Archivo de la etiqueta: Irán

AFGANISTÁN: LA FRONTERA CON IRÁN ESTÁ EN MANOS DE LOS TALIBANES

Marco Crabu*

Cataratas Islam Qala es el puesto fronterizo en la frontera con Irán, en la provincia occidental de Herat. Zabihullah Mujahid, portavoz de los fundamentalistas talibanes, dijo: «El cruce está ahora bajo nuestro pleno control». Por el contrario, el portavoz del Ministerio del Interior del Gobierno regente afgano, Tareq Arian, aseguró que «todas las fuerzas de seguridad, incluidas las guarniciones fronterizas, están presentes en la zona con el objetivo de recuperar el lugar».

Militares de Teheran y Talebani una conversación sobre fronteras (Fuente Twitter)

Islam Qala es uno de los pasos fronterizos más importantes de Afganistán por el que pasa casi todo el “comercio legítimo” entre los dos países.

Y aunque Irán acoge y apoya a los talibanes en su territorio, facilita el tráfico de opio y cannabis a través de la frontera común.

Además, a pesar de las sanciones de Washington contra Teherán, Estados Unidos también ha permitido —a modo de derogación— que Kabul siga recibiendo combustible y gas de Irán.

Islam Qala es el segundo gran paso fronterizo que queda bajo control talibán, después de que los fundamentalistas capturaran a Sher Khan Bandar en la frontera con Tayikistán el mes pasado.

En aquella ocasión rechazaron al ejército de Kabul y pusieron en fuga a más de mil soldados regulares que encontraron refugio en la antigua República Soviética.

Y mientras el presidente Mohammad Ashraf Ghani, durante su visita a Doha, reiteró el apoyo incondicional del gobierno a la delegación negociadora de la República Islámica de Afganistán, en los esfuerzos por el complejo proceso de paz en el país (incluso afirmando que “el pueblo afgano, como así como los combatientes talibanes, están hartos de la guerra”), mientras tanto los fundamentalistas continuaron su marcha para conquistar los territorios aún en disputa entre las dos facciones rivales.

Por un lado, los talibanes siempre han dicho que no están interesados en un monopolio del poder y, por otro, el presidente Ghani siempre ha mantenido que puede gestionar la situación actual, incluso con las dificultades que ello implica.

Sin embargo, algo parece no volver. Los combates entre los fundamentalistas y el ejército de Kabul son cada vez más sangrientos, mientras que los asesinatos en masa y los castigos corporales entre las poblaciones locales por parte de los talibanes están a la orden del día.

El estancamiento de las conversaciones de paz y la retirada de Occidente alientan el resurgimiento de los talibanes

Los talibanes, alentados por la retirada de las tropas estadounidenses y de la OTAN, y con las conversaciones de paz con el gobierno estancadas, parecen en cambio apuntar a una victoria militar completa.

Ejecuciones sumarias de los talibanes (Fuente:Twitter)

Apenas dos días después de la retirada de las fuerzas estadounidenses y de la OTAN de la base aérea de Bagram, cerca de Kabul, el corazón estratégico de las operaciones contra los fundamentalistas y sus aliados de Al-Qaeda, los talibanes también han recapturado el distrito clave de Panjwai, en su antiguo bastión de Kandahar.

El ejército regular afgano y los insurgentes se enfrentaron esta semana por primera vez en Qala-e-Naw, en la provincia noroccidental de Badghis, lo que obligó a miles de personas a huir.

Los talibanes irrumpieron en la prisión provincial y liberaron a cientos de afiliados, así como a todos los detenidos locales. En esta ocasión, también aparecieron videos que mostraban a combatientes talibanes en motocicletas realizando redadas en la ciudad, y pronto se viralizaron en las redes sociales. También por los vídeos se desprende que un gran número de soldados regulares (unos 200) habían pasado por las filas de los talibanes, noticia que pronto confirmaron funcionarios del gobierno de Kabul.

Además, el 7 de julio, los talibanes capturaron el distrito de Zendah Jan, en la provincia de Herat, mientras que el 8 de julio se registraron enfrentamientos entre los talibanes y el ejército afgano en el distrito de Nawur de la provincia de Ghazni.

En la actualidad, casi un tercio de los distritos del territorio afgano están dominados por los talibanes, mientras que el gobierno de Kabul tiene poco más que un conjunto de capitales de provincia cada vez más aisladas, ya que deben refugiarse para la defensa y recibir la mayor parte de la ayuda por vía aérea. Entre otras cosas, en las últimas semanas los fundamentalistas talibanes están involucrando cada vez más al ejército regular en el cuadrante norte de Afganistán y la fuerza aérea afgana está bajo una fuerte presión tanto sobre los vehículos como sobre los pilotos, ahora pocos y obligados a trabajar horas extras.

La incómoda posición de Irán

Aunque a algunos puede parecer que es Irán el que ejerce influencia y control sobre la franja talibán, ya que asegura su apoyo económico y militar, el marco de referencia es aún más intrincado. Ya es bastante extraño que la noticia de la conquista del paso fronterizo de Islam Qala por parte de fundamentalistas rebeldes se haya dado tan solo unas horas después de la reciente reunión de la delegación talibán en Teherán con funcionarios del gobierno iraní y en la que también estuvo presente una delegación del gobierno de Kabul. “Irán está listo para mediar en el difícil proceso de paz entre las diferentes facciones en Afganistán con el fin de resolver las fricciones y conflictos actuales”, dijo el ministro de Relaciones Exteriores iraní, Javad Zarif, desde Teherán.

Sin embargo, hay que tener en cuenta que Irán tiene una frontera muy porosa con Afganistán y que una escalada militar entre las facciones afganas conduciría casi con toda seguridad a la afluencia de un ejército de personas desesperadas a los territorios iraníes. Vale la pena recordar que Irán ya acoge a casi 3 millones de refugiados afganos. La conquista del Islam Qala —y en general de la frontera con Irán— es, sin embargo, una bofetada en la cara de Teherán. Absurdamente (pero no tanto) podría permitir a los talibanes “engullir” toda una zona del territorio fronterizo iraní, con el riesgo evidente de subyugar a los grupos étnicos locales con sus propias “creencias” y costumbres. ¿Qué otros jugadores están destinados a entrar en juego en el asunto de Afganistán? La noticia de que Turquía recibirá instrucciones de la OTAN para hacerse cargo de la seguridad y protección del aeropuerto de Kabul, cuya pérdida en manos de los talibanes marcaría el fin del gobierno actual, es cada vez más actual.

Coloquio Jaishankar-Lavrov (Fuente Twitter)
Pero otros actores están apareciendo en el lado de Afganistán

Estos son India y Rusia que mientras tanto están intensificando sus relaciones diplomáticas y acuerdos bilaterales. La visita del Ministro de Relaciones Exteriores de la India, Subrahmanyam Jaishankar, a Moscú llega tras un viaje oficial de su homólogo ruso, Sergey Lavrov, a Nueva Delhi en abril. Según la opinión rusa, Nueva Delhi es un actor clave en Afganistán y los dos países están tratando de formular una respuesta coordinada a la situación que ha surgido.

Naturalmente, el vecino Pakistán, que no tiene una simpatía especial por la India, se opone naturalmente a esta sinergia. Imran Khan, Primer Ministro de Pakistán, en una entrevista reciente se desdibujó diciendo: «Con el empeoramiento de la situación en Afganistán, seguramente sería Nueva Delhi, que ha invertido millones de dólares en el país, y ahora está en riesgo, la que saldría perdiendo”.

¿… Y los Estados Unidos?

La misión militar de los Estados Unidos terminará el 31 de agosto, casi 20 años después de su inicio, luego de lograr sus objetivos”, dijeron desde Washington unas horas antes de que los talibanes se apoderaran de Islam Qala, y “no enviaré a una nueva generación de estadounidenses a la guerra en Afganistán”, reiteró Joe Biden. Según las opiniones (de conveniencia) de Washington, es el pueblo afgano el artífice de su futuro y la Casa Blanca, en un comunicado, se desequilibra al admitir que la posibilidad de que un gobierno de unidad nacional en Afganistán de controlar todo el país es altamente improbable.

* Licenciado en Ciencias Sociológicas, Facultad de Ciencias Políticas de la Universidad de Bolonia. Especialista en Seguridad, Geopolítica y Defensa.

Artículo publicado originalmente el 10/07/2021 en OFCS.Report – Osservatorio – Focus per la Cultura della Sicurezza, Roma, Italia, https://www.ofcs.it/internazionale/turchia-erdogan-calpesta-i-diritti-di-donne-e-bambini/#gsc.tab=0

Traducido al español por el Equipo de la SAEEG con expresa autorización del autor.

EL DIFÍCIL RENACIMIENTO DE SIRIA

Giancarlo Elia Valori*

Hace ahora diez años que una manifestación pacífica contra el régimen de Bashar Al Assad organizada por los estudiantes de Deraa fue brutalmente reprimida por la policía y las fuerzas armadas del gobierno, desencadenando una cadena de acontecimientos que sumieron a Siria en una terrible guerra civil.

En los combates, que vieron la destrucción total de ciudades históricas como Alepo y Raqqa, el sitio arqueológico de Palmira, incluido en la lista de la UNESCO, y una gran parte de la capital Damasco, unos 250.000 combatientes de todos los bandos en el conflicto (soldados leales, guerrilleros de ISIS, combatientes irredentistas kurdos, militantes islamistas del Ejército de Liberación Sirio, milicianos de las Fuerzas Democráticas Sirias) y al menos 230.000 civiles murieron, víctimas de la brutal ocupación por las tropas del Califato Islámico o “víctimas colaterales” de los combates y bombardeos de pueblos y ciudades. El conflicto civil se convirtió rápidamente en una “pequeña guerra mundial”, con la intervención armada de varios actores extrarregionales: los turcos junto a los rebeldes islamistas, los rusos e iraníes en apoyo del gobierno de Damasco y los estadounidenses en apoyo de los kurdos y los “demócratas” de las “Fuerzas Democráticas Sirias”.

En los últimos diez años, 5,6 millones de sirios han huido del país y viven precariamente en campos de refugiados en países vecinos, El Líbano, Jordania y Turquía.

Unos 6,7 millones de personas han tenido que abandonar sus hogares y son consideradas “desplazadas internamente”, es decir, refugiados dentro de las fronteras sirias, mientras que al menos 5 millones de personas atrapadas en las regiones del noroeste de Siria y en la región de Idlib, donde todavía operan las tropas extraviadas del Califato Islámico, necesitan asistencia humanitaria.

Según datos de la Agencia de la ONU para los Refugiados, más de 13 millones de sirios lo han perdido todo y sobreviven gracias a la ayuda del gobierno y la caridad internacional.

Además de esta catástrofe humanitaria, el gobierno de Assad (que fue confirmado como Presidente de la República para un cuarto mandato) se enfrenta a una emergencia económica que comenzó después de los primeros enfrentamientos en 2011 y se intensificó gradualmente durante la guerra civil.

Según el Banco Mundial, la pérdida del PIB entre 2011 y 2016 fue de alrededor de 226 mil millones de dólares, mientras que el costo de destruir viviendas e infraestructuras civiles supera los 117 mil millones de dólares.

Los precios de los productos de primera necesidad, como los alimentos y el combustible, han aumentado 20 veces desde antes del conflicto, mientras que la libra siria se ha devaluado gradualmente.

Se estima que al menos el 70% de la población está actualmente por debajo del umbral de la pobreza y tiene poca capacidad alimentaria. Según World Vision International, la esperanza de vida de los niños sirios en 2021 ha disminuido en trece años.

La situación se ha deteriorado aún más por una importante emergencia hídrica, las represas de Tabqa y Tishreen están en peligro de cierre, con graves daños a la agricultura, la generación de electricidad y el suministro de agua corriente a las personas en todo el noreste.

El Covid tampoco ha perdonado a este desafortunado país, aunque las estimaciones oficiales –si bien altas– de infectados y muertes no son confiables debido a la imposibilidad, para las autoridades sanitarias, de realizar los relevamientos masivos necesarios para conocer el alcance real del contagio.

En el frente militar, la situación sigue siendo bastante confusa.

Las tropas gubernamentales han logrado, con ayuda rusa e iraní, infligir una derrota casi definitiva a los milicianos de ISIS.

Los hombres del Califato, tras ser expulsados de Alepo, Palmira y Raqqa (que incluso había sido designada por Al Baghdadi como la capital del “Estado Islámico”) han huido en parte al desierto iraquí, desde donde siguen llevando a cabo acciones inquietantes contra las fuerzas bagdadíes, y en parte se han dispersado en pequeños grupos en la zona desértica y montañosa de Idlib y Deir Es Zor, en el llamado triángulo Alepo-Hama-Raqqa, donde continúa la actividad guerrillera perturbadora y a veces sangrienta que no tiene nada que ver con las abrumadoras victorias que los acercaron a la victoria militar final en 2014-2015.

ISIS ahora se contenta con emboscar a los convoyes militares del gobierno y extorsionar a las personas atrapadas en la región con el propósito de autofinanciarse por razones de simple supervivencia.

El ejército de Damasco, sin embargo, está encontrando cada vez más difícil liquidar permanentemente la presencia de ISIS desde territorio sirio, tanto por las dificultades asociadas con la necesidad de controlar efectivamente una gran sección de territorio desértico y montañoso, como porque aún no ha podido apoyar plenamente a las guerrillas kurdas de las Fuerzas Democráticas Sirias, todavía apoyadas por Estados Unidos, y porque también tiene que lidiar con las formaciones armadas islamistas dispersas del “Ejército de Liberación Sirio” apoyado por Turquía.

El régimen de Bashar Al Assad, por lo tanto, a pesar de haber evitado la derrota final que parecía cercana entre 2013 y 2015, no puede abordar con seguridad el problema de la reconstrucción del país. El presidente sirio, después de haber asegurado las elecciones (con el resultado obvio porque solo alauitas y cristianos votaron a su favor en masa, mientras que los sunitas se han abstenido en gran medida o han sido “disuadidos” de participar en la votación) el cuarto mandato intenta fortalecer su gobierno reorganizando su aparato de seguridad con hombres de fiabilidad y lealtad seguras. En mayo pasado, el Presidente nombró a su leal general Jamal Mahmoud Younes, jefe del Comité de Seguridad de la Región Oriental, quien también es responsable de la seguridad de la Gobernación de Homs.

Se cree que Younes, que proviene del “feudo” de la familia Assad en Latakia, es muy cercano al hermano del presidente, Maher Al Assad, a quien sirvió en la Cuarta División Blindada de 2012 a 2013. Maher se considera muy cerca de Irán y Moscú.

Otro elemento destacado del nuevo aparato de seguridad de Siria es el general Ramadán Yusef Al Ramadan, también alauí y sujeto a sanciones personales por parte de la Unión Europea, junto con su colega Younes, por su papel en la represión de los primeros incidentes de Deraa en 2011.

Ramadán ha sido nombrado jefe del Comité de Seguridad del departamento de Latakia, una zona extremadamente sensible porque, de hecho, es una zona bajo control militar ruso.

Assad se encuentra, por tanto, en la necesidad de equilibrar las difíciles exigencias de derrotar definitivamente la rebelión, resolver la gravísima situación económica y convivir lo más razonablemente posible con la presencia de dos engorrosos aliados, Rusia e Irán, que tras haberle asegurado la supervivencia parecen decididos a asentarse definitivamente en territorio sirio.

Rusia, cuya ayuda ha sido fundamental para evitar el colapso del régimen de Damasco, sigue prestando apoyo militar desde el cielo y la tierra a la lucha contra los rebeldes que siguen en funcionamiento y explotando el crédito que ha adquirido con el régimen para fortalecer su presencia en la región. de forma permanente.

Fue a principios de junio cuando el Ministro de Defensa ruso autorizó el inicio de los trabajos de renovación de la base aérea de Khmeimim, en la región de Latakia, después de que la pista se haya ampliado para apoyar el tráfico de vehículos militares rusos (un avión por minuto). El nuevo aeropuerto incluso fue utilizado hace unos días para una misteriosa misión que llevó un avión de Moscú al aeropuerto Ben Gurión de Tel Aviv.

Este misterioso episodio demuestra que la presencia de rusos en la zona podría incluso ser funcional en la búsqueda de una estabilización de las relaciones entre Jerusalén y Damasco (Putin nunca ha ocultado su simpatía por Israel).

La presencia militar iraní en Siria es mucho más profunda y de otro peligro para la seguridad israelí. Teherán ya tiene una fuerte presencia militar en la región: desde El Líbano, donde Hezbolá controla política y militarmente todo el sur del país y toda la delicada zona fronteriza con Galilea, hasta Irak, entregado a los chiítas proiraníes por George W.Bush con la guerra de 2003.

Si, como informan fuentes de inteligencia israelíes, el programa nuclear del Irán se ha reanudado a toda velocidad al mismo tiempo que el desarrollo de capacidades modernas y eficaces de creación de misiles balísticos, incluso como portadoras de ojivas nucleares, Siria podría convertirse, a pesar de sí misma, en un peligroso puesto de avanzada nuclear en las fronteras de Israel.

Una perspectiva de pesadilla que se hizo aún más preocupante por la reciente elección como Presidente de la República de Irán de un partidario de línea dura como el ayatolá Ebrahim Raisi; una perspectiva que no ayudaría a Siria a salir de su crisis de una década pero que, si Moscú no hace oír su voz, la volvería a situar en la vanguardia de la confrontación con Israel.

 

* Copresidente del Consejo Asesor Honoris Causa. El Profesor Giancarlo Elia Valori es un eminente economista y empresario italiano. Posee prestigiosas distinciones académicas y órdenes nacionales. Ha dado conferencias sobre asuntos internacionales y economía en las principales universidades del mundo, como la Universidad de Pekín, la Universidad Hebrea de Jerusalén y la Universidad Yeshiva de Nueva York. Actualmente preside el «International World Group», es también presidente honorario de Huawei Italia, asesor económico del gigante chino HNA Group y miembro de la Junta de Ayan-Holding. En 1992 fue nombrado Oficial de la Legión de Honor de la República Francesa, con esta motivación: “Un hombre que puede ver a través de las fronteras para entender el mundo” y en 2002 recibió el título de “Honorable” de la Academia de Ciencias del Instituto de Francia.

 

Artículo traducido al español por el Equipo de la SAEEG con expresa autorización del autor. Prohibida su reproducción. 

©2021-saeeg®

 

AFGANISTÁN, EL GOBIERNO TALIBÁN Y EL PRECIO PAGADO POR PAKISTÁN

Isabel Stanganelli*

Imagen de Chickenonline en Pixabay 

Luego de la conmoción mundial ante el atentado contra los Estados Unidos en septiembre 2001, cuando aún se encontraban registrando el costo en vidas, económico, estratégico, comenzaron los planes para castigar a los supuestos responsables. Esa misma tarde se señaló al villano: Afganistán. Y mientras seguían los recuentos de víctimas, la remoción de escombros, el replanteo de la utilidad de las organizaciones que debieron prevenirlo, evitarlo —y también las que debían crearse—, se iba armando el plan de ataque a Afganistán.

Desde mediados de la década de 1990, Arabia Saudí, Pakistán y Emiratos Árabes Unidos —ya sin los soviéticos en el terreno—, sostenían a los talibán mientras neutralizaban a Irán y la ruta del petróleo desde Asia Central. Además Pakistán continuaba ayudando a grupos armados contra Irán e India. Debido a este soporte foráneo, muchos efectivos de las fuerzas talibán en Afganistán eran extranjeros, destacándose la organización de Al-Qaeda que contaba en sus altos mandos con árabes, uzbekos, chechenos y pakistaníes además de europeos e incluso algunos estadounidenses.

Pero el ataque a Afganistán planeado por Washington en 2001 cambió todas estas estrategias: requería bases y puntos de apoyo en Asia. Y la colaboración de Pakistán era clave. E inmediatamente Washington la solicitó perentoriamente.

Independientemente de la inminencia de una guerra vecina, Pakistán debía actuar de manera opuesta a sus intereses nacionales.

Y tuve ocasión de presenciar este grave dilema. Entre el horror de lo ya ocurrido y las acciones que se estaban preparando como represalia ante lo considerado como un ataque de guerra, la Facultad de Ciencias Jurídicas de la Universidad Nacional de La Plata (UNLP) invitó al entonces Embajador de Pakistán en Argentina, Dr. Saeed Khalid, a dar detalles de lo que se avecinaba. Sentada a su lado mirábamos a los espectadores, muchos de ellos comunicadores sociales.

El diplomático habló de su Pakistán: su pueblo, su economía, el paso de Alejandro Magno. Obviamente debía abstenerse de hacer comentarios sobre Washington. Entonces lo observé y fue notorio que no podía expresarse libremente. Luego fue mi turno y como académica podía decir todo lo que él debía callar como diplomático. Y lo hice. Luego comenzaron las preguntas. Y recuerdo una respuesta suya: “Accedimos al pedido de los Estados Unidos pero esperamos que su presencia no se extienda… porque cada muerto nos duele”. Era el 18 de octubre de 2001.

La guerra contra el terrorismo

En la primera etapa de la guerra actual, Pakistán perdió margen de maniobra en Afganistán, principalmente con la toma de Kabul por la Alianza del Norte. Irán, Rusia e India lo incrementaron y Estados Unidos tuvo un rol limitado. Por ello, luego del soporte inicial a la Alianza del Norte, se comenzó a desarrollar la idea de colocar a un pashtu moderado en el gobierno, propuesta resistida por Rusia e Irán y especialmente por la Alianza del Norte cuyo su objetivo, además de retener Kabul, era limitar el avance de Pakistán y de Estados Unidos, logrado a través de los talibán.

Irán y Rusia asistían a la Alianza del Norte en su tarea de recuperar gran parte del territorio de Afganistán. La entrada en Kabul era clave. Si se enfrentaban Estados Unidos y Pakistán contra Irán, India y Rusia, la posibilidad de un gobierno duradero en Afganistán se esfumaba, si es que no se desencadenaba una nueva guerra civil e inestabilidad en y con sus vecinos.

La cuestión es que las lealtades afganas nunca respondieron al Estado sino a su grupo étnico, a su versión del Islam (sunnita, chiíta o ismailí) y a los líderes tradicionales de sus propios clanes u tribus, en ese orden. En ese contexto la mitad meridional del país siempre resultó difícil de controlar. Por ello tomar Kandahar era indispensable para la coalición contra el terrorismo —lo que no hizo feliz a Pakistán— y Mazar i-Sharif, ambas ciudades meridionales en territorio relativamente llano, y destruir además los cultivos de opio. Washington dispuso para esta etapa de 30.000 a 40.000 efectivos, en tanto que la Alianza del Norte se ocuparía del resto del país.

Formación del “nuevo gobierno”

Estados Unidos debió responder ante Pakistán por el avance de la Alianza en Kabul. Una respuesta fue la cumbre de Bonn, que debía consagrar al ex monarca Mohammed Zahir Shah pero que, finalmente, nombró a Hamid Karzai —pashtún— como Presidente interino por seis meses, aunque retuvo su cargo hasta 2004.

La Loya Jirga o parlamento, formado por 21 líderes étnicos, religiosos y tribales, denunció presiones para la elección del gabinete ante el enviado de la ONU —Lajdar Brahimi— señalando que no descansó en la decisión de Karzai sino que fue tomada por la ONU.

El éxito en el proceso de organización institucional requería desarmar a algunos grupos y armar a otros, tarea que requería imparcialidad. Si la ONU y otras organizaciones internacionales fallaban, Pakistán podría apoyar a los pashtún y hacer fracasar la reconstrucción nacional. Era una empresa muy difícil construir un ejército de diferentes milicias que no quieren ir a la guerra y no se quieren entre sí. Pakistán continuaba bajo presión internacional.

¿Reconstrucción de Afganistán?

Las ofertas de ayuda para la reconstrucción del Estado fueron tentadoras. Pero no se trata de Europa —Plan Marshall mediante— o del Japón con su “nueva” Constitución de 1952. Reconstruir la infraestructura afgana —rutas, aeropuertos, plantas de energía y telecomunicaciones— era, sin duda, indispensable. Pero los nuevos ataques a Iraq (2003), postergaron los planes para esta región.

En este contexto se fortaleció un eje chino-ruso, ya institucionalizado a través de la Organización de Cooperación de Shanghai y la firma de un tratado bilateral ya firmado entre ambos Estados en julio de 2001.

El rol de Pakistán fue importante. El esfuerzo por erradicar a los talibán destruyó algo por lo que había trabajado por mucho tiempo. La solidaridad tribal, étnica y religiosa de gran parte de la población pakistaní con los pashtu logró transformar la situación en explosiva. Aun habiendo sido exitosa la misión de apartar a los talibán del gobierno, aparecieron otros extremismos con alianzas más peligrosas que las forjadas por Al-Qaeda

Y a casi 20 años, los que hemos vivido en Asia central, los que hemos seguido de cerca los acontecimientos e iniciativas adoptadas, hemos observado el horror de un Afganistán destruido, que en este 2021 sería desalojado de efectivos extranjeros pero cuyo futuro no está ni cerca de ser claro. Pero Pakistán también ha pagado precios muy altos. Las tribus sedentarias de la frontera con Afganistán han sido bombardeadas, acusadas de colaborar con terroristas. Obras milenarias de la ingeniería humana, acueductos que les permitían una agricultura de subsistencia fueron totalmente destruidos como parte de los primeros ensayos con drones. Sus zumbidos aterradores obligaron al exilio a los sobrevivientes ya sin medios de subsistencia. A la impotencia le siguió la furia. Y fue tal que los combatientes pakistaníes en Cachemira (en litigio con India), abandonaron ese frente de batalla para dirigirse a la frontera con Afganistán.

En mayo 2021 Pakistán descartó la posibilidad de volver a proporcionar sus bases militares a Estados Unidos para futuras operaciones antiterroristas en Afganistán. El ministro de Relaciones Exteriores Shah Mehmood Qureshi estableció que en adelante serán “sólo socios en paz”, que no se unirán a futuras guerras estadounidenses y no se están transfiriendo bases [estadounidenses] a Pakistán aunque Joe Biden ha reconocido que está examinando dónde reposicionar tropas para evitar que Afganistán vuelva a albergar grupos como Al-Qaeda.

Por el momento el espacio aéreo y terrestre de Pakistán solo se utiliza para transportar suministros militares no letales a Afganistán y facilitar el proceso de retirada de tropas estadounidenses en curso.

De todos modos, los últimos 20 años se sumaron a décadas previas de guerras. Ninguna intervención logró pacificar al país, invento del colonialismo británico que también pagó con guerras.

Y como burla del destino, luego de 20 años de guerra para derrocar a los antaño demonizados talibán, ahora se confía en que sean ellos quienes logren pacificar el país.

 

* Profesora y Doctora en Geografía (UNLP). Magíster en Relaciones Internacionales (UNLP). Secretaria Académica del CEID y de la SAEEG. Es experta en cuestiones de Geopolítica, Política Internacional y en Fuentes de energía, cambio climático y su impacto en poblaciones carenciadas. 

©2021-saeeg®