ILUSIONES FRANCESAS DE GRANDEZA EN PRESENCIA DE CHINA

Giancarlo Elia Valori*

El 20 de octubre de 2020, la ministra francesa de Defensa, Florence Parly, anunció que la marina francesa sufrirá la mayor modernización de los últimos treinta años. Parly señaló que el portaaviones de última generación de Francia ya está en construcción, entrará en servicio en 2038 y se convertirá en el sucesor del portaaviones de propulsión nuclear Charles de Gaulle. El portaaviones estará equipado con aviones de combate de última generación desarrollados conjuntamente por Francia, Alemania y otros países —cazas SCAF—.

Parly no ha revelado ningún otro detalle del portaaviones de próxima generación ni si utilizará energía convencional o nuclear. Teniendo en cuenta que la Armada Francesa es la única fuerza armada marítima fuera de los EE.UU. que tiene un portaaviones de propulsión nuclear, la próxima generación de portaaviones diseñados independientemente de Francia es más probable que adopte dicho combustible.

Además, los franceses recibirán varios buques nuevos en un futuro próximo, incluyendo submarinos nucleares con misiles balísticos y fragatas adicionales.

Para aumentar su poder naval, Francia no midió gastos. Según el plan, hasta 2023 Francia habrá destinado 110.000 millones de euros para la compra de armas y equipos. La marina francesa ya ha comenzado la construcción de un misil balístico lanzado por submarinos de tercera generación (SLBMs) aunque no se han revelado detalles.

En cuanto a los buques de combate, las dos fragatas Alsacia y Lorena, serán entregadas a la Armada francesa en 2021 y 2022, respectivamente.

Más tarde, la Marina francesa cambió su enfoque a fragatas defensivas y de intervención. Francia planea construir cinco fragatas de este tipo: el primer barco está en construcción y se espera que sea entregado a la Marina en 2023. Reemplazarán gradualmente a las fragatas de la clase Lafayette, utilizan tecnología naval de última generación, tienen funciones de camuflaje y tienen una amplia gama de usos.

La Armada Francesa también comenzó en julio de 2020 la construcción de diez buques patrulla. Según los informes, estos buques patrulla de 2.000 toneladas pueden ser utilizados en la guerra antisubmarina y pueden llevar a cabo una serie de misiones marítimas. Entre ellos, los dos primeros buques serán entregados en 2025.

Para apoyar las operaciones militares francesas en el extranjero, la Marina francesa también ha ordenado seis patrulleras en el extranjero, vitales para la tarea de proteger la zona económica exclusiva de Francia y luchar contra el tráfico ilegal. Se ha informado que estos buques serán entregados de 2024 a 2025.

La mejora del submarino de ataque nuclear también está procediendo de acuerdo con el plan. Seis submarinos nucleares de la clase Barracuda reemplazarán a los submarinos de ataque nuclear activos de la clase Ruby y se convertirán en la principal fuerza submarina francesa. El 21 de octubre, el Ministerio de Defensa francés emitió un comunicado de prensa indicando que el primer submarino nuclear de la clase Barracuda, el Sufran, probó con éxito un misil de crucero por primera vez el día anterior. Y eso indica que la Marina francesa tiene una nueva capacidad de ataque estratégico.

Además, Francia ha reforzado constantemente su cooperación con las marinas de sus aliados europeos. Por ejemplo, el grupo naval francés y el grupo italiano Fincantieri están trabajando juntos para construir un buque de apoyo logístico, el primero de los cuales será entregado en 2025. Francia también integrará sistemas aéreos no tripulados con el Reino Unido.

Pero no hay escasez de la grandeza de los viejos tiempos. Parly anunció el 8 de febrero de 2021 que dos unidades de guerra patrullaban en el Mar de China Meridional: el submarino de ataque nuclear Émeraude y el buque de apoyo y asistencia metropolitana Seine.

Una señal de que Francia no le teme a la emergente Marina de la República Popular China y defiende sus intereses en esos mares. Sin embargo, es razonable suponer que las dos unidades fueron enviadas por órdenes directas del Quay d’Orsay, bajo órdenes indirectas de la Casa Blanca para probar el terreno.

De hecho, la Ministro Parly dijo que esta patrulla es un testimonio significativo de las capacidades de despliegue de larga distancia de la marina francesa junto con Australia, Estados Unidos, Japón, India y socios estratégicos.

Jean-Vincent Brisset, experto asiático en seguridad del Institut français des relations internationales dijo a France 24 que las misiones marítimas de Francia desde septiembre de 2020 incluyen patrullajes en la región indopacífico. El objetivo es demostrar que Francia siempre ha estado en la región en forma militar; compromiso ya establecido por el Ministro de Asuntos Exteriores Jean-Yves Le Drian cuando fue Ministro de Defensa hasta 2017.

Francia incluso anunció oficialmente el principio de defensa de la región indopacífico en 2019, lo que demuestra que París le da gran importancia.

Brisset señaló que en el contexto geopolítico de la tensa relación entre Estados Unidos y China en el Mar de China Meridional y la confrontación entre Australia y la propia China, Francia está tratando de recordar al mundo que defenderá sus intereses en aguas asiáticas.

Antoine Bondaz, investigador francés de la Fundación la Recherche Stratégique, reiteró que en términos de derecho internacional, es legal que la marina navegue y realice misiones por todo el mundo.

A Pekín, por supuesto, no le gustan las marinas extranjeras que pasan el rato en esta zona, pero no es la primera vez que Francia lo hace. Envió dos fragatas a través del estrecho de Taiwán en 2019 y Pekín más tarde protestó.

Sin embargo, Francia decidió regresar a las aguas y envió un submarino de ataque de propulsión nuclear. El corresponsal militar Jean-Dominique Merchet de L’Opinion señaló que la señal que se está liberando actualmente es mucho más fuerte que la de las fragatas.

Brisset cree que en el contexto global de las relaciones diplomáticas, esta es una manera de que Francia demuestre que no le teme a las relaciones de poder con China.

Bondaz dijo: “Esto es para mostrar a nuestros socios en Australia, India y Japón que no sólo somos buenos hablando. Francia debe demostrar que está dispuesta a actuar para defender nuestros principios. Sólo así tendremos presencia en esta región. Credibilidad”.

Además el gobierno francés, a través de Parly, dijo a France 24 que Francia debería patrullar la zona cada año y que en unas semanas París planea enviar una “flota anfibia terrestre y marítima” a Japón.

La razón por la que Pekín aún no ha protestado no es sólo porque un solo submarino de este tipo no representa una amenaza, sino también porque la respuesta oficial de China podría tener efectos vergonzosos: y de hecho son notables la diplomacia y la prudencia chinas.

Por un lado, el pueblo chino también tendrá la impresión de que el gobierno no puede controlar completamente las aguas; pero por otro lado, una reacción exagerada a un submarino haría que otros países entendieran que China realmente considera que el Mar de China Meridional es agua cercana. Sin embargo, a medida que se intensifica la rivalidad entre Estados Unidos y China, este último —al mismo tiempo— no desea despertar disgustos en el frente europeo.

Sin embargo, a medida que China reclama influencia sobre estas aguas en disputa, de todos modos París corre el riesgo de enojar a Pekín. La Ciudad Prohibida no es el Coliseo durante la crisis libia cuando —en palabras del entonces ministro de Asuntos Exteriores italiano Frattini— la Torre Eiffel y la Torre de Londres, amenazaron a nuestro país con bombardear por error las plataformas DEI frente a Libia, si intentamos cualquier acción en defensa del gobierno legítimo de Gaddafi.

Si China quisiera desayunar con los dos barcos, no lo pensaría tanto, y ciertamente el demandante tío Sam no correría en el coche de esos despiadados indígenas transalpinos.

 

* Copresidente del Consejo Asesor Honoris Causa. El Profesor Giancarlo Elia Valori es un eminente economista y empresario italiano. Posee prestigiosas distinciones académicas y órdenes nacionales. El Señor Valori ha dado conferencias sobre asuntos internacionales y economía en las principales universidades del mundo, como la Universidad de Pekín, la Universidad Hebrea de Jerusalén y la Universidad Yeshiva de Nueva York. Actualmente preside el «International World Group», es también presidente honorario de Huawei Italia, asesor económico del gigante chino HNA Group y miembro de la Junta de Ayan-Holding. En 1992 fue nombrado Oficial de la Legión de Honor de la República Francesa, con esta motivación: “Un hombre que puede ver a través de las fronteras para entender el mundo” y en 2002 recibió el título de “Honorable” de la Academia de Ciencias del Instituto de Francia.

 

Artículo traducido al español por el Equipo de la SAEEG con expresa autorización del autor. Porhibida su reproducción.

©2021-saeeg®

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *