AVANCE DE LA CIENCIA Y LA INNOVACIÓN EN IRÁN E INMOVILISMO DE LAS COLONIAS OCCIDENTALES

Giancarlo Elia Valori*

Imagen: mostafa_meraji en Pixabay

El gobierno iraní, dado el conocido tema de las sanciones, debe enfrentar la ardua tarea de amortiguar los choques económicos. Tiene previsto establecer mecanismos eficaces para hacer frente a las dificultades a través de los servicios financieros y manufactureros, en particular, ya que la economía iraní se caracteriza por una fuerte presencia estatal en estos sectores.

El gobierno ha intensificado los esfuerzos para vender sus participaciones en grandes empresas nacionales para compensar la caída de los ingresos desde que se reintrodujeron las sanciones en 2018. El proyecto de ley de presupuesto aprobado el 21 de marzo de 2019 preveía $ 2.5 mil millones en ingresos por privatización. Sin embargo, el impulso para la privatización ha encontrado cierta resistencia por parte de las empresas estatales. Hay casos en que las acciones vendidas en los mercados de capitales han sido compradas por organismos semipúblicos, o cuando las acciones se han transferido al sector privado sin la responsabilidad concomitante de la gestión empresarial. Además, los bancos y las empresas semiestatales tienden a ser burocráticos y requieren fuertes garantías de las nuevas empresas que requieren apoyo financiero.

El gobierno ha hecho de esto una prioridad para amortiguar el golpe de las sanciones a sus prósperas industrias basadas en el conocimiento. Por ejemplo, desde 2018, el Fondo Nacional de Innovación ha sido objeto de una importante revisión; Está evolucionando de una institución cuasibancaria a un regulador y facilitador para financiar empresas basadas en el conocimiento, para ayudarlas a superar los obstáculos en los sectores financieros dominantes.

Se alienta al fondo a coordinar sus programas con los de otros fondos de investigación y tecnología y con la red bancaria. El Fondo Nacional de Innovación también está introduciendo nuevos planes de inversión y racionalizando su estructura organizativa y sus procedimientos. Para las organizaciones iraníes, obtener fondos del presupuesto estatal no garantiza que todo se les transfiera realmente. Para 2020, se ha asegurado el 87% de la suma asignada al Fondo Nacional de Innovación. Este fondo ha desempeñado un papel fundamental al proporcionar instalaciones para empresas basadas en el conocimiento, como creación de prototipos, compra a plazos, arrendamiento, capital de trabajo y de riesgo, espacio de oficinas, actividades de pedido anticipado, instalaciones de fabricación industrial, emisión de garantías y programas de actualización.

Una nueva fase de las políticas iraníes está girando hacia la ciencia, la tecnología y la innovación. Hasta entonces, se había hecho hincapié en el desarrollo de la educación superior y en el aumento del número de publicaciones académicas (1990-2000), seguido del apoyo a las tecnologías emergentes (2000-2010). El principal resultado de esta primera generación de tales políticas ha sido el aumento de la productividad académica en tecnologías emergentes, en particular, junto con la creación de los primeros parques científicos y tecnológicos.

La fundación del Consejo de Iniciativa de Nanotecnología (2002) fue un hito de este período. Estos años también vieron la adopción de la Ley de Competencia (2007), seguida por el establecimiento del Consejo de la Competencia en 2009 para servir como el pilar principal de la implementación de la Ley en el mercado. La segunda generación de estas políticas se remonta a 2010, cuando la Vicepresidencia de Ciencia y Tecnología redactó un proyecto de ley que posteriormente fue promulgado por el parlamento como un reglamento sobre el apoyo a las instituciones y empresas basadas en el conocimiento y la comercialización de la innovación y las invenciones (2011).

Este enfoque explícito en la economía del conocimiento fue el primero para Irán. El Fondo Nacional de Innovación fue la expresión práctica de esta medida legislativa. Inicialmente, el objetivo era apoyar a las spin-offs universitarias, pero el proyecto se ha expandido gradualmente para incluir nuevas empresas de base tecnológica y algunas grandes empresas elegibles como CinnaGen o PersisGen, que son de propiedad privada.

La tercera generación de las medidas mencionadas se remonta a 2015, cuando el parlamento dio un nuevo impulso al emprendimiento y la innovación a través de la ley sobre la eliminación de obstáculos a la producción competitiva y el fortalecimiento del sistema financiero. Esta es la ley que dio lugar a los primeros centros de innovación y aceleradoras en 2015. Le siguió la Política de requisitos de contenido local (2016). Introdujo una cláusula que requiere que los acuerdos internacionales y los principales proyectos nacionales “incluyan tecnología y capacitación locales”. Esta cláusula se está aplicando actualmente en proyectos nacionales. Otro hito fue la Ley de Expansión de la Nanotecnología 2025 (2017). Esta ley estableció un plan decenal para la transición de la fase de creación de conocimiento (empuje tecnológico) a la de expansión del mercado a través de la difusión de nanotecnologías en la industria y la sociedad local (demand pull).

En 2019 se destacó el intento de modernizar los procedimientos de contratación pública para aprovechar los mayores niveles de producción local, a través de la Ley de maximización del uso de la capacidad de producción y los servicios locales para satisfacer las necesidades nacionales y consolidar estas capacidades para mejorar las exportaciones.

El poder judicial iraní ha establecido el Consejo Especial para la Solución de Controversias entre Sociedades y Élites. Tiene su sede en el Parque Tecnológico Pardis. Además, se ha creado un segundo consejo para abordar los problemas legales que enfrentan las empresas digitales. Para esta tercera generación de políticas, la Vicepresidencia de Ciencia y Tecnología ha pasado de un enfoque basado en el sistema nacional de innovación, en el que los actores gubernamentales son los puntos focales de la innovación, al desarrollo de un enfoque basado en el ecosistema de innovación, en el que los centros empresariales del conocimiento y las empresas emergentes de base tecnológica reciben apoyo y su capacidad innovadora está vinculada a la reunión de empresas nacionales y de nueva creación de tecnología industrial.

Las políticas de apoyo a lo que se denominan “zonas de innovación” en Irán también se pueden dividir en tres fases.

La primera fase consistió en medidas para fomentar la creación de parques científicos y tecnológicos e incubadoras en los campus universitarios. Para 2018, las universidades albergaban 45 parques científicos y tecnológicos activos y 193 incubadoras. El Parque Tecnológico de Pardis es el más grande. Es el hogar de alrededor de 500 empresas con un total combinado de más de 6.000 empleados. Pardis representa el 10% de los ingresos y exportaciones de los parques científicos y tecnológicos iraníes.

La segunda fase consistió en la creación de espacios dentro de las grandes ciudades donde las start-ups, inversores y otros actores de la innovación pueden reunirse e intercambiar experiencias sobre proyectos. Las fábricas abandonadas han sido renovadas y renombradas “fábricas de innovación” para dar cabida a esta nueva generación de empresarios. Las dos principales fábricas de innovación son Azadi y Highway, fundadas en Teherán en 2017 y 2019 respectivamente, que son filiales de Pardis Technology Park. Las start-ups y factores vinculados a Azadi y Highway tienen derecho a acceder a las instalaciones del Technology Park. de Pardis.

Azadi cubre un área de 18.500 metros cuadrados y emplea a 3.500 graduados y jóvenes empresarios. Las start-ups cubren una amplia gama de campos que incluyen arquitectura y vida urbana, inteligencia artificial, biotecnología, contenido creativo, ciberseguridad, fintech (que son programas informáticos y otras tecnologías utilizadas para apoyar o habilitar servicios bancarios y financieros) y seguros, nanofármacos y turismo.

La Highway Innovation Factory puede acomodar hasta 500 empleados. Se inauguró con 20 nuevas empresas que trabajan en el campo de las tecnologías de la información y la comunicación, los dispositivos médicos, la gestión, el desarrollo de contenido creativo y la agricultura. Hay planes para crear fábricas de innovación adicionales en las grandes ciudades para finales de 2023.

En la tercera fase de la creación de la plataforma de innovación, los centros académicos de las zonas urbanas se transforman en universidades de tercera generación, también conocidas como universidades emprendedoras. El objetivo es cerrar la brecha con las universidades tradicionales y mejorar la posición de las universidades dentro del ecosistema general de innovación. Sharif Innovation Zone es un excelente ejemplo de este enfoque. Para 2017, más de 500 nuevas empresas habían sido fundadas por estudiantes, graduados y profesores de la Universidad Tecnológica de Sharif, según la Plataforma para el Desarrollo del Emprendimiento.

De aquí a la economía digital el paso es corto. Desde 2015, muchas universidades y parques científicos han organizado eventos para ayudar a los graduados a desarrollar habilidades técnicas y transversales. Los fines de semana de inicio, los espectáculos de IDE y los bootcamps se han convertido en eventos comunes, con temas que van desde el emprendimiento rural, la salud, el aire y el agua limpios hasta el transporte, la inteligencia artificial, la cadena de bloques (es decir, un sistema en el que se mantiene un libro mayor de transacciones realizadas en bitcoin u otra criptomoneda en varias computadoras conectadas en una red peer-to-peer) y ciberseguridad.

En 2019, la Vicepresidencia de Ciencia y Tecnología emitió una directiva ejecutiva que aconseja a las universidades apoyar bootcamps en áreas relacionadas con la economía digital. Para 2019-2020, se planean alrededor de 23 bootcamps sobre economía digital para graduados en tecnologías digitales como la inteligencia artificial. La proliferación de estos eventos es una señal positiva del apoyo de los líderes iraníes a las nuevas empresas. Sin embargo, existe el temor de que estos eventos ofrezcan poco apoyo real más allá de los premios y algunos fondos modestos. Tener una red nacional de mentores profesionales en diversas industrias que pudieran interactuar con equipos de puesta en marcha les ayudaría a superar la etapa de gestación.

Se podrían desarrollar módulos de capacitación de capacitadores para guiar a estos mentores. Sa’di, el célebre poeta persa del siglo VII, compara a un erudito sin acción con una abeja sin miel. Tal vez los responsables políticos iraníes en estos sectores tenían esta cita en mente al diseñar herramientas de política para mejorar el impacto de la primera y segunda olas de políticas descritas anteriormente. Por ejemplo, el principal resultado de la primera y segunda ola de estas políticas fue más graduados y publicaciones científicas; Sin embargo, esto por sí solo no ha aumentado significativamente la creación de valor. Aquí es donde entran en juego los instrumentos y programas políticos de la tercera ola. Al enfatizar la construcción de ecosistemas y plataformas, es más probable que produzcan un mayor valor agregado, aunque es un poco pronto para decir en esta etapa.

Estos instrumentos y programas políticos buscan empoderar a las industrias innovadoras y las industrias digitales. Una de ellas es IranLab, una start-up que organiza exposiciones de equipos y materiales avanzados para talleres caseros donde las empresas creativas pueden conocer clientes potenciales. Hasta ahora ha habido seis exposiciones de IranLab; También hay un mercado en línea permanente para clientes interesados.

Otro programa ofrece apoyo al mercado para maquinaria avanzada construida localmente desde 2018, lo que refleja la importancia de este sector para Irán. Hasta ahora, más de 400 empresas se han beneficiado de este programa, lo que ha llevado a la producción de 600 nuevos productos. Otra herramienta de política se centra en ayudar a las empresas basadas en el conocimiento a comercializar sus productos. A las empresas se les ofrecen mecanismos de apoyo financiero, como crédito al comprador, precompra y crédito de creación de prototipos. Dichas medidas podrán combinarse con otros mecanismos reguladores de apoyo a las entidades basadas en el conocimiento, como las exenciones fiscales, los servicios financieros a bajo interés, las exenciones de derechos de aduana y la seguridad social.

Según el Banco Mundial (2020), Irán ocupa el puesto 127 sobre 190 países por su facilidad para hacer negocios, pero el 178 por la creación de empresas: por lo que es necesario facilitar que las empresas digitales hagan negocios.

En 2016 se redactó una directiva ejecutiva para ayudar al creciente número de empresas en línea a superar los obstáculos burocráticos. Esto llevó al establecimiento de la Unión Nacional de Negocios en Línea en 2017, que proporciona a sus miembros licencias comerciales y otras formas de apoyo. Esta unión también ha demostrado ser útil para abordar algunos obstáculos regulatorios y de otro tipo que enfrentan las empresas tradicionales. Por ejemplo, en 2020 un grupo de trabajo parlamentario abordó los desafíos a los que se enfrentan el comercio electrónico y los servicios en línea.

En los últimos cinco años, el ecosistema digital de Irán ha sido testigo de un auge en las plataformas en línea. Por ejemplo, hay aplicaciones de transporte (Tapsi y Snapp), mercados en línea (Digikala, Divar), transmisión de video (Aparat) y una plataforma de distribución basada en aplicaciones (Café Bazaar). Una empresa de transporte es una empresa que, a través de sitios web y aplicaciones móviles, pone en contacto a los pasajeros con los conductores de vehículos de alquiler que, a diferencia de los taxis, no pueden ser llamados y detenidos en la calle.

El Covid-19 ha tenido un impacto positivo para las nuevas empresas iraníes de salud y bienestar en línea. Desde el brote, muchas nuevas aplicaciones de salud se han estado implementando en vallas publicitarias.

El crecimiento de la oferta y la demanda de servicios en línea se correlaciona con el fuerte aumento de la penetración de Internet, especialmente Internet móvil, que alcanzó el 70% en 2020, en comparación con el 40% en 2015. Dos tercios de las conexiones de telefonía móvil ahora tienen acceso a Internet. Otro tipo de programa complementario aplicado más activamente en los últimos años tiene por objeto inculcar conciencia política y perspicacia en los encargados de formular políticas para mejorar la adopción de decisiones en esferas prioritarias de la ciencia y la tecnología. Estos programas incluyen: un programa nacional de previsión tecnológica (2015) para los sectores de la energía, la automoción, la salud y el agua; Encuestas de investigación y desarrollo realizadas cada dos años a partir de 2015 por el Centro de Estadística de Irán para medir el nivel de los sectores gubernamentales y sin fines de lucro; la Encuesta sobre la innovación en Irán (2016), realizada anualmente por la Vicepresidencia de Ciencia y Tecnología; y el Sistema Nacional de Monitoreo de Ciencia y Tecnología, introducido en 2015 por el Consejo Supremo de Ciencia, Investigación y Tecnología.

Por último, unas palabras sobre la mencionada PersisGen. Es una compañía biofarmacéutica que diseña, desarrolla y fabrica biosimilares, vacunas y productos derivados del plasma, lanzada en 2016. También está especializada en medicina regenerativa mediante el uso de células madre. PersisGen tiene un departamento de aceleración que es el primero de su tipo en biotecnología médica en Irán. El acelerador ayuda a los jóvenes investigadores a adquirir habilidades prácticas y a establecer sociedades independientes basadas en el conocimiento. Asesora a los equipos de puesta en marcha, proporcionándoles infraestructura técnica y orientación sobre creación de prototipos, recompra de tecnología e inversión; También firma contratos con start-ups para el desarrollo de productos conjuntos. PersisGen se financia íntegramente a través de capital privado, es decir, una categoría de inversiones financieras a través de las cuales una entidad aporta nuevo capital y, por lo tanto, financia a una empresa objetivo mediante la compra de acciones y/o la suscripción de acciones de nueva emisión mediante la aportación de nuevo capital interno.

Uno de sus principales inversores privados en PersisGen es CinnaGen, pionera en el campo de la biomedicina iraní fundada en 2003. CinnaGen aporta su experiencia de investigación conjunta al Instituto Fraunhofer en Alemania. PersisGen no tiene accionistas extranjeros. Cuenta con el apoyo de la Vicepresidencia de Ciencia y Tecnología. Se espera que los ahorros económicos para Irán al no tener que importar productos médicos gracias al acelerador PersisGen alcancen los $ 400 millones por año para 2025.

Esta previsión no debería verse indebidamente afectada por la reintroducción de sanciones, ya que la mayor parte de la producción prevista se destinará al mercado interior. Y mientras Irán continúa a pesar de las sanciones, en países como Italia y otras colonias, las empresas están bloqueadas por los ridículos turbantes de nuestro hogar.

 

Copresidente del Consejo Asesor Honoris Causa. El Profesor Giancarlo Elia Valori es un eminente economista y empresario italiano. Posee prestigiosas distinciones académicas y órdenes nacionales. Ha dado conferencias sobre asuntos internacionales y economía en las principales universidades del mundo, como la Universidad de Pekín, la Universidad Hebrea de Jerusalén y la Universidad Yeshiva de Nueva York. Actualmente preside el «International World Group», es también presidente honorario de Huawei Italia, asesor económico del gigante chino HNA Group y miembro de la Junta de Ayan-Holding. En 1992 fue nombrado Oficial de la Legión de Honor de la República Francesa, con esta motivación: “Un hombre que puede ver a través de las fronteras para entender el mundo” y en 2002 recibió el título de “Honorable” de la Academia de Ciencias del Instituto de Francia.

 

Traducido al español por el Equipo de la SAEEG con expresa autorización del autor. Prohibida su reproducción. 

©2023-saeeg®

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

33 − = 26