LA REVOLUCIÓN DEL HIDRÓGENO. UN NUEVO MODELO DE DESARROLLO QUE COMIENZA CON EL MAR, EL SOL Y EL VIENTO.

Giancarlo Elia Valori*

“Una vez más en la historia, la energía se está convirtiendo en protagonista de una fase de ruptura en el capitalismo: se está produciendo una gran transformación, igualada por la revolución tecnológica digital”.

El subtítulo del interesante libro “Energia. La grande trasformazione”, Laterza,  de Valeria Termini, economista de la Universidad de Roma “Roma Tre”, resume —de una manera sencilla y brillante— la fase que acompañará el desarrollo de nuestro planeta durante al menos las próximas tres décadas, una fase partiendo de la conciencia de que el progreso tecnológico y el crecimiento económico ya no pueden descuidar la protección del medio ambiente.

Esta conciencia ya no se limita a los debates ideológicos sobre la defensa del ecosistema basados exclusivamente en límites, prohibiciones y prohibiciones puramente cosméticas como los inútiles “domingos en los que están prohibidos los vehículos con emisiones que causan contaminación”, y en iniciativas destinadas a frenar el desarrollo —considerado perjudicial para la humanidad— bajo la bandera de eslóganes tan simples como llenos de implicaciones económicas perjudiciales, como la búsqueda de un “feliz decrecimiento”.

Con el “decrecimiento” no hay felicidad ni bienestar, y mucho menos justicia social.

China lo ha entendido y, con el fin de remediar los daños ambientales causados por tres décadas de crecimiento económico implacable, no ha decidido dar pasos atrás en la producción industrial, volviendo al arado de madera típico de la época anterior al desafortunado “Gran Salto Adelante” de 1958, sino que —en su 14º Plan Quinquenal (2020-2025)— ha esbozado un proyecto estratégico bajo la bandera del “crecimiento sostenible”, comprometiéndose así a seguir construyendo un modelo de desarrollo dinámico en armonía con las necesidades de protección del medio ambiente, siguiendo la dirección ya adoptada con su 13º Plan Quinquenal, que ha permitido al gigante asiático reducir las emisiones de dióxido de carbono en un 12% en los últimos cinco años. Este logro podría convertir a China en el primer país del mundo en alcanzar los objetivos fijados en el Acuerdo climático de París de 2012, que prevé alcanzar “cero emisiones de CO2” para finales de 2030.

También como resultado de la conmoción económica causada por la pandemia Covid-19, Europa y los Estados Unidos han decidido seguir el camino marcado por China que, aunque se percibe y se describe como un “adversario estratégico” de Occidente, puede ser considerado un compañero de viaje en la estrategia definida por la economía del tercer milenio para “volverse verde”.

El “Acuerdo Verde” de la Unión Europea se ha convertido en una parte integrante del “Plan de Recuperación” diseñado para ayudar a los Estados miembros de la UE a salir de la crisis de producción causada por la pandemia.

Una parte sustancial de los recursos (47.000 millones de euros en el caso de Italia) se destina de hecho a la “gran transformación” de los nuevos modelos de desarrollo, bajo el lema de investigación y explotación de recursos energéticos que, a diferencia de las tradicionales “fuentes no renovables”, promueven el crecimiento económico e industrial con el uso de nuevas herramientas capaces de operar en condiciones de equilibrio con el ecosistema.

La más importante de estas herramientas es, sin duda, el hidrógeno.

El hidrógeno, como fuente de energía, ha sido el sueño de generaciones de científicos porque, además de ser el creador de la “tabla de elementos”, es la sustancia más abundante del planeta, y posiblemente en todo el universo.

Su gran limitación es que para ser “separado” del oxígeno, con el que forma agua, se necesitan procedimientos que requieran un alto consumo de electricidad. Dicha energía ha sido tradicionalmente suministrada por combustibles fósiles y, por lo tanto, contaminantes.

De hecho, para producir hidrógeno “limpio” del agua, debe separarse del oxígeno por electrólisis, un mecanismo que requiere una gran cantidad de energía.

El hecho de utilizar grandes cantidades de electricidad producida con sistemas tradicionales —y por lo tanto contaminantes— lleva a la paradoja de que, con el fin de producir energía “limpia” a partir del hidrógeno, seguimos contaminando el medio ambiente con emisiones “sucias” de fuentes no renovables.

Esta paradoja puede ser superada con una pequeña nueva revolución industrial, i.d. produciendo energía del mar, el sol y el viento para alimentar el proceso de electrólisis que produce hidrógeno.

La estrategia revolucionaria basada en el uso de energía “verde” para producir cantidades adecuadas de hidrógeno a un costo aceptable puede considerarse la clave para un cambio de paradigma en la producción que pueda sacar al mundo de la crisis pandémica con impactos positivos en el medio ambiente y en el clima.

En el verano del año pasado, la Unión Europea ya había esbozado un proyecto de inversión por valor de 470.000 millones de euros, denominado “Estrategia de energía del hidrógeno”, destinado a dotar a los Estados miembros de la Unión Europea de dispositivos para la electrólisis de hidrógeno a partir de fuentes renovables y limpias, capaces de garantizar la producción de un millón de toneladas de hidrógeno “verde” (es decir, limpio porque extraído del agua) a finales de 2024.

Se trata de un objetivo absolutamente sostenible, teniendo en cuenta que la Agencia Internacional de la Energía (AIE) estima que “la capacidad eólica, marina y solar instalada total está a punto de superar al gas natural a finales de 2023 y el carbón a finales de 2024”.

Un estudio fechado el 17 de febrero de 2021, llevado a cabo por el Hydrogen Council y McKinsey & Company, titulado “Hydrogen Insights”, muestra que muchos nuevos proyectos de hidrógeno están apareciendo en el mercado en todo el mundo, a tal ritmo que “la industria no puede mantenerse al día con él”.

Según el estudio, a finales de 2030 se invertirán 345.000 millones de dólares a nivel mundial en investigación y producción de hidrógeno, a los que se sumarán los 1.000 millones de euros asignados por la Unión Europea en la “Estrategia del Hidrógeno”.

Para entender cómo el impulso del hidrógeno parece ser imparable, podemos observar que el Consejo del Hidrógeno, que hace sólo cuatro años tenía 18 miembros, ha crecido a 109 miembros, centros de investigación y empresas respaldadas por 70.000 millones de dólares de financiación pública proporcionada por gobiernos entusiastas.

Según el Director Ejecutivo del Consejo del Hidrógeno, Daryl Wilson, “la investigación de energía de hidrógeno ya representa el 20% del éxito en nuestro camino hacia la descarbonización”.

Según el estudio mencionado anteriormente, todos los países europeos están “apostando por el hidrógeno y planean destinar miles de millones de euros en el marco del Plan de Recuperación de la UE de próxima generación para la inversión en este sector”:

España ya ha destinado 1.500 millones de euros a la producción nacional de hidrógeno en los próximos dos años, mientras que Portugal prevé invertir 186.000 millones de euros del Plan de Recuperación en proyectos relacionados con la producción de energía de hidrógeno.

Italia dispondrá de 47.000 millones de euros para la “transición ecológica”, un ambicioso objetivo del que el gobierno ha entendido la importancia al decidir crear un departamento con una cartera dedicada.

Italia está bien preparada y equipada a nivel científico y productivo para afrontar el reto de “producir energía limpia utilizando energía limpia”.

No sólo estamos a la vanguardia en la producción de dispositivos para extraer energía de las olas del mar , como el Convertidor inercial de energía de las olas marinas (ISWEC), creado gracias a la investigación de la Politécnica de Turín, que ocupa sólo 150 metros cuadrados de agua de mar y produce grandes cantidades de energía limpia, y solo reduce las emisiones de CO2 en 68 toneladas al año, o el llamado Pingüino, un dispositivo colocado a una profundidad de 50 metros que produce energía sin dañar el ecosistema marino, pero también tenemos la inventiva, la cultura y el coraje para acompañar la estrategia de “volverse verde”.

El Grupo Mundial Internacional de Roma y Eldor Corporation Spa, ubicado en la región del Lacio, han firmado recientemente un acuerdo para promover proyectos de generación de energía y producción de hidrógeno a partir de olas marinas y otras fuentes de energía renovables, como parte de la cooperación entre Europa y China en el marco de la Iniciativa de la Franja y la Ruta.

El proyecto permitirá a las empresas italianas, empezando por Eldor, trabajar en estrecha colaboración con el “Centro Nacional de Tecnología Oceánica” chino, con sede en Shenzhen, para establecer un centro internacional de investigación y desarrollo en el campo de la producción de hidrógeno ‘verde’ utilizando energía limpia.

Un proceso que forma parte de una estrategia global que, con la contribución de Italia, sus fuerzas productivas y sus instituciones, puede ayudar a nuestro país, Europa y al resto del mundo a recuperarse de una crisis pandémica que, una vez resuelta, junto con la revolución digital, puede desencadenar una nueva revolución industrial basada ya no en el carbón o el petróleo, sino en el hidrógeno, que puede pasar del elemento más extendido del universo al motor de crecimiento de una nueva civilización.

 

* Copresidente del Consejo Asesor Honoris Causa. El Profesor Giancarlo Elia Valori es un eminente economista y empresario italiano. Posee prestigiosas distinciones académicas y órdenes nacionales. Ha dado conferencias sobre asuntos internacionales y economía en las principales universidades del mundo, como la Universidad de Pekín, la Universidad Hebrea de Jerusalén y la Universidad Yeshiva de Nueva York. Actualmente preside el «International World Group», es también presidente honorario de Huawei Italia, asesor económico del gigante chino HNA Group y miembro de la Junta de Ayan-Holding. En 1992 fue nombrado Oficial de la Legión de Honor de la República Francesa, con esta motivación: “Un hombre que puede ver a través de las fronteras para entender el mundo” y en 2002 recibió el título de “Honorable” de la Academia de Ciencias del Instituto de Francia.

 

Artículo traducido al español por el Equipo de la SAEEG con expresa autorización del autor. Prohibida su reproducción. 

©2021-saeeg®

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *