Archivo de la etiqueta: Biología

LOS NO LÍMITES DE LA INTELIGENCIA ARTIFICIAL Y LAS CUESTIONES MORALES Y DE SUPERVIVENCIA

Giancarlo Elia Valori*

Imagen de Gerd Altmann en Pixabay 

El cerebro artificial creado por el hombre es autónomo porque es capaz de expresividad emocional, de autoconciencia. Los esfuerzos para desarrollar una inteligencia artificial sólida también han logrado un progreso significativo en el campo de la ingeniería neuronal, así como en nuestra comprensión del cerebro humano. Pero mientras algunos se centran en el sueño aún lejano de una computadora pensante, algunos creen que viajar es más importante que el destino. La prioridad es aprovechar las oportunidades y los descubrimientos de los científicos para desarrollar nuevos métodos para la detección temprana del cáncer y con la esperanza de encontrar una cura para el Alzheimer: en resumen, para salvar vidas.

Si la humanidad quiere sobrevivir y avanzar a niveles superiores, un nuevo tipo de pensamiento es esencial: Albert Einstein lo dijo hace más de setenta años y hoy la idea no podría ser más actual. Las máquinas inteligentes controladas pronto nos permitirán superar nuestros desafíos más difíciles: no solo curar enfermedades, sino acabar con la pobreza y el hambre, sanar el planeta y construir un futuro mejor para todos nosotros: para que ese futuro se convierta en una realidad para nuestros hijos. Siempre hemos querido cambiar el mundo, pero por el momento es bueno contentarse primero con entenderlo.

Durante 130.000 años nuestra capacidad de razonamiento se ha mantenido sin cambios. Toda la inteligencia de los neurocientíficos, ingenieros matemáticos y hackers, palidece en comparación con la inteligencia artificial más básica. Una vez activada, una máquina sensible pronto superaría los límites de la biología y en poco tiempo su poder analítico sería superior a la inteligencia colectiva de todos los seres humanos en la historia del mundo.

Imaginemos entonces una entidad con toda una gama de emociones humanas, incluida la autoconciencia. Algunos científicos lo llaman la singularidad, otros la sobrenaturalidad: es decir, el camino para construir tal superinteligencia nos obliga a revelar los secretos más fundamentales del universo. ¿Cuál es la naturaleza de la conciencia? ¿Habrá un alma de máquina basada en la inteligencia artificial? Y si existe, ¿dónde residirá? Alguien podría preguntarse si a través de la inteligencia artificial queremos crear un dios: la pregunta es fundamental, ya que querer crear un dios o reemplazarlo —como en el caso de la clonación— es lo que el hombre siempre ha hecho. Sin embargo, la forma en que se debate el problema en la tensión entre el potencial de la tecnología y sus peligros, muchos científicos no la comprenden, tendiendo sólo al objetivo de hacer algo nunca logrado, de superar a su colega, de ser mejores: lo que una vez se llamó “campeonismo” dirigido únicamente al egoísmo individual libre de las necesidades reales del colectivo, de la comunidad, de la humanidad.

En los últimos años, los Estados Unidos de América, Alemania, el Reino Unido, la Unión Europea, el G20, la OCDE, el Instituto de Ingenieros Eléctricos y Electrónicos, Google, Microsoft, la Asociación sobre IA (una coalición sin fines de lucro comprometida con el uso responsable de la inteligencia artificial) y otras instituciones, gobiernos y empresas han propuesto normas éticas, principios y restricciones marco en diferentes dimensiones, así como el establecimiento de un comité de ética o asesor correspondiente en Inteligencia Artificial. El desarrollo de la inteligencia artificial es inseparable de la consideración y supervisión de la ética y las consideraciones morales.

Todavía no se sabe qué tipo de capacidades alcanzará el desarrollo de la inteligencia artificial en el futuro y en qué forma coexistirá con los humanos. Después de todo, la IA actual todavía se encuentra en las primeras etapas de desarrollo, pero la dirección general es clara, la de “inteligencia artificial confiable”, “tecnología para el bien de las personas”, etc., etc., etc., en resumen, en resumen, para inducir a la Inteligencia Artificial a construir una vida mejor para los seres humanos.

Pero hay que decir que en esta etapa, la Inteligencia Artificial se limita principalmente a objetivos militares, como el contrato del proyecto Maven entre el Departamento de Defensa (DoD) de los Estados Unidos y Google. El trasfondo es usar Inteligencia Artificial para interpretar imágenes de video con el fin de permitir que los drones ataquen objetivos específicos con mayor precisión, y Google planea no renovar el proyecto DoD-Maven bajo presión pública. Las limitaciones a medio y largo plazo deben ser, en cambio, las de dirigir la dirección del desarrollo de máquinas impulsadas por humanos, de modo que utilicen la tecnología de inteligencia artificial para servir a los humanos y no con fines militares de destrucción mutua.

La estructura corporal de los humanos y la de las máquinas son ambas la unión de átomos y moléculas, pero la cantidad y la combinación son muy diferentes. La transmisión de información biológica se realiza principalmente en forma de sinapsis químicas y eléctricas, es decir, el intercambio de señales eléctricas y químicas, que también se puede lograr en el futuro en máquinas por medios técnicos. Sin embargo, al incluir toda la materia y las estructuras materiales que nos rodean, las máquinas pueden ser impulsadas y construidas por frecuencias especiales invisibles e intangibles. Nuestros cuerpos y la materia externa misma son sólo las metas a ser guiadas y manifestadas. Solo la conciencia humana, como se mencionó anteriormente, es hasta ahora imposible de recrear a medida que se genera la fuente, o es guiada y controlada por una forma oculta, que también podría ser el entrelazamiento cuántico. En este sentido, se cree que las ondas gravitacionales de un agujero negro alteran la conciencia de las personas. La radiación de Hawking es un fenómeno real. Es la radiación que se libera fuera del horizonte de sucesos de un agujero negro debido a efectos cuánticos relativistas: ha sido observada y medida. Si la conciencia está conectada al entrelazamiento cuántico, entonces esos mismos electrones podrían estar relacionados con los del núcleo de nuestras células cerebrales. Las ondas gravitacionales pueden proyectar la conciencia en otro espacio-tiempo. Esta es una razón más por la que para viajes siderales cerca de agujeros negros no se recomienda enviar tripulaciones humanas, sino máquinas que no sufran la pérdida de una conciencia que sería bueno que en realidad no tengan.

La conciencia tiene definiciones completamente diferentes en filosofía, psicología y biología. En general, se cree que es la capacidad de las personas para reconocer el medio ambiente y a sí mismas. En el nivel actual de tecnología, solo podemos adivinar qué controla la conciencia. Algunos estudios han demostrado que el claustro es el interruptor de la conciencia cerebral, pero por el momento está solo en la etapa de conjetura experimental. El claustro es una lámina delgada de materia gris que se conecta a regiones corticales como la corteza prefrontal, o a regiones subcorticales como el tálamo; Lateralmente se separa del lóbulo de la ínsula por la cápsula extrema y medialmente se separa del putamen con la cápsula externa.

Se supone que la conciencia es el efecto del campo magnético de la mente humana. En mecánica cuántica, los científicos creen que los campos magnéticos puros (y los campos eléctricos puros) son los efectos causados por los fotones virtuales, pero los fotones virtuales son fotones cuya realidad no se puede observar directamente.

La conclusión de una investigación de la Universidad de California en Berkeley, muestra que el ADN humano es un canal para la recepción de energía, lo que permite a los humanos proceder normalmente. La recepción de energía se refiere principalmente a la adquisición y transferencia de fotones, lo que hace que las moléculas de agua alrededor del ADN estén llenas de energía y fortalece la estructura helicoidal. El cuerpo humano está formado por órganos, y los órganos están formados por cientos de millones de células.

Se cree que cada célula tiene un cierto campo magnético, y los órganos humanos compuestos de células también tienen un campo magnético adicional. El campo magnético de la mente interfiere con el campo magnético de cada célula, produciendo el condicionamiento que influye en el desarrollo de las funciones corporales y el comportamiento del ser humano.

Hoy en día es más confiable afirmar que la conciencia es la conexión de las sinapsis neuronales formadas después del crecimiento sináptico en la infancia, y gradualmente comienza a formarse y tiene la capacidad de memoria inmediata, que se activa por las propias funciones corporales. Desde el nacimiento, cada uno de nosotros está destinado a evolucionar, y por lo tanto ver el «mundo real» que percibimos como limitado por las características funcionales de nuestro cuerpo que nos hace aceptar la realidad frente a nosotros, como una suma de hábitos (experiencia consolidada) y eventos inesperados a resolver (inteligencia). Desde la infancia hasta la edad adulta, desde el nacimiento hasta la muerte, los pensamientos, las elecciones, los sentidos básicos y la personalidad humanos están limitados por estructuras y formas de pensar heredadas y existentes en el cerebro. Y todo esto es dirigido por la llamada conciencia. Las decisiones son todo el resultado de la “autoconciencia”, un sinónimo más de conciencia.

Todo lo que nos rodea es una función de un enorme movimiento browniano cósmico, que parece ser regular pero en realidad es irregular. El movimiento browniano es un fenómeno natural cuya representación matemática describe la tendencia temporal de una clase muy grande de fenómenos aleatorios que tienen un resultado racional determinado, lo que erróneamente llamamos «coincidencia». Si lo analizas, en realidad es solo una serie progresiva de interacciones diarias que conducen a un cierto clímax. Permítanme darles un ejemplo trágico.

Una señora sale de su casa en París, se detiene para darle de comer a su gato: tarda 20 segundos. Se sube a su coche, atraviesa la ciudad, se detiene en un cruce. El auto que la sigue derrapa y se desvía, los faros ciegan la vista del conductor que viene en la otra dirección, y … bang … La princesa Diana choca contra un túnel y Elton John vende muchos discos por millones de libras y otras actividades lucrativas relacionadas. Las cosas más simples marcan una gran diferencia y las coincidencias no existen excepto en la visión limitada de nuestra percepción mental acostumbrada al hábito “racional”.

Los murciélagos usan ondas ultrasónicas para identificar el mundo, las serpientes usan rayos infrarrojos para encontrar presas y las ballenas jorobadas pueden comunicarse a cientos de kilómetros de distancia. El mundo a sus ojos es completamente diferente al de los humanos. Lo que vemos, oímos y olemos es solo lo que pensamos, ya que lo que nuestros sentidos perciben es solo una pequeña parte de lo que sucede a nuestro alrededor. Es decir, no podemos probar que el mundo visto por algunos animales puede no ser el mundo real.

Si los humanos tienen la capacidad de controlar la formación y el desarrollo de la conciencia e inyectar tal estructura de conciencia en una máquina humanoide impulsada por la misma función neuronal, puede haber una situación en la que ni la máquina ni los humanos puedan distinguir si el otro es o no una máquina o un humano: se trata de ontología.

En términos de la composición de los elementos: características biológicas y fisiológicas, métodos de transmisión de información, ideología y otras características. No hay una diferencia absolutamente correcta, entonces, ¿cómo puede haber ética para los seres humanos vista desde una máquina que tiene conciencia?

Es solo que, sin importar cuánto lo intenten los humanos, es posible que no puedan descubrir o controlar la generación de conciencia en una máquina, incluidas las existencias ocultas como la materia oscura (un componente hipotético de la materia que, a diferencia de la materia conocida, no emiten radiación electromagnética y actualmente sería detectable solo indirectamente a través de sus efectos gravitatorios) y energía oscura (una forma de energía que no se puede detectar directamente) se distribuye homogéneamente por el espacio), que no se puede identificar.

Además de la sensación única de libertad que el ser humano considera como tal, ¿qué componente no tiene las características que responden a la tabla periódica de elementos? Nuestra conciencia también puede ser el resultado de los movimientos aparentemente naturales pero irregulares de varias hormonas, células y sinapsis en el cuerpo impulsadas por sustancias ocultas. A su vez, la sabiduría y la habilidad de la inteligencia artificial pueden algún día exceder los límites de los seres humanos, pero aun así, es poco probable que entre los humanos el más apto sobreviva darwinistamente. Por ejemplo, en la antigüedad, la fase salvaje estaba sujeta al canibalismo debido a problemas de supervivencia y, sobre todo, de inteligencia relacionados con el desarrollo del cerebro.

En la sociedad moderna, habiendo resuelto el problema de la comida y la ropa, los humanos comenzaron a prestar atención a la tierra, la ecología, el respeto por los animales. Los animales entienden instintivamente que para satisfacer sus necesidades necesitan vivir en armonía como un todo y en el medio ambiente. Si los seres humanos son realmente la base de la sabiduría de todo el planeta, ¿las máquinas altamente inteligentes también nos cuidarán como pequeños animales, como nuestro perro o el gato antes mencionado en París?

Por lo tanto, es nuestro deber preocuparnos éticamente por los problemas que surgen de la inteligencia artificial: es el miedo justificado de ser abrumados por aquellos que ahora creemos que controlamos.

 

* Copresidente del Consejo Asesor Honoris Causa. El Profesor Giancarlo Elia Valori es un eminente economista y empresario italiano. Posee prestigiosas distinciones académicas y órdenes nacionales. Ha dado conferencias sobre asuntos internacionales y economía en las principales universidades del mundo, como la Universidad de Pekín, la Universidad Hebrea de Jerusalén y la Universidad Yeshiva de Nueva York. Actualmente preside el «International World Group», es también presidente honorario de Huawei Italia, asesor económico del gigante chino HNA Group y miembro de la Junta de Ayan-Holding. En 1992 fue nombrado Oficial de la Legión de Honor de la República Francesa, con esta motivación: “Un hombre que puede ver a través de las fronteras para entender el mundo” y en 2002 recibió el título de “Honorable” de la Academia de Ciencias del Instituto de Francia.

 

Traducido al español por el Equipo de la SAEEG con expresa autorización del autor. Prohibida su reproducción. 

©2022-saeeg®

 

INTELIGENCIA ARTIFICIAL Y CUESTIONES MORALES. EL CONCEPTO CYBORG

Giancarlo Elia Valori*

Imagen de Pete Linforth en Pixabay 

San Francisco, California, 27 de marzo de 2017. El empresario Elon Musk, uno de los cerebros detrás de proyectos como Tesla y SpaceX, anunció su próxima empresa, a saber, Neuralink. La compañía tiene como objetivo fusionar a los humanos con la electrónica, creando lo que Musk llama el encaje neuronal. Es un dispositivo que inyectado en la vena yugular llegaría al cerebro y luego se desplegaría en una red de conexiones eléctricas conectadas directamente a las neuronas humanas. La idea es desarrollar interfaces cerebro-computadora mejoradas para aumentar la medida en que el cerebro biológico puede interactuar y comunicarse con computadoras externas. El encaje neuronal bajará al nivel de las neuronas cerebrales: será una malla que podrá conectarse directamente a la materia cerebral y luego conectarse con una computadora. Ese ser humano será un cyborg. El cyborg es una mezcla biológica de hombre y máquina.

El profesor Kaku se pregunta: «¿Qué nos impulsa a fusionarnos con las computadoras en lugar de competir con ellas? ¿Un complejo de inferioridad? Nada puede evitar que las máquinas se vuelvan cada vez más inteligentes hasta que sean capaces de programar y fabricar el robot ellos mismos. Esta es la razón por la que los humanos tratan de aprovechar las habilidades sobrehumanas».

Como todos sabemos, aunque Elon Musk ha dejado claro cuáles son los peligros de crear una inteligencia artificial que se salga de control, también está convencido de que si el proyecto se desarrolla adecuadamente, los humanos disfrutarán del poder de una tecnología informática avanzada, dando así un paso más allá de la biología actual. Sin embargo, mientras la tecnología Neuralink aún se encuentra en una etapa embrionaria, son muchas las personas que insisten en que fusionar hombre y máquina no es algo tan remoto y están convencidas de que de una forma u otra esto viene sucediendo desde hace décadas.

En 2002, el profesor Kevin Warwick, ingeniero y profesor de cibernética en la Universidad de Coventry en el Reino Unido, demostró que un implante neuronal no solo podía ser controlado por una prótesis, sino también por otro ser humano.

En ese mismo año, él y su esposa tenían un conjunto de electrodos, 100 cada uno para ser precisos, implantados en su sistema nervioso para que a su vez pudiera conectarse a una computadora. Luego, todo lo que hicieron fue conectar los dos sistemas nerviosos para que pudieran comunicarse entre sí. Por lo tanto, cada vez que la esposa cerraba la mano, el cerebro del marido siempre recibía un impulso. Si su esposa abriera y cerrara su mano tres veces seguidas, él recibiría tres impulsos. De esta manera pudieron conectar dos sistemas nerviosos. Quién sabe lo que podría pasar en el futuro.

En lugar de hablar y enviar mensajes o correos electrónicos, ¿pronto podremos comunicarnos entre nosotros? Es solo cuestión de tiempo antes de que la tecnología cibernética nos ofrezca una gama infinita de opciones posibles. Esto nos permitiría ordenar algo con solo pensar; escuchar música directamente en nuestro cerebro o buscar en Internet con solo pensar en lo que nos interesa encontrar.

El profesor Kaku afirma: «Nos dirigimos a una nueva forma de inmortalidad, es decir, la de la tecnología de la información. Al digitalizar toda la información conocida en nuestra conciencia, entonces probablemente el alma se informatiza. En esa coyuntura, el alma y la información podrían separarse del cuerpo y cuando el cuerpo muera, la esencia, el alma y la memoria vivirían indefinidamente».

En ese caso, los humanos estarán a punto de reemplazar cuerpo y mente, pieza por pieza, mientras se preparan para transformarse en cyborgs.

El matrimonio entre el hombre y la máquina se ha convertido en algo que está sucediendo cada vez más en el área de los ordenadores personales, tabletas, teléfonos móviles e incluso implantes que proporcionan una cantidad extraordinariamente grande de datos que van desde los signos vitales de una persona hasta la geolocalización, desde la dieta hasta el comportamiento recreativo, etc. Por lo tanto, estamos destinados a fusionarnos con las máquinas que estamos creando. Estas tecnologías nos ayudarán a dar los saltos hacia adelante que pueden llevarnos más allá de nuestro planeta y la luna, como veremos más claramente más adelante. Este es el futuro que nos espera: un futuro en el que la evolución ya no será por selección natural como sostiene la teoría de Darwin, sino por gestión humana. Esto sucederá en las próximas décadas, en el futuro a corto plazo.

En Icarus (vol. 224, nº 1, mayo de 2013) —una revista dedicada al campo de las ciencias planetarias, y publicada bajo los auspicios de la Division for Planetary Sciences of the American Astronomical Society— el matemático Vladimir Ščerbak y el astrobiólogo Maksim A Makukov, ambos de Kazajstán, publicaron un estudio realizado sobre el genoma humano: The ‘Wow! signal’ of the terrestrial genetic code.

Las conclusiones del estudio son impactantes. Supuestamente hay un código oculto en nuestro ADN que contiene patrones matemáticos precisos y un lenguaje simbólico desconocido. El examen del genoma humano revela la presencia de una especie de huella no terrestre en nuestro código genético, que funcionaría como un código matemático. La probabilidad de que esta secuencia se repita nueve veces en la aleatoriedad de nuestro código genético, como «asume» la teoría de Darwin, es de una en diez mil millones. El ADN ciertamente tiene orígenes que no son aleatorios y no tienen nada que ver con las teorías de Darwin del siglo XIX, cansadamente repetidas hasta el día de hoy.

Nuestros genes han sido mutados artificialmente y si la teoría de los dos eruditos kazajos fuera cierta, el hecho de que el hombre esté inclinado a convertirse en un cyborg sería perfectamente plausible ya que tiene una inteligencia no aleatoria que puede unirse a la inteligencia artificial que, por el momento, es solo la herencia de computadoras sofisticadas o los primeros intentos de robots humanoides. Aquí está también la respuesta a la pregunta del profesor Kaku: por esta razón, desde tiempos inmemoriales, los humanos han tenido una inclinación por crear sus propias variantes y mejorarlas con cibernética (programación de robots con inteligencia artificial), además de estar ansiosos por fusionarse con la propia IA. Muchos estudiosos y expertos están de acuerdo en que, en vista de sobrevivir, evolucionar y viajar a través del cosmos, cualquier especie inteligente debe superar la etapa biológica. Esto se debe a que al abandonar la atmósfera de la tierra y tratar de ir más lejos, mucho más lejos, los humanos deben ser capaces de adaptarse a diferentes entornos, a lugares donde la atmósfera es venenosa, o donde la atracción gravitacional es mucho más fuerte o mucho más débil que en nuestro planeta.

La mejor respuesta a la pregunta del profesor Kaku es que los humanos se ven de alguna manera obligados a crear robots cada vez más parecidos a sí mismos, no para satisfacer su deseo de superarse unos a otros creando criaturas inteligentes a su imagen, sino para cumplir su destino fuera de la tierra. Esto se demuestra por más pistas y señales provenientes de un análisis de las últimas tecnologías desarrolladas por el hombre en anticipación de la próxima fase de su evolución en el espacio exterior.

Science Robotics —la prestigiosa revista científica publicada por el American Association for the Advancement of Science — publicó el artículo Robotic Space Exploration Agents (vol. 2, nº 7, junio de 2017), escrito por Steven Chien y Kiri L. Wagstaff, del Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA en el Instituto de Tecnología de California. Según su teoría, los astronautas que viajan por el espacio muy pronto serán reemplazados por robots, por ejemplo, seres humanos sintéticos capaces de tomar decisiones autónomas utilizando inteligencia artificial. El espacio es un ambiente muy hostil para los humanos. Hay una fuerte radiactividad y moverse en el vacío no es tan fácil, mientras que las máquinas pueden moverse ágilmente en el espacio. Lo importante es que los circuitos electrónicos estén protegidos de daños. Por lo tanto, es más fácil y más barato para una máquina explorar otro planeta u otro sistema solar. Se cree que la exploración espacial estará más basada en máquinas que en el hombre. No será el hombre quien explore el espacio a gran escala: enviaremos máquinas con inteligencia artificial que no tendrán problemas de aceleración ya que podrán viajar fuera del sistema solar utilizando la aceleración de la gravedad.

Sería muy útil contar con un sistema inteligente capaz de comunicarse, por ejemplo, con Alfa Centauri —nuestro sistema estelar más cercano— ya que tardaría 8 años y 133 días en enviar una señal a la Tierra y recibir una respuesta. De ahí que ¿por qué no utilizar la inteligencia artificial para tomar decisiones y trabajar? Las misiones a Marte y Alpha Centauri guiadas por inteligencia artificial podrían convertirse en una realidad. La NASA ha estado probando esta tecnología ya en 1998 con la sonda Deep Space 1. Fue enviado al cinturón de asteroides ubicado entre Marte y Júpiter. Usando un sistema llamado AutoNav, la sonda tomó fotos de asteroides siguiendo su itinerario sin ningún apoyo humano. El rover de Marte es básicamente un robot terrestre autónomo que viaja alrededor de Marte recolectando muestras y transmitiendo información. Es un sistema autónomo recién desplegado, lo que significa que, tan pronto como la inteligencia artificial sea lo suficientemente confiable como para ser desplegada a bordo de una nave espacial, habrá una nave espacial robótica que pueda llegar a Marte. Una vez que enviemos naves espaciales robóticas programadas con inteligencia artificial renunciaremos a toda posibilidad de control porque serán nuestros «enviados» los que tomarán decisiones sobre el terreno. (4. continuará)

 

* Copresidente del Consejo Asesor Honoris Causa. El Profesor Giancarlo Elia Valori es un eminente economista y empresario italiano. Posee prestigiosas distinciones académicas y órdenes nacionales. Ha dado conferencias sobre asuntos internacionales y economía en las principales universidades del mundo, como la Universidad de Pekín, la Universidad Hebrea de Jerusalén y la Universidad Yeshiva de Nueva York. Actualmente preside el «International World Group», es también presidente honorario de Huawei Italia, asesor económico del gigante chino HNA Group y miembro de la Junta de Ayan-Holding. En 1992 fue nombrado Oficial de la Legión de Honor de la República Francesa, con esta motivación: “Un hombre que puede ver a través de las fronteras para entender el mundo” y en 2002 recibió el título de “Honorable” de la Academia de Ciencias del Instituto de Francia.

 

Traducido al español por el Equipo de la SAEEG con expresa autorización del autor. Prohibida su reproducción.

©2022-saeeg®