrán: «El Comunismo es el más sangriento, más difícil y la forma más terrible de pasar de Capitalismo a Capitalismo. La verdad es que esto parece ser demostrado por la realidad ahora».

Y un chiste soviético decía: «El Cristianismo sólo predicó las ventajas de la pobreza, los comunistas la impusieron».

Los Comunistas son tristemente famosos de causar el hambre masiva confiscando el grano de todos los campesinos. Nacionalizaron la tierra de los campesinos para hacerlos dependientes del Estado. Confiscaron las tierras y posesiones de sus «enemigos» más peligrosos.

El emperador romano Gaius Julius Caesar (100-44 a. C.) hizo lo contrario comprando tierra él mismo y regalándola a sus soldados para hacerlos independientes del Estado.

Cuando las ideas e ideales de un individuo o sociedad se encuentran en las antípodas del comunismo, reciben de parte de éste el mote de «fascismo», sobre todo cuando se apela a los valores más firmes, la angustia nacional, la necesidad de un orden y una disciplina, la preocupación por el destino histórico y económico de «todo» el pueblo.

Lo que la Internacional marxista ―las dos, la II y la III― comenzó a percibir fue nada menos que esto: el fascismo parece no ser sólo un episodio nacional de Italia. Parece no ser sólo un incidente desgraciado para la revolución socialista mundial, producido en uno de los frentes, en Italia, y restringido a él. Parece más bien un signo de otro orden, una estrategia nueva contra nosotros, provista y alimentada por valores de calidad superior a la de los hasta ahora conocidos. Parece que esa estrategia puede muy bien adquirir rango mundial, es decir, ser desplegada contra el marxismo en el mundo entero. Parece asimismo que su propósito es transformar la vieja sociedad demoburguesa, el viejo Estado parlamentario, y forjar una sociedad nueva y un Estado nuevo, con suficiente vigor para vencer incluso las contradicciones últimas del régimen capitalista. Parece también que su poder de captación consigue hasta el enrolamiento de los proletarios, de los trabajadores, uniéndolos a la pequeña burguesía, a las clases medias, a las juventudes nacionalistas y a todos los patriotas.

La conclusión marxista a esas consideraciones fue, naturalmente, ésta: ¡Lucha mundial contra el fascismo! Una consigna así dio la vuelta al mundo antes de que el propio fascismo tuviese en él análogo cinturón de admiradores. En casi todas partes se organizó y propagó el antifascismo antes que el fascismo apareciese. Y obsérvese que la consigna antifascista no era exclusivamente protesta internacional revolucionaria contra el régimen de Italia, sino que se hacía de ella consigna nacional, contra las supuestas fuerzas fascistas del propio país.

El marxismo, la mística de la revolución proletaria mundial, tiene hoy núcleos fieles hasta en los rincones más apartados del Globo. Las mismas consignas aparecen en un cartelón comunista de los bolcheviques chinos que en uno de los austríacos o búlgaros. Puede hablarse de una internacional marxista, no sólo porque hay marxistas en casi todos los países, sino porque, además, son tipos humanos de calidad rigurosamente idéntica, que han retorcido el cuello a todo signo nacional y de raza, aún a costa de adquirir una configuración espiritual monstruosa. El militante rojo es el mismo en todas partes. Dispone de las mismas armas y lucha por los mismos objetivos. Es, por tanto, también vulnerable a las mismas flechas.

Claro que ese tambor batiente y guerrero contra el fascismo coincidió con otro, de sonido antagonista y contrario: el de las gentes angustiadas por la cercanía bolchevique; el de las gentes ligadas a un espíritu nacional profundo; el de las juventudes bélicas y generosas; el de todo ese gran sector de muchedumbre a la intemperie, ligadas, sin embargo, a una lealtad y a una continuidad de la cultura de su propia sangre.

No hay ni puede haber una Internacional fascista. El fascismo, como fenómeno mundial, no es hijo de una fe ecuménica, irradiada proféticamente por nadie. Es más bien un concepto que recoge una actitud mundial, que señala una coincidencia amplísima en la manera de acercarse el hombre de nuestra época a las cuestiones políticas, sociales y económicas más altas. Pero hay en esa actitud mundial zonas irreductibles, que son las primeras en denunciar la no universalidad originaria del fascismo. Pues su dimensión más profunda es lo «nacional». De ahí que el fascismo no tenga otra universalidad que la que le preste el soporte «nacional» en que nace.

Ahora bien, esa actitud, que denominamos fascista, tiene una realidad innegable en el mundo entero. Se trata de un hecho que se dispone, con fortuna o no, a engendrar otros hechos, quizá más vigorosos. Poco importa, realmente, insistir en el modo cómo esa actitud ha llegado a adquirir vigencia. La historia se nutre y es fecunda en hechos, sean cuales sean sus causas. Las fuerzas madres que la impulsan pueden tener los orígenes más sorprendentes y contradictorios.

El fascismo, la bandera del fascismo, la consigna del fascismo, la lucha en pro o en contra del fascismo, todo eso es hoy evidentemente alguna cosa, que no cabe ignorar.

Pero, ¿Fascismo fuera de Italia?… sería imposible. Constituiría, desde luego, un absurdo. Nacionalismo sí es el término correcto.

Desde el año 1983 a la fecha, la mayor parte del tiempo han estado haciéndonos creer que debíamos migrar y alinearnos con gobiernos filo comunistas, pertenecer a la Internacional socialista ya que, según dichos gobernantes, «era lo más parecido a vivir en el paraíso pero, el Imperio les hacía la vida imposible».

Revisemos unas pocas cifras:

Los representantes criminales del poder han admitido ahora que detuvieron el desarrollo de Rusia y lanzaron el país al caos, que la vida era mejor en la Rusia zarista que en la Unión Soviética. Como ejemplo de esto, un empleado tipo en la Rusia soviética en 1968 vivía con un estándar que era sólo un 18 por ciento de lo que un empleado ruso normal disfrutaba en 1914. También ha sido calculado que un jornalero ruso en 1968 vivía con un estándar que era sólo la mitad de su colega en 1914, incluso contando una proporción de inflación del 8 por ciento por año. Aun así, la vida en la Rusia no era tan dura en 1968 como en 1991, el último año del Poder Soviético. Los obreros durante el régimen zarista ganaron 30 rublos por mes, y los profesores y doctores 200.

Una barra de pan (410 g) cuesta 3 kopecks; 410 g de carne 15 kopecks; 410 g de mantequilla 45 kopecks; 410 g de caviar 3 rublos y 45 kopecks.

Si nosotros comparamos las condiciones en la URSS con aquellas en Occidente, encontramos contrastes aún más agudos. En 1968, el estándar de vida media en el Reino Unido era 4.6 veces superior que en la Unión Soviética. (1)

Estas cifras corresponden a la madre patria de los gobiernos filo comunistas, la que solventaba gran parte de los gastos de sus gobiernos satélites. ¿Qué quedaba entonces para Cuba, El Salvador, Nicaragua? Basta ver el paraíso en que se ha convertido Venezuela…

El proceso destructivo del gobierno de Raúl Alfonsín fue enorme:

  • Modificó el Código de Justicia Militar y permitió los castigos a los militares. Por decreto, el gobierno creó la Comisión Nacional sobre la Desaparición de Personas (CONADEP), presidida por el escritor Ernesto Sábato. (Por supuesto, con los crímenes de la subversión fueron más indulgentes, la mayoría está libre e incluso, posteriormente, formaron parte de gobiernos).
  • Inició el largo proceso de desmalvinización que sigue profundizándose hasta la actualidad.
  • En los levantamientos carapintadas enfrentó a los uniformados creando la discordia y haciendo oídos sordos al justo reclamo de volver al ideal del Ejército sanmartiniano y al cese de la persecución de los efectivos que cumplieron la orden que emanó de un gobierno constitucional.
  • El gobierno devaluó la moneda y restringió la circulación de dinero, en un frustrado intento por frenar el proceso inflacionario.
  • Le dio la espalda al campo, verdadero motor de nuestra economía dejando fuera de las negociaciones a Confederaciones Rurales Argentinas: la Federación Agraria, la Sociedad Rural y Coninagro.
  • Entre abril y mayo, el ministro de Obras Públicas, Rodolfo Terragno, propuso la privatización parcial de las empresas estatales, como la telefónica ENTel o la petrolera YPF.
  • Entró en funcionamiento el Plan Primavera, por el que se congelaron salarios y precios, y se intentaó reducir el gasto público. La situación económica se agravó meses más tarde, con la eliminación de los créditos internacionales.
  • El gobierno devaluó el austral. Fue el punto de partida de una profunda crisis hiperinflacionaria. (2)
  • El 30 de mayo de 1989 se decretó el estado de sitio y se adoptaron medidas económicas de emergencia, la deuda externa había crecido y los salarios decrecido enormemente.
  • Según datos del Centro de Población, Empleo y Desarrollo de la Universidad de Buenos Aires (CEPED-UBA), en octubre de 1982 (14 meses antes de la asunción de Alfonsín) la pobreza en el Gran Buenos Aires llegaba al 21,6% de los hogares, mientras que el mismo mes de 1985 (ya con casi dos años de mandato) bajó al 14,2 por ciento. En este sentido, en mayo de 1989 (dos meses antes de dejar anticipadamente su puesto) subió al 19,6% de los hogares y en octubre de 1989, apenas dos meses después de la asunción de Carlos Menem (PJ), el 38,3% de las viviendas estaba por debajo de la línea de la pobreza. (3)

Y ya que nombramos a Carlos Menem, en esta segunda entrega, vamos a analizar brevemente su gestión de gobierno.

Apenas comenzado su mandato, Menem firmó los decretos que dan inicio al proceso de privatizaciones de empresas estatales. La primera compañía fue ENTel. Le siguieron los ferrocarriles y Aerolíneas Argentinas, entre otros activos que pasaron a manos privadas. ¿Hace falta aclarar que entregar las comunicaciones, los ferrocarriles y la aerolínea de bandera es una aberración ante una posible hipótesis de conflicto ante la cual quedaríamos incomunicados y sin logística?.

Luego de tanta injusticia para con la familia militar y el proceso de desmantelamiento perpetrado por la gestión alfonsinista, Menem nombró a Jorge Domínguez como ministro de Defensa, quien llegó con espejitos de colores y prometió construir un «Pentágono», un edificio inteligente que agruparía al Ministerio y a la conducción de las tres fuerzas, pero que nunca se concretó.

Paralelamente y entre las políticas tendientes a la profundización de la indefensión de la Nación, Menem anuló el servicio militar obligatorio, (ligado a casos de corrupción vinculados a la venta de armas a Ecuador ―lo que alejó a Argentina de Perú, uno de sus aliados tradicionales en la región― y a los turbios negocios de la Fuerza Aérea en los aeropuertos); desinstitucionalizó el procedimiento de toma de decisión en las cuestiones de Defensa, no estableció metas institucionales y actuó sin precisar lineamientos integrales para el funcionamiento del sistema.

También promovió modificaciones para subordinar la Junta Interamericana de Defensa, integrada por militares de todos los países, a la OEA, limitando su autonomía y convirtiéndola en un órgano de asesoramiento técnico-militar sin funciones operativas.

Durante su gobierno, el jefe del Ejército, el traidor Martín Balza, formuló por primera vez una disculpa institucional por las acciones ilegales de las Fuerzas Armadas durante la última dictadura, dando herramientas al enemigo al omitir que fue una orden generada por el ejecutivo y acatada, como corresponde, por las Fuerzas Armadas y de Seguridad.

Menem no hizo más que poner en marcha aquello que académicos, economistas y funcionarios estadounidenses y del Banco Mundial y del Fondo Monetario Internacional establecieron a comienzos de 1989 en el denominado Consenso de Washington: en el documento aparecían diez puntos que expresaban las necesidades y las opciones del mundo hacia el siglo XXI: disciplina fiscal, prioridad del gasto público en educación y salud, reforma tributaria, tasas de interés positivas determinadas por el mercado, tipos de cambio competitivos, políticas comerciales liberales, mayor apertura e la inversión extranjera, privatización de empresas públicas, desregulación y protección de la propiedad privada. En pocas palabras, nos entregó maniatados.

Aprobó la Ley de Reforma del Estado y La Ley de emergencia Económica, que esbozaban un amplio plan de privatizaciones y dotaban al Ejecutivo de amplias facultades. Propició el canje compulsivo de depósitos a plazo fijo por bonos externos. Esto ocasionó pérdidas irreparables al sector de pequeños y medianos ahorristas.

Privatizó absolutamente todo; hacia el final de la presidencia de Menen no quedó ninguna empresa en manos del Estado. Se privatizaron la petrolera YPF, Aerolíneas Argentinas, ENTel, Gas del Estado, la Caja Nacional de Ahorro y Seguro, Obras Sanitarias, los aeropuertos,  el Correo, la energía eléctrica, la seguridad social, dos plantas siderúrgicas, el Mercado de Hacienda de Liniers, las radios, los canales de televisión, las carreteras, los ferrocarriles.

Si bien la prédica privatista aconsejaba romper con el monopolio estatal, las empresas adjudicatarias gozaron de un virtual monopolio, ya que se distribuyeron territorialmente la provisión de servicios. Esta transformó a los usuarios en rehenes de las empresas, que fijaron altas tarifas y con total libertad redujeron los servicios a los territorios que mayores ganancias les brindaban. El servicio ferroviario, por ejemplo, quedó reducido al Gran Buenos Aires y dejó aisladas a importantes zonas del país. Las privatizaciones proporcionaron unos 25.006 millones de dólares.

Durante su gobierno (1990), Argentina renunció a desarrollar armas nucleares. En realidad, entre los años 80 y 90, Argentina desarrolló el misil Cóndor, un proyecto secreto que hubiera cambiado radicalmente la historia del país haciéndola dominar la región. EEUU, temeroso de perder su control de Latinoamérica, detuvo el desarrollo del vector. El misil tenía un alcance de 750 a 1000 kilómetros y un sistema de guiado mediante una computadora inercial y tobera móvil.

La cabeza balística tenía una carga útil de unos 500 kilogramos y las posibilidades que albergaba el Cóndor eran asombrosas desde el punto de vista militar.

Una de la características más sobresalientes que poseía era que funcionaba a través de combustible sólido. Esto, proporcionaba muchas ventajas, como el hecho de que podía ser lanzado inmediatamente desde cualquier plataforma habilitada al efecto, lo que, desde el campo de la estrategia, permite grandes posibilidades.

El desarrollo del misil se hizo a través de la cooperación con CONSEN, una empresa europea de transferencia misilística, que proporcionó mucha ayuda en los sistemas de guiado y en los TVC, que en su época, era lo más innovador en materia de combustible sólidos.

Por desgracia para Argentina, las increíbles capacidades de este misil hicieron que fuera codiciado por muchos países, especialmente por Irak y Egipto, alcanzando un nivel de cooperación tecnológica con los mismos y empezando la gestación de la tragedia que acabaría con el Cóndor. EEUU no quería que este misil llegara a manos de Irak, ya que era mucho más poderoso que los Scud y podía alcanzar Irán e Israel sin dificultad, cosa que rompería el equilibrio en Oriente Medio, que había  diseñado EEUU. Por otra parte, Gran Bretaña, aliado de EEUU, mostraba gran preocupación por el misil Cóndor porque podía destruir sus defensas en las Malvinas y hacerle perder el control de las islas por lo que, indirectamente, presionó a Estados Unidos para que bloqueara la creación del misil.

Aunque el gobierno de Menem tumbó el proyecto puede que en un futuro el misil Cóndor vuelva a la vida y surque los cielos como es su legítimo derecho, honrando a  la Argentina.

Y así se suceden uno a uno los actos de gobierno tendientes a la destrucción del ser nacional sin que haya habido en las últimas tres décadas una sola voz que se alce contra ello, lo que nos trae a la memoria las palabras de José Antonio Primo de Rivera, tan actuales y verídicas:

…Para algunos esto será indicio de que vivimos en un pueblo civilizado, tolerante y respetuoso con la justicia. Para nosotros es indicio de que vivimos en un pueblo sometido a una larga educación de conformismo enfermizo y cobarde…

Con estas palabras culminamos la segunda entrega. En la próxima abordaremos la gestión de gobierno de Fernando De la Rua.

Por Der Landsmann para SAEEG. 


Notas
  1. Anatoli Fedoseyev – «Sobre la Nueva Rusia«.
  2. https://www.cronista.com/economia/La-presidencia-de-Alfonsin-ano-por-ano-20090331-0143.html
  3. https://chequeado.com/el-explicador/como-evoluciono-la-pobreza-con-cada-presidente/
  4. Fascismo en España – Roberto Lanzas
  5. Bajo el Signo del Escorpión – Jüri Lina
  6. https://mundo.sputniknews.com/
  7. Obras completas – José Antonio Primo de Rivera

©2019-saeeg®

¿QUÉ HA PASADO CON EL NACIONALISMO ARGENTINO?

Las grandes naciones han surgido a partir de un fuerte sentido nacionalista y Argentina no ha sido la excepción, pero, de un tiempo a esta parte la doctrina del Nuevo Orden Mundial ha sembrado la idea de que éste es un sentimiento perimido, obsoleto y anacrónico; por supuesto, las nuevas ideas son totalmente acordes con su plan de dominio mundial y apropiación de recursos en vistas a un futuro no muy lejano.

El principio de las nacionalidades apareció como una consecuencia de la situación creada por la Revolución Francesa. La abolición de la monarquía volvió a entregar la soberanía en las manos de los pueblos, los cuales deberían definir sus límites y los principios por los que se iban a guiar. Así nacieron el «derecho de los pueblos a disponer de sí mismos» y los partidos políticos.

Tal como lo entendemos, y como se ha venido transmitiendo desde tiempos remotos, podemos decir que:

El nacionalismo es la búsqueda de las leyes que convienen a un país determinado para mantenerse incorrupto en su ser nacional.

El nacionalista, en lo sucesivo, considera la nación como una herencia inalienable, de la cual no tiene el derecho de disponer y que debe transmitir intacta a sus hijos.

Pero, como bien lo explica Auguste-Maurice Barrès:

La nación puede estar amenazada por algo distinto a una agresión exterior; puede perder su voluntad de ser.

Todo, en apariencia, permanece inmutable: el suelo inviolado, los hombres yendo y viniendo a su trabajo y, sin embargo, todo ha sido modificado; sí, en ellos la tradición ha muerto, no saben ya lo que son ni por qué lo son.

En torno a este concepto se ordenan todas las nociones complementarias de lealtad y de tradición, de soberanía y de derecho. Si se abandona, lealtad, tradición, soberanía y derecho pierden todo su significado, falta un punto fijo con respecto al cual ordenarse.

La situación a la que alude Barrès, parece sacada de nuestra Argentina actual, producto de más de tres décadas de destrucción del ser nacional, de nuestros valores, creencias y tradiciones.

¿Se puede revertir esta apremiante situación y volver a ser una de las naciones más pujantes del continente y del mundo? En lo personal, creo que sí es posible, pero debemos cambiar nuestra forma de pensar, de votar y de vivir. Dejar de pensar en la individualidad y hacerlo en vista de la comunidad, que a la larga termina siendo beneficioso en lo personal. Debemos recuperar valores y tradiciones. Debemos plantarnos en la defensa de nuestros recursos y producción. Debemos quitar cada manzana podrida de la casta política y llevar a la gestión pública a aquellos que defiendan lo nacional, justamente lo contrario de lo que hace nuestra casta política actual.

Estamos inmersos en un sistema perverso, lleno de promesas de campaña que una vez logrados los votos que le dan la mayoría, dejan caer en el olvido y se dedican a llenar sus propias arcas, olvidando las promesas de campaña y sumiendo al pueblo en la miseria, exprimiéndolo para seguir siendo la casta dominante, privilegiada y eternizada en el poder.

Argentina ha sido en algún momento de su historia, el “granero del mundo”. Al llegar la IIGM abastecía las necesidades alimentarias de una Europa devastada. Los ingresos eran cuantiosos, pero luego, masas de hombres, que ascendían a millones de individuos, abandonaron el campo para ir a las grandes ciudades a fin de ganarse la vida en calidad de obreros de fábrica en las industrias recientemente creadas. De alguna manera fue el principio de la debacle. Hoy en día, en el mundo hay una gran demanda de alimentos, nosotros tenemos la capacidad de proveerlos sacando provecho de nuestra bendecida tierra, pero por el contrario, nuestros gobiernos de las últimas tres décadas se han dedicado a perseguir y destruir a pequeños y medianos productores, dejando al campo en un estado de emergencia que ojalá pueda revertirse. No es gratuito que al no ocupar el lugar de proveedor, se favorezca a mercados como Ucrania, EEUU y Brasil, no es casualidad, es connivencia.

No podemos competir en industria electrónica ni automotriz con el Tigre asiático, pero sí podemos competir y sobresalir en la industria alimenticia. Hacerlo es una obligación de nuestros gobernantes.

Lamentablemente, desde hace más de tres décadas, nuestros gobernantes, en mayor o menor medida han sido influidos por ideas marxistas. Lo importante es tomar en cuenta que para el marxismo, todo el sistema democrático no es, en el mejor de los casos, más que un medio para llegar a sus fines: se sirve de él para paralizar al adversario y dejar libre su campo de acción. El marxismo apoyará a la democracia mientras no haya logrado, persiguiendo tortuosamente sus designios destructores, ganar la confianza del espíritu nacional que quiere destruir.

Durante las últimas tres décadas, cada gobierno electo por el pueblo se ha dedicado a destruir las fuerzas armadas y de seguridad, dejando indefensa a la Nación ante eventuales hipótesis de conflicto, tanto externas como internas, lo que constituye lisa y llanamente “Alta traición a la Patria”. Cada uno de ellos lo ha hecho esgrimiendo su derecho como “Comandante en Jefe de las Fuerzas Armadas”, derecho que trae consigo obligaciones y castigos por incumplimiento. Por ser cada uno de ellos “Comandante en Jefe de las Fuerzas Armadas” y perpetrar alta traición a la Patria, los debe juzgar la justicia militar…  y la traición se paga con la vida.

¿Pero qué podríamos considerar traición a la Patria?…

En esta primera entrega analizaremos brevemente la gestión de Raúl Alfonsín:

    • La entrega de territorio nacional, con Picton, Lennox y Nueva, (también llamadas islas del Beagle), que trajo por consecuencia la pérdida de la soberanía del paso bioceánico, de porción de la Isla de Tierra del Fuego, (por lo cual debemos de hacer aduana al ir del continente a la isla), de porción del sector antártico, y con ello, de enorme cantidad de recursos económicos producto de la explotación minera, pesquera y petrolera, dejando todos esos recursos en manos del estado chileno.
    • Juzgamiento de los militares que combatieron a la subversión cumpliendo las órdenes del gobierno democrático de la Presidente María Estela Martínez de Perón, según Decreto 2772/75, firmado entre otros políticos, por Ítalo Luder (quien ocupó interinamente la presidencia de la Nación durante una licencia por razones de salud de la Presidente María Estela Martínez de Perón. En este período Luder firmó los decretos 2770, 2771, y 2772, creó un Consejo de Seguridad Interior integrado por el presidente y los jefes de las fuerzas armadas, y extendió a todo el país la política de «aniquilar» el accionar de los «elementos subversivos»), Manuel Arauz Castex (Ministro de Relaciones Exteriores y Culto), Tomás  Vottero (Ministro de Defensa), Carlos Emery (Ministro de Bienestar Social y Salud Pública), Carlos Ruckauf (Ministro de Trabajo), Antonio Cafiero (Ministro de Economía de la Nación) y Ángel Federico Robledo (Ministro del Interior).

Muchos de ellos, transformados en diciembre de 1983 en adalides de la “democracia”, borraron con el codo lo que escribieron con la mano y olvidando las órdenes por ellos emitidas, comenzaron una “caza de brujas” que aún no ha terminado.

El juicio de la Junta Militar en septiembre de 1985 fue la primera andanada de la campaña por «reformar» las Fuerzas Armadas hasta su extinción, mediante operaciones prácticas tales como la guerra psicológica. Ese juicio, orquestado por el gobierno de Raúl Alfonsín y los cabilderos internacionales de los derechos humanos, especialmente los congregados en el gobierno de Jimmy Carter en los Estados Unidos, se copió de los juicios de Nremberg, posteriores a la Segunda Guerra Mundial, a criminales de guerra nazis, con todo y la consigna de «nunca más»

Pero los integrantes de la junta militar, y por extensión toda la institución castrense, fueron enjuiciados, sobre todo, por osar enfrentarse a los británicos, y en segundo lugar por librar la guerra contra la subversión comunista: la llamada «guerra sucia». Esos fueron los delitos por los que se les envió a prisión, transmitiendo un claro mensaje al resto de las Fuerzas Armadas, lo mismo que a la población argentina.

El patriotismo dentro de las fuerzas armadas se pagó muy caro… y aún lo siguen pagando, muchos aún sin sentencia firme. Lo contrario ocurre con aquellos que delinquen y sumen en el miedo a la sociedad argentina en su totalidad.

Como lo documentó el Coronel Seineldín en su alegato ante la Cámara Federal, a lo largo de todo el resto del gobierno de Alfonsín y luego durante el de Carlos Menem, la política del gobierno para con las Fuerzas Armadas ha consistido de una tras otra provocación: hostigamiento y maltrato de oficiales nacionalistas, drásticas reducciones del presupuesto y retiro forzado de personal de alto rango, bajos salarios, el cercenamiento de las capacidades tecnológicas de la institución, y el constante incumplimiento de cualquier promesa de desagraviar la institución y subsanar sus condiciones.

Seineldín explicaba que la política de Alfonsín apuntaba, sobre todo, a destruir la misión de las Fuerzas Armadas en tanto «brazo armado de la Patria», eliminar el concepto de la «hipótesis de conflicto» y, por último, acabar con el papel de la institución como protectora de «los más altos intereses de la Nación». En palabras del mismo Seineldín, ello condujo a «la desmoralización y el deterioro del material y personal de las Fuerzas Armadas y, sobre todo, la desmoralización».

Alfonsín inicia el ataque contra la Iglesia, como fuerza espiritual. Continúa su ataque contra la pequeña y mediana empresa, la empresa industrial y los gremios. La idea era demoler la Argentina tradicional. Pero la maniobra más importante que el doctor Alfonsín realiza fue una maniobra de desculturalización, utilizando las técnicas gramscianas, lo que provoca una desorientación en todo el pueblo argentino, tratando de reemplazar los valores tradicionales por los valores nuevos, o llamémoslos los «anti valores». Tomemos en cuenta que el doctor Alfonsín era un agente de la Segunda Internacional Roja.

Finalizó el gobierno de Alfonsín con una debilidad inmensa de la Iglesia y la proliferación de las sectas; con un fracaso en la dirigencia política producto de los errores, de los desvíos y fundamentalmente por la gran crisis, por la gran corrupción dirigencial que tenía; debilitada la pequeña y mediana empresa y, sobre todo, la industrial y, por supuesto, comienza el endeudamiento, que habíamos quedado que se va a instalar un sistema financiero de especulación.

Pero muy especialmente queda el pueblo argentino en una desorientación total, por la forma como atentaron contra las inteligencias nacionales.

Si esto no constituye alta traición a la Patria, ¿qué lo hará?.

Es hora que los gobernantes comiencen a manejarse con austeridad para poder sacar este maravilloso país adelante. Esperemos lo entiendan de una vez por todas para poder ocupar el lugar que nos merecemos entre las naciones del mundo. Quizás sea hora de releer la historia, que ha demostrado ser cíclica. Miremos a Esparta si es necesario, cuna de grandes guerreros.

“Indiscutiblemente, la sociedad espartana fue austera. Hasta el día de hoy hablamos de la «sobriedad espartana». Lo que pasa es que, en la enorme mayoría de los casos, se la entiende mal. Sobriedad no significa conformarse con menos. Significa no arruinarse la vida deseando más de lo necesario. Ser sobrio significa no gastar toda una existencia persiguiendo lo prescindible. Ser austero no significa ser «menos», o tener «menos». Ser austero significa exigir lo preciso y desechar lo superfluo. No es una cuestión de cantidad. Es una cuestión de sabiduría”.

Es hora de devolver a las Fuerzas Armadas y de seguridad el papel que les corresponde dentro de una Nación constituida. Debe cesar la destrucción sistemática de las últimas tres décadas. Debemos volver a equiparlas y restituir el fuego sagrado que alguna vez fue su norte.

Se deben aplicar las leyes para todos por igual, no debemos olvidar las palabras del General Osiris Villegas:

“Cuando las leyes callan, hablan las armas”.

Hay que terminar con la traición perpetrada a las Fuerzas Armadas, que fueron enviadas a acabar con la subversión marxista y apátrida, restituir el honor y el valor histórico. Que vuelvan a sentir el orgullo de pertenecer a la Fuerza. Que los políticos dejen de sembrar el odio y la marginación a nuestros hombres de armas, no olvidemos la historia, no repitamos viejos errores.

Del siguiente texto, que cierra esta primera entrega, cualquier parecido con nuestra realidad… no es pura coincidencia.

“Nos habían dicho, al abandonar la tierra madre, que partíamos para defender los derechos sagrados de tantos ciudadanos allá lejos asentados, de tantos años de presencia y de tantos beneficios aportados a pueblos que necesitan nuestra ayuda y nuestra civilización.

Hemos podido comprobar que todo era verdad, y porque lo era no vacilamos en derramar el tributo de nuestra sangre, en sacrificar nuestra juventud y nuestras esperanzas. No nos quejamos, pero, mientras aquí estamos animados por este estado de espíritu, me dicen que en Roma se suceden conjuras y maquinaciones, que florece la traición y que muchos, cansados y conturbados, prestan complacientes oídos a las más bajas tentaciones de abandono, vilipendiando así nuestra acción.

No puedo creer que todo esto sea verdad, y, sin embargo, las guerras recientes han demostrado hasta qué punto puede ser perniciosa tal situación y hasta dónde puede conducir.

Te lo ruego, tranquilízame lo más rápidamente posible y dime que nuestros conciudadanos nos comprenden, nos sostienen y nos protegen como nosotros protegemos la grandeza del Imperio.

Si ha de ser de otro modo, si tenemos que dejar vanamente nuestros huesos calcinados por las sendas del desierto, entonces, ¡cuidado con la ira de las Legiones!”

MARCUS FLAVINIUS

(Centurión de la 2* Cohorte de la Legión Augusta, a su primo Tertullus, de Roma).

Por Der Landsmann para SAEEG.


Ir a ¿Qué ha pasado con el Nacionalismo argentino? Parte II

Bibliografía:

  • Doctrines du Nationalisme, Jacques Ploncard d’Assac.
  • “El complot para aniquilar a las Fuerzas Armadas y a las naciones de Iberoamérica” – Gretchen Small y Dennis Small (coord.).
  • Denes Martos – Los Espartanos.
  • Jean Larteguy – Los Centuriones.

    ©2019-saeeg®

El Precariado, los Indignados y los defraudados. ¿Qué nos depara el futuro político de este país?

Héctor Melitón Martínez*

Una de las funciones del politólogo es poder visualizar una probable evolución o progresión de la situación política y social de un país, región, provincia etc.

Para esto debe basar su apreciación en innumerables factores, y lo importante es saber elegir bien esos factores, para poder tener una dirección o sentido que sea lo más acertado posible. Esto no quiere decir hacer “futurología” ni tratar de adivinar como lo haría un mago con “la bola de cristal”. Se trata de ser realista, comparar situaciones fácticas, estableciendo similitudes y diferencias y ver los hechos en los países o regiones teniendo en cuenta que la historia no se repite, pero sí marca rumbos que se ven acotados por la cultura o idiosincrasia de las regiones que se estudian.

Tengamos en cuenta que en esta disciplina,  la Ciencia Política, hay una parte que se dedica a la filosofía política, que se basa fundamentalmente en el deber ser. Otra que hace análisis y trabaja sobre los hechos reales que no siempre se ajustan al deber ser, como ideal del objeto de la política, que es el bien común,  opuesto al bien particular o de sectores, hay que basarse en el realismo político, que se visualiza crudamente en un enfoque multidisciplinario de los hechos contemporáneos en distintos lugares del planeta.

Justamente en esta rama, el análisis, he leído varios artículos de conocidos periodistas, politólogos, sociólogos, que muestran una profunda insatisfacción de distintos pueblos hacia un sistema que cada vez deja menos conformes a las poblaciones por la inequidad que produce y el cercenamiento de  expectativas y condiciones de vida y progreso.

Claro, cuando hablamos de sistemas es necesario que aclaremos algo más sobre este concepto, y a que nos referimos, en este caso, nos referimos a sistemas mediáticos tanto el tradicional como las actuales redes sociales electrónicas, con su participación activa en campañas e intentos de influir en cambios de opiniones. Sistema de globalización financiera que permite concentrar el poder en pocos y hace depender la política, con mayúscula, al mercado, y al sistema representativo profesionalizado que vacía de contenido la esencia de la democracia creando lo que Robert Michels denominó “La ley de Hierro de la Oligarquía” que en estos tiempos  beneficia casi exclusivamente a la llamada clase política incluyendo a los empresarios amigos.

Es así que en este mar de incertidumbres y descontentos vemos al analista político y periodista Sergio Beresztein que el 17 de agosto del 2018 escribe en La Nación un artículo titulado “La Caída de la Cleptocracia puede dar lugar a líderes anti sistemas”. En este escrito, entre otras cosas dice que las redes que se forman al interior del estado, como con los sectores empresariales, persisten y  cuando la corrupción queda al descubierto y adquiere gran visibilidad mediática a estos flagelos, generan y profundizan situaciones de ruptura de lealtades y generan   recesión que afectan la gobernabilidad, en la que amplios sectores de la población sobre todo de clase media y media baja reaccionan con indignación y terminan apoyando soluciones extra sistémicas, que hacen surgir liderazgos como consecuencia de un vacío de poder, descreimiento, y una nueva frustración. Menciona varios ejemplos ya vividos en América Latina, como el de Fujimori en Perú ante el colapso de Alan García, Chávez en Venezuela luego de Andrés Pérez, El proceso de Brasil luego del fracaso y corrupción en que se vio involucrado el PT, tema que no ha sido cerrado pero que marca la preferencia de la gente por Bolsonaro, Menciona también el caso de Italia luego del Mani-Pulite y la situación actual Y hasta menciona el caso de EEUU y la elección de Trump.

Por último hace referencia a los cuadernos de la corrupción en nuestro país y el escándalo político-empresarial que esta investigación generó, reflexiona que la falta de transparencia, el intento de limitar la investigación judicial, afecta la confianza  de la ciudadanía, y termina diciendo, tengamos cuidado que no pase como ocurrió en la llegada de los Kirchner  en el 2001, el remedio puede ser peor que la enfermedad.

Zygmunt Bauman

Otro sociólogo de origen polaco, fallecido en enero del 2017, que también hace referencia  a este malestar social en sus innumerables trabajos, si bien lo hace mirando Europa y en particular en Europa del Este, pero su referencia es al mundo occidental. Nos estamos refiriendo a Zygmunt Bauman, en especial su libro titulado “La Ceguera Moral” editada su traducción en el 2015 por la editorial Paidos. En este trabajo debate con Leonidas Donskis, profesor de política en la Universidad “Vytautas Magnus de Lituania”. Y el tema abordado se refiere y analizan la pérdida de sensibilidad en la “Modernidad Líquida”, esta ceguera moral la identifican a partir del concepto de “adiafora” como el hecho de situar ciertos actos o categorías de los seres humanos fuera del universo de evaluaciones y obligaciones morales, en el marco de una vida que dicta los ritmos por guerra de audiencias e ingreso de taquilla.

En su capítulo 2, “La Crisis de la Política en la búsqueda de un lenguaje de la sensibilidad”, los autores hacen mención de que tras la pérdida de fe en la solución que puedan plantear las administraciones gubernamentales, sean estas autocráticas o democráticas, la indignación está ahí, y se manifiesta saliendo a las calles y poniéndose en evidencia, remarcando los escándalos políticos, principios de anarquía, signos de hipocresía. Pareciera que la decepción de los ciudadanos ha llegado para quedarse largo tiempo, minando los cimientos de la responsabilidad comunitaria y la solidaridad social, la idea de justicia ha quedado comprometida. Todo esto ha contribuido a la  falta de justicia social, la falta de vergüenza, la falta de condena jurídica y social y el incremento de la avaricia, y la creciente inequidad.

Esta situación socio-política, culturalmente ha adquirido cimientos sociales gracias a una nueva formación social: “El Precariado” (nombre derivado de la precariedad).

Esta formación social, “El Precariado” se acuñó para sustituir el anacrónico concepto de “Proletariado y Clase media”, ambos caducos.

Lo que caracteriza este Precariado, conjunto muy variado en su categoría cohesiva, es la condición de extrema desintegración, pulverización y atomización producto de la ineficiencia estatal, todos los precarios sufren y cada cual sufre solo.

Los niveles gubernamentales  no tienen conciencia de la diferencia entre Poder (capacidad de hacer las cosas) y la Política (capacidad de decidir lo que hay que hacer)  esto lleva a que al no poder unir estos parámetros, el poder y la política, avanzamos por separado y su divorcio merodea a la vuelta de la esquina. La gente percibe que el Estado no puede dar una respuesta mediata y decae la confianza.

Otro concepto que menciona Zygmunt Bauman en este trabajo, es el de “Interregno”, no es de él, pero lo rescata porque tiene  mucha vigencia actual y había sido largamente olvidado. El “interregno  se refiere a un espacio de tiempo, a una época en que se acumula una evidencia casi diaria de que las viejas y conocidas formas de hacer las cosas ya no funcionan, a la vez que sus sustitutos más eficaces aún no se han presentado o son demasiados precoces, volátiles e incipientes como para ser tenidos en cuenta.

Esta situación de interregno, es el marco donde se desarrolla el crecimiento de la decepción y frustración de los ciudadanos y como ya lo dice, ha llegado para quedarse largo tiempo.

Mi apreciación personal de que esto es así, lo vemos en los crecientes descontentos que percibimos en distintos puntos del mundo, muchos de ellos pareciera que son producto de un patrón hedonista que privilegia el dinero y el poder en detrimento de principios humanísticos, que valoren al ser humano y su condición de tal.

Es por este descreimiento  que los ciudadanos de distintas naciones al verse decepcionados por esta falacia que le llaman sistema político, que  como dijera Robert Michels  y otros, solo beneficia  a los poseedores del poder, buscan en grupos o personas anti sistema una solución a la crisis. Lo podemos ver en distintos Estados del mundo.

Lo más reciente y muy próximo a nuestro país es el caso de Brasil, donde el avance que coloca a Bolsonaro, como probable triunfador en la segunda vuelta,

El periodista Alberto Armendariz, en un artículo escrito en La Nación el 7 de octubre de este año, refleja que el candidato triunfante supo encausar la rabia, la desesperación, y el miedo del pueblo brasileño.

Hasta hace dos meses aún se creía que la intensa campaña por las redes sociales  de éste candidato sería controlado en las urnas por la propia dinámica tradicional del sistema político brasileño, pero hasta los primeros resultados que colocan a Bolsonaro a un paso del palacio Planalto, luego que los muros de contención que podrían haber quedado de los partidos de centro se derrumbaron y la izquierda de la mano del PT se mostró, hasta ahora al menos,  ineficiente para detener el avance del candidato de este Partido Social Liberal (PSL).

Suelen decir: “cuando las barbas de tu vecino veas afeitar, pon las tuyas a remojar”. Esto viene a cuenta porque en nuestro país dentro de un año hay elecciones presidenciales, y porque  es palpable en estos días un sentimiento de frustración producto de que no se produjeron los cambios que la mayoría de los ciudadanos esperaban y que los que habían sido los gestores de los desgobiernos y actos de corrupción de la década anterior, no solo tienen inmunidad, sino que hasta existe la posibilidad que regresen al poder, por el fracaso de  la actual gestión.

La estrategia de profundizar la “grieta”, como forma de acercar a una bipolaridad que beneficie al oficialismo, dividiendo la oposición, no la visualizo como válida, por la indignación de los ciudadanos, tanto de lo anterior como de lo actual. Siempre dicen que el estado de necesidad es la oportunidad para el surgimiento de nuevos liderazgos, o para el surgimiento de ideas que cambien esta perversa realidad.

Es difícil, con tanta  anterioridad, tener bases mensurables desde lo empírico, pero si por comparación podemos tener una apreciación conceptual de la evolución de esta situación. Lo que sí podemos anticipar es que no es fácil la creación de una tercera alternativa que suplante lo viejo, anacrónico y  degradado de esta forma de ejercer el poder, por su alto costo, y porque de existir esta alternativa podría ser mejor o peor a lo ya conocido. 

* Profesor de Grado Universitario y Licenciado en Ciencia Política graduado en la Universidad Nacional de Rosario (UNR). Coronel (R) del Ejército Argentino.

***

Síganos en @ArgentinaSaeeg