Archivo de la etiqueta: Información

EL ANTIGUO VÍNCULO ENTRE INTELIGENCIA Y RELACIONES INTERNACIONALES

Marcelo Javier de los Reyes Giménez*[1]

 

Introducción

Normalmente suele observarse a la Inteligencia y a las Relaciones Internacionales como disciplinas de las Ciencias Sociales que transitan por caminos separados y, quizás, inconexos. Nada más alejado de eso, como podrá apreciarse cuando se aborde la evolución de la inteligencia a lo largo de la Historia.

Como bien afirma el profesor Gustavo Díaz Matey, doctor en Ciencias Políticas por la Universidad Complutense de Madrid y MA en estudios de Inteligencia y Seguridad por la Universidad de Salford, Manchester, “es curioso comprobar como el estudio de la inteligencia, que en último término es una de las herramientas claves para la toma de decisiones, está ausente en los inicios de la teoría de las Relaciones Internacionales”[2].

El mismo Díaz Matey sostiene que esto se debió a que, hacia 1948, cuando Hans Morgenthau escribió su libro Politics among Nations[3], solo hacía tres años que había finalizado la Segunda Guerra Mundial y que sus protagonistas, los militares, eran homenajeados en todos los países que salieron victoriosos de la contienda. Agrega que por esos años se iniciaba la confrontación entre los Estados Unidos y la Unión Soviética por lo que todo lo inherente a lo militar “cubría gran parte de todo lo que tenía que ver con la inteligencia”[4], a lo que se debe agregar la cultura del secretismo que imperaba sobre esa actividad.

De este modo, la inteligencia no tuvo su lugar en los estudios teóricos de relaciones internacionales sino que debió ir abriéndose un nuevo camino a partir de la teorización que Sherman Kent comenzó a desarrollar sobre esa actividad[5].

Desde sus orígenes la Inteligencia, entonces considerada como la actividad de espionaje, estaba íntimamente vinculada al arte militar, a la guerra, y así permaneció durante siglos. Esa actividad contribuyó a la expansión y a la seguridad de las entonces ciudades-Estado, reinos e imperios, por lo cual desde esos tiempos estuvo vinculada a las relaciones internacionales —aunque éste, como se verá más adelante, no sea el concepto apropiado para la historia antigua— como un elemento fundamental de la estrategia.

Durante la Edad Media y, en general, durante la Moderna, la Inteligencia estuvo vinculada a las misiones de los emisarios y diplomáticos que respondían en forma directa a los monarcas. Se trataba entonces, no de un funcionario que actuaba en el marco de un organismo estructurado sino prácticamente en solitario y por una relación personal. Si bien los monarcas recurrían a enviados, emisarios o embajadores, con el correr del tiempo algunos Estados fueron dando, paulatinamente, lugar a la creación de organismos que fueron tomando forma, principalmente, hacia el siglo XIX. El siglo XX fue el siglo de los servicios de inteligencia, los cuales se consolidaron durante las dos guerras mundiales y durante la Guerra Fría.

“Espionaje” y “situación internacional”

En los orígenes de esta interrelación no se puede hablar ni de “inteligencia” ni de “relaciones internacionales” ya que, por un lado, los orígenes de lo que hoy se conoce como “inteligencia” fue el “espionaje” y, por el otro, en el mundo antiguo no existían naciones, ya que por ejemplo si bien la Biblia habla de “nación” y “naciones”, no lo hace en el mismo sentido que ha alcanzado el término luego de la firma del tratado de Westfalia que, en 1648, puso fin a la guerra de los Treinta Años. En ese sentido, el mundo antiguo no conformaba un “sistema internacional”, sino lo que el Doctor Manfred Wilhelmy considera una “situación” internacional, habida cuenta que no existían naciones[6].

El término “inteligencia” es mucho más amplio que la mera actividad realizada por los espías. Las más antiguas informaciones respecto a esta actividad las podemos encontrar en numerosas citas de la Biblia, por ejemplo, en Josué 2:1-7, Números 13:1-2 y también encontramos referencia a los espías en el Génesis, cuando luego de los siete años de abundancia en Egipto comenzaron los siete años de escasez que generaron hambre en la población de Canaán. En ese libro leemos que Jacob, enterado de que en Egipto había alimentos, envió a sus hijos a comprar trigo y fue donde se encontraron con José, su hermano y señor de la tierra. Aunque éste los reconoció no lo demostró y, en cambio, les dijo: “Vosotros sois unos espías, que habéis venido a reconocer las partes no fortificadas de la tierra” (Génesis 42:1,17.).

La Biblia también nos da cuenta de otro elemento importante de la inteligencia: el mensaje encriptado. En el libro del Apocalipsis o libro de la Revelación, el objetivo es comunicar la revelación de Dios a su pueblo en una etapa trágica de la historia, entre el 92 y el 96 d.C., durante una de las persecuciones romanas a los cristianos. A raíz de ello, el libro debía enviar un mensaje a través de símbolos que fueran comprensibles solo para un grupo de gente, usando un lenguaje secreto para evitar que los representantes del imperio consideraran el texto como una amenaza e intensificaran la persecución. Algunos símbolos provenían del Antiguo Testamento, mientras que otros los explica el mismo escrito. Por ejemplo, los “siete candeleros” son las “siete iglesias”; los colores también tienen su significado: “blanco” implica “victoria” y “rojo” “derramamiento de sangre”. El “Cordero” es “Jesús resucitado”, “la Bestia” es el “Imperio romano” y el número “666” es “Nerón” ya que en “Nerón César” cada consonante de sus palabras tiene un valor numérico en hebreo y todas juntas suman “666”. La “otra bestia” que se parece a Jesús son los “falsos profetas”. Estos son algunos ejemplos de los que existen en este libro.

Alvin Toffler menciona que en El libro de los muertos del antiguo Egipto se describió el espionaje como uno de los más graves pecados del alma[7].

Sun Zi ―más conocido en Occidente como Sun Tzu― en El arte de la guerra (1996), una obra que ya tiene 2.500 años, se refiere a la actividad de los espías, como se menciona en el capítulo III, y en el cual expresa: “Quienes no sean muy sensatos y sabios no pueden valerse de espías; quienes no sean bondadosos y generosos no pueden dirigir a espías, quienes no sean minuciosos y bien calculadores no pueden discernir las informaciones verídicas, proporcionadas por espías”[8].

La utilización de los espías también era conocida en la época de Alejandro Magno, rey de Macedonia, quien vivió entre el 356 y el 323 a.C. En vísperas de la batalla de Gaugamela (Tell Gomel, a unos 35 kilómetros al noroeste de Mosul, norte de Asiria), el 1º de octubre de 331[9], Alejandro Magno se estableció a unos cinco kilómetros de las tropas persas. A sabiendas de la existencia de espías entre sus tropas, Alejandro Magno hizo correr el rumor de que llevaría a cabo el ataque esa misma noche. Esta información se trasmitió a las fuerzas persas, que recibieron la orden de mantenerse atentas a la espera de los macedonios, pero, en cambio, Alejandro ordenó a sus soldados que descansaran y procedió a atacar en la mañana siguiente aprovechando el cansancio de los persas[10]. Este ejemplo nos permite apreciar que Alejandro Magno no solo utilizó la contrainteligencia sino que echó mano de otra herramienta de la inteligencia: la desinformación.

Además de la reunión de información de inteligencia, contrainteligencia, acciones encubiertas y operaciones clandestinas, técnicas, códigos y sistemas de cifrado, en el mundo antiguo también se recurrió al asesinato político, se apeló al escape y a la evasión, a la creación de disfraces, al uso de tinta que desaparecía, entre otras[11]. Textos de escritores de la antigüedad, como Eneas el Táctico, Polibio, Polyaenus ―autor macedonio del siglo II d.C., quien escribió Estratagemas en la guerra, dedicada a los emperadores romanos Marcos Aurelius y Lucius Verus―, Sextus Julius Africanus y Vegetius ―autor del siglo IV d.C., cuya obra principal es Epítoma rei militaris, también conocida como De re militari (“Compendio de técnica militar) y autor, asimismo, de Digesta Artis Mulomedicinae, tratado de veterinaria sobre las enfermedades de caballos y mulos―, contienen menciones acerca del uso de la información de señales.

Eneas el Táctico escribió un tratado acerca de las medidas que conviene adoptar en ocasión del sitio de una ciudad. Se estima que lo escribió entre 357 y 340 a.C. y en ese tratado “traza una interesante imagen de una pequeña polis de la metrópoli, imagen que resulta mucho más realista que todo lo que puede extraerse de las demás fuentes literarias de dicha época”[12]. Eneas ha proporcionado el primer instructivo en el que recomienda qué hacer ante la inminencia de una guerra: desde recomendaciones sobre provisiones y esclavos hasta medidas sobre seguridad en las comunicaciones[13]. Describió en detalle dieciocho métodos diferentes de envío de mensajes, algunos de ellos empleando sistemas de encriptado[14]. Proponía una vigilancia especial para que entre la ciudad y los exiliados que vivían fuera de ella —considerada una fuente permanente de agitación— no se estableciera ningún tipo de enlace, para lo cual aconsejaba la implementación de la censura en la correspondencia. Del mismo modo proponía un estricto control de ingreso y egreso de la ciudad y que las autoridades debían tomar conocimiento acerca de los forasteros que entraban a la ciudad, dónde se alojarían, además de tener un registro de todos los moradores de la ciudad. Consideraba que, aunque para mantener la ciudad debían reclutarse mercenarios, cuando se efectuasen los ejercicios de alarma los forasteros y mercenarios debían ser trasladados a un área preventivamente asignada por motivos de seguridad[15]. En su tratado se refiere también a la forma correcta de cerrar las puertas de la ciudad, al servicio de la guardia y al sistema de señales, entre otras cosas[16].

Debido a que desde la antigüedad muchas de las operaciones de inteligencia se desarrollaron en forma encubierta, existen pocos registros a los que puedan recurrir los historiadores. Sin embargo, las fuentes conocidas nos permiten apreciar que los decisores en la antigüedad entendieron que las actividades de inteligencia formaban parte del arte de la guerra y que eran muy necesarias para quien ejercía el gobierno. La reunión de información de inteligencia era fundamental al momento de conquistar una ciudad, de ejercer el dominio sobre poblaciones rivales o, como se mencionó en el caso del imperio persa, para controlar a sus propias poblaciones con el objetivo de perpetuar el régimen. 

La inteligencia en la Edad Media y Moderna

En la Edad Media los monarcas también se valieron de emisarios y de informantes que hacían las veces de espías y que se infiltraban entre los enemigos.

Las repúblicas italianas y otros monarcas europeos apelaron al uso de embajadores, quienes representaban a sus gobiernos ante otros estados pero quienes, además, cumplían con la misión de reunir información y noticias de interés que era enviada a sus respectivos gobiernos.

Eavesdroppers, “fisgones”

Las coronas tenían sus eavesdroppers[17], que deriva de eavesdropping, término inglés que se traduce al español por “escuchar secretamente” y que, en la actualidad, pasó a ser utilizado en ámbitos relacionados con la seguridad para referirse, por ejemplo, a las escuchas telefónicas. En español traduciríamos eavesdroppers por “fisgones”. Eaves son aleros en inglés y eavesdropping se refiere al hecho de quedarse en la zona entre la caída del agua de los aleros y la pared de la casa para espiar lo que ocurre dentro.

El período entre 1500 y 1800 puede definirse como de transición. En Occidente los monarcas y los diplomáticos empleaban espías pero éstos no formaban parte de un servicio permanente de inteligencia[18]. Por esos años, el arte de lo secreto y del espionaje estaba más desarrollado y extendido en Oriente, particularmente durante el imperio mogol en India, aproximadamente entre 1550 y 1750, y en China[19]. Emperadores mogoles como Akbar —quien se propuso reivindicar su soberanía sobre los reinos locales para construir un imperio poderoso a partir de una administración centralizada—, su hijo Jahangir (1605-1627), el hijo de éste, Shah Jahan (1627-1658), quien amplió el imperio creado por Akbar y pasó a la historia como el constructor del Taj Mahal, y Aurangzeb (1658-1707), financiaron personalmente un cuerpo de espías con redes entre recolectores de basura, mendigos y comerciantes que reportaban sobre conspiraciones y complots[20].

En Occidente la inteligencia asumió un papel relevante durante dos conflictos: el primero entre Inglaterra y Escocia; el segundo entre Inglaterra y España, conducidas por Isabel I y Felipe II, en las décadas ochenta y noventa del siglo XVI.

Por esos años también Francia desarrolló un entramado de inteligencia tanto dirigido hacia el interior del reino como hacia otras potencias. Fue una de las grandes preocupaciones del cardenal Richelieu (1586-1642) durante su gestión de gobierno. Esta experiencia llevó a que, en torno de 1700, los franceses alcanzasen la reputación de clever spymaster, tal como lo expresa el profesor de Historia de la Univesity of New Hampshire Douglas L. Wheeler[21]. Por este motivo, muchas palabras de esta profesión pasaron al idioma inglés —como cita Wheeler— desde el francés: reconnaissance, reconnoitre o reconnoiter, surveillance, espionnage, aunque esta última se escribe con una sola “n” en inglés, espionage.

En el siglo XVIII se profesionalizó la diplomacia y se estructuraron los ejércitos y las armadas regulares que acompañaron la consolidación del Estado nación. Hasta entonces la actividad de inteligencia dependía directamente de los gobernantes y de los jefes militares. 

La inteligencia en la Edad Contemporánea

Las revoluciones políticas y tecnológicas que tuvieron lugar a partir de 1800 motivaron a los líderes y comandantes a utilizar la inteligencia para propósitos cotidianos y recurriendo a medios tradicionales. Así, en tiempos de paz, bancos, compañías de seguros y mercaderes procuraban información para proteger sus respectivos negocios y expandir sus inversiones. A partir del siglo XIX, acompañando la industrialización, las innovaciones tecnológicas también favorecieron a la inteligencia. El desarrollo de las comunicaciones y de los transportes más rápidos contribuyó en la recolección y diseminación más rápida de la información de inteligencia[22].

En tiempos de guerra se realizaban exploraciones de reconocimiento en cercanías del enemigo, se enviaban espías para descubrir los planes del adversario y se interceptaban mensajes y documentos, entre otras actividades[23].

Es la época de la aparición de los primeros organismos. En 1825 se creó en Rusia la Okhrana, Servicio de Seguridad de los zares rusos que tenía por objetivo descubrir a los opositores: los primeros servicios estaban más destinados a la represión interior y al espionaje con respecto a otras potencias. El caso de Rusia no fue el único. La inteligencia prusiana fue desarrollada por Wilhelm Stieber, al cual el canciller Otto von Bismarck le encargó la creación de una red de espías en el interior de Austria[24]. Bismarck tenía como propósito la unificación de los estados germano parlantes para lo cual debía debilitar el poder del Imperio austrohúngaro. Stieber, quien se recibió de abogado en 1844 y había decidido incorporarse a la policía de Berlín, resolvió casos de alto perfil recurriendo a disfraces para obtener información e infiltrarse en las bandas criminales. Otras técnicas que utilizó fueron la observación cuidadosa, la interceptación de correspondencia y las operaciones encubiertas. Puso en su mira a grupos subversivos, enfrentó a los revolucionarios de 1848[25] y en su mira estuvieron Karl Marx y otros líderes socialistas[26]. Para llevar a cabo la tarea encargada por Bismarck estableció una agencia de noticias como pantalla y desarrolló una amplia red de espías en Austria y “fue el primero en observar que era más seguro usar cientos de hombres, cada uno de los cuales obtenía fragmentos de información, que basarse en unos pocos espías estrella que trabajaran en profundidad”[27]. Su red de espionaje fue la que facilitó las victorias de Prusia en la guerra contra Austria (1866) y contra Francia (1870-1871).

Del mismo modo, debe considerarse la importancia de la inteligencia durante la guerra de Secesión estadounidense (1861-1865). Por ese entonces en los Estados Unidos no existía ninguna organización dedicada a la inteligencia y esa actividad fue manejada de forma descentralizada tanto por la Unión como por la Confederación. Tampoco se utilizaba el término “inteligencia” sino “servicio secreto” y sus oficiales aprendieron acerca de la inteligencia a través de la historia militar[28]. Ambas partes obtuvieron información mediante la interceptación de documentos del enemigo y del correo, a través de la decodificación de mensajes e interrogación de prisioneros[29].

Las telecomunicaciones militares brindaron oportunidades únicas de recopilación de información. Ambos bandos progresaron en las operaciones de interceptación y señales de telégrafo, así como en el criptoanálisis y la criptografía.

El uso del telégrafo constituyó un elemento primordial para el sistema de comunicaciones en tiempos de guerra y el “cifrado” y el “criptoanálisis”, para descifrar el texto cifrado interceptado, estuvieron a la orden del día en este conflicto.

En general, los organismos de inteligencia fueron constituyéndose durante el siglo XX. En el caso de Alemania, su servicio de inteligencia sentó las bases sobre el organismo creado en Prusia en 1866, Amt Auslands und Abwehr o simplemente denominado Abwehr[30]. El organismo quedó fuera de servicio con motivo de la derrota del Imperio alemán en la Primera Guerra Mundial, pero fue reestructurado y abierto nuevamente en 1921, pocos años después de proclamarse la República de Weimar. Cabe destacar que, en las últimas semanas de la guerra, el servicio alemán se abocó a la construcción de una red de espionaje alemana en Argentina con el objetivo de fortalecer la presencia del capital alemán en el mercado argentino y recobrar la importante presencia económica adquirida antes de 1914. Esta operación fue denunciada por los hombres de negocios estadounidenses, quienes observaron una declinación en el número de pedidos de bienes norteamericanos en el mercado argentino.

Abwehr

La Abwehr, organización de inteligencia militar alemana, estuvo operativa hasta la caída de la Alemania Nazi.

Por su parte, la inteligencia británica encuentra sus orígenes en su ejército, más precisamente en el Departamento topográfico. En 1909, con posterioridad a la guerra contra los bóers, fue fundado el Secret Service Bureau que luego dará lugar a la creación del MI5 (Military Intelligence, Section 5)[31]. Hasta ese momento no existió una oficina de inteligencia militar formalmente organizada[32].

Como ya fuera mencionado, por esos años los Estados Unidos no contaban con un servicio de inteligencia, el cual comenzará a ser organizado recién a partir de la Segunda Guerra Mundial. Fue precisamente este conflicto el que potenció la actividad de la inteligencia, la cual fue acompañada por el desarrollo de las comunicaciones y de las tecnologías asociadas. Por esos años, el Reino Unido aún era un imperio colonial expandido por todo el mundo, presencia que le facilitaba obtener información de inteligencia casi en cualquier lugar del planeta, en el marco de los recursos humanos disponibles y de los adelantos tecnológicos que existían por esos años. Cabe agregar que ese conflicto permitió el desarrollo de nuevas tecnologías o la mejora de otras ya existentes.

Los lazos entre la inteligencia británica y la estadounidense encuentran hitos fundamentales durante la Segunda Guerra Mundial. En este sentido, uno de los puntos cruciales de esa cooperación en materia de inteligencia se encuentra en el descifrado de la máquina Enigma, utilizada por las fuerzas alemanas para la transmisión de mensajes utilizando la criptografía (del griego κρυπτος —kryptos— = oculto, secreto, disimulado; γραφη—graphé— = escritura), disciplina científica que tiene por propósito encubrir mensajes a través de la utilización de un algoritmo que, posteriormente, debe permitir volver ese mensaje a su escritura original.

A los efectos de desarrollar la actividad de inteligencia destinada a la interceptación y análisis de información transmitida por medios electromagnéticos (SIGINT), en 1939, los británicos crearon una base militar en una mansión victoriana en Bletchley Park, Buckinghamshire. En la misma llevaron a cabo la tarea de descifrar los códigos que utilizaban los alemanes durante la guerra. En ese sitio desarrollaron e instalaron la primera computadora denominada Colossus bajo la dirección del matemático, filósofo y criptógrafo Alan Turing, considerado uno de los padres de la informática moderna. A juicio de Stephen Hawking fue el matemático más brillante del siglo XX. No obstante, el descifrado del código Enigma se atribuye también a la labor de tres criptógrafos polacos: Marian Rejewski, Henryk Zygalkski y Jerzy Rozycki. Desde 1928 los polacos se encontraban abocados a descifrar el código Enigma, para lo cual utilizaban cuatro estaciones de escucha en Varsovia, Starogard, Poznam y Krzeslawice. Ante la imposibilidad de lograrlo, los militares polacos recurrieron a la asistencia de matemáticos de la Universidad de Poznam, liderados —precisamente— por Marian Rejewski. Con ese propósito los polacos echaron mano a una máquina Enigma comercial, pues originariamente ese invento tenía ese propósito[33].

En vísperas de que estallara la guerra, en julio de 1939, el teniente general Waclaw Stachiewicz —a la sazón, jefe del Estado Mayor de Polonia—, permitió que los secretos acerca del descifrado de Enigma fueran compartidos con los servicios de inteligencia aliados. De este modo, los polacos entregaron a las inteligencias británica y francesa, copias de las máquinas Enigma.

El trabajo realizado en forma conjunta entre británicos y estadounidenses para el descifrado de la máquina Enigma fue el inicio de una colaboración, en materia de inteligencia, que trascendió la Segunda Guerra Mundial y se mantuvo durante la Guerra Fría.

Las fuerzas armadas establecieron una estrecha relación en materia de SIGINT (signals intelligence) que dio origen a la firma de un acuerdo entre los Estados Unidos y el Reino Unido que, originariamente, fue denominado BRUSA, ahora conocido como UKUSA, United Kingdom-United States Security Agreement (National Security Agency, 1940-1956). El objetivo ya no era la Alemania Nazi sino la Unión Soviética, la potencia que había integrado la “extraña alianza” que salió victoriosa de la guerra. Ciertamente, la desconfianza de Churchill durante el conflicto fue confirmada y los entonces aliados bien pronto se abocaron a la tarea del espionaje de sus ex socios. Precisamente, la vigilancia masiva se consolida a partir de este tratado entre el Reino Unido y los Estados Unidos, cuyo objetivo era y es recolectar información de inteligencia en el marco de un sistema bipolar liderado por Estados Unidos y por la Unión Soviética. Demás está decir que fue realizado en forma absolutamente secreta.

Desde entonces las partes colaboran en forma muy estrecha en el intercambio de información de inteligencia. Para llevar adelante su misión, los cinco miembros que conforma la red de espionaje global conocida como Five Eyes o red Echelon —Estados Unidos, Reino Unido, Canadá, Australia y Nueva Zelanda— se han repartido el planeta para rastrillar las comunicaciones a escala global y su funcionamiento fue vital durante la Guerra Fría para espiar al bloque comunista. A pesar de que el bloque comunista ha desaparecido tras la implosión de la Unión Soviética, acaecida en 1991, las actividades de inteligencia entre ambas partes continúan y la red Five Eyes está vigente.

Reunión de Five Eyes en agosto de 2018. El Ministro de Asuntos Interiores, Peter Dutton, el Ministro de Seguridad Pública de Canadá, Ralph Goodale, el Ministro de Justicia de Nueva Zelanda, Andrew Little, el Ministro del Interior británico, Sajid Javid, y el Secretario de Seguridad Nacional de los Estados Unidos, Kirstjen Nielsen, en Gold Coast. En una declaración conjunta, los ministros dijeron que los gobiernos extranjeros, los actores y sus representantes estaban involucrados en “actividades coercitivas, engañosas y clandestinas” para “sembrar la discordia, manipular el discurso público, sesgar el desarrollo de políticas o perturbar los mercados”[34].

De una “desconocida seguridad” a un mundo incierto

El mundo bipolar que se inició poco después de finalizada la Segunda Guerra Mundial y que se extendió hasta 1991 se caracterizó por ser un período dominado por el potencial enfrentamiento bélico entre las superpotencias, Estados Unidos y la Unión Soviética, y por la amenaza nuclear. Sin embargo, fue un periodo de la historia en el que los escenarios internacionales podían ser previsibles.

El fin de la bipolaridad derivó en un mundo que tendió hacia una alta complejidad que no había sido prevista. Emergieron amenazas que se constituyeron en los principales temas de observación por parte de los organismos de seguridad y de inteligencia a escala global a partir de 1991. Se trata de amenazas que, en general, no provenían de otro Estado sino amenazas causadas por actores no estatales nacionales o transnacionales: terrorismo, narcotráfico, proliferación de armas livianas, de armas químicas o biológicas, de crimen organizado, etc.

A estas cuestiones preocupantes se suman las “guerras comerciales” y la puja entre globalismo y nacionalismo, lo que ha invertido la tradicional posición de los actores: Estados Unidos, presidido por Donald Trump se manifiesta contrario al globalismo, mientras que Rusia y China se constituyen como defensores del internacionalismo.

El considerado fin de la Guerra Fría de ninguna manera ha significado el fin de los conflictos y mucho menos de la incertidumbre. Por el contrario, los conflictos se incrementaron, sobre todo los regionales y los intraestatales

Quien ha puesto más en evidencia la fragilidad y la volatilidad de nuestra sociedad actual fue el sociólogo polaco Zygmunt Bauman, particularmente al introducir el concepto de modernidad líquida. En su libro Modernidad Líquida explica que la diferencia entre los líquidos y los sólidos es que los primeros no conservan fácilmente una forma durante mucho tiempo y están continuamente dispuestos a cambiarla. Para los líquidos lo que cuenta es el flujo del tiempo y no el espacio que ―como los sólidos― puedan llegar a ocupar[35]. Considera que la “era de la modernidad sólida”, con sus certezas, ha llegado a su fin. Bauman se vale de esta metáfora de la liquidez para explicar la fase actual de la modernidad, caracterizada por la desregulación, la flexibilización, la liberalización de todos los mercados, la disolución de lo público en favor de lo privado, en síntesis, la inestabilidad.

Bauman continuó su elucidación con lo que podemos considerar más relevante desde la inteligencia: “La planificación del futuro desafía nuestros hábitos y costumbres, las capacidades que aprendimos para superar los escollos del camino”[36].

Nos encontramos ante una encrucijada y se hace difícil encontrar el camino a seguir ante un sinnúmero de alternativas que se nos presentan pero que no sabemos hacia dónde nos llevarán. De ahí que Bauman considera importante debatir acerca de la siguiente cuestión: “¿Cómo restablecer el equilibrio entre política y poder? Porque ahora la política es local y el poder global”[37].

En su libro La Sociedad Poscapitalista, Peter F. Drucker[38] también hace referencia a las profundas transformaciones del mundo actual y vaticina, entre otras cosas, que esa será una “sociedad de grandes organizaciones”, tanto oficiales como privadas, que necesariamente operarán en virtud del flujo informativo.

En este contexto de incertidumbres, han tenido lugar una suma de acontecimientos que no fueron percibidos con anterioridad por los servicios de inteligencia. Entre ellos pueden mencionarse el derrumbe del Muro de Berlín por parte de los alemanes (1989) ―parece impropio hablar de “caída” y aún más cuando lo hacemos desde la inteligencia―, la implosión de la Unión Soviética (1991), los ataques del 11 de septiembre (11-S) en Washington y Nueva York (2001), los atentados del 11 de marzo (11-M) en España (2004), la crisis de las hipotecas subprime o “hipotecas basuras” ―que terminó detonando en 2008 con consecuencias de alcance global―, por citar algunos ejemplos.

En esta “sociedad de grandes organizaciones” —como la ha definido Peter Drucker—, las correspondientes a la inteligencia han debido repensar sus funciones, reorganizarse, reestructurarse y adecuarse a la multiplicidad de actores que hoy se encuentran en la mira de las mismas. Parafraseando a Bauman, para la inteligencia, el mundo de la Guerra Fría ―si se considera su final con la implosión de la Unión Soviética, visión que no es compartida por el autor de este trabajo― era de una “realidad sólida” y el posterior de una “realidad líquida”.

A modo de conclusión

En el presente estudio se ha podido observar como la Inteligencia y las Relaciones Internacionales son dos disciplinas que desde la antigüedad han estado interactuando, a veces una sobre la otra, conforme a los escenarios mundiales que se fueron dando a lo largo de la historia. Los ejemplos brindados no dejan duda que ambas disciplinas se entrelazan desde sus orígenes y ha sido así desde entonces, aunque en la actualidad la inteligencia y particularmente la inteligencia estratégica deben considerarse como esenciales en un mundo complejo, diverso e incierto. Para ello, seguramente, deberá considerarse que los servicios tendrán que recurrir a la obtención de información por medios propios en mayor medida, quizás disminuyendo el porcentaje dedicado a las fuentes abiertas.

Un buen servicio de inteligencia debe anticiparse a los hechos a los efectos de evitar las sorpresas, por lo que puede ayudar a evitar que un conflicto escale y derive en una guerra o evitar un ataque terrorista. Incluso durante el transcurso de una guerra, la inteligencia también ayuda a minimizar los riesgos en vidas y en pérdidas materiales. La historia nos da muchos ejemplos de ello.

De ahí que debe ser ponderada por cada Estado que desee brindar seguridad y protección para sus ciudadanos, así como mantener intacta su soberanía nacional.

En la época de Sherman Kent la inteligencia parecía limitarse a la reunión de información, pero ya desde fines del siglo XX la inteligencia comenzó a poner el peso en el análisis. Para ello debe recurrir a lo que se denomina “comunidad ampliada de inteligencia”, concepto por el cual los servicios de inteligencia deben incorporar para sus propósitos a los think tank, para lo que deberán constituir organismos que deberían trabajar como intermediarios entre ellos y esos centros de pensamiento académico, de modo tal de no mostrarse abiertamente en estas actividades.

Las relaciones internacionales y los diversos actores del escenario mundial presentan en la actualidad un dinamismo como nunca antes se ha visto. Los actuales virajes en ciertas posiciones que han sido tradicionales coadyuvan a un incremento de la incertidumbre.

Es evidente que los nuevos escenarios, nacionales, regionales y mundiales, harán aún más necesaria la actividad de la inteligencia estratégica a los fines de obtener la mayor información posible sobre las cuestiones que resulten necesarias, con el objetivo de ofrecer los elementos imprescindibles para proceder a la toma de decisiones. Esto requiere cada vez más equipos multidisciplinarios de profesionales en el seno de los servicios de inteligencia. La complejidad mundial, también demanda prestar atención a lo que expresan sociólogos, filósofos y hombres de otras disciplinas, escritores y artistas incluidos, respecto a sus observaciones del curso que toman las sociedades y las políticas a escala nacional, regional y mundial.

 

* Licenciado en Historia, Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Buenos Aires (UBA) y Doctor en Relaciones Internacionales, Atlantic International University (AIU), Estados Unidos. Fue docente de la Universidad del Salvador, de la Escuela Superior de Guerra del Ejército Argentino y profesor de “Inteligencia” en la Maestría en Inteligencia Estratégica Nacional de la Universidad Nacional de La Plata (UNLP).

Referencias

[1] El presente artículo es una síntesis del libro: de los Reyes Giménez, Marcelo Javier. Inteligencia y Relaciones Internacionales. Un vínculo antiguo y su revalorización actual para la toma de decisiones. Buenos Aires, Argentina: Almaluz, 2019, 310 p.

[2] Gustavo Díaz Matey. “La naturaleza del concepto de inteligencia desde el estudio de las Relaciones Internacionales”. Intelligence Press, 21/08/2012, <https://www.intel.press/article3-La-naturaleza-del-concepto-de-inteligencia-desde-el-estudio-de-las-Relaciones-Internacionales>, [consulta: 12/04/2018].

[3] Hans J. Morgenthau. Politics Among Nations. New York: Alfred A. Knopf, 1948. 489 p.

[4] Gustavo Díaz Matey. Op. cit.

[5] Sherman Kent. Inteligencia estratégica. Buenos Aires: Pleamar, 1967, 249 p.

[6] Manfred Wilhelmy. Política internacional: enfoques y realidades. Buenos Aires: Grupo Editor Latinoamericano (GEL), p. 79.

[7] Alvin Toffler. El cambio del poder. Barcelona: Sudamericana, 1999, p. 345.

[8] Sun Zi. El arte de la guerra. Beijing: Ediciones en Lenguas Extranjeras, 1996, p. 95.

[9] Bengtson, Hermann. Griegos y persas. El mundo mediterráneo en la edad antigua I. Madrid: Siglo XXI Editores, 1979 (7ª ed.), p. 288 y 347.

[10] Gonzalo Ruiz. “Alejandro Magno: la batalla de Gaugamela, Parte IV”. Sobrehistoria.com, 20/12/2007, <https://sobrehistoria.com/alejandro-magno-la-batalla-de-gaugamela-parte-iv/>, [consulta: 12/01/2008].

[11] Rose Mary Sheldon. “A Guide to Intelligence from Antiquity to Rome”. En: The Intelligence, Journal of U.S. Intelligence Studies, vol. 18, number 3, Summer/Fall 2011, Association of Former Intelligence Officers (AFIO), Virginia, United States.

[12] Bengtson, Hermann. Op. cit., p. 240.

[13] Ídem.

[14] Rose Mary Sheldon. Op. cit.

[15] Bengtson, Hermann. Op. cit., p. 241.

[16] Ídem.

[17] Raúl Sohr Biss. Claves para entender la guerra. Barcelona: Mondadori, 2003, p. 215.

[18] Douglas L. Wheeler. “A Guide to the History of Intelligence in the Age of Empires, 1500-1800”. En: The Intelligencer, Journal of U.S. Intelligence Studies, vol. 18, number 3, Summer/Fall 2011, Association of Former Intelligence Officers (AFIO), Virginia, United States.

[19] Ídem.

[20] Ídem.

[21] Ídem.

[22] Douglas L. Wheeler. “A Guide to the History of Intelligence 1800-1918”. En: The Intelligencer, Journal of U.S. Intelligence Studies, vol. 19, number 1, Winter/Spring 2012, Association of Former Intelligence Officers (AFIO), Virginia, United States.

[23] Ídem.

[24] Wilhelm Stieber: el rey de los sabuesos”. Selecciones Reader’s Digest, 08/11/2017, <https://selecciones.com.mx/wilhelm-stieber-el-rey-de-los-sabuesos/>.

[25] Luego del Congreso de Viena de 1815, la Europa de la Restauración, impulsada por el canciller austríaco príncipe Klemens de Metternich, debió enfrentar tres oleadas sucesivas de revoluciones burguesas que se produjeron en 1820, 1830 y 1848, poniendo fin al denominado “sistema Metternich”.

[26] Ídem.

[27] Ídem.

[28] Edward J Glantz. “Guide to Civil War Intelligence”. En: The Intelligencer, Journal of U.S. Intelligence Studies, vol. 18, number 2, Winter/Spring 2011, Association of Former Intelligence Officers (AFIO), Virginia, United States.

[29] Ídem.

[30] Stephen Wade. Spies in the Empire: Victorian Military Intelligence. Londres: Anthem Press, 2007, p. 157.

[31] “The establishment of the secret service bureau”. Security Service MI5, <https://www.mi5.gov.uk/the-establishment-of-the-secret-service-bureau>, [consulta: 21/08/2018].

[32] Stephen Wade. Op. cit.

[33] “The Enigma: The Secret Weapon of World War II”. En: Polish American Journal (North Boston, NY), octubre de 1990, <http://www.polamjournal.com/Library/APHistory/enigma/enigma.html>.

[34] Primrose Riordan. “Five eyes speak as one on foreign interference”. Weekend Australian, 31/10/2018, <https://www.theaustralian.com.au/nation/foreign-affairs/five-eyes-speak-as-one-on-foreign-interference/news-story/7fcdd18e0cd2ddfc485f5e0f9e45f12d >, [consulta: 21/10/2018].

[35] Zygmunt Bauman. Modernidad líquida. Buenos Aires: FCE, 2004, 232 p.

[36] “Educación Líquida Bauman” (video). Think1.tv (Col·legi Montserrat), 12/03/2012, <https://www.think1.tv/es/video/zygmunt-bauman-educacion-liquida-es>.

[37] Ídem.

[38] Peter Drucker. La sociedad poscapitalista. Buenos Aires: Sudamericana, 1993, 276 p.

Bibliografía

Bauman, Zygmunt. Modernidad líquida. Buenos Aires: FCE, 2004, 232 p.

Bengston, Hermann. Griegos y persas. El mundo mediterráneo en la edad antigua I. Madrid: Siglo XXI Editores, 1979 (7ª ed.), 413 p.

Díaz Matey, Gustavo. “La naturaleza del concepto de inteligencia desde el estudio de las Relaciones Internacionales”. Intelligence Press, 21/08/2012, <https://www.intel.press/article3-La-naturaleza-del-concepto-de-inteligencia-desde-el-estudio-de-las-Relaciones-Internacionales>.

Drucker, Peter. La sociedad poscapitalista. Buenos Aires, Sudamericana, 1993, 276 p.

Glantz, Edward J. “Guide to Civil War Intelligence”. En: The Intelligencer, Journal of U.S. Intelligence Studies, vol. 18, number 2, Winter/Spring 2011, Association of Former Intelligence Officers (AFIO), Virginia, United States.

Kent, Sherman. Inteligencia estratégica. Buenos Aires: Pleamar, 1967, 249 p.

Morgenthau, Hans J. Politics among nations. New York: Alfred A. Knopf, 1948. 489 p.

National Security Agency (NSA). Sitio web oficial <http://www.nsa. gov/public_info/declass/ukusa.shtml>.

Ruiz, Gonzalo. “Alejandro Magno: la batalla de Gaugamela, Parte IV”. Sobrehistoria.com, 20/12/2007, <https://sobrehistoria.com/alejandro-magno-la-batalla-de-gaugamela-parte-iv/>.

Security Service MI5. The establishment of the secret service bureau. 2018, <https://www.mi5.gov.uk/the-establishment-of-the-secret-service-bureau>.

Sheldon, Rose Mary. “A Guide to Intelligence from Antiquity to Rome”. En: The Intelligence, Journal of U.S. Intelligence Studies, vol. 18, number 3, Summer/Fall 2011, Association of Former Intelligence Officers (AFIO), Virginia, United States.

Sohr Biss, Raúl. Claves para entender la guerra. Santiago de Chile: Grijalbo Mondadori, 2003, 386 p.

Sun Zi. El arte de la guerra. Beijing: Ediciones en lenguas extranjeras, 1996 (2ª reimp.), 108 p.

“The Enigma: The Secret Weapon of World War II”. En: Polish American Journal (North Boston, NY), octubre de 1990, <http://www.polamjournal.com/Library/APHistory/enigma/enigma.html>.

Think1.tv, Col·legi Montserrat. (2012, 12 de marzo). Educación Líquida Bauman. De https://www.think1.tv/es/video/zygmunt-bauman-educacion-liquida-es

Toffler, Alvin. El cambio del poder. Barcelona: Sudamericana, 1999, 618 p.

Wade, Stephen. Spies in the Empire: Victorian Military Intelligence. Londres: Anthem Press, 2007, 290 p.

Wheeler, Douglas L. “A Guide to the History of Intelligence in the Age of Empires, 1500-1800”. En: The Intelligencer, Journal of U.S. Intelligence Studies, vol. 18, number 3, Summer/Fall 2011, Association of Former Intelligence Officers (AFIO), Virginia, United States.

Wheeler, Douglas L. “A Guide to the History of Intelligence 1800-1918”. En: The Intelligencer, Journal of U.S. Intelligence Studies, vol. 19, number 1, Winter/Spring 2012, Association of Former Intelligence Officers (AFIO), Virginia, United States.

.

RELACIONES INTERNACIONALES E INTELIGENCIA

Agustín Saavedra Weise*

Relaciones Internacionales e Inteligencia es el título de un libro por publicarse del investigador argentino Marcelo Javier de los Reyes, presidente del Centro de Estudios Internacionales para el Desarrollo (www.ceid.edu.ar) con sede en Buenos Aires, entidad de la que soy miembro. Se trata de una suma de temas vinculados con la inteligencia estratégica, las relaciones internacionales y la política exterior de los estados.

He tenido el honor de ser invitado a escribir el prefacio de este trabajo de pronta publicación y aquí va un resumen, por considerarlo de interés para nuestros lectores. La obra será referente para quienes deseen conocer mejor aspectos vinculados con la manera en que el uso de la información sirve para construir y al unísono para destruir.

Por su abundancia la información actual es confusa, debe diferenciarse lo verdadero de lo que no lo es. La información nos llega muchas veces falsificada o alterada mediante noticias falsas (fake news). Recuérdese al respecto el telegrama que Otto von Bismarck modificó en Ems, para así irritar a Napoleón III y lograr su oculto objetivo: hacer que Francia le declare la guerra a Prusia en 1870.

La posterior derrota gala en Sedán resultó funesta para Luis Felipe Bonaparte: fue derrocado y Francia retornó al sistema republicano. Y todo por una fake news del Siglo XIX…. Con maniobras similares se han provocado otras conflagraciones que pueden repetirse en cualquier instante.

Todo este panorama lo explica el autor en un análisis que explica la conexión entre el manejo de las relaciones internacionales con la inteligencia estratégica. Y distingue con claridad didáctica las conexiones entre RRII, política internacional, política exterior y diplomacia. Con respecto a esta, señala sus tres clásicas funciones: representación, negociación e información. La última parte es ahora más compleja. El incesante flujo informativo hace que el enviado deba ser cuidadoso en los periódicos reportes a su cancillería con el fin de evitar tensiones gratuitas y más bien promover la cooperación mutua, verdadera labor del buen diplomático.

En este mundo plagado de interacciones la inteligencia no es solamente utilizada por los militares (Grupo G2). Son utilizados esencialmente por los gobiernos para diseñar sus respectivas políticas externas e internas. Además, la información se difunde en múltiples niveles y no únicamente en lo político-militar.

Es ya común referirse al espionaje industrial y tecnológico. Pululan agentes civiles que realizan operaciones de inteligencia en pos de investigar los adelantos de “x” corporación rival con respecto a otra. Es por eso que los gobiernos guardan celosamente los datos recolectados mediante sus redes informativas. Asimismo, las poderosas empresas multinacionales protegen la inteligencia que reciben.

En un universo de competitividades, el sutil manejo de esa inteligencia se ha convertido en factor vital para múltiples acciones. Al final, comprender e interpretar la íntima vinculación entre relaciones internacionales e inteligencia estratégica nos sirve para el análisis de pautas propias de la comunidad mundial en este agitado siglo XXI que nos ha tocado vivir.

 

*Ex canciller, economista y politólogo. Miembro del CEID y de la SAEEG.

Tomado de El Deber, Santa Cruz de la Sierra, Bolivia, https://www.eldeber.com.bo/opinion/Relaciones-internacionales-e-inteligencia-20190817-8333.html

LAS HABILIDADES DEL ANALISTA DE INTELIGENCIA EN SU DIMENSIÓN ONTOLÓGICA

Santiago Bruno Palumbo*

“La mejor manera de hacer es ser”

Lao Tse

Introducción

Las postrimerías del siglo XX y los comienzos del siglo XXI, han comenzado a consolidar la figura del analista de inteligencia (AI), como figura clave en el proceso de elaboración y toma de decisiones, no solo de las instituciones estatales —como originalmente lo hacían— sino también en los ámbitos empresariales.

La idea de que Thomas Hobbes, expresara en El Leviatán, “quien tiene la información, tiene el poder”, en la era de la inteligencia artificial ha mutado ese poder no ya a quien tiene la información, sino a quien tiene la capacidad para procesarla. La abundancia de información, la desinformación y el cambio permanente, ello en un contexto que fuerza la rápida conformación de nuevos escenarios de incertidumbre, enfrentan al AI a exigentes desafíos, para los cuales tendrá que ser no solo un hábil conocedor de sus debilidades y fortalezas analíticas, sino también personales.

El abordaje de las habilidades del AI en su dimensión ontológica, pretende indagar en una dimensión hasta ahora no muy considerada, como es la importancia por parte de cada analista de conocer el modelo de observador que es, y como a través del mismo observa y analiza la realidad. Para este propósito hemos encontrado en la obra de Rafael Echeverría, creador de la Ontología del Lenguaje, un importante aporte conceptual para dar sustento a esta nueva dimensión del AI.  

EL ANALISTA DE INTELIGENCIA

Su importancia y conceptualización

Durante mucho tiempo se sostuvo que la información era poder, razón por la cual su reunión constituía la principal preocupación de las organizaciones, así como de sus máximos decisores. El siglo XXI refleja claramente la abundancia de una cantidad de información, que hasta los censores más audaces no pueden impedir su circulación; no obstante, pueden estar abocados a contrarrestar este fenómeno con otro igualmente peligroso: la desinformación o su exceso. En un mundo de estas características el decisor necesita quien tenga la capacidad de dar sentido y orientación a esta realidad, donde la abundancia de información —verdadera o falsa—, el cambio permanente y la falta de certezas se transforman en un común denominador de los escenarios humanos.

En este contexto, el AI se constituye en un protagonista axial, en la fase de elaboración de todo proceso de decisión cuya importancia y necesidad, ha comenzado a trascender desde su ámbito originario como fueron las instituciones estatales, para ser en la actualidad un engranaje vital en los esquemas de elaboración y toma de decisiones de cualquier organización del ámbito empresario[1].

Si bien en un sentido amplio se ha conceptualizado al AI como aquel actor, cuyo principal rol es el de proporcionar información procesada, que permita reducir las posibles incertidumbres que se presenten, en los distintos niveles de dirección y/o ejecución, donde se toman o implementan decisiones. En un sentido restringido, si consideramos la etimología del vocablo inteligencia, del latín “inter” = entre, y “legere = elegir, (aunque es también “intus” = adentro, o sea leer adentro de la cuestión, del asunto), el rol del analista de inteligencia se traducirá en el hecho de saber extraer de la realidad —con un criterio sistémico— aquellos hechos o circunstancias relevantes para la generación de aquellos escenarios de probabilidad, de interés o importancia para a un decisor u organización, que permitan adoptar las mejores elecciones posibles[2]. Ello en razón, de ser el AI quien posibilita al decisor —político o empresario— tener por anticipado una aproximación de las consecuencias de sus acciones, las diferentes posibilidades de evolución futura, así como aquellos factores a tener en cuenta, muchas veces no siempre evidentes. Su desafío será siempre traducir lo incierto de los futuros contingentes en posibles o probables[3].

Su perfil profesional

La compleja tarea que debe llevar adelante un AI, como es la de trabajar permanentemente en escenarios de incertidumbre y contingencia, en muchas situaciones lo enfrenta a esa antigua dicotomía que, parafraseando a Clausewitz, presenta a la inteligencia como un arte y/o ciencia, en la cual el analista debe conjugar su habilidad, práctica y conocimiento teórico[4].

Actualmente se habla con bastante énfasis de la Inteligencia como disciplina científica, debido a la convergencia de enfoques y disciplinas diferentes que se presentan para su estudio[5]. Una muestra de ello, es el auge en los programas académicos modernos orientados hacia la formación de AI, de las denominadas “Técnicas Analíticas Estructuradas para el Análisis de Inteligencia”[6], cuya técnica más destacada es la conocida como “Análisis de Hipótesis en Competencia”; la cual si bien tuvo un amplio consenso en el mundo académico, no ocurrió lo mismo entre los profesionales del análisis, quienes consideraban que su importancia era más didáctica que real, siendo de escaso uso en la práctica[7]. Ello de alguna manera mantiene vigente, que el AI siga reviviendo este antiguo dilema de la Inteligencia como arte y/o ciencia; el cual en cierta forma, se trata de la complementación entre la intuición y razón.

Durante buena parte del siglo XX, principalmente durante los años de la denominada Guerra Fría, todo resultaba ser más previsible por lo que la razón (tan solo una de las funciones intelectuales), era la fuente más apropiada para la evaluación y análisis de cualquier escenario[8]. Pero en las últimas décadas del siglo XX y las primeras del presente siglo, han expuesto al AI a revivir nuevamente ese dilema de su especialidad, al tener que enfrentarse a un mundo cambiante; en el cual como bien define Zygmunt Bauman[9], se enfrenta a una modernidad liquida, cuyas características dominantes son la figura del cambio, la transitoriedad, nada existe como firme o seguro y todo reviste una incertidumbre amenazante[10].

El AI cualquiera sea su formación profesional, en numerosas ocasiones hace empleo de todos sus mecanismos psíquicos no siendo capaz de controlarlos todos, ni en condiciones siempre de comprender cuál de ellos, ha intervenido en cada situación. Cualquier análisis de inteligencia que se lleve a cabo, desde el análisis y la reunión de la información, hasta la elaboración de escenarios, intervienen la percepción de acontecimientos, la imaginación o representación visual, la formación de conceptos de distinto grado de abstracción, la comparación que lleva a establecer analogías y la generalización inductiva; la deducción tanto formal como informal, las intuiciones intelectuales[11], hasta la consideración y análisis de escenarios más extravagantes o inverosímiles, como los denominados “cisne negro[12].

En tal sentido, cuando el AI no conoce exactamente cuál de dichos mecanismos ha intervenido, cuando no recuerda o tiene clara conciencia de los procesos inferenciales o cuando no fue lo suficientemente riguroso y sistemático, es cuando considera que su tarea ha sido obra de la “intuición”.

La intuición (o la visión directa) conforma para el AI una suerte de caja de herramientas en la cual deposita todas aquellas metodologías de cuño personal, que si bien no presentan un cierto rigor científico, surgen de esa extraña simbiosis entre el conocimiento teórico y el conocimiento práctico, cuya efectividad fue demostrada por el nivel de ocurrencia de los escenarios propuestos, en trabajos anteriores. No obstante, con ello no pretendemos asignar primacía a la intuición por sobre la razón; sino por el contrario, ambas deben combinarse, complementarse, armonizarse, debiéndose disciplinar racionalmente la intuición y permitir que esta movilice y guíe a la razón[13].

Frente a este escenario dual, en el cual el AI debe apreciar y evaluar sus desafíos profesionales, surge como un interrogante central:

¿Cuáles serían las habilidades necesarias que deberá tener un analista del siglo XXI?

Si bien las habilidades duras, como son las vinculadas a su capacidad de aplicar métodos, procedimientos y técnicas, propias de su formación profesional, sin lugar a dudas serán vitales e importantes. Según un estudio llevado a cabo en el año 2011, por el Institute for the Future of University of Phoenix Research Institute denominado “Future Work Skills 2020”, serán las denominadas habilidades blandas, que son aquellas capacidades que esencialmente están vinculadas a los rasgos de personalidad, las que tendrán primacía, siendo ellas: Creación de sentido, Inteligencia social, Pensamiento novedoso y adaptativo, Competencia cultural, Pensamiento computacional, Nuevos medios de comunicación, Transdisciplina, Mentalidad de diseño, Gestión de la carga cognitiva, Colaboración virtual[14].

A modo de síntesis, podemos agregar que los desafíos a los cuales se enfrentara una AI del siglo XXI exigirá en su formación una actitud y preparación en aquellas habilidades de uso general para la vida, siendo lo más importante su capacidad de adaptación al cambio, de estar apto parta aprender cosas nuevas y mantener el equilibrio mental frente a situaciones con las cuales no esté familiarizado. Para estar a la altura de los desafíos del mundo actual, necesitara en definitiva reinventarse una y otra vez[15].

Su dimensión ontológica

El hecho de ser el mundo interior de las personas condicionante de cómo interpretan la complejidad del mundo exterior y su evolución incierta, resulta ser este un aspecto determinante para un AI, observador profesional de la realidad sobre la cual opera, a los efectos de su interpretación y análisis.

En este sentido Vega Lamas, destaca que la “introversión”, resulta ser la forma de comportamiento más habitual de los AI Senior, según un estudio llevado a cabo en US Joint Military Intelligence College (JMIC), donde se destaca la especial orientación del AI hacia el mundo interior de las ideas, más que hacia el mundo de las cosas y las personas[16]. Una de las debilidades o fallas que habitualmente se destacan en todos los AI con relación a su mundo interior, son las denominadas por los psicólogos y filósofos como sesgos cognitivos; como producto de paradigmas de base, modelos mentales, percepciones, juicios y recuerdos modelados por sus creencias, prejuicios, expectativas, intereses, conocimientos adquiridos, deseos y temores[17]. Debido a la influencia que ese mundo interior (un microcosmos), representa en el tipo de observador en el cual se convierte un AI; realizar sus análisis desde una dimensión ontológica[18], le permitirá realizar el mismo desde una visión sistémica más amplia y abarcativa de los acontecimientos.

El Analista de Inteligencia: un observador

Todo AI es plenamente consciente que la realidad que observa (atentamente[19]) y luego analiza (parte, disecciona, sintetiza, conceptualiza…), es producto del tipo de analista que es y por ende del tipo de observador. Cada analista es un observador diferente, la forma en que ve la realidad, es como la interpreta; no sabe de manera objetiva como es la realidad, solo sabe como la ve o la interpreta. En tal sentido, esta forma de interpretar la realidad lo conduce a considerar una parte de ella y, necesariamente, a excluir otra.

Si bien, todo observador es consciente que observa la realidad y a la vez también se observa a sí mismo, no obstante existirá un “punto ciego” en su capacidad de observación, que será el lugar en el cual se posiciona para llevar a cabo la misma. Al no observar tal situación, no podrá advertir que todas sus observaciones estarán condicionadas por esa posición desde la cual se encuentra y observa. La forma en que todo analista observa, contiene por lo tanto luces, sombras y espacios ciegos; la realidad que construye estará condicionada por aquello que llame su atención o interés de ella y por aquella otra parte que por los mismos motivos sea incapaz de percibir. Cada observador reconstruye la realidad de manera diferente y de esa manera particular de generar sentido, surgen los variados escenarios que visualizara como posibles o probables.

Las creencias, juicios, paradigmas, percepciones, cultura, historia personal e inconsciente de cada observador serán las que producirán los distintos tipos de observador y será frente a esta subjetividad propia del ser humano (también lo llamaríamos “perspectivismo[20]) que el Dr. Echeverría, con su propuesta de Ontología del Lenguaje, marca un camino a través del cual nos presenta un criterio de interpretación, para ayudar a discernir entre la diversidad de interpretaciones a las que se enfrenta todo observador. El mismo, se desarrolla partiendo de ciertos principios que para Echeverría definen la propuesta de su Ontología del Lenguaje; siendo el primero de ellos el denominado “Principio del Observador”, el cual formula de la siguiente manera:

No sabemos cómo las cosas son, solo sabemos cómo las observamos o como las interpretamos. Vivimos en mundos interpretativos”[21].

Por tal motivo, el hecho de vivir en “mundos interpretativos” de la realidad, generara en cada AI la necesidad de ser consciente del tipo de observador que es[22]. Motivo por el cual, partiendo de esta premisa cabe formular el siguiente interrogante: ¿qué tipo de observador es para observar lo que observa?[23] Respuesta que será vital conocer y responderse a sí mismo, para evaluar aquellos sesgos que puedan afectar su producto. Razón por la cual, la importancia que representará comprender la estructura básica que determina qué tipo de observador es, lo enfrenta como “una alternativa”, a remitirse a los denominados dominios primarios del observador -también denominados del ser u ontológicos- constituidos por el cuerpo, la emoción y el lenguaje.

Estos dominios ontológicos, contenidos dentro de un supra-dominio como es el biológico, constituyen los componentes y relaciones que conforman entre sí, la estructura corporal del observador, como sistema para dar lugar a la unidad biológica que representa. Con ello hacemos referencia a lo que sucede en los sistemas nervioso, digestivo, circulatorio, endocrinológico, respiratorio, así como en lo relativo a lo hormonal y genético.

Anteriormente destacábamos como cada persona conforma un observador diferente[24] desde las distintas interpretaciones que hace de la realidad; pero no sólo las distintas interpretaciones que se lleven a cabo marcarán las diferencias entre los distintos observadores sino que también las distintas características que presente en su conformación biológica, como características de su sistema nervioso, el tipo de motricidad, funcionamiento glandular, la afección o disfuncionalidad en algunos de sus órganos, influirán en la actitud del observador frente a la realidad.

En tal sentido, es notable como hombres y mujeres desarrollan modos de observar diferentes, como productos de sus diferencias biológicas, siendo ellas mucho más profundas que aquellas que surgen de sus diferencias de sexo. Como aquellas relativas a su estructura celular, sus configuraciones neuronales, en las características de sus hemisferios cerebrales, las cuales inciden en la forma como observan y describen la realidad[25].

Por tal motivo, y como destaca Echeverría el hecho de cuestionarse la capacidad de los seres humanos para acceder a la realidad, de forma inmediata, produce dos desplazamientos significativos:

  1. el centro de gravedad en materia de conocimiento se desplaza desde lo observado (el ser de las cosas) hacia el observador;
  2. el conocimiento hace referencia tanto a lo que se observa como a quien lo observa.[26]

Dominios primarios del observador

Cada AI como observador se constituirá, por lo tanto, en estos dominios primarios de observación que corresponde a los dominios propios de la existencia humana y, por ende, se insertan en el dominio básico de la biología. Pese a no ser los únicos, son ellos dominios fenoménicos irreductibles, ya que no permiten su reducción a otro de los dominios, no obstante, mantener relaciones de coherencia entre ellos.

Estos dominios primarios del observador son tres, a saber:

  • Cuerpo: este dominio de observación está vinculado al comportamiento físico del observador, como unidad biológica, la manera en que se posiciona en su entorno, así como las relaciones físicas que establece con las entidades que conforman el medio en el cual debe desempeñarse. La gestualidad corporal en sus distintas manifestaciones es la que definirá un tipo de presencia del observador en su entorno; es la que influirá para determinar como él se sitúa frente a la realidad. Conforme a como sea su postura, definirá un tipo de observador.
  • Emociones: el estado emocional en el cual se encuentre el observador, será el prisma a través del cual abordara la realidad que observa. El dominio emocional nos constituye en observadores diferentes; este nos predispone a observar ciertos aspectos de la realidad y a no observar otros. En tal sentido, cada vez que el observador cambia su estado emocional su forma de percibir la realidad puede experimentar modificaciones. La versatilidad emocional de un observador será un factor clave, en la claridad y precisión de sus observaciones[27].
  • Lenguaje: sin menoscabar la importancia de los dominios anteriores, es en este dominio donde encontramos, las principales características que hacen a un buen observador. Ello en razón, de la nueva comprensión que ECHEVERRÍA hace de los seres humanos con lo que denomino “Ontología del Lenguaje”. Por medio del lenguaje el AI, se transforma en un particular observador del mundo y del fenómeno humano, posición que claramente expresa en lo que denominó los tres postulados básicos de la Ontología del Lenguaje, a saber:

      a) Interpretamos  a  los  seres  humanos  como seres        lingüísticos.

     b) Interpretamos  al  lenguaje  como  generativo   de       realidades.

      c) Interpretamos que los seres humanos se crean a sí        mismos en el lenguaje y a través de él[28].

El ser humano es humano porque tiene lenguaje y es desde el lenguaje que describe y genera su realidad, por ser este uno de los dominios a través de los cuales ellos actúan. Motivo por cual, el lenguaje es más que una “herramienta comunicativa”, es ACCIÓN y genera REALIDAD. Es por ello, que el poder de la palabra toma compromiso, cuando está acompañada por la acción (“el contexto dice más que el texto”). En tal sentido, el hecho de que el lenguaje constituye un observador diferente, está relacionado a tres factores:

  • Las distinciones: no solo la realidad es percibida a través de los sentidos, sino también lo hacemos por medio de nuestras distinciones; sin distinciones no podría observarse, ya sólo tendríamos experiencias perceptuales no significativas.
  • Los juicios: ellos son aquellos actos del lenguaje a través de los cuales el observador, toma posición frente a la realidad que observa. Ellos influyen de manera axial en las acciones que lleva a cabo o que decide no realizar, así como para tomar posición frente a las personas, los hechos o su propia vida. Cada observador adoptara cursos de acción de acuerdo con los juicios que formule, abriendo o cerrando posibilidades de nuevas acciones.
  • Las narrativas: están conformadas por los relatos que el observador construye sobre el mundo, las cuales pueden limitar la capacidad de crear acciones y visiones nuevas, al ofrecer interpretaciones que muchas veces responden a visiones aceptadas por la mayoría, aunque piense que existan aspectos del relato que pueda cambiar[29].

Condicionantes del observador: el Modelo OSAR

Este modelo elaborado por el Dr. Echeverría, cuya sigla describe sus componentes: Observador-Sistema-Acción-Resultados, nos permite describir los condicionantes frente a los cuales el analista se enfrenta como observador de la realidad.

En toda estructura u organización en la cual el AI le toque realizar su tarea, tanto las ACCIONES que lleve a cabo, como los RESULTADOS que ellas produzcan, serán motivo de evaluación y consideración. Si bien, los resultados son siempre los primeros a tomarse en consideración, no debemos olvidar que ellos están directamente relacionados con las acciones.

Existen varios factores que pueden ser condicionantes en las acciones que lleve a cabo un analista, los cuales al ser identificados permiten evaluar la forma en que pueden incidir en ellas y por ende en sus resultados:

  • Predisposiciones biológicas: la constitución biológica de cada observador es condicionante para determinar su capacidad de acción. No todos poseen las mismas habilidades para llevar adelante determinadas tareas. Su predisposición o sus talentos para hacer ciertas cosas y su dificultad para otras, serán producto de su naturaleza, de su biología.
  • Adquisición de competencias: las habilidades cognitivas del observador conforman competencias esenciales para el desarrollo de su actividad, en especial aquellas adquiridas durante su formación profesional. En este punto es importante destacar, la relevancia del proceso de aprendizaje en la adquisición de competencias, como una cualidad vital para la optimización y mejoramiento de sus acciones y por ende de sus resultados.
  • Cambios tecnológicos: en muchas ocasiones la mejora en los resultados, conlleva la necesidad ya no de optimizar sus competencias, sino de realizar cambios tecnológicos que le permitan el empleo de las mejores y más actualizadas herramientas tecnológicas. Sin perjuicio de que en tales circunstancias deba realizar algunos aprendizajes para su empleo.
  • Factores emocionales: todo observador es un ser emocional que razona y en este dominio donde adopta gran parte de sus decisiones. En muchas ocasiones no son las competencias o las tecnologías con que el mismo lleva adelante su trabajo, sino los factores emocionales que lo afectan y condicionan, con los cuales debe llevar adelante su actividad.
  • Nuestras habitualidades: la volatilidad del mundo que enfrente un analista como observador de la realidad, el hecho de ser recurrente en su accionar, constituye una habitualidad sobre la cual no puede dejar de prestar atención de manera constante, ya que la manera en que lleva adelante su actividad no es indiferente desde el punto de vista de los resultados que genera.

Por tal motivo, podemos apreciar entonces que si el resultado no es el esperado, será necesario modificar la acción que lo generó por parte del observador, situación que en muchos casos lo remite a un nuevo aprendizaje, en línea ello con lo que Albert Einstein sostenía al respecto, al decir: “Nunca se puede resolver un problema en el mismo nivel en el que fue creado”. Siendo el APRENDIZAJE, aquella acción que posibilitará al observador generar una nueva acción, tomaremos el Modelo OSAR para identificar los tipos de aprendizaje necesarios para dicho propósito.

En principio tenemos un “aprendizaje de primer orden”, el cual se presenta como el de más frecuente empleo y en tal sentido el más obvio, ya que ante un resultado desfavorable el revisar las acciones que lo generaron, es la práctica más empleada. Modificamos acciones para obtener diferentes resultados. No obstante, este aprendizaje de primer orden nos presenta límites, en cuanto a que sus posibilidades de transformación están acotadas, ya que en muchas ocasiones el cambio de acción va a requerir un nuevo tipo de observador que es el analista. Por esta razón, se requiere de un nuevo tipo de aprendizaje llamado “aprendizaje de segundo orden”, el cual implica un cambio de observador, en la persona del analista. El criterio sería que, al modificarse el tipo de observador que el analista es, se podrán superar las limitaciones que afectaban su accionar y con ello las acciones que generaba, siendo por ello el aprendizaje individual insuficiente para producir dicho cambio, requiriéndose por tal motivo un aprendizaje que se instrumente desde el sistema al cual el observador pertenece.

En el aprendizaje de segundo orden podemos reconocer dos niveles, uno superficial orientado al mejoramiento de las habilidades del observador y otro más profundo orientado a modificar aspectos vinculados a su forma de ser. A esta modalidad de aprendizaje la denominamos “aprendizaje transformacional”, y su finalidad será la de permitir reconocer y lograr una ruptura con viejos patrones de observación y comportamiento que habían sido característicos de la forma de ser de ese observador. Una de las características distintivas de este tipo de aprendizaje es la alteración o ruptura con la linealidad[30].

Consideraciones necesarias

El abordaje desde una visión ontológica, para analizar al AI del siglo XXI, muestra que frente a las exigencias que el nuevo siglo presenta, en especial por el horizonte de incertidumbre y de cambio permanente, su perfil profesional ya no podrá solamente descansar en aquellos aspectos vinculados a sus habilidades cognitivas, que por cierto, son importantes. Sino que debido a que sus nuevas habilidades estarán mayormente vinculadas a sus rasgos de personalidad, tendrá que contar con herramientas conceptuales que le permitan reconocer qué tipo de observador es.

Para Echeverría, la existencia de los tres dominios primarios del observador, si bien por éste carácter observamos que no son los únicos que caracterizan a los seres humanos, en cierta forma permiten poner de manifiesto que cualquier otro domino remitirá inexorablemente a estos tres. Dada la estructura sistémica que ellos conforman, en la cual los distintos dominios mantienen relaciones de interdependencia, será en la estructura de coherencia de estos tres dominios que cada AI podrá evaluar el tipo de observador que es. Siendo esta coherencia determinante, ya que podrán existir hechos o realidades que serán percibidos de forma diferente por un observador, según predomine en él el dominio del cuerpo, la emoción o el lenguaje. No obstante, estén presentes los tres dominios de forma activa y conectada entre sí.

La mejor manera de hacer es ser” sostuvo el creador del taoísmo Lao Tse hace casi 2500 años, máxima que sin duda sigue teniendo actualidad, más allá que nuestra actitud instintiva nos lleve siempre a buscar resultados. Precisamente será en los resultados donde la atención y los esfuerzos del analista están mayormente dirigidos; y ello en razón de, sentirse condicionado por esa necesidad instintiva de operar bajo el paradigma del: HACER-TENER-SER. De tal modo que el analista este motivado por la natural predisposición a buscar resultados (el tener), olvidando el proceso (el hacer) necesario para alcanzar esos resultados y en la mayoría de las situaciones, sin tener cabal conciencia de su modelo de observador (el ser), que es el cual le proporcionara en definitiva, las capacidades y habilidades necesarias para llevar adelante sus actividades.

Si bien “a priori”, es razonable y comprensible tal motivación, entendiendo que su trabajo inexorablemente es evaluado por ser asertivo o no, en la predicción de sus escenarios. Tampoco es menos veraz en este sentido, que ningún analista tanto valiéndose de su razonamiento como de su intuición, posee las capacidades o habilidades que posibiliten de forma sistemática la precisión en sus resultados, al traducir con ellos lo incierto de los futuros contingentes, en posibles o probables. Motivo, por el cual, para obtener resultados específicos un AI deberá tener un acabado conocimiento del tipo de observador que es y las fortalezas y debilidades que el mismo presenta, ya que será esta variable (ser) la que podrá manejar en la búsqueda de los mejores resultados[31].

En tal sentido, como bien sostiene Fredy Kofman[32], desde que el mundo es mundo, las personas han sido atraídas siempre por el resultado, perdiendo de vista la infraestructura y el proceso, pre-condición para obtenerlo. Razón por la cual, resulta paradójico que para obtener un resultado, y para comportarse de tal manera de modo de producir ese resultado, sea necesario primero SER el tipo de persona capaz de comportarse de esa forma. Por tal motivo, y a modo de síntesis, podemos decir que el AI del siglo XXI debería basar su nuevo perfil en un nuevo paradigma de observador: SER-HACER-TENER, ante la necesidad que estos nuevos tiempos exigen; teniendo que focalizar su formación inicial en la esencia de los que es el SER de un AI. Dado que al concentrase en el SER, el analista se vuelve una persona más flexible para modificar sus conductas y por ende lograr una mejor adaptación al devenir de sus permanentes desafíos.

 

* Graduado en Ciencia Política (Universidad J. F. Kennedy). Posgrado en Negociación (UCA). Posgrado en Geopolítica (Escuela Superior de Guerra). Posgrado en Estrategia (EMCFFAA). Curso Superior de Defensa Nacional (Escuela de Defensa Nacional). Curso de Planificación y Administración para la Defensa (CHDS/Universidad Nacional de la Defensa-Washington DC). Desempeñó actividades docentes en la Facultad de Derecho y CBC (UBA). Facultad de Ciencia Política (UJFK), Escuela Superior de Guerra Y Escuela Superior de la Prefectura Naval Argentina.

Referencias

[1] España cuenta en la actualidad con cuatro universidades que dictan el Master de Analista de Inteligencia. Ver: “Los 6 mejores programas Master Analista de Inteligencia en España”. Papeles de Inteligencia, <https://papelesdeinteligencia.com/los-mejores-master-analista-de-inteligencia/>.

[2] Antonio M. Díaz Fernández. Conceptos Fundamentales de Inteligencia. Valencia: Tirant Lo Blanch, 2016, p. 197.

[3] Posible: es una situación que puede o no suceder o ejecutarse, y no se sabe si se hará o no. Probable: que una situación puede suceder o hay mayor factibilidad de que suceda, basado en pruebas o razones que la sustenten. Lo “probable” se basa en pruebas, y ellas sostienen que suceda la situación, la posibilidad que suceda el acontecimiento es mayor; en lo “posible” se basa en hipótesis o suposiciones que se pueden dar o no. Si no hay razones o motivos de que se va a realizar, entonces no es probable que suceda, o hay una mínima posibilidad que se cumpla.

[4] Karl von Clausewitz. De La Guerra. I Barcelona: Labor, 1984, p. 154-155.

[5] Fernando Velazco, Diego Navarro y Rubén Arcos. La inteligencia como disciplina científica. Madrid: Ministerio de Defensa y Plaza y Valdés Editores, 2010, 579 p.

[6] Richards J. Heuer Jr, Randolph H. Pherson: Técnicas Analíticas Estructuradas para el Análisis de Inteligencia. Madrid: Plaza y Valdés Editores, 2015, 360 p.

[7] José Miguel Palacios. “Enseñanza de la inteligencia: errores relacionados con ACH”. GESI, 01/06/2017, <https://www.seguridadinternacional.es/?q=es/content/ense%C3%B1anza-de-la-inteligencia-errores-relacionados-con-ach-0>.

[8] Ello debido a la lucha de bloques y al control de las superpotencias sobre las zonas de tensión o de conflictos existentes, actuando como “amortiguadores de conflicto”. Gustavo Diaz Matey. Los Servicios de Inteligencia ante el Siglo XXI. Madrid: D.V. Chavín, Servicios Gráficos y Editoriales, S. L., 2011, p. 82.

[9] Zygmunt Bauman. Modernidad Liquida. México: FCE, 2003.

[10] Zygmunt Bauman. Ética Posmoderna. Argentina: Siglo XXI, 2004, p. 171.

[11] Un ejemplo concreto de “Eureka” o “Geisteblitz”, del descubridor del agente propagador del tifus, el Dr. Ch. Nicolle; en Jean Laloup. La ciencia y lo humano. Madrid: Herder, 1981, p. 246.

[12] En su libro El Cisne Negro: El Impacto de lo Altamente Improbable, Nassim Nicholas Taleb explica La Teoría del Cisne Negro o Teoría de los Eventos del Cisne Negro, como una metáfora que encierra como concepto central que el evento es una sorpresa para el observador pues está fuera de las expectativas normales ya que no existe ningún evento en el pasado que apunte de forma convincente a su posibilidad. Dicha frase era una expresión común en el Londres del siglo XVI como una declaración de imposibilidad.

[13] Mario Bunge: Intuición y Razón. Buenos Aires: Sudamericana, 1976, p. 119-121.

[14] Institute for the Future of University of Phoenix Research Institute: Future Work Skills 2020.Phoenix 2011.

[15] Yuval Noah Harari. 21 Lecciones para el Siglo XXI. Buenos Aires: Debate, 2018 (3ª ed.), p. 288.

[16] José C. Vega Lamas. “La pieza clave en la Inteligencia: el analista”. En: Fernando Velazco, Diego Navarro y Rubén Arcos. La Inteligencia como Disciplina Científica. Madrid: Plaza y Valdés Editores, 2010, p. 130.

[17] Antonio Vélez. “Sesgos, Ilusiones y otras Fallas Cognitivas”. En: Revista Universidad del Antioquía, nº 249, p. 18. Versión digitalizada, disponible en: <https://es.scribd.com/doc/76604776/Antonio-Velez-Sesgos-ilusiones-y-otras-fallas-cognitivas>.

[18] Para abordar su estudio se utilizó la extensa obra del Dr. Rafael Echeverría, creador a nivel mundial de la propuesta conocida como La Ontología del Lenguaje y de la práctica del Coaching Ontológico.

[20] El perspectivismo es una teoría filosófica la cual considera que no existe un único conocimiento o verdad absoluta de la realidad, sino múltiples y variadas interpretaciones o puntos de vista del mismo. Si bien Nietzsche ya planteaba como imposible el hecho de conocer la verdadera realidad, debido a que la visión e interpretación de cada individuo viene dada desde su percepción, fue José Ortega y Gasset uno de los más importantes exponentes del perspectivismo.

[21] Rafael Echeverría. El Observador y Su Mundo. Volumen I. Buenos Aires: Ediciones Granica, 2016 p. 149-151.

[22] Ibíd., p. 109-110.

[23] Ibíd., p. 135-137.

[25] Rafael Echeverría. Op. cit., p. 161-163.

[26] Ibíd., p. 42.

[27] Ibíd., p. 164-169.

[28] Ibíd., p. 30-31

[29] Ibíd., p. 169-180.

[30] Ibíd., p. 91-122.

[31] Fredy Kofman. La Empresa Consciente. Buenos Aires: Grito Sagrado, 2018, p. 44.

[32] Fredy Kofman. Metamanagment. Tomo I – Principios. Buenos Aires: Grito Sagrado, 2008, p. 76-77.