UNA ESTRATEGIA GLOBAL PARA EL DESARROLLO SOSTENIBLE. LA ENERGÍA Y EL MEDIO AMBIENTE VAN DE LA MANO.

Giancarlo Elia Valori*

Imagen de Sebastian Ganso en Pixabay

Los años 2020 y 2021 pasarán a la historia como el período de dos años de la pandemia Covid-19, una catástrofe sanitaria mundial que, aunque menos grave que las dos grandes pandemias del siglo XX —la pandemia de gripe española de 1918-1920 y la pandemia de gripe asiática de 1958-1960— ha causado y sigue causando no sólo problemas de salud extremadamente graves para millones de ciudadanos del mundo, pero también graves repercusiones sociales y económicas negativas.

Una vez que el mundo haya superado la emergencia sanitaria, gracias a las vacunas y a la “inmunidad del rebaño”, todas las naciones se ocuparán de las consecuencias económicas y sociales de la pandemia, contra la cual se medirá la capacidad de los gobiernos para garantizar a sus ciudadanos no sólo la protección de la salud, sino también nuevas y más adecuadas condiciones de vida.

Será un reto complejo que, sin embargo, también podría ser una oportunidad histórica para lanzar nuevos modelos de desarrollo capaces de mejorar no sólo las condiciones de vida de las personas, sino también el entorno en el que vivimos, con nuevas y audaces políticas energéticas.

Afortunadamente, los planes para recuperarse de las desastrosas consecuencias económicas de la pandemia están orientados a lo que se ha definido en Italia —incluso a nivel institucional— como la “Transición ecológica”, una fórmula destinada a planificar y orientar la salida de la crisis económica hacia un uso cada vez más amplio de las fuentes de energía alternativas.

Según el último informe (diciembre de 2020) de la Agencia Internacional de la Energía (AIE), “las energías renovables pueden definirse como casi inmunes a los aspectos económicos de la pandemia”.

Aunque la demanda mundial de energía disminuyó un 5% en 2020 debido al colapso de la producción industrial, el consumo de energía solar, eólica y undimotriz aumentó un 7% en el mismo período.

Además, la crisis sanitaria está llevando al cierre gradual de la antigua infraestructura de combustibles fósiles. La Directora Ejecutiva de la AIE, Faith Birol, sin embargo, dijo que “las energías renovables son resistentes a la crisis del Covid-19, pero no a la incertidumbre política… los gobiernos deben contribuir a lograr una recuperación sostenible con la transición a la energía limpia”.

Como ha subrayado Birol, si “las políticas prometidas por el Presidente Biden durante la campaña electoral se implementan en los Estados Unidos”, ese país podría aportar una contribución importante a la descarbonización del sector energético en los próximos años.

Sin embargo, el nuevo Presidente, como primera medida adoptada apenas unas horas después de asumir el cargo, firmó la directiva para que los Estados Unidos volvieran a estar en el ámbito de los Acuerdos de París de 2012 sobre la lucha contra el cambio climático, acuerdos de los que Donald Trump se había desvinculado flagrantemente.

Según el estudio de la AIE, las energías renovables crecerán sustancialmente en todo el mundo en 2021, impulsadas por el compromiso y los esfuerzos de China y de los Estados Unidos, mientras que la India y Europa también desempeñarán su papel con un crecimiento del 10% en la producción de energía limpia.

Las tecnologías más exitosas serán las de los sectores eólico, hidroeléctrico, marino y fotovoltaico.

De nuevo, según la AIE, “la capacidad total instalada de energía eólica, solar y marina está destinada a superar al gas natural en 2023 y el carbón en 2024”.

Sin embargo, en opinión de todos los expertos, el auge de las energías renovables y la consiguiente mayor protección del medio ambiente serán guiados y dirigidos por la política, con el fin de ganar la apuesta de una salida positiva de la crisis del Covid-19, no sólo con un retorno al status quo prepandémico, sino también y sobre todo con la colocación de bases sólidas para un mundo mejor.

Como se mencionó anteriormente, China está demostrando ser la fuerza impulsora detrás del “giro verde” en la producción de energía.

Después de ser uno de los países más responsables de la contaminación global y el calentamiento global debido al ritmo de su desarrollo económico, la República Popular China ha puesto en marcha un nuevo plan quinquenal (el 14º) en el que —como dijo el joven Ministro de Recursos Naturales, Lu Hao— “China desarrollará y promoverá la coexistencia armoniosa del hombre y la naturaleza, mediante la mejora integral de la eficiencia del uso de los recursos y un equilibrio adecuado entre la protección y el desarrollo”.

Es un compromiso importante que China ha emprendido inmediatamente, promoviendo concretamente la investigación y el desarrollo en el campo de la producción de electricidad a partir de las olas del mar y la producción de hidrógeno a través de la electrólisis del agua, también a través de modelos innovadores de cooperación científica con Europa.

En su plan quinquenal, China prevé que en 2030 las emisiones de dióxido de carbono por unidad de PIB se reducirán en un 65% en comparación con 2005, y que las energías renovables y limpias ocuparán el primer lugar en la producción de energía.

La Unión Europea invertirá 470.000 millones de euros en proyectos de investigación y desarrollo en el ámbito de las energías limpias, con especial atención a la producción de energía a partir del hidrógeno —como parte de un proyecto lanzado en el verano de 2020, denominado “Estrategia de Energía del Hidrógeno”— gracias al cual para 2024 la Unión Europea se equipará con dispositivos para la electrólisis del hidrógeno renovable, capaces de superar las energías no renovables y contaminantes, con la producción de un millón de toneladas de hidrógeno limpio.

Europa siempre ha estado a la vanguardia de la producción de energía marina y ha desarrollado tecnologías que se han extendido rápidamente a los Estados Unidos, Australia y, sobre todo, a China.

Italia está a la vanguardia de la investigación y producción de energía limpia a partir de ondas e hidrógeno.

Ha desarrollado el Penguin Wave Energy Converter, un dispositivo que —situado a una profundidad de 50 metros en agua de mar— produce energía sin ningún impacto negativo en la flora y en la fauna.

Lo mismo ocurre con el convertidor de energía de onda marina inercial (ISWEC). Se trata de un dispositivo que, ocupando un tramo marítimo de sólo 150 metros cuadrados, produce 250 MWh de electricidad al año, reduciendo así la producción y las emisiones de CO2 en 68 toneladas al año.

Los equipos para la producción de hidrógeno a través de la electrólisis a escala industrial también se fabricarán en Italia y producirán 100.000 toneladas de hidrógeno “limpio” anualmente en los próximos 15 años.

En esta perspectiva, el “Proyecto de Cooperación China-Europa para la Generación de Energía y la Producción de Hidrógeno a partir de olas marinas y otras fuentes de energía renovables” está tomando forma, por iniciativa del Grupo Mundial Internacional con sede en Roma y del “Centro Nacional de Tecnología Oceánica”, con sede en Shenzen.

El acuerdo tiene por objeto sentar las bases para el desarrollo de sinergias y esfuerzos coordinados, que se extenderán desde Europa al resto del mundo a través de la “Iniciativa de la Franja y la Ruta”, para la producción de energía limpia a partir de las olas del mar en un mundo donde el 40% de la población vive a menos de 100 kilómetros del mar más cercano.

En las próximas décadas, la producción de energía limpia y el abandono gradual de las fuentes de producción más contaminantes no sólo tendrán efectos económicos positivos en el campo de la producción industrial.

La energía limpia está destinada a convertirse en un factor de crecimiento equilibrado y sostenible, sentando así las bases de nuevos modelos de desarrollo socioeconómico que allanan el camino para una globalización efectiva de los problemas climáticos y ambientales creados por estos modelos de producción del siglo XX que, aunque han contribuido al progreso de la humanidad, también habían llegado al punto de provocar su colapso.

Europa, Estados Unidos, China e Italia pueden convertirse en los centros de gravedad de una estrategia para “volverse verdes”, capaz de proteger no sólo el bienestar de las generaciones futuras, sino también su salud.

En el mundo venidero después de la pandemia, el medio ambiente debe dejar de ser un mero activo a proteger y salvaguardar, para convertirse en el motor de un nuevo modelo de desarrollo más humano, más eficiente, más limpio e inteligente.

 

* Copresidente del Consejo Asesor Honoris Causa. El Profesor Giancarlo Elia Valori es un eminente economista y empresario italiano. Posee prestigiosas distinciones académicas y órdenes nacionales. Ha dado conferencias sobre asuntos internacionales y economía en las principales universidades del mundo, como la Universidad de Pekín, la Universidad Hebrea de Jerusalén y la Universidad Yeshiva de Nueva York. Actualmente preside el «International World Group», es también presidente honorario de Huawei Italia, asesor económico del gigante chino HNA Group y miembro de la Junta de Ayan-Holding. En 1992 fue nombrado Oficial de la Legión de Honor de la República Francesa, con esta motivación: “Un hombre que puede ver a través de las fronteras para entender el mundo” y en 2002 recibió el título de “Honorable” de la Academia de Ciencias del Instituto de Francia. 

Artículo traducido al español por el Equipo de la SAEEG con expresa autorización del autor. Prohibida su reproducción. 

©2021-saeeg®

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *