¿DE DÓNDE VENÍS?

Juan José Santander*

Este título refiere a la canción “¿De dónde venís, amore?” obra del compositor español del siglo XVI Enríquez de Valderrábano, que presentó el siglo pasado Joaquín Rodrigo entre sus Cuatro Madrigales. Está, pues cerca de la llegada de Cristóbal Colón a América, y ambos brindan contexto al tema que aludo.

Al parecer hace unos años un cancionista argentino de los tantos que nos insuflan su humanismo filosófico presuntamente popular —por darle un nombre digno de sus méritos— afirmó que los mexicanos vienen de los indios, los brasileños de la selva y nosotros, los argentinos, del barco, parafraseando de modo poco feliz a mi entender la reflexión más ponderada de Octavio Paz, no carente de orgullo ni de humor, de que los mexicanos descienden de los aztecas, los peruanos de los incas y nosotros de los barcos. También a Borges se atribuye, con puya y retintín evocadores del Manual de Zonceras Argentinas de Jauretche, aquello de que cuando uno va a Europa en Inglaterra encuentra ingleses, en Italia italianos, en España españoles y así siguiendo, mientras que el único lugar del mundo donde uno encuentra europeos es en el Río de la Plata.

Casi contemporáneo de Valderrábano encontramos al dramaturgo Juan Ruiz de Alarcón, autor precisamente de una comedia titulada ‘La Verdad Sospechosa’, que contiene las líneas:

‘en boca del mentiroso

es la verdad sospechosa’

y vienen a cuento a propósito de las públicas citas recientes de las afirmaciones del cancionista —por eso elegí referirme a una canción de aquel entonces— tanto como al hecho de que Ruiz de Alarcón, partícipe de la ilustre cohorte que integraron entre otros Lope de Vega, Tirso de Molina, Cervantes y Calderón, era un nativo mexicano.

Sea que tomemos la Biblia y entonces todos venimos de Adán y Eva o que prefiramos la genética mitocondrial moderna y entonces venimos de una de las siete Evas africanas o de donde sea que vengamos, por los vericuetos insoslayables para sustentar cualquier hipótesis que se proponga, el caso es que la Historia, en lo que conocemos, nos enseña cuánta mezcla hubo entre los humanos más similares a los actuales y también entre sus ancestros, que son los nuestros, sin olvidar a los neanderthales, con los que parece que también hubo íntimo intercambio.

Así, me pregunto qué sentido tiene esta especie de proceso de pureza de sangre —que habrán quizá sufrido en carne propia Valderrábano o Alarcón, porque era lo que entonces se estilaba— y esta manifestación ridícula de diplomas y abolengos.

Como anécdota y experiencia personal recuerdo mi encuentro en un baño turco de Caracas con un peruano que, tras mirarme de arriba abajo en la desnudez que un lugar así impone, me dijo tras el de dónde sos —o venís—:

-Es el primer argentino no rubio que conozco.

Ni me enorgullecí ni me avergoncé: me hizo gracia.

No sé si debería reprocharme mi escasa consciencia aborigen identitaria.

Criollito nomás.

 

* Diplomático retirado. Fue Encargado de Negocios de la Embajada de la República Argentina en Marruecos (1998 a 2006). Ex funcionario diplomático en diversos países árabes. Condecorado con el Wissam Alauita de la Orden del Comendador, por el ministro marroquí de Asuntos Exteriores, M. Benaissa en noviembre de 2006). Miembro del CEID y de la SAEEG. 

©2021-saeeg®

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *