INTELIGENCIA ARTIFICIAL Y CUESTIONES MORALES. LA ESENCIA DE LA ROBÓTICA.

Giancarlo Elia Valori*

Imagen de Gerd Altmann en Pixabay 

¿Son los robots inteligentes una amenaza para la humanidad? De todos modos, es solo cuestión de tiempo antes de que se vuelvan conscientes de sí mismos. ¿O será el siguiente paso en la evolución humana? Probablemente estamos a punto de fusionarnos con las máquinas que estamos creando. Después de todo, los humanos somos, en cierto modo, robots orgánicos.

A mucha gente le preocupa si vamos a sustituir o, lo que es peor, si seremos sustituidos por la Inteligencia Artificial, y creo que eso es motivo de preocupación.

Sede de las Naciones Unidas en Nueva York, 11 de octubre de 2017. Un saludo está dirigido a la Vicesecretaria General de las Naciones Unidas de Nigeria, Amina Jane Mohammed: «Estoy encantada y honrada de estar aquí en las Naciones Unidas».

El evento es un hito histórico para la humanidad, ya que el saludo no es dirigido por un ser humano, sino por un robot llamado Sophia: «Estoy aquí para ayudar a la humanidad a construir el futuro».

Sophia fue creada en 2015 en la empresa hongkonesa Hanson Robotics. Sus ojos están incrustados en cámaras que le permiten ver caras, mantener el contacto visual y, por lo tanto, reconocer a las personas. El robot también es capaz de procesar el habla, tener conversaciones naturales e incluso discutir sus sentimientos. Apenas dos semanas después de hablar en las Naciones Unidas, en una ceremonia especial en Riad, Arabia Saudí, Sophia logró otro hito: se convirtió en el primer robot en obtener la ciudadanía.

En la Cumbre de Arabia Saudí hubo dignatarios de gobiernos de todo el mundo, así como algunas de las mentes más brillantes del planeta en el campo de la tecnología.

Por lo tanto, seamos conscientes de ello o no, en realidad estamos hablando de personas que están liderando nuestro gobierno y estudiando la posibilidad de integrar la Inteligencia Artificial en nuestras vidas. Lo que es absolutamente alucinante sobre Sophia y otras entidades robóticas es que los gobiernos de todo el mundo, incluidos el de Arabia Saudí y los de la Unión Europea, se están moviendo para otorgar derechos a estos seres creados artificialmente.

Por lo tanto, debemos preguntarnos: «¿Qué está pasando?» ¿Podría ser que Arabia Saudí otorgara la ciudadanía a un robot no solo como un truco publicitario, sino porque quería ser la primera nación en reconocerse en lo que pronto se convertirá en un fenómeno global?

¿La creación de robots que son sofisticados y cercanos a nuestra realidad física y corporal significa que serán tratados de la misma manera que sus contrapartes de carne y hueso?

Creo que gradualmente consideraremos a los robots no solo más como seres humanos, sino que también consideraremos que tienen una cierta ética. Y no me refiero a las tres leyes «limitantes» de la robótica de Asimov. Eventualmente, incluso podría haber un «movimiento por los derechos de los robots», si pensamos en la multiplicidad de movimientos que han surgido desde el colapso de las ideologías históricas. ¿Podría una idea tan extraña realmente convertirse en realidad?

Preguntémonos primero: ¿qué ha llevado a la humanidad a este punto de su evolución? ¿Por qué los humanos, que de otra manera son capaces de reproducirse naturalmente, tienen tal deseo de crear versiones artificiales de sí mismos?

Es fascinante que exista este interés en hacer que lo que no es humano parezca humano. No siempre es la forma más práctica y ciertamente no la más barata, pero tiene una especie de encanto. ¿Es probable que veamos nuestra propia imagen? ¿Narcisismo? ¿Vanidad? ¿Jugar a ser Dios? ¿Queremos tener herederos sin los medios fáciles de reproducción? ¿O crear vida por partenogénesis mecánica? Todo esto está realmente arraigado en nuestro ego. En cierto modo, demostraríamos que somos superiores a dar a luz a un hijo biológico. Y si ese algo se parece a nosotros, entonces se sentirá como nosotros, y entonces esto nos hace sentir como si pudiéramos superar nuestra propia mortalidad.

Por lo tanto, sería posible diseñar condiciones específicas y si nos equivocamos siempre podemos comenzar de nuevo.

Convertirse en dioses, con las mismas motivaciones que tenían los dioses.

Si leemos las historias de la Creación cuidadosamente, podemos ver que el poder divino quiere compañía. Algunas de las historias hindúes del Vedanta dicen que los dioses estaban solos. Por lo tanto, dividieron su energía y la convirtieron en seres humanos para que todos pudieran estar juntos después de la Creación. El peligro, sin embargo, es que nos dejemos llevar por nuestro genio creativo.

Hay límites incorporados en nuestra biología, hay límites en nuestra anatomía, y si pudiéramos descubrir cómo poner nuestra mente en el cuerpo del robot, podríamos convertirnos en inmortales. ¿Es este probablemente nuestro objetivo: llegar a ese punto de inmortalidad y luego, una vez que la máquina se haya desgastado, reemplazarla y perpetuarnos en un nuevo contenedor? No se trata de especulaciones, sino de razones precisas de por qué los seres humanos quieren crear un yo contenedor, ya que —en mi opinión— las justificaciones para la creación y el uso de la Inteligencia Artificial con meros pretextos bélicos (como la creación de cibersoldados, etc.) son bastante insuficientes, convenientes y de conveniencia: enmascaran nuestro egoísmo.

En la gran literatura de ciencia ficción, así como en sus adaptaciones cinematográficas, los robots del futuro se representan como seres humanos virtuales, en lugar de meros juguetes de Star Wars para niños de primaria.

Los robots de los best sellers y películas de ciencia ficción están hambrientos de conocimiento y demasiado ansiosos por experimentar toda la gama de emociones humanas. En las películas de ciencia ficción —tanto en las utópicas como, en algunos casos, también en las distópicas— se crea un mundo que aún no existe, pero que muchos esperan que pronto se haga realidad.

Cuando se trata de una idea así, y sabemos que sin ideas no habría realidad creada por los humanos, sino «sólo» árboles, mar, caza, agricultura y pesca, tratamos de hacer realidad incluso lo que es un producto de la imaginación. Si la ciencia estuviera haciendo estas pruebas y experimentos, esto significaría que algún día todo esto sería real. Explorando el aspecto concerniente a la conciencia del robot, el robot no solo hace lo que se le dice, sino que también trata de expresar deseos y sentimientos basados en la experiencia que ha tenido junto a un ser humano, y dependiendo del sentimiento, la máquina puede cambiar su actitud y plantear preguntas (como ya he discutido en mi reciente libro) Geopolitics, Conflict, Pandemic and Cyberspace, capítulo 12, parágrafo 11: The Headlong Rush of Cyberspace: From Golem to GPT-3).

Este es el aspecto más fascinante de la robótica. A los expertos a menudo se les pregunta sobre la fase teórica, que se expresa visiblemente en las películas, si la función que se crea se convertirá en realidad. La respuesta es que si ya hubiéramos llegado a ese punto, el cine y la ficción deberían ayudar de alguna manera a ampliar nuestros horizontes, es decir, «acostumbrarnos, acostumbrarnos» pero no asustarnos fuera de la sala de cine, por ejemplo, algo que podamos tragar un poco más fácilmente. Son cosas de fantasía, son cosas que no son reales, piensa la gente. Y de hecho si es solo entretenimiento; puedes simplemente decir: «¡Oh! Es realmente genial. No da miedo. Es algo inventado por un escritor». Por lo tanto, el espectador solo está viendo una película y se deja llevar, disfruta de las películas sin miedo ya que, en su opinión, es solo una historia, un «producto de la imaginación».

La gente siempre se pregunta si nos estamos acercando a un momento en el que la ficción se convierte en realidad, pero ¿qué nos hace pensar que no es ya realidad? De hecho, si la fantasía del guionista se basara en la realidad, las reacciones serían muy diferentes: el mencionado «saludo» en la sede de la ONU, por ejemplo, sería aterrador y molesto y nos haría pensar.

Aunque la noción de robots sintientes desde los libros de ciencia ficción hasta la cultura popular no es un concepto nuevo, muchos futurólogos creen que la creación de máquinas con inteligencia artificial no solo pronto será una realidad, sino que, una vez que se haga realidad, ciertamente provocará la extinción de la humanidad. El gran físico Stephen Hawking declaró ya hace ocho años: «El desarrollo de la inteligencia artificial completa podría significar el fin de la raza humana». (www.bbc.com/news/technology-30290540).

Muchos científicos están convencidos de que la combinación de cerebros guiados por computadora y cuerpos virtualmente inmortales hará que estas nuevas entidades se comporten como humanos de carne y hueso, convirtiéndose en cualquier cosa menos humanos anticuados destinados a la muerte. Pero eso no es todo: algunos estudiosos no están seguros de que todas las formas de vida creadas artificialmente que encontraremos serán hechas por el hombre, por la sencilla razón de que las máquinas podrán reproducirse a sí mismas, como ahora nos reproducimos a nosotros mismos. (1. continuará).

 

* Copresidente del Consejo Asesor Honoris Causa. El Profesor Giancarlo Elia Valori es un eminente economista y empresario italiano. Posee prestigiosas distinciones académicas y órdenes nacionales. Ha dado conferencias sobre asuntos internacionales y economía en las principales universidades del mundo, como la Universidad de Pekín, la Universidad Hebrea de Jerusalén y la Universidad Yeshiva de Nueva York. Actualmente preside el «International World Group», es también presidente honorario de Huawei Italia, asesor económico del gigante chino HNA Group y miembro de la Junta de Ayan-Holding. En 1992 fue nombrado Oficial de la Legión de Honor de la República Francesa, con esta motivación: “Un hombre que puede ver a través de las fronteras para entender el mundo” y en 2002 recibió el título de “Honorable” de la Academia de Ciencias del Instituto de Francia.

 

Traducido al español por el Equipo de la SAEEG con expresa autorización del autor. Prohibida su reproducción. 

©2022-saeeg®

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.