Archivo de la etiqueta: Macri

Macri y el debate sobre los costos del flete en la Argentina

Iris Speroni*

A pesar de no ser el lugar ni el momento indicado, las críticas del presidente Macri a Moyano por los costos en el transporte abren un debate analizado en varias oportunidades en La Prensa. Los camiones en Argentina salen más del doble que en otros países por la simple razón que más de la mitad del precio de venta son impuestos. El costo del camión debe amortizarse en cada viaje y por lo tanto incorporarlo al precio del flete.

El presidente en el Día de la Bandera, en Rosario, frente a niños durante un acto escolar, se refirió a Hugo Moyano y le imputó ser el responsable de los altos costos del flete.

Fue una declaración en el lugar equivocado y en el momento equivocado. Tiene 364 días al año para pelearse con Moyano por la razón que fuera. Es un hombre libre. Pero también es el Presidente de la Nación.

Su accionar fue una falta de respeto a los niños —les arruinó el día más importante de toda su escuela primaria— y a nosotros, los ciudadanos. No se ocupó de aquello por lo que le pagamos el sueldo, que es ejercer la primera magistratura y se desvió en temas facciosos. Un desubicado.

Pero veamos al contenido, más allá de ser inoportuno.

El presidente sostiene que Moyano es responsable del alto costo del flete.

No es cierto.

Es un tema que hemos tratado en profundidad en La Prensa (1 y 2) pero no está mal repasarlo.

Países extensos como Canadá o EEUU llevan el 40% de su carga en FFCC lo que abarata su costo notablemente. En Argentina a duras penas alcanza el 10%.

No tenemos transporte fluvial. La Hidrovía es de uso exclusivo de los paraguayos. Éstos cargan combustible en los puertos locales a mitad de precio ya que están exentos del recargo del 55% (son técnicamente exportaciones de gasoil). No pagan IIBB ni IVA ni impuesto al cheque. La alícuota de ganancias es la mitad. Es por eso que todos los armadores se mudaron a Paraguay.

Tampoco tenemos transporte marítimo para abastecer a la Patagonia vía puertos y evitar la Ruta Nacional 3.

Sólo nos queda el transporte en camión. Los camiones en Argentina salen más del doble que en otros países por la simple razón que más de la mitad del precio de venta son impuestos. El costo del camión debe amortizarse en cada viaje y por lo tanto incorporarlo al precio del flete. Lo mismo sucede con las cubiertas. El 55% del precio del combustible está integrado por impuestos.

Además tenemos los peajes. Tenemos rutas angostas y con baches o craqueadas, pero pagamos peaje. Las inversiones en rutas, si las hay, las paga el estado con dinero del Tesoro Nacional, pero pagamos peajes a empresas particulares.

Los que gestionan los corredores viales son grandes amigos del presidente, integran el Club de la Obra Pública, también conocido como Cámara Argentina de la Construcción, procesados por darle el 15% de la facturación de los peajes a funcionarios del gobierno anterior.

Apenas asumió, Guillermo Dietrich, ministro de transporte, subió escandalosamente las tarifas de peaje, lo que provocó un alza  abrupta de la cotización de la empresa del presidente, Autopistas del Sol, y también la de su gran socio desde hace décadas, Roggio, a cargo de Autopistas del Oeste. No sólo eso sino que Dietrich, sin licitación previa, postergó por varios años la concesión a punto de caducar.

Cualquiera sea el salario de los camioneros, tienen cargas sociales que pueden ascender hasta el 40%, según el caso. Dinero que sale del bolsillo del dueño de camión y que debe cargar al costo del flete. Dinero que no ingresa ni al bolsillo de trabajador, ni, por supuesto, a su mesa. Cuando vaya al almacén con lo que finalmente cobre, dejará la mitad en impuestos y con el resto comprará huevos, asado, leche, harina.

Si el presidente quiere bajar el costo de los fletes, preocupación que comparto, con la última persona que debe hablar de toda esta lista, es con Moyano.

Podría empezar hablando con Dietrich.

http://www.laprensa.com.ar/470596-Si-no-abaratamos-los-fletes-el-pais-no-arranca.note.aspx

http://www.laprensa.com.ar/472507-La-sociedad-insana-entre-el-Club-de-la-Obra-Publica-y-los-politicos.note.aspx

 

* Licenciada de Economía UBA, Master en Finanzas, Ucema. Posgrado Agronegocios, Agronomía UBA.

** Tomado de La Prensa, Argentina, http://www.laprensa.com.ar/477845-Macri-y-el-debate-sobre-los-costos-del-flete-en-la-Argentina.note.aspx

La casta política del siglo XXI ha sido incapaz de generar riqueza colectiva

Iris Speroni*

El nuevo ‘Régimen de promoción de la economía del conocimiento’ ejemplo de todo lo que esta mal

Los ferrocarriles mueven casi un tercio de la carga que movían en ¡1925!

Hace unos meses Macri y Dujovne pusieron retenciones a las exportaciones de servicios y productos tecnológicos (software, Invap, AgTech), en un país punta en servicios de tecnología agropecuaria y uno de los mejores ganaderos del mundo, donde, por ejemplo, clonamos individuos. 

Esta gente no sirve.

Y no hablo de este Gobierno. Hablo de todos que se suceden unos a otros y han sido incapaces de generar riqueza colectiva. Por el contrario, somos cada vez más pobres. Los actos de gobierno coinciden en empobrecernos. Mientras la población trabaja, innova, se sostiene frente a las adversidades, estudia, crea, compite. 

Esta gente no sirve. 

No han sabido aprovechar un cambio fortuito de precios relativos internacionales y utilizarlo para mejorar las condiciones generales. Pero no supieron hacer lo mínimo: pintar las escuelas, arreglar las escaleras del Hospital Ramos Mejía, agregar un carril a una ruta. Cobraron 100 mil millones dólares (1) en retenciones en los últimos quince años y tenemos rutas angostas, puertos viejos y los ferrocarriles mueven casi un tercio de la carga que movían en ¡1925! (2)

DESCONOCIMIENTO

Esta semana los diputados dieron media sanción a lo que llaman «Régimen de promoción de la economía del conocimiento» http://(https://www.hcdn.gob.ar/proyectos/textoCompleto.jsp?exp=1405-D-2019&tipo=LEY).

Básicamente establecen exenciones impositivas, alícuotas diferenciadas tanto para impuestos generales como para impuestos a la contratación de personal, mal llamados “contribuciones patronales”. La clase dirigente no sabe, no entiende y sólo está preocupada por sus quioscos personales. Les gusta mostrarse empáticos y buenos cuando son codiciosos, narcisistas y, básicamente, se dedican a generar daño.

Voy a intentar explicar todo lo que está mal de este proyecto. No porque me importe en particular, sino porque es una muestra perfecta del accionar de la clase política. Generan una arbitrariedad pero la revisten de caridad y buenismo. 

Este proyecto “Régimen de promoción…” establece reducciones impositivas y entregan un bono de crédito fiscal comerciable. Lo que sería ocioso si todos pagáramos 15% de impuesto a las ganancias y si no hubiera impuestos al trabajo. Los políticos crean un problema (cargas sociales impagables) y lo solucionan selectivamente a quien eligen a su arbitrio.

El Ministerio que propicia este engendro distribuyó una gacetilla con dibujitos donde explica que esta ley promoverá el trabajo y las exportaciones. Si bajar impuestos promociona el trabajo y las exportaciones, ¿por qué no los bajan para todos los argentinos? Si bajar impuestos estimula la actividad económica y por lo tanto subirlos la daña. Entonces ¿por qué pusieron retenciones a la exportación de software? ¿Para luego impulsar esta ley arbitraria?

Esta gente no sirve.

HIJOS Y ENTENADOS

Ya el concepto de “alícuota diferenciada” es lesivo de la Constitución Nacional. Este proyecto ampliamente promocionado por el ministro Dante Sica favorece a algunos y no a todos (3). Faculta al Poder Ejecutivo a extender las exenciones impositivas a su arbitrio, artículo 2 último párrafo, lo que da lugar a sobornos, negociaciones incompatibles y tráfico de influencias. Conocemos la relación estrecha entre Macri y las autoridades de Mercado Libre, al punto que Banco Nación le prestó a la empresa cifras millonarias a tasas preferenciales. 

Esta gente no sirve.

Esto no es lo peor del proyecto. El mismo establece en su artículo 3°, presten atención, el “Registro Nacional de Beneficiarios del Régimen de Promoción de la Economía del Conocimiento”. Implica un director, varios subdirectores y una pléyade de empleados públicos. A los legisladores les gusta esto. No sólo eso, en el artículo 13 establecen un “Régimen Informativo” lo que obligará a los científicos e innovadores, gente inteligente, ágil, laboriosa y que se las arregla para generar valor sin depender de esta ristra de ineptos, a llenar papeles, con multas previstas incluidas. Es más, los obligarán a contratar empleados al sólo efecto de llenar formularios que creará “la autoridad de aplicación”. Como hacen los de la AFIP, que inventan maldades todas las semanas para hacerle más difícil la vida a un tipo que fabrica salamines. 

Esta gente no sirve.

Es más, la Autoridad de Aplicación podrá contratar “universidades nacionales u organismos especializados” para tercerizar “auditorías, verificaciones, inspecciones, controles…”. Más desvíos de fondos del Tesoro.

Esta gente no sirve.

Por esta ley, artículo 18, le quitarán parte del dinero duramente ganado por biólogos, especialistas en software, científicos para financiar el “Fondo Fiduciario para el Desarrollo de Capital Emprendedor (Fondce)”, que, por supuesto, administrarán miembros de la casta política.

Esta gente no sirve.

Le pusieron retenciones que afectan directamente a la rentabilidad de estos sectores de alto riesgo, muy competitivos y muy volátiles, un disparo bajo la línea de flotación y ahora crean un instrumento arbitrario donde un burócrata decidirá a quién le tira un cabo con un salvavidas y a quién no. Inventan un régimen de servidumbre para gente que debería estar tranquila creando riqueza.

Esta gente no sirve, porque hace daño desapasionadamente y ni siquiera tienen conciencia de lo que hacen. Sólo les importa autoasignarse facultades discrecionales, contar con mecanismos de sojuzgamiento e impedir toda actividad lícita que no les pague peaje. 

PROPUESTAS I

En este caso específico ¿Qué habría que hacer? Lo que hay que hacer con todos: eliminar impuestos al trabajo, eliminar ingresos brutos e impuesto al cheque, reducir el impuesto a las ganancias al 15% para personas físicas y al 20% para personas jurídicas, eliminar las retenciones, eliminar toda forma de adelanto impositivo, eliminar impuesto a los sellos. ¿De qué sirven todas las tonterías que garabatearon en ese proyecto de ley si una empresa tiene que pagar 3% de impuesto a los sellos por cada contrato que firma? Es una actividad con bajísimo margen sobre facturación. Pero como no tienen calle y como dice Nigel Farage, nunca tuvieron un trabajo honesto en su vida ni jamás crearon un trabajo para nadie, no saben qué impuestos pagan las empresas. Dejen a la gente que trabaja en paz. Es el mayor favor que pueden hacer.

Esta gente no sirve.

Hace unos diez días se conoció el índice de inflación de marzo: 4,7% minorista. En la primera reunión de diputados, se insultaron, se agredieron, aprobaron este proyecto de ley y otro donde autorizan a las obstetras a recetar misoprostol. Es lo que saben hacer. Aparece alguien con una lata que hace ruido a monedas y ahí van todos como perritos de Pavlov. En este caso la farmacéutica. 
Pero ninguno se ocupó de la inflación. Tampoco del alza de la tasa de interés con la que nos endeudamos (a.k.a. “riesgo país”). Cuando tanto la deuda como el valor de la moneda son responsabilidades indelegables del Congreso. No es responsabilidad de Dujovne. No es responsabilidad de Macri. Es de ellos.

Esta gente no sirve.

Los diputados y senadores no se ocupan de sus responsabilidades: el valor de la moneda, que no haya inflación. Artículo 75 de la Constitución Nacional, arts. 6, 11 y 19. Si ellos no se ocupan de sus obligaciones ¿por qué les tenemos que pagar la dieta?

PROPUESTA II
 

Que un fiscal solicite a un juez que les suspenda el pago de la dieta a diputados y senadores hasta tanto no asuman sus responsabilidades institucionales, esto es, cuidar el valor de la moneda. Si ellos le ponen multas a gente que hace lo imposible: vender software, ¿por qué no podemos multarlos por no cumplir con sus obligaciones? Y de paso sabremos si los fiscales, que nos cuestan $ 16.621.332.830 al año (presupuesto 2019) sí sirven.

(1) http://www.laprensa.com.ar/474105-El-Estado-le-quito-a-los-productores-15-Nideras-y-le-puso-un-salvavidas-de-plomo.note.aspx

(2) http://www.laprensa.com.ar/465799-Para-poder-exportar-necesitamos-mejorar-el-sistema-de-transporte.note.aspx

(3) http://www.laprensa.com.ar/474603-Imperiosamente-necesitamos-mas-consumo-interno-inversiones-y-exportaciones.note.aspx

* Licenciada de Economía UBA, Master en Finanzas, Ucema. Posgrado Agronegocios, Agronomía UBA.

** Tomado de La Prensa, Argentina, http://www.laprensa.com.ar/475818-La-casta-politica-del-siglo-XXI-ha-sido-incapaz-de-generar-riqueza-colectiva.note.aspx