LA GENERACIÓN VIRTUAL, RESPONSABLE DEL FUTURO

Francisco Carranza Romero*

Imagen de Gerd Altmann en Pixabay 

La pandemia del Covid-19 no sólo ha afectado a la humanidad en su salud física sino también en su salud mental. Como consecuencia, los adultos y menores están adquiriendo actitudes y hábitos nuevos. 

Los menores

Los niños, adolescentes y jóvenes de la etapa escolar, que viven con mascarillas o tapabocas y con el celular o laptop en las manos, reciben sus clases virtuales a través de esos maravillosos aparatitos, y ya se han acostumbrado a la nueva modalidad educativa. Además, han adquirido nuevos hábitos que generan problemas personales, familiares y sociales. Es que, con el pretexto de las clases virtuales, ya no se desprenden de esos aparatos porque allí han descubierto muchos programas maravillosos: redes sociales, juegos personales y en grupo, videos con imágenes de todo color y sabor con escenas que no sólo enriquecen la imaginación sino que también la perturban. Los menores de hoy prefieren el chateo en vez de la conversación oral, aunque estén muy cercanos; no sólo chatean con los amigos sino hasta con los desconocidos que aparecen amables o amenazadores en la pantalla. Es que, si no están conectados, se sienten muy solos, y así no se sienten vivos. Ante un problema, no preguntan a los mayores, tampoco reflexionan buscando la respuesta personal; prefieren hallar la orientación y solución en el aparatito. Pertenecen a la generación de las redes sociales.

En el lenguaje de ellos es muy común el uso del verbo “matar” porque en los juegos que practican diariamente se ganan matando o eliminando a otro u otros. El objetivo es ganar el juego.

En ese mundo virtual de ansiedad hay mucha presión de otros con quienes comparten las plataformas que hasta pueden inducir al asesinato y suicidio.

Estos escolares virtuales, guiados por su exacerbada emotividad y curiosidad, se suscriben a nuevos programas o los descargan mecánicamente sin ninguna preocupación de que pueden afectar las cuentas bancarias de sus padres. Los nuevos videoaficionados y ludópatas ya están drogados y enfermos, son los nuevos y seguros clientes para las empresas que comercializan los programas, y son también los nuevos pacientes para los psicólogos y psiquiatras. 

Los adultos

Muchos padres de familia, que antes poco se preocupaban de la educación de sus engendros porque confiaban que las escuelas formaran a sus hijos, ahora tienen que asumir esa labor sin estar bien preparados para los nuevos tiempos. Antes, cuando los menores creaban problemas durante las vacaciones, los padres decían como amenaza y deseo de liberación: Ya pronto se irán a la escuela.

Ahora, los que creen que su deber termina con darles las herramientas para las clases virtuales, enfrentan nuevos y serios problemas: los menores ya no dialogan con los adultos ni siquiera entre ellos, prefieren pasar el tiempo con sus aparatitos, porque han descubierto que el mundo virtual es más distraído y variado, y de menos responsabilidades visibles.

Muchos adultos, que carecen de la destreza en el uso de los nuevos aparatos de comunicación, no pueden orientar ni controlar a los menores. En muchos casos, para mala suerte, dependen de los menores para usar y solucionar los problemas de las nuevas y sofisticadas máquinas de comunicación.

La pandemia no sólo ha causado el caos en el mundo; también ha dado la felicidad a las industrias que producen y venden celulares, tabletas y programas; a los laboratorios y clínicas relacionadas con Covid-19; a las funerarias y cementerios. Los comerciantes valoran la vida por las ganancias económicas; ellos no se preocupan de las consecuencias por más negativas que sean. Ellos están drogados por el dinero.

A pesar de todo lo expuesto, si queremos vivir con optimismo, es el tiempo de aprovechar los avances de la tecnología y prepararnos para los nuevos retos del proceso de la virtualización del mundo. Nos guste o no, este fenómeno es irreversible. Comencemos a cuestionar los valores de la vida desde el hogar, la escuela, la sociedad y las instituciones.

* Investigador del Instituto de Estudios de Asia y América, Dankook University, Corea del Sur.

©2021-saeeg®

 

Un comentario sobre “LA GENERACIÓN VIRTUAL, RESPONSABLE DEL FUTURO”

  1. Excelente reflexión, ahora la tarea es para los padres de familia, maestros y el contexto donde se relacionan estar preparados en el uso de la tecnología y orientar a los niños, niñas y adolescentes aún nos necesitan para formarse como ciudadanos que transformen su familia, sociedad y país.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

WC Captcha 35 + = 45