UBI BENE IBI PATRIA

 

Somos —todos los que llamamos pueblos, naciones, etnias incluso, ya que hay más diferencia genética de un individuo a otro que entre grupos— fruto de la acumulación de oleadas sucesivas y de los sedimentos que han dejado, pero a diferencia de una playa, acá, como en otras partes del mundo, la arena, el agua, la sal, el cieno, el limo, el cielo, el aire y el movimiento de todos ellos ha respondido a una voluntad y un propósito de cuyos logros somos el resultado: cada castillo construido y derribado por el viento o el oleaje ha querido y dejado de serlo en el tiempo, como alternando se suceden la noche y el día, y a ese pequeño ciclo llamamos día y a la noche que precede al alba, víspera, señal de cómo sopesamos y balanceamos lo vivido y de cuánta esperanza albergamos de lo que la luz traiga en la mañana.

Los latines del título quieren decir: donde hay bien, hay patria, entendiendo por patria el solar de nuestros padres, sin olvidar que otros —los árabes, por ejemplo— utilizan una palabra que significa “matria”, lo que resuena entre los iberoamericanos en la expresión Madre Patria con la que llamamos a España, expresión que estimo será del agrado de tanta feminista a pesar de o precisamente por su tinte travestista de oxímoron tan del agrado de tanto posmoderno.

Pero lo que quiere decir donde hay bien hay patria refleja más bien a mi entender nuestra condición de descendientes de o propiamente inmigrantes, condición común a la mayor parte de los pueblos y naciones de la tierra.

Así que eso de que los argentinos descendemos del barco es tan tramposo como falaz. Somos lo que somos producto de lo que somos, fuimos y hemos venido siendo, desde 1810 y antes también. Nuestra originalidad la señaló Gino Germani al indicar que somos el país que en menos tiempo y en relación con la población preexistente ha recibido más inmigrantes y de más variada procedencia. Con la salvedad del principio, que en todos los países es igual, mutatis mutandi y ralentandi, este proceso, agudizado en algunos inventados a partir de argumentos históricos presuntos o conveniencias políticas de los poderosos de un momento.

Visto así, más orgullosos deberíamos estar aún de nuestros próceres, que se empeñaron y lo dieron todo por elevar ante la marejada del tiempo ese castillo de arena que ha conseguido convertirse contra viento y marea en nuestra Argentina, por maltrecha que la veamos hoy.

Que ha sido hogar para tantos venidos de tantos lugares, y hoy es el nuestro.

¡Viva la Patria!

Juan José Santander

Buenos Aires, María Auxiliadora 2020

 

* Diplomático retirado. Fue Encargado de Negocios de la Embajada de la República Argentina en Marruecos (1998 a 2006). Ex funcionario diplomático en diversos países árabes. Condecorado con el Wissam Alauita de la Orden del Comendador, por el ministro marroquí de Asuntos Exteriores, M. Benaissa en noviembre de 2006). Miembro del CEID. 

©2020-saeeg®

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *