MEDIO AMBIENTE Y DESARROLLO: UNA REVOLUCIÓN COPERNICANA PARA PASAR DEL AMBIENTALISMO “DEFENSIVO” A LA PROPULSIVA TRANSICIÓN ECOLÓGICA.

Giancarlo Elia Valori*

Imagen de jacqueline macou en Pixabay

El 17 de noviembre de 2018, a las 7.30 de la mañana, cerca de la estación de metro de París de Porte Maillot varios cientos de personas, todas con el chaleco reflectante amarillo de los motociclistas, iniciaron una protesta contra el gobierno del presidente Macron, una protesta que luego se extendió por todo el territorio metropolitano francés y duró casi un año a costa de 15 muertos y varios cientos de heridos.

Fue la protesta de los “Chalecos Amarillos”, empleados y trabajadores de todos los niveles que salieron al campo, tras una movilización llevada a cabo a través de Facebook, para protestar —al menos inicialmente— contra el aumento de los combustibles decidido por el Elíseo para limitar las emisiones de dióxido de carbono a la atmósfera y tratar, por tanto, de alcanzar el umbral para limitar las emisiones de CO2 previsto por los acuerdos de París de 2012 destinados a combatir el calentamiento global y la emergencia climática.

La decisión de Macron y sus ministros de proteger el medio ambiente aumentando los impuestos, desencadenando las manifestaciones violentas de los “Chalecos Amarillos”, es un ejemplo clásico de lo que podemos llamar “ambientalismo defensivo”: es ese tipo de enfoque, por desgracia estrechamente vinculado a una ideología ecológica desfasada que, ante el daño real o potencial que el hombre causa a la naturaleza con las herramientas esenciales para el desarrollo de las economías del tercer milenio, intenta limitar su impacto negativo con prohibiciones, controles, barreras, impuestos y impuestos especiales.

Es un tipo de “defensa” del medio ambiente que, lejos de provocar ese “final feliz” tan querido por Rousseau y su epígono contemporáneo, está obligado inevitablemente a provocar un “final infeliz” y el inevitable colapso de las economías con un alto índice de industrialización sin el cual sería imposible asegurar la supervivencia de los siete mil millones de habitantes de este planeta.

Esto no pretende apoyar el argumento de que el progreso económico debe proceder independientemente del daño que su persecución causa al medio ambiente.

Lejos de eso.

Hoy en día existen las condiciones y herramientas para equilibrar las necesidades de progreso y crecimiento con las necesidades sacrosantas de mejorar la protección del ecosistema en el que vivimos.

Durante siglos el hombre ha alimentado y calentado con el uso de las primeras fuentes de energía disponibles: madera y carbón.

Este último fue entonces el protagonista de la primera revolución industrial, cuando se utilizó no sólo para calentar casas, sino sobre todo para alimentar las turbinas de vapor de agua que movían máquinas textiles, barcos y trenes.

El carbón como fuente de energía también fue el protagonista de la Segunda Revolución Industrial, junto, principalmente, con el petróleo y sus derivados gaseosos y, en última instancia, con la (peligrosa) energía nuclear, ayudando a construir los cimientos del mundo en el que vivimos hoy, un mundo en el que el crecimiento de la población y el impresionante aumento de la vida media de la población son testigos de un éxito innegable de la capacidad de la ciencia y la capacidad del ser humano para emprender.

Todo esto ha tenido costos: para crecer y mejorar hemos empobrecido y dañado progresivamente el entorno en el que vivimos y esto ha aumentado el empuje a su defensa con el enfoque antes mencionado.

Defender a través de prohibiciones.

Reducir el uso de fuentes de energía contaminantes aumentando los impuestos sobre su producción, sin tener en cuenta los efectos económicos y sociales negativos relacionados que luego causan consecuencias políticas y subversivas como el fenómeno de los “chalecos amarillos”.

En los últimos años, sin embargo, gracias al compromiso de buenos investigadores y “valientes capitanes” de pequeñas, medianas y grandes empresas, se ha hecho la idea a nivel mundial de que el medio ambiente puede defenderse sin aprovechar los avances con los costos y prohibiciones que llueven desde arriba a menudo a raíz de presiones ideológicas anticientíficas.

Este importante cambio de paradigma se basa en el descubrimiento de que las fuentes naturales de energía renovable como el sol, el viento y el mar no sólo pueden reducir los niveles de contaminación planetaria, sino que sobre todo contribuyen al crecimiento saludable y “limpio” de toda la humanidad.

No es casualidad que China, después de tres décadas de crecimiento arremolinado que, si bien mejoró significativamente las condiciones de vida de la población, condujo sin embargo a tasas de contaminación ambiental y atmosférica a veces incompatibles con la vida humana y, en todo caso, mortales para la flora y la fauna, decidió a finales del año pasado poner en marcha un plan quinquenal, el decimocuarto, que prevé para 2030 reducir las emisiones de CO2 en un 65% en comparación con 2005.

Para lograr estos resultados, el gobierno de Pekín ha promovido acuerdos de cooperación con Europa y, gracias al compromiso del joven Ministro de Recursos Naturales Lu Hao, con la investigación y el desarrollo en el campo de las energías renovables para la producción de electricidad a partir de agua y hidrógeno.

El hidrógeno puede convertirse en el vínculo entre el progreso, el desarrollo y la protección del ecosistema y el motor de esa “transición ecológica” que ahora consideran muchos gobiernos, incluido el nuestro, un elemento fundamental del crecimiento económico basado en un “ambientalismo propulsor”, un ecologismo, es decir, ya no paralizante y poco científico, pero que es la fuente de conversión industrial dirigida al crecimiento y al desarrollo global tanto “limpios”.

El hidrógeno no es sólo el primer elemento de la tabla de elementos de Mendeliev, sino que también es la sustancia más abundante del planeta y en todo el universo. Sin embargo, no está disponible en su forma gaseosa en la naturaleza, estando siempre vinculado a otros elementos, como el oxígeno, en el agua (H2O) y el metano (CH4).

Por esta razón, el hidrógeno que se utilizará como forma de energía gaseosa debe primero ser “separado” de los demás elementos que lo unen, un proceso que requiere energía y que, en lo que respecta a la separación del metano, puede producir gases de efecto invernadero contaminantes y dañinos para el medio ambiente, el llamado “Hidrógeno Gris”.

Pero ¿por qué usar hidrógeno? La respuesta es muy simple: porque es un gas más ligero que el aire, no tóxico, que si se extrae y almacena adecuadamente para ser utilizado como fuente de energía para calefacción, para la propulsión de coches, trenes y cohetes y reemplazar todas las fuentes de energía no renovable y contaminante en los procesos de producción industrial.

La mejor manera de producir hidrógeno limpio, el llamado “hidrógeno verde” para distinguirlo del “gris” procedente del metano, es extraerlo del agua a través del mecanismo de electrólisis, un proceso químico de división de agua, que tiene, sin embargo, el defecto de requerir una cantidad considerable de electricidad —producida en este momento con sistemas tradicionales y es con energías no renovables— para obtener cantidades significativas de gas almacenado y utilizable.

En resumen, la paradoja es la siguiente: para obtener una fuente de energía limpia y abundantemente disponible en la naturaleza es necesario utilizar herramientas costosas y contaminantes.

La paradoja frenó la producción de hidrógeno industrial, hasta que tomó forma la idea de crear una especie de “economía circular” en el ciclo de producción de hidrógeno, un ciclo que pretende utilizar la electricidad producida por las ondas naturales o artificiales del mar para activar el proceso de electrolito que, separando hidrógeno del oxígeno en el agua de mar, produce una fuente prácticamente inagotable de energía renovable, con costes cada vez más bajos y, en cualquier caso, competitivos con los incurridos para la producción de fuentes de energía tradicionales (carbón, petróleo y gas) y altamente contaminantes.

El uso de fuentes renovables, sol, viento y sobre todo mar, para producir un gas energético y tan limpio como el hidrógeno, puede representar la solución de la ecuación desarrollo-medio ambiente de una manera aceptable y asertiva.

El hidrógeno puede ser, si se apoya adecuadamente en la atención y el empuje de la política, la base para el reinicio de nuestro país al final de la crisis pandémica y ser una fuente no sólo de energía no contaminante, sino también una fuente de cooperación científica, económica y política entre Europa (con Italia a la vanguardia para el nivel de su investigación aplicada), los Estados Unidos y China , contribuyendo así no sólo a la recuperación de las economías y el medio ambiente, sino también a la de las relaciones internacionales.

 

* Copresidente del Consejo Asesor Honoris Causa. El Profesor Giancarlo Elia Valori es un eminente economista y empresario italiano. Posee prestigiosas distinciones académicas y órdenes nacionales. Ha dado conferencias sobre asuntos internacionales y economía en las principales universidades del mundo, como la Universidad de Pekín, la Universidad Hebrea de Jerusalén y la Universidad Yeshiva de Nueva York. Actualmente preside el «International World Group», es también presidente honorario de Huawei Italia, asesor económico del gigante chino HNA Group y miembro de la Junta de Ayan-Holding. En 1992 fue nombrado Oficial de la Legión de Honor de la República Francesa, con esta motivación: “Un hombre que puede ver a través de las fronteras para entender el mundo” y en 2002 recibió el título de “Honorable” de la Academia de Ciencias del Instituto de Francia.

 

Artículo traducido al español por el Equipo de la SAEEG con expresa autorización del autor. Prohibida su reproducción.

©2021-saeeg®

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *