ASPECTOS ÉTICOS RELACIONADOS CON EL CIBERESPACIO: IDEOLOGÍAS WEB (2)

Giancarlo Elia Valori*

Foto de Markus Spiske en Pexels

El ethos de la cultura web se basa en los principios de: libertad de información ilimitada e irrestricta, privacidad, disponibilidad general, calidad de la información, no daño, limitación del uso excesivo de los recursos web y el principio de inviolabilidad de la propiedad intelectual.

La implementación real de estos principios es posible a través de una serie de medidas institucionales: la formulación de varios códigos de ética, que respaldan los derechos y obligaciones de los participantes en la interacción virtual, y la creación de una institución de organismos autorreguladores de intranet. La intranet es la red privada de la empresa que está completamente aislada de la red externa (Internet) en términos de servicios ofrecidos (por ejemplo, a través de LAN), permaneciendo así solo para uso interno, posiblemente comunicándose con la red externa y con otras redes a través de sistemas apropiados (protocolo TCP / IP, que también se extiende con conexiones WAN y VPN) y protección relacionada (por ejemplo, firewall).

La relevancia del tema de investigación caracteriza el grado de su desarrollo científico; determina el tema de la investigación; formula objetivos y metas; revela la novedad científica, así como el significado teórico y práctico de los objetivos éticos de la comunicación, y proporciona datos sobre la aprobación de los resultados obtenidos. La comunicación virtual como objeto de análisis filosófico y ético revela la esencia y especificidad de la regulación de la comunicación virtual.

La comunicación virtual se puede definir como una forma especial de interacción basada en canales para recibir y transmitir información. En consecuencia, su principal característica distintiva es la mediación y depende en gran medida de su funcionalidad, lo que determina su originalidad cualitativa.

A diferencia de la mayoría de las formas tradicionales de comunicación, la comunicación virtual se caracteriza por la distancia y por un alto grado de permeabilidad: una persona ubicada en cualquier parte del mundo puede convertirse en participante. La comunicación virtual tiene, por lo tanto, una naturaleza intercultural global, e inevitablemente conduce a una colisión en el proceso de interacción de las orientaciones valor-normativas de las diferentes culturas y, en consecuencia, a la unificación de las reglas y normas que rigen los procesos de comunicación.

La capacidad de proporcionar información a una audiencia muy grande en todo el mundo hace que la comunicación virtual esté cerca de la comunicación de información masiva. Esto significa que cualquier usuario puede tomar parte activa en él, convirtiéndose así no solo en un receptor, sino también en un remitente de mensajes.

Debido a la mediación de la máquina, la mayoría de las formas de comunicación virtual se caracterizan por características como el anonimato (entendido como el anonimato de un diálogo en el que los sujetos no se presentan entre sí), lo que, combinado con la capacidad de desconectarse en cualquier momento, conduce a una disminución del riesgo psicológico en el proceso de comunicación ordinario en el que existe un mayor dictado por circunstancias de trabajo,  riqueza, clase, celebridad pública y fama, edad, etc.

En consecuencia, en el proceso de comunicación virtual, se hace posible satisfacer impulsos e impulsos generalmente reprimidos que, por así decirlo, causan comportamientos marginales. Ante un tema que no conocemos y no miramos a los ojos, hay más posibilidades de emitir un juicio sin condicionar la mediación.

Además, la consecuencia del anonimato es también el riesgo de una falta de información confiable entre los comunicantes. Por lo tanto, durante la comunicación virtual, hay una construcción continua de la imagen de la contraparte virtual (a menudo atribuyéndole características que en realidad no posee), y de las reglas de interacción con él / ella. En el proceso de comunicación virtual, hay una construcción continua de la personalidad del comunicador: la especificidad de la interacción virtual permite a una persona crear cualquier impresión de sí misma, usar cualquier máscara y desempeñar cualquier papel, en otras palabras, experimentar (jugar con otros) haciendo pasar una identidad que no posee o imponiendo una que es capaz de afirmarse. No es casualidad que la mayoría de los participantes en la interacción virtual utilicen seudónimos (“apodos”): el cambio de nombre marca un rechazo simbólico de una persona real y una salida de la sociedad cotidiana real.

Dado que en una situación de interacción virtual los factores que forman y mantienen la desigualdad social en el mundo real están inicialmente ausentes (los sujetos virtuales no tienen cuerpo, lo que significa que no tienen género, edad, etnia, nacionalidad), la comunicación virtual es básicamente un no estatus en la naturaleza y el único criterio de efectividad social en Internet son las cualidades personales y las habilidades de comunicación del participante en el interacción (en primer lugar, dominio del habla escrita, pero no solo escrita si algunas personas consideran la audioconferencia como comunicación, ya que el video generalmente asusta a aquellos que deberían mostrarse).

La difuminación de roles y estatus reales, la eliminación de barreras espaciales y fronteras geográficas y, finalmente, la deconstrucción de los propios sujetos de interacción dificultan que algunas instituciones sociales controlen la comunicación virtual. Otra característica significativa de la comunicación virtual es, por lo tanto, su no institucionalidad, que inevitablemente va acompañada de la incertidumbre de las reglas y normas sociales que rigen el comportamiento de las personas en este dominio.

Las características anteriores dejan una huella en las relaciones sociales establecidas en un entorno virtual, contribuyendo así a la creación de un ethos especial del ciberespacio, y predeterminan en gran medida tanto la naturaleza del ethos web como los problemas que tiene que enfrentar.

El principal supuesto de la ideología de Internet es la proclamación de la independencia del ciberespacio de cualquier estructura e institución estatal. Se argumenta que la red global es un entorno completamente autorregulador que resiste todas las influencias externas y no está sujeta a control y regulación coercitiva y, por lo tanto, solo debe construirse de acuerdo con las leyes morales establecidas por los usuarios de Internet, pero no con las legales reconocidas en la sociedad real. La ideología de Internet es, por lo tanto, extremadamente liberal y su leitmotiv puede considerarse el eslogan proclamado por los hackers: “La información quiere ser libre”.

La ideología de Internet existe en tres versiones que pueden ser designadas condicionalmente como radical-anarquista, liberal-democrática y liberal-económica. Los seguidores de la versión radical-anarquista del libertarismo web tienden a ver a Internet como una “frontera electrónica”, es decir, la última área no regulada de la vida humana, que, por lo tanto, debe protegerse de cualquier restricción, ya sea externa o interna. Sin embargo, es obvio que, a pesar de ser de alguna manera atractiva, la idea de una “frontera electrónica” como un espacio de libertad ilimitada y desenfrenada parece totalmente utópica ya que, en la práctica, dicha libertad puede convertirse fácilmente en arbitrariedad o, por el contrario, en un medio de control del poder que, a su vez, pretende temer a los seguidores antes mencionados para que puedan quedar más expuestos, para atacarlos y golpearlos mejor.

De acuerdo con la versión democrática liberal de la ideología web, Internet debe verse como un medio para construir una nueva «democracia digital», es decir, una democracia enriquecida por las posibilidades de las tecnologías de la información y la comunicación. Esta visión se refleja en otra metáfora común que describe Internet como una especie de «Ágora electrónica», es decir, un lugar virtual donde las personas tienen derecho a expresar cualquier opinión sin temor a la censura. Proporcionar a todos esta oportunidad única, pero también -probablemente aún más importante- debilitar el monopolio del gobierno en la toma de decisiones exclusivas de todos los temas importantes relacionados con la vida de la sociedad, haciendo que los procesos políticos sean abiertos y transparentes, de modo que estén disponibles para el análisis, el escrutinio y la corrección. Al mismo tiempo, la idea de «democracia digital» se contradice con el hecho de que Internet está actualmente lejos de estar disponible en general.

Incluso en los países industriales ricos, existen diversas restricciones económicas, socioculturales, de género y educativas que hacen que el acceso a Internet sea un privilegio para unos pocos (este fenómeno se llama “brecha digital”). Por lo tanto, sería demasiado pronto para considerar Internet como un entorno para el funcionamiento de la democracia digital: Internet tiene un gran potencial democrático que, sin embargo, aún no se ha cumplido por completo. Finalmente, los partidarios de la versión liberal-económica de la ideología web, que es la más cercana al liberalismo clásico, argumentan que el desarrollo de las tecnologías de la información y la comunicación debe conducir, ante todo, a la creación de un “mercado electrónico” que esté absolutamente libre de cualquier regulación estatal. Es en la independencia económica del Estado que los teóricos de este enfoque ven la garantía para el desarrollo de la competencia leal en el mercado y la iniciativa privada. Sin embargo, en una inspección más cercana, resulta que la idea de establecer una competencia leal en el mercado en las redes globales de TI no es más que un mito común. En realidad, Internet más bien crea estructuras económicas únicas y oligopólicas que tienen poco en común con un “mercado electrónico” libre. Además, la lógica misma del desarrollo de Internet contradice la ideología del “mercado electrónico”, que está a merced de los empresarios privados. Esto muestra que la versión liberal-económica del libertarismo web es internamente contradictoria: es obvio que el principio clave de la ideología web —el principio de la libertad de información ilimitada y desenfrenada— es escasamente compatible con el principio de inviolabilidad de la propiedad privada que subyace al liberalismo económico.

Un análisis de las versiones modernas de las ideologías de Internet, por lo tanto, muestra que todas ellas, como es característico de todas las ideologías del “-ismo”, son de una forma u otra utópicas, ya que tienden a sobre idealizar el ciberespacio. Al mismo tiempo, no se debe subestimar su importancia: expresan bastante adecuadamente la actitud de los habitantes del mundo virtual. Esto nos permite afirmar que la única base “real” de la ética en Internet es la inviolabilidad de la libertad de información personal proclamada por el libertarismo web, que adquiere el estatus de imperativo moral incondicional en este sistema de opiniones. (2. continuación)

 

* Copresidente del Consejo Asesor Honoris Causa. El Profesor Giancarlo Elia Valori es un eminente economista y empresario italiano. Posee prestigiosas distinciones académicas y órdenes nacionales. Ha dado conferencias sobre asuntos internacionales y economía en las principales universidades del mundo, como la Universidad de Pekín, la Universidad Hebrea de Jerusalén y la Universidad Yeshiva de Nueva York. Actualmente preside el «International World Group», es también presidente honorario de Huawei Italia, asesor económico del gigante chino HNA Group y miembro de la Junta de Ayan-Holding. En 1992 fue nombrado Oficial de la Legión de Honor de la República Francesa, con esta motivación: “Un hombre que puede ver a través de las fronteras para entender el mundo” y en 2002 recibió el título de “Honorable” de la Academia de Ciencias del Instituto de Francia.

 

Traducido al español por el Equipo de la SAEEG con expresa autorización del autor. Prohibida su reproducción. 

©2022-saeeg®

 

GUAYANA ESEQUIBA: ALEGAR Y PROBAR EN PRO DE LA JUSTICIA

Abraham Gómez R.*

Hoy en día, cada nación del mundo se encuentra enmarcada dentro de una frontera-límite que le proporciona una unidad geográfica, un espíritu nacionalista —con su fortaleza identitaria—y de relativa seguridad; aunque, en los últimos tiempos, por lo visto persistan las acechanzas, ya descaradamente, de algunos países con resucitadas pretensiones imperiales para someter a otros y apoderarse de sus recursos naturales. Aspiran trazar estrategias geopolíticas a sus antojos.

En el Derecho Internacional, el estudio de la frontera abarca un ámbito propio del Estado y su componente territorial.

Venezuela siempre ha sido respetuosa de los convenimientos y pactos suscritos, adheridos y ratificados.

Nuestra historia está signada en reconocer que el Derecho Internacional está fundamentado en el acatamiento de las decisiones arbitrales y judiciales; no obstante, las tropelías que en contra nuestra se han perpetrado.

Añádase a lo anterior que somos y hemos sido siempre partidarios de la solución pacífica de las controversias; sobre todo entre países vecinos, unidos por vínculos geográficos o históricos.

 Si no logramos —en este litigio con Guyana— soluciones racionales, sería tanto como someter a nuestra región, por los próximos siglos a tensiones y conflictos que enajenarían el futuro de ambas naciones, como también cercenar las posibilidades de necesaria cooperación para nuestros pueblos.

La séptima parte de nuestra extensión territorial, de la que nos despojaron, la reclamamos con suficiente asidero jurídico. Somos herederos, desde 1777, del mencionado espacio territorial, 159.500 km2 y su proyección atlántica.

Nos basamos en el Principio de la intangibilidad de las fronteras heredades.

Hemos sostenido tal contención —y dispuestos a alegar en pro de la justicia en La Haya, si así lo determina el Jefe de Estado— porque tenemos suficientes elementos probatorios: históricos, jurídicos, cartográficos, sociales, políticos y morales, que nos asisten. No son elucidaciones trasnochadas. No son empecinamientos caprichosos.

La contraparte en el litigio —amparada en prebendas dinerarias e intereses de las empresas transnacionales— sabe que poseemos bastantes documentos.

Los quince jueces de la Corte también están enterados que nos encontramos apertrechados y munidos con los Justos Títulos (iuris et de iure) que avalan la histórica propiedad incuestionable de Venezuela, sobre la Guayana Esequiba.

Otro elemento a considerar es la fecha que nos ha fijado la Sala sentenciadora de la ONU, para que nos hagamos presentes o invoquemos, una vez más, la no comparecencia en el juicio.

Veamos en detalles. Pareciera, según la apreciación de algunas personas, que es inmenso el plazo, hasta el 08 de marzo del próximo año 2023, concedido por la Corte a nuestro país, para que consignemos por escrito el memorial de contestación a la demanda que nos interpuso la excolonia británica.

La experiencia nos señala que los lapsos para los arreglos de pleitos internacionales conllevan implícitos sus propios ritmos y dinámicas; y lo que llegamos a calificar de rápido en ese ámbito, por lo menos viene arrastrando varias décadas. Hay demasiados ejemplos que, con holgura, determinan la aseveración antes expuesta. De modo que, no tenemos mucho tiempo para desperdiciar.

Con seguridad, bastante gente compartirá lo que diré de seguidas. Prestemos atención: nos encontramos en otra oportunidad de suma importancia para prepararnos totalmente y encarar la citada controversia ante la Corte Internacional de Justicia; donde nos haríamos Parte del juicio; por supuesto, respetando —como quedó dicho— la determinante decisión del jefe de Estado, conforme a sus atribuciones constitucionales.

Hemos planteado un referendo consultivo (según al artículo 73 de nuestra Constitución Nacional); sin embargo, repito, la última palabra de hacernos presente en la CIJ la toma el jefe de Estado. En este último aspecto señalado debo ser insistente.

Todavía conseguimos a quienes opinan y se inclinan por la tendencia de que Venezuela no se haga presente en ninguna de las etapas del Proceso jurídico que lleva adelante la mencionada Alta Sala sentenciadora. Aducen que nuestra personación en el juicio, para cumplir con los actos concluyentes y manifestar consentimientos de obligar, equivale a seguirle el juego a la contraparte, y caer en su estrategia.  Para este grupo de venezolanos nuestra ausencia debe ser total.

Nos luce una posición respetada, pero no la comparto en lo más mínimo. Diré mis razones.

Primero: con la presencia o ausencia de la delegación diplomática de Venezuela (y sus coagentes) el juicio seguirá su curso. El proceso en ningún momento se paralizará.

Segundo: si no vamos, el jurado tendrá la oportunidad de escuchar “una sola campana”, el 08 de marzo de este año 2022; porque a nuestra entera voluntad le dejaríamos a Guyana el escenario a su regusto para que insista, con sus falaces alegaciones, en que el írrito y nulo Laudo Arbitral de París del 03 de octubre de 1899 constituye Cosa Juzgada.

Tercero: tal vez el más protuberante, la Corte está dispuesta a resolver este pleito, inclusive así nosotros estemos ausentes.

Ya lo decidió —como para que abramos los ojos— en la fase previa, el 18 de diciembre del 2020, cuando se autoconfirió “jurisdicción y competencia” y de inmediato pasó a conocer el fondo de la causa.

Mi modesta opinión sigue siendo que debemos hacernos Parte del Juicio, aunque sea bajo protesta. Tal hecho constituirá una valiosa ocasión para esgrimir nuestros elementos probatorios de la vileza con la que actuó el jurado arbitral de 1899, con vergonzosa prevaricación

Ha habido innumerable jurisprudencia, a partir de decisiones sentenciales de la Corte Internacional de Justicia, que refuerzan la posición de mantener con firmeza los límites heredados por un Estado.

La Cesión de Derechos se impone a cualquier dictamen de fuerza; por lo que en nuestro caso no será una excepción, siempre y cuando la posible sentencia de la CIJ se circunscriba en estricto derecho.

¿Qué y cómo ha sentenciado la Corte en situaciones similares? Veamos las siguientes decisiones jurisprudenciales: «Una vez acordado, el límite se mantiene, ya que cualquier otro enfoque viciaría el principio fundamental de la estabilidad de los límites, cuya importancia ha sido reiteradamente enfatizada por esta Corte» (Contención entre Libia y Chad, por la plataforma continental en el mar Egeo. 1994).

Otro ejemplo que nos viene bastante bien, para rememorar todo cuanto ha decidido por  pleitos interestatales el Alto Tribunal de La Haya: “…La sala enfatiza que el principio uti possidetis iuris requiere no solo que se confíe en los títulos legales existentes, sino también que se tenga en cuenta la manera en que esos títulos fueron interpretados y aplicados por las autoridades públicas competentes en el Poder, en particular en el ejercicio de su poder legislativo” (Controversia fronteriza, Benín-Níger. 2013).

Conseguimos otra extraordinaria sentencia sobre un caso que nos proporciona una doble seguridad, en el litigio Venezuela-Guyana, por lo que pueda decidir la Corte Internacional de Justicia.

Leamos y analicemos esta interesante decisión que consolida —a nuestro favor— base jurisprudencial: “la Corte que conoció del caso y concluyó que no podía desconocer el principio de utis possidetis iuris, cuya aplicación da lugar a este respeto de la intangibilidad de las fronteras. (Sentencia por la controversia entre Burkina Faso y República de Malí.1986).

Colegimos, entonces, que el utis possidetis juris y la intangibilidad de la frontera heredada son “principios siameses”.

¿Se atreverá la Corte a ir contra sus propias sentencias, que han sentado jurisprudencias en el Derecho Internacional?

 

* Miembro de la Academia Venezolana de la Lengua. Miembro de la ONG “Mi mapa de Venezuela”. Miembro del Instituto de Estudios Fronterizos de Venezuela (IDEFV).

ASPECTOS ÉTICOS RELACIONADOS CON EL CIBERESPACIO (1)

Giancarlo Elia Valori*

Foto de Sora Shimazaki en Pexels

La investigación activa sobre la comunicación virtual se ha llevado a cabo hace relativamente poco, desde principios de la década de 1990, y se está volviendo cada vez más intensa. El creciente interés de representantes de diferentes temas humanitarios (filósofos, sociólogos, psicólogos, culturólogos, lingüistas) en este tema se explica no tanto por la dinámica sin precedentes del desarrollo del tema de investigación, sino más bien por el papel fundamental que desempeña la comunicación en la década de 2000.

Las tecnologías de telecomunicaciones actuales y, en primer lugar, la red global de Tecnología de la Información Internet y el ciberespacio conexo, son uno de los factores más importantes en el desarrollo de la comunidad mundial, ya que tiene un impacto decisivo en las esferas pública, política, económica y sociocultural. Por lo tanto, existe una clara necesidad de una comprensión filosófica integral de las consecuencias de la informatización global y de la sociedad actual que permita sintetizar los variados datos de las ciencias aplicadas.

Dado que la comunicación virtual es un fenómeno cultural relativamente nuevo, aún no ha surgido ningún sistema comprensible, distinto y efectivo de regulación moral en esta área. Además, la comunicación virtual tiene tales características que puede considerarse como la encarnación de un ideal libertario, incluso anarquista o aparentemente anarquista, de modo que se permite que terceros se expresen para controlar a quienes lo hacen por parte del establishment.

La comunicación virtual ofrece a las personas oportunidades sin precedentes para la realización de la libertad personal, desafiando su naturaleza moral, lo que da lugar a muchos problemas éticos de naturaleza teórica y aplicada que generalmente requieren una solución adecuada. Por lo tanto, la relevancia del problema está determinada, por un lado, por la necesidad científica y teórica de un estudio holístico y sistemático de los aspectos éticos de la comunicación virtual y, por otro lado, por la necesidad social práctica de cerrar una brecha regulatoria en esta área.

La investigación se centra principalmente en la actividad y los comportamientos de los individuos durante la comunicación mediada por computadora, pero más bien dirigida por la web en su esencia. Es decir, el conjunto de normas y principios que rigen esta comunicación, es decir, la moralidad y/o inmoralidad del ciberespacio.

Es necesaria una reflexión moral y filosófica y una evaluación objetiva de los procesos de comunicación virtual y su impacto en la sociedad. Para lograr este objetivo, es necesario abordar las siguientes tareas:

– caracterizar las especificidades de la comunicación virtual;

– considerar las ideas clave de la “biblioteca” disponibles; 

– analizar el grado de influencia de estas ideas en la creación de un ethos específico del ciberespacio;

– determinar el estatus de la moralidad en el sistema de reguladores normativos de la comunicación virtual;

– identificar los principios morales fundamentales que regulan el comportamiento en este ámbito;

– describir y analizar las normas que constituyen o deberían constituir la base de los códigos éticos en el ciberespacio;

– identificar las especificidades de la netiqueta (el comportamiento civilizado que debemos tener al comunicarnos) y determinar qué papel deben desempeñar los propios ciudadanos en su propia autorregulación deseable en Internet;

– considerar y analizar los principales dilemas éticos y filosóficos generados por la aparición de las nuevas tecnologías de la información y la comunicación. Por tanto, la desanarquización está supeditada a la solución de estos problemas.

La ética de la comunicación virtual o, como se llama comúnmente, la ética de la red cibernética, como campo de la filosofía práctica, apenas está comenzando a surgir. A pesar de que en los últimos años ha aparecido un número bastante grande de publicaciones sobre los problemas de la interacción humana con las redes globales de TI, especialmente en los países de habla inglesa, solo una pequeña cantidad de estos trabajos se dedica a los aspectos éticos de dicha interacción, ya que en esos países los esfuerzos están respaldados sin escrúpulos por el beneficio y superan con creces la producción de ensayos dedicados a los valores humanos y morales.

La ética de la comunicación virtual se considera muy a menudo como una continuación y desarrollo de la esfera académica de la ética informática, que es un campo de ética aplicada que estudia los problemas morales creados por las tecnologías de la información.

Este enfoque parece totalmente legítimo si prestamos atención primaria a la naturaleza indirecta de la interacción virtual.

Al mismo tiempo, varios investigadores creen que todas las acciones mediadas por computadora, sin excepción, tienen una naturaleza de información. Esto significa, de una manera u otra, tener un impacto significativo en la infoesfera, cuyas consecuencias solo están sujetas a evaluación moral. Como resultado, la información se convierte en un sujeto completamente independiente de las relaciones morales y, por lo tanto, la ética de las computadoras y la comunicación virtual adquiere un estatus que es filosóficamente más significativo que la ética de la información tout court, que se ha desarrollado hasta “recientemente”.

Según otro punto de vista, la ética de la comunicación virtual debe considerarse una de las variedades de la ética profesional, significativamente más cercana a la de los bibliotecarios y comunicadores (códigos de ética de los medios, estatutos de los periodistas, etc.). Este enfoque se basa en el análisis de los tipos de actividades más comunes y socialmente relevantes por parte de los usuarios de Internet, y por lo tanto, aunque con algunas reservas, se convierten en representantes de diferentes grupos profesionales que no solo tienen derecho a existir, sino también a ponerse en pie de igualdad con instituciones nacionales o internacionales similares existentes.

Hay dos estrategias principales para justificar la ética web: la anglófona (principalmente en los Estados Unidos de América) y la de habla alemana. Los autores anglófonos se centran en los aspectos culturales y axiológicos de la ética web, considerando los problemas morales de la comunicación virtual en el marco de la ética normativa y, por regla general, sobre la base de la aplicación de conceptos éticos clásicos a ellos (principalmente deontología, utilitarismo, economicismo, prácticas comerciales). Los autores de habla alemana, en cambio, centran su atención en los aspectos de comunicación de la ética web y en una cuestión teóricamente más significativa pero demasiado abstracta: si la ética, en general, y la ética web, en particular, pueden fundamentarse y realizan investigaciones principalmente sobre la base de la ética del discurso.

La base metodológica del estudio es un enfoque interdisciplinario sintético, así como un análisis exhaustivo y sistemático del fenómeno que se está estudiando. La metodología propuesta combina el análisis de valores, criterios y juicios estructural-funcionales e histórico-genéticos con las ideas principales de las escuelas antropológicas y hermenéuticas, así como con los logros de disciplinas científicas como la ciencia política, la sociología, los estudios culturales, la psicología y la teoría de la comunicación.

La novedad de estos resultados consiste:

– en la identificación de las especificidades de la disciplina ética de la comunicación virtual;

– en la tematización y sistematización de los principales reguladores éticos de la comunicación virtual;

– en la validez teórica de las normas morales, reglas y principios que rigen los comportamientos en este campo.

El significado teórico de esto radica en la presentación sistemática de los procesos de comunicación virtual desde un punto de vista ético, que no solo permite explorar la práctica del ciberespacio, sino que también sirve como requisito previo para la creación de mecanismos efectivos para garantizar la implementación de una moral común con las normas, reglas y principios relevantes.

Los resultados obtenidos pueden ser utilizados para futuras investigaciones sobre el problema de la influencia de la comunicación virtual en la sociedad y la personalidad en el marco de disciplinas teóricas como la ética, la pedagogía, la sociología y la psicología. La metodología para analizar los procesos de comunicación puede encontrar una amplia aplicación en la teoría y la práctica modernas de la comunicación de masas.

En la mayoría de los casos, la comunicación virtual se caracteriza por rasgos distintivos como la mediación, la interactividad, la distancia y el carácter intercultural global. El anonimato de los participantes ofrece amplias oportunidades para la construcción de una identidad personal, ya que no existe una jerarquía de estatus, mientras que su extra-institucionalidad, el no desarrollo y la incertidumbre de las reglas sociales (incluidas las legales y morales), pueden conducir a la marginación y la burla de los procesos de comunicación, que se concentran sectariamente en un grupo restringido de usuarios de Internet que pierden gradualmente el contacto con la realidad terrenal.

Las características antes mencionadas, junto con la imperfección de las modernas regulaciones informáticas, limitan considerablemente las posibilidades de regulación organizativa y legal de esta área, lo que permite a los participantes en la comunicación virtual considerarla “el último territorio de libertad”, una nueva res nullius, en la que refugiarse del control estatal. En consecuencia, la mencionada autorregulación moral voluntaria, que es en gran medida espontánea y realiza funciones compensatorias, comienza a desempeñar un papel prioritario en la regulación normativa de la comunicación virtual. O más bien, los legisladores siguen su ejemplo para producir reglas. O los propios legisladores actúan como usuarios de Internet para que puedan comprender mejor el entorno ingresando a él con roles anónimos. (1. continuará)

 

* Copresidente del Consejo Asesor Honoris Causa. El Profesor Giancarlo Elia Valori es un eminente economista y empresario italiano. Posee prestigiosas distinciones académicas y órdenes nacionales. Ha dado conferencias sobre asuntos internacionales y economía en las principales universidades del mundo, como la Universidad de Pekín, la Universidad Hebrea de Jerusalén y la Universidad Yeshiva de Nueva York. Actualmente preside el «International World Group», es también presidente honorario de Huawei Italia, asesor económico del gigante chino HNA Group y miembro de la Junta de Ayan-Holding. En 1992 fue nombrado Oficial de la Legión de Honor de la República Francesa, con esta motivación: “Un hombre que puede ver a través de las fronteras para entender el mundo” y en 2002 recibió el título de “Honorable” de la Academia de Ciencias del Instituto de Francia.

 

Traducido al español por el Equipo de la SAEEG con expresa autorización del autor. Prohibida su reproducción.

©2022-saeeg®

 

Sociedad Argentina de Estudios Estratégicos y Globales

This site is protected by wp-copyrightpro.com

A %d blogueros les gusta esto: