Archivo de la etiqueta: UNIÓN EUROPEA

CHINA, LA ENERGÍA BIOMARINA Y SUS JUGADORES

Giancarlo Elia Valori*

Imagen de Schäferle en Pixabay

En el futuro, China y Europa competirán y cooperarán en el campo de la energía oceánica y de la producción de energía de hidrógeno verde. Esta es la razón por la que este aspecto es crucial para construir un puente de cooperación y amistad entre China y Europa.

La energía de las olas en China es generalmente baja y representa sólo una séptima parte de la energía de las olas en Europa. Fujian Smart Energy Technology Co., Ltd. tiene una nueva tecnología patentada que puede aumentar la energía de ondas en el área operativa en más de 10 veces, causando cambios insignificantes en el medio ambiente. Es una tecnología respetuosa con el medio ambiente que no afecta a la libre circulación de la vida marina y puede aumentar la generación de energía de onda en más de 100 MW. Sin duda es innovador, ingenioso y atrevido. Requerirá un fuerte apoyo del Ministerio de Recursos Naturales.

Las “Contribuciones Nacionales Independientes” son planes nacionales no vinculantes que describen las acciones climáticas, incluidas las metas, políticas y medidas relacionadas con el clima que los gobiernos tienen la intención de implementar en respuesta al cambio climático y como contribución al logro de los objetivos mundiales establecidos en el Acuerdo de París del 12 de diciembre de 2015.

En estos proyectos, China ha propuesto que las emisiones de dióxido de carbono alcancen su punto máximo alrededor de 2030, esforzándose —como parte interesada— por alcanzar este objetivo lo antes posible. En 2030, las emisiones de dióxido de carbono por unidad de PIB se reducirán entre un 60 y un 65% en comparación con 2005 y el consumo de energía primaria se centrará en la energía no fósil.

El porcentaje ha alcanzado alrededor del 20% y el volumen de existencias forestales ha aumentado en unos 4.500 millones de metros cúbicos en comparación con 2005. El apoyo a este proyecto puede permitir a China alcanzar este objetivo antes.

Shenzhen (un centro subprovincial de la República Popular China perteneciente a la provincia de Guangdong) está situado como una ciudad central oceánica global. China planea iniciar proyectos de producción de hidrógeno ondulado en Shenzhen y establecer su sede allí.

En este sentido, la Unión Europea invertirá 470.000 millones de euros en energía limpia en los próximos 25 años, centrándose en el sector de la energía del hidrógeno. La Unión Europea ya lanzó su Estrategia de Energía del Hidrógeno en el verano de 2020. A finales de 2024, la Unión Europea construirá un lote de equipos de electrólisis de hidrógeno renovable con una capacidad única de 100 megavatios y la producción anual en toda Europa superará el millón de toneladas.

El objetivo es promover esta tecnología en Europa y más adelante en el mundo a través de la Iniciativa cinturón y carretera, es decir, la Nueva Ruta de la Seda reclamada por el presidente Xi Jinping. Hay planes para construir cien plantas de energía de olas de 600 MW y cien proyectos de producción de hidrógeno de onda con una producción anual de 100.000 toneladas en los próximos 15 años.

La hoja de ruta 2.0 de China para la tecnología de ahorro de energía y los vehículos de nueva energía prevé que a finales de 2035 el número de vehículos de pila de combustible ascenderá a un millón y la demanda de hidrógeno alcanzará los dos millones de toneladas. El proyecto de potencia de ondas de 600 MW del Grupo Mundial Internacional producirá 103.000 toneladas de hidrógeno verde al año.

El proyecto puede satisfacer la demanda de hidrógeno de China hasta 2035 y proporcionará energía de hidrógeno verde y renovable.

El Informe de Desarrollo de la Industria de Energía del Hidrógeno de China de 2020 pronostica que, a finales de 2050, la energía de hidrógeno representará el 10% del consumo final de energía, el número de vehículos de pila de combustible de hidrógeno será de 30 millones y la demanda de hidrógeno será igual a 60 millones de toneladas.

El proyecto del Grupo Mundial Internacional puede proporcionar un flujo constante de energía de hidrógeno verde para 30 millones de vehículos. El Acuerdo de Cooperación Estratégica Sinoeuropeo para el Desarrollo de la Energía Oceánica tiene una primera y una segunda fase. El primero verá el establecimiento de un centro mundial de investigación y desarrollo de tecnología energética oceánica y luego un centro sinoeuropeo de investigación y desarrollo de tecnología energética oceánica en Shenzhen.

Al mismo tiempo, la tecnología de energía oceánica se centrará en su generación: desde el movimiento de las olas, desde la energía mareomotriz sin presas, desde los sistemas eólicos marinos y también desde la energía solar marina.

El costo de producir hidrógeno a partir de agua de mar es menor que el costo de producir hidrógeno a partir de océanos y se refiere a una tecnología avanzada.

Zhisheng Energy posee actualmente patentes de invención para la generación de energía de onda de 100 MW, así como para la generación de energía mareomotriz respetuosa con el medio ambiente, y la generación de energía eólica de 10 MW.

En la tarde del 16 de abril, el presidente Xi Jinping celebró una videoconferencia en Pekín con el presidente francés Macron y la canciller alemana Merkel. Los líderes de los tres países mantuvieron un profundo intercambio de opiniones sobre la cooperación para hacer frente al cambio climático, las relaciones entre China y la UE, la cooperación anti-epidemia y las principales cuestiones internacionales y regionales.

El presidente Xi Jinping declaró que China se esforzaría por alcanzar las emisiones máximas de carbono para 2030 y la neutralidad del carbono para 2060. Esto significa que China, como el país en desarrollo más grande del planeta, completará la reducción de la intensidad de carbono más alta del mundo en un plazo más corto que cualquier otro. Esto contrasta con otros poderes en los que los discursos electorales de los candidatos presidenciales prometen respeto por el medio ambiente, pero de hecho no hacen más que confirmar viejos sistemas de producción de energía.

El presidente dijo que China decidió aceptar la Enmienda Kigali de 15 de octubre de 2016 al Protocolo de Montreal de 26 de agosto de 1987 para reforzar el control de gases de efecto invernadero distintos del dióxido de carbono, como los HFC (gases refrigerantes que contienen hidrofluorocarbonos).

Argumentó que responder al cambio climático debería ser la causa común de toda la humanidad y no debería ser un chip de negociación para la geopolítica, un objetivo para atacar a otros países o una excusa para levantar barreras comerciales.

Durante la videoconferencia, el presidente también dijo que China se adheriría a los principios de equidad, responsabilidades comunes y responsabilidades diferenciadas por las capacidades respectivas, así como promovería la aplicación de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático del 4 de junio de 1992 y del Acuerdo de París y llevaría a cabo activamente la cooperación Sur-Sur sobre el cambio climático.

Añadió que esperaba que las economías desarrolladas llevaran el ejemplo de la reducción de las emisiones y tomaran la iniciativa en el cumplimiento de sus compromisos financieros climáticos, a fin de proporcionar un apoyo técnico y de creación de capacidad adecuado a los países en desarrollo para hacer frente a estos cambios energéticos que hacen falta.

Unas pocas palabras son ahora apropiadas sobre el colaborador más importante de Xi Jingping en temas ambientales: los Ministros Lu Hao y Huang Runqiu.

Específicamente el Ministro de Recursos Naturales, Lu Hao (nacido en 1967), fue el gobernador provincial más joven de China, gobernando la provincia de Heilongjiang (población: 38.312.224 habitantes en 2010) de 2013 a 2018. Lu Hao también se desempeñó como Primer Secretario de la Liga de las Juventudes Comunistas y vicealcalde de Beijing. A la edad de 20 años, fue elegido Jefe del Sindicato de Estudiantes Universitarios, convirtiéndose en el primer presidente del sindicato estudiantil, elegido por votación popular desde la Revolución Cultural. Es licenciado en Economía y Negocios por la Universidad de Pekín.

Lu Hao se convirtió en Jefe de la Oficina Administrativa de Zhongguancun en 1999, comenzando así su carrera en la Administración Pública. El área es conocida como el Silicon Valley de China, rica en start-ups tecnológicas. También sirvió de oficio como Presidente de la Universidad Juvenil de Ciencias Políticas de China. Antes de Lu Hao, varios pesos pesados políticos, incluyendo los ex líderes del partido Hu Yaobang y Hu Jintao, así como el Primer Ministro Li Keqiang, habían servido en esa posición.

 

* Copresidente del Consejo Asesor Honoris Causa. El Profesor Giancarlo Elia Valori es un eminente economista y empresario italiano. Posee prestigiosas distinciones académicas y órdenes nacionales. Ha dado conferencias sobre asuntos internacionales y economía en las principales universidades del mundo, como la Universidad de Pekín, la Universidad Hebrea de Jerusalén y la Universidad Yeshiva de Nueva York. Actualmente preside el «International World Group», es también presidente honorario de Huawei Italia, asesor económico del gigante chino HNA Group y miembro de la Junta de Ayan-Holding. En 1992 fue nombrado Oficial de la Legión de Honor de la República Francesa, con esta motivación: “Un hombre que puede ver a través de las fronteras para entender el mundo” y en 2002 recibió el título de “Honorable” de la Academia de Ciencias del Instituto de Francia.

Artículo traducido al español por el Equipo de la SAEEG con expresa autorización del autor. Prohibida su reproducción. 

©2021-saeeg®

 

TURQUÍA Y EL TRÁNSITO DE HIDROCARBUROS HACIA EUROPA

Isabel Stanganelli*

Offshore Energy Today Staff / Images by Turkstream/Gazprom/Kremlin

Como ya se ha mencionado, desde 1984 el abastecimiento de gas desde Moscú fue un pilar en sus relaciones con Europa occidental. Desde Siberia occidental el gasoducto Yamal y sus ramales abastecían a diez países de Europa occidental como Alemania —occidental—, Italia, Francia y Suecia.

La interrelación energética sobrevivió a la Guerra Fría, a la reunificación de Alemania y a la desunión soviética. Pero desde fines del siglo pasado las rutas de gasoductos por Ucrania comenzaron a resultar inseguras para los clientes europeos pues Ucrania solía restar parte del suministro gasífero para suplir la escasez nacional, además de mantener deudas por el combustible con Rusia. Moscú buscó entonces diseñar rutas alternativas evitando a Ucrania.

En 2014, cuando a la difícil relación energética de Rusia con Ucrania se sumó la crisis política que culminó con el derrocamiento de Yanukovich, el inmediato apoyo de Washington al gobierno interino y las sanciones contra Rusia por Crimea cambiaron las condiciones del ingreso de combustible ruso en Europa.

El entonces flamante gasoducto Nord Stream, le hizo creer a Rusia y a muchos países europeos que el intercambio continuaría. Pero la limitación a Gazprom en el aprovisionamiento de gas a través del gasoducto OPAL, ramal del Nord Stream fue la primera señal.

Surgieron otras propuestas como el proyecto Nabucco —gasoducto Turquía-Austria—, comenzado en 2002, sustituido por el mejor respaldado gasoducto Transadriático y South Stream con similar destino pero tan obstaculizado por el Parlamento Europeo que Vladimir Putin terminó cancelándolo personalmente y Turquía se retiró la propuesta en diciembre 2014.

La impresión general en la UE era que bloquear South Stream no tenía sentido ni en términos de seguridad energética, ni económicos ni políticos. Su obstrucción fue una cuestión puramente política. La UE es rotundamente importadora de energía y se espera mayor consumo de gas en las próximas dos décadas. Aceptar todos los gasoductos de importación propuestos tiene más sentido y otorga al comprador mayor poder que tratar de restringir las fuentes de suministro bloqueándolos. Y aunque Europa logre incrementar fuentes alternativas para la provisión de energía, hacia 2030 la demanda de gas ruso permanecería al menos en el 30% de los requerimientos europeos.

Con la suspensión, Gazprom se limitaría a entregar el gas a Turquía. Rusia no ofrece otras opciones.

Sin embargo el 8 de enero de 2020 los presidentes Valdimir Putin y Recep Tayyip Erdogan asistieron en Estambul al lanzamiento del gasoducto TurkStream —comparable a South Stream—, de dos líneas, capaces de entregar más de 30 mil millones de m3 de gas natural anualmente. La primera está destinada al mercado turco, mientras que la segunda irá a Europa. Turkish Stream tendrá una capacidad total de transporte de 63 mil millones de metros3/año. Los progresos en el oleoducto TurkStream han logrado poca atención pero añadirá otra ruta no ucraniana desde Rusia. Y al igual que South Stream, el gasoducto está a punto de plantear un desafío legal a la Unión Europea, (UE), sus normas sobre el Mercado Interior de la Energía (IEM) y la política energética de la UE en términos más generales.

TurkStream sigue dos tercios de la ruta original de South Stream. La principal diferencia entre estos dos proyectos es que TurkStream nunca fue planeado como un proyecto integral dirigido hasta los mercados europeos. En su lugar, Gazprom implementó una nueva política de pasos sucesivos, construyendo un oleoducto al importante mercado turco primero y ganando tiempo para hacer frente a la situación jurídica de la infraestructura adicional.

Aunque en los últimos años TurkStream ha estado recibiendo relativamente menos atención y cobertura mediática que Nord Stream 2, no resultó extraño que finalmente surgieran problemas políticos y legales. TurkStream puede no ser tan grande como Nord Stream 1 y 2, pero es una parte integral de la estrategia más amplia de Gazprom para consolidar su posición como un importante proveedor de energía en Europa y la UE sin depender del tránsito a través de Ucrania.

En el sudeste de Europa Bulgaria volvió a ser un país amortiguador: se enfrentó a cuestiones legales y políticas conexas similares a la de South Stream. Bulgaria está de nuevo entre la UE y Rusia, intentando sumergirse en las reglas del mercado interno de la UE mientras maximiza los beneficios potenciales de ser un país de tránsito. Bulgaria ha estado interesada en convertirse en un centro de gas durante bastante tiempo, y TurkStream es una parte esencial de su plan. El primer ministro búlgaro Boyko Borisov reiteró los planes para el país en 2019, pero los progresos han sido bastante lentos. Además, los planes para convertir Bulgaria en un centro de gas recibieron recientemente un golpe cuando la Comisión Europea le retiró su apoyo.

Pero TurkStream siguió progresando y a principios de 2020 inició el suministro de gas a Bulgaria, Macedonia del Norte y Grecia.

En verde, recorrido del Turk stream por el Mar Negro. El resto de gasoductos señalados ya están operativos. Fuente: euronews

La UE ya ha dejado claro que TurkStream será controlada para verificar que se adhiere a las reglas de la UE. Dado que Serbia y Macedonia del Norte no son miembros de la UE, es probable que la situación allí sea diferente a la de otros Estados a lo largo de la ruta de TurkStream que sí lo son (Bulgaria, Hungría, Grecia). Es probable que Gazprom aplique un enfoque basado en casos, navegando entre las disposiciones del IEM. En cualquier caso, los proyectos actuales de Gazprom están probando el bastión legal de la UE en dos lugares a la vez, en el norte con Nord Stream 2 y en el sur con TurkStream.

La parte general aquí es que la UE debe encontrar el punto que equilibre sus necesidades de importación y sus preocupaciones de política exterior, sobre todo en relación con Rusia. En la actualidad, la UE despliega soluciones ad hoc para solucionar las crisis a medida que se presentan, en lugar de asumir una posición global y transparente basada en un amplio consenso.

Su método actual permite a Gazprom intentar por todos los medios penetrar en el mercado europeo: al no asumir una posición clara y firme, la UE está creando un vacío que Gazprom obviamente buscará llenar.

Esta historia recurrente de los gasoductos con producción rusa nos deja mensajes importantes: Rusia continuará intentando penetrar en el mercado europeo, algo que los países de la UE no desconocen. Los suministros extranjeros siempre plantean un desafío y los suministros de Rusia, como los de cualquier Estado cuando se trata de exportaciones de material estratégico, no son una excepción dadas sus implicaciones geopolíticas. Estos desafíos no desaparecerán con TurkStream.

Por otra parte, la UE deberá en algún momento sustituir sus soluciones ad hoc por normas coherentes para todos sus integrantes. Es comprensible que la UE no tenga una política energética interna común, dada su variedad de mezclas energéticas internas, sus diferentes demandas energéticas -relacionadas con sus climas, con su carga poblacional o con convenios comerciales-.

Y por último se deben tener en cuenta los compromisos adquiridos entre la UE y los EE.UU. así como los existentes entre los integrantes de la OTAN. En ambos casos no promueven la mejor relación con la Federación de Rusia. Esta situación es particularmente crítica en el caso de este ducto pues Turquía siempre fue un participante clave de la Organización atlántica septentrional.

 

* Profesora y Doctora en Geografía (UNLP). Magíster en Relaciones Internacionales (UNLP). Secretaria Académica del CEID y de la SAEEG. Es experta en cuestiones de Geopolítica, Política Internacional y en Fuentes de energía, cambio climático y su impacto en poblaciones carenciadas. 

©2021-saeeg®

 

HIDROCARBUROS, ALEMANIA Y RUSIA: PESE A LAS SANCIONES CONTINÚA LA CONSTRUCCIÓN DE NORD STREAM 2

Isabel Cecilia Stanganelli*

El sistema de gasoductos y los contratos de gas firmados por Moscú fueron un pilar en sus relaciones con Europa occidental durante el último medio siglo, aunque a principios de la década de 1980 las relaciones estuvieron próximas a interrumpirse debido a la intervención de Estados Unidos destinada a impedir la construcción del gasoducto Yamal (originalmente Northern Lights) que, desde Siberia occidental —a 4.500 Kms. de distancia— abastecería a diez países de Europa occidental: Alemania —occidental—, Austria, Bélgica, Finlandia, Grecia, Italia, Francia, Países Bajos, Suecia y Suiza. La intercesión de Japón y de capitales de Estados Unidos para financiar la obra permitieron que desde 1984 Yamal y sus ramales resultara el primer emprendimiento de magnitud entre ambos bloques durante la Guerra Fría. La interrelación energética sobrevivió a la Guerra Fría, al proceso de reunificación de Alemania y a la desunión soviética.

Finalmente la brecha se abrió en 2014, cuando se sumó la crisis política iniciada en Ucrania en noviembre 2013 que culminó en febrero de 2014 con el golpe de Estado condenado por Rusia y elogiado por Washington que derrocó a Viktor Yanukovich. Uno de los primeros actores en reaccionar contra Rusia fue nuevamente Estados Unidos.

Al golpe de Estado se sumó la protección que Rusia siempre reclamó para la población de origen ruso en el exterior, el apoyo inmediato de Washington al nuevo gobierno interino y la voluntad de importantes sectores de Ucrania oriental y Crimea de incorporarse a la Federación, concretada de facto en el caso de Crimea —luego de un plebiscito no reconocido internacionalmente— en marzo 2014.

Washington encabezó la aplicación de sanciones contra individuos relacionados con Rusia, con Crimea y con Vladimir Putin, pronto emulada por los principales líderes de la Unión Europea, además de los de Noruega, Japón, Australia

 

[1].

Pronto se sucedieron sanciones económicas contra bancos y empresas petroleras rusas, a las que se incorporaron otros sectores energéticos y de defensa, sin haber logrado con ello eliminar la guerra civil en Ucrania y afectando en cambio las relaciones políticas y económicas de la Unión Europea, Rusia y otros Estados, ofreciéndonos un panorama similar al de los peores momentos de la Guerra Fría. Por el momento y en líneas generales, solo vemos una Unión Europea cada vez más dependiente en materia de política exterior. Además, en el futuro previsible, Rusia seguirá siendo un proveedor importante de energía europeo pues su gas natural resulta comparativamente más económico.

Entre las opciones nos interesa el gasoducto submarino Nord Stream —de 1240 Kms. e inaugurado en 2011— que parte de Rusia y abastece directamente a Alemania bajo el mar Báltico y desde ahí a Dinamarca, Francia y Países Bajos, además de llegar por el ramal Opal hasta el límite de la República Checa. Su capacidad es de 55.000 millones de m3 de gas/año, volumen que se planeaba incrementar incorporando otros dos ductos, uno de los cuales llegaría hasta el Reino Unido. Esta ampliación fue suspendida en 2015. En 2012 la Comisión Europea exigió a Gazprom una reducción del 50% del combustible enviado por el gasoducto Opal, aduciendo que éste ducto no cumplía con la normativa antimonopolio de la Unión Europea —el Tercer Paquete Energético” (TPE) de 2009—, que prohíbe que la empresa de producción y transporte de hidrocarburos sea la misma —en este caso Gazprom— y establece la libre circulación de gas para todos los Estados de la red de gasoductos. A principios de 2015 la Comisión Europea continuaba postergando la decisión sobre esta restricción.

En cuanto a la posición de las principales empresas petroleras, el director de la petrolera francesa Total, Christophe de Margerie, declaró que Europa debía focalizarse en hacer más seguros los envíos desde Rusia, incluyendo opciones que evitaran a Ucrania y dio como ejemplo Nord Stream, construida para evitar pasar por Ucrania y no para evitar el gas ruso. Cualquier reducción deliberada de importaciones a Rusia resultará en importaciones más onerosas de otros productores cuyos objetivos podrían no gustarnos”, agregó Christophe de Margerie. De Margerie murió en un raro accidente en octubre 2014, cuando su avión chocó con una máquina quitanieves durante el despegue en el aeropuerto moscovita Vnukovo. De Margerie no era partidario de las sanciones de la Unión Europea contra Rusia, sino del “diálogo constructivo” que requiere “la interdependencia económica”.

Rusia —y con antelación la URSS— ha sido uno de los más seguros y estables proveedores de hidrocarburos hacia Europa. Pero se han ido incorporando algunos elementos preocupantes:

  • Europa desea diversificar sus fuentes de aprovisionamiento energético pues considera su excesiva dependencia de Rusia una cuestión de seguridad.
  • Ucrania, como país de tránsito de los ductos, ha causado interrupciones y escasez.
  • En la nueva Doctrina de Seguridad rusa es fuente de preocupación la amenaza de la Alianza atlántica, que considera a los cambios en los precios de los recursos energéticos como una forma de agresión.

Rusia ya poseía terminales de petróleo en el Báltico en San Petersburgo, pero en 2001, cuando se conocieron las intenciones de Washington de incorporar a las Repúblicas Bálticas en la OTAN, el presidente Vladimir Putin aprobó el desarrollo de un mayor puerto en el Báltico ruso, destinado a eliminar las exportaciones rusas a través de Letonia, Lituania y Polonia. En 2005 se negoció el gasoducto Nord Stream entre Vladimir Putin y Gerhard Schröder, estableciéndose que su trayecto uniría el puerto de Vyborg, cerca de San Petersburgo, con Lubmin, cerca de Greifswald, en Alemania oriental, mediante dos tuberías paralelas con un recorrido de 1.220 kms.

La construcción del sistema de ductos del Báltico se inició a finales de ese mismo año, 2005, y debía abastecer hasta el Reino Unido y Estados Unidos previo embarque en buques de gas natural licuado. Como estaba previsto, la primera tubería unió a Rusia y Alemania hacia fines de 2011 y su complementaria en 2012. Ya finalizados los dos ductos, comenzaron a abastecer anualmente a Alemania con más de 55 mil millones de m3 de gas. Moscú esperaba de esta manera ser capaz de vender gas a Europa sin riesgos de conflictos con países de tránsito. Gazprom era propietaria del 51% del emprendimiento, las alemanas E.ON y BASF del 20% y Gasunie de Países Bajos el 9% restante. El porcentaje alemán se reduciría con posteriores prolongaciones del ducto al 15,5%, al incorporarse la francesa GdF SUEZ.

La firma de este emprendimiento fue el último acto de Gerhard Schröder como canciller y provocó protestas del gobierno pro Washington de Polonia, así como del de Ucrania, ya que ambos perdían el control del ducto que fluye de Rusia.

A pesar de sus cercanos nexos con la administración Bush, la canciller Angela Merkel también aceptó el proyecto: “Nuestro objetivo común es una asociación energética basada en la igualdad, orientada a largo plazo. Se trata de ofrecer a las empresas en ambos lados de oportunidades para la cooperación y el crecimiento. De hecho, Nord Stream demuestra el enorme potencial económico arraigado en esta asociación.” Nord Stream es un proyecto energético prioritario de la Unión Europea: hacia 2030 podría proveer 25% de las necesidades energéticas europeas.

Ya entonces la presión sobre la construcción del gasoducto llegó a ser de tal magnitud que en numerosas oportunidades el presidente Putin advirtió que anularía todo el proyecto y exportaría el gas a través de buques metaneros en la forma de gas natural licuado. Alemania era la principal afectada por las dilaciones de Suecia referidas a cuestiones ambientales y la situación llegó a ser delicada entre ambos Estados. A pesar del rechazo rotundo manifestado por Polonia a este emprendimiento, a último momento comenzó a manifestarse interesada en recibir gas de Nord Stream para reducir su dependencia de Belarús. Con otras, las objeciones eran de índole política. De todos modos, hacía décadas que el mar del Norte estaba surcado por tuberías submarinas sin tantas contemplaciones ecológicas.

En octubre de 2010 se inició la etapa de construcción de la sección finlandesa de Nord Stream, a cargo de la compañía suiza Allseas.

En cuanto al gasoducto Opal, ofrece un enlace desde Nord Stream, en el noreste de Alemania hasta la República Checa. Tiene una capacidad de 36 bm3 pero operó a la mitad de su capacidad desde 2011. Recién a fines de 2016 un fallo de la Unión Europea otorgó a Gazprom mayor acceso al gasoducto Opal.

La disputa energética sobre “el tercer paquete energético” —y otros diez litigios pendientes— entre Rusia y la Unión Europea en la OMC quedó paralizada desde diciembre 2019 cuando caducaron los mandatos de dos de sus tres jueces. Estados Unidos lleva dos años bloqueando nuevos nombramientos.

 

Nord Stream 2

A mediados de enero 2021 se reanudaron las obras del gasoducto Nord Stream 2, paralelo al Nord Stream, concebido para asegurar el suministro energético de buena parte del continente y que se ha transformado en un problema a nivel internacional. Luego de los epítetos de Biden contra Putin —quien se burla de la edad del primero (78)—, Biden amenaza con sanciones contra el gasoducto Nord Stream 2. El jefe de la diplomacia estadounidense, Antony Blinken, llamó a todas las entidades implicadas en el controvertido proyecto a que se retiren o enfrentarán sanciones de Estados Unidos. Blinken considera que Nord Stream 2 es un mal negocio para Alemania, para Ucrania y para sus aliados y socios de Europa Central y del Este y que dividirá y debilitará la seguridad energética europea. Además reiteró que Estados Unidos sancionará a cualquier entidad involucrada en su construcción (en Europa).

La construcción de este gasoducto es objeto de una enorme tensión en la Unión Europea, posiblemente relacionada con las crecientes turbulencias entre Washington y Moscú.

 

* Profesora y Doctora en Geografía (UNLP). Magíster en Relaciones Internacionales (UNLP). Secretaria Académica del CEID y de la SAEEG. Es experta en cuestiones de Geopolítica, Política Internacional y en Fuentes de energía, cambio climático y su impacto en poblaciones carenciadas. 

 

Referencia

[1] Para ampliar este tópico véase Stanganelli, I. “Ucraína: As sacións intenacionais, debates e consecuencias internacionais”. En: Tempo exterior, Revista de Análise e Estudos Internacionais. Instituto Galego de Análise e Estudos Internacionais, IGADI, vol. XI, N° 29, Galicia, España. Xulio-Decembro 2014.

©2021-saeeg®