LA CRISIS DE UCRANIA ENTRE ESTADOS UNIDOS, RUSIA Y CHINA

Giancarlo Elia Valori*

La tensión entre Rusia y la OTAN sobre Ucrania preocupa a muchos países, incluidos los que están fuera de la región euroatlántica. Por ejemplo, lo que está sucediendo está siendo seguido de cerca en la República Popular China, que ya ha expresado inequívocamente su apoyo a Rusia. Al mismo tiempo, China ciertamente permanecerá al margen del aspecto político-militar de esta crisis, pero podría desempeñar un papel importante en sus posibles consecuencias económicas.

A finales de enero, durante su conversación con el secretario de Estado de Estados Unidos, Anthony Blinken, el ministro de Relaciones Exteriores de China, Wang Yi, instó a las autoridades estadounidenses a tomar en serio las preocupaciones de seguridad rusas y tenerlas en cuenta. “La seguridad regional no se puede garantizar fortaleciendo e incluso expandiendo las alianzas militares”, dijo el ministro, calificando de racionales las preocupaciones de Rusia. China está siguiendo de cerca la cuestión ucraniana, ya que, al igual que Rusia, tiene una relación difícil con Occidente, especialmente con los Estados Unidos de América. El tema antichino, que fue establecido por el ex presidente Donald Trump, también ha sido retomado por el actual presidente Joe Biden. En los Estados Unidos, China y Rusia se definen oficialmente como “grandes desafíos” para la Casa Blanca, lo que significa que la presión sobre Rusia seguramente será seguida por la presión sobre China.

Además, China todavía tiene un problema sin resolver con Taiwán. Al igual que Ucrania, Taipei ha estado recibiendo cada vez más armas estadounidenses últimamente. La forma en que la OTAN maneje la situación con Ucrania le dirá mucho a China sobre qué esperar en caso de una escalada alrededor de Taiwán o en el Mar del Sur de China. Hay que decir que Ucrania es un país en el que China tiene sus propios intereses. Por ejemplo, la iniciativa global de la Nueva Ruta de la Seda de China (One Belt One Road) incluye el puerto comercial ucraniano de Chornomors’k. China sigue siendo consistentemente el mayor socio comercial de Ucrania y Ucrania es el mayor proveedor de trigo a China. Para 2025, ambos países planean aumentar el comercio bilateral de 15.700 millones a 20.000 millones de dólares estadounidenses por año. China también ha invertido en varios proyectos de infraestructura ucranianos, incluida una nueva línea de metro en Kiev.

A pesar de las afirmaciones en Rusia e incluso en Ucrania de que ninguna de las partes está interesada en escalar el conflicto, Occidente continúa informando una amenaza militar constante.

Las autoridades de Estados Unidos, el Reino Unido y la UE están trabajando proactivamente en nuevas sanciones contra Rusia. Se ha prometido que se impondrán si Rusia inicia hostilidades. Sin embargo, no hay garantía de que no se introduzcan por alguna otra razón, o por ninguna razón en absoluto.

Anteriormente, el presidente del Comité de Asuntos Exteriores del Senado de los Estados Unidos, Robert “Bob” Menéndez (del Partido Demócrata de Nueva Jersey), dijo que algunas de las sanciones discutidas en el Senado contra Rusia, debido a la situación en Ucrania, podrían introducirse incluso si la invasión constantemente anunciada en Occidente no tuviera lugar.

Estados Unidos no está hablando de medidas específicas pero, a juzgar por las iniciativas de los legisladores en el Congreso, pueden afectar gravemente la economía no solo de Rusia, sino de todo el mundo. Las posibles restricciones afectan al sector bancario y financiero, así como a la conversión del dólar, lo que podría conducir a una caída en el mercado de valores de Rusia. Las restricciones pueden incluir una prohibición de la exportación de materias primas y armas, lo que afectará gravemente a la economía rusa. La controvertida prohibición de la exportación de productos estadounidenses de alta tecnología a Rusia también podría dejar a los ciudadanos del país sin ciertos modelos de teléfonos inteligentes, tabletas y televisores. Los expertos advierten que la amenaza tendrá varias consecuencias, que van desde el aumento de los precios de los alimentos y la ropa hasta las interrupciones en los pagos de pensiones debido al colapso del rublo y el mercado ruso.

Teniendo en cuenta los estrechos lazos entre Rusia y China, las sanciones también se convertirán en un problema para China. En los últimos años, Rusia y China han seguido desarrollando relaciones en virtud del Tratado de Buena Vecindad, Amistad y Cooperación del 19 de julio de 2001 y abarcan muchas esferas, incluida la cooperación militar. El presidente chino, Xi Jinping, habló con el presidente ruso Putin más que cualquier otro líder extranjero el año pasado. El propio presidente ruso ha llamado a las relaciones entre los dos países un modelo de cooperación en el siglo XXI. El último impulso para un acercamiento aún mayor de las posiciones ruso-chinas fueron los acontecimientos de 2014, cuando Occidente comenzó a imponer sus primeras sanciones contra Rusia debido al regreso de Crimea a Rusia (cedida, en ese momento, por capricho de Jruschov) y la escalada del conflicto al este de Ucrania.

En ese momento, las restricciones occidentales a Rusia no molestaron mucho a China, pero las relaciones económicas se han profundizado desde entonces. Los países cooperan en la tecnología aeroespacial, la industria del petróleo y el gas, la química y la industria de la aviación. Las empresas estatales chinas están invirtiendo en activos energéticos rusos. Al mismo tiempo, hay un desarrollo dinámico de la cooperación chino-rusa en el campo del comercio electrónico. En 2021, el volumen de comercio entre Rusia y China aumentó a un récord de 146.880 millones de dólares estadounidenses. Las exportaciones a Rusia aumentaron en 12 meses a 67.56 mil millones de dólares estadounidenses y el movimiento de bienes en la dirección opuesta a 79.32 mil millones de dólares estadounidenses.

Kenneth Curtis, ex vicepresidente de Goldman Sachs Asia, dijo: “Puede parecer que China tiene una actitud de esperar y ver, pero el acercamiento entre China y Rusia se ha acelerado y su comercio se ha duplicado en los últimos cinco años”. Todo esto significa que, a diferencia de 2014, las posibles nuevas sanciones contra Rusia también podrían causar muchos problemas a China.

Según un informe del Instituto de Investigación de Política Exterior (FPRI) en Filadelfia, “el cumplimiento por parte de China de las sanciones de Estados Unidos contra Irán y la República Popular Democrática de Corea (RPDC) fue una decisión relativamente fácil porque tanto Irán como la RPDC tienen economías limitadas. Por lo tanto, el costo de cumplir con las sanciones no es tan grande. Rusia es una historia diferente. Es mucho más grande y está involucrado en la economía a nivel internacional”.

El impacto que las posibles sanciones tendrán en Rusia dependerá de China. Dado que Rusia importa y exporta más bienes de China que de cualquier otro país, cualquier restricción al sistema bancario y financiero ruso (en particular, la desconexión de la Sociedad para las Telecomunicaciones Financieras Interbancarias Mundiales) afectará el comercio bilateral. Por lo tanto, China decidirá si cumple con las nuevas sanciones en su propio perjuicio, o busca formas alternativas de interactuar con los socios rusos.

El informe del FPRI sostiene que “si Occidente logra infligir un daño significativo a Rusia con sanciones, en caso de una crisis en la región asiática, puede usar la misma influencia contra China. Pero si China ayuda a Rusia a mitigar las consecuencias de estas sanciones, Estados Unidos perderá una importante herramienta de presión económica sobre China”.

Contrarrestar las sanciones podría ser una transición brusca del comercio ruso-chino a sistemas de pago alternativos. El embajador ruso en China, Andrej Ivanovič Denisov, dijo a TASS: “Cambiaremos a monedas nacionales; no cambiaremos por completo. Probablemente estas sanciones acelerarán un poco el proceso”. En su opinión, varios giros y vueltas en los casos de sanciones no obstaculizarán el desarrollo de las relaciones económicas y comerciales ruso-chinas de ninguna manera.

Tanto Rusia como China han gastado mucho dinero en el desarrollo de sus sistemas de pago, pero hasta ahora no ha habido posibilidad de probarlos en una crisis real. Si este mecanismo funciona, también puede utilizarse en el comercio con terceros países, eludiendo las sanciones de los Estados Unidos.

Esto también se aplica a las posibles restricciones a la exportación. Estados Unidos también ha anunciado una posible restricción al suministro de semiconductores a Rusia. Esto podría evitar que Rusia tenga acceso a los equipos más avanzados vendidos por los Estados Unidos, pero la mayoría de estos dispositivos se ensamblan en China o son fabricados por empresas chinas. Cualquier control de exportación de los Estados Unidos sobre estos modelos también dejaría a las empresas chinas preguntándose si cumplir con las restricciones de exportación de los Estados Unidos o encontrar una manera de eludirlas.

“El gobierno de China podría rechazar enérgicamente los controles de exportación. En ese caso, Estados Unidos elegirá entre hacer la vista gorda ante esta brecha o dar un paso adelante y comenzar a castigar a las empresas chinas por violaciones”, dijo el experto en FPRI Chris Miller, señalando que de lo contrario China se vería como un país que produce tecnología y la vende solo con permiso de Estados Unidos.

Miller también declaró que China podría ayudar a establecer empresas ficticias a través de las cuales continuaría suministrando teléfonos inteligentes a Rusia. Por lo tanto, China protegerá a los fabricantes y ensambladores de las sanciones estadounidenses. Aunque, incluso en este caso, Estados Unidos podrá responder a tales acciones.

Sea como fuere, ni China ni Rusia están interesadas en escalar la crisis en Ucrania, ya que ambos países tienen sus propios intereses en la región. Sin embargo, si Occidente realmente decide sobre las sanciones prometidas contra Rusia, será difícil para China mantener la neutralidad, al menos cuando se trata de observar la interacción económica con Rusia.

Como se puede ver, la crisis ucraniana tiene varias facetas e interacciones globales que van mucho más allá del escenario improvisado para los medios de comunicación, así como lugares comunes.

 

* Copresidente del Consejo Asesor Honoris Causa. El Profesor Giancarlo Elia Valori es un eminente economista y empresario italiano. Posee prestigiosas distinciones académicas y órdenes nacionales. Ha dado conferencias sobre asuntos internacionales y economía en las principales universidades del mundo, como la Universidad de Pekín, la Universidad Hebrea de Jerusalén y la Universidad Yeshiva de Nueva York. Actualmente preside el «International World Group», es también presidente honorario de Huawei Italia, asesor económico del gigante chino HNA Group y miembro de la Junta de Ayan-Holding. En 1992 fue nombrado Oficial de la Legión de Honor de la República Francesa, con esta motivación: “Un hombre que puede ver a través de las fronteras para entender el mundo” y en 2002 recibió el título de “Honorable” de la Academia de Ciencias del Instituto de Francia.

 

Traducido al español por el Equipo de la SAEEG con expresa autorización del autor. Prohibida su reproducción. 

©2022-saeeg®

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.