Archivo de la etiqueta: Estados Unidos

EL DESARROLLO DEL CIBERESPACIO BÉLICO EN LOS ESTADOS UNIDOS DE AMÉRICA (Parte 6)

Giancarlo Elia Valori*

Los equipos orgánicos de la Fuerza Aérea, las nuevas empresas de vanguardia de Silicon Valley o los grandes contratistas de defensa tradicionales no son mutuamente excluyentes. Cada grupo aporta diferentes ideas, procesos y experiencias a la gama de problemas cibernéticos y el desarrollo de herramientas impulsadas por cada equipo proporciona capacidades oportunas y en demanda a las fuerzas cibernéticas.

Además, la Fuerza Aérea y la Armada están trabajando en un acuerdo para permitir que sus respectivas fábricas de software compartan más códigos y productos. La clave del acuerdo es permitir que los dos servicios utilicen más fácilmente las plataformas y códigos del otro, es decir, la Plataforma Uno de la Fuerza Aérea y la Black Pearl de la Marina.

Platform One tiene una Autorización de Continuidad de Operaciones, lo que significa que su entorno de codificación y procesos han sido certificados por seguridad, y cualquier actualización del producto y la plataforma no requieren aprobación adicional antes de ser lanzada, lo que reduce el tiempo que lleva habilitar el software.

La plataforma Black Pearl de la Armada es más nueva que la Plataforma Uno y, por lo tanto, la Armada quiere aprovechar el trabajo de la Fuerza Aérea para proporcionar al personal de la Armada y el Cuerpo de Marines un entorno DevSecOps listo para el código. La plataforma Black Pearl de la Armada es más nueva que la Plataforma Uno y, por lo tanto, la Armada quiere aprovechar el trabajo de la Fuerza Aérea para proporcionar al personal de la Armada y el Cuerpo de Marines un entorno DevSecOps listo para el código.

Desarrollar y utilizar tecnologías emergentes para generar nuevas capacidades de combate es otro paso hacia el control del ciberespacio. El uso de tecnologías emergentes podría convertirse en un punto de inflexión para futuras operaciones en el ciberespacio, rompiendo así los equilibrios tradicionales y establecidos del poder militar y proporcionando a otros países ventajas operativas especiales. Los Estados Unidos de América y los países occidentales están aumentando la inversión en tecnologías emergentes, fortaleciendo la investigación, el desarrollo y el uso de la inteligencia artificial, la física cuántica, el 5G; computación en la nube, blockchain (….) y otras tecnologías, con vistas a mejorar en gran medida las capacidades de combate global y tomar la delantera en la futura confrontación estratégica. La cadena de bloques se define como un libro de contabilidad digital cuyas entradas se agrupan en bloques, vinculados entre sí en orden cronológico, cuya integridad está garantizada por el uso de criptografía. Aunque se espera que su tamaño crezca con el tiempo, es inmutable en el concepto de quantum. Su contenido, una vez escrito a través de un proceso normado, ya no es modificable o eliminable, a menos que todo el proceso sea invalidado.

Mientras tanto, el secretario de Defensa de estados Unidos, el general Lloyd James Austin, dijo en julio pasado que el liderazgo en inteligencia artificial podría avanzar en las futuras ventajas tecnológicas y militares del Estado, desde la toma de decisiones basada en datos hasta la colaboración hombre-máquina, haciendo así que el ejército estadounidense sea más efectivo y más ágil en el futuro cercano.

La visión de IA del Departamento de Defensa gira en torno a la “disuasión integrada”, en la que la IA y las tecnologías relacionadas proporcionarán inteligencia y ventajas operativas al ejército de los Estados Unidos. Una cantidad de 1.500 millones de dólares se utilizará para financiar el Centro Conjunto de Inteligencia Artificial (JAIC) durante los próximos 5 años.

El JAIC centró su atención en 2021, con la esperanza de convertirse en una “biblioteca central de inteligencia artificial” para los militares, lo que permitiría a los servicios de inteligencia adquirir herramientas, modelos y otro software para desarrollar programas de inteligencia artificial. La base de este trabajo es la Joint Common Foundation (JCF), con el objetivo de convertirlo en un lugar donde todas las personas puedan traer sus datos, mientras que el JAIC puede proporcionar servicios como etiquetado, gestión y, en última instancia, almacenamiento y clasificación algorítmica. El JCF alcanzó la “capacidad operativa inicial” en marzo de 2022 y ya cuenta con varios usuarios del servicio. El JCF desempeñará un papel central en el JAIC y, en particular, será una herramienta clave para avanzar en la implementación de la IA en todo el Departamento de Defensa (DOD).

El JAIC planea actualizar periódicamente la plataforma para expandir el alojamiento de datos, la codificación y otras capacidades, convirtiéndose eventualmente en una “capacidad operativa completa”.

El JAIC firmó un contrato en enero de 2022 con la organización sin fines de lucro Indiana Innovation Institute para construir y operar la plataforma Tradewind. La plataforma está diseñada para crear un ecosistema que acelere la entrega de capacidades de inteligencia artificial al ejército de los Estados Unidos, lo que le permite adquirir y adquirir las mejores soluciones de IA de manera más eficiente y efectiva. A través de Tradewind, el JAIC espera fomentar un enfoque de «toda la nación» para apoyar la innovación de la IA en el Departamento de Defensa mediante la creación de un entorno transparente entre la institución, la academia y la industria. El ecosistema tiene tres objetivos principales: 1. encontrar y adquirir IA ética; 2. incorporar a todas las entidades de desarrollo de IA en los negocios, la industria y el mundo académico; 3. para permitir que el Departamento de Defensa aplique capacidades de IA a las operaciones.

La Agencia de Proyectos de Investigación Avanzada de Defensa (DARPA) está trabajando en aproximadamente treinta programas centrados en la IA y noventa programas relacionados con la IA. El programa de IA de DARPA cubre tres «olas» de desarrollo de IA: 1. razonamiento simbólico, en el que los ingenieros formulan reglas para caracterizar el conocimiento del dominio; 2. aplicar modelos estadísticos basados en big data a dominios específicos para proporcionar capacidades avanzadas de clasificación y predicción, como el uso de técnicas de aprendizaje automático para realizar reconocimientos de vigilancia de inteligencia y mantenimiento predictivo de vehículos; 3. tratar a las computadoras como socios reales.

El Ejército de los Estados Unidos está trabajando con socios como la Universidad Carnegie Mellon para crear kits de herramientas compartidos que contienen algoritmos reutilizables, datos de prueba y herramientas de desarrollo. El kit de herramientas es una “plataforma universal” o “banco de trabajo” virtual que las unidades del Ejército pueden aprovechar para desarrollar la inteligencia artificial que necesitan sin tener que construirla desde cero. El Grupo de Trabajo de Inteligencia Artificial del Ejército ha desarrollado una versión de línea de base de trabajo que se validará y refinará utilizando conjuntos de datos no clasificados para cumplir con los requisitos operativos de Operaciones Multidominio (MDO) y Comando y Control Conjunto de Todos los Dominios (JADC2).

La Fuerza de Tarea de Inteligencia Artificial del Ejército y el JAIC trabajarán estrechamente para garantizar que la Plataforma de Datos Conjuntos del Ejército esté integrada con la JAIC.

Con referencia específica a 5G, el Departamento de Defensa lo ha convertido en una prioridad clave de modernización, solicitando 1.500 millones de dólares en fondos para programas de 5G y microelectrónica en su solicitud de presupuesto para el año fiscal 2021. En 2020, el Departamento de Defensa anunció una inversión de 600 millones de dólares en bancos de pruebas 5G en cinco instalaciones militares estadounidenses, con esfuerzos de prueba centrados en cómo los militares pueden aprovechar diferentes aplicaciones o conceptos, incluida la utilización dinámica del espectro, el comando y control habilitado para 5G, la biblioteca y logística inteligentes y la realidad virtual y aumentada. Los primeros 5 sitios constituyen el Lote 1 del programa 5G del DOD. En 2021, el DOD otorgó contratos a siete sitios del Lote 2. Las iniciativas en estas bases incluyen conectividad inalámbrica, uso de 5G para mejorar la preparación de la misión de la aeronave y capacitación inmersiva habilitada para 5G. En ambos lotes, cada proyecto incluye un banco de pruebas, aplicaciones que se están demostrando y mejoras de red o herramientas capaces de ser utilizadas para optimizar networks 5G.

El Departamento de Defensa de los Estados Unidos cree que su plan 5G abarca tres fuerzas impulsoras: 1. aceleración, al estimular el uso de la tecnología 5G a través de pruebas y desarrollo de prototipos avanzados para aplicaciones de doble uso; 2. penetración operativa, a través del desarrollo de tecnología para proteger 5G y apoyar el uso no seguro de redes seguras; 3. innovación, mediante la realización de la investigación y el desarrollo necesarios para llegar a 6G y más allá.

El programa logró un progreso significativo en junio con la demostración exitosa de un conjunto de redes 5G avanzadas diseñadas y construidas exclusivamente en los Estados Unidos de América para la modernización logística. El proyecto prototipo, conocido como Smart Warehouse Technology Early Capability Demonstration, implica una inversión total de 90 millones de dólares y utiliza 380 MHz de espectro de banda media y ondas milimétricas, proporcionando descargas de alta velocidad de 1,5 gigabits por segundo y latencia de menos de 15 milisegundos. En informática y telecomunicaciones, la latencia (o tiempo de latencia) indica, en un sistema de procesamiento de datos y/o telecomunicaciones, el intervalo de tiempo entre el momento en que la entrada/señal se envía al sistema y el momento en que su salida está disponible.

El prototipo del sistema demostrado se basa en el estándar Open Radio Network de próxima generación y cumple con las especificaciones de la arquitectura Zero Trust del Departamento de Defensa de los Estados Unidos para la seguridad local y la conectividad segura a otras redes. Una vez finalizado el proyecto, el sistema prototipo se desplegará como una red privada en la Base Logística del Cuerpo de Marines en Albany, Georgia, utilizando hasta 750 megahercios de ancho de banda disponible para un mayor rendimiento. El prototipo es la primera demostración de progreso en el Lote 1 de proyectos 5G. (Parte 6)

 

* Copresidente del Consejo Asesor Honoris Causa. El Profesor Giancarlo Elia Valori es un eminente economista y empresario italiano. Posee prestigiosas distinciones académicas y órdenes nacionales. Ha dado conferencias sobre asuntos internacionales y economía en las principales universidades del mundo, como la Universidad de Pekín, la Universidad Hebrea de Jerusalén y la Universidad Yeshiva de Nueva York. Actualmente preside el «International World Group», es también presidente honorario de Huawei Italia, asesor económico del gigante chino HNA Group y miembro de la Junta de Ayan-Holding. En 1992 fue nombrado Oficial de la Legión de Honor de la República Francesa, con esta motivación: “Un hombre que puede ver a través de las fronteras para entender el mundo” y en 2002 recibió el título de “Honorable” de la Academia de Ciencias del Instituto de Francia.

 

Traducido al español por el Equipo de la SAEEG con expresa autorización del autor. Prohibida su reproducción. 

©2022-saeeg®

LA «DOCTRINA ZELENSKI»: UN RETO QUE COMPROMETE A UCRANIA Y A LA SEGURIDAD INTERNACIONAL

Alberto Hutschenreuter*

Cuando en 2019, Volodímir Zelenski, un licenciado en derecho y ex actor y director de cine y televisión, alcanzó la presidencia de Ucrania tras una breve campaña, su principal enfoque en materia de política externa y de defensa fue colocar la proa del país en dirección de las estructuras políticas-económicas y de seguridad de Occidente, esto es, la Unión Europea y la OTAN.

Es verdad que antes otros ya lo habían hecho, pero la diferencia fue que Zelenski lo hizo en términos de vía única, es decir, descartó de plano cualquier otra alternativa, entre ellas, una eventual neutralidad del país este-europeo. Para el nuevo mandatario, era imperioso tomar de una vez y para siempre esta decisión: Ucrania era un país independiente, su lugar era Europa y era aquí donde debía anclar su porvenir.

Desde el oeste se habían emitido señales que parecían asegurar ese propósito. En relación con el eventual ingreso a la Unión Europea, si bien hacia el final de la década de los noventa se consideró la cuestión, fue en 2008 cuando se anunció que Ucrania firmaría un Acuerdo de Asociación con la UE. Pero desde Bruselas se comunicó que tal acuerdo solo sería posible si Kiev llevada adelante determinadas reformas que afirmaran el estado de derecho, particularmente en su segmento judicial. Unos años después, en 2013, una misión del Parlamento europeo sostuvo que había oportunidad para un tratado de asociación. Finalmente, los acontecimientos durante el invierno de 2014 impulsaron la firma de un acuerdo, aunque quedó pendiente la ratificación (es necesario recordar que la adopción de adhesión a la UE requiere el voto unánime de sus 27 miembros).

En relación con las “señales” de la OTAN, existía, desde los años noventa, cierto umbral puesto que Ucrania pertenecía (desde entonces) al Consejo de Cooperación del Atlántico Norte y al Programa de Asociación para la Paz. Pero no fue hasta bien entrada la primera década del siglo XXI cuando surgió la posibilidad de que Ucrania fuera parte de la Alianza: en la reunión de la OTAN en Bucarest en 2008, se emitió una declaración que parecía habilitar en el futuro el ingreso de Georgia y Ucrania. En la cumbre de la OTAN celebrada Varsovia en 2016, se estableció un paquete de asistencia integral para Ucrania. Asimismo, la Rada (Parlamento ucraniano) aprobó una legislación que reafirmaba como objetivo de la política exterior y de seguridad la pertenencia a la Alianza Atlántica. Finalmente, en septiembre de 2020, el mandatario aprobó la nueva Estrategia de Seguridad Nacional que preveía un curso de asociación distintiva con la OTAN con el propósito de ingresar a ella.

El dato más reciente en relación con las señales sucedió el 10 de noviembre de 2021, cuando el secretario de Estado norteamericano, Antony Blynken, y el ministro de Defensa ucraniano, Dmytro Kuleba, firmaron una “Carta de Asociación Estratégica”: según la misma, Ucrania “está comprometida con las profundas y ampliar reformas necesarias para su plena integración en las instituciones europeas y euroatlánticas”.

Este evidente respaldo sin duda no solo afirmó la concepción de la política exterior y de seguridad de Ucrania en relación con la orientación política, económica y estratégica-militar, sino que pareció que Occidente garantizaba dicho rumbo. Esto último tal vez hizo creer a Kiev que no estaría sola ante la reacción rusa si decidía marchar al extremo, es decir, hacia las estructuras de Occidente, pero también si se proponía recuperar el control territorial en el este y, algo más temerario, recuperar Crimea.

Fue acaso ese convencimiento y entusiasmo el que, en la Conferencia sobre Seguridad de Múnich de febrero de 2022, un foro donde se puede medir la “temperatura estratégica” de las partes, impulsó a Zelenski a decir que su país podría reconsiderar la renuncia a la posesión de armas nucleares (a las que renunció —o las retornó a Rusia en los años noventa— a cambio de seguridad y reconocimiento como país independiente). En perspectiva, fue acaso más un recurso de presión del presidente a Occidente que no calibró la desaprobación con desprecio que causaría en Rusia.

Sabemos qué sucedió a partir del 24 de febrero: Ucrania sufrió una invasión desde varios frentes. Desde entonces, y a un precio devastador para la seguridad humanitaria y material como así para la seguridad regional y global, ambos libran una guerra en la que los márgenes de salida se van haciendo cada vez más estrechos.

La invasión u “operación militar especial” de Rusia fue el resultado del fracaso de la diplomacia, pero también fue el riesgo que corría Ucrania al someter a prueba una política exterior y de seguridad descartando cualquier otra alternativa que no fuera la incorporación integral de Ucrania a Occidente. Para decirlo más claramente: lo que podemos denominar “doctrina Zelenski” implicaba no solamente remarcar diferencias geohistóricas, sino, y fundamentalmente, desafiar la geografía y la geopolítica.

En relación con el pasado, dicha doctrina reafirmaba la separación de las culturas de ucranianos y rusos tras la emergencia de principados (en el siglo X) y el final del predominio mongol (siglo XIV); es decir, Ucrania y Rusia eran países culturalmente diferentes, no un mismo país separado por las potencias occidentales como sostenía el presidente Putin, quien pocos días antes de la invasión llegó a negar la existencia de Ucrania.

Por tanto, Kiev podía narrar su historia prescindiendo de Rusia; pero para Moscú ello implicaría un problema existencial. En gran medida, sucedía lo que ha dicho la especialista Hélène Carrère d’Encausse cuando se desplomó la Unión Soviética. “Entonces, cuando el 1 de enero de 1992 los ciudadanos de Rusia descubrieron su país tal como salía de los acuerdos de Belavezha (qué declaraban oficialmente la disolución de la URSS), pudieron interrogarse con toda razón: ¿qué país era ese tan diferente de aquel que había forjado la larga historia, del cual habían aprendido etapas y lugares? Kiev, la cuna de todo, ya no estaba en Rusia, ni las costas del Báltico, ni las del Mar Negro. Pedro el Grande y la gran Catalina, ¿no habían existido tampoco, igual que Oleg en el pasado ruso? Comprender la Rusia de 1992 imponía a los rusos el olvido del pasado y la contemplación del porvenir”.

Pero, además de narrar la historia en clave solamente ucraniana, la “doctrina Zelenski” implicaba romper con la condición geográfica y geopolítica, es decir, desafiar la condición relativa con la ubicación del país y con el carácter de “pivote geopolítico” que le imponía la misma, esto es, la de ser un país independiente pero prudente en relación con su política externa y de seguridad en razón de los intereses y amparos de seguridad del vecino preeminente, como ha sido Finlandia (con más de 1.300 kilómetros de frontera con Rusia) por décadas sin que ello menoscabara su condición de país soberano e independiente.

Se ha dicho que, si Ucrania llegara a pertenecer a las estructuras de Occidente, Rusia perdería su condición de potencia euroasiática y solo le quedaría la asiática. Ello puede ser cierto, pero lo verdaderamente importante es que una eventual pertenencia de Ucrania en esos marcos occidentales implicaría un impacto de escala en la necesaria indivisibilidad que debe observar la seguridad en esa placa geopolítica del globo que es Europa del Este (o, para decirlo más apropiadamente, el inmediato oeste de Rusia).

Una situación de “seguridad divisible” implicaría que una de las partes, Occidente y la OTAN, lograría ampliar y afirmar su seguridad en detrimento de otra parte, Rusia. Es decir, se romperían las reservas estratégicas y geopolíticas que contribuyen a la estabilidad interestatal regional, continental e incluso global.

Por ello, las responsabilidades de la guerra que tiene lugar hoy recaen principalmente sobre Rusia, sin duda, porque ha violentado el principio de integridad territorial; pero también comprometen a Ucrania por sostener una política externa y de seguridad reduccionista, a los países de la UE por permanecer en su área de confort estratégico y no sostener una geopolítica propia que la comprometiera más en los sucesos del Donbass a partir de 2014 y, asimismo, no ilusionara a Ucrania con la membresía en la OTAN; y a Estados Unidos por no respetar la experiencia ni los códigos estratégicos y geopolíticos.

En breve, con el reto que supone romper con la deferencia a Rusia e intentar estrecharse a Occidente, el presidente de Ucrania se ha alineado con la regularidad histórica de Ucrania en relación con enfrentar a Rusia. Su nombre seguramente se sumará a la lista en la que figuran Taras Shevshenko, Symon Petlyura y Stepan Bandera. Pero las consecuencias de su decisión podrían tener un muy alto precio: para el país, desde una nueva mutilación hasta la misma desaparición, y para el mundo, una etapa de alta desconfianza, militarización, baja cooperación, esferas de influencia y primacía de los intereses nacionales.

 

* Doctor en Relaciones Internacionales (USAL). Ha sido profesor en la UBA, en la Escuela Superior de Guerra Aérea y en el Instituto del Servicio Exterior de la Nación. Miembro e investigador de la SAEEG. Su último libro, publicado por Almaluz en 2021, se titula “Ni guerra ni paz. Una ambigüedad inquietante”.

©2022-saeeg®

 

EL DESARROLLO DEL CIBERESPACIO BÉLICO EN LOS ESTADOS UNIDOS DE AMÉRICA (Parte 5)

Giancarlo Elia Valori*

Imagen de Dr StClaire en Pixabay 

En diciembre de 2021 la Marina de los Estados Unidos anunció la autorización de un acuerdo de transacción adicional con Advanced Technology International (ATI) para administrar la segunda parte del Programa de Investigación de Guerra de la Información (IWRP 2). Como parte de la gestión del consorcio de las actividades de IWRP 2, ATI proporcionará el mecanismo para que el Comando de Sistemas de Guerra de Información Naval (NAVWAR) llegue a una amplia gama de contratistas de defensa tradicionales y no tradicionales en diversas áreas de la tecnología de guerra de la información para abordar desafíos específicos de tecnología de la información a través de la creación de prototipos (es decir, la creación de un prototipo, el primer ejemplo de un producto que una empresa pretende desarrollar posteriormente).

IWRP 2 incluirá todas las principales áreas de aplicación relacionadas con la guerra de la información, incluida la guerra cibernética; computación en la nube; ciencia y análisis de datos; comunicaciones aseguradas; herramientas de recursos empresariales; autonomía; movilidad; mando y control asegurados; potencia de fuego integrada; conciencia del espacio de batalla; ingeniería de sistemas basada en modelos; fabricación bajo demanda; DevSecOps (Operaciones de Seguridad de Desarrollo) e IA/Machine Learning.

En febrero de 2022, el Cuerpo de Marines de los Estados Unidos emitió un comunicado informando que buscaba desarrollar una herramienta de inteligencia para analizar la información pública sobre amenazas en línea. El anuncio establece que el Cuerpo de Marines está modernizando sus fuerzas y composición para prepararse mejor para las operaciones en el dominio de la información y tratando de mantenerse al día con los adversarios que utilizan grandes cantidades de información compartida públicamente a través de la recopilación de inteligencia, así como la información y las operaciones cibernéticas para obtener una ventaja. El Cuerpo de Marines actualmente utiliza un sistema llamado Plataforma de Inteligencia Integrada, que proporciona inteligencia de código abierto y una imagen operativa común de la red al medir rápidamente conjuntos de datos, identificar tendencias ocultas y generar operaciones de control dirigidas.

El Cuerpo de Marines espera que el nuevo sistema gestione la planificación y dirección, la recopilación y el procesamiento, la producción y la difusión de información abierta y la inteligencia de código abierto antes mencionada. Las funcionalidades específicas deseadas de la plataforma incluyen: atribución; Análisis perimetral; Inteligencia de Amenazas Comerciales; Descubrimiento de selección geoespacial; Análisis de gráficos; Vigilancia de la Dark Web; Redes Sociales/Análisis de Medios; Orquestación y Difusión de Inteligencia; Minería de Datos de Información Abierta; Campo de batalla consciente; todos con capacidades distribuibles. La plataforma no está diseñada para contrarrestar directamente estas capacidades, pero proporcionará análisis e inteligencia cibernética para reducir la efectividad de las operaciones enemigas. El sistema también debe seguir la Arquitectura Conjunta de Guerra Cibernética (JCWA) del Comando Cibernético de los Estados Unidos.

Otra tarea clave es el establecimiento de un ecosistema militar de investigación y desarrollo para proporcionar soporte de software flexible. A medida que el ejército de los Estados Unidos depende cada vez más del software para la automatización y la toma de decisiones operativas y la ejecución, existe una necesidad urgente de mejorar la capacidad de producir rápidamente software seguro y resistente para mantener una gran ventaja competitiva de poder. Con miras a cambiar la situación actual de gran dependencia de los contratistas y mejorar las capacidades de contingencia y movilización de emergencia en tiempos de guerra, el ejército de los Estados Unidos ha comenzado a centrarse en el desarrollo de equipos de software internos y el uso de programadores internos para construir más rápidamente las capacidades de ejecución de misiones.

Mientras que los expertos en software de la industria continúan apoyando el trabajo interno del ejército de los Estados Unidos, cada uno de los componentes de red que sirven al Comando Cibernético de los Estados Unidos organiza equipos de programadores, ingenieros y desarrolladores de herramientas. Estas personas construyen prototipos rápidos y nuevas soluciones; ampliar las plataformas existentes; llevar a cabo investigaciones de vulnerabilidades y análisis de malware; probar y evaluar software; apoyar las operaciones de la Fuerza de Misión Cibernética; y proporcionar una amplia gama de sus servicios en el ciberespacio y la experiencia de vulnerabilidad. Estos servicios continúan obteniendo el apoyo de los contratistas para los esfuerzos por construir plataformas más grandes, pero también reconocen la necesidad urgente de que su personal realice las funciones relacionadas con la misión de manera más oportuna.

El Comando Cibernético de los Estados Unidos está tratando de asegurar una mayor cantidad de desarrolladores para proporcionar apoyo directo a una variedad de equipos cibernéticos, que incluyen: equipos de misiones de combate que realizan las operaciones cibernéticas más ofensivas en nombre de los Comandos; el compromiso con los Estados para defender a los equipos que operan en misiones transnacionales; y el envío de equipos cibernéticos para ejecutar operaciones cibernéticas y de radiofrecuencia terrestres con un enfoque táctico para apoyar a los comandantes terrestres.

El Comando Cibernético del Ejército dijo que los constructores internos de software y herramientas eran más flexibles y tenían la experiencia para proporcionar a los comandantes más opciones que en el pasado, lo que permitía al Comando depender menos de la industria para cumplir su misión. La inteligencia se instruye de manera más efectiva en manos de los desarrolladores, que pueden probar las capacidades en entornos relevantes para la misión que pueden ser difíciles para los socios externos.

El Comando Cibernético Naval de los Estados Unidos proporcionó a los desarrolladores los requisitos para que el Comando de Sistemas Navales del Mar determinara cómo los adversarios podrían socavar los sistemas a bordo, y en una semana los desarrolladores identificaron posibles vulnerabilidades cibernéticas y recomendaron correcciones y correcciones. El Comando Cibernético Naval de los Estados Unidos dijo que la fuerza laboral cibernética de la Marina ya había crecido y estaba madura, pero no era fácilmente replicable en el proceso de adquisición. Si bien los contratistas brindan apoyo crítico en todo el Departamento de Defensa, el ritmo operativo y la integración efectiva requieren que los empleados del gobierno lideren y hagan esfuerzos en este sentido. El personal operativo ha demostrado su capacidad para identificar brechas de capacidad durante las operaciones, desarrollar soluciones y entregar capacidades, cambiando las soluciones operativas en menos de 24 horas.

El Comando Cibernético Naval de los Estados Unidos declaró que la industria era un socio importante, ya que proporcionaba experiencia y escalas de experiencia procesable que no se pueden generar dentro de la Marina. Sin embargo, un proceso de desarrollo rápido y ágil que va desde la generación/modificación de requisitos hasta las pruebas y la aceptación requiere la integración con elementos operativos internos con una estrecha sincronización. Si todo el desarrollo de capacidades se subcontratara a la industria, el Comando Cibernético Naval de los Estados Unidos perdería la capacidad de sentar las bases para el desarrollo profesional y el crecimiento de los empleados del gobierno en posiciones técnicas y de liderazgo más avanzadas.

El Cuerpo de Marines combina desarrolladores, analistas y combatientes para lograr los mejores resultados de la misión, enfatizando que no existe una relación fija entre los desarrolladores y los combatientes, sino más bien una flexibilidad de aplicabilidad.

La Fuerza Aérea de los Estados Unidos lleva a cabo sus propios proyectos de desarrollo de software relacionados con su conjunto de misiones cibernéticas, como es el caso de la 67ª Fuerza Aérea del Ala-16 del Ciberespacio (con sede en San Antonio-Lackland), que está probando el enfoque de «fábrica de software como servicio», alquilando áreas comerciales para fábricas de software para proporcionar herramientas de desarrollo cibernético para reforzar y fortalecer posibles misiones. El comandante coronel Jeffrey A. Phillips dijo que el 90º Escuadrón de Operaciones Cibernéticas, y parte del 318º Grupo de Operaciones del Ciberespacio, constituía una unidad centrada en el desarrollo de estas capacidades. El Equipo de Protección Cibernética (CPT) y el Equipo de Misión de Combate (CMT) trabajan en estrecha colaboración para determinar las capacidades que necesitan. La 67ª Ala del Ciberespacio se ha alejado del desarrollo de software en cascada …

 

* Copresidente del Consejo Asesor Honoris Causa. El Profesor Giancarlo Elia Valori es un eminente economista y empresario italiano. Posee prestigiosas distinciones académicas y órdenes nacionales. Ha dado conferencias sobre asuntos internacionales y economía en las principales universidades del mundo, como la Universidad de Pekín, la Universidad Hebrea de Jerusalén y la Universidad Yeshiva de Nueva York. Actualmente preside el «International World Group», es también presidente honorario de Huawei Italia, asesor económico del gigante chino HNA Group y miembro de la Junta de Ayan-Holding. En 1992 fue nombrado Oficial de la Legión de Honor de la República Francesa, con esta motivación: “Un hombre que puede ver a través de las fronteras para entender el mundo” y en 2002 recibió el título de “Honorable” de la Academia de Ciencias del Instituto de Francia.

 

Traducido al español por el Equipo de la SAEEG con expresa autorización del autor. Prohibida su reproducción. 

©2022-saeeg®