GUÍA DEFINITIVA. ¿CÓMO DETECTAR GLORIOSOS NEOLIBERALES Y ZURDOS KEYNESIANOS?

Gonzalo Chávez (El Deber*)

 Imagen de Gerd Altmann en Pixabay

 Las redes sociales son lo más parecido a un loquero. Con una facilidad enorme se destila veneno y se ametralla con adjetivos de grueso calibre a las personas. En el campo económico, un día uno es un neoliberal vende y compra patria.

A la mañana siguiente es un zurdo y comunista que quiere convertir las iglesias en bares. La ponzoña y vulgaridad es infinita. No sería mala idea instalar aplicativos que detecten ideología. Cuando algún fanático del mercado entra a una red social, se activan fuertes alarmas y, en algunos casos, sueltan fuego para hacer retroceder al Satanás seguidor de Milton Friedman o algún discípulo de Lord Keynes o de un pensamiento heterodoxo en economía.

Edward Amadeo, un economista brasileño, sugiere un método más sencillo que el anterior: cinco preguntas que permiten diferenciar a un neoliberal de un economista heterodoxo.

En este último caso, ciertamente se trata de una definición incompleta para describir a alguien que en la profesión se identifica con Joseph Schumpeter (quien desarrolló importantes teorías sobre el crédito y la innovación tecnológica en el crecimiento), John Maynard Keynes (quien defendió la acción del Estado en los ciclos económicos), Raúl Prebisch (cuya tesis central fue que las distorsiones del comercio exterior exigen la acción del Estado para promover la competitividad de las empresas), y más recientemente con Dani Rodrik (quien sostiene que el desarrollo depende de las instituciones y las políticas públicas). 

Pero veamos las preguntas para dividir a estos dos grupos.

1-¿Qué es lo que limita el crecimiento, la oferta o la demanda? Para un economista neoliberal, las restricciones al crecimiento del producto están dadas por la escasez del ahorro. Si no hay oferta de productos en una economía es porque no existe plata para invertir.

Por lo tanto, se debe atraer ahorro externo, vía préstamos internacionales o inversión extranjera. Un economista heterodoxo invertirá la ecuación y dirá que lo que interesa es el lado de la demanda de bienes. No hay crecimiento porque la gente no tiene recursos para gastar.

Las empresas están paradas, o no se invierte en una economía, porque no hay a quién vender. En estas situaciones, el gobierno debe activar la demanda de productos, bajando la tasa de interés o invirtiendo más (en infraestructura, por ejemplo). Como dice Keynes: “La demanda crea su propia oferta y la inversión genera su propio ahorro”. Este sería el caso de la coyuntura de crisis económica actual.

2-¿Cómo aumentar las inversiones en un país? ¿Con una política industrial o con un mercado de capitales? Para un neoliberal, la forma de atraer inversión es a través del establecimiento de reglas de juego claras, jurídicas y económicas, lo que se conoce en la jerga económica, como “instituciones sostenibles”. El otro mecanismo es el mercado de capitales, que debería canalizar el ahorro hacia la inversión.

La escuela heterodoxa sostiene que el mercado no asigna las inversiones de acuerdo con las necesidades de una economía. Por lo tanto, las políticas públicas son fundamentales, tanto para generar recursos para la inversión como para hacer sostenibles las empresas, todo esto vía sustentación de la demanda. La política pública debe ser complementaria a la acción privada pero no excluirla.

3-¿Expandir las exportaciones con políticas industriales o con la apertura de la economía? La visión neoliberal apuesta a la apertura total del comercio. Es el mercado mundial quien debe decidir lo que un país deberá producir para la exportación y lo que se deberá comprar de afuera. En economías como la nuestra, esto implica vender recursos naturales y comprar productos industrializados.

Para un economista heterodoxo, la política industrial juega un papel central en el estímulo a las exportaciones y en la creación de las condiciones para abrirse a la economía mundial. No hay que abrirse al fósforo, sino que hay que tener una estrategia nacional de atracción de inversiones para mirar hacia el mercado externo.

4-¿Cómo se debe manejar el equilibrio fiscal? Para la escuela neoliberal, mantener déficits públicos es un pecado capital. La política económica debe tener como objetivo prioritario el superávit. Para lograrlo, no se debe escatimar en esfuerzos fiscales y monetarios. Para los heterodoxos, el déficit público debe ser administrable y sostenible. Toleran un déficit, siempre que este sea bajo, y que se lo pueda financiar, especialmente cuando la economía crece vía inversión pública.

5-Para mejorar la redistribución del ingreso, ¿se debe hacer crecer la economía o focalizar los gastos públicos? Un economista neoliberal apuesta a que el crecimiento del producto ayudará a mejorar la distribución del ingreso. Hay que crecer para poder distribuir; para favorecer a los más pobres se debe focalizar los gastos. Los heterodoxos apuestan a las políticas públicas universales, especialmente en países donde la mayoría de la población es pobre. Creen que la mejor política social es el empleo y que se debe apoyar a los sectores productivos sin distorsionar los precios.

Obviamente, la zoología de economistas es mucho más amplia. Están los economistas marxistas, liberales, trotskistas, institucionalistas, y muchas otras hierbas más. Pero con esta pequeña guía espero contribuir a un mejor entendimiento de las escuelas del pensamiento económico y bajar un poco la ignorancia que circula por las redes sociales.

 

* Nota original publicada por El Deber, Santa Cruz de la Sierra, Bolivia, https://eldeber.com.bo/opinion/guia-definitiva-como-detectar-gloriosos-neoliberales-y-zurdos-keynesianos_201138

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *