ACTIVIDADES REGIONALES CHINO-RUSAS DESPUÉS DE AFGANISTÁN

Giancarlo Elia Valori*

Después de que los talibanes tomaran el control de Afganistán en agosto pasado, Rusia advirtió contra la amenaza de la organización extremista del Estado Islámico (ISIS) y el aumento del tráfico de drogas. Los talibanes han decidido cooperar con Rusia, China e Irán para mantener la seguridad regional. La agencia de noticias France-Presse informó que los talibanes habían participado en conversaciones de alto nivel en Moscú. Durante ese tiempo, diez países solicitaron asistencia humanitaria de emergencia para Afganistán y dijeron que los países que se habían retirado recientemente del Afganistán debían proporcionar fondos para ayudar a la reconstrucción. Los países son los siguientes: China, India, Irán, Kazajstán, Kirguistán, Rusia, Pakistán, Tayikistán, Turkmenistán y Uzbekistán.

Antes de esa reunión, el presidente ruso, Vladimir Putin, había advertido que unos diez mil combatientes de ISIS se habían reunido en el norte de Afganistán para difundir la discordia religiosa y étnica. La Unión Soviética una vez fue fronteriza con Afganistán y Rusia todavía considera esta área una zona de influencia.

Putin informó a mediados de septiembre que el líder del ISIS planeaba enviar personas disfrazadas de refugiados a los países vecinos de Asia Central.

Los países participantes en las conversaciones de Moscú destacaron en una declaración conjunta que estaban preocupados por las acciones de las organizaciones terroristas y reafirmaron su voluntad de continuar promoviendo la seguridad en Afganistán para contribuir a la estabilidad regional.

El ministro de Relaciones Exteriores de Rusia, Sergei Lavrov, criticó la ausencia de funcionarios estadounidenses durante la reunión. Dijo anteriormente que los combatientes afiliados a ISIS y a Al-Qaeda estaban tratando de aprovechar el vacío de poder en algunas partes de Afganistán.

En la declaración conjunta, los países participantes instaron a los talibanes a aplicar políticas internas y externas apropiadas y cautelosas y a adoptar una política amistosa hacia los vecinos del Afganistán.

En términos de política interna, exigen que los talibanes respeten los derechos de los grupos étnicos, las mujeres y los niños. Antes de esa reunión, los representantes talibanes se habían reunido con funcionarios de la UE y de los Estados Unidos y también habían viajado a Turquía, con la esperanza de obtener el reconocimiento oficial y la asistencia de la comunidad internacional.

Los talibanes necesitan desesperadamente aliados en este momento porque la economía de Afganistán está en peligro debido a la pérdida de ayuda internacional, el aumento de los precios de los alimentos y el aumento del desempleo.

Con referencia específica a China y Rusia, con motivo del 20º aniversario del establecimiento de la Organización de Cooperación de Shanghai y la firma del Tratado Sino-Ruso de Buena Vecindad y Cooperación Amistosa, las relaciones entre los dos países entraron en la tercera década de estabilidad y amistad.

Actualmente, sin embargo, la retirada de Estados Unidos de Afganistán ha llevado a al menos dos resultados negativos para China y Rusia: 1) Afganistán, ubicado en el “patio trasero” de China y Rusia, se ha desestabilizado; 2) el conflicto ha sido caótico y el futuro es incierto y después de treinta años desde el final de la Guerra Fría, Estados Unidos se ha liberado de esa carga para centrarse en los desafíos de las dos principales potencias euroasiáticas.

Antes de la retirada de Estados Unidos, aunque el juego geopolítico chino-ruso-estadounidense continuó intensificándose, Afganistán seguía siendo el lugar donde los intereses de los tres países se superponían y todas las partes estaban interesadas en lograr un “aterrizaje suave” sobre el tema.

Desde 2019, los tres países han estado trabajando juntos en forma de una “troika” ampliada para resolver pacíficamente el problema afgano. Para Rusia y China, la presencia militar estadounidense en Afganistán era un arma de doble filo: no solo representaba una amenaza geográfica, sino que también podía contener eficazmente a las fuerzas islámicas radicales en la región.

Tanto China como Rusia esperaban que, después de alcanzar un acuerdo de paz sostenible con las partes involucradas en Afganistán, el ejército estadounidense se retirara de Afganistán de manera ordenada para evitar que Afganistán se convirtiera nuevamente en un “santuario terrorista”. La rápida derrota de Estados Unidos en Afganistán, sin embargo, sin acuerdos y / o soluciones de compromiso, fue inesperada para China y Rusia, especialmente cuando, el 11 de mayo, el ejército estadounidense evacuó el aeropuerto de Kandahar sin informar al gobierno afgano, etc.

China y Rusia no tienen más remedio que enfrentarse a un Afganistán cuyo futuro político es dudoso. Las dos superpotencias, sin embargo, tienen actitudes completamente diferentes hacia la cuestión afgana: la primera es más proactiva en el contacto con todas las partes dentro y fuera de Afganistán.

El 11 de mayo, en la Segunda Reunión de los Cinco Ministros de Relaciones Exteriores en el formato de “Asia Central y China” celebrada en Xi’an, el Consejero de Estado y Ministro de Relaciones Exteriores de China, Wang Yi, había advertido que “las tropas extranjeras deberían retirarse de Afganistán de manera ordenada y responsable para evitar acciones apresuradas contra Afganistán”. Unos días más tarde, el ministro de Relaciones Exteriores de China le dijo a su homólogo afgano que China estaba “dispuesta a acoger las conversaciones internas de Afganistán y ayudar a sus esfuerzos contra el terrorismo”. A mediados de julio, durante la reunión de Ministros de Relaciones Exteriores de la Organización de Cooperación de Shanghai en Dusambé, Wang Yi reiteró esa propuesta.

Fue en ese contexto que Wang Yi realizó una visita oficial a Tayikistán el 14 de julio y luego participó en la reunión de Ministros de Relaciones Exteriores de la Organización de Cooperación de Shanghai y se reunió con el Ministro de Relaciones Exteriores de Rusia, Lavrov, en Tashkent al día siguiente. Además, el 16 de julio, el presidente chino Xi Jinping tuvo una conversación telefónica con el entonces presidente afgano Ashraf Ghan. Xi Jinping instó a “un diálogo político dirigido y propiedad de los afganos para promover la reconciliación nacional y los procesos de paz”. También prometió proporcionar más asistencia a Afganistán en la lucha contra el Covid-19 y confió en que la parte afgana brinde más protección a los ciudadanos y organizaciones chinas en Afganistán.

Diez días después de que las fuerzas estadounidenses se retiraran repentinamente de la Base Aérea de Bagram (6 de julio), es decir, cuando Xi Jinping y Ghani estaban en conversaciones, Estados Unidos anunció que la nueva fecha límite para la retirada de Estados Unidos era el 31 de agosto, causando así el colapso del ejército afgano en todo el país a fines de julio. El 28 de julio, mientras se reunía con el líder político talibán Abdul Ghani Baradar en Tianjin, Wang Yi dijo: “La repentina retirada de las tropas estadounidenses y de la OTAN de Afganistán marca el fracaso de la política estadounidense en Afganistán. El pueblo afgano se enfrenta ahora a una importante oportunidad para estabilizar y desarrollar su país”.

Baradar espera que China participe cada vez más en el proceso de consolidación de la paz en Afganistán y desempeñe un papel más importante en la reconstrucción y el desarrollo económico del país. Wang Yi dijo que los talibanes deberían trazar una línea clara con organizaciones terroristas como ISIS. En respuesta, Baradar prometió que los talibanes afganos “absolutamente no permitirían que ninguna fuerza hiciera nada dañino para China en el territorio de Afganistán”.

Baradar no es el primero en visitar China. Antes del 11 de septiembre de 2001, los talibanes tenían contactos con China pero, después de los trágicos acontecimientos, China apoyó a la Alianza del Norte afgana y los contactos mencionados con los talibanes se interrumpieron durante varios años. Sin embargo, China nunca ha clasificado a los talibanes como una organización terrorista.

La diplomacia activa de China hacia Afganistán tiene dos razones principales: en primer lugar, las preocupaciones de seguridad, en particular las fronteras occidentales de China; en segundo lugar, los intereses económicos, porque todos los vecinos del Afganistán son países vinculados a la Iniciativa de la Ruta de la Seda.

En la operación real, la seguridad y la economía están estrechamente relacionadas y son esenciales. El 14 de julio, el autobús lanzadera del Proyecto Hidroeléctrico Dasu en la provincia de Khyber Pakhtunkhwa, al noroeste de Pakistán, fue atacado por terroristas. El ataque causó la muerte de trece personas, entre ellas nueve ciudadanos chinos. La central hidroeléctrica de Dasu es parte de la construcción del Corredor Económico China-Pakistán.

Además, como país vecino de Afganistán, China tiene una frontera de 92 kilómetros de largo en el borde oriental del valle de Wakhan de 300 kilómetros de largo, que está conectado a este país devastado por la guerra. Según los informes, China proporcionó alrededor de 70 millones de dólares en asistencia militar a Afganistán entre 2016 y 2018 y ayudó al ejército afgano a establecer una brigada de montaña dedicada a combatir el terrorismo en el corredor de Wakhan.

Además, durante las dos décadas en que Estados Unidos ocupó Afganistán, la inversión de China allí incluyó millones y millones de dólares en asistencia económica, incluidos varios proyectos como escuelas, hospitales, pisos y asistencia alimentaria, y capacitó a miles de estudiantes y técnicos afganos en China y Afganistán.

Desde 2017, China, Afganistán y Pakistán han estado discutiendo la posibilidad de extender el Corredor Económico China-Pakistán a Afganistán. Sin embargo, algunos proyectos económicos importantes, como el contrato de cuatro mil millones de dólares de 2008 para la mina de cobre Anyak y el contrato de 2011 para el desarrollo conjunto del campo de petróleo y gas de la cuenca de Amu Darya, se han suspendido debido a preocupaciones de seguridad.

A diferencia de China, Rusia ha considerado a los talibanes una organización terrorista desde febrero de 2003, pero esto no le ha impedido tener contactos con ellos. El 13 de agosto pasado, el ministro de Relaciones Exteriores de Rusia, Lavrov, subrayó: «Estamos en diálogo con todas las fuerzas políticas importantes en Afganistán, incluido el gobierno afgano y los talibanes, los representantes de uzbekos y tayikos y otros».

De hecho, los representantes de los talibanes visitaron Moscú ya en noviembre de 2018 para participar en la Conferencia de Paz organizada por Rusia. También celebraron dos reuniones en 2021 (el 18 de marzo y el 8 de julio) para participar en consultas tripartitas, el formato preferido de Rusia para el diálogo. Dos días antes de que los talibanes tomaran el control de Kabul, el Ministro de Relaciones Exteriores Lavrov previó un mecanismo de consulta tripartito ampliado para incluir a Irán e India, además de Pakistán. Fuera de Afganistán, Rusia ha invertido muchos recursos en Asia Central y tiene una influencia considerable en el campo de la seguridad (Organización del Tratado de Seguridad Colectiva).

Como países importantes, muchos problemas globales están relacionados con la relación entre China y Rusia. Los países occidentales, al igual que las colonias lideradas por los Estados Unidos de América, han preferido tener martillos en las manos y clavos en los ojos. China y Rusia no han seguido el modelo occidental, sino que han seguido caminos separados. Esta es una esperanza para los países que han sido devastados por la interferencia de los Estados Unidos (ex Yugoslavia, Afganistán, Irak, Siria, Libia, países africanos, etc.), y también es una esperanza para el orden mundial de Westfalia interrumpido por los Estados Unidos después del ataque a las Torres Gemelas.

El desarrollo y el progreso de la civilización humana no pueden tener un solo camino, ni debe haber un solo modelo. Como dice un refrán chino: “Aquellos que son aptos para sí mismos pero olvidan a los demás son abandonados por el pueblo; los que se niegan a sí mismos y resucitan son admirados por todos”

 

* Copresidente del Consejo Asesor Honoris Causa. El Profesor Giancarlo Elia Valori es un eminente economista y empresario italiano. Posee prestigiosas distinciones académicas y órdenes nacionales. Ha dado conferencias sobre asuntos internacionales y economía en las principales universidades del mundo, como la Universidad de Pekín, la Universidad Hebrea de Jerusalén y la Universidad Yeshiva de Nueva York. Actualmente preside el «International World Group», es también presidente honorario de Huawei Italia, asesor económico del gigante chino HNA Group y miembro de la Junta de Ayan-Holding. En 1992 fue nombrado Oficial de la Legión de Honor de la República Francesa, con esta motivación: “Un hombre que puede ver a través de las fronteras para entender el mundo” y en 2002 recibió el título de “Honorable” de la Academia de Ciencias del Instituto de Francia.

 

Traducido al español por el Equipo de la SAEEG con expresa autorización del autor. Prohibida su reproducción. 

©2021-saeeg®

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *