Archivo de la etiqueta: Rusia

LA GUERRA ANTE SU ESCENARIO MÁS TENEBROSO

Alberto Hutschenreuter*

Imagen de Mediamodifier en Pixabay 

A esta altura de los acontecimientos de la confrontación, parecería claro que el propósito de Kiev, es decir, de Occidente, es que las fuerzas ucranianas profundicen lo que ya no son ataques sino una contraofensiva dirigida a romper las líneas del frente ruso en el Dombás y recuperar territorios.

En otros términos, lo que está haciendo Ucrania es utilizar la concepción militar heredada de tiempos soviéticos, esto es, avanzar con artillería, como lo hizo Rusia tras la invasión, pero acompañando este avance con capacidades del siglo XXI; básicamente, negando los medios de defensa de Rusia, complicando su logística y aumentando el número de heridos y muertos del enemigo. Además, lo que se denomina «violencia de precisión», esto es, acciones basadas en el conocimiento de la ubicación de medios del enemigo, le ha permitido a Kiev ganancias en el terreno

Claro que ello no hubiera sido posible sin la ayuda de Occidente, principalmente de Estados Unidos, país que suministra más del 60 por ciento del total de la asistencia, y que considera incrementar dicha ayuda con cohetes de mayor alcance.

Más allá de la narrativa heroica y casi victoriosa que Occidente y Ucrania llevan adelante en paralelo con las acciones en el terreno, hay que señalar que tal vez nos encontremos «ad portas» de la fase más peligrosa de la guerra. El especialista John Mearsheimer ha advertido que en Ucrania «se está jugando con fuego», pues ninguna de las partes aceptará ceder.

La advertencia resulta pertinente, pues en Occidente predomina un enfoque relativo con que la voluntad de lucha ucraniana terminará por llevar a una Rusia agotada a pedir un acuerdo. La posición de Kiev, relativa con que cualquier conversación con Rusia solo es posible con las fuerzas rusas fuera de Ucrania, es un reflejo de aquel enfoque de la guerra. Además, la reciente orden presidencial rusa sobre la movilización parcial también refuerza dicho enfoque, pues la misma corrobora que Rusia ha perdido una importante cantidad de efectivos.

Si el propósito de Moscú ha sido desde un principio, o desde que modificó su estrategia en el frente hace unos meses, hacerse fuerte en el Dombás (para ello es necesario contar con más cantidad de efectivos), es posible que, vía referéndums, termine incorporando los territorios a la Federación Rusa, como hizo con Crimea en 2014. Según la experta Dora Massicot, ello implicaría un medio para un fin: si Moscú declara que son territorios de Rusia, podría entonces proclamar unilateralmente un alto del fuego y denunciar los ataques de Ucrania como ataques contra Rusia. Por tanto, las garantías nucleares pasarían a aplicarse a todo el territorio nacional.

Dado que la tendencia de la guerra continuaría, es decir, las fuerzas ucranianas intentarían continuar avanzando, Occidente incrementaría la ayuda (con cohetes de mayor rango de alcance que los cohetes que utiliza actualmente Ucrania), y el mayor número de soldados rusos no supondría eficiencia militar, entonces la guerra se acercaría a las puertas del escenario más violento, temido y desconocido.

Es pertinente recordar que la doctrina nuclear de Rusia, que entró en vigencia en julio de 2020, establece cuatro condiciones bajo las cuales Rusia usaría armas nucleares: a) llegada de datos fiables de lanzamiento de misiles contra Rusia; b) uso de armas de destrucción masiva contra Rusia y/o sus aliados por parte de un adversario; c) ataque de un adversario contra infraestructuras militares o gubernamentales de la FR; d) agresión con armas convencionales contra Rusia, poniendo en peligro la existencia del Estado, Si bien la situación actual de guerra seguramente introduce otras «habilitaciones», claramente, c y d podrían determinar el recurso atómico por parte de Rusia.

Es posible que en este punto una Europa casi desesperada intente reactivar la diplomacia con el fin de lograr un cese de la violencia. Pero también es posible que «el pacificador ofensivo», que ha demostrado concentrar una notable capacidad de inteligencia estratégica y táctica para asistir a Ucrania, considere que Occidente debe mostrar firmeza y disposición para responder el reto mayor de Rusia, como sucedió en la crisis de los misiles en 1962.

Entonces, la URSS retiró sus complejos, aunque ambos poderes, Estados Unidos y la URSS, realizaron concesiones. Se podría decir que se trató de un empate estratégico, pero ello acaso fue posible por la existencia de una «cultura estratégica» entre ambos poderes mayores del sistema interestatal. ¿Existe hoy cultura estratégica entre Estados Unidos y Rusia? ¿Existe realmente un equilibrio de terror o una mutua destrucción asegurada? ¿Hay voluntad para que exista un balance nuclear? 

Es difícil saberlo bajo un estado de desorden internacional confrontativo, es decir, bajo predominancia de intereses nacionales primero, multipolarismo, seguridad, capacidades, desconfianzas e incluso guerra. Seguramente, si se llegara a utilizar armas nucleares, tácticas o estratégicas, las relaciones internacionales ingresarían en una larga, silenciosa y tenebrosa noche.

 

* Doctor en Relaciones Internacionales (USAL). Ha sido profesor en la UBA, en la Escuela Superior de Guerra Aérea y en el Instituto del Servicio Exterior de la Nación. Miembro e investigador de la SAEEG. Su último libro, publicado por Almaluz en 2021, se titula “Ni guerra ni paz. Una ambigüedad inquietante”.

Publicado originalmente en Abordajes, 23/09/2022, https://abordajes.blogspot.com/2022/09/la-guerra-ante-su-escenario-mas.html?m=1

ENTREVISTA A ALDO LEIVA VGM Y DIP. NAC. – CUESTIÓN MALVINAS: “LA LUCHA POR LA SOBERANÍA DEBE DARSE EN TODOS LOS ÁMBITOS”

Luciano R. Moreno Calderón (UMA)

ENTREVISTA

¿Cómo ves que está la situación actual de la Cuestión Malvinas, tanto a nivel interno como hacia el exterior?

En principio, nosotros tuvimos una enorme dificultad en los últimos 4 años del gobierno macrista, donde no solamente la Cuestión Malvinas, sino todo lo relativo a la soberanía argentina, fue bastardeado, ignorado y puesto bajo una visión totalmente a contramano de los que es el sentir de la soberanía nacional y en particular sobre las nuestras Islas Malvinas.

Creo que ahora hemos retomado una agenda donde el presidente de la Nación puso la Cuestión Malvinas dentro de las prioridades de la Cancillería argentina. Hemos tenido durante estos casi tres años una mirada totalmente diferente a la que se tuvo durante la presidencia de Mauricio Macri y ni hablar lo que significó Cristina Fernández y Néstor en sus gobiernos.

Yo no me olvido nunca que Cristina encabezó (VIDEO 2012) una de las delegaciones frente al Comité de Descolonización, donde planteó, con la maestría que tiene, el concepto que debemos seguir sosteniendo nosotros, y hoy creo que estamos retomando esa agenda, y hay que seguirla, aunque seguramente vamos a chocar y seguir chocando contra el muro que generan las grandes potencias que, a través de la prepotencia de las armas, imponen un colonialismo anacrónico que no tiene ningún justificativo, más que la instalación de una bases militares, no solo del Reino Unido sino de la OTAN, que condicionan no solo a nuestro país, sino a todos los países hermanos de esta región.

Algunos preguntan, ¿que estamos haciendo? Estamos haciendo lo que hay hacer: plantear los debates y nuestras legítimas reivindicaciones, para que las futuras generaciones, a partir y producto de que sigamos reiterando estas demandas, alguna vez esas nuevas generaciones puedan ver cristalizado el sueño de volver a ver flamear la bandera argentina en ese territorio que es nuestro.

– Internacionalmente hay muchos descalabros, como ser la pandemia, la guerra de Ucrania, la salida de Boris Johnson. Como ves este panorama internacional, en lo relativo a Malvinas, ¿vos crees que hay más posibilidades, menos, estamos igual que antes desde el punto de vista internacional?

A nivel internacional veo poco cambio. Es más, hace poco tuve la oportunidad de asistir, ya como diputado nacional, a la última reunión del Comité de Descolonización y también de participar en el Parlamento Latinoamericano en Panamá, y lo que uno percibe es que todos los países latinoamericanos y del Caribe dan un respaldo total y absoluto a la posición argentina. Eso también se vio reflejado luego de la última reunión del Comité de Descolonización, donde tuvimos apoyos muy importantes como China, Rusia, el G77. Pero con eso no alcanza ¿Son importante esos pasos que estamos dando? Si, son importantes, y hay que seguir acentuándolos.

A mí me impactó mucho en Panamá el discurso de uno de los presidentes, cuando nos decía que “hay que insistir, insistir y persistir”, y los funcionarios argentinos, fundamentalmente los que están abocados a la política exterior, a los lugares que vayan, cuando se encuentran con los funcionarios ingleses, sean de la categoría que sean, hay que plantearles la justa demanda de que nos devuelvan lo que nos pertenece. Nosotros demandamos la descolonización, nosotros demandamos que de una vez y para siempre entiendan que están usurpando nuestro territorio. Y la verdad es que creo que esa es la línea que se tiene que seguir, más allá de que muchas veces los teóricos de la política internacional, donde parece ser que hacer política exterior es tener un vocabulario lo más correcto posible y lo más adecuado a los intereses de las potencias extranjeras y no plantear las cuestiones de fondo.

Yo por eso admiro a Cristina. Esa posición que tuvo y tiene no solo a la Cuestión Malvinas, sino a la política internacional en general que mostró durante su gobierno y que le generó muchos ataques de todo tipo, desde afuera y que se replican desde acá adentro.

Volviendo al tema Malvinas, veo que hay avances, pero también veo con escepticismo el accionar de las grandes potencias que sin duda les conviene esta situación y van a seguir haciendo lo imposible para que todo siga como hoy.

– Nosotros tenemos un enorme desafío frente una diplomacia como la del Reino Unido aceitada en hacer lo que hace con Malvinas, que es extraer recursos depredar, militarizar, etc, pero también existen aliados que colaboran con esta situación de alguna manera: caso Uruguay apostadero británico y Chile. ¿Cómo crees que esto tiene que saldarse, como ves esta situación?

Lo que hacen los gobiernos chilenos y uruguayos es lamentable y creo que los argentinos no lo merecemos. Y menos aún quienes ofrendaron su vida por esa causa. Pero también en nuestro país tenemos voceros, de la oposición fundamentalmente, que dicen que esa es la línea a seguir, no solo en la política internacional sino también en lo económico.

Chile, por suerte, hoy está en una situación diferente del punto de vista político, donde sin duda al nuevo presidente le cuesta enormemente la lucha que tiene que dar con ese conservadurismo extremo, donde la doctrina Pinochet sigue muy vigente, y que tiene raíz en una derecha recalcitrante, que va a hacer lo imposible para que no le vaya bien a Boric, ya que si le va bien, sin duda se van a generar otras expectativas, no solo en el pueblo chileno sino para toda Latinoamérica. Así que veo con esperanza la asunción de Boric, que expresó públicamente que las Malvinas son argentinas, porque se contrapone con los voceros, de los anteriores gobiernos chilenos.

En el caso de Uruguay, espero que podamos volver a tener una política como la que tuvimos con Pepe Mujica. Pero nosotros tenemos que seguir buscando una hermandad latinoamericana, y entender que por ahí pasa la cuestión. Como lo soñó San Martín, como lo soñó Perón, y como lo llevaron a la práctica líderes como Lula, Néstor, Cristina, Evo y Correa. Y esa es la línea que tenemos que seguir: de hermandad Latinoamericana en defensa de nuestros intereses, porque ninguna de las potencias extranjeras va a hacer lo que no seamos capaces de hacer nosotros mismos.

– Hoy usted, Veterano de la Gesta de Malvinas y Victoria Tolosa Paz están llevando adelante un proyecto para realizar un reconocimiento histórico a nuestro veteranos. La Confederación de Combatientes de Malvinas de la República Argentina, y varios centros y federaciones provinciales se reunieron con usted por este tema. ¿En qué estado se encuentra este proyecto de ley? ¿Qué va a suceder con los que pidieron la baja antes de la ley actual que viene del año 90?

En principio, el proyecto lo vamos a estar presentando con Victoria el jueves de la semana que viene y espero podamos contar con la participación las organizaciones y centros de veteranos de guerra ex combatientes, porque tenemos que asumir que existen diferentes miradas, y que hemos tenido internas muy duras de las que, si bien no participé, las conozco porque yo fui a Malvinas, combatí en Malvinas, pertenecí al Regimiento 4 del Monte Caseros de Corrientes. Más allá de que soy chaqueño, el servicio militar era obligatorio y con ese regimiento fui a Malvinas.

El proyecto lo vamos a estar presentando públicamente el día jueves que viene con Victoria y vamos a invitar a todas las organizaciones, y la idea es que todos puedan participar y a partir del debate que se dé en diferentes comisiones, la idea es escuchar a todos y poder llegar a un consenso general. Por ahora, lo que yo conozco y percibo, es que hay una decisión unánime de todos los veteranos de no poner palos en las ruedas y esa es la definición del día de la fecha. Asique lo vamos a debatir, lo vamos a trabajar y vamos a hacer todo lo que esté a nuestro alcance para que salga la mejor ley posible.  

– Por último agradecerte la oportunidad de conversar con vos, te admiro por lo que haces e hiciste.

La verdad es que es un gusto encontrar comunicadores que defienden con pasión todo lo que tiene que ver con nuestras islas, y sin duda eso implica reivindicar lo que es nuestro y también implica avanzar en un proceso que tiene que llegar a todos los sectores, que es ese concepto que todos tenemos que abrazar, que es el de la soberanía nacional. Esa soberanía la tenemos que practicar en todos los ámbitos, porque soberanía es luchar para que haya más igualdad y los jóvenes puedan generar su futuro en nuestro país. La lucha por la soberanía se da en todos los ámbitos, y uno de esos ámbitos, uno de los más nobles, es el periodismo, ese periodismo que se hace con pasión y que hoy, en las empresas hegemónicas de comunicación, muchas veces se ignoran estas cosas. Asique a no bajar los brazos y seguir luchando por una Argentina mejor, que es el justo homenaje para quienes dieron su vida por nuestra soberanía en las Islas Malvinas.

Discurso de Aldo Leiva por el 2 de abril de 2022 

#Malvinas40años 

INTELIGENCIA ARTIFICIAL Y CUESTIONES MORALES. IA ENTRE LA GUERRA Y LA AUTOCONCIENCIA

Giancarlo Elia Valori*

Imagen de Gerd Altmann en Pixabay 

A principios de 2018 el número de teléfonos móviles en uso superó al de los seres humanos en el planeta, alcanzando la cifra de 8 mil millones. En teoría, cada uno de estos dispositivos está conectado a dos mil millones de computadoras, que también están conectadas en red. Dada la increíble cantidad de datos involucrados en este tipo de uso, dado que la red informática está en contacto constante y en constante crecimiento, ¿es posible que la humanidad ya haya creado un cerebro masivo? ¿Una inteligencia artificial que asume una identidad propia?

El sector de la robótica está en constante evolución y ha seguido avanzando, por lo que está claro que tarde o temprano tendremos que pasar de la inteligencia artificial a la superinteligencia, es decir, a un ser de este planeta más inteligente que nosotros que pronto no lo será aún más. No será agradable cuando la inteligencia artificial con sus conocimientos y capacidades intelectuales arrincone al ser humano, superando a las personas en carne propia en cualquier área del conocimiento. Será un momento de actualidad y cambiará radicalmente la historia mundial: ya que ahora nuestra existencia se justifica por el hecho de que estamos en la cima de la cadena alimentaria, pero cuando una entidad que no necesita alimentarse de pasta y carne se autocreará, ¿qué existiríamos para hacer si esa entidad solo necesita energía solar para perpetuarse indefinidamente?

Sí, tarde o temprano seremos sustituidos por la inteligencia artificial, por este motivo debemos empezar a prepararnos psicológicamente. Portland, Oregón, 7 de abril de 2016: la Agencia de Proyectos de Investigación Avanzada de los Estados Unidos para Proyectos avanzados de Investigación de Defensa, más conocida como DARPA (Agencia de Proyectos de Investigación Avanzada de Defensa), ha lanzado el prototipo del buque antisubmarino pilotado a distancia Seahunter que marca el comienzo de una nueva era. A diferencia de los drones Predator y de la Fuerza Aérea, este barco no necesita un operador remoto y está hecho para poder navegar solo evitando cualquier tipo de obstáculo en el mar; tiene suficiente combustible para soportar hasta tres meses en el mar y es muy silencioso. También transmite información encriptada a los servicios secretos de la Defensa. Cuando el Departamento de Defensa del Estado dice que un submarino pilotado a distancia no se lanzaría sin control remoto, es cierto. Pero hay más, a saber, que Rusia ha desarrollado un submarino pilotado a distancia con un arma nuclear. Esto significa que antes de que la defensa estadounidense sea capaz de responder a un submarino pilotado a distancia con un arma nuclear a bordo, pasarán entre 5 y 15 años.

Siempre se ha dicho que el dron de guerra reemplaza al soldado en carne y hueso, que se convierte en un operador remoto de “playstation”. De ahí la idea del dron como sustituto del ejército humano, al que se le garantizaría una seguridad total, para que evite peligros innecesarios. Pero había olvidado que el control remoto puede ser interceptado por el enemigo y cambiar de objetivo golpeando a su propio ejército. En este punto, sin embargo, los drones deben ser completamente autónomos. En un dron de este tipo sería una máquina de la muerte que pasaría ejércitos enteros, por lo que debemos tener cuidado y evitar su proliferación en los campos de batalla; cualquier tipo de accidente, un incendio o incluso una pequeña falla desencadenaría un mecanismo de “locura” que haría que el automóvil matara a cualquiera. Desarrollar robots asesinos es posible. La tecnología de reconocimiento facial ha hecho grandes avances, y la inteligencia artificial puede reconocer rostros e identificar objetivos. De hecho, los drones ya se utilizan para detectar y golpear a individuos, en función de la apariencia de la cara: matan y hieren.

La aplicación de la inteligencia artificial a la tecnología militar cambiará la guerra para siempre; es posible que las máquinas autónomas del ejército puedan tomar decisiones equivocadas, cosechando así decenas de miles de víctimas entre amigos, enemigos y civiles desarmados. ¿Qué pasa si incluso llegan a ignorar las instrucciones recibidas? Si es así, si las máquinas de matar autónomas están diseñadas independientemente e independientemente de los comandos humanos, ¿podríamos enfrentarnos a un destino violento de extinción de la humanidad?

Mientras que muchos expertos y estudiosos están de acuerdo en que los humanos serán los arquitectos de su propia ruina violenta primero y la destrucción después, otros creen que el progreso de la inteligencia artificial puede ser la clave para la salvación de la humanidad.

Los Ángeles, mayo de 2018: en la Universidad de California, la profesora Verónica Santos está trabajando en el desarrollo de un proyecto para la creación de robots cada vez más similares al ser humano capaces de percibir el contacto físico y reaccionar ante él, y también está experimentando con diferentes modos de sensibilidad táctil del robot. Combinando todo esto con la inteligencia artificial, algún día puede haber un robot humanoide capaz de explorar el espacio hasta Marte: los robots humanoides son cada vez más una realidad que va desde el campo de las neuroprótesis hasta las máquinas para la colonización de cuerpos celestes.

Aunque el uso de robots humanoides es un tema bastante controvertido, este sector tiene el mérito de tener grandes perspectivas especialmente para aquellos que pretenden invertir en el campo: financiar proyectos de desarrollo podría resultar útil en la creación de seres humanos artificiales prácticamente imposibles de distinguir de los seres humanos en carne y hueso.

Pero estos humanoides probablemente podrían manifestar deseos y sentir dolor, así como mostrar una amplia gama de sentimientos y emociones. En realidad se sabe que no sabemos qué es realmente una emoción, así que ¿seríamos realmente capaces de crear una artificial, o cometeremos errores fatales durante el desarrollo del software? Si un robot será capaz de distinguir entre lo bueno y lo malo y conocer el sufrimiento. ¿Será este el primer paso hacia la posibilidad de desarrollar sentimientos y una conciencia?

Reflejar. Aunque las computadoras superan a los humanos en el procesamiento de datos, palidecen ante la complejidad y sofisticación del sistema nervioso central. En abril de 2013, la compañía tecnológica japonesa Fujitsu intentó simular la red de neuronas en el cerebro utilizando uno de los superordenadores más potentes del planeta; aunque equipado con 82 mil procesadores entre los más rápidos del mundo, tardó más de 40 minutos en simular solo un segundo del 1% de la actividad cerebral humana (Tim Hornyak, supercomputadora Fujitsu simula 1 segundo de actividad cerebral en https://www.cnet.com/culture/fujitsu-supercomputer-simulates-1-second-of-brain-activity/)

El astrofísico de origen japonés Michio Kaku, graduado summa laude de la Universidad de Harvard, dice: “Hace cincuenta años cometimos un gran error al pensar que el cerebro era una computadora digital”.

“¡No es así! El cerebro es una máquina capaz de aprender, que se regenera al final de su tarea. Los niños tienen la capacidad de aprender de sus errores: cuando se encuentran con algo nuevo aprenden a entender cómo funciona interactuando con el mundo. Eso es exactamente lo que necesitamos, y para hacer eso necesitamos una computadora que esté a la altura: una computadora cuántica”.

A diferencia de las computadoras actuales que dependen de bits, una serie binaria de 0 y 1 para procesar datos, las computadoras cuánticas usan bits cuánticos, o qubits (bits cuánticos), que pueden usar 0 y 1 al mismo tiempo. Esto les permite realizar millones de cálculos simultáneamente como lo hace el cerebro humano.

Kaku: “Los robots son máquinas y como tales no piensan y no tienen una conciencia de silicio, no son conscientes de lo que son y del entorno que los rodea. Pero tenemos que reconocer que es solo cuestión de tiempo antes de que puedan tomar conciencia”.

¿Es realmente posible que las máquinas se conviertan en entidades sensibles plenamente conscientes de sí mismas y de su entorno? Kaku: “Podemos imaginar un tiempo futuro en el que los robots serán tan inteligentes como un ratón, y después del ratón como un conejo, y luego un gato, un perro, hasta que se vuelvan tan astutos como un mono. Los robots no saben que son máquinas; Y creo que tal vez a finales de este siglo los robots comiencen a darse cuenta de que son diferentes, que son algo más que su maestro”.

 

* Copresidente del Consejo Asesor Honoris Causa. El Profesor Giancarlo Elia Valori es un eminente economista y empresario italiano. Posee prestigiosas distinciones académicas y órdenes nacionales. Ha dado conferencias sobre asuntos internacionales y economía en las principales universidades del mundo, como la Universidad de Pekín, la Universidad Hebrea de Jerusalén y la Universidad Yeshiva de Nueva York. Actualmente preside el «International World Group», es también presidente honorario de Huawei Italia, asesor económico del gigante chino HNA Group y miembro de la Junta de Ayan-Holding. En 1992 fue nombrado Oficial de la Legión de Honor de la República Francesa, con esta motivación: “Un hombre que puede ver a través de las fronteras para entender el mundo” y en 2002 recibió el título de “Honorable” de la Academia de Ciencias del Instituto de Francia.

 

Traducido al español por el Equipo de la SAEEG con expresa autorización del autor. Prohibida su reproducción.

©2022-saeeg®