LA REUNIÓN DE INFORMACIÓN EN INTELIGENCIA

Marcelo Javier de los Reyes*

Imagen de Gerd Altmann en Pixabay

La buena inteligencia es el preludio de la victoria.

Sun Zi

 

La inteligencia se vale de diversas técnicas y herramientas para la reunión de información. Puede clasificarse a partir de las fuentes o de los medios de obtención.

A partir de las fuentes de información pueden clasificarse en públicas o abiertas y cerradas. Las públicas o abiertas, también conocidas con la sigla OSINT ―por su nombre en inglés Open Source Information Intelligence― son las que se obtienen a partir de los medios de comunicación social como diarios, revistas, libros y otro tipo de publicaciones, televisión, radio, Internet, medios alternativos de comunicación, estadísticas, etc., así como a partir de la concurrencia a congresos y seminarios académicos.

Las fuentes abiertas “están ahí”, son de fácil acceso, están al alcance de cualquier ciudadano pero pueden proporcionar indicios que lleven a la profundización de una determinada información por medios propios de la inteligencia, a la confección de un requerimiento a otros organismos, etc. Se estimaba que durante la época de la Guerra Fría las fuentes abiertas proporcionaban el 90% de la información que utiliza una agencia de inteligencia pero en el presente es muy probable que ese porcentaje sea aún mayor, sobre todo teniendo en cuenta el volumen de información que circula por medios impresos y electrónicos. Esta abundancia de información deriva en una mayor dificultad para procesarla y en lo que también se ha dado en llamar infoxicación.

La información abierta requiere de una cuidadosa lectura e interpretación, de una confrontación o “triangulación” con otras informaciones.

Markus Wolf, quien durante treinta y dos años se desempeñó como jefe del Ministerium für Staatssicherheit de la República Democrática de Alemania —más conocido como Stasi— se refiere a su colega Robert Korb de la siguiente manera:

Era un analista brillante, que me enseñó a considerar con escepticismo los informes provenientes del trabajo de campo, y así pronto llegamos a la conclusión de que una lectura cuidadosa de la prensa a menudo ofrecía resultados muy superiores a los informes secretos de los agentes, y de que nuestros propios analistas debían extraer conclusiones independientes de distintas fuentes, con el fin de evaluar el material de inteligencia en bruto. He continuado adhiriéndome a este concepto desde entonces.[1]

En este sentido, también es oportuno citar a Raúl Sohr:

Aunque cueste creerlo, 90 por ciento de la información que nutre a los servicios proviene de fuentes abiertas: documentos de gobierno, balances de empresa, organizaciones políticas, estudios académicos, compendios estadísticos y, por supuesto, la prensa. Cada día se acumulan cientos de toneladas, por cuantificar de alguna forma, de antecedentes e informes. ¿Cuáles son los relevantes y cuáles no? He aquí el dilema. Todo depende de lo que se busca y de la evaluación de las fuentes.[2]

En contraposición a la abierta, la información cerrada obedece —en general— a la forma de obtención que se realiza a través de medios humanos o de medios técnicos.

Estos medios de obtención se agrupan en lo que se denominan disciplinas de la inteligencia conocidas en inglés como intelligence collection disciplines. Esto permite entonces, hablar de otro tipo de clasificación que distingue entre medios humanos o medios técnicos.

La forma “tradicional” de obtención de información, la más antigua, es la que se produce a través de medios humanos y aquí vale mencionar las fuentes históricas de la Biblia y del Arte de la guerra de Sun Zi[3] —más conocido como Sun Tzu—, textos que nos brindan claros ejemplos de la obtención de información por esos medios ―espionaje― en la antigüedad.

A esta fuente se la conoce como inteligencia humana y se la denomina por su sigla en inglés: HUMINT (Human Intelligence). Se encuadran dentro de esta forma la fuente primaria de la actividad de inteligencia, es decir el espionaje que abarca el reconocimiento directo, la observación, la utilización de informantes, las operaciones basadas en la actividad de dobles agentes, operaciones realizadas con cobertura y el análisis de la información obtenida tanto por medios humanos como técnicos.

De esa manera se puede obtener documentación, información que puede aportar pruebas de actividades de sabotaje, de insurgencia, de terrorismo o, incluso, poner en evidencia las fortalezas y/o vulnerabilidades de un Estado o de una empresa o de una persona.

La inteligencia humana si bien supera en muchos aspectos a la inteligencia obtenida por medios técnicos presenta algunas limitaciones derivadas de los tiempos de obtención, de verificación y de análisis. Del mismo modo, por tratarse de información humana entra en juego la subjetividad, lo cual lleva a los diferentes grados de confiabilidad que se le puede otorgar.

Cuando se utilizan medios técnicos se la puede agrupar en TECHINT, inteligencia tecnológica, la cual puede agrupar, de un modo sintético, a la IMINT, inteligencia de imágenes, la SIGINT, inteligencia de señales (comunicaciones, electrónica y telemetría), a la RADINT, inteligencia de radar (proporciona señales enviadas o recibidas por radar) y a la MASINT, inteligencia obtenida del análisis cualitativo y cuantitativo de datos y parámetros de medida (mediciones e identificaciones).

Dentro de esta clasificación, a su vez, cada grupo cuenta con otras técnicas que no ameritan ser mencionadas a los efectos de esta investigación.

Las ventajas de la información obtenida por medios técnicos residen en su rapidez y en su confiabilidad pero siempre está supeditada a una interpretación humana.

En numerosos casos actúa como una información complementaria a la obtenida a través de medios humanos.

Sin embargo, toda esta “aparatología” tan eficiente puesta al servicio de la inteligencia requiere recordar ciertos principios básicos:

    • la tecnología por sí sola no elabora conocimiento;
    • el análisis humano, aun hoy, sigue siendo el principal elemento en la producción de inteligencia;
    • el análisis humano posee una flexibilidad en los procesos de la que carecen los medios técnicos.

Debe tenerse presente que desde los orígenes de la inteligencia los avances técnicos la han ido acompañando y, en las últimas décadas, la tecnología ha sido de una gran utilidad, al punto que les ha permitido a determinadas agencias una vigilancia omnipresente, una vigilancia masiva.

 

* Licenciado en Historia (UBA). Doctor en Relaciones Internacionales (AIU, Estados Unidos). Director de la Sociedad Argentina de Estudios Estratégicos y Globales (SAEEG). Autor del libro “Inteligencia y Relaciones Internacionales. Un vínculo antiguo y su revalorización actual para la toma de decisiones”, Buenos Aires: Editorial Almaluz, 2019.

 

Referencias

[1] Markus Wolf. El hombre sin rostro. La autobiografía del gran maestro del espionaje comunista. Buenos Aires: Javier Vergara, 1997, p. 65.

[2] Raúl Sohr. Claves para entender la guerra. Barcelona: Mondadori, 2003, p. 218.

[3] Zi corresponde a una fórmula de respeto o título de nobleza para algunas personas distinguidas y no es un nombre propio. Tal es el caso, también, de Kong Fu Zi, es decir, Confucio.

©2021-saeeg®

 

EL ANÁLISIS DE LA EVOLUCIÓN DE LAS RELACIONES ENTRE TURQUÍA E ISRAEL

Giancarlo Elia Valori*

El temor a la Administración de Biden, la preocupación por los Acuerdos de Abraham (véase más adelante), el posicionamiento del estatus geopolítico en Medio Oriente y la salvaguardia de los intereses en Israel son los principales factores a través de los cuales el Presidente turco Recep Tayyip Erdoğan busca mejorar las relaciones con Israel que, sin embargo, conecta con los palestinos.

Las declaraciones del presidente turco Erdoğan sobre los acontecimientos en las relaciones con Israel han confirmado los informes de los medios de comunicación sobre sus repetidos intentos de llegar a un entendimiento sobre varias cuestiones controvertidas, así como allanar el camino para el restablecimiento de las relaciones diplomáticas. Las declaraciones del presidente Erdoğan, así como de otros funcionarios turcos, han subrayado la conexión entre el cambio en las relaciones turco-israelíes y la política de Israel hacia la cuestión palestina.

El “principio de vinculación” que conecta las dos cuestiones ha sido un factor clave en la política exterior turca desde la década de 1950, y opera en el rango entre las palabras y las acciones, que a veces también han dado lugar a graves crisis en las relaciones entre los dos países.

En ese momento Turquía se opuso al plan de partición, pero reconoció a Israel y mantuvo relaciones diplomáticas con ese país. Las relaciones fueron suspendidas después de la segunda guerra árabe-israelí en 1956, cuando Turquía llamó a su representante diplomático en Tel Aviv, anunciando que no regresaría allí “hasta que se encontrara una solución justa a la cuestión palestina de acuerdo con las resoluciones de la ONU”.

Después de llegar al poder, el presidente Erdoğan ha desarrollado el mencionado “principio de vinculación”. En el contexto de las acciones de Israel con los palestinos, Turquía ha aumentado su apoyo político y económico a sus hermanos musulmanes y ha sido causa de crisis.

Las recientes declaraciones del Presidente Erdoğan se han hecho en el contexto de esta política: por un lado, el presidente turco ha expresado el deseo de su país de mejorar las relaciones con Israel y continuar la cooperación en materia de inteligencia; por otro lado, ha mantenido que el trato de Israel a los palestinos es “inaceptable”.

Es importante señalar que Turquía no renunciará al “principio de vinculación”, que difiere del principio de la nueva normalización árabe, basado en la separación entre la cuestión palestina y las relaciones con Israel. Los llamados Acuerdos Abraham, como el reconocimiento del Estado de Israel por los Emiratos Árabes Unidos en septiembre del año pasado: el tercer país árabe en reconocer formalmente a Israel, después de Egipto y Jordania; el cuarto si consideramos el reconocimiento “congelado” de Mauritania.

La política aplicada por el presidente Erdoğan no sólo está moldeada por las relaciones exteriores, sino que también es una cuestión interna turca en la que la opinión pública desempeña un papel clave. Parece que hasta que no se celebren elecciones en Turquía (previstas para el 25 de junio de 2023), no habrá una normalización completa con Israel. La mayoría de la población turca apoya a los palestinos y sus derechos, siente plena solidaridad por ellos y se opone a la presencia israelí.

Además, el presidente Erdoğan considera la cuestión palestina como un factor importante en la construcción de una renovada identidad nacional musulmana turca. Estas posturas aumentan su popularidad y fortalecen el apoyo de la gente a él y a su partido, así como su autoridad y prestigio en el mundo musulmán.

Al mismo tiempo, sin embargo, esta política también tiene implicaciones pragmáticas: el presidente Erdoğan no está cortando lazos con Israel, sino simplemente creando acciones que conducen a síntomas de crisis “diplomáticas”. A pesar de esta actitud de esperar y ver, los lazos económicos entre Turquía e Israel están floreciendo. Según datos oficiales, en 2018 las exportaciones de Turquía a Israel valían 6.500 millones de dólares e importaron 1.900 millones de dólares (excluyendo el comercio de diamantes y el turismo).

Tras la crisis de las relaciones y la expulsión del embajador israelí de Turquía (mayo de 2018), las exportaciones habían caído a 4.000 millones de dólares en 2019 y las importaciones a 1.700 millones de dólares. Aunque están disminuyendo, todavía hay profundos lazos económicos.

Las relaciones comerciales, sin embargo, no son el factor decisivo para determinar la naturaleza de las relaciones entre Turquía e Israel. Hay cuatro cuestiones que se cree que llevaron a Turquía a revisar sus relaciones con Israel:

  1. Turquía ha dado la bienvenida al nuevo presidente estadounidense, Joe Biden, con cautela y temor de que se oponga a las actividades turcas en la región. El líder estadounidense también puede ser muy duro con la seguridad, el armamento y los derechos de las minorías en Turquía. Algunos creen que la mejora de las relaciones con Israel calmará la situación con el presidente Biden, y el Congreso estadounidense y el lobby sionista podrán contribuir a este resultado. No se sabe, sin embargo, si el primer ministro Benjamín Netanyahu será tan buen mediador con Biden como lo fue con Donald Trump.
  2. Turquía está tratando de eliminar el aislamiento que se le impone debido a la distribución de zonas económicas marinas en la zona del Mediterráneo oriental, y está tratando de poner a Israel de su lado para desarrollar una postura conjunta y oponerse a tales subdivisiones Según fuentes israelíes, Turquía ha hecho a Israel una generosa oferta para expandir su área de control sobre las zonas económicas marinas, a cambio de que Turquía se ponga del lado de Grecia, Chipre y Egipto. Israel ha reaccionado con cautela, tanto porque sopesa mucho las intenciones del presidente Erdogan como porque está realmente interesado en fortalecer sus relaciones con los países mencionados anteriormente.
  3. Turquía está preocupada por los Acuerdos de Abraham para la normalización con Israel, en particular el antes mencionado con los Emiratos Árabes Unidos, y Turquía tiene como objetivo limitar su influencia y estatus como una nueva “empresa” de rivales árabes. Turquía intenta desmantelar una creciente alianza entre los países árabes e Israel. Después de todo, nos preguntamos por qué Turquía no está tratando en cambio de mejorar sus lazos con los países árabes para lograr el mismo objetivo. ¿Podría seguir siendo por la historia y la aversión mutua tradicional?
  4. Turquía está tratando de aliviar la presión sobre sus actividades en Israel y Palestina como resultado de la posible mejora de las relaciones con Israel. Turquía financia proyectos importantes en Jerusalén e Israel está tratando de contenerlo y frenarlo. Por el contrario, una mejora en las relaciones entre Israel y Turquía podría liberar el freno israelí.

Hasta la fecha, no se ha dado respuesta oficial israelí a las declaraciones turcas. Los medios de comunicación de Israel hablan de sospecha y frialdad en respuesta al acercamiento turco, con temores de que el presidente Erdoğan esté preparando una estratagema, un truco dirigido no a mejorar sus relaciones con Israel, sino a sabotear las relaciones y contactos de Israel con otros países.

Sin embargo, las filtraciones de altos funcionarios israelíes indican que su país ha establecido condiciones para restablecer las relaciones, que incluyen poner fin a los lazos de Turquía con Hamas y transferir proyectos turcos a Jerusalén a través de canales israelíes, así como abstenerse de votar contra Israel en organizaciones internacionales y adoptar una posición equilibrada entre Israel y los palestinos.

Aún no está claro cuál será el destino de las relaciones entre Turquía e Israel en los próximos meses, con el presidente Biden en la Casa Blanca y después de las elecciones israelíes celebradas el 23 de marzo de 2021. Sin embargo, es importante señalar que Turquía no renunciará al “principio de vinculación», que difiere del nuevo principio de normalización árabe, basado en la separación entre la cuestión palestina y las relaciones con Israel.

El “principio de vinculación” turco es una necesidad real para Turquía, por lo tanto, los líderes palestinos deben trabajar con Turquía para maximizar los objetivos comunes, especialmente con respecto a Jerusalén, la mezquita de Al-Aqsa y Gaza.

No es fácil de hacer, pero tampoco imposible.

 

* Copresidente del Consejo Asesor Honoris Causa. El Profesor Giancarlo Elia Valori es un eminente economista y empresario italiano. Posee prestigiosas distinciones académicas y órdenes nacionales. El Señor Valori ha dado conferencias sobre asuntos internacionales y economía en las principales universidades del mundo, como la Universidad de Pekín, la Universidad Hebrea de Jerusalén y la Universidad Yeshiva de Nueva York. Actualmente preside el «International World Group», es también presidente honorario de Huawei Italia, asesor económico del gigante chino HNA Group y miembro de la Junta de Ayan-Holding. En 1992 fue nombrado Oficial de la Legión de Honor de la República Francesa, con esta motivación: “Un hombre que puede ver a través de las fronteras para entender el mundo” y en 2002 recibió el título de “Honorable” de la Academia de Ciencias del Instituto de Francia.

 

Artículo traducido al español por el Equipo de la SAEEG con expresa autorización del autor. Porhibida su reproducción.

 ©2021-saeeg®

EL PROBLEMA XINJIANG-UIGUR

Giancarlo Elia Valori*

Imagen de andy chung en Pixabay 

A finales de marzo, Estados Unidos, Canadá, el Reino Unido y la UE tomaron una medida concertada para anunciar sanciones por violaciones de los derechos humanos contra los uigures y otras minorías étnicas en Xinjiang-Uigur por parte del gobierno chino.

Esta es la primera vez desde el incidente de la Plaza de Tiananmen en 1989 que la UE y el Reino Unido han impuesto sanciones a China por cuestiones de derechos humanos.

Además, Australia y Nueva Zelandia también emitieron declaraciones expresando su apoyo a las sanciones conjuntas de Estados Unidos y la UE contra China. El Secretario de Estado de los Estados Unidos, Tony Blinken, declaró: “La operación transatlántica conjunta envía una fuerte señal a aquellos que violan o pisotean los derechos humanos internacionales”.

Esta operación conjunta es claramente parte de un esfuerzo concertado de Estados Unidos para trabajar con sus aliados occidentales contra China a través de acciones diplomáticas.

Después de guerras agotadoras en Corea y Vietnam y más tarde en los Balcanes, Afganistán, Irak, Libia y Siria, nos preguntamos:

1) ¿por qué queremos abrir otro frente para exportar la democracia con bombas?

2) ¿Por qué la cuestión de Xinjiang-Uigur se ha convertido en un asunto mortal que une a Estados Unidos y sus aliados para imponer sanciones a China, ignorando al mismo tiempo los comportamientos bárbaros codificados por las monarquías del Golfo de aspecto retrógrado, pero aliados?

3) ¿Por qué la cuestión de Xinjiang-Uigur atrae una atención cada vez mayor de la comunidad internacional?

4) ¿Por qué Estados Unidos utiliza las cuestiones de derechos humanos de Xinjiang-Uyghur para dar forma a una acción diplomática con aliados occidentales contra China y olvidarse de que los negros son asesinados en las calles en casa?

Tratemos de entender mejor la situación.

La importancia estratégica de Xinjiang-Uigur para China es similar a la del Tíbet (Xizang). La región autónoma de Xinjiang-Uyghur es la unidad provincial más grande de China. Abarca una sexta parte del territorio y las fronteras de China en Mongolia, Rusia, Kazajstán, Kirguistán, Tayikistán, Afganistán, Pakistán e India. Puede ser utilizado como base por China para influir en sus vecinos. Sin embargo, Xinjiang-Uigur puede ser utilizado como cabeza de puente por potencias externas para amenazar la integridad territorial de China.

Al igual que el Tíbet (Xizang), Xinjiang-Uigur también tiene un inmenso valor económico en términos de recursos de petróleo y gas, y también puede ser utilizado como un canal para importar energía de Kazajistán. También es un sitio para pruebas de armas nucleares y misiles chinos.

Esta área ha estado tradicionalmente bajo la influencia de varias fuerzas que han reclamado estos territorios. Durante miles de años, los desiertos y montañas de Xinjiang-Uigur fueron atravesados por comerciantes. Pueblos y ejércitos pasaron por él continuamente, a veces formando alianzas con el Imperio Medio, a veces para liberarse de la influencia del Emperador, sólo para caer en peores manos.

Los chinos que viajaron allí antes del siglo XIX conocieron a persas y musulmanes, la mayoría de los cuales hablaban turco. No en vano el otro nombre del territorio es Turkestán Oriental.

La región no se incorporó completamente al sistema administrativo chino hasta 1884, cuando se dividió en provincia y se llamó Xinjiang, que significa “nueva frontera”. El control de China, sin embargo, era frágil y cuando la presencia de China todavía estaba al mínimo en 1944, la población local anunció el establecimiento de una república de corta duración llamada Turkestán Oriental, respaldada por la Unión Soviética liderada por Stalin, que —al igual que los Estados Unidos hoy en día— quería que cayera dentro de su esfera de influencia.

Sin embargo, como Stalin era un gran estadista y no sólo un parvenu, con el nacimiento de la República Popular China, el líder georgiano estuvo de acuerdo en que el territorio se reintegrara al Imperio Medio como la Región Autónoma de Xinjiang-Uyghur.

Con miras a fortalecer el control administrativo y político en la región autónoma, la República Popular China utilizó los mismos métodos en otros ámbitos circundantes: desarrollo de la inmigración, comercio, asimilación cultural, integración administrativa y aislamiento internacional. Ya a mediados del siglo XVIII, el gobierno de Qing había creado una industria nacional cerca de la capital Ürümqi. En el siglo XIX, los comerciantes chinos llegaron en gran número.

Después de 1949, la República Popular China colocó a la región autónoma en un plan nacional diseñado para orientar y dirigir el comercio local hacia la economía interior de China, prohibiendo el comercio fronterizo y los movimientos de personas que estaban muy extendidos en el pasado entre fronteras que en ese momento eran indefinidas y mal gobernadas.

En 1954 China estableció el Cuerpo Semimilitar de producción y construcción Xinjiang-Uigur para transferir oficiales y soldados desmovilizados, así como otros inmigrantes chinos, a industrias, minas y empresas. Durante la Revolución Cultural en la década de 1960, miles de graduados de secundaria fueron delegados para realizar tareas en Xinjiang-Uigur desde varias ciudades de China, especialmente Shanghai, y la mayoría de ellos vivían en granjas. Recuerdo el gran entusiasmo de algunos grandes partidos europeos en esta noticia: los mismos partidos que, después de haber cambiado sus nombres, están derramando hoy “las amargas lágrimas de Petra von Kant” junto con Biden.

En el censo de 2010 —según estadísticas oficiales— de 21.815.815 habitantes, el 45,4% eran uigures y el 40,48% chinos, aunque el número real podría ser aún mayor. Las muchas minorías étnicas reconocidas oficialmente incluían kazajos y musulmanes de etnia china. En las décadas anteriores a 1980, Xinjiang-Uigur se desarrolló lentamente debido a su frontera con la entonces hostil Unión Soviética después de 1960, y debido a su considerable distancia de otras partes de China.

Sin embargo, cuando Deng Xiaoping implementó reformas en la década de 1980, la política de desarrollo de China creó demanda de recursos de carbón, petróleo y gas de Xinjiang-Uigur, convirtiendo así a la zona local en uno de los mayores productores de combustibles fósiles de China.

En la década de 1990, China comenzó a construir oleoductos para transportar petróleo desde el lejano oeste hasta el mercado continental. En 2001, China anunció una política de “desarrollo occidental” para explotar plenamente los recursos de Xinjiang-Uigur. El gobierno central invirtió miles de millones de dólares para construir infraestructura y crear incentivos políticos para atraer empresas nacionales y extranjeras.

Esto ha significado que el país ha aumentado su PIB per cápita, así como ha elevado el nivel educativo. China también ha modernizado su sociedad y esto lo ha hecho impopular con aquellos musulmanes fundamentalistas que, hirviendo de furia terrorista, ahora están pidiendo ayuda de aquellos que inicialmente financiaron a EIIL para derribar al gobierno sirio secular, bajo el lema “el enemigo de mi enemigo es mi amigo”.

Durante la mayor parte de la era maoísta, los uigures, así como los menos numerosos kazajos, Kirguistán y otras minorías étnicas, se vieron obligados a abandonar el Islam, aprender chino y renunciar a sus costumbres y hábitos tradicionales. Todo ello para el deleite del entonces epicúreo y ateo Occidente, que siempre ha despreciado la fe: un elemento más de contraste que más tarde se materializó por parte de los fundamentalistas.

Al igual que en el Tíbet (Xizang), los uigures más tradicionalistas creen que su tierra ha sido invadida por inmigrantes chinos y sus vidas están abrumadas por un estilo “occidental” impuesto con autoridad desde fuera: un pretexto de que el presidente Erdoğan ha sido el primero en explotar, sin dejar de incluirlo en su concepción panturanista.

De hecho, después de la implosión de la Unión Soviética en 1991, las comunidades turcas e inmigrantes uigur en los tres nuevos Estados vecinos de Asia Central, a saber, Kazajstán, Kirguistán y Uzbekistán, experimentaron un renacimiento cultural y religioso, creando así un nuevo sentido de esperanza y poder entre los uiguers en Xinjiang-Uigur.

De la década de 1980 a 2001, se produjeron manifestaciones, disturbios, asesinatos ocasionales y ataques terroristas con una frecuencia cada vez mayor. El gobierno chino afirma que el objetivo de los criminales es 1) separar Xinjiang-Uigur de China, y 2) que los separatistas uigures son terroristas vinculados a Al-Qaeda.

Todas estas acusaciones son controvertidas, porque la mayoría de los uigures —musulmanes sunitas seculares o moderados— no han creado ningún movimiento de resistencia, ya que la sociedad uigur no está integrada en torno a parámetros islamistas específicos.

Muchos incidentes parecen tener varias causas y a veces personales, y a menudo resultan en víctimas. Pero, en cualquier caso, las autoridades han lanzado una serie de estrictas campañas de orden público, temiendo que hasta el más mínimo signo de disidencia, como una manifestación, un desfile, una marcha, un tiroteo con la policía, sean amplificados por los medios habituales para allanar el camino para un sangriento conflicto civil local, que —a diferencia del sirio— podría convertirse en la Tercera y Última Guerra Mundial.

Todo esto ciertamente no se desencadenaría para proteger a algunos musulmanes fundamentalistas en defensa de los derechos humanos. Las causas son siempre las mismas.

 

* Copresidente del Consejo Asesor Honoris Causa. El Profesor Giancarlo Elia Valori es un eminente economista y empresario italiano. Posee prestigiosas distinciones académicas y órdenes nacionales. El Señor Valori ha dado conferencias sobre asuntos internacionales y economía en las principales universidades del mundo, como la Universidad de Pekín, la Universidad Hebrea de Jerusalén y la Universidad Yeshiva de Nueva York. Actualmente preside el «International World Group», es también presidente honorario de Huawei Italia, asesor económico del gigante chino HNA Group y miembro de la Junta de Ayan-Holding. En 1992 fue nombrado Oficial de la Legión de Honor de la República Francesa, con esta motivación: “Un hombre que puede ver a través de las fronteras para entender el mundo” y en 2002 recibió el título de “Honorable” de la Academia de Ciencias del Instituto de Francia.

 

Artículo traducido al español por el Equipo de la SAEEG con expresa autorización del autor. Porhibida su reproducción.

©2021-saeeg®

 

Sociedad Argentina de Estudios Estratégicos y Globales

This site is protected by wp-copyrightpro.com

A %d blogueros les gusta esto: