INTELIGENCIA ARTIFICIAL Y CUESTIONES MORALES ¿HACIA EL TRANSHUMANISMO?

Giancarlo Elia Valori*

Imagen de Gerd Altmann en Pixabay 

A medida que la inteligencia artificial viaje a través del sistema solar y explore la heliosfera (que encierra los planetas), se adaptará tomando decisiones que le permitan hacer su trabajo. Muchas personas en el campo de la astrobiología están a favor de la llamada visión post-biológica del cosmos. ¿Es por el deseo de conquistar el espacio que los humanos estamos sembrando las semillas de nuestra destrucción en favor de la inteligencia artificial? O estamos siguiendo inconscientemente una especie de plan general en el que los seres de carne y hueso están destinados a extinguirse y ser hibridados por silicio y materiales sintéticos. En cuanto a la mente, la memoria, la conciencia, ¿podría haber también un lugar para los humanos en el cerebro de un robot? Si nuestros caparazones mortales fueran reemplazados por algo más robusto y duradero, ¿podríamos seguir considerándonos humanos?

Como prueba de ello, hay una serie de experimentos bastante recientes que parecen sugerir cómo los robots no solo pueden adquirir conciencia humana sino también reproducirla. Ottawa, Canadá, junio de 2017: El Departamento de Ingeniería Mecánica y Aeroespacial de la Universidad de Carlton ha anunciado el desarrollo de tecnología que revolucionará el futuro de los viajes espaciales. Los ingenieros esperan crear una impresora 3D que algún día pueda construir estructuras en la Luna utilizando solo minerales de esos lugares, pero quizás aún más impactante es el hecho de que tendrá la capacidad de autorreplicarse.

A medida que el hombre va más y más allá tratando de colonizar el espacio, se está desarrollando una tecnología, como se mencionó, a través de la cual una impresora 3D puede autorreplicarse utilizando materiales recolectados en la superficie de un cuerpo celeste determinado. De esta manera las impresoras podrán duplicar el número de vez en cuando: esto significaría que utilizando inteligencia artificial e impresión 3D, se pueden crear instalaciones y bases en cuerpos celestes, incluidos satélites, planetas y asteroides.

Aunque existen fuertes dudas de que el hombre pueda desarrollar rápidamente una tecnología que haga que las máquinas sean capaces de autorreplicarse, existe un proyecto conocido como RepRap que se viene llevando a cabo desde 2005 para el diseño de una impresora 3D capaz de hacer objetos cotidianos y también crear algunos repuestos. La impresión 3D representa un gran paso adelante para el desarrollo del progreso científico. Pero el aspecto aún más increíble es que este tipo de impresora es capaz de reproducirse, por lo que estamos ante una tecnología que puede superar su propio propósito y que además será capaz de construir mejores máquinas de forma más rápida y potente.

En los años cuarenta, más de veinte años antes de que el hombre pusiera un pie en la Luna, el científico húngaro John von Neumann (1903-1957), uno de los más grandes matemáticos de la historia moderna y entre las personalidades científicas preeminentes del siglo XX, y creador de la teoría de juegos, creía que las máquinas autorreplicantes permitirían al hombre aventurarse más allá de nuestro sistema solar para explorar toda la galaxia.

El astrofísico de origen japonés Michio Kaku, graduado summa cum laude de la Universidad de Harvard, dice: «Al hombre se le hace creer que para explorar las estrellas se necesita una enorme nave espacial: pero este no es el caso. La forma más efectiva de explorar la galaxia con tantos planetas es enviar una pequeña sonda como la de John von Neumann».

La sonda von Neumann es una máquina autorreplicante que explora el espacio y utiliza materiales recolectados en el universo para crear copias idénticas de sí mismo. Por ejemplo, si envías una sonda a Júpiter, una vez que llegue a su destino recogerá material de ese planeta para dar vida a la siguiente generación de sí mismo; en ese momento la nueva sonda continuará el viaje a otros mundos, y una vez que llegue a su destino, a su vez recogerá material para reproducirse y volver a reproducirse. De esta manera las posibilidades de alcanzar los límites de la heliosfera aumentarán exponencialmente. Muchos creen que uno de los obstáculos de un viaje espacial interplanetario es el tiempo que tardaría una nave espacial en moverse de un lugar a otro. Pero, independientemente de la ayuda de la propulsión de deformación y los agujeros de gusano (viajes superluminales según la teoría del puente Einstein-Rosen), ¿en este punto en lugar de naves espaciales llenas de humanos no podrían explorar y poblar el universo con sondas como la de von Neumann? Ahora sabemos que las personas de carne y hueso no son adecuadas para los viajes espaciales. Los científicos de la exploración han estado trabajando durante décadas en el proyecto de convertir a la humanidad en seres mecánicos o transhumanos para crear toda una raza clonada de robots.

El transhumanismo es un movimiento filosófico e intelectual que aboga por la mejora de la condición humana mediante el desarrollo y la puesta a disposición de tecnologías sofisticadas ampliamente disponibles que pueden mejorar en gran medida la longevidad y la cognición. También predice la inevitabilidad de tales tecnologías en el futuro.

En esencia, será posible cargar nuestra conciencia (en forma de información digital) en una computadora y transmitir los datos a un lugar determinado en el espacio, como veremos más adelante. En el siglo XVII el filósofo francés Descartes desarrolló el concepto de dualismo mente-cuerpo, según el cual la conciencia humana no es producida por el cuerpo, sino que es bien distinta de ella: cuerpo y mente de un ser humano, por lo tanto, no interactúan entre sí porque son dos cosas separadas. El autor inglés Samuel Butler (1835-1902) observando con perplejidad el progreso y los horrores de la revolución industrial, escribió el 13 de junio de 1863 en el periódico «The Press» de Christchurch (Nueva Zelanda), una carta profética al editor titulada: «Darwin entre las máquinas», en la que entre otras cosas afirmaba con más que una previsión secular:

«Las visiones de la máquina a las que estamos apuntando tan débilmente sugerirán la solución de una de las preguntas más grandes y misteriosas del día. Nos referimos a la pregunta: ¿qué tipo de criatura es probable que sea el próximo sucesor del hombre en la supremacía de la tierra? A menudo hemos escuchado este debate; pero nos parece que somos nosotros mismos los que creamos a nuestros sucesores; añadimos diariamente nuevas expectativas a la belleza y delicadeza de su organización física; cada día les damos más poder y les proporcionamos todo tipo de ingenio conveniente que el poder autorregulador y autorreferencial que será para ellos lo que el intelecto ha sido para la raza humana. A lo largo de los siglos nos encontraremos como una raza inferior. Inferiores en poder, inferiores en la calidad moral del autocontrol, los consideraremos el pináculo de todo lo que el mejor y más sabio hombre puede atreverse a aspirar. Ninguna pasión malvada, ningún celo, ninguna avaricia, ningún deseo impuro perturbará el poder sereno de esas gloriosas criaturas. […]. Creemos que cuando el estado de cosas que primero hemos tratado de describir haya llegado, el hombre se habrá convertido para la máquina en lo que el caballo y el perro son para el hombre. Seguirá existiendo, de hecho para mejorar, y probablemente estará mejor en su estado de domesticación bajo el gobierno beneficioso de las máquinas que en su estado salvaje actual. […].Día tras día, sin embargo, las máquinas nos van ganando terreno; día tras día nos volvemos más sumisos a ellos; cuantos más hombres están diariamente atados como esclavos para protegerlos, más hombres dedican diariamente las energías de toda su vida al desarrollo de la vida mecánica. El resultado es simplemente una cuestión de tiempo, pero que llegará el momento en que las máquinas mantendrán la verdadera supremacía sobre el mundo y sus habitantes es lo que ninguna persona con una mente verdaderamente filosófica puede cuestionar por un momento. Nuestra opinión es que la guerra a muerte debe ser inmediatamente proclamada contra ellos. Cada máquina de cualquier tipo debe ser destruida por el benefactor de su especie. No hay excepciones, no se debe mostrar misericordia; volvamos inmediatamente a la condición primordial de la raza humana. Si se dice que esto es imposible en las condiciones actuales de las cosas humanas, inmediatamente muestra que el mal ya está hecho, que nuestra servidumbre ha comenzado en serio, que hemos levantado una raza de seres que está más allá de nuestras posibilidades de destruir, y que no solo somos esclavos, sino que somos absolutamente condescendientes con nuestra esclavitud. (Samuel Butler, A First Year in Canterbury Settlement With Other Early Essays, A.C. Fifield, London 1941, p. 182-185.

John Von Neumann argumentó que partió de la teoría de Descartes y las afirmaciones de Butler para decir que para explorar otros planetas es necesario usar máquinas autorreplicantes. Pero el rabino Ariel Bar Tzadok dice: «Si tuviéramos que crear una forma de vida artificial y si se desarrollara, evolucionara, creciera, podría llegar a ser superior al hombre moderno. Esto traería un problema de orden moral, ya que el ser humano tiende a adorar lo que cree que es más grande que él mismo».

¿Nos estamos acercando a una nueva fase de la evolución humana durante la cual nos volveremos transhumanos? El profesor Kaku responde: «Creo que para finales de siglo seremos capaces de digitalizar la conciencia. Todo lo que se sabe sobre el hombre, como personalidades, recuerdos, emociones e incluso vías nerviosas, se digitalizará. ¿Para qué se utilizará? Colocar nuestra conciencia en un rayo láser y dirigirla hacia el cielo: en un segundo la conciencia humana llegará a un determinado cuerpo celeste donde se descargará en un sistema central y luego se insertará en un avatar mecánico. Yo lo llamo transferencia láser». Si la tecnología del transhumanismo tiene éxito, pronto el contenido de nuestro cerebro puede almacenarse en la nube.

Entonces, a medida que la civilización humana se prepara para la siguiente etapa de su evolución, ¿se extinguirán o se volverán transhumanos aquellos que consideramos seres humanos? Es decir, dotado de inteligencia desarrollada en cuerpos cibernéticos guiados por ia. Numerosos estudiosos niegan esta posibilidad, argumentando que un ser humano es algo más que un conjunto de carne y huesos. Hombre significa pensamiento, ideas y especialmente sentimientos que lo hacen un ser diferente de todos sus semejantes y de todas las demás criaturas vivientes del universo. Esta conciencia debe tranquilizarnos y motivarnos mientras nos preparamos para cumplir con el destino final de la humanidad: transformarnos en una generación futura que explorará mundos lejos de nosotros por ahora. (5. fin)

 

* Copresidente del Consejo Asesor Honoris Causa. El Profesor Giancarlo Elia Valori es un eminente economista y empresario italiano. Posee prestigiosas distinciones académicas y órdenes nacionales. Ha dado conferencias sobre asuntos internacionales y economía en las principales universidades del mundo, como la Universidad de Pekín, la Universidad Hebrea de Jerusalén y la Universidad Yeshiva de Nueva York. Actualmente preside el «International World Group», es también presidente honorario de Huawei Italia, asesor económico del gigante chino HNA Group y miembro de la Junta de Ayan-Holding. En 1992 fue nombrado Oficial de la Legión de Honor de la República Francesa, con esta motivación: “Un hombre que puede ver a través de las fronteras para entender el mundo” y en 2002 recibió el título de “Honorable” de la Academia de Ciencias del Instituto de Francia.

 

Traducido al español por el Equipo de la SAEEG con expresa autorización del autor. Prohibida su reproducción. 

©2022-saeeg®

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

38 − 34 =