INTELIGENCIA ARTIFICIAL Y CUESTIONES MORALES. IA ENTRE LA GUERRA Y LA AUTOCONCIENCIA

Giancarlo Elia Valori*

Imagen de Gerd Altmann en Pixabay 

A principios de 2018 el número de teléfonos móviles en uso superó al de los seres humanos en el planeta, alcanzando la cifra de 8 mil millones. En teoría, cada uno de estos dispositivos está conectado a dos mil millones de computadoras, que también están conectadas en red. Dada la increíble cantidad de datos involucrados en este tipo de uso, dado que la red informática está en contacto constante y en constante crecimiento, ¿es posible que la humanidad ya haya creado un cerebro masivo? ¿Una inteligencia artificial que asume una identidad propia?

El sector de la robótica está en constante evolución y ha seguido avanzando, por lo que está claro que tarde o temprano tendremos que pasar de la inteligencia artificial a la superinteligencia, es decir, a un ser de este planeta más inteligente que nosotros que pronto no lo será aún más. No será agradable cuando la inteligencia artificial con sus conocimientos y capacidades intelectuales arrincone al ser humano, superando a las personas en carne propia en cualquier área del conocimiento. Será un momento de actualidad y cambiará radicalmente la historia mundial: ya que ahora nuestra existencia se justifica por el hecho de que estamos en la cima de la cadena alimentaria, pero cuando una entidad que no necesita alimentarse de pasta y carne se autocreará, ¿qué existiríamos para hacer si esa entidad solo necesita energía solar para perpetuarse indefinidamente?

Sí, tarde o temprano seremos sustituidos por la inteligencia artificial, por este motivo debemos empezar a prepararnos psicológicamente. Portland, Oregón, 7 de abril de 2016: la Agencia de Proyectos de Investigación Avanzada de los Estados Unidos para Proyectos avanzados de Investigación de Defensa, más conocida como DARPA (Agencia de Proyectos de Investigación Avanzada de Defensa), ha lanzado el prototipo del buque antisubmarino pilotado a distancia Seahunter que marca el comienzo de una nueva era. A diferencia de los drones Predator y de la Fuerza Aérea, este barco no necesita un operador remoto y está hecho para poder navegar solo evitando cualquier tipo de obstáculo en el mar; tiene suficiente combustible para soportar hasta tres meses en el mar y es muy silencioso. También transmite información encriptada a los servicios secretos de la Defensa. Cuando el Departamento de Defensa del Estado dice que un submarino pilotado a distancia no se lanzaría sin control remoto, es cierto. Pero hay más, a saber, que Rusia ha desarrollado un submarino pilotado a distancia con un arma nuclear. Esto significa que antes de que la defensa estadounidense sea capaz de responder a un submarino pilotado a distancia con un arma nuclear a bordo, pasarán entre 5 y 15 años.

Siempre se ha dicho que el dron de guerra reemplaza al soldado en carne y hueso, que se convierte en un operador remoto de “playstation”. De ahí la idea del dron como sustituto del ejército humano, al que se le garantizaría una seguridad total, para que evite peligros innecesarios. Pero había olvidado que el control remoto puede ser interceptado por el enemigo y cambiar de objetivo golpeando a su propio ejército. En este punto, sin embargo, los drones deben ser completamente autónomos. En un dron de este tipo sería una máquina de la muerte que pasaría ejércitos enteros, por lo que debemos tener cuidado y evitar su proliferación en los campos de batalla; cualquier tipo de accidente, un incendio o incluso una pequeña falla desencadenaría un mecanismo de “locura” que haría que el automóvil matara a cualquiera. Desarrollar robots asesinos es posible. La tecnología de reconocimiento facial ha hecho grandes avances, y la inteligencia artificial puede reconocer rostros e identificar objetivos. De hecho, los drones ya se utilizan para detectar y golpear a individuos, en función de la apariencia de la cara: matan y hieren.

La aplicación de la inteligencia artificial a la tecnología militar cambiará la guerra para siempre; es posible que las máquinas autónomas del ejército puedan tomar decisiones equivocadas, cosechando así decenas de miles de víctimas entre amigos, enemigos y civiles desarmados. ¿Qué pasa si incluso llegan a ignorar las instrucciones recibidas? Si es así, si las máquinas de matar autónomas están diseñadas independientemente e independientemente de los comandos humanos, ¿podríamos enfrentarnos a un destino violento de extinción de la humanidad?

Mientras que muchos expertos y estudiosos están de acuerdo en que los humanos serán los arquitectos de su propia ruina violenta primero y la destrucción después, otros creen que el progreso de la inteligencia artificial puede ser la clave para la salvación de la humanidad.

Los Ángeles, mayo de 2018: en la Universidad de California, la profesora Verónica Santos está trabajando en el desarrollo de un proyecto para la creación de robots cada vez más similares al ser humano capaces de percibir el contacto físico y reaccionar ante él, y también está experimentando con diferentes modos de sensibilidad táctil del robot. Combinando todo esto con la inteligencia artificial, algún día puede haber un robot humanoide capaz de explorar el espacio hasta Marte: los robots humanoides son cada vez más una realidad que va desde el campo de las neuroprótesis hasta las máquinas para la colonización de cuerpos celestes.

Aunque el uso de robots humanoides es un tema bastante controvertido, este sector tiene el mérito de tener grandes perspectivas especialmente para aquellos que pretenden invertir en el campo: financiar proyectos de desarrollo podría resultar útil en la creación de seres humanos artificiales prácticamente imposibles de distinguir de los seres humanos en carne y hueso.

Pero estos humanoides probablemente podrían manifestar deseos y sentir dolor, así como mostrar una amplia gama de sentimientos y emociones. En realidad se sabe que no sabemos qué es realmente una emoción, así que ¿seríamos realmente capaces de crear una artificial, o cometeremos errores fatales durante el desarrollo del software? Si un robot será capaz de distinguir entre lo bueno y lo malo y conocer el sufrimiento. ¿Será este el primer paso hacia la posibilidad de desarrollar sentimientos y una conciencia?

Reflejar. Aunque las computadoras superan a los humanos en el procesamiento de datos, palidecen ante la complejidad y sofisticación del sistema nervioso central. En abril de 2013, la compañía tecnológica japonesa Fujitsu intentó simular la red de neuronas en el cerebro utilizando uno de los superordenadores más potentes del planeta; aunque equipado con 82 mil procesadores entre los más rápidos del mundo, tardó más de 40 minutos en simular solo un segundo del 1% de la actividad cerebral humana (Tim Hornyak, supercomputadora Fujitsu simula 1 segundo de actividad cerebral en https://www.cnet.com/culture/fujitsu-supercomputer-simulates-1-second-of-brain-activity/)

El astrofísico de origen japonés Michio Kaku, graduado summa laude de la Universidad de Harvard, dice: “Hace cincuenta años cometimos un gran error al pensar que el cerebro era una computadora digital”.

“¡No es así! El cerebro es una máquina capaz de aprender, que se regenera al final de su tarea. Los niños tienen la capacidad de aprender de sus errores: cuando se encuentran con algo nuevo aprenden a entender cómo funciona interactuando con el mundo. Eso es exactamente lo que necesitamos, y para hacer eso necesitamos una computadora que esté a la altura: una computadora cuántica”.

A diferencia de las computadoras actuales que dependen de bits, una serie binaria de 0 y 1 para procesar datos, las computadoras cuánticas usan bits cuánticos, o qubits (bits cuánticos), que pueden usar 0 y 1 al mismo tiempo. Esto les permite realizar millones de cálculos simultáneamente como lo hace el cerebro humano.

Kaku: “Los robots son máquinas y como tales no piensan y no tienen una conciencia de silicio, no son conscientes de lo que son y del entorno que los rodea. Pero tenemos que reconocer que es solo cuestión de tiempo antes de que puedan tomar conciencia”.

¿Es realmente posible que las máquinas se conviertan en entidades sensibles plenamente conscientes de sí mismas y de su entorno? Kaku: “Podemos imaginar un tiempo futuro en el que los robots serán tan inteligentes como un ratón, y después del ratón como un conejo, y luego un gato, un perro, hasta que se vuelvan tan astutos como un mono. Los robots no saben que son máquinas; Y creo que tal vez a finales de este siglo los robots comiencen a darse cuenta de que son diferentes, que son algo más que su maestro”.

 

* Copresidente del Consejo Asesor Honoris Causa. El Profesor Giancarlo Elia Valori es un eminente economista y empresario italiano. Posee prestigiosas distinciones académicas y órdenes nacionales. Ha dado conferencias sobre asuntos internacionales y economía en las principales universidades del mundo, como la Universidad de Pekín, la Universidad Hebrea de Jerusalén y la Universidad Yeshiva de Nueva York. Actualmente preside el «International World Group», es también presidente honorario de Huawei Italia, asesor económico del gigante chino HNA Group y miembro de la Junta de Ayan-Holding. En 1992 fue nombrado Oficial de la Legión de Honor de la República Francesa, con esta motivación: “Un hombre que puede ver a través de las fronteras para entender el mundo” y en 2002 recibió el título de “Honorable” de la Academia de Ciencias del Instituto de Francia.

 

Traducido al español por el Equipo de la SAEEG con expresa autorización del autor. Prohibida su reproducción.

©2022-saeeg®

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.