ELEMENTOS DE TIERRAS RARAS ENTRE LOS ESTADOS UNIDOS DE AMÉRICA Y LA REPÚBLICA POPULAR CHINA

Giancarlo Elia Valori*

Los “elementos de tierras raras”, también llamados metales de tierras raras u óxidos de tierras raras, o lantánidos son un conjunto de 17 metales pesados blandos blancos.

Los usos, las aplicaciones y la demanda de elementos de tierras raras se han expandido a lo largo de los años. A nivel mundial, la mayoría de los elementos de tierras raras se utilizan para catalizadores e imanes en tecnologías tradicionales y bajas en carbono. Otros usos importantes de los elementos de tierras raras son aplicables a la producción de aleaciones, vidrio y electrónica de alto rendimiento, como para la refinación de petróleo y los aditivos diesel. Los elementos de tierras raras en esta categoría se utilizan en motores de vehículos híbridos y eléctricos, generadores en turbinas eólicas, discos duros, electrónica portátil, teléfonos móviles, micrófonos, altavoces, etc.

Esta es otra área, que también se refiere a las energías limpias y respetuosas con el medio ambiente, en la que Estados Unidos y China están jugando un papel importante.

En una Cumbre entre Estados Unidos, Japón, India y Australia celebrada no hace mucho, el fortalecimiento de la cooperación en elementos de tierras raras entre los cuatro países se convirtió en un tema clave. Estados Unidos siempre ha esperado reducir su dependencia de elementos de tierras raras y minerales de otros países. Pero la revisión del gobierno de los Estados Unidos de los minerales clave y las cadenas de suministro de tierras raras dice que incluso con cambios radicales, aún tomará al menos diez años para que los Estados Unidos se vuelvan autosuficientes.

De hecho, en los últimos tres años, la atención de la Administración de los Estados Unidos a los problemas de tierras raras ha aumentado. Los elementos de tierras raras se han convertido en una prueba clave para que algunos políticos estadounidenses demuestren que “China amenaza la seguridad de Estados Unidos”, y también se han convertido en una motivación importante para que la Casa Blanca reformule su política de tierras raras. De hecho, politizar en exceso el problema de las tierras raras e incluso vincularlo a la seguridad nacional hará más daño que bien tanto a la República Popular China como a los propios Estados Unidos.

En primer lugar, los Estados Unidos no tienen una comprensión clara de la situación actual de la industria minera de tierras raras. Actualmente, la gran mayoría de los productos de tierras raras se fabrican en China, y esto se debe a que la minería de bajo costo de China ha llevado al cierre de minas de tierras raras en otros países. Por lo tanto, el modelo de elementos de tierras raras como cadenas de las industrias de procesamiento que se desarrollan gradualmente en China no es el resultado del monopolio de China, ni de la extracción de tierras raras en la República Popular de China.

Actualmente, las reservas de tierras raras de China han caído de más del 70% de la producción mundial a alrededor del 30%, lo que convierte a China en el mayor importador mundial de elementos de tierras raras. De hecho, muchos países tienen minas de tierras raras y las reservas de tierras raras fuera de China pueden ser utilizadas por todos durante cientos de años. Desde la perspectiva actual, la ventaja que la industria china obtiene de los elementos de tierras raras está cambiando gradualmente de la escala de extracción a la de su procesamiento. El procesamiento de tierras raras es crucial para China, ya que la mayoría de las principales patentes en la producción de tierras raras todavía están controladas por los países occidentales.

En primer lugar, el foco de la futura competencia mundial es la presencia y la capacidad de innovación tecnológica. El camino clave para mejorar la industria de China gracias a la posesión de elementos de tierras raras radica en la innovación tecnológica, en lugar de expandir la cuota de mercado de la extracción y el procesamiento de tierras raras.

Aunque China ha reforzado su control sobre la industria de tierras raras en los últimos años, esto no se ha hecho simplemente a través de una prohibición de exportación, sino principalmente a través de una mejor protección ambiental y requisitos de procesamiento tecnológico para promover la mejora de la industria. Aunque estas medidas han estimulado los aumentos de precios de los productos de tierras raras, están lejos de amenazar la seguridad nacional de los Estados Unidos.

En segundo lugar, las acciones de los Estados Unidos han aumentado su carga financiera. Durante la administración del presidente Trump, la Casa Blanca vinculó el suministro de elementos de tierras raras a la seguridad nacional y se unió a Australia y otros países para pedir la exclusión de los productos chinos de tierras raras en el sector de la defensa.

Sin embargo, como los costos humanos y ambientales de las minas de tierras raras en los países occidentales son mucho más altos que los de los países en desarrollo, es absolutamente improbable que los minerales que extraen sean competitivos en el mercado, y los gobiernos occidentales están pagando por esto.

Solo por la imaginaria amenaza china, el Departamento de Defensa de los Estados Unidos está invirtiendo enormes cantidades de capital, lo que aumentará aún más la carga sobre los ciudadanos debido al alto déficit fiscal del país.

Además, la industria de procesamiento de tierras raras ya casi no existe en los Estados Unidos. Los elementos de tierras raras extraídos allí tienen que ser transportados a China para su procesamiento. Este llamado “deshacerse de la dependencia de los elementos chinos de tierras raras” es en realidad un autoengaño. Si Estados Unidos quiere reconstruir toda su cadena de plantas de procesamiento de tierras raras, no sobrevivirá dependiendo únicamente de la industria de armas (como en el caso de Afganistán en 2001-2021), a menos que la administración estadounidense convenza al Congreso de que puede usar el dinero de los contribuyentes para subsidiar estas instalaciones militares en cualquier parte del mundo indefinidamente.

Antes de que el Congreso decida sobre cualquier paso en cualquier sector, los empresarios rara vez se aventuran a invertir en la construcción de fábricas dedicadas a elementos de tierras raras, como en este caso. Por lo tanto, la expectativa de la Casa Blanca de “diez años de autosuficiencia” es en realidad una evaluación demasiado optimista y poco realista. Mientras China no implemente completamente su prohibición de las exportaciones de tierras raras, será difícil para los Estados Unidos reconstruir su industria de tierras raras. Esta era la esperanza del presidente Trump de traer la manufactura de regreso a los Estados Unidos a través de la imposición de aranceles.

En tercer lugar, el debilitamiento de la confianza mutua en la cooperación chino-estadounidense puede conducir fácilmente a juicios erróneos estratégicos. En la compleja situación económica y política internacional actual, China y los Estados Unidos son competidores y socios. La competencia entre China y Estados Unidos no es una lucha a muerte entre oponentes que no pueden soportarse mutuamente, sino que requiere una competencia sana y cooperación sobre la base de la confianza mutua. Durante un largo período de tiempo, la competencia entre los dos países se centrará principalmente en los sectores económico y tecnológico, especialmente los sectores de alta tecnología, que determinarán el futuro de ambos países y también de todo el mundo.

Algunos políticos y grupos de interés en los Estados Unidos han difundido la genérica “teoría de la amenaza china” para sus propios intereses. La «teoría de la amenaza de las tierras raras», en particular, obviamente lleva la sombra del grupo de la industria militar estadounidense y los propietarios de minas.

Cuando las políticas están subordinadas a los grupos de interés, si no se contiene la proliferación de teorías de conspiración y amenazas, debilitarán la confianza mutua en la cooperación entre los países e incluso aumentarán el riesgo de errores de cálculo estratégico entre las dos principales potencias. Esto es perjudicial para el desarrollo pacífico mundial.

China también debe ser directa y no estar inmersa en el contexto de las materias primas de tierras raras vendidas a bajo precio y / o las reservas monopolísticas de estos minerales. El objetivo perseguido por la República Popular China es la transformación de un país de extracción de tierras raras en un país de procesamiento y producción de tierras raras. Esto está ocurriendo ya que se han invertido grandes cantidades de fondos en ciencia y tecnología de tierras raras, proyectos que avanzan a gran paso.

En resumen, la política estadounidense de independencia de tierras raras es solo una ilusión y no tiene ningún significado práctico para los propios Estados Unidos.

Independientemente de lo que otros puedan pensar, mientras la República Popular China continúe adhiriéndose a una política pragmática en la industria de las tierras raras, y mantenga una cooperación abierta en conceptos de desarrollo, orientada hacia la innovación y la mejora continua del nivel científico y tecnológico de la industria de las tierras raras, puede convertirse en un fuerte pilar del desarrollo nacional. Pero también se presentará como una tarjeta de presentación que muestra el nivel de su tecnología industrial, así como su crédito político a nivel internacional.

* Copresidente del Consejo Asesor Honoris Causa. El Profesor Giancarlo Elia Valori es un eminente economista y empresario italiano. Posee prestigiosas distinciones académicas y órdenes nacionales. Ha dado conferencias sobre asuntos internacionales y economía en las principales universidades del mundo, como la Universidad de Pekín, la Universidad Hebrea de Jerusalén y la Universidad Yeshiva de Nueva York. Actualmente preside el «International World Group», es también presidente honorario de Huawei Italia, asesor económico del gigante chino HNA Group y miembro de la Junta de Ayan-Holding. En 1992 fue nombrado Oficial de la Legión de Honor de la República Francesa, con esta motivación: “Un hombre que puede ver a través de las fronteras para entender el mundo” y en 2002 recibió el título de “Honorable” de la Academia de Ciencias del Instituto de Francia.

 

Traducido al español por el Equipo de la SAEEG con expresa autorización del autor. Prohibida su reproducción. 

©2021-saeeg®

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *