DE GATOS, FÚTBOL, ROTONDAS Y ANILLOS

Agustín Saavedra Weise*

Santa Cruz de la Sierra, Bolivia

A) Ante la tenebrosa posibilidad de una expansión epidémica del fatal Arenavirus, debe actuarse con certeza y rapidez. El gato es la salvación, es el mejor control de plagas que tiene la humanidad como regalo de Dios. En 1971 se mandaron gatos a Beni y en ese entonces rápidamente controlaron la fiebre hemorrágica dedicándose a lo que mejor saben: cazar ratones.

En 1986 en otra región ocurrió algo similar y el remedio gatuno también funcionó como reloj suizo. Y esto nos lleva a una reflexión: la necesidad imperiosa de equilibrar ecosistemas. La caza de gatos monteses y la expansión de cultivos de coca pueden estar provocando el incremento de roedores en la zona afectada, que al no tener frente a sí al gato (su enemigo natural) se han multiplicado rápidamente.

El pronto envío de felinos se impone. Algunos pobres mininos morirán, pero otros se adaptarán y generarán un nuevo equilibrio zoo-ecológico que acabará con cualquier vestigio de peste. En paralelo, las autoridades de salud deben hacer lo suyo y hacerlo bien, sin tanto bláblá y yendo a lo concreto.

B) Según los informes financieros auditados de la Federación de Fútbol de los Estados Unidos, desde 2018 los juegos de mujeres en ese país han generado más ingresos totales que los juegos de hombres. Empero, la disparidad de sueldos sigue siendo muy grande. Luego de culminar la reciente Copa Mundial de Francia, el presidente de la FIFA prometió intervenir para que los salarios entre jugadores hombres y mujeres se aproximen más, tal como corresponde con la filosofía actual de igualdad de género.

Ojalá sea pronto, a mí en la actualidad me gusta más ver el fútbol femenino que el masculino, hoy por hoy plagado de mañas y triquiñuelas.

C) En Santa Cruz de la Sierra, ciudad de la llanura por excelencia, sigue predominando entre muchos la mentalidad de referirse a la “ciudad de los anillos”, apelativo nada original (como casi todo acá) copiado de la película “el señor de los anillos”. Lo creen lindo el nombre y se repite ad nauseam, sin percibir que anillo es limitación y que esta urbe no tiene límites en su infinita llanura ni tampoco limitaciones naturales, salvo el río Piraí, algo que se resuelve fácilmente con puentes.

Los anillos y las excesivas rotondas del ahora obsoleto Plan Techint fueron imaginados para una idílica ciudad de 500.000 habitantes, no para una urbe que sobrepasó las expectativas. Anillos y rotondas hoy obstaculizan muchísimo; en lo inmediato hay que abrir —con expropiaciones de utilidad pública— grandes diagonales y avenidas troncales, tanto horizontales como verticales, ya no más anillos y mucho menos rotondas, que tanto entorpecen la de por sí asfixiante tarea de conducir un vehículo en nuestra ciudad. Colegio de Arquitectos: ¡A las cosas! Ortega y Gasset dixit…

* Ex canciller, economista y politólogo. Miembro del CEID y de la SAEEG.

Tomado de El Deber, Santa Cruz de la Sierra, Bolivia, https://www.eldeber.com.bo/opinion/De-gatos-futbol-rotondas-y-anillos-20190720-8505.html

 

Deja un comentario