AFGANISTÁN: LA RETIRADA DE EEUU Y LA OTAN Y LAS PERSPECTIVAS FUTURAS

Giancarlo Elia Valori*

Imagen de chiplanay en Pixabay

El 14 de abril, los Estados Unidos de América anunciaron que retirarían todas sus tropas estacionadas en Afganistán del 1° de mayo al 11 de septiembre de este año. El mismo día, la OTAN también dijo que se coordinaría con las fuerzas armadas de la Casa Blanca para comenzar la retirada.

2021 marca el vigésimo aniversario del estallido de la guerra en Afganistán, un conflicto que en realidad ha continuado desde el 24 de diciembre de 1979, fecha de la invasión soviética de ese desafortunado país.

¿Cuáles son los planes de la OTAN y los Estados Unidos? ¿Cómo cambiará la situación en Afganistán en el futuro?

En cuanto al anuncio por parte de Estados Unidos de la fecha límite para la retirada de las tropas, el presidente afgano Ashraf Ghani dijo que el Gobierno afgano respeta la decisión del Gobierno de los Estados Unidos de retirar sus tropas antes de la fecha acordada.

Según The Associated Press, antes del 1° de mayo había 2.500 soldados estadounidenses en Afganistán, muy por debajo del pico de más de 110.000 en 2011.

Según el sitio web del Financial Times y Deutsche Welle, actualmente unos diez militares de los 36 Estados miembros de la OTAN y otros aliados estadounidenses están estacionados en Afganistán, incluidos hasta 895 soldados italianos, así como 1.300 alemanes, 750 británicos, 619 rumanos, 600 turcos, etc.

La administración anterior del presidente Trump firmó un acuerdo de paz con los talibanes en Afganistán en febrero de 2020, fijando el 1° de mayo de 2021 como fecha límite para el inicio de la retirada de la OTAN de ese país. «The Washington Post” declaró que después de que el actual gobierno estadounidense emitió la declaración de retirada, los talibanes declararon inmediatamente que si Estados Unidos viola el acuerdo de paz y no retira sus tropas en Afganistán, la situación empeorará y una de las partes en el acuerdo asumirá la responsabilidad.

Este año es el vigésimo desde que Estados Unidos comenzó la guerra en Afganistán después de los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001. La guerra en Afganistán es la guerra más larga en el extranjero en los Estados Unidos, en la que murieron más de 2.300 soldados estadounidenses e hiriendo a unas veinte mil personas, a un costo de más de un billón de dólares.

Aunque Estados Unidos y sus aliados han atacado a los talibanes y Al-Qaeda, la situación en Afganistán ha sido turbulenta durante mucho tiempo, con más de cien mil víctimas civiles afganas en los combates.

Según The New York Times, los miembros de ambos lados del Congreso de Estados Unidos tienen opiniones diferentes sobre las consecuencias de la retirada. Para el documento, los republicanos y algunos demócratas creen que la retirada de tropas alentará a la insurgencia talibán, otros creen que es necesario poner fin a esta guerra indefinida.

Pero, ¿cuáles son las consideraciones que se deben hacer sobre la retirada de Estados Unidos y la OTAN de Afganistán?

Es bien sabido que el propósito de Estados Unidos de llevar la guerra a Afganistán era una medida de represalia muy pesada contra Al-Qaeda, que organizó los ataques terroristas del 11 de septiembre, y contra el régimen talibán que protegía la cumbre de ese terrorismo. Aunque Al-Qaeda no ha sido destruida, es difícil para ella crear problemas similares. Estados Unidos ha logrado sus objetivos estratégicos y ya no está involucrado en la estrategia y táctica del Frente Asiático.

Los intereses de la OTAN (tomados como países individuales) en Afganistán son menores que los de Estados Unidos. Como alianza militar con Estados Unidos, el logro de los objetivos estratégicos de Washington significa que también se han logrado los objetivos estratégicos de la OTAN. Así que en lugar de continuar corriendo el riesgo de enfrentarse a los talibanes y Al-Qaeda después de las retiradas militares estadounidenses, la OTAN está más dispuesta a eliminar el “bagaje político” lo antes posible.

Al anunciar los términos de la retirada, la Casa Blanca dijo que la amenaza de organizaciones extremistas como Al-Shabaab e EIIL de Somalia se está extendiendo globalmente, lo que significa que la concentración de fuerzas en Afganistán se vuelve sin sentido, con una expansión constante de su ciclo militar. Pero al mismo tiempo, la Casa Blanca ha dicho que después de la retirada, los mecanismos diplomáticos y antiterroristas se reorganizarán en Afganistán para abordar los desafíos de seguridad. Así que desde la perspectiva estadounidense, actualmente hay una mayor amenaza terrorista que Al-Qaeda y los talibanes.

La perspectiva de avanzar en la estrategia regional indopacífico de manera anti-china también significa que sería contraproducente que Estados Unidos permaneciera en Afganistán. Incluso después de la retirada de las tropas, habrá una situación de inseguridad en Afganistán. Sin embargo, en estas condiciones, los Estados Unidos seguirán encontrando maneras y formas de apoyar al régimen afgano y a las fuerzas armadas del gobierno de Kabul.

The Washington Post también informó de declaraciones de un funcionario del Pentágono que subrayó que Afganistán es un país sin litoral: como resultado, una vez que las fuerzas estadounidenses y de la OTAN se marchen, uno de los mayores desafíos será cómo monitorear y luchar eficazmente contra las organizaciones extremistas y resistir las amenazas a la seguridad de Washington: y a esa distancia será aún más difícil sin frente marítimo.

Según Reuters, la CIA predice que la posibilidad de un nuevo acuerdo de paz entre Estados Unidos y Afganistán es baja y advirtió que a medida que Estados Unidos y sus aliados se retiren, será difícil detener a los talibanes.

Las fuerzas gubernamentales afganas controlan actualmente Kabul y otras ciudades importantes, pero los talibanes están presentes en más de la mitad del territorio y las zonas rurales del país. En el futuro, no se puede descartar la posibilidad de una contraofensiva de los talibanes.

El británico The Guardian comentó que los años de guerra generalmente han hecho que los afganos sientan una fuerte sensación de inseguridad y la retirada de las tropas no traerá mucho consuelo a los lugareños. Según el diario londinense, para Estados Unidos, esta es otra guerra que no se puede ganar.

En opinión de los expertos, hay dos posibilidades extremas en la situación futura en Afganistán. La excelente situación es que el ala menos extrema de los talibanes medite para que, después que Estados Unidos se marche, puedan pasar gradualmente de una organización extremista a una administrativa interna y luego negociar con el gobierno legítimo apoyado por las Naciones Unidas.

Por otro lado, en circunstancias extremadamente desfavorables, las fuerzas gubernamentales afganas sobreestiman su fuerza militar y desearían continuar la guerra contra sus adversarios tradicionales por su cuenta.

Esto significaría volver a la prolongada guerra civil y prolongar la guerra eterna.

 

* Copresidente del Consejo Asesor Honoris Causa. El Profesor Giancarlo Elia Valori es un eminente economista y empresario italiano. Posee prestigiosas distinciones académicas y órdenes nacionales. Ha dado conferencias sobre asuntos internacionales y economía en las principales universidades del mundo, como la Universidad de Pekín, la Universidad Hebrea de Jerusalén y la Universidad Yeshiva de Nueva York. Actualmente preside el «International World Group», es también presidente honorario de Huawei Italia, asesor económico del gigante chino HNA Group y miembro de la Junta de Ayan-Holding. En 1992 fue nombrado Oficial de la Legión de Honor de la República Francesa, con esta motivación: “Un hombre que puede ver a través de las fronteras para entender el mundo” y en 2002 recibió el título de “Honorable” de la Academia de Ciencias del Instituto de Francia.

 

Artículo traducido al español por el Equipo de la SAEEG con expresa autorización del autor. Prohibida su reproducción., 

©2021-saeeg®

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *