Archivo de la etiqueta: Israel

LAS POSIBILIDADES DE ARGENTINA EN ÁFRICA

Marcelo Javier de los Reyes*

«Es hora de que hagamos un «cambio cultural» hacia adentro para que podamos proyectarnos hacia afuera».

 
Lazos históricos y culturales

En primer lugar debemos considerar que entre África y Argentina existen lazos históricos y culturales que deberían favorecer las relaciones entre nuestro país y ese continente.

Durante el período en que nuestro país formó parte del Imperio español la población afrodescendiente era numerosa aún antes de la creación del territorio del Virreinato del Río de la Plata en 1776, por orden de Carlos III. Esa inmigración tuvo su origen en la trata atlántica y se estima que al momento de la emancipación la población negra alcanzaba aproximadamente el 30%, aunque en algunas ciudades o regiones podía llegar al 50%.

Con todo, a pesar de la esclavitud, los africanos en Buenos Aires tuvieron mejor suerte que aquellos que fueron destinados a las plantaciones u otras actividades, ya que se los empleaba para el servicio doméstico o se los instruía en algunas labores u oficios, recibiendo incluso alguna retribución económica o salario.

Nuestra historia cuenta con afrodescendientes destacados:

    • Juan Bautista Cabral (1789-1813), correntino, el soldado que formó parte de aquellos 120 granaderos que acompañaron al general San Martín en la batalla de San Lorenzo (3 de febrero de 1813) y quien le salvó la vida cuando el Libertador quedó atrapado tras el derribo de su caballo. Cabral repitió casi idénticamente lo que había hecho el soldado Juan de Dios, cuando el 23 de junio de 1808, San Martín al frente de un destacamento de veintiún hombres derrotó a fuerzas de Napoleón superiores en número en Arjonilla. San Martín estuvo a punto de morir pero Juan de Dios le salvó la vida.
    • María Remedios del Valle, «Remedios Rosas»[1] (1766 o 1767- 1847) quien actuó como enfermera en Buenos Aires durante la invasión inglesa de 1807, fue una de las «niñas de Ayohuma» y estuvo enlistada en varias batallas. Manuel Belgrano la nombró capitana del Ejército del Norte —su Ejército— por su compromiso, disciplina y lealtad.
    • Antonio Ruiz, «el Negro Falucho», quien fue fusilado durante el amotinamiento de las tropas americanas en el Callao por resistirse a rendir honores a la bandera española, luego de arriar la insignia argentina y evitar que cayera en manos de los sublevados.
    • Cayetano Alberto Silva (nacido en 1873 en la ciudad de San Carlos, en el Departamento de Maldonado, en la Banda Oriental), compositor de la Marcha de San Lorenzo, sin letra, estrenada oficialmente el 28 de octubre de 1902 en el Convento de San Carlos, donde tuvo lugar la batalla de San Lorenzo.

Los afrodescendientes tuvieron una actuación destacada durante las guerras de la independencia y en las guerras civiles, en las que perecieron varios de ellos, pero su participación fue invisibilizada por la historia.

Otros fallecieron con la epidemia de fiebre amarilla que asoló la zona ribereña de Buenos Aires en 1870, en la cual residía buena parte de la población negra. No obstante, hacia 1850, aun se estimaba que el 40% de la población de Buenos Aires era negra o descendiente de negros.

La disminución del porcentaje de la población afrodescendiente se debió a estas cuestiones pero también a la inmigración masiva de europeos a partir de 1870, lo que llevó a que los negros fueran desplazados por no tratarse de una mano de obra calificada.

Les debemos a ellos además de su valioso esfuerzo de guerra su aporte a nuestra cultura, especialmente perceptibles en la música —cuyas huellas pueden rastrearse en el tango o la milonga por ejemplo—, la payada, la literatura y la gastronomía.

Desde lo histórico también debemos recordar que Guinea Ecuatorial —único país de África que habla español— dependió administrativamente del Virreinato del Río de la Plata por el Tratado de San Ildefonso (1777)[2] y el Tratado de El Pardo (1778)[3].

La historia también nos ofrece otros hechos que nos vinculan con África y es que las invasiones inglesas de 1806 y 1807 provinieron desde la Ciudad del Cabo.

Primeras misiones comerciales y política exterior hacia África

Las independencias de los países africanos comenzaron a fines de la década de 1950 como una consecuencia de la situación de los imperios coloniales europeos durante la segunda postguerra y la emergencia de dos nuevos actores que se posicionaron en la comunidad internacional: los Estados Unidos y la Unión Soviética.

En el año de 1960 muchos países africanos alcanzaron su independencia. Bien pronto, la Argentina miró hacia los nuevos países a los que les reconoció su independencia.

El entonces presidente Dr. Arturo Frondizi nombró al Dr. Juan Llamazares para que  encabezara una misión especial al continente africano y al Cercano Oriente, la cual tenía debía recorrer diez países con el objetivo de encontrar nuevos mercados para incrementar los intercambios comerciales de nuestro país.

En plena misión del Dr. Llamazares —que se extendió entre el 14 de marzo y el 24 de mayo de 1962— se produjo el golpe de Estado que derrocó al presidente Frondizi, el 29 de marzo de 1962. A partir de esa experiencia, el Dr. Llamazares publicó su libro titulado «Como vender en África»[4] y creó, en 1973, la Escuela Argentina de Exportación, que formó numerosos profesionales dentro de la Fundación del Banco de Boston, tras su paso como secretario de Comercio Exterior de la Nación, en 1971[5].

En 1965, durante la presidencia del Dr. Arturo Umberto Illia, una nueva misión fue destinada a África presidida por el embajador Carlos Alberto Leguizamón pero tampoco obtuvo resultados positivos[6].

En 1974, durante el tercer gobierno del presidente Juan Domingo Perón, una nueva misión comercial fue enviada al continente africano sin mayores repercusiones.

Con motivo del Conflicto del Atlántico Sur, en 1982, el gobierno cívico militar del autodenominado Proceso de Reorganización Nacional se aproximó a los Países No Alineados debido a la política a favor de la descolonización de sus miembros. Significaba una gran presencia en las Naciones Unidas en el marco de la Guerra Fría.

En este sentido, con la vuelta a la democracia en diciembre de 1983, el presidente Dr. Raúl Alfonsín, consideró apropiado mantener una participación activa en los foros de los Países No Alineados, más aún debido a que procuraba una tercera posición en ese mundo caracterizado por la Guerra Fría.

En función de ello, el 21 de mayo de 1986, el gobierno de Alfonsín anunció la ruptura de relaciones diplomáticas con Sudáfrica. Argentina había protestado por los ataques que Sudáfrica había llevado a cabo contra sus vecinos Botsuana, Zambia y Zimbabue. Cabe recordar que por esos años los gobiernos sudafricanos implementaban la política racista del apartheid y mantenía tensas relaciones con sus países vecinos. La balanza comercial bilateral era superavitaria en favor de la Argentina pero la ruptura implicó la suspensión de los vuelos directos entre Buenos Aires y Johannesburgo y el traslado de la Embajada Argentina a Zimbabue.

El canciller Dante Caputo fue el primer canciller argentino que realizó una gira por África en abril de 1988, visitando Angola, Cabo Verde, Côte d’Ivoire, Gabón y Ghana. Otro paso trascendental, en el marco del gobierno del presidente Alfonsín, fue el establecimiento, en 1986, de la Zona de Paz y Cooperación del Atlántico Sur (ZPCAS), a través de la Resolución 41/11 de la Asamblea General de las Naciones Unidas que constituye un foro de vinculación entre los tres países ribereños del Atlántico Sur de América (Argentina, Brasil y Uruguay) con veintiún países ribereños de África, es decir, un total de veinticuatro Estados ribereños del Atlántico Sur. Se trata, además, de  una plataforma donde la Argentina reafirma continuamente sus derechos de soberanía sobre las Islas Malvinas, Georgias del Sur, Sándwich del Sur y los espacios marítimos circundantes. Asimismo, en este foro se condena la presencia militar británica en el Atlántico Sur y se reafirma la importancia de no permitir la presencia de armas nucleares en dicha zona.

En 2021 la Cancillería Argentina emitió un comunicado de prensa mediante el cual afirmaba que la Argentina había trabajado junto a Brasil y Uruguay para relanzar esta iniciativa. En este sentido, la cancillería informó que durante la 94ª Sesión Plenaria de la Asamblea General de las Naciones Unidas se había adoptado una nueva resolución, que revitalizaba la ZPCAS, cuya última normativa databa del año 2015. La región del Atlántico Sur es una gran área geoestratégica con riquísimos recursos naturales en la que no sólo debe ponerse el foco en la paz y la cooperación, sino también en que se constituya en una zona libre de armas nucleares y de potencias extra regionales, situación que no se cumple en tanto el Reino Unido continúa usurpando el territorio soberano argentino correspondiente a las islas Malvinas.

En la década de 1990, durante el la presidencia de Carlos Menem se restablecieron las relaciones diplomáticas con Sudáfrica, más precisamente en agosto de 1991. Menem visitó ese país y se reunió con el presidente Nelson Mandela. Por su parte, el mandatario africano realizó una visita oficial a la Argentina entre los días 22 y 24 de julio de 1998.

Durante el gobierno del presidente Menem, de origen árabe, existió una relación estrecha con Libia debido al interés del presidente Muammar el Gaddafi de contar con el misil Cóndor desarrollado por entonces por la Argentina. Con ese fin, el líder libio respaldó la campaña electoral de Menem en 1989. Las revelaciones sobre esta relación fueron formuladas por el ex ministro de Economía argentino Domingo Cavallo en el curso de la presentación de su libro El peso del poder. Según el propio Cavallo, en oportunidad de una cumbre del Movimiento de Países No Alineados en Belgrado, Menem mantuvo una entrevista con Gaddafi en la Embajada libia en esa ciudad, donde nuevamente surgió el interés del presidente libio por el misil. Menem, ante Gaddafi, habría descalificado al misil Cóndor diciendo que se trataba de una «cañita voladora», lo que no provocó una disminución del interés de Gaddafi por el proyecto. Poco después, el presidente argentino, procedió a desactivar ese importante proyecto argentino desarrollado por el comodoro Miguel Vicente Guerrero debido a las presiones que ejercieron Estados Unidos, el Reino Unido e Israel[7].  Tras esta decisión, la relación con Libia se resintió.

No obstante, el gobierno de Menem tampoco mostró interés por África y en 1991 se cerraron las embajadas argentinas en Tanzania, Etiopía y Côte d’Ivoire, en 1992 la del Zaire y en 1993 la de Gabón. De este modo, en el África Subsahariana solo quedaron las sedes diplomáticas en Kenia, Nigeria, Senegal, Sudáfrica y Zimbabue[8].

Durante las dos presidencias de Menem se mantuvo un muy bajo nivel de relación con los países del África Subsahariana pero se profundizó la actividad diplomática hacia los países de África del Norte. Aun así, y acorde con una visión de la política exterior que favorecía las «relaciones carnales» con Estados Unidos y propugnaba una amplia participación de las fuerzas armadas en la operaciones de paz de las Naciones Unidas, Argentina se relacionó con el continente africano a partir de su participación en las fuerzas de paz que se desplegaban en el escenario de los conflictos armados africanos. De esta forma, cascos azules y cascos blancos argentinos se desplegaron en Angola, Mozambique, Guinea Ecuatorial, Ruanda, y el Sahara Occidental.

Durante los gobiernos de Néstor Kirchner (2003-2007) y de su esposa Cristina Fernández de Kirchner (2007 – 2015) buscaron tenderse algunas acciones concretas en torno al continente. Se procedió a la apertura de las embajadas en Angola (2005) y Mozambique (2013-2016) y a la reapertura de la representación en Etiopía (2015). Se sumaron una multiplicidad de acuerdos y visitas diplomáticas a uno y otro lado del Atlántico.

En 2007, los directores de África Subsahariana y de África del Norte y Medio Oriente de la Cancillería Argentina tuvieron una gran iniciativa que consistió en convocar a académicos que se especializaban en esas regiones para que aportaran ideas y propuestas a fin de profundizar las relaciones entre nuestro país con el continente africano[9]. Lamentablemente, esa buena iniciativa en la quedó en la nada.

Participé de esas reuniones y realicé algunas propuestas que tendían a incrementar el «poder blando» de la Argentina con la creación un instituto que imitara al Instituto Cervantes de España, el Instituto José Hernández con el objetivo de difundir la lengua española y la cultura argentina en el exterior[10].

Entre otras propuestas, también con fin de desarrollar el «poder blando» pero con un espíritu más comercial y de expansión de nuestro país había propuesto la creación de un hub aéreo en Guinea Ecuatorial que favoreciera a nuestra línea de bandera, Aerolíneas Argentinas, a empresas constructoras así como a Aeropuertos 2000. Desde ese hub se podrían establecer rutas aéreas al interior de África o bien continuar con otros vuelos a los países de Medio Oriente, del Golfo o al Lejano Oriente[11]

Como ya mencioné, Guinea Ecuatorial ha tenido lazos históricos con el entonces Virreinato del Río de la Plata pero antes de que se crearan sus primeras universidades firmaron convenios con la Universidad Nacional de La Plata y varios jóvenes de ese país vinieron a estudiar a la Argentina.

Durante el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner, en febrero de 2008, el presidente ecuatoguineano Teodoro Obiang visitó la Argentina. Había interés porque ese país tiene inmensos recursos hidrocarburíferos pero la reunión se malogró porque la presidente argentina le reprochó la situación de los derechos humanos en su país.

A pesar de que durante ese gobierno el entonces canciller Héctor Timerman sostuvo en esa ocasión que el continente africano era una «prioridad de nuestra política exterior», la política exterior argentina no mostró cambios en los hechos.

La apertura de la embajada en Senegal que fue concretada recién en 2021 a pesar de que el decreto de apertura era del año 2015.

En febrero de 2022, en el marco del Segmento de Alto Nivel del Consejo de Derechos Humanos en Ginebra, el Ministro de Relaciones Exteriores, Comercio Internacional y Culto, Santiago Cafiero y la Ministra de Relaciones Internacionales y Cooperación de Sudáfrica, Naledi Pandor, mantuvieron un encuentro bilateral en el que abordaron diversos temas. Conmemoraron el 30° Aniversario del Restablecimiento de las Relaciones Diplomáticas entre ambos países pero avanzaron en la profundización de la cooperación bilateral en derechos humanos, ciencia y tecnología, cultura, temas agrícolas, arte y  deportes.

También pusieron énfasis en el ámbito de la alta tecnología como ser la cooperación espacial —que incluiría la participación de la empresa argentina INVAP— así como la cooperación en el campo de la energía nuclear.

Para sintetizar, en la actualidad la República Argentina cuenta con representaciones diplomáticas en el norte de África en Argelia, Egipto, Marruecos y Túnez, y en el África Subsahariana en Angola, Etiopía, Kenia, Mozambique, Nigeria (con un excesivo número de concurrencias al igual que Kenia), Senegal y Sudáfrica.

Es decir que Argentina cuenta con 11 misiones diplomáticas en todo el continente africano. Por su parte, Brasil tiene 33 misiones diplomáticas. Podrá argumentarse que mantener las embajadas en el exterior supone un alto costo para el presupuesto nacional y que nuestro socio del MERCOSUR está en una mejor situación económica. Pero esto no parecería ser la limitante: Cuba cuenta con 33 misiones diplomáticas en África, al igual que Brasil.

Algunas reflexiones finales

Como podemos apreciar, sesenta años después de la Misión Llamazares, la política diplomática, comercial, cultural y política respecto de África sigue siendo una asignatura pendiente para la República Argentina.

Desde el punto de vista comercial, la relación con el continente ha sido tradicionalmente mayor con los países del norte del continente como Argelia, Egipto, Marruecos y Túnez y, en menor medida, con los del África Subsahariana, particularmente con Kenia, Nigeria y Sudáfrica. No obstante, por diversos motivos no se ha logrado desarrollar todo el potencial comercial que permitiría y promete si nuestro país asumiera una mayor iniciativa.

Podemos pensar que África está lejos pero si tomamos en cuenta la distancia, la Argentina se encuentra prácticamente más cerca de Sudáfrica (7.411 kms) o de Senegal (7.159 kms) que de México (7.973 kms), es decir, por lo tanto, más cerca que de Estados Unidos o Europa. Claro está que los lazos culturales con México son mucho más fuertes.

Las posibilidades que tiene la Argentina en África son infinitas pero hace falta que se tomen decisiones políticas.

Con respecto a la ZPCAS, Argentina podría ofrecer un edificio para crear una Secretaría General para ese foro con sede en nuestro país y que el secretario general que los países miembros designen tendría su sede en la Argentina. Es evidente que tendrá un costo para nuestro país pero nuevamente debemos pensar en el «poder blando». La ZPCAS como las cumbres América del Sur – África (ASA) constituyen foros de respaldo a la Argentina en sus derechos soberanos en las islas Malvinas, Georgias y Sandwich del Sur. Sin embargo, en junio de 2022 dos países de la ZPCAS, ex colonias francesas, Gabón y Togo, se han sumado a la Mancomunidad Británica (Commonwealth) por lo que es de esperar que en el futuro no acompañen a la Argentina en sus justos reclamos.

También sería necesario no menospreciar los vínculos militares que deberían considerarse como prioritarios, tanto por integrar la ZPCAS como por las posibilidades que le podrían dar a la Argentina si se considerase reconstruir la industria nacional de defensa.

Debo destacar que más allá de los limitados vínculos diplomáticos, no ha habido una política exterior coherente, constante, con objetivos claros hacia África. Si uno observa la política de Cuba respecto al continente africano es mucho más activa y en pocos años las embajadas africanas en La Habana han pasado de 18 a 24 en la actualidad mientras que las representaciones africanas en Buenos Aires se limitan a 7 (Angola, Argelia, República Democrática del Congo, Egipto, Nigeria, Sudáfrica y Túnez). Cuba destina hacia África una gran cooperación en el ámbito de la medicina y de los medicamentos. No me cabe duda que Argentina podría desarrollar una cooperación de alto nivel en ese sentido.

Finalmente, cabe hacer una autocrítica mayor porque no se puede pensar una política exterior argentina hacia África sin más. Se debe planificar nuestra política exterior hacia África en el marco de una política exterior que debe formar parte de una Planificación Estratégica Nacional. Esto nos lleva a repensar nuestros Objetivos Nacionales y a ordenar nuestra política institucional y económica para favorecer nuestras exportaciones en lugar de poner obstáculos. La Argentina debe incrementar la producción y favorecer al sector agropecuario, incluida la industria vinculada a la actividad agropecuaria, a beneficiar a las pymes, las cuales podrían encontrar un mercado sumamente interesante en África. Muchas empresas y pymes argentinas operan en ese continente motivadas por sus propias iniciativas y esfuerzos individuales, sin ningún respaldo desde la Cancillería o desde el gobierno nacional.

 

«No se puede pensar una política exterior argentina hacia África sin más. Se debe planificar nuestra política exterior hacia África en el marco de una política exterior que debe formar parte de una Planificación Estratégica Nacional».

 

Argentina debe mantener y ampliar el programa de Cooperación Argentino FOAR y promocionar el Comercio Exterior como forma de asegurar el ingreso de divisas, para lo cual se requiere de una participación activa de las Representaciones Diplomáticas y Consulares.

Es hora de que hagamos un «cambio cultural» hacia adentro para que podamos proyectarnos hacia afuera. Nuestra dirigencia debe cambiar su visión y sobre todo tomar debida nota del giro que se está produciendo en algunos países de África en el contexto del conflicto Ucrania – Rusia, o más específicamente, «Occidente – Rusia», así como que el foco de atracción del mundo se ha desplazado del Atlántico al Indo-Pacífico.

 

Presentación realizada en la Jornada «África en el sistema internacional», organizada por ANU-AR y llevada a cabo el día 4 de octubre de 2022 en la Biblioteca Nacional, Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

 

* Licenciado en Historia (UBA). Doctor en Relaciones Internacionales (AIU, Estados Unidos). Director ejecutivo de la Sociedad Argentina de Estudios Estratégicos y Globales (SAEEG). Profesor de Inteligencia de la Maestría en Inteligencia Estratégica Nacional de la Universidad Nacional de La Plata.

Autor del libro “Inteligencia y Relaciones Internacionales. Un vínculo antiguo y su revalorización actual para la toma de decisiones”, Buenos Aires: Editorial Almaluz, 2019.

Embajador Académico de la Fundación Internacionalista de Bolivia (FIB).

Investigador Senior del IGADI, Instituto Galego de Análise e Documentación Internacional, Pontevedra, España.

 

Referencias

[1] Tras la guerra de independencia vivió en la indigencia hasta que en 1827 el general Juan José Viamonte, a la sazón diputado, la reconoció en la calle en Buenos Aires y solicitó una pensión para la heroína. Luego, el gobernador de Buenos Aires, Juan Manuel de Rosas, la promovió a sargento mayor y le aumentó su pensión a 30 pesos, una suma considerable para la época. En agradecimiento ella cambió su nombre a Remedios Rosas.

[2]  Desde el Tratado de Tordesillas (1494), las disputas de límites entre España y Portugal persistieron, a  excepción de cuando ambas coronas  se unificaron en la casa de Austria (1580-1640). A través del Tratado de San Ildefonso de 1777 se fijaron las fronteras entre ambos países en América del Sur. Los portugueses cedieron la Colonia del Sacramento, que habían fundado en territorio español, y la Isla San Gabriel (sur del actual Uruguay), a España, más las islas de Annobón y Fernando Poo en aguas de la Guinea, a cambio de la retirada española de la isla de Santa Catalina, en la costa sur de Brasil.

[3] El Tratado de El Pardo, del 11 de marzo de 1778, fue un Tratado de amistad, comercio, neutralidad y garantía recíproca firmado entre España y Portugal por la que ésta cede a España las islas de Fernando Poo y Annabón.

[4] Cfr. Llamazares, Juan. Como vender en Africa, (1972) Colombia: OEA – CIPE.

[5] Su vocación por el comercio exterior lo llevó a recibir la condecoración de la Orden al Mérito por parte del gobierno de Polonia como resultado de su labor en el acercamiento comercial con la Argentina.

[6] Marcelo Javier de los Reyes. “Relaciones Argentino Africanas”. En: Seminario La Argentina y el África Subsahariana: hacia una relación transatlántica, organizado por el Instituto de Política Exterior de la Fundación Novum Millenium y el Centro de Estudios Internacionales para el Desarrollo, CEID (Serie Documentos de Trabajo), Buenos Aires, 15 y 16 de mayo de 2000, p. 35-41.

[7] Aznárez, Juan Jesús. «Un ex ministro de Menem le acusa de haber recibido dinero de Gaddafi». El País (España), 27/06/1997, https://elpais.com/diario/1997/06/28/internacional/867448815_850215.html.

[8] La Argentina ocupó el Consejo de Seguridad de la ONU en 1994-95 y en 1998-1999. En el primer período, Argentina fue uno de los principales actores para que el Consejo de Seguridad considerara como un “genocidio” los sucesos que se desarrollaban en Ruanda.

[9] Luego de tres encuentros en el Ministerio de Relaciones Exteriores, la dirección de África Subsahariana, el 6 de septiembre de 2007, organizó un panel en el Instituto del Servicio Exterior de la Nación (ISEN) a la que concurrieron los alumnos de ese instituto y algunos diplomáticos en actividad.

[10] Marcelo Javier de los Reyes. “Argentina y su inexistente poder blando”. Sociedad Argentina de Estudios Estratégicos y Globales, SAEEG, 03/06/2021, https://saeeg.org/index.php/2021/06/03/argentina-y-su-inexistente-poder-blando/.

[11] Ídem.

 

Bibliografía

Andrew, George. Los afroargentinos de Buenos Aires. Buenos Aires: Ediciones de La Flor, 1989.

Aznárez, Juan Jesús. «Un ex ministro de Menem le acusa de haber recibido dinero de Gaddafi». El País (España), 27/06/1997, https://elpais.com/diario/1997/06/28/internacional/867448815_850215.html.

Coria, Juan Carlos. Pasado y presente de los Negros en Buenos Aires. Buenos Aires: Editorial J. A. Roca, 1997.

La Nación. «Fuerte reproche de Guinea Ecuatorial a Cristina Kirchner. El gobierno de Obiang respondió a las críticas presidenciales», 21/02/2008,  https://www.lanacion.com.ar/politica/fuerte-reproche-de-guinea-ecuatorial-a-cristina-kirchner-nid989213/.

Llamazares, Juan. Como vender en Africa, Colombia: OEA – CIPE, Colombia, 1972.

Ministerio de Relaciones Exteriores, Comercio Internacional y Culto. «Centenario del nacimiento de Nelson Mandela». Información para la Prensa N° 297/18, 2018. https://cancilleria.gob.ar/es/actualidad/comunicados/centenario-del-nacimiento-de-nelson-mandela.

Ministerio de Relaciones Exteriores, Comercio Internacional y Culto. «Se reactiva la Zona de Paz y Cooperación del Atlántico Sur». Información para la Prensa N°: 290/21, 30/07/2021, https://www.cancilleria.gob.ar/es/actualidad/noticias/se-reactiva-la-zona-de-paz-y-cooperacion-del-atlantico-sur.

Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación. «El MINCYT presentó el Programa Exportar Conocimiento a las Embajadas argentinas en África», 13/08/2021, https://www.argentina.gob.ar/noticias/el-mincyt-presento-el-programa-exportar-conocimiento-las-embajadas-argentinas-en-africa.

Ministerio de Relaciones Exteriores, Comercio Internacional y Culto. «El canciller Santiago Cafiero se reunió en Ginebra con su par de Sudáfrica, para profundizar el intercambio comercial y la apertura de mercados», Información para la Prensa N° 107/22, 28/02/2022, https://www.cancilleria.gob.ar/es/actualidad/noticias/el-canciller-santiago-cafiero-se-reunio-en-ginebra-con-su-par-de-sudafrica-para.

Ministerio de Relaciones Exteriores, Comercio Internacional y Culto (sf). «Apostando a la cooperación Sur-Sur con África»,  https://www.cancilleria.gob.ar/es/actualidad/boletin/apostando-por-la-cooperacion-sur-sur-con-africa.

Montalbano, William D. «Argentina Breaks Diplomatic Ties With S. Africa». Los Angeles Times, 23/05/1986, https://www.latimes.com/archives/la-xpm-1986-05-23-mn-23671-story.html

Reyes, Marcelo Javier de los (comp). Africa ante el tercer milenio. Actas del Simposio Electrónico Internacional. Buenos Aires: Centro de Estudios Internacionales para el Desarrollo (CEID), 2000.

Reyes, Marcelo Javier de los. «Relaciones Argentino Africanas». Seminario La Argentina y el África Subsahariana: hacia una relación transatlántica, organizado por el Instituto de Política Exterior de la Fundación Novum Millenium y el Centro de Estudios Internacionales para el Desarrollo, CEID (Serie Documentos de Trabajo), Buenos Aires, 15 y 16 de mayo de 2000, p. 35-41.

Reyes, Marcelo Javier de los. «Argentina y su inexistente poder blando». Sociedad Argentina de Estudios Estratégicos y Globales, SAEEG, 03/06/2021, https://saeeg.org/index.php/2021/06/03/argentina-y-su-inexistente-poder-blando/.

©2022-saeeg®

UNA MIRADA A LA LUNA

Giancarlo Elia Valori*

Imagen de Patou Ricard en Pixabay 

Las declaraciones formuladas recientemente por el Dr. Mohamed Ebrahim AI-Aseeri, director ejecutivo de la Agencia Espacial Científica Nacional del Reino de Bahrein, dan una pausa para pensar, ya que han transcurrido más de cinco décadas desde que los primeros astronautas caminaron sobre la Luna. Desde entonces, solo una flota de sondas ha visitado la Luna, y han hecho un trabajo extraordinario al proporcionar a los centros de investigación una gran cantidad de información sobre el entorno lunar. Tales esfuerzos de investigación han contribuido a una comprensión más profunda de la Luna y allanado el camino para una idea de último momento, pero esta vez para propósitos diferentes a los anteriores.

En las últimas dos décadas, con el creciente papel desempeñado por el sector privado en la industria espacial, los inversores han comenzado a pensar seriamente en explotar el espacio de una manera que pueda garantizar el retorno de su inversión. Surgió la idea de la minería en la superficie de la Luna y la expansión de la implementación de la investigación científica, así como la promoción del turismo espacial, incluidas las visitas a la Luna.

En los últimos años ha habido un cambio positivo hacia el regreso a la Luna, ya que tal iniciativa ha sido anunciada por los Estados Unidos de América, la Unión Europea, Rusia, la República Popular de China, Japón, India, los Emiratos Árabes Unidos, Israel y la República de Corea (Corea del Sur). Su ambición es explorar la Luna a través de una gran inversión en grandes proyectos.

El más importante de todos ha sido el programa Artemisa de 100 mil millones de dólares ideado por la NASA (Artemis, la diosa griega de la luna, fue equiparada por los romanos con la diosa Diana).

El programa Artemis incluye escenarios para permanecer en la Luna y su órbita durante largos períodos de tiempo, y establecer una base espacial que se utilizaría como estación de lanzamiento para misiones al espacio profundo, ya que la Luna tiene una gravedad más baja que la de la Tierra, lo que permite que los cohetes despeguen con facilidad. Esto también hace que la empresa sea más factible económicamente, además de proporcionar la posibilidad de minería, en base a los resultados de la investigación científica que han confirmado la presencia de metales preciosos en la superficie lunar.

Uno de los objetivos importantes de la misión Artemis es aterrizar hombres y la primera mujer en la superficie de la Luna en 2025. El programa final de Artemis incluirá 37 lanzamientos y establecerá una base permanente en la Luna. Viajar a la Luna, sin embargo, seguirá siendo caro. Sin embargo, los planificadores del programa están muy seguros de que los beneficios superarán los costos. Más importante aún, el gobierno de los Estados Unidos espera un buen retorno de la inversión. Comparar las futuras misiones a la Luna con las misiones Apolo nos llevará a reconocer el hecho de que la inversión inicial de Apolo en tecnología, sistemas de satélites climáticos, Sistema Global de Navegación por Satélite (GNSS) y dispositivos de comunicación avanzados creados para apoyar las misiones lunares, ahora son parte de la vida cotidiana en la Tierra.

Como sucedió anteriormente, las nuevas tecnologías desarrolladas para apoyar futuras misiones a la Luna seguramente encontrarán su camino en las economías mundiales, estimulando así un buen retorno de la inversión.

La República Popular China y Japón están invirtiendo fuertemente en misiones espaciales y están considerando seriamente el envío de misiones a la Luna. China y Rusia han anunciado un esfuerzo de colaboración para construir una base lunar antes de 2030. China ha sido muy clara sobre sus intenciones y tiene buenas capacidades para llevar a cabo una misión lunar a largo plazo. Está planeando una misión tripulada que aterriza en la Luna y desarrolla nuevas naves espaciales para tales misiones.

La República Popular China también planea construir una estación de investigación científica en el polo sur de la Luna en los próximos diez años. Los esfuerzos de otros países para llegar a la Luna y estudiarla desde su órbita, o para aterrizar en su superficie, varían considerablemente.

Hasta la fecha, sólo unos pocos Estados han logrado llegar a la superficie de la Luna como parte de misiones exitosas o semi exitosas. Los avances científicos actuales y las tecnologías que se están desarrollando para las misiones lunares permitirán a los científicos realizar estudios más detallados de la superficie lunar y el subsuelo. Los científicos también buscarán respuestas a las grandes preguntas sobre cómo se formó el sistema solar, así como la formación de la Luna y su geología. Las misiones de exploración lunar estimularán la investigación científica y la innovación a gran escala.

Se requiere mucha inversión, esfuerzos de investigación e innovación para superar el problema del entorno hostil de la Luna y permitir a los humanos establecer colonias en la superficie del cuerpo celeste más cercano a la Tierra. La evidencia científica corrobora la abundancia de una gama de recursos naturales dignos con alto valor industrial que pueden ser extraídos a través de procesos mecánicos. Este es uno de los retornos de inversión más importantes en las misiones lunares actuales.

Los estudios basados en el análisis del suelo lunar y las rocas recogidas durante las seis misiones que aterrizaron humanos en la superficie lunar entre 1969 y 1972 indican la presencia de valiosos recursos que pueden ser utilizados en otras misiones espaciales. Por ejemplo, la NASA cree que el oxígeno líquido puede extraerse fácilmente de la Luna y almacenarse para su uso en otras misiones espaciales, particularmente misiones para explorar Marte, ya que el oxígeno antes mencionado es un componente importante del combustible necesario para las misiones espaciales.

No debemos pasar por alto el hecho de que, en las últimas dos décadas, la NASA ha desplegado una serie de sondas en la superficie de la Luna para medir la cantidad de agua dentro o debajo de las rocas. Lo que encontraron fue sorprendente. Había mucha más agua de lo que se pensaba. Hay evidencia de hielo de agua en los polos lunares, oculto en cráteres no alcanzados por la luz solar. La NASA planea usar esta agua para apoyar la colonización de la superficie lunar y para las próximas misiones al espacio profundo.

Regresar a la Luna es un movimiento importante en la planificación de futuras misiones a Marte que han estado atrayendo una mayor atención en los últimos años. La esperanza es que los humanos puedan aprender de su estancia en la Luna cómo vivir en un ambiente hostil antes de poner un pie en lugares más distantes como Marte. Por lo tanto, la experiencia adquirida y las soluciones desarrolladas allanarán el camino para misiones más allá del cinturón de asteroides.

La Luna es un cofre del tesoro, razón por la cual varios países están invirtiendo muchos de sus recursos para visitar la Luna lo antes posible en una carrera espacial no declarada. Científicos de diferentes campos creen firmemente que el esperado regreso del hombre a la superficie lunar en los próximos años podría ayudar a la vida en la Tierra y provocar un gran cambio general.

Además de los beneficios mencionados anteriormente de regresar a la Luna, aquí hay algunos ejemplos principales resumidos en los siguientes puntos:

1) la Luna podría ser una fuente de energía solar ilimitada para la Tierra, al recolectar esa energía a través de paneles de muy bajo costo y luego transmitirla a la Tierra en forma de un haz de microondas;

2) la Luna es rica en helio-3 que se utiliza para la energía de fusión nuclear limpia y segura, aplicaciones médicas, etc.;

3) el lado oscuro de la Luna podría usarse para construir telescopios de radio y ópticos para avanzar en el conocimiento humano del Cosmos y buscar señales de civilizaciones extraterrestres sin ninguna interferencia de las transmisiones y frecuencias de radio de la Tierra;

4) la Luna podría ser un lugar alternativo para almacenar materiales industriales peligrosos, desechos y contaminantes de la Tierra sin preocuparse por sus efectos secundarios en el medio ambiente;

5) el establecimiento de laboratorios en órbita lunar contribuirá a la implementación de numerosas pruebas y experimentos científicos que tendrán un impacto directo en el progreso y el bienestar mundial. Dichos laboratorios también mantendrán la presencia humana en la superficie de la Luna durante largos períodos de tiempo y pueden ayudar en el diseño de futuros laboratorios similares en órbita alrededor de Marte;

6) la colonización de la superficie de la Luna no puede ser realizada y sostenida por un solo Estado, y por lo tanto los diferentes países que comparten los mismos intereses deben trabajar juntos; esto fortalecerá la colaboración internacional en beneficio de toda la humanidad, y los esfuerzos conjuntos podrían prestar un apoyo significativo a la paz en la Tierra.

La relación entre la Tierra y la Luna es fundamental para la existencia de vida en nuestro planeta. La Luna ha sido decisiva para sostener la existencia humana en la Tierra durante miles de millones de años. Un equipo de científicos de la Universidad de Colonia analizó firmas químicas de elementos raros en rocas lunares recolectadas por las misiones Apolo, datando su formación hace unos 4.510 millones de años.

Hoy en día, el papel de la Luna es cada vez más importante y apoyará el desarrollo y el crecimiento humano durante muchas décadas. Con miras a lograr este objetivo, necesitamos regresar a la Luna, estudiarla in situ, entenderla bien y hacer un uso justo de ella para preservar su medio ambiente y garantizar la sostenibilidad de sus recursos naturales.

Mientras usan los recursos naturales de la Luna, los humanos deben evitar repetir los errores anteriores cometidos en la Tierra. Las generaciones futuras estarán conectadas de una manera sin precedentes a la Luna, y esto podría ser la fuente de grandes logros humanos más allá de nuestra imaginación.

 

* Copresidente del Consejo Asesor Honoris Causa. El Profesor Giancarlo Elia Valori es un eminente economista y empresario italiano. Posee prestigiosas distinciones académicas y órdenes nacionales. Ha dado conferencias sobre asuntos internacionales y economía en las principales universidades del mundo, como la Universidad de Pekín, la Universidad Hebrea de Jerusalén y la Universidad Yeshiva de Nueva York. Actualmente preside el «International World Group», es también presidente honorario de Huawei Italia, asesor económico del gigante chino HNA Group y miembro de la Junta de Ayan-Holding. En 1992 fue nombrado Oficial de la Legión de Honor de la República Francesa, con esta motivación: “Un hombre que puede ver a través de las fronteras para entender el mundo” y en 2002 recibió el título de “Honorable” de la Academia de Ciencias del Instituto de Francia.

 

Traducido al español por el Equipo de la SAEEG con expresa autorización del autor. Prohibida su reproducción. 

©2022-saeeg®

DIPLOMACIA DIGITAL “À LA MODE IRANÍ”. LOS ÁRBOLES…. ¿NOS PERMITEN VER EL CIBERBOSQUE?

Susana B. García*

Desde comienzos del 2022 el conflicto entre Rusia y Ucrania acapara casi toda la atención internacional, volviendo a colocar en la mesa de académicos y analistas la discusión sobre qué es y qué no es ciberguerra”. Todo ello a la luz del rol que desempeñan las acciones de los actores antagónicos en el ciberespacio o de la interpretación que se haga de ellas. Algunos expertos[1] señalan incluso que la invasión rusa a Ucrania puede convertirse en la primera experiencia real de una verdadera “ciberguerra”[2].

Y en este punto son muchos los que tienen la falaz impresión que estas “ciberacciones” sólo se están produciendo en un territorio determinado y sólo están protagonizadas por dos únicos actores.

Sin embargo, como admitiría cualquier experto en relaciones internacionales, existe una multiplicidad de espacios geofísicos en conflicto[3], con o sin declaraciones altisonantes y/o tambores de guerra, pero en ebullición permanente.

En esos territorios ya identificados o incluso en otros que aún no lo están, los eventos que tienen lugar en el ciberespacio —ese espacio inconmensurable para algunos y que permea a los espacios tradicionales más fácilmente asequibles por el común de la gente— merecen la debida atención. Caso contrario correremos el riesgo de creer casi ingenuamente que lo que algunos denominan “ciberguerra” sólo toma cuerpo en vísperas de o durante el desarrollo de un conflicto armado.

Otro de los aspectos sensibles, que con frecuencia se malinterpretan, es que estas “ciberacciones” se inician poco tiempo antes de la escalada de hostilidades diplomáticas y/o militares. Es probable que algunos recuerden acontecimientos más recientes como los ciberataques que provocaron los cortes de energía eléctrica en Ucrania en 2015/16 y o el de NonPetya en 2017 que afectó a las redes gubernamentales ucranianas. Pero muchos olvidan que Rusia viene ajustando su “ciberestrategia” contra Ucrania desde hace más de 20 años.

En el ciberespacio varios factores coadyuvan a un estado de confusión y desinformación permanente. Por un lado la vorágine cuanti/cualitativa de incidentes perpetrados por una masa polimórfica de actores embanderados en intereses comunes o disímiles. Y por otra, la falta de definiciones internacionalmente aceptadas de los “ciber-términos” que se acuñan para relacionarlos con eventos y actores del mundo físico. Todo ello en su conjunto contribuye a dificultar la comprensión de eventos hipercomplejos como el caso ruso-ucraniano o a desconocer el delicado entramado de otros como en el caso turco-iraní.

No debemos olvidar que las operaciones de “ciberespionaje”, cuyo foco está puesto en aras de objetivos estratégicos de largo plazo más amplios, se realizan por mandato de los gobiernos que poseen “cibercapacidades” maduras y continúan de manera persistente, muy a pesar de los eventos geopolíticos que llenan los titulares mediáticos. Insistimos, estas operaciones se inician mucho tiempo antes que suenen los tambores de “ciberguerra”.

Aumenta la “Ciberactividad” en Turquía e Irán

En los últimos años se ha observado una gradual escalada de Irán dentro de su persistente campaña de “ciberataques” al sector público y privado de Turquía. Estos ataques habrían sido ejecutados, según expertos en ciberseguridad, por hackers patrocinados por el gobierno iraní. Desde fines del 2021 esta tendencia comenzó a cobrar mayor intensidad.

Turquía no es uno de los países que se destaque por sus capacidades en ciberseguridad. Recién en febrero de 2020 inauguró su primer Centro Nacional de Ciberseguridad en Ankara y hacia fines de ese mismo año lanzó su primer plan estratégico en la materia para el período 2020-2023.

Y no es que no haya sido víctima de ciberataques, en realidad el gobierno turco se jacta de haber detectado más de 300.000 intentos de hackeo[4] en los últimos tres años con software de desarrollo nacional. En 2020 Turquía fue uno de los países que presentó el mayor índice de aumento de ciberataques a nivel mundial[5], que totalizaron 102 incidentes en los primeros 10 meses. Los sectores más afectados fueron el tecnológico, e-commerce, público, finanzas, energía y salud.

En marzo 2021, Yemeksepeti, el principal sitio web de delivery online de productos alimenticios en Turquía con más de 19 millones de clientes, fue objeto de un ciberataque que resultó en el robo de información personal de una cantidad no revelada de clientes. Meses más tarde robaron información de cerca de 1 millón de personas en el municipio turco de Konya, en la región central del país, y en julio dos de las principales instituciones bancarias no pudieron operar durante varios días aunque las autoridades turcas negaron la relación de este incidente con un ciberataque y aseguraron que los datos personales de sus clientes no fueron puestos en riesgo.

Pero como bien saben, en el ciberespacio se cuecen habas en todas partes. También en Irán han aumentado los “ciberincidentes”. A fines de enero 2022 la cadena nacional de radio y TV IRIB (Islamic Republic of Iran Broadcasting), así como a los canales afiliados al gobierno, Koran Channel, Radio Javan Radio Payam fueron víctimas de ciberataques que emplearon un malware (software malicioso) con capacidad de borrar archivos.

La transmisión de los mencionados canales fue también interrumpida y en su reemplazo transmitieron imágenes[6] de los dos líderes del Movimiento Mujahedin-e-Khalq (“Luchadores del Pueblo” o MeK), Maryam y Massoud Rajavi, además de una imagen del Ayatolá Khamenei cruzada con líneas rojas y la leyenda: “Salve Rajavi, muerte a Khamenei!”.

La firma Check Point analizó los ataques pero no pudo definir una atribución determinada. Según el gobierno iraní los autores provenían del Movimiento MeK, una organización que llegó a estar en las listas de terrorismo de EEUU y de la UE, o que incluso se presentara como una “opción democrática” para Irán. Los Mek no tienen grandes apoyos en Irán, donde son acusados de cooperar con Occidente e Israel, pero cuentan con amigos poderosos fuera de allí y tienen acceso a las redes de disidentes exiliados. Por supuesto los representantes de esta organización negaron su involucramiento en este “ciberincidente”.

Irán también acusó al grupo insurgente “Jaish al-Adl” pero finalmente un grupo autodenominado Predatory Sparrow[7] se adjudicó la autoría no sólo de este incidente sino de algunos de los principales ataques de 2021. Cabe entonces recordar que en julio 2021 un ciberataque al sistema ferroviario iraní fue provocado por el malware Meteor y no por ransomware cómo se había informado inicialmente. También en septiembre y octubre 2021 Irán fue víctima de otros dos ciberataques que adquirieron notoriedad en los medios. Uno de ellos afectó el sistema nacional de distribución de combustible dejando sin servicio a cientos de terminales en territorio persa. El otro fue dirigido a Mahan Air, la principal línea de aeronavegación comercial en Irán.

El gobierno iraní dirigió sus acusaciones a sus antagonistas tradicionales como EEUU e Israel, señalándolos como facilitadores. Pero algunos expertos sugirieron que no debía descartarse el accionar de diferentes grupos de piratas informáticos integrados por disidentes iraníes con base en territorio turco y hackers turcos en estos incidentes. Más recientemente otras fuentes consignan que las TTP (técnicas, tácticas y procedimientos) utilizadas son similares a las empleadas por el grupo disidente “INDRA” en campañas contra empresas privadas en Siria.

Según los investigadores[8], las TTP analizadas demostraron que los “ciberatacantes” eran jugadores de nivel intermedio ya que sus componentes operacionales alternaban entre elementos rudimentarios y otros más avanzados. También registraron cierta redundancia entre los diferentes componentes del ataque, característica ésta que sugeriría una distribución mal coordinada de responsabilidades entre los diferentes equipos participantes, además de reconocer que los archivos eran desplegados de manera torpe y detallada y “definitivamente impropia de ‘cibertacantes’ avanzados».

Infografía de ataques en Irán 2021-2022

Fuente: https://www.iranintl.com/en/202202215721

Justo es reconocer que las devoluciones de gentilezas cibernéticas entre ambos países son de larga data y algunos episodios han revestido cierto grado de gravedad. Recordemos que en 2015 se responsabilizó a Irán del “blackout” (corte de energía generalizado) que afectó a Ankara y a otras importantes ciudades turcas, dejando a cerca de 40 millones de personas sin servicio eléctrico.

¿Quiénes son los hackers iraníes que están atacando Turquía?

Como ocurre también muchas veces en el quinto dominio, las preguntas relacionadas a las operaciones que allí ocurren encuentran alguna explicación, también en los medios digitales.

En marzo de 2019 alguien bajo el seudónimo de “Lab. Dookthegan” publicó en su cuenta de Telegram el código fuente de seis herramientas de hacking[9] (Glimpse/Boundwater, PoisonFrog, HyperShell, High Shell, Fox Panel y Webmask – principal herramienta detrás de DNSpionage) que empleaba el APT 34 (también conocido como Oilrig o Helix Kitten), una de las organizaciones de élite iraní de ciberespionaje”. La información filtrada también incluía un listado de 66 víctimas principalmente de países de Medio Oriente, pero también en África, Asia y Europa. En ese listado figuraban víctimas vinculadas al sector energético de Turquía, a la aerolínea Etihad Airways y a una empresa petrolera de Emiratos Árabes Unidos. OilRig ha estado activo desde 2014 y dirige sus acciones contra organizaciones gubernamentales, militares, financieras, así como a empresas de energía y telecomunicaciones en Medio Oriente y China.

A principios del 2020, el grupo conocido como APT 35 (Phosphorous, Charming Kitten o Ajax Security Team) fue sindicado como el responsable de campañas de phishing contra víctimas de alto riesgo en varios países, incluida Turquía.

Sin embargo, aunque Lab Dookthegan ya lo había mencionado en su filtración de Telegram, los nuevos incidentes en Turquía están siendo atribuidos por los especialistas al grupo denominado Muddywater, un nuevo actor en la escena para quienes no viven en Medio Oriente.

Recién en 2019 aparece información sobre este grupo no sólo en Telegram sino en la Darknet. Si bien no publicaron sus herramientas, como en el caso de Oilrig, difundieron capturas de pantalla[10] que demostraban que Turquía era el destino elegido para sus ataques. Algunos de sus blancos fueron Koç Savunma, una empresa que provee soluciones informáticas al sector de defensa turco, y Tubitak Bilgem, un centro de investigación en seguridad de la información. 

¿Qué se sabe del Grupo MuddyWater?

MuddyWater, también conocido como ITG7 entre otras varias denominaciones, es un grupo que ha estado activo en realidad desde 2017 en los países de Medio Oriente. Entre febrero 2018 y abril de 2019 ejecutaron una serie de campañas de phishing a personas vinculadas al gobierno, a organizaciones educativas y financieras, empresas de telecomunicaciones y del sector de defensa en Turquía, Afganistán, Irak, Azerbaiyán y en el mismísimo territorio iraní. Cabe señalar que 80 de los 131 ataques estuvieron dirigidos al sector de telecomunicaciones y servicios IT, principalmente en Pakistán y Turquía.

El grupo emplea una puerta trasera propietaria basada en PowerShell, llamada POWERSTATS, que le permite recolectar información sobre cuentas locales y de dominio, servidores, direcciones IP internas y externas, ejecutar código remoto, descargar y subir archivos mediante C&C (comando y control), desplegar contramedidas si detecta acciones de análisis de malware, deshabilitar las funciones de protección de Microsoft Office, borrar archivos de discos locales y tomar capturas de pantalla entre otras funciones.

Según informan en Sentinel Labs[11], expertos en “CiberInteligencia”, el análisis de las actividades de este grupo sugiere que si bien recurren a “ciberherramientas” ofensivas que se encuentran disponibles online, han comenzado a dotar de mayor complejidad y precisión a su habitual conjunto de técnicas y tácticas para evitar ser detectados. Su transformación a “ciberamenaza” puede ejemplificarse con tres hitos: la evolución de la familia de malware PowGoop, el uso de herramientas de tunneling ( para eludir los firewalls, o para establecer un canal de comunicación cifrado y difícil de rastrear entre dos computadoras sin interacción directa de la red) y la afectación de servidores Exchange en organizaciones de alto valor.

En enero 2022 EEUU subió la vara y su Ciber Comando atribuyó la actividad de este grupo al Ministerio de Inteligencia de Irán (MOIS)[12].

Según el Servicio de Investigación del Congreso norteamericano, el MOIS “realiza vigilancia interna para identificar a los opositores al régimen. También vigila a los activistas contra el régimen en el extranjero a través de su red de agentes ubicados en las embajadas de Irán”.

Pero los expertos de SentinelLabs se excusaron de suscribir a esta atribución, aclarando que la atribución a un gobierno particular sólo pueden hacerla los gobiernos que cuentan con un aparato poderoso y avanzado de inteligencia de señales multifuente.

Otros investigadores, CISCO Talos reconoce las TTP de MuddyWater por el predominio de scripting en sus cadenas de infección empleando lenguajes como PowerShell y VIsual Basic.

Symantec por su parte señala que sus ataques se caracterizan por emplear la herramienta customizada Powermud combinada con scripts PowerShell, LaZagne y Crackmapexec. El grupo emplea un repositorio GitHub para guardar malware y otras herramientas disponibles online para después customizarlas previo a cada ataque.

Una característica del grupo MuddyWater que sorprendió a los investigadores fue su especial dedicación a tareas de “ciberinteligencia”; por ejemplo monitorear todos los informes de gobierno y de expertos en el área de ciberseguridad que se publican y que se refieren a ellos. Por ejemplo tienen una cuenta de Twitter que “sigue” a los investigadores de ciberseguridad que publican datos sobre el grupo. Una vez identificadas las fuentes de interés, despliegan técnicas de “cibercontrainteligencia”: comienzan a plantar falsas banderas para despistar a los investigadores. En los primeros ataques por ejemplo confundieron a los investigadores al emplear DNS Messenger, que generalmente se asocia al grupo chino FIN7. En otros ataques llegaron incluso a introducir caracteres chinos en el código.

Pero lo más desconcertante fue descubrir que les gusta dejar mensajes a los expertos[13] en ciberseguridad, una práctica más vinculada al hacktivismo. En 2019 Kaspersky Lab los rankeó en tercer lugar como “ciberamenaza, y parece que esta calificación afectó su ego. En represalia cargaron un exploit en YouTube que desactivó el antivirus de esa plataforma, provisto por Kaspersky. Llegaron incluso a dejar un mensaje para los investigadores, por si quedaba alguna duda de su “peligrosidad”. Algo similar ya le había ocurrido a los expertos de Trend Micro cuando estaban investigando las actividades del grupo en Turquía, Pakistán y Tayikistán en 2018.

En noviembre 2021 CISCO Talos designó a este grupo como MERCURY, en oportunidad del ciberataque a TÜBITAK, el Consejo de Investigación en Ciencia y Tecnología de Turquía. En diciembre 2021 IBM Security X-force le atribuyó el empleo de la puerta trasera Aclip que se aprovecha de la API de la plataforma Slack para filtrar comunicaciones encubiertas y robar información de reserva de vuelos de una aerolínea no identificada, pero que algunos señalan como de origen turco.

MuddyWater es, según fuentes norteamericanas, un elemento clave en el aparato de ciberespionaje iraní. El grupo habría mantenido un esfuerzo persistente durante varios meses en 2019 para infiltrarse dentro de las redes gubernamentales de Turquía, Jordania e Irak. Este laborioso esfuerzo continuó incluso después que un drone norteamericano matara al general del IRGC Qasem Soleimani en enero 2020. El grupo también habría intentado penetrar organizaciones norteamericanas pero no existe información pública sobre estos hackeos.

La selección de las víctimas y la similitud en los códigos analizados y documentados en informes públicos[14] sugieren que la autoría de esas campañas se corresponden con el actor Cobalt Ulster, también conocido como Muddywater, Seedworm, TEMP.Zagros o Static Kitten, vinculado al gobierno de Irán.

Los incidentes más recientes registrados en Turquía incluyen como vectores de infección el empleo de documentos adjuntos en formato PDF o Microsoft Office incluidos en campañas de phishing. El nombre de estos archivos infectados se encuentra en idioma turco por lo que fueron recepcionados como documentos legítimos provenientes de los Ministerios de Interior y Salud de Turquía. Mediante una táctica conocida como “Web bug”, estos enlaces maliciosos son utilizados por los ciberatacantes para saber cuando estos documentos son abiertos por la víctima. Una vez logrado el acceso inicial, se inicia la silenciosa tarea de recolectar información sensible y relevante de esas redes informáticas.

En los últimos dos años parece haber surgido evidencia suficiente en los círculos profesionales de ciberseguridad para determinar que la dirección que sigue la trayectoria cibernética del Grupo MuddyWater son las redes gubernamentales, con el objeto de ejecutar acciones de “ciberespionaje” que responden a intereses iraníes, mediante el despliegue de ransomware y malware destructivo, así como el robar propiedad intelectual con gran valor económico.

Finalmente, los expertos coinciden que el accionar del Grupo MuddyWater obedece a tres propósitos:

    1. Espionaje en apoyo al objetivo estratégico de Irán de convertirse en líder regional en Medio Oriente.
    2. Robo de propiedad intelectual en busca de una ventaja competitiva y económica mediante campañas agresivas a entidades privadas y diversas instituciones vinculadas al gobierno, como las universidades y los centros de investigación.
    3. Ataque Ransomware como Thanos con la intención de destruir los rastros de su intrusión a las redes de las víctimas o bien para interrumpir la operación de empresas privadas. Según la empresas israelíes de ciberseguridad ClearSky y Profero, el grupo emplea el malware Powgoop para instalar el ransomware Thanos (o Hakbit), aunque también se registró el empleo de otro malware, GuLoader, escrito en Visual Basic 6.0. Este ransomware es ofrecido como RaaS (Ransomware as a Service) en foros de habla rusa.
La Diplomacia Digital “à la mode iraní”

Para los expertos israelíes, los ciberataques a Turquía podrían estar relacionados con las acusaciones que Ankara hizo públicas sobre la actividad de inteligencia iraní en el país, dirigida a disidentes. Recordemos que recientemente la inteligencia turca desmanteló un plan iraní para secuestrar a Yair Geller[15], un empresario turco-israelí con inversiones en la industria de defensa. Las especulaciones giran en torno a que el secuestro fue un acto de represalia de Irán por la muerte del científico nuclear iraní Mohsen Fakhrizadeh[16], considerado el padre del programa de armas nucleares del país persa, en 2020.

Pero para otros expertos, estas acciones podrían ser tan sólo una evidencia de la particular estrategia de “ciberdiplomacia” del gobierno de Hassan Rouhani.

La “ciberdiplomacia es otro de los términos híbridos que han surgido frente al impacto que el avance de las tecnologías, así como los riesgos y amenazas derivados del empleo de las mismas, tiene en las relaciones en el sistema internacional. Una muestra de ello son las iniciativas que llevan a cabo los Estados para dar respuesta a los diferentes desafíos de ciberseguridad.

En la UE, por ejemplo, existe un marco de trabajo para la ciberdiplomacia[17] para protegerse contra las “ciberamenazas”  procedentes de terceros países. Esta iniciativa pretende dotar a los países de la Unión con instrumentos alternativos de reacción frente a las “ciberacciones” de sus potenciales agresores. Entre ellos se encuentran los clásicos de cooperación y diálogo diplomático, además de medidas preventivas contra los ciberataques. Sin embargo las acciones de la UE se centran principalmente en imponer sanciones (otro de los clásicos diplomáticos) contra los “ciberatacantes”, o a quienes facilitaran su ejecución.

Sin embargo, algunos autores[18] sostienen que “ciberdiplomacia” no es lo mismo que “diplomacia digital”. Si bien la primera podría referirse a las herramientas diplomáticas disponibles (cooperación, diálogo, sanciones, etc.) para resolver cuestiones relativas al ciberespacio, la “diplomacia digital” recurriría al empleo de las herramientas digitales (redes sociales, y por qué no exploits, malware, etc) con fines diplomáticos. Ambos términos, al igual que sus definiciones, son incluso algunas veces intercambiados y de manera indistinta adoptados por los diferentes gobiernos, mientras continúan desarrollando capacidades cibernéticas ofensivas y defensivas a la carta.

La irrupción disruptiva del ciberespacio en la arena internacional está generando nuevas formas de cooperación, competencia y conflicto que no pueden analizarse con las teorías del pasado, particularmente en relación con algunos actores no tradicionales que se caracterizan por su comportamiento extremadamente ambiguo e impredecible como Irán y Corea del Norte[19].

Irán por ejemplo, uno de los cinco actores internacionales con mayor cantidad de operaciones ofensivas registradas en el ciberespacio, parece tener su propia agenda de “diplomacia digital”.

El Centro Nacional del Ciberespacio del gobierno de Irán ha resumido algunas de las “ciberpolíticas” del régimen de Rouhani[20], que puede darnos una idea de la autopercepción iraní.

“En los últimos 15 años, algunas normas se han vuelto vinculantes en la arena internacional y este proceso ha tenido lugar sin la presencia e incluso la participación efectiva de Irán. Este proceso, así como el diseño de nuevas reglas y normas vinculantes, puede en algunas ocasiones estar en conflicto con los intereses nacionales o internacionales de Irán. Esto no sólo afecta su soberanía, sino que podría afectar seriamente los derechos e intereses iraníes, así como generar nuevos argumentos y excusas para generar presiones y sanciones por sus actividades en el ciberespacio.

Dada la proliferación de informes políticos o mediáticos…que aluden a ciberataques dirigidos por Irán a Estados Unidos y Arabia Saudí, que señalan o sugieren el patrocinio del gobierno iraní a las actividades de destrucción y robo de información y presentan a Irán como una “ciberamenaza” son también factores que aceleran el mencionado proceso. Las sanciones podrían sentar bases para que se ejerza una mayor presión, o se ejecuten “cibersanciones” o “sanciones no ciber” y otras contramedidas hostiles contra nuestro país, cuya evolución puede representar una amenaza a los “ciberintereses” de Irán.

En el futuro, Irán será testigo de la imposición de una “ciber-cruzada” que requerirá efectuar coordinaciones previas técnicas, políticas y diplomáticas en cooperación con todos los actores en el campo. Irán deberá enfrentar el establecimiento de argumentos normativos que permitirán la acción conjunta de empresas norteamericanas como una “primera línea de cibercombate” contra el gobierno y las empresas iraníes bajo el pretexto de responder a los ciberataques ejecutados por Irán, además de requerir una acción colectiva conjunta para combatir los flujos de filtración de información y los intentos por incrementar la desconfianza en el ámbito nacional”[21].

En el diseño de la política cibernética[22] del país persa participan el Consejo Supremo de Ciberseguridad, el IRGC (Islamic Revolutionary Guard Corps – Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica) y el Ejército Cibernético de Irán. Esto permite reconocer que los objetivos de su política de ciberseguridad contribuirán a proteger la integridad e independencia política, proteger el legado chiita en la sociedad iraní y Medio Oriente, concretar su ambición de convertirse en potencia regional, entre otros. Y por supuesto comprender que en Irán los blancos de los ciberataques se determinan en paralelo a las prioridades de defensa, tanto interna como externa, de su país.

A pesar de su “auto victimización” no podemos dejar de mencionar que, desde 2007, Irán ha recorrido un largo camino y se ha convertido en un “ciberactor» sofisticado y con sólidas capacidades, reconocido en la arena internacional. Existe suficiente documentación para sostener que, a partir de haber experimentado ser víctima de un ciberataque a su ambicioso programa nuclear, surgió el “Ciber Ejército Iraní” bajo la dirección del IRGC. Este grupo actúa principalmente cuando se producen eventos de relevancia geopolítica y diseña sus ciberataques en conformidad con los objetivos estratégicos del gobierno iraní.

En este sentido, algunos autores especulan que la reciente “escalada cibernética” iraní podría bien considerarse una reacción contra los intentos de Turquía de normalizar sus relaciones con países como Emiratos Árabes Unidos, Arabia Saudí e Israel.

En el pasado la ofensiva iraní se caracterizó por ataques dirigidos a destruir información de valor, ataques DDoS y ataques para generar disrupción en las cadenas de producción industrial. Sus blancos estaban localizados en EEUU, Europa, Israel y el Golfo Pérsico, además de objetivos nacionales en el interior de Irán. Los ataques a Turquía habían sido menos frecuentes hasta hace un par de años, pero los cambios anunciados desde Ankara en torno a su relacionamiento internacional, parecen haber llevado a Irán a emplear con mayor énfasis su diplomacia digital mediante los diferentes cibergrupos afiliados a su gobierno.

El intento de secuestro y asesinato del empresario turco-israelí que fuera frustrado pos autoridades israelíes y turcas, coincidió con las declaraciones provenientes de Ankara en torno a su voluntad de normalizar las relaciones diplomáticas con Israel, anunciando la próxima visita del presidente Isaac Herzog. Estos eventos sucedían días antes que se conociera la intención del presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, de visitar Emiratos Árabes Unidos para afianzar sus relaciones bilaterales y desarrollar diversos proyectos en forma conjunta. En ese momento el Grupo MuddyWater atacó sitios gubernamentales turcos, entre ellos el Centro TÜBITAK de I+D en ciencia y tecnología, como ya mencionamos.

Todo ello demuestra, según Jason Brodsky (director de United Against Nuclear Iran), que Irán emplea sus capacidades cibernéticas como una extensión de sus políticas de seguridad y de relaciones exteriores, en un combo customizado de ciberespionaje, ciberataques y operaciones de influencia.

En este contexto, cobra particular importancia el tema de la probable y tan largamente debatida adhesión de Turquía a la Unión Europea, que Irán tampoco vería con buenos ojos. Podríamos preguntarnos entonces si el marco de trabajo en ciberdiplomacia de la UE (con mucho de la visión tradicional de la diplomacia) será suficiente para contrarrestar la ofensiva de la diplomacia digital iraní. Sin mencionar la relevancia económica que tiene Turquía para el bloque no sólo en términos de destino de inversiones europeas. Dada la profusión de plantas industriales de empresas europeas radicadas en territorio turco, no sería extraño que puedan resultar afectadas por esta dinámica de “ciberebullición” turco-iraní y por supuesto, quedar atrapadas en la telaraña de la diplomacia digital de Irán.

 

* Susana B. García. Directora de Ciberprisma y Consultora Independiente sobre Riesgos Tecnológicos. Docente de Posgrado en carreras de Inteligencia y Ciberseguridad.

Artículo publicado originalmente el 25/02/2022 en Ciberprisma https://ciberprisma.org/2022/02/25/diplomacia-digital-a-la-mode-irani/

Referencias

[1] Miller, M. 2022. Russian Invasion of Ukraine could redefine cyberwarfare. Magazine online POLITICO. Estados Unidos. URL: https://www.politico.com/news/2022/01/28/russia-cyber-army-ukraine-00003051

[2] Torrero, M. 2022. La Ciberguerra entre Ucrania y Rusia. Blog CIBERPRISMA. Argentina. URL: https://ciberprisma.org/2022/02/14/la-ciberguerra-entre-ucrania-y-rusia/

[3] Pérez Palomino,C. 2021. Mapa de conflictos y guerras que seguirán activos en el nuevo año tras un 2021 convulsivo en todo el planeta. Diario Online 20MINUTOS. España. URL: https://www.20minutos.es/noticia/4931104/0/guerras-estancadas-protestas-sociales-regreso-del-extremismo-asi-se-han-recrudecido-los-conflictos-este-2021/?autoref=true

[4]Simsek B. 2020. Turkey launches 3-year cybersecurity action plan. Diario online DAILY SABAH. Turquía. URL: https://www.dailysabah.com/politics/turkey-launches-3-year-cybersecurity-action-plan/news

[5] Railly News. 2021. One of the country where Turkey Cyber Attack of the Show Most Growth. Diario online RAILLY NEWS. Turquía. URL: https://www.raillynews.com/2021/01/One-of-the-very-growth-of-the-countries-where-turkey-cyber-attacks/

[6] Paganini P. 2022. Iranian Broadcaster IRIB hit by wiper malware. Blog SECURITY AFFAIRS. Italia. URL: https://securityaffairs.co/wordpress/128309/hacking/irib-hit-by-wiper-malware.html

[7] Liveuamap. 2021. Sitio de noticias Liveuamap. Irán.URL: https://iran.liveuamap.com/en/2021/26-october-a-group-calling-itself-predatory-sparrow-has-claimed

[8] Paganini P. 2021. Meteor was the wiper used against Iran’s national railway system. Blog SECURITY AFFAIRS. Italia. URL: https://securityaffairs.co/wordpress/120679/malware/meteor-wiper-irans-national-railway.html

[9] Cimpanu, C. 2019. Source Code of Iranian Cyberespionage tools leaked on Telegram. Sitio Web ZDNET. EEUU. URL: https://www.zdnet.com/article/source-code-of-iranian-cyber-espionage-tools-leaked-on-telegram/

[10] SUDO NULL. 2019. Turrbid waters: how hackers from MuddyWater attacked a Turkish manufacturer of military electronics. Sitio web de noticias IT SUDO NULL. Alemania. URL: https://sudonull.com/post/28155-Turbid-waters-how-hackers-from-MuddyWater-attacked-a-Turkish-manufacturer-of-military-electronics-Gr

[11] Shushan Ehrlich, A. 2022. Wading Through Muddy Waters / Recent Activity of an Iranian State-Sponsored Threat Actor. Blog SENTINELLABS de SENTINELONE. EEUU. URL: https://www.sentinelone.com/labs/wading-through-muddy-waters-recent-activity-of-an-iranian-state-sponsored-threat-actor/

[12] USCYBERCOM. 2022. TWITTER USCYBERCOM Cybersecurity Alert. EEUU. URL: https://twitter.com/CNMF_CyberAlert/status/1481341952247349248?s=20

[13] Ibid. 10.

[14] Abouzeid, H. 2019. Detecting a MuddyWater APT using RSA Netwitness Platform. Blog RSA SECURITY. EEUU. URL: https://community.netwitness.com//t5/netwitness-blog/detecting-a-muddywater-apt-using-the-rsa-netwitness-platform/ba-p/521145

[15] Simsek, A. 2022. Intelligence thwarts Iranian attempt on Israeli-Turkish businessman. Diario online DAILY SABAH. Turquía. URL: https://www.dailysabah.com/turkey/investigations/intelligence-thwarts-iranian-attempt-on-israeli-turkish-businessman

[16] AFP. 2022. Israel, dissident group killed scientist Fakhrizadeh in complex operation,  Iran says. Diario online DAILY SABAH. Turquía. URL: https://www.dailysabah.com/world/mid-east/israel-dissident-group-killed-scientist-fakhrizadeh-in-complex-operation-iran-says

[17] Consejo de la Unión Europea. Ciberseguridad: cómo combate la UE las amenazas cibernétcas. Consejo UE. Europa. URL: https://www.consilium.europa.eu/es/policies/cybersecurity/

[18] Serrano Casas B. 2018. Ciberdiplomacia y diplomacia corporativa: claves para la ciberseguridad. Sitio web THIBER. ESPAÑA. URL: https://www.thiber.org/wp-content/uploads/2018/09/Analisis_Actualidad_Internacional_THIBER_Digest_1.pdf

[19] Crabu, M. 2022. Kim Jong Un: la Guerra Cibernética es una Espada Multipropósito. Blog CIBERPRISMA. Argentina. URL: https://ciberprisma.org/2022/01/18/kim-jong-un-la-guerra-cibernetica-es-una-espada-multiproposito-marco-crabu/

[20] Abedi, S. 2020. Cyber diplomacy in Iran´s government. Diario Online ASIA TIMES. Canada. URL: https://asiatimes.com/2020/01/cyber-diplomacy-in-irans-government/

[21] Ibid 20

[22] Daricili, A. 2020. ¿Cuáles son los objetivos de las estrategias de ciberseguridad de los países con más poder del mundo?  ANADOLU AGENCY. Turquía. URL: https://www.aa.com.tr/es/análisis/-cuáles-son-los-objetivos-de-las-estrategias-de-ciberseguridad-de-los-pa%C3%ADses-con-más-poder-del-mundo/2063747