Archivo de la etiqueta: Cambio Climático

CHINA, LA ENERGÍA BIOMARINA Y SUS JUGADORES

Giancarlo Elia Valori*

Imagen de Schäferle en Pixabay

En el futuro, China y Europa competirán y cooperarán en el campo de la energía oceánica y de la producción de energía de hidrógeno verde. Esta es la razón por la que este aspecto es crucial para construir un puente de cooperación y amistad entre China y Europa.

La energía de las olas en China es generalmente baja y representa sólo una séptima parte de la energía de las olas en Europa. Fujian Smart Energy Technology Co., Ltd. tiene una nueva tecnología patentada que puede aumentar la energía de ondas en el área operativa en más de 10 veces, causando cambios insignificantes en el medio ambiente. Es una tecnología respetuosa con el medio ambiente que no afecta a la libre circulación de la vida marina y puede aumentar la generación de energía de onda en más de 100 MW. Sin duda es innovador, ingenioso y atrevido. Requerirá un fuerte apoyo del Ministerio de Recursos Naturales.

Las “Contribuciones Nacionales Independientes” son planes nacionales no vinculantes que describen las acciones climáticas, incluidas las metas, políticas y medidas relacionadas con el clima que los gobiernos tienen la intención de implementar en respuesta al cambio climático y como contribución al logro de los objetivos mundiales establecidos en el Acuerdo de París del 12 de diciembre de 2015.

En estos proyectos, China ha propuesto que las emisiones de dióxido de carbono alcancen su punto máximo alrededor de 2030, esforzándose —como parte interesada— por alcanzar este objetivo lo antes posible. En 2030, las emisiones de dióxido de carbono por unidad de PIB se reducirán entre un 60 y un 65% en comparación con 2005 y el consumo de energía primaria se centrará en la energía no fósil.

El porcentaje ha alcanzado alrededor del 20% y el volumen de existencias forestales ha aumentado en unos 4.500 millones de metros cúbicos en comparación con 2005. El apoyo a este proyecto puede permitir a China alcanzar este objetivo antes.

Shenzhen (un centro subprovincial de la República Popular China perteneciente a la provincia de Guangdong) está situado como una ciudad central oceánica global. China planea iniciar proyectos de producción de hidrógeno ondulado en Shenzhen y establecer su sede allí.

En este sentido, la Unión Europea invertirá 470.000 millones de euros en energía limpia en los próximos 25 años, centrándose en el sector de la energía del hidrógeno. La Unión Europea ya lanzó su Estrategia de Energía del Hidrógeno en el verano de 2020. A finales de 2024, la Unión Europea construirá un lote de equipos de electrólisis de hidrógeno renovable con una capacidad única de 100 megavatios y la producción anual en toda Europa superará el millón de toneladas.

El objetivo es promover esta tecnología en Europa y más adelante en el mundo a través de la Iniciativa cinturón y carretera, es decir, la Nueva Ruta de la Seda reclamada por el presidente Xi Jinping. Hay planes para construir cien plantas de energía de olas de 600 MW y cien proyectos de producción de hidrógeno de onda con una producción anual de 100.000 toneladas en los próximos 15 años.

La hoja de ruta 2.0 de China para la tecnología de ahorro de energía y los vehículos de nueva energía prevé que a finales de 2035 el número de vehículos de pila de combustible ascenderá a un millón y la demanda de hidrógeno alcanzará los dos millones de toneladas. El proyecto de potencia de ondas de 600 MW del Grupo Mundial Internacional producirá 103.000 toneladas de hidrógeno verde al año.

El proyecto puede satisfacer la demanda de hidrógeno de China hasta 2035 y proporcionará energía de hidrógeno verde y renovable.

El Informe de Desarrollo de la Industria de Energía del Hidrógeno de China de 2020 pronostica que, a finales de 2050, la energía de hidrógeno representará el 10% del consumo final de energía, el número de vehículos de pila de combustible de hidrógeno será de 30 millones y la demanda de hidrógeno será igual a 60 millones de toneladas.

El proyecto del Grupo Mundial Internacional puede proporcionar un flujo constante de energía de hidrógeno verde para 30 millones de vehículos. El Acuerdo de Cooperación Estratégica Sinoeuropeo para el Desarrollo de la Energía Oceánica tiene una primera y una segunda fase. El primero verá el establecimiento de un centro mundial de investigación y desarrollo de tecnología energética oceánica y luego un centro sinoeuropeo de investigación y desarrollo de tecnología energética oceánica en Shenzhen.

Al mismo tiempo, la tecnología de energía oceánica se centrará en su generación: desde el movimiento de las olas, desde la energía mareomotriz sin presas, desde los sistemas eólicos marinos y también desde la energía solar marina.

El costo de producir hidrógeno a partir de agua de mar es menor que el costo de producir hidrógeno a partir de océanos y se refiere a una tecnología avanzada.

Zhisheng Energy posee actualmente patentes de invención para la generación de energía de onda de 100 MW, así como para la generación de energía mareomotriz respetuosa con el medio ambiente, y la generación de energía eólica de 10 MW.

En la tarde del 16 de abril, el presidente Xi Jinping celebró una videoconferencia en Pekín con el presidente francés Macron y la canciller alemana Merkel. Los líderes de los tres países mantuvieron un profundo intercambio de opiniones sobre la cooperación para hacer frente al cambio climático, las relaciones entre China y la UE, la cooperación anti-epidemia y las principales cuestiones internacionales y regionales.

El presidente Xi Jinping declaró que China se esforzaría por alcanzar las emisiones máximas de carbono para 2030 y la neutralidad del carbono para 2060. Esto significa que China, como el país en desarrollo más grande del planeta, completará la reducción de la intensidad de carbono más alta del mundo en un plazo más corto que cualquier otro. Esto contrasta con otros poderes en los que los discursos electorales de los candidatos presidenciales prometen respeto por el medio ambiente, pero de hecho no hacen más que confirmar viejos sistemas de producción de energía.

El presidente dijo que China decidió aceptar la Enmienda Kigali de 15 de octubre de 2016 al Protocolo de Montreal de 26 de agosto de 1987 para reforzar el control de gases de efecto invernadero distintos del dióxido de carbono, como los HFC (gases refrigerantes que contienen hidrofluorocarbonos).

Argumentó que responder al cambio climático debería ser la causa común de toda la humanidad y no debería ser un chip de negociación para la geopolítica, un objetivo para atacar a otros países o una excusa para levantar barreras comerciales.

Durante la videoconferencia, el presidente también dijo que China se adheriría a los principios de equidad, responsabilidades comunes y responsabilidades diferenciadas por las capacidades respectivas, así como promovería la aplicación de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático del 4 de junio de 1992 y del Acuerdo de París y llevaría a cabo activamente la cooperación Sur-Sur sobre el cambio climático.

Añadió que esperaba que las economías desarrolladas llevaran el ejemplo de la reducción de las emisiones y tomaran la iniciativa en el cumplimiento de sus compromisos financieros climáticos, a fin de proporcionar un apoyo técnico y de creación de capacidad adecuado a los países en desarrollo para hacer frente a estos cambios energéticos que hacen falta.

Unas pocas palabras son ahora apropiadas sobre el colaborador más importante de Xi Jingping en temas ambientales: los Ministros Lu Hao y Huang Runqiu.

Específicamente el Ministro de Recursos Naturales, Lu Hao (nacido en 1967), fue el gobernador provincial más joven de China, gobernando la provincia de Heilongjiang (población: 38.312.224 habitantes en 2010) de 2013 a 2018. Lu Hao también se desempeñó como Primer Secretario de la Liga de las Juventudes Comunistas y vicealcalde de Beijing. A la edad de 20 años, fue elegido Jefe del Sindicato de Estudiantes Universitarios, convirtiéndose en el primer presidente del sindicato estudiantil, elegido por votación popular desde la Revolución Cultural. Es licenciado en Economía y Negocios por la Universidad de Pekín.

Lu Hao se convirtió en Jefe de la Oficina Administrativa de Zhongguancun en 1999, comenzando así su carrera en la Administración Pública. El área es conocida como el Silicon Valley de China, rica en start-ups tecnológicas. También sirvió de oficio como Presidente de la Universidad Juvenil de Ciencias Políticas de China. Antes de Lu Hao, varios pesos pesados políticos, incluyendo los ex líderes del partido Hu Yaobang y Hu Jintao, así como el Primer Ministro Li Keqiang, habían servido en esa posición.

 

* Copresidente del Consejo Asesor Honoris Causa. El Profesor Giancarlo Elia Valori es un eminente economista y empresario italiano. Posee prestigiosas distinciones académicas y órdenes nacionales. Ha dado conferencias sobre asuntos internacionales y economía en las principales universidades del mundo, como la Universidad de Pekín, la Universidad Hebrea de Jerusalén y la Universidad Yeshiva de Nueva York. Actualmente preside el «International World Group», es también presidente honorario de Huawei Italia, asesor económico del gigante chino HNA Group y miembro de la Junta de Ayan-Holding. En 1992 fue nombrado Oficial de la Legión de Honor de la República Francesa, con esta motivación: “Un hombre que puede ver a través de las fronteras para entender el mundo” y en 2002 recibió el título de “Honorable” de la Academia de Ciencias del Instituto de Francia.

Artículo traducido al español por el Equipo de la SAEEG con expresa autorización del autor. Prohibida su reproducción. 

©2021-saeeg®

 

CHINA, POLÍTICA EXTERIOR Y CAMBIO CLIMÁTICO

Isabel Stanganelli*

Imagen de marcinjozwiak en Pixabay

La cuestión del cambio climático ha obrado como uno de los disparadores más sólidos a favor de la búsqueda de energías alternativas desde la década de 1980. Numerosas reuniones procuraron alcanzar un acuerdo global sobre el régimen climático posterior a 2012, año de vencimiento del Protocolo de Kyoto mediante el cual los países industrializados se comprometieron a reducir —para el período 2008-2012— sus emisiones colectivas de gases que causan el efecto de invernadero en un 5,2%, respecto a 1990.

El acuerdo fue suscrito en la ciudad japonesa de Kioto el 10 de diciembre de 1997 por 34 países industrializados. Para que el protocolo entrara en vigor, tenía que ser ratificado por los países industrializados causantes del 55% de las emisiones de estos gases pero cuatro de ellos no lo hicieron: Estados Unidos (responsable por el 36,1% de las emisiones entre los países industrializados en 1990), Australia (2,1%), Liechtenstein (0,001%) y Mónaco (0,001%).

Los Estados Unidos argumentaron que esa firma no solo dañaba su desarrollo económico al obligarlos a destinar presupuesto a innovaciones tecnológicas sino que aducía que existían países menos obligados por ser subdesarrollados que contaminaban más. Se refería a Brasil, China, India, México, entre otros. Obviamente Washington no participó del encuentro de la ONU en Japón.

Independientemente de la importancia del tema para la supervivencia de la vida en el planeta, esta cuestión presenta aristas personales. Fui seleccionada con seis meses de anticipación para asesorar a la delegación argentina en Kioto. Las carpetas coincidían con la posición común de nuestros vecinos de América del Sur. Entonces se apersonó la Sra. María Julia Alsogaray como portavoz del entonces presidente e indicó que Argentina firmaría en consonancia con los Estados Unidos. O sea: no firmó. Impotencia de la delegación y obviamente también mía.

Casi 20 años después, la crisis ucraniana de 2014 fue testigo de profundos cambios en los patrones energéticos mundiales. La politización de conflictos previos por el gas natural que importaba desde la Federación de Rusia y en gran parte transportaba hacia Europa occidental, significó arduas negociaciones y finalmente descartó el proyecto de gasoducto South Stream, el 1º de diciembre de ese año, destinado a abastecer a clientes europeos.

Ante esta situación se incrementaron los esfuerzos europeos de búsqueda de otros proveedores. Cabe acotar que estas fuentes solamente podrían sustituir parte de los hidrocarburos necesarios y que luego del accidente nuclear de Fukushima I, Japón, en marzo 2011, esa fuente resultaba controversial.

Por otra parte, rigen sanciones contra las exportaciones e inversiones en tecnologías de vanguardia aplicadas a la exploración y explotación de petróleo ruso que se suman a la violenta caída del precio del petróleo en los mercados internacionales. Esta situación guarda relación con el ingreso de Estados Unidos como país exportador, políticas de la OPEP y reducción de la demanda mundial —notoriamente de China—, entre otras causas.

Los acontecimientos originados en 2014 pusieron en marcha procesos cuya evolución está produciendo cambios en las actividades de producción de energía, en los hábitos de consumo y en las decisiones políticas en el mundo. Han sido muchos los esfuerzos internacionales para intentar revertir el calentamiento planetario. Una de las más importantes iniciativas guardó relación con la sustitución de los hidrocarburos y combustibles fósiles por otras fuentes alternativas de energía. Se han realizado inversiones notorias en fuentes solares, eólicas, mareomotrices, undimotrices y otras. Al mismo tiempo, se enunciaron objetivos para reducir la emisión de contaminantes, tanto en el mundo desarrollado como en el que no lo está. Todos estos objetivos encontraron obstáculos y desacuerdos. En la Cumbre Renovables 2005, realizada en Alemania, así como en las realizadas con posterioridad, tampoco se lograron acuerdos rotundos. En aquel caso se propuso que el 14% de la energía producida en el mundo proviniera de fuentes alternativas. Estados como Brasil y China, en su condición de países subdesarrollados, superaban entonces ese porcentaje en su matriz energética. Se puede destacar la posición de India, que destacó que cumpliría con todos los objetivos establecidos pero que no firmaría ningún acuerdo, pues no deseaba verse obligada por un documento internacional. Estos tres casos se destacan pues en su calidad de países subdesarrollados, los plazos para lograr los objetivos establecidos en Cumbres previas eran más largos y podían contar con ayuda internacional para alcanzarlos. Hemos visto que esta normativa fue cuestionada por Estados Unidos para no adherir a los acuerdos. Los argumentos de Estados Unidos para evitar compromisos fueron emulados por otros Estados.

El hecho es que a pesar de los años trascurridos, la reducción del precio internacional del barril de petróleo vuelve cada vez más costoso el desarrollo de fuentes convencionales y alternativas de producción energética en función de la ecuación costo-beneficios. Solo las mayores petroleras podrían sostenerse diversificándose contando con su capacidad de adaptarse a las nuevas normas del mercado, a la competencia resultante y al respaldo económico que les otorga más tiempo que a otras empresas de menor envergadura.

Mientras Rusia y China adoptaron desde 2014 medidas de cooperación energética, Estados Unidos se aseguró el primer lugar como país exportador de petróleo extra OPEP y varios países europeos están retornando al uso del carbón, si bien en condiciones ambientales menos contaminantes que las históricas.

En estas circunstancias, en 2020, China anunció planes para lograr cero emisiones para 2060. Junto con la exportación de su vacuna Covid-19 constituyen dos manifestaciones de soft power. Volviendo al cambio climático, el Presidente Xi Jinping en la cumbre del Día de la Tierra —22 de abril 2021— del presidente estadounidense Joe Biden, Xi señaló la estrategia esbozada en el 14º Plan Quinquenal de China para limitar el crecimiento del consumo de carbón y lograr la neutralidad del carbono para 2060.

El 20 de abril, Xi se había comunicado con el príncipe saudí Mohammad bin Salman apoyando las propuestas y medidas de Arabia Saudí a respecto. Una semana antes, Xi se reunió con la canciller Angela Merkel y el presidente Emmanuel Macron y acordaron trabajar más estrechamente en el cambio climático. No debería considerarse un gesto geopolítico… pero la diplomacia con Occidente es más que evidente.

Biden sostuvo una continuidad con su predecesor Trump en cuanto a una competencia estratégica con China aunque no descartó cooperar con Beijing en cuestiones transnacionales que requieren una respuesta colectiva —como el cambio climático—. Este tema puede ser una oportunidad para relaciones más benignas entre los mayores poderes y al mismo tiempo cambiar la mirada de Occidente sobre China, apaciguando tanto a la audiencia nacional como a la internacional.

Además, la exportación de fuentes de energía alternativa “made in China” es un objetivo más de inversión china.

 

* Profesora y Doctora en Geografía (UNLP). Magíster en Relaciones Internacionales (UNLP). Secretaria Académica del CEID y de la SAEEG. Es experta en cuestiones de Geopolítica, Política Internacional y en Fuentes de energía, cambio climático y su impacto en poblaciones carenciadas. 

©2021-saeeg®

AMÉRICA LATINA Y LOS DESAFÍOS PARA UNA VERDADERA INDEPENDENCIA POLÍTICA Y ECONÓMICA

Giancarlo Elia Valori*

América Latina —y sus países centrales, a saber, Brasil, Argentina y México— se ha convertido en una región de alto valor estratégico mundial debido a su vasto territorio, abundantes recursos, gran desarrollo económico, posición geográfica única y activo papel en la gobernanza global y regional.

Factores como la historia, la geografía y la realidad, combinados con la complejidad de las lógicas políticas internas de la región, han convertido una vez más a América Latina en un lugar donde las grandes potencias prestan atención y juegan sus juegos.

La cooperación de América Latina con las potencias “externas” se ha vuelto cada vez más estrecha, lo que ha dado lugar a sospechas infundadas y provocaciones maliciosas entre los países de la región en cuestión. Lo que molesta a los “demócratas” y a los “liberales” es la presencia en la zona de países sin un pasado colonialista y explotador.

Históricamente, América Latina y el Caribe fueron el lugar codiciado de varias fuerzas occidentales. Desde la independencia de los países latinoamericanos, e incluso hoy, grandes países dentro y fuera de la región han competido en este ámbito.

La complejidad y la incertidumbre de la actual situación política y económica mundial en América Latina están detrás de la competencia entre las principales potencias en geopolítica y las relaciones internacionales.

Las vastas tierras y recursos de América Latina están vinculados a la seguridad alimentaria mundial, al suministro de productos agrícolas y ganaderos y a la seguridad energética. Es un importante “proveedor de productos” que no se puede descuidar.

América Latina tiene una enorme superficie de más de 20 millones de kilómetros cuadrados, que abarca cuatro subregiones de América del Norte (México), el Caribe, América Central y América del Sur, con 33 países independientes y algunas regiones que aún no son independientes, ya que están ligadas a la carga del viejo mundo liberal-colonialista.

América Latina está bendecida con condiciones naturales favorables. Por ejemplo, se ha convertido en un conocido “granero” y “proveedor de carne” debido a su fértil tierra cultivable y abundantes pastos. Es un área importante para la producción de otros bienes agrícolas y ganaderos. Al mismo tiempo, otros países de la región tienen enormes reservas de recursos naturales como petróleo y gas, mineral de hierro, cobre y bosques, y se han convertido en importantes proveedores mundiales de materiales estratégicos.

En segundo lugar, la región latinoamericana tiene un nivel relativamente alto de desarrollo económico y ha reunido a una serie de importantes economías emergentes, un importante mercado mundial que no puede ser ignorado.

La región latinoamericana desempeña un papel importante en la economía mundial. Brasil y México no sólo son las dos economías más grandes de América Latina, sino también se encuentran entre las 15 principales de la economía mundial.

Al mismo tiempo, cálculos recientes sobre 183 países (regiones) con datos completos del Banco Mundial y estudios conexos muestran que el grupo formado por Brasil, México, Argentina, Chile, Perú, Colombia, etc., ha entrado en el ranking de los “30 mercados emergentes” (E30) en todo el mundo. Según las estadísticas del Banco Mundial, el producto interno bruto (PIB) de América Latina en 2018 fue de unos 5,78 billones de dólares y el PIB per cápita superó los 9.000 dólares. Con la excepción de algunos, la mayoría de los países de América Latina son de ingresos medios y algunos han entrado en el ranking de altos ingresos.

Por lo tanto, América Latina se ha convertido en un gran mercado de consumo que no puede ser ignorado debido a su nivel relativamente alto de desarrollo económico, alto ingreso per cápita y una población de más de 640 millones de personas.

De hecho, América Latina, como región con un alto grado de libertad económica y apertura comercial, ha estado estrechamente relacionada con las economías de otras regiones del mundo a través de diversos acuerdos, iniciativas y mecanismos de libre comercio, bilaterales y multilaterales.

En tercer lugar, la posición geográfica única de América Latina tiene un impacto significativo en el comercio mundial, el transporte marítimo y el cambio climático.

América Latina está situada entre dos océanos. Algunos países limitan con el Pacífico, con el Atlántico, o incluso están bañados por ambos océanos. Esta posición especial otorga a la región latinoamericana la ventaja geográfica de lograr una “cooperación transpacífica” con la región asiática o construir un vínculo de “cooperación transatlántica” con la región europea. Gracias al canal de Panamá, es el centro fundamental para el comercio mundial.

Además de su relevancia estratégica para la seguridad alimentaria y la producción de energía limpia, la selva amazónica, conocida como uno de los “pulmones de la Tierra”, tiene una superficie de más de seis millones de kilómetros cuadrados, que representa alrededor del 50% de la selva tropical mundial. El 20% de la superficie forestal mundial y los vastos recursos que cubren nueve países de América Latina se han convertido en uno de los factores más importantes que influyen en el cambio climático mundial.

Por último, como actor activo en el ámbito político y económico internacional y regional, América Latina es una nueva fuerza decisiva que no puede ser descuidada en el campo de la gobernanza global y regional.

En primer lugar, como miembros de organizaciones como las Naciones Unidas, la Organización Mundial del Comercio, el Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial, los principales países latinoamericanos participan y son creadores de normas internacionales.

Además, estos países deben ser considerados desde otros aspectos y puntos de vista del multilateralismo.

Los principales países latinoamericanos, particularmente las potencias regionales, como Brasil, México y Argentina, son miembros del G20. Brasil pertenece tanto al BRICS como a BASIC. México, Chile y Perú están dentro de la Cooperación Económica Asia-Pacífico (APEC). México, Perú y Chile son miembros del Acuerdo Integral y Progresista para la Asociación Transpacífico (CPTPP), mientras que México y Chile son miembros de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).

Están desempeñando un papel insustituible en la respuesta a la crisis económica y en la promoción de la reforma de los mecanismos de gobernanza mundial; en la promoción de la celebración de importantes acuerdos sobre el cambio climático mundial; en el avance de la cooperación económica entre las distintas regiones; en el liderazgo de la “cooperación Sur-Sur” entre los países en desarrollo y en la celebración de un diálogo sobre las principales cuestiones actuales (oposición al unilateralismo, proteccionismo, protección del multilateralismo, etc.).

También hay que decir que los países latinoamericanos naturalmente también están activos en organizaciones e instituciones regionales —como la Organización de Estados Americanos (OEA), el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), etc.—, para poder participar directamente y tratar de oponerse al hegemonismo estadounidense.

Dentro de la región latinoamericana, estos países iniciaron primero un proceso de cooperación e integración y más tarde establecieron varias organizaciones subregionales —como el Mercosur (Mercado Común del Sur-Mercado Comum do Sul) y la Alianza del Pacífico (México, Colombia, Chile y Perú— para cooperar con otras regiones del mundo y sacudirse de la desafortunada definición de “patio trasero de América”.

Ubicados en el hemisferio occidental, donde la conocida superpotencia está presente, los países latinoamericanos han estado profundamente influenciados por los Estados Unidos en la política, la economía, la sociedad y la cultura.

En 1823, los Estados Unidos apoyaron la Doctrina Monroe y expulsaron a los países europeos de América Latina con el lema “América para los americanos”, convirtiéndose así en los maestros del hemisferio occidental.

La Doctrina Monroe también se convirtió en un pretexto para que los Estados Unidos interfirieran en los asuntos internos y la diplomacia de los países latinoamericanos.

En 2013, 190 años después de la declaración antes mencionada, los Estados Unidos declararon públicamente que la era de la Doctrina Monroe había terminado y enfatizaron la relación en igualdad de condiciones y la responsabilidad compartida entre los Estados Unidos y América Latina.

Sin embargo, la actual política latinoamericana demuestra una vez más que el fin de la llamada era de la “Doctrina Monroe” no es más que un mito.

 

* Copresidente del Consejo Asesor Honoris Causa. El Profesor Giancarlo Elia Valori es un eminente economista y empresario italiano. Posee prestigiosas distinciones académicas y órdenes nacionales. El Señor Valori ha dado conferencias sobre asuntos internacionales y economía en las principales universidades del mundo, como la Universidad de Pekín, la Universidad Hebrea de Jerusalén y la Universidad Yeshiva de Nueva York. Actualmente preside el «International World Group», es también presidente honorario de Huawei Italia, asesor económico del gigante chino HNA Group y miembro de la Junta de Ayan-Holding. En 1992 fue nombrado Oficial de la Legión de Honor de la República Francesa, con esta motivación: “Un hombre que puede ver a través de las fronteras para entender el mundo” y en 2002 recibió el título de “Honorable” de la Academia de Ciencias del Instituto de Francia.

 

Artículo traducido al español por el Equipo de la SAEEG con expresa autorización del autor. Prohibida su reproducción. 

©2021-saeeg®