EL DESARROLLO DEL CIBERESPACIO BÉLICO EN LOS ESTADOS UNIDOS DE AMÉRICA (Parte 6)

Giancarlo Elia Valori*

Los equipos orgánicos de la Fuerza Aérea, las nuevas empresas de vanguardia de Silicon Valley o los grandes contratistas de defensa tradicionales no son mutuamente excluyentes. Cada grupo aporta diferentes ideas, procesos y experiencias a la gama de problemas cibernéticos y el desarrollo de herramientas impulsadas por cada equipo proporciona capacidades oportunas y en demanda a las fuerzas cibernéticas.

Además, la Fuerza Aérea y la Armada están trabajando en un acuerdo para permitir que sus respectivas fábricas de software compartan más códigos y productos. La clave del acuerdo es permitir que los dos servicios utilicen más fácilmente las plataformas y códigos del otro, es decir, la Plataforma Uno de la Fuerza Aérea y la Black Pearl de la Marina.

Platform One tiene una Autorización de Continuidad de Operaciones, lo que significa que su entorno de codificación y procesos han sido certificados por seguridad, y cualquier actualización del producto y la plataforma no requieren aprobación adicional antes de ser lanzada, lo que reduce el tiempo que lleva habilitar el software.

La plataforma Black Pearl de la Armada es más nueva que la Plataforma Uno y, por lo tanto, la Armada quiere aprovechar el trabajo de la Fuerza Aérea para proporcionar al personal de la Armada y el Cuerpo de Marines un entorno DevSecOps listo para el código. La plataforma Black Pearl de la Armada es más nueva que la Plataforma Uno y, por lo tanto, la Armada quiere aprovechar el trabajo de la Fuerza Aérea para proporcionar al personal de la Armada y el Cuerpo de Marines un entorno DevSecOps listo para el código.

Desarrollar y utilizar tecnologías emergentes para generar nuevas capacidades de combate es otro paso hacia el control del ciberespacio. El uso de tecnologías emergentes podría convertirse en un punto de inflexión para futuras operaciones en el ciberespacio, rompiendo así los equilibrios tradicionales y establecidos del poder militar y proporcionando a otros países ventajas operativas especiales. Los Estados Unidos de América y los países occidentales están aumentando la inversión en tecnologías emergentes, fortaleciendo la investigación, el desarrollo y el uso de la inteligencia artificial, la física cuántica, el 5G; computación en la nube, blockchain (….) y otras tecnologías, con vistas a mejorar en gran medida las capacidades de combate global y tomar la delantera en la futura confrontación estratégica. La cadena de bloques se define como un libro de contabilidad digital cuyas entradas se agrupan en bloques, vinculados entre sí en orden cronológico, cuya integridad está garantizada por el uso de criptografía. Aunque se espera que su tamaño crezca con el tiempo, es inmutable en el concepto de quantum. Su contenido, una vez escrito a través de un proceso normado, ya no es modificable o eliminable, a menos que todo el proceso sea invalidado.

Mientras tanto, el secretario de Defensa de estados Unidos, el general Lloyd James Austin, dijo en julio pasado que el liderazgo en inteligencia artificial podría avanzar en las futuras ventajas tecnológicas y militares del Estado, desde la toma de decisiones basada en datos hasta la colaboración hombre-máquina, haciendo así que el ejército estadounidense sea más efectivo y más ágil en el futuro cercano.

La visión de IA del Departamento de Defensa gira en torno a la “disuasión integrada”, en la que la IA y las tecnologías relacionadas proporcionarán inteligencia y ventajas operativas al ejército de los Estados Unidos. Una cantidad de 1.500 millones de dólares se utilizará para financiar el Centro Conjunto de Inteligencia Artificial (JAIC) durante los próximos 5 años.

El JAIC centró su atención en 2021, con la esperanza de convertirse en una “biblioteca central de inteligencia artificial” para los militares, lo que permitiría a los servicios de inteligencia adquirir herramientas, modelos y otro software para desarrollar programas de inteligencia artificial. La base de este trabajo es la Joint Common Foundation (JCF), con el objetivo de convertirlo en un lugar donde todas las personas puedan traer sus datos, mientras que el JAIC puede proporcionar servicios como etiquetado, gestión y, en última instancia, almacenamiento y clasificación algorítmica. El JCF alcanzó la “capacidad operativa inicial” en marzo de 2022 y ya cuenta con varios usuarios del servicio. El JCF desempeñará un papel central en el JAIC y, en particular, será una herramienta clave para avanzar en la implementación de la IA en todo el Departamento de Defensa (DOD).

El JAIC planea actualizar periódicamente la plataforma para expandir el alojamiento de datos, la codificación y otras capacidades, convirtiéndose eventualmente en una “capacidad operativa completa”.

El JAIC firmó un contrato en enero de 2022 con la organización sin fines de lucro Indiana Innovation Institute para construir y operar la plataforma Tradewind. La plataforma está diseñada para crear un ecosistema que acelere la entrega de capacidades de inteligencia artificial al ejército de los Estados Unidos, lo que le permite adquirir y adquirir las mejores soluciones de IA de manera más eficiente y efectiva. A través de Tradewind, el JAIC espera fomentar un enfoque de «toda la nación» para apoyar la innovación de la IA en el Departamento de Defensa mediante la creación de un entorno transparente entre la institución, la academia y la industria. El ecosistema tiene tres objetivos principales: 1. encontrar y adquirir IA ética; 2. incorporar a todas las entidades de desarrollo de IA en los negocios, la industria y el mundo académico; 3. para permitir que el Departamento de Defensa aplique capacidades de IA a las operaciones.

La Agencia de Proyectos de Investigación Avanzada de Defensa (DARPA) está trabajando en aproximadamente treinta programas centrados en la IA y noventa programas relacionados con la IA. El programa de IA de DARPA cubre tres «olas» de desarrollo de IA: 1. razonamiento simbólico, en el que los ingenieros formulan reglas para caracterizar el conocimiento del dominio; 2. aplicar modelos estadísticos basados en big data a dominios específicos para proporcionar capacidades avanzadas de clasificación y predicción, como el uso de técnicas de aprendizaje automático para realizar reconocimientos de vigilancia de inteligencia y mantenimiento predictivo de vehículos; 3. tratar a las computadoras como socios reales.

El Ejército de los Estados Unidos está trabajando con socios como la Universidad Carnegie Mellon para crear kits de herramientas compartidos que contienen algoritmos reutilizables, datos de prueba y herramientas de desarrollo. El kit de herramientas es una “plataforma universal” o “banco de trabajo” virtual que las unidades del Ejército pueden aprovechar para desarrollar la inteligencia artificial que necesitan sin tener que construirla desde cero. El Grupo de Trabajo de Inteligencia Artificial del Ejército ha desarrollado una versión de línea de base de trabajo que se validará y refinará utilizando conjuntos de datos no clasificados para cumplir con los requisitos operativos de Operaciones Multidominio (MDO) y Comando y Control Conjunto de Todos los Dominios (JADC2).

La Fuerza de Tarea de Inteligencia Artificial del Ejército y el JAIC trabajarán estrechamente para garantizar que la Plataforma de Datos Conjuntos del Ejército esté integrada con la JAIC.

Con referencia específica a 5G, el Departamento de Defensa lo ha convertido en una prioridad clave de modernización, solicitando 1.500 millones de dólares en fondos para programas de 5G y microelectrónica en su solicitud de presupuesto para el año fiscal 2021. En 2020, el Departamento de Defensa anunció una inversión de 600 millones de dólares en bancos de pruebas 5G en cinco instalaciones militares estadounidenses, con esfuerzos de prueba centrados en cómo los militares pueden aprovechar diferentes aplicaciones o conceptos, incluida la utilización dinámica del espectro, el comando y control habilitado para 5G, la biblioteca y logística inteligentes y la realidad virtual y aumentada. Los primeros 5 sitios constituyen el Lote 1 del programa 5G del DOD. En 2021, el DOD otorgó contratos a siete sitios del Lote 2. Las iniciativas en estas bases incluyen conectividad inalámbrica, uso de 5G para mejorar la preparación de la misión de la aeronave y capacitación inmersiva habilitada para 5G. En ambos lotes, cada proyecto incluye un banco de pruebas, aplicaciones que se están demostrando y mejoras de red o herramientas capaces de ser utilizadas para optimizar networks 5G.

El Departamento de Defensa de los Estados Unidos cree que su plan 5G abarca tres fuerzas impulsoras: 1. aceleración, al estimular el uso de la tecnología 5G a través de pruebas y desarrollo de prototipos avanzados para aplicaciones de doble uso; 2. penetración operativa, a través del desarrollo de tecnología para proteger 5G y apoyar el uso no seguro de redes seguras; 3. innovación, mediante la realización de la investigación y el desarrollo necesarios para llegar a 6G y más allá.

El programa logró un progreso significativo en junio con la demostración exitosa de un conjunto de redes 5G avanzadas diseñadas y construidas exclusivamente en los Estados Unidos de América para la modernización logística. El proyecto prototipo, conocido como Smart Warehouse Technology Early Capability Demonstration, implica una inversión total de 90 millones de dólares y utiliza 380 MHz de espectro de banda media y ondas milimétricas, proporcionando descargas de alta velocidad de 1,5 gigabits por segundo y latencia de menos de 15 milisegundos. En informática y telecomunicaciones, la latencia (o tiempo de latencia) indica, en un sistema de procesamiento de datos y/o telecomunicaciones, el intervalo de tiempo entre el momento en que la entrada/señal se envía al sistema y el momento en que su salida está disponible.

El prototipo del sistema demostrado se basa en el estándar Open Radio Network de próxima generación y cumple con las especificaciones de la arquitectura Zero Trust del Departamento de Defensa de los Estados Unidos para la seguridad local y la conectividad segura a otras redes. Una vez finalizado el proyecto, el sistema prototipo se desplegará como una red privada en la Base Logística del Cuerpo de Marines en Albany, Georgia, utilizando hasta 750 megahercios de ancho de banda disponible para un mayor rendimiento. El prototipo es la primera demostración de progreso en el Lote 1 de proyectos 5G. (Parte 6)

 

* Copresidente del Consejo Asesor Honoris Causa. El Profesor Giancarlo Elia Valori es un eminente economista y empresario italiano. Posee prestigiosas distinciones académicas y órdenes nacionales. Ha dado conferencias sobre asuntos internacionales y economía en las principales universidades del mundo, como la Universidad de Pekín, la Universidad Hebrea de Jerusalén y la Universidad Yeshiva de Nueva York. Actualmente preside el «International World Group», es también presidente honorario de Huawei Italia, asesor económico del gigante chino HNA Group y miembro de la Junta de Ayan-Holding. En 1992 fue nombrado Oficial de la Legión de Honor de la República Francesa, con esta motivación: “Un hombre que puede ver a través de las fronteras para entender el mundo” y en 2002 recibió el título de “Honorable” de la Academia de Ciencias del Instituto de Francia.

 

Traducido al español por el Equipo de la SAEEG con expresa autorización del autor. Prohibida su reproducción. 

©2022-saeeg®

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.