Acerca de los reclamos del presidente de México a España

Marcelo Javier de los Reyes*

Fuente: AMLO, https://lopezobrador.org.mx/2019/01/30/afianzan-relacion-bilateral-mexico-y-espana/

El pasado 26 de marzo dos de mis alumnos universitarios me preguntaron qué pensaba yo respecto de la carta que el presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, envió el 1º de marzo al Rey de España Felipe VI, a través del Ministerio de Exteriores. En ella le insta a reconocer los atropellos que las autoridades mexicanas consideran que se cometieron durante la conquista y a pedir disculpas por ellos. Ese reconocimiento, según el mandatario de México, constituiría la única forma posible de lograr una reconciliación plena entre ambos países[1]. Cabe señalar que en 2021 se conmemora el quinto centenario de la llegada a México del conquistador Hernán Cortés.

Como era lógico, el gobierno de España rechazó con firmeza esa exigencia.

La reacción del presidente López Obrador amerita algunas reflexiones.

Llama la atención que su abuelo era español, nacido en Cantabria, pero su posición intransigente responde a su ideología de izquierda más que una rebeldía —obviamente, no juvenil— a sus orígenes. Aún es más llamativo que el Presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, estuvo de visita oficial en México el pasado 30 de enero. Pedro Sánchez le agradeció a su par mexicano la cálida recepción con las siguientes palabras: “Quiero agradecer de corazón la hospitalidad y la hermandad que hemos sentido desde que llegamos, el honor de ser el primer gobierno extranjero en recibir, no es una casualidad, es una declaración de intenciones, de relanzar la relación bilateral”[2]. ¡Qué buena oportunidad perdida para exigirle disculpas!!! Ah, claro, Pedro Sánchez es un político de izquierda como López Obrador y no podía arruinar ese encuentro. Además, una cosa en un gobierno socialista, aunque sea español, y otra es la Corona de España.

Seguramente el presidente mexicano no se animará a pedirle a Estados Unidos que le reintegre la mitad del territorio que le robó en una guerra inventada, como tantas otras que creó esa potencia desde su independencia en 1776.

Por otro lado, López Obrador respalda el régimen del presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, quien comete atrocidades y somete al hambre ya la carencia de recursos esenciales a su pueblo. En el futuro, quizás alguien le exija disculpas al mandatario mexicano por ese respaldo y se lo acuse de apoyar el “genocidio de venezolanos”. Tal vez López Obrador debiera leer a Giambattista Vico (1668-1744), quien, en su obra Principi d’una scienza nuova intorno alla natura delle nazioni —escrita en 1725— hablaba del devenir histórico como corsi e ricorsi, una teoría que aludía a que la historia no avanza linealmente sino en forma de ciclos, avances y retrocesos[3].

Desde ya que el tema es complejo. Es cierto que los españoles cometieron vejaciones pero también trajeron cultura, a diferencia de otros imperios. Eso se aprecia en la creación de las universidades, como por ejemplo la Universidad Nacional de Córdoba —fundada en 1613, la más antigua del país y una de las primeras de América, una de las sedes del recientemente celebrado VIII Congreso Internacional de la Lengua Española (CILE)[4], a la que asistieron los Reyes de España— y eso es un plus respecto de los otros imperios coloniales.

A modo de digresión pero en el mismo sentido, se puede recordar cuando el gobierno de Cristina Kirchner retiró el monumento a Cristóbal Colón de la plaza sita detrás de la Casa Rosada o, en 2018, el retiro de una estatua de Colón en la ciudad de Los Ángeles argumentando que no hay que celebrar al responsable de un genocidio[5]. Una de las funcionarias de Los Ángeles, Hilda Solís, autora de la moción en la Junta de Supervisores del Condado para reemplazar el “Día de Colón” con el “Día de los Pueblos Indígenas”, expresó: “La estatua de Cristóbal Colón reescribe un capítulo manchado de la historia que romantiza las expansiones de los imperios europeos y las explotaciones de los recursos naturales y de los seres humanos”. Esta cruzada fue impulsada también por el concejal Mitch O’Farrell.

Por otro lado, juzgamos la historia con valores, con categorías actuales que, por otro lado, también estamos destruyendo. Es un grave error analizar la historia mirándola desde la actualidad.

¿Tiene algún sentido el pedido del mandatario mexicano? La verdad que quizás fue un mensaje destinado a sus seguidores pero sólo sirvió para tensar la relación bilateral.

La historia es interesante y una gran maestra pero tampoco podemos vivir anclados en estos rencores. Francia y Alemania superaron graves problemas y más recientes como lo fueron tres guerras atroces: la guerra franco-prusiana de 1870/1871, la Primera Guerra Mundial (1914-1918) y la Segunda Guerra Mundial (1939-1945). En nuestra región, entre 1864 y 1870 Argentina, Brasil y Uruguay se enfrentaron en una sangrienta guerra contra Paraguay, país que en ese momento estaba en pleno desarrollo y que fue arrasado por sus vecinos. Hoy los cuatro países mantienen buenas relaciones y conviven en el MERCOSUR.

¿No tiene México suficientes problemas de qué ocuparse el presidente López Obrador? Me refiero, por ejemplo, al narcotráfico, a la corrupción, a la pobreza, a deficientes sistemas de salud, a poblaciones que carecen de agua potable, por citar algunos problemas compartidos por varios países de América, incluida la Argentina.

Tal vez sea mejor interesarnos y preguntarnos qué hemos hecho los americanos para que nuestros países estén en las condiciones actuales, para que muchos de nuestros hermanos hayan caído en la adicción a la droga, sufran los vejámenes de no poder poner un plato en la mesa para sus hijos, de padecer graves enfermedades y no contar con un buen sistema de salud, de no encontrar empleos, de vivir en ciudades en las que predomina la violencia, etc., etc. La mal llamada “America Latina” —denominación que no comparto[6]— es la región en la que impera la mayor desigualdad.

Es por demás llamativo que estas cuestiones a las que le da prioridad Lopez Obrador, Evo Morales y otros, responden a su ideología de izquierda, coincidente con la agenda indigenista e internacional promovida desde el norte y que revelan otros intereses, pues esos que en Los Ángeles retiraron la estatua de Colón parecen darle mayor importancia a este personaje de la historia vinculada a España pero no a las atrocidades llevadas a cabo por el gobierno estadounidense contra los aborígenes que ocupaban ese territorio. Es sabido que Mapuche International Link tiene sede en 6 Lodge Street, Bristol, BS1 5LR, England[7].

Resulta significativo que los Estados que fueron parte del Imperio español renieguen de su herencia hispánica, mientras que las naciones que integraron el Imperio británico —el cual no tiene punto de comparación con el español, en cuanto a crímenes cometidos—, no reaccionan de la misma manera y, aún más, muchos de ellos como Australia y Nueva Zelanda, lucen orgullosas la bandera británica en sus respectivos pabellones nacionales.

En lugar de remover una historia irreversible, de poner nuestros problemas afuera, deberíamos sentarnos a pensar cómo encauzar nuestros países en la senda del desarrollo y de la producción, para generar trabajo así como capitales propios destinados a la inversión y no a la especulación. Esto supone también deponer nuestros propios recelos en la región.

En 1939, en oportunidad de una de sus visitas a la Argentina, el filósofo español Ortega y Gasset nos dijo: “¡Argentinos! ¡A las cosas, a las cosas! Sin embargo, ochenta años después, los argentinos aún no lo hemos comprendido.

Parafraseando a Ortega y Gasset alguien debería decirnos: “¡Americanos! ¡A las cosas, a las cosas!”

* Licenciado en Historia, graduado en la Facultad de Filosofía y Letras, de la Universidad de Buenos Aires (UBA). Doctor en Relaciones Internacionales, School of Social and Human Studies, Atlantic International University (AIU), Honolulu, Hawaii, Estados Unidos. Tema de tesis: “Intelligence and International Relations: an old relationship and its current revaluation for decision-making”.

Referencias

[1] Javier Lafuente, Lucía Abellán. “España rechaza con firmeza la exigencia de México de pedir perdón por los abusos de la conquista”. El País, 26/03/2019, <https://elpais.com/internacional/2019/03/25/mexico/1553539019_249884.amp.html>, [consulta: 27/03/2019].

[2] “El presidente de España, Pedro Sánchez Pérez-Castejón inició su visita oficial por México”. Infobae, 30/01/2019, <https://www.infobae.com/america/mexico/2019/01/30/el-presidente-de-espana-pedro-sanchez-perez-castejon-inicio-su-visita-oficial-por-mexico/>, [consulta: 27/03/2019].

[3] Giambattista Vico. Principios de una ciencia nueva en torno a la naturaleza común de las naciones. España: FCE, 2008, 312 p.

[4] VIII CILE (Argentina, 2019). El VIII Congreso Internacional de la Lengua Española (CILE) tuvo lugar en Córdoba (Argentina) del 27 al 30 de marzo de 2019, y se celebró bajo el lema “América y el futuro del español”.

[5] Tony Arranaga. “Crews Remove Christopher Columbus Statue from Grand Park”. City of Los Angeles, 10/11/2018, <https://cd13.lacity.org/news/crews-remove-christopher-columbus-statue-grand-park>, [consulta: 13/11/2018].

[6] Marcelo Javier de los Reyes. “América sigue sin definir su identidad”. Centro de Estudios Internacionales para el Desarrollo (CEID), 14/02/2011, <http://www.ceid.edu.ar/biblioteca/2011/marcelo_javier_de_los_reyes_america_sigue_sin_definir_su_identidad.pdf>.

[7] Ver: Mapuche International Link, <https://www.mapuche-nation.org/contact/>.

* * *

Síganos en @ArgentinaSaeeg

Agradecemos la difusión del presente artículo

* * *

©SAEEG 2019

El afán histórico de la reelección

El 1º de mayo de 1948, en su mensaje ante el Congreso, el presidente argentino Juan Domingo Perón rechazó los rumores acerca de que pretendía modificar la Constitución Nacional en la parte referida a la reelección. El artículo 77 especificaba que el mandato era de seis años para presidente y vice; solo podían ser reelegidos tras el intervalo de un período. Perón negó querer ser reelecto. Expresó que la reelección inmediata “sería un enorme peligro para el futuro político de la República”. Sin embargo, cuatro meses después se inició la reforma, que concluyó en la Constitución de 1949 y se cambió el artículo 77, que pasó a ser 78, el que simplemente expresaba: “el presidente y el vicepresidente duran en sus cargos seis años y pueden ser reelegidos”. En 1951 Perón se convirtió en el primer mandatario argentino reelecto; ciertamente su meta era seguir así indefinidamente pero el alzamiento militar de 1955 truncó sus planes. El resto de la historia es conocida. Años después Perón retornó de su exilio y fue presidente nuevamente, esa vez mediante voto popular indiscutido. Falleció en pleno ejercicio de su mandato en julio de 1974.

La llamada Constitución peronista se promulgó el 16 de marzo de 1949, hace 70 años. Según los justicialistas, marcaba la cima del llamado «constitucionalismo social». Se derogó tras la caída de Perón. En el hermano país hoy rige la Constitución de 1994.

Poco pueden sorprender ahora los malabares de Daniel Ortega y Evo Morales con este antecedente. Es un hecho que, desde hace mucho tiempo, el caudillaje latinoamericano ha pretendido estar por encima de la ley o modificarla a su antojo con el fin de perpetuarse. Casi siempre la cosa ha terminado mal, pero la historia no desalienta a los caudillos de turno. Ellos siguen insistiendo en permanecer al mando, inclusive burlando la voluntad popular. Tal cosa sucedió en Bolivia, donde luego del rechazo mayoritario del 21 de febrero de 2016, un tribunal complaciente sacó de la galera la idea del “derecho humano” a ser reelegido. Y lo hizo ante el silencio cómplice de la Corte Interamericana de Derechos Humanos y de la propia Organización de Estados Americanos (OEA), cuyo actual Secretario Luis Almagro ha dado muestras de vergonzosa duplicidad.

Escudados en conceptos formales de soberanía o autodeterminación, los afectos a perpetuarse se burlan de la Carta Democrática interamericana, como también de sus propios pueblos. Y mientras tanto, el sistema hemisférico -en su tremenda ineficacia lindante con complicidad- sigue sin hacer nada que termine con esas maniobras.

Tomada de El Deber (Santa Cruz de la Sierra, Bolivia),  https://www.eldeber.com.bo/opinion/El-afan-historico-de-la-reeleccion-20190325-7514.html

La diplomacia de los pueblos

La administración de Evo Morales, desde el inicio de su gestión en 2006 rechazó conceptos clásicos de la diplomacia y proclamó una ‘diplomacia de los pueblos’, sin elaborar nada que vaya más allá de esa ambigua definición. Si por los resultados podemos calificar, en la práctica la misma no tuvo aciertos y pareciera haberse convertido en un fracaso.

Tras desmantelar la vieja casona de la calle Ingavi -sede tradicional de la Cancillería- y crear una ficción indigenista, con notable sesgo aimara que ignoró la rica diversidad étnica del país, ha transcurrido un margen de tiempo suficiente para juzgar resultados. Lograr la participación de los pueblos originarios sería positivo si se acompañara de la formación indispensable para representar a Bolivia en el concierto internacional.

En esa perspectiva, hay muestras de fracasos de la diplomacia nacional en los últimos años. Sin duda, uno de ellos —quizás el más importante— fue el fiasco ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ), cuyo veredicto de octubre 2018 sepultó casi para siempre las posibilidades que Bolivia podía tener de retornar algún día al mar que perdió en la Guerra del Pacífico. Más de cinco años después de iniciado el trámite judicial y tras muchos millones de dólares gastados, vino el fallo adverso, no sin previos actos internos y externos de triunfalismo, algo que hizo aún más amarga la derrota para el oficialismo y sobre todo para el inocente pueblo boliviano. Es más, expresar una leve crítica o dudas acerca del proceso llevado a cabo ante la CIJ era hasta peligroso, se corría el riesgo de ser tildado de ‘traidor’; la demanda presentada ante La Haya se transformó en dogma. A esos extremos se llegó.

En 2013 se aprobó una nueva ley del servicio exterior, que borró con el codo los esfuerzos de muchos años por tener una carrera diplomática estable y un cuerpo de formación profesional vía la Academia Diplomática. Desdeñando lo actuado antes —tildado de “elitista” y para “pocos” — el MAS pretendió crear una diplomacia inédita.

De las 36 legaciones diplomáticas de Bolivia en el mundo, 15 no tienen embajador. Solo dos de los representantes tienen carrera diplomática y las nuevas designaciones son casi siempre sorprendentes. Ya pasaron militares, dirigentes indígenas y cantantes. Ahora hay otros perfiles, pero se mantiene la falta de formación especializada.

Bolivia es un país diverso y de riqueza productiva, pero de nada le sirve si quienes nos representan en los grandes mercados mundiales, carecen de iniciativas que permitan buscar nuevos mercados para las exportaciones. En fin, se necesita mucho y es poco lo que se consigue con el actual sistema del servicio exterior.

No es evidente ningún “ejercicio de soberanía”, como se afirma. Lo que sí se ve es que hay improvisados diplomáticos, muchos de ellos convencidos de que, por vestir ropas extravagantes y expresar altisonancias, son ‘representativos’. Los embajadores profesionales son contados, el resto son designaciones dispuestas al calor político.

Tomada de El Deber (Santa Cruz de la Sierra, Bolivia), https://www.eldeber.com.bo/opinion/La-diplomacia-de-los-pueblos-20190324-7488.html 

 

Sociedad Argentina de Estudios Estratégicos y Globales

This site is protected by wp-copyrightpro.com

A %d blogueros les gusta esto: