VA A SER VERANO PRONTO. LOS GRANDES INCENDIOS DE 2018 Y LAS REPERCUSIONES DE HOY

Giancarlo Elia Valori*

El verano de 2018 trajo enormes pérdidas a la economía global que aún no se han calculado. Según Impact Forecasting, el centro de desarrollo de modelos de desastres de la compañía Aon Benfield, las pérdidas económicas de los agricultores alemanes por sí solas podrían ascender a 2.200 millones de euros (US$ 2.900 millones), y las pérdidas totales de los países europeos afectados por los incendios podrían superar los 4 mil millones.

A largo plazo, Europa y los Estados Unidos aún no han evaluado el coste de los incendios. Según los analistas, solo Carr Fire (23 de julio de 2018), que se ha convertido en uno de los diez incendios forestales más destructivos registrados en California, ha causado pérdidas de alrededor de $ 200 millones, más una cantidad de aproximadamente $ 160 millones en costos de ubicación y eliminación de incendios.

Además de Carr Fire, Mendocino Complex Fire, Nelson Fire y Holy Fire también estaban arrasando en California al mismo tiempo. Los bomberos operaron durante dos meses, apagando los incendios recién a finales de septiembre de 2018.

En Europa, los incendios más destructivos se han extendido a Portugal, Suecia y Grecia. Aquí, los incendios también han sacado a la superficie los casos de construcción no autorizada en Mati, señalados por algunos como posibles causas (directas o indirectas) de un incendio provocado, que algunos señalan como posibles causas (directas o indirectas) de un incendio provocado. Se cree que los incendios pueden haber estallado como un caso de especulación de la construcción o con el objetivo de saquear casas abandonadas.

Los analistas de Aon Benfield lo llamaron “el incendio más mortífero en Europa desde 1900”. Las autoridades confirmaron que al menos 92 personas murieron, al menos 905 estructuras fueron destruidas en Ática y 740 dañadas. Los daños causados por los incendios forestales en Suecia se han estimado en más de 100 millones de dólares. En el apogeo de los incendios de julio de 2018, el número telefónico de emergencia ha recibido 13.000 llamadas diarias.

La superficie de los incendios fue de unas 20 mil hectáreas. El país incluso ha solicitado más ayuda para la lucha contra incendios a la Unión Europea, y a principios de agosto la Comisión Europea anunció que se habían movilizado más de 360 bomberos, siete aviones, seis helicópteros y 67 vehículos para ayudar a Suecia. Fue la mayor operación civil de incendios forestales en Europa en una década y la mayor en términos de despliegue de personal. Se realizaron 815 horas de vuelos aéreos y 8.822 descargas de agua en centros de combustión.

La UE coordinó la ayuda colectiva a Suecia, proporcionada por los Gobiernos de Italia, Francia, Alemania, Lituania, Dinamarca, Portugal y Polonia. Se han asignado 1,15 millones de euros para apoyar a los bomberos de estos países europeos en los gastos de viaje. Austria, la República Checa y Turquía también han ofrecido su ayuda.

Además, se han elaborado 37 mapas satelitales en el marco del programa Copernicus de la UE. Obsérvese que el mecanismo de protección civil de la UE se aplica a 34 Estados europeos (27 Estados miembros de la UE, Reino Unido, República de Macedonia, Islandia, Noruega, Montenegro, Serbia y Turquía). La comisión observó que los incendios forestales destructivos se están convirtiendo en un fenómeno casi común en Europa, ya que las causas de su aparición están asociadas con el cambio climático global.

Traer a la memoria acontecimientos que parecen lejanos, dada la velocidad de comunicación de nuestros tiempos, significa reflexionar que tres años no es un momento para olvidar sobre todo porque las consecuencias las pagamos y las pagaremos hoy, de un día para otro e inesperadamente.

No podemos sorprendernos de que la primavera no existiera este año, y la mayoría de la gente haya sabido por qué.

Nos enfrentamos a una nueva realidad porque debemos aprender de estas tragedias y trabajar para reforzar un mecanismo no solo de protección civil, sino también de prevención para que colectivamente estemos mejor preparados para combatir estos fenómenos y responder con mayor eficacia a las numerosas catástrofes que se producen en el continente.

Sin olvidar imponer sanciones penales a los criminales que prendieron fuego para promover su miserable horizonte: individuos que en nuestro tiempo pasan en su mayoría sin problemas con el pretexto de ser inadaptados en general por “culpa de la sociedad”, como se enseñaba hace sesenta y ocho años.

La razón principal del aumento de la escala de los incendios forestales tanto en el mundo en su conjunto como en Europa es el cambio climático: los períodos de calor anormal y sequía se vuelven más largos e intensos, y por lo tanto, los incendios se vuelven cada vez más difíciles de tratar.

Como sabemos, esto también se ha puesto de manifiesto en otros incendios catastróficos en Alemania, Reino Unido, Brasil (2019 y 2020) y en muchos otros países y regiones del mundo, y nuestro país no es una excepción. El riesgo de incendios debido al cambio climático está creciendo más rápido de lo que los servicios de incendios forestales, incluso los más profesionales y bien equipados, tienen tiempo para adaptarse.

Científicos de la Universidad de Oxford han llamado la atención sobre el cambio climático global. Las temperaturas sin precedentes observadas durante el verano de 2018 son consecuencia directa del cambio climático.

Los investigadores analizaron datos de estaciones meteorológicas en el norte de Europa —Finlandia, Dinamarca, Irlanda, Países Bajos, Noruega y Suecia— y compararon las lecturas de temperatura con los registros históricos y señalaron que la ola de calor de 2018 no tenía precedentes.

El planeta puede y debe contener la creciente probabilidad de fenómenos meteorológicos extremos reduciendo en el menor tiempo posible las emisiones de gases de efecto invernadero. Los incendios forestales, a su vez, son una fuente adicional de gases de efecto invernadero. Normalmente, los bosques absorben dióxido de carbono, pero debido a la quema de madera, lo emiten en grandes volúmenes y afecta al calentamiento global, lo que a su vez conduce a nuevos incendios forestales en un ciclo urobórico.

En California, un incendio posterior, que se desató el 8 de noviembre de 2018, destruyó unos siete mil edificios en cuatro días y el fuego cubrió un área de 80 mil hectáreas. Treinta y una personas murieron y 150.000 residentes de California fueron evacuados.

Por lo tanto, el discurso no solo se limita al patrón climático a largo plazo, sino también a la seguridad de las personas y el impacto económico negativo.

Las pérdidas por incendios forestales en Europa y los Estados Unidos, como se mencionó anteriormente, ascienden a cientos de millones de dólares y euros. Las reservas forestales del planeta Tierra están en peligro.

Hasta ahora en Europa, la escala de los incendios forestales todavía no es tan grande como para tener un impacto significativo en el potencial de recursos de los bosques europeos en su conjunto. Sin embargo, estos bosques europeos —desde Portugal hasta Rusia— están bastante bien protegidos contra el fuego hasta que la pérdida de madera haya alcanzado un nivel que afecte gravemente a las posibilidades de cosecha y comercialización.

La silvicultura intensiva tiene un margen bastante amplio de seguridad económica y rentabilidad. Quizás en una o dos décadas, si los incendios aumentan al menos en nuestro continente, comenzarán a tener una influencia muy limitada en los resultados de esta actividad a la escala de los grandes países forestales europeos, sin olvidar que el continente tiene una superficie limitada, siendo solo una pequeña península de Eurasia.

Por el contrario, los incendios en California fueron causados principalmente por la sequía y los fuertes vientos, que contribuyen a la propagación del fuego, una situación favorecida por la centralidad interoceánica del continente americano. Sin embargo, los expertos señalan —como hemos señalado antes— que en la mayoría de los casos, la principal causa de su aparición es el factor humano entre el cálculo imbécil y el malicioso: una colilla de cigarrillo abandonada, una botella de vidrio rota, que puede funcionar como una lente.

Por ejemplo, en Rusia también en el largo y caluroso verano de 2018, se quemaron bosques en Yakutia y el territorio de Krasnoyarsk, Novosibirsk y Tomsk, es decir, en regiones escasamente pobladas, pero también hubo fallas humanas. A finales de agosto, más de 14,6 millones de hectáreas estaban cubiertas por el fuego. Greenpeace señaló que era aproximadamente la mitad de todo el Reino Unido.

Pero Rusia no se ve atrapada por los provocados por quienes requieren tener al psicólogo al lado, sino que sirven penas severas como advertencia de estupidez.

Desde 2015, las mismas acciones cometidas bajo un régimen especial de seguridad contra incendios implican un aumento de las multas para los ciudadanos de hasta 4 mil rublos y para las personas jurídicas de hasta medio millón: por ejemplo, los incendios resultantes de la práctica del uso de la tierra y los bosques (como la quema voluntaria de pasto seco, rastrojos, hojas, residuos de reducción y materiales combustibles similares en áreas naturales).

Si se destruyen vidas o bienes de otras personas o se daña la salud de los ciudadanos, la pena pasa a los autores del incendio, que pagarán el monto sin un psicólogo. Por no hablar de los pirómanos, sobre cuyo destino en Rusia dejo al lector reflexionando.

 

* Copresidente del Consejo Asesor Honoris Causa. El Profesor Giancarlo Elia Valori es un eminente economista y empresario italiano. Posee prestigiosas distinciones académicas y órdenes nacionales. Ha dado conferencias sobre asuntos internacionales y economía en las principales universidades del mundo, como la Universidad de Pekín, la Universidad Hebrea de Jerusalén y la Universidad Yeshiva de Nueva York. Actualmente preside el «International World Group», es también presidente honorario de Huawei Italia, asesor económico del gigante chino HNA Group y miembro de la Junta de Ayan-Holding. En 1992 fue nombrado Oficial de la Legión de Honor de la República Francesa, con esta motivación: “Un hombre que puede ver a través de las fronteras para entender el mundo” y en 2002 recibió el título de “Honorable” de la Academia de Ciencias del Instituto de Francia.

 

Artículo traducido al español por el Equipo de la SAEEG con expresa autorización del autor. Prohibida su reproducción. 

©2021-saeeg®

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *