Archivo de la etiqueta: Israel

LA SITUACIÓN ACTUAL EN SIRIA

Giancarlo Elia Valori*

Imagen de MichaelGaida en Pixabay

Las perspectivas actuales de Siria ya no son un retorno, aunque laborioso, a un antiguo Estado unitario anterior a 2015, sino la persistencia de un territorio muy fragmentado. Esto, sin embargo, responde a una lógica de la participación futura de varios países en el gran negocio de reconstrucción.

Las operaciones de guerra en el territorio sirio son actualmente requisitos previos para la futura presencia de los diversos actores estratégicos para la reconstrucción. No sólo son meras acciones de guerra para reconquistar un territorio específico, sino también acciones para lograr una hegemonía “postnacional”.

En este sentido, ya en 2005, en su artículo titulado Guerra es paz: en la posguerra nacional, Ulrich Beck habló sobre la relación entre la responsabilidad postnacional y cosmopolita, actualmente típica de Occidente, cuando la guerra se decide en un lugar específico de cosmópolis.

Se libra una guerra, a menudo una guerra sin fin como Estados Unidos está haciendo, pero luego se libra una nueva guerra para aislar el conflicto tipo 1 del resto del sistema global.

Ciertamente, como bien sabemos, las motivaciones de los diversos jugadores que iniciaron la guerra en Siria fueron mucho más inmediatas y terrenales. Sin embargo, si Occidente decide una guerra en su periferia, siempre debe justificarla globalmente, porque ese es ahora su código de acción y la justificación que debe “vender” a su público.

De hecho, cada vez más laboriosamente.

El Este no debe justificar sus guerras. Sólo las paga. China y Rusia, sin embargo, son muy cuidadosas de no difundir los efectos de un conflicto regional al resto del sistema internacional de equilibrios como un incendio forestal.

Israel continúa sus ataques aéreos en Siria, especialmente para evitar fricciones entre Hezbolá, Irán, algunas unidades sirias y sus posiciones clave en los Altos del Golán.

El 11 de septiembre, la Fuerza Aérea israelí y misiles atacaron las estaciones de construcción de misiles en al-Safirah, cerca de Alepo, probablemente en manos de Hezbolá.

En ese caso, fuentes del régimen sirio declararon que la mayoría de los misiles israelíes fueron derribados por las fuerzas antiaéreas sirias.

La Fuerza Aérea israelí también atacó la base T-4, en la provincia de Homs, con una probable salida de aviones israelíes de la base estadounidense de Al-Tanf en la frontera entre Iraq y Jordania.

Además, algunos analistas logísticos militares afirman que los ataques de Israel dirigidos contra las estaciones de misiles de Hezbolá en Siria y en los Altos del Golán han impedido completamente que Irán transporte armas, tanto dentro de la línea Teherán-Beirut como desde esa línea hasta los Altos del Golán.

Se han registrado otros ataques israelíes en Al-Mayadin y Abu Kamal, pero en total ha habido seis ataques israelíes, al menos desde principios de septiembre de 2020.

También había un depósito de municiones en Abu Kamal.

A la espera de los ataques, pero también de la reconstrucción actual del “Califato”, todo esto queda igualado por la solicitud de Bashar el Assad de estrechar las relaciones con Rusia, en una reunión celebrada el 7 de septiembre pasado entre Bashar el Assad, el viceprimer ministro ruso Yuri Borisov y el ministro ruso de Relaciones Exteriores Lavrov, donde los dos países reafirmaron su lucha común contra el «terrorismo», pero subrayaron sus esfuerzos para la reconstrucción de Siria.

Rusia está más interesada en lograr la hegemonía y beneficiarse del negocio de la reconstrucción que en apoyar militarmente a Assad para que reconquiste plenamente todo el territorio sirio tanto contra la yihad como contra las diversas fuerzas, siempre vinculadas a actores externos. Una operación que es poco probable y de todos modos a futuro y muy cara.

El “Califato” está presente actualmente en varias partes del desierto central sirio.

Ya hubo algunos ataques suicidas de ISIS para recuperar algunos territorios después de la “Batalla de Baghouz” de marzo de 2019, que también puso fin al control del califato sobre Irak. ¿Por qué? Gran parte del dinero que había en Raqqah, la capital del mencionado ISIS, aún está en manos de los diversos líderes regionales que, sin embargo, todavía tienen un vínculo militar y político oscuro, pero probablemente fuerte, entre ellos.

Inicialmente el flujo de dinero fue sobre todo de Raqqah a Abu Kamal, el último puesto avanzado de ISIS antes de la derrota suprema, pero no final. Actualmente, sin embargo, el “Califato” está atacando a Deir-ez-Zor, Raqqah, Homs y Shaddadi, al sur de Hasakah, golpeando tanto al ejército de Bashar el Assad como a las Fuerzas Democráticas Sirias. Hace sólo unos días las fuerzas rusas reconquistaron los depósitos de gas y pozos de Doubayat, al sur de Sukhnah, en la provincia de Homs.

También hubo otros ataques de ISIS contra las milicias chiítas al oeste del Éufrates.

Sin embargo, el más importante fue el ataque de varias tribus (sunni), reunidas por los líderes de la tribu Aqidat, contra las tropas kurdas y especialmente contra las Fuerzas Democráticas Sirias.

Esto ocurrió después de los enfrentamientos en Jajsh Aqidat, pero también hubo una amenaza, ni siquiera demasiado velada, desde la Coordinación Baghouz hasta las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS), a fin de obligarlos a disculparse por su comportamiento en la región, especialmente con respecto a los muchos ciudadanos de Baghouz actualmente internados en los campamentos organizados por el FDS liderado por los kurdos. Las tribus realmente cuentan, los ejércitos “extranjeros” menos. Es la lógica del viejo proverbio beduino: “Yo contra mi hermano. Yo y mi hermano contra mi primo. Yo, mi hermano y mi primo contra el extraño”.

Mientras tanto, las Fuerzas iraníes Al Qods apoyan, incluso materialmente, las deserciones chiítas o no chiítas de elementos que ya pertenecen a las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS), sin que ningún partidario occidental de las FDS acuse el problema.

Las principales tribus kurdas son actualmente siete, con afiliaciones religiosas de diversos orígenes, incluyendo yazidí, yarsanis (la religión kurda más antigua), alevis y obviamente sunitas. En la tradición kurda, sin embargo, también hay una considerable minoría chiíta, los kurdos de Faili, unos 1,5 millones de personas, que se encuentran entre las montañas Zagros y las dos fronteras siria e iraquí, pero ahora también viven en Bagdad, Diyala, Wasit, Missan y Basora.

Siempre han tenido poca afinidad con el Partido Baaz.

A menudo son ricos y ocupan posiciones importantes en las comunidades comerciales de las ciudades donde viven, pero han desempeñado un papel importante en la creación del nacionalismo kurdo.

También están los Shabak, principalmente kurdos iraquíes, que hablan un dialecto iraní y viven en comunidades religiosas (ta’ifa) en el área de Nínive.

Los ancestros de los kurdos Shabak eran casi todos seguidores del místico kurdo Saif-ad-Din Ardabili. Como un hombre vinculado a la orden sufí de Zahed Gilani, la zahedieh, Ardabili creó una tradición mística en gran medida vinculada a la identidad kurda, aunque ninguna orden sufí realmente se unía a estas “apariencias”.

Si no estudiamos las líneas de desarrollo del misticismo islámico, del alauita (que es una expansión moderna del sufismo chiíta) y el misticismo cristiano, no entendemos nada sobre el faccionalismo árabe de Medio Oriente y la verdadera “ruta del incienso” que actualmente separa los diversos territorios del Gran Medio Oriente y no sólo ellos.

Los sufíes, sunitas y chiítas Tariqat conectan áreas muy distantes entre sí: el Cuerno de África se conecta con Irán, desde Sudán hasta el Amazigh del desierto del Magreb, desde la India hasta Egipto.

Cabe recordar que en Turquía las órdenes sufíes fueron prohibidas por Ataturk en 1925, pero siguieron adelante con pocos problemas legales.

Los albaneses y bekhtashi  fueron tolerados y, de hecho, se volvieron poderosos incluso bajo el régimen de Enver Hoxha.

Actualmente la mayor orden sufí es la Qadiriyyah, vinculada a la tradición del primer sufí reconocido por la tradición islámica, Abd Al Qadir al Jilani, que probablemente era kurdo. Era nuestro año 1000 en Bagdad. Es una orden muy rica, gracias a los canales de finanzas informales árabes, y opera en todas partes.

En Sudán también está el Khatimiyyah, o sea el Mirganiyah, por no hablar de la secta mahdi.

También Omar al Mukhtar, bien conocido por las fuerzas de ocupación italianas en Libia, fue un Qadiriyyah, una orden sufí de la que se originó y desarrolló la sociedad secreta de Tijanijah. Se expandió especialmente entre los Amazigh, en nuestro siglo XVIII, y tenía muchos rasgos sufíes.

Incluso están los Fulani, que también festejan mucho la yihad, pero de una manera diferente de Al Qai’da al-Sulbah y otras organizaciones similares muy recientes.

Si en lugar de estudiar cómo engordar al ganso islámico para hacerlo adicto al ritual occidental místico de la papeleta en una urna, hubiéramos estudiado el esoterismo -incluso el político- de los siete sufíes y las diversas cofradías y hermandades, habríamos tenido muchos menos terroristas y problemas políticos.

Como me dijo un viejo “maestro” sufí afgano, “no nos envíe teléfonos móviles y computadoras. Ya los tenemos y sabemos cómo usarlos mejor que tú. Sólo envíanos a un hombre santo y lo escucharemos con respeto”.

El laicismo materialista destruye, sobre todo, a sus fieles. Pero volvamos a Siria.

En Siria, ISIS continúa sus asesinatos contra los soldados de Assad y las Fuerzas Democráticas Sirias. El general Talal Qassem, un oficial vinculado a Assad, fue asesinado, así como dos oficiales de la 4ª División, apoyados y armados por Irán y Muhammad Jamal al-Jamal, muy cercano a Rusia y líder del Comité Deraa. Los yihadistas también mataron a Muhammad Qasim al-Yunis, reclutador de las fuerzas iraníes y de los Quds en Deraa.

De ahí un nivel significativo de la inteligencia territorial del califato, lo que nos hace suponer que se realizarán operaciones mucho más relevantes en el futuro.

Desde 2019 el “Califato” se ha ido reorganizando, desde al-Sukhna en la provincia de Homs, al-Mayadin, en la zona de Deir-ez-Zor, hasta Ma’adan cerca de Raqqa, hacia el desierto de Al-Suwaida, el de Al-Buqamal, de Al-Mayadin, al-Salamiya y al-Zakf, en la zona occidental del desierto de Anbar.

El triángulo primario del califato es actualmente el que existe entre Al-Sukhna, al-Mayadin y Ma’adan que se supone que cuenta aproximadamente con 45.000 militantes. Hablando de nuevo sobre los generales ba’atistas, Firas Al-Nasaan, ejecutivo del Servicio de Inteligencia de la Fuerza Aérea Siria, el verdadero núcleo de la inteligencia siria y otros líderes del Servicio de Inteligencia de Assad, también fueron asesinados.

Esto implica una peligrosa penetración de las estructuras sirias por la yihad, que ni siquiera Rusia ha sido capaz de evitar.

Hubo enfrentamientos, políticamente muy peligrosos, entre la 8ª Brigada de Assad, en manos de las fuerzas rusas (como todos los cuerpos operativos del ejército sirio) y algunas tribus beduinas en la provincia de Deraa.

Es evidente que esta provincia ya es un área de profunda penetración del califato, pero también de sus redes financieras, políticas y religiosas que, al parecer, actualmente no son una parte evidente de ISIS.

Por lo tanto, esta inteligencia y porosidad militar del régimen de Assad es extremadamente peligrosa y podría frustrar la pax russica y, sobre todo, los proyectos ya definidos de inversión en la “Nueva Siria”, principalmente por China. Por lo tanto, está claro entender quién está detrás de ella, si hay alguien.

Mientras tanto, Estados Unidos está enviando principalmente drones, que mataron a dos comandantes de “Hurras al-Din”, también conocidos como guardianes de la religión, una organización afiliada a Al Qa’eda, pero también se opusieron a las otras filiales tradicionales de la red de Bin Laden en Siria. Los dos comandantes fueron Sayyaf al-Tunisi y Abu Hamza Al-Yamani.

Guerra con control remoto, es decir, zapping estratégico. No será suficiente.

Las dos operaciones estadounidenses fueron registradas por Rusia en el área de Idlib, pero es probable que el contraste entre esta organización Qaedista y las otras tradicionales no favorezca a Haya’t Tahrir Al-Sham y las redes posteriores de Bin Laden.

Sin embargo, se sabe que la red Hurras al-Din, tiene relaciones estables con los servicios de inteligencia turcos. En 2018 operó para mediar entre el Ejército de Liberación Sirio, en el área de Alepo y Ayat Tahrir al-Sham.

El mencionado grupo pro-turco ha operado recientemente en la zona de Hama y, a veces, en Idlib. La Federación de Rusia ha operado con éxito en Siria, pero, principalmente e indirectamente, organizando las estructuras del Ejército de Bashar el Assad, controlándolo de cerca. El faccionalismo del ejército baazista sirio es bien conocido.

En 2018-2019, el Jefe del Estado Mayor de Bashar el Assad controlaba directamente sólo entre 25.000 y 30.000 soldados y oficiales de un total de más de 200.000.

De ahí la utilidad de las milicias chiítas no sirias, como la libanesa Hezbolá; la iraquí y pakistaní Ali Zulfikar, que se originan directamente de los esfuerzos islamistas de la familia Bhutto; la Brigada Abu Fadl al Abbas, nacida en Siria principalmente para prevenir las actividades yihadistas de profanación de mezquitas chiítas (e iglesias cristianas), así como, obviamente, la Brigada Al Quds del Pasdaran iraní, y finalmente la chiíta afgana Fatimiyoun y los miembros de la Brigada pakistaní Zeinabiyoun.

Rusia necesita firmemente que Irán esté presente en Siria, pero ciertamente no quiere dejar el futuro sirio en manos de Irán.

Todo lo contrario. Muchas señales de inteligencia nos dicen que Rusia sabía algunas operaciones de otros actores regionales contra el Pasdaran y las otras fuerzas lideradas por Irán, pero no levantó un dedo.

Por lo tanto, el plan ruso es tener una fuerza baazista móvil y muy centralizada, con una parte significativa del Cuerpo Especial y una autonomía relativa de Rusia, especialmente en el territorio del sur y del este de Siria, con referencia a las operaciones yihadistas de fuerzas más o menos regulares dirigidas por actores regionales o globales.

Ya en 2015 Rusia había creado el 4º Cuerpo Sirio, con un núcleo del antiguo ejército de Bashar el Assad y una unidad de las Fuerzas de Defensa Nacional dirigidas por Irán, así como algunas brigadas del Partido Baaz.

Por lo tanto, es obvio que, en Siria, el segundo oponente de Rusia es un aliado, a saber, Irán.

Por lo tanto, Putin ha calculado correctamente su ecuación estratégica: Occidente no podía oponerse materialmente a su intervención en Siria.

Parte de su intervención en ese país tenía como objetivo desafiar a Occidente. Por lo tanto, muchas operaciones de la zona antiaérea (A2AD) y el control total del espacio aéreo, así como, particularmente hoy en día, el uso continuo de las empresas militares privadas (PMC) por parte de Rusia, le permiten una mayor flexibilidad en el uso de la fuerza y también para “hacer política” en el territorio.

También está el problema del petróleo, que nunca se puede descuidar. A finales de junio de 2020, la compañía estadounidense Delta Crescent Energy firmó un contrato con las Fuerzas Democráticas Sirias dirigidas por los kurdos, pero también con la garantía de los dirigentes kurdos de que Rusia podría beneficiarse del acuerdo y con posibles oportunidades futuras para que Rusia explorara y extrajera petróleo local.

Erdogan también ofreció a Rusia la oportunidad de modernizar los yacimientos petrolíferos de Deir-ez-Zor, para revitalizar la economía siria.

La compañía Mercury, propiedad de Yevgheni Prigozhin, un empresario amigo personal de Putin, ya opera en el este de Siria, pero, mientras tanto, los agentes de Rusia están permanentemente tratando con el Consejo Tribal Sirio, así como con las tribus pro-iraníes Nawaf al-Bashir.

A diferencia de otros países, Rusia sabe que los Estados de Medio Oriente son composiciones móviles de tribus que son la verdadera entidad política básica.

Esto sucede mientras Estados Unidos sale de la zona de amortiguación siria, es decir, el Corredor de la Paz, o el Mecanismo de Seguridad colocado en el lado sirio de la frontera sirio-turca, y por lo tanto China está entrando en escena.

La ayuda humanitaria de China a Bashar el Assad comenzó en agosto de 2016, pero obviamente China siempre subraya el principio de no injerencia en los conflictos y en los asuntos internos de otros Estados.

Sin embargo, también hay que recordar que China ha mostrado una actitud fría también hacia las operaciones aéreas y de misiles de Rusia en Siria, aunque es un aliado abierto y amigo del régimen de Bashar el Assad.

Irán ha buscado a menudo el apoyo chino para su participación en Siria y también está tratando de entrar en el sistema de la Organización de Cooperación de Shanghai (SCO).

Este apoyo chino continuará también durante la probable futura ofensiva de las fuerzas de Assad en Idlib.

 

* Copresidente del Consejo Asesor Honoris Causa. El Profesor Giancarlo Elia Valori es un eminente economista y empresario italiano. Posee prestigiosas distinciones académicas y órdenes nacionales. El Señor Valori ha dado conferencias sobre asuntos internacionales y economía en las principales universidades del mundo, como la Universidad de Pekín, la Universidad Hebrea de Jerusalén y la Universidad Yeshiva de Nueva York. Actualmente preside el «International World Group», es también presidente honorario de Huawei Italia, asesor económico del gigante chino HNA Group y miembro de la Junta de Ayan-Holding. En 1992 fue nombrado Oficial de la Legión de Honor de la República Francesa, con esta motivación: “Un hombre que puede ver a través de las fronteras para entender el mundo” y en 2002 recibió el título de “Honorable” de la Academia de Ciencias del Instituto de Francia.

 

Artículo publicado en inglés el 24/09/2020 y exclusivo para SAEEG. Traducido al español por el Equipo de la SAEEG con expresa autorización del autor. Prohibida su reproducción. 

©2020-saeeg®

 

ISRAEL Y SUS CIUDADANOS ÁRABES

Giancarlo Elia Valori*

Un tema que rara vez se trata públicamente es la situación entre los ciudadanos judíos y árabes israelíes (cristianos y musulmanes). El 26 de abril de 2020, la Oficina Central de Estadísticas de Israel informó datos oficiales de población del Estado del Cercano Oriente: 6,8 millones de judíos (74%), 1,93 millones de árabes (21%) y 454.000 cristianos no árabes o seguidores de otras religiones (5%). El índice de fertilidad, según los datos más recientes (2018) tiene una ligera tendencia más alta por parte de la minoría árabe.

Según datos preliminares del Instituto de Políticas Populares Judías (JPPI), actualizados al 21 de abril de 2020 y sobre la compilación del próximo índice de pluralismo 2020, en el último año se ha producido un cambio significativo en la forma en que se identifican los ciudadanos árabes de Israel.

Según la encuesta, realizada por la Universidad de Tel Aviv, las minorías de Israel (26%) son principalmente israelíes y la mitad (51%) se identifica como árabe-israelí.

La proporción de no judíos que se hacen llamar principalmente palestinos se sitúa en torno al 7%, frente al 18% del año pasado.

Además, ha habido un aumento considerable en el número de árabes que se hacen llamar israelíes, esa cifra ha aumentado del 5% en 2019 al 23% este año.

Se puede observar que estas cifras indican un cambio significativo en la identificación estatal de los árabes israelíes al final de un año electoral (consultas del 9 de abril de 2019), en el que se discutió la cuestión de la participación de los árabes israelíes en la arena política y en el tejido social del Estado.

Otra pregunta de la encuesta pidió a los encuestados que evaluaran cuánto estaban de acuerdo con la frase: “Me siento como un verdadero israelí”.

La mayoría de los árabes (cristianos+musulmanes) dijeron que estaban completamente de acuerdo (65%) o de alguna manera estar de acuerdo (33%) con la identificación de ciudadanos israelíes.

Entre los árabes musulmanes, por otro lado, la mayoría que se siente israelí están en el 61%, mientras que casi uno de cada cinco árabes musulmanes (18%) dice lo contrario.

El presidente del Instituto de Política Popular Judío, Avinoam Bar-Yosef, no mencionó el impacto de las elecciones anteriores y, en cambio, estimó que los resultados de la encuesta se deben al trabajo dedicado por los árabes israelíes en el campo médico, especialmente durante la lucha contra el desafío planteado por la crisis COVID-19, que profundizó el sentido de colaboración entre las dos comunidades.

Exactamente el año anterior, el 28 de marzo de 2019, una encuesta publicada por la webzine israelí “Sicha Mekomit”, señaló que la mayoría de los ciudadanos israelíes creían que existían relaciones positivas entre las poblaciones judías y árabes del país.

El 53% de los judíos encuestados dijo que las relaciones diarias entre judíos y árabes son en gran medida positivas, y un tercio testificó relaciones negativas basadas en la experiencia personal. Sólo el 13% dijo que no tenía suficiente contacto con la población árabe para responder.

Alrededor del 76% de los árabes encuestados dijeron que, en su vida diaria, las relaciones entre judíos y árabes eran en gran medida positivas. Sólo el 6% subrayó que no tenía suficiente contacto con el otro grupo de población para responder.

Una encuesta previa a las mencionadas elecciones parlamentarias del 9 de abril de 2019, realizada por Dahlia Scheindlin y David Reis, reveló que la mayoría de los judíos y árabes creen que la cooperación entre las dos poblaciones puede perseguir diversos objetivos, entre ellos la protección del medio ambiente, los derechos de los trabajadores y los derechos de las mujeres.

En todas las cuestiones abordadas, entre el 55 y el 58% de los encuestados consideraron que la cooperación judío-árabe ayudaría a abordar y resolver problemas, y sólo entre el 10 y el 14% pensó que resultaría perjudicial. Entre los encuestados árabes, el 72% dijo que la cooperación sería útil, en comparación con el 54% de los encuestados judíos.

En cuanto a las elecciones ya mencionadas, casi la mitad de los árabes encuestados (47%) dijo que estaría dispuesta a votar por un partido judío si cumplía con sus puntos de vista, significativamente más del 15% de los votantes árabes que apoyaron a los partidos no árabes en las elecciones de 2015.

Sin embargo, sólo el 4% de los judíos encuestados expresó su voluntad de votar por un partido árabe. Alrededor del 88% de los judíos rechazaron la idea.

Aunque los partidos árabes nunca se han unido a un gobierno de coalición, el 87% de los encuestados árabes dijeron que están a favor en cierta medida de la pertenencia a un partido árabe gobernante. Sólo el 4% de los árabes rechazaron la hipótesis. Entre los judíos encuestados, sin embargo, sólo el 35% dijo que un partido árabe que se uniera al gobierno sería en cierta medida aceptable.

Cuando se preguntó a los encuestados árabes si reconocían a un pueblo judío junto al pueblo palestino, un gran 94% de los árabes respondieron con aprobación y sólo el 6% dijo que sólo había un pueblo palestino.

Entre los judíos encuestados, el 52% reconoció la existencia de un pueblo palestino, mientras que el 48% dijo que sólo hay un pueblo judío.

La encuesta también preguntó a los encuestados árabes cómo se definieron a sí mismos. Casi la mitad (46%) se hace llamar árabe-israelíes, el 22% dijo que eran árabes, el 19% dijo que eran palestino-israelíes y el 14% se describió a sí mismos como palestinos.

Un interesante artículo de Umberto De Giovannangeli apareció en el nº 9/2018 de “Limes”, pero de plena actualidad, nos muestra una encuesta publicada por la sección israelí de la Konrad Adenauer Stiftung, relacionada con el programa de cooperación judío-árabe en el Dayan Center de la Universidad de Tel Aviv y por Keevoon, una empresa de investigación, estrategia y comunicación (margen de error declarado: 2,25%).

“El número de personas que han aceptado responder positivamente a las preguntas sobre las instituciones estatales es significativamente alto y refleja una aspiración general de integrarse en la sociedad israelí”, explicó Itamar Radai, director académico del programa Adenauer e investigador del Dayan Center. Al mismo tiempo, los encuestados identificaron la discriminación percibida como una de las principales causas de preocupación, y el 47% declaró que se sentían “generalmente tratados de manera desigual” como ciudadanos árabes. La mayoría de los encuestados también se quejan de una distribución desigual de los recursos fiscales del Estado. Según Michael Borchard, director de la oficina israelí de la Fundación Konrad Adenauer, uno de los resultados más significativos de la encuesta es la respuesta dada a la pregunta: ‘¿Qué término te describe mejor?’ La mayoría (28%) respondió árabe israelí; el 11% respondió simplemente israelí y el 13% se describió como ciudadano árabe de Israel. El 2% respondió musulmán israelí. Sólo el 15% se describió como simplemente palestino, mientras que el 4% dijo ser palestino en Israel, el 3% de ciudadanos palestinos en Israel y el 2% palestinos israelíes. 8% de los encuestados prefirieron autoidentificarse simplemente como musulmanes.

En otras palabras, según la encuesta, el 56% de los ciudadanos árabes se definen de una manera u otra israelíes, el 24% palestinos. Sólo el 23% evita cualquier referencia a Israel, mientras que el 9% de alguna manera combina el término palestino con los términos israelí o “en Israel”. “El hecho básico”, dice Borchard, “es que hay una mayor identificación con Israel que con un posible Estado palestino: los árabes quieren ser reconocidos en su identidad específica, pero no tienen ningún problema en estar vinculados a Israel”. La encuesta también encontró que los ciudadanos árabes israelíes están más preocupados por la economía, la delincuencia y la igualdad interna que por la cuestión palestina.

Los datos obtenidos del artículo de De Giovannangeli y de las encuestas anteriores basadas en Israel nos llevan a creer que el laicismo tradicional de los ciudadanos árabes palestinos es claro. Por lo tanto, la complejidad antiisraelí de los países de Medio Oriente, entre los que “paradójicamente” existen muchos aliados de los Estados Unidos de América, un antiguo amigo de Israel, puede ser menos sentida por los ciudadanos árabe-israelíes cuanto mayor es la situación económica de los mismos.

Como resultado, cuanto mayor sea el nivel de bienestar de la población de un país, mayor será la fricción sobre la que los terceros soplan para revivir el fuego de la discordia.

 

* Copresidente del Consejo Asesor Honoris Causa. El Profesor Giancarlo Elia Valori es un eminente economista y empresario italiano. Posee prestigiosas distinciones académicas y órdenes nacionales. El Señor Valori ha dado conferencias sobre asuntos internacionales y economía en las principales universidades del mundo, como la Universidad de Pekín, la Universidad Hebrea de Jerusalén y la Universidad Yeshiva de Nueva York. Actualmente preside el «International World Group», es también presidente honorario de Huawei Italia, asesor económico del gigante chino HNA Group y miembro de la Junta de Ayan-Holding. En 1992 fue nombrado Oficial de la Legión de Honor de la República Francesa, con esta motivación: “Un hombre que puede ver a través de las fronteras para entender el mundo” y en 2002 recibió el título de “Honorable” de la Academia de Ciencias del Instituto de Francia.

 

Nota: traducido al español por el Equipo de la SAEEG con expresa autorización del autor.

©2020-saeeg®

LA DESTRUCCIÓN DEL PUERTO DE BEIRUT Y EL “NUEVO ORDEN” EN ORIENTE MEDIO

Giancarlo Elia Valori*

La poderosa explosión que arrasó el puerto y parte de la ciudad de Beirut el pasado 5 de agosto, a las 6 de la tarde, con un saldo de muertos desconocido pero al menos superior a 150, con 4 mil heridos, 300.000 mil personas dejadas fuera del hogar, fue generado por la explosión de 2.750 toneladas de nitrato de amonio, residuo de un extraño “negocio” de una empresa, con sede chipriota, propiedad de un pequeño “oligarca” ruso, material nunca reclamado ni utilizado de otra manera. Los marineros no remunerados del oligarca fueron repatriados por los Organismos Internacionales.

La gran explosión generó, cabe señalar, un terremoto de magnitud 3,5 Richter.

Mientras tanto El Líbano espera el veredicto sobre el asesinato de Rafik Hariri que tuvo lugar, con un acto terrorista en 2005. Los acusados son sólo cuatro, in absentia, pero todos pertenecientes a Hezbollah, que también fue el partido político fundamental para apoyar al gobierno libanés, que acaba de dimitir.

Sin embargo, muchas fuentes, incluso en Estados Unidos, piensan que las órdenes del ataque contra Rafik fueron de los propios saudíes. Piense aquí en ese mismo Saad, el hijo, que fue “secuestrado” en un hotel de lujo, por Mohammed Bin Salman por deudas, en 2017, para regresar tres semanas después.

Otra pieza inevitable del tema: el default del Estado libanés, anunciado oficialmente el pasado mes de marzo por el primer ministro Hassan Diab, un “independiente” acogido por Hezbollah.

Sin embargo, cabe señalar que los bancos privados libaneses todavía tienen un excelente bocado de capital disponible, justo a tiempo, antes del despojo de lo poco que queda del Estado.

En ese momento, el default se hizo sobre una deuda de 1.200 millones de eurobonos y ya con una relación deuda/PIB del 170%, los eurobonos no se reembolsaron, sino para comprar importaciones de bienes primarios.

El Líbano lleva un tiempo funcionando con una economía imaginaria, con las reservas de divisas del Banco Central, para todas las monedas, reducidas a US$ 29 mil millones que, entre los bonos con los bancos locales y las reservas fijas y más, se reducen a sólo 4 mil millones que son útiles para pagar la deuda.

Posteriormente, el Fiscal suspendió la actividad de 20 bancos libaneses el 5 de marzo.

Pero muchos expertos locales juran que algunos bancos locales todavía están llenos de depósitos. Lo cual es muy probable. Y quien esté planeando el default político de El Líbano no espera nada más.

Un país económicamente destruido, por tanto, al que la explosión asestó el golpe final. La explosión, entonces, puso en un instante el complicado sistema constitucional de división entre drusos, chiítas, sunitas, cristianos y otras etnias que habían construido el castillo de naipes de los distintos gobiernos.

Las masas, con las finanzas que ya no existen y el turismo se evaporaron con el Covid-19, por lo tanto con una economía reducida a cero, siempre se manifiestan juntas y ya no perciben las diferencias religiosas en las que sus viejos “emprendedores políticos” habían hecho fortuna.

Las viejas facciones, entonces, ya no tienen recursos selectivos para distribuir, por lo que, con la relativa excepción de Hezbollah, ya no tendrán seguidores.

Aquí me viene a la mente un documento reciente del Carnegie Endowment for International Peace, “Destroyng Lebanon to Save It”, que reporta un documento que salió del ambiente republicano, con un proyecto final muy simple: integrar al Líbano en el sistema estadounidense contra Irán. Lo veo difícil.

Pero luego la ejecución reportada por el documento del Think-Tank estadounidense establece que ni el Fondo Monetario Internacional debería dar ni un dólar a Beirut, un puerto que los chinos querían comprar, pero ahora llegan a Trípoli donde hay otra pieza.

Ni siquiera un dólar, pero solo hasta que las masas libanesas se vuelvan claramente contra la corrupción y sobre todo contra Hezbollah que, además, es la única red de bienestar religiosa disponible hoy en día en un Estado fallido.

Para Estados Unidos, o para sus republicanos, cuando intentan pensar en política exterior, por tanto, la estabilidad de El Líbano es un dato irrelevante y, de hecho, negativo ya que se convertirá en un activo estratégico para Irán y el propio Hezbollah en el futuro.

Pero los libaneses, como un solo hombre, pero cada vez más enfermos y hambrientos, deberían clamar por “libertad” y “guerra contra los tiranos”, que también tienen su propia fe, cultura y hábitos. Los mejores deseos.

Ni siquiera con los dramas del Instituto Einstein podrán transformar a los libaneses. Otra pieza. O destruyen El Líbano, o deben intentar, no con esta tontería democrática, tomarlo todo en una sola pieza y no en alguna facción.

Por lo tanto, el nitrato de amonio en el puerto de Beirut ya ha transformado el Medio Oriente de una manera radical.

Los efectos serán, y de hecho ya son: a) la obvia desestabilización de El Líbano, que pasará a formar parte de los nuevos bloques en formación o simplemente un paso hacia Siria, para volver a desestabilizarse, y al final Irán, entonces hay, b ) el control y desestabilización del flanco sur de la Franja y la Ruta de China, d) la reducción de Hezbollah ad nihilo, sin más redes locales y coberturas, e) la creación de una guerra infinitamente larga en Siria para luego desestabilizar Irán, finalmente la entrada de Turquía a sus nuevas áreas, en Siria y para apuntar también a Jordania, que ahora es un Estado fallido.

Con 1,4 millones de refugiados sirios viviendo de préstamos del FMI cada vez más “largos” nos hacen prever, para el Gran Rey y su pequeño reino jordano, un futuro “trato” libanés.

Hay otros dos elementos en el escenario libanés que han cambiado recientemente. Los ajustes geopolíticos, para países que importan poco, se hacen sin cumplidos y en poco tiempo.

Aquí está la cuestión: la nueva configuración de pozos de gas natural y petróleo entre Chipre y Egipto, a través del Líbano e Israel. Hablaremos de eso.

Luego, la crisis del covid-19, un acelerador para la creación de Estados fallidos, generadores de migración, como en África, o de operaciones de “golpe y fuga” sobre sus materias primas. Como en África.

Y, en cualquier caso, la cuestión del gas y el petróleo en el Mediterráneo oriental es fundamental para su nueva “reelaboración” posterior a la destrucción del puerto de Beirut.

Turquía, por ejemplo, con un Líbano inexistente, puede cerrar su Zona Económica Exclusiva desde la costa libia de Trípoli hasta Kastellorizo, en la frontera de Grecia, y luego llegar no solo a las zonas grecochipriotas, sino a las costas ya libanesas.

El arco de cierre de los intereses petroleros turcos en el Mediterráneo.

Por supuesto, con la mozzarella enmohecida alrededor, Erdogan lo pasará bien.

En el primer año de producción, los hidrocarburos costeros del Líbano podrían generar al menos 8.000 millones de beneficios. Si Turquía pierde su papel en el mundo del gas del Mediterráneo oriental, también lo perderá como socio del gasoducto de Rusia. Ankara ni siquiera piensa en eso. Aquí hay otra clave.

Luego está el papel de Arabia Saudí. Por lo general, El Líbano se utilizó para un juego de equilibrios y escaramuzas entre los saudíes y Damasco, con referencia a Irán.

El canal de Riad en El Líbano, la familia Hariri, siempre ha sido clandestino.

Pero, tras el asesinato de Rafik Hariri los saudíes también se están acercando lentamente al régimen de Damasco y, por tanto, a la influencia “legítima” que ejerce Damasco sobre El Líbano.

Mejor los Assad que Irán o los Hezbollahs, piensan en Riad.

Con el comienzo de la guerra en Siria, sin embargo, se produce un bloqueo completo y lógicamente inevitable de la política en El Líbano: los chiítas con Irán, del lado de Assad, incluso a menudo empleados directamente en suelo sirio, pero los saudíes fuertemente alrededor de Hariri, para mantener un grupo sunita no vinculado directamente al enfrentamiento sirio. Los cristianos y otras tradiciones religiosas se dividieron entre el pacifismo y el compromiso con Damasco.

Llegamos a febrero de 2016, cuando el Reino Wahabí bloqueó US$ 3.000 millones de ayuda militar para las Fuerzas Armadas y mil millones adicionales para seguridad. Actualmente, hay propuestas de ayuda financiera de los saudíes, pero solo en condiciones económicas y políticas muy estrictas.

Otra pista: Arabia Saudí ya no está interesada en la unidad del Líbano como país.

A estas alturas, en medio de acuerdos con el apoyo de Israel y de Estados Unidos, así como una nueva reconfiguración de las relaciones entre Riad, los Emiratos y Egipto, los saudíes ya no necesitan una base traicionera y muy fragmentada contra Irán, como lo fue El Líbano.

En todo caso, para los Al Saud sería necesario crear divisiones muy fuertes en la sociedad libanesa, que son imposibles hoy en día, para contrarrestar la influencia de Hezbollah.

Otra pista: evitar, por parte de quienes ordenaron o llevaron a cabo el ataque, con la destrucción del Líbano, la creación simultánea de una “Unión del Levante” entre Chipre, El Líbano, Irak, Palestina (ANP) Jordania, Egipto, que llevaba años al aire y que habría supuesto un bloqueo importante para los fines de algunos actores internacionales.

África ya ha organizado su Área de Libre Comercio Continental Africana, exactamente desde mayo de 2019, por un PIB negociado previsible de US$ 2 billones en promedio.

El “Levante” ofrecería acceso directo a los puertos de China, otro elemento que los que están desestabilizando al Líbano no quieren en absoluto. Otra pista.

Por supuesto, El Líbano actual no debería esperar un rescate financiero del resto del mundo.

Beirut, o lo que queda de ella, necesita de inmediato entre US$ 20 y 24 mil millones en financiamiento externo. El déficit fiscal es del 11,6% del PIB y la relación deuda/PIB es del 170%, como hemos visto.

El tipo de cambio oficial entre la lira y el dólar es 1: 2000 y superior.

Por supuesto, la fuga de capitales no se controla.

Otra pista muy importante es la nueva relación entre los Emiratos Árabes Unidos e Israel.

En el caso de Abu Dhabi, los Emiratos ya han colocado a Hezbollah entre las organizaciones terroristas y han condenado a Hamas.

No fue un proceso corto, pero la lógica de la colaboración es casi natural: tanto países como áreas, Israel y los Emiratos, especialmente Abu Dhabi, están vinculados a Estados Unidos, tienen buenas relaciones con Egipto, tienen los mismos intereses anti-iraníes. E intercambian inteligencia seleccionada durante mucho tiempo.

Para Israel, es la llegada a mercados muy ricos, para los Emiratos Árabes Unidos un nuevo aliado que también es una importante potencia militar regional.

Sin el peligro saudí y emiratí, el viejo Líbano ya no es necesario para los israelíes.

Para Rusia, sin embargo, existe el peligro de que el post-Líbano se reduzca a un corredor entre el Mediterráneo y las áreas de tensión en Siria y luego hacia Irán, debido a una renovada guerra de “estabilización” entre Damasco, Bagdad y, en el futuro, Teherán.

Sería el final del gran proyecto de Moscú que hasta ahora se ha logrado con la victoria en Siria, con el mínimo gasto de fuerzas, y la estabilización del régimen de Bashar el-Assad, amortiguador entre la costa de Oriente Medio y la zona islamista en contacto directo con la Rusia.

Por otro lado, la Federación de Rusia teme que Damasco caiga en manos de las diversas facciones yihadistas y terroristas, pero no quiere entrar directamente en la arena post-Líbano.

Pero Moscú sigue directamente tanto las redes del terrorismo islámico, actualmente muy activo en El Líbano, como los diversos movimientos anteriores a la guerra de algunos países occidentales.

¿Qué querrá entonces Rusia del caos libanés? El cierre de las fronteras hacia Siria, el bloqueo del paso a Siria de los yihadistas destinados a desestabilizarla por orden ajena, la no exportación regional de la crisis libanesa por parte de occidentales.

Otra pista: la próxima crisis de refugiados. En todos los ámbitos (esto también es una pista) en los que algunos están transformando sus connotaciones políticas, demográficas, estratégicas y geopolíticas, es más fácil crear refugiados para utilizarlos como masa de presión, chantaje, incluso guerra económica, que mantener a las viejas poblaciones en el sitio. Otros pagarán por ellos.

El Líbano ya tiene 1,5 millones de refugiados de sus guerras periféricas a los que no concede ningún derecho.

Jordania alberga a otros 780.000 refugiados, pero el Reino Hachemita ya está en la mira de los “grandes transformadores” de Medio Oriente, los que escriben nuevas fronteras con bombas con la misma facilidad con la que Sykes y Picot las redibujaron con lápices y reglas.

No habrá nuevos inmigrantes a la UE desde El Líbano: las poblaciones “excesivas” se dirigirán al resto de Medio Oriente o emigrarán, aparte de la epidemia de Covid-19, al Nuevo Mundo. Aquellos que ya han “cargado” a los Estados más estúpidos de la UE, como el nuestro, con inmigrantes africanos, no tienen ningún interés en aumentar la dosis, lo que haría imposible la respuesta política y, quizás, militar de algunos países de la UE en el post-Líbano. Lo cual será solicitado con enojo. Y también tenemos a la FPNUL II, para evitar que caiga como rehén de nuevos “pacificadores” o actores regionales sin escrúpulos.

 

* Copresidente del Consejo Asesor Honoris Causa. El Profesor Giancarlo Elia Valori es un eminente economista y empresario italiano. Posee prestigiosas distinciones académicas y órdenes nacionales. El Señor Valori ha dado conferencias sobre asuntos internacionales y economía en las principales universidades del mundo, como la Universidad de Pekín, la Universidad Hebrea de Jerusalén y la Universidad Yeshiva de Nueva York. Actualmente preside el «International World Group», es también presidente honorario de Huawei Italia, asesor económico del gigante chino HNA Group y miembro de la Junta de Ayan-Holding. En 1992 fue nombrado Oficial de la Legión de Honor de la República Francesa, con esta motivación: “Un hombre que puede ver a través de las fronteras para entender el mundo” y en 2002 recibió el título de “Honorable” de la Academia de Ciencias del Instituto de Francia. 

Nota: traducido al español por el Equipo de la SAEEG con expresa autorización del autor.

©2020-saeeg®