CHINA ATERRIZA EN MARTE

Giancarlo Elia Valori*

A las 7:18 a.m. del 15 de mayo de 2021, la misión espacial Tianwen-1 entró en la atmósfera marciana y se estacionó con éxito en el área prevista (Utopía Planitia), mientras que la estación orbital realizó su tarea alrededor del planeta.

La República Popular China es el tercer país en llegar a Marte y el segundo en tener un vehículo de exploración móvil (rover) operando en la superficie del planeta. Los primeros en llegar fueron los soviéticos el 2 de diciembre de 1971 con dos sondas: Marte 2 (27 de noviembre de 1971) que fue destruida por una tormenta de escombros, mientras que Marte 3 logró una comunicación que duró sólo 14,5 segundos y cesó inexplicablemente. Luego fue el turno de los Estados Unidos, cuyo Viking 1 llegó con éxito el 20 de julio de 1976.

La misión espacial Tianwen-1 consta de dos partes: la estación orbital y el módulo de descenso. A la hora programada, la sonda Tianwen-1 completó con éxito la separación entre los dos dispositivos. Tres horas más tarde, el módulo de descenso pasó con éxito a través de la atmósfera marciana y se depositó suavemente en la superficie del planeta rojo. Unos treinta minutos después de la separación, la estación en órbita subió y volvió a circular Marte.

En esta misión de exploración marciana, la estación en órbita no sólo es un vehículo especial interestelar, sino que también es una poderosa estación de retransmisión de comunicaciones que construye un puente entre Marte y la Tierra, y es responsable de explorar la teledetección de la superficie marciana, con el fin de crear un mapeo del planeta.

La estación en órbita lleva dos dispositivos de células solares, una antena de transmisión de datos y dos antenas para la transferencia mutua de información. Cuando la estación en órbita realiza tareas de transmisión de datos, debe dirigir las células solares a nuestra estrella para garantizar una fuente de alimentación continua. Al mismo tiempo, la antena de alta frecuencia es necesaria para trazar la trayectoria entre la Tierra y el módulo para establecer un puente de conexión de datos continuo. De esta manera, la estación en órbita debe establecer simultáneamente un control sincronizado y de alta precisión de los tres objetivos: módulo (entonces rover), Tierra y Sol.

Los diseñadores chinos también han estudiado planes para posibles interrupciones de la conexión, al tiempo que garantizan un control de alta precisión sobre los puntos de antena.

Hay una estrategia de recuperación autónoma, en caso de que se rompa el enlace de comunicación. Si esto sucede, un detector funcionará de forma autónoma y la antena será traída de vuelta a la Tierra restaurando las telecomunicaciones. El proceso se lleva a cabo independientemente de los dispositivos convencionales.

Xi Jinping, secretario general del Comité Central del Partido Comunista de China, Presidente de Estado y Presidente de la Comisión Militar Central, envió un mensaje de felicitación, en nombre del Comité Central del Partido Comunista de China, el Consejo de Estado y la Comisión Militar Central, para extender cálidas felicitaciones y saludos sinceros a todos los científicos que participaron en la primera misión de exploración marciana de China.

Xi Jinping señaló en el mensaje de felicitación que el arribo de Tianwen-1 a Marte dio un paso importante en el viaje de exploración interestelar, pasando del sistema Tierra-Luna al sistema interplanetario, dejando una marca china en Marte: un hito en el desarrollo de la industria aeroespacial del país que desafía y persigue la excelencia al colocar a China en las filas más avanzadas en el campo de la exploración planetaria.

Xi Jinping subrayó la esperanza de seguir trabajando duro, de organizar e implementar cuidadosamente la exploración científica de Marte, de insistir en la autosuficiencia tecnológica, de avanzar en nuevos grandes proyectos espaciales y acelerar la construcción de nuevos vectores, de conquistas que desarrollen la noble causa de resolver los misterios del universo y, en consecuencia, promuevan la paz y el desarrollo de la humanidad.

La primera misión de exploración de Marte por China se estableció en 2016 con el pronóstico de orbitar, aterrizar y viajar por el planeta con un rover.

La misión espacial Tianwen-1 fue lanzada con éxito por el cohete Long March 5 en Wenchang, Hainan el 23 de julio de 2020, y alcanzó la órbita de Marte el 10 de febrero de 2021, catorce días después comenzó a realizar las funciones de satélite artificial del planeta. Ya en la órbita de Marte, comenzó una serie de exploraciones durante tres meses, sentando las bases para un arribo regular.

La Administración Espacial Nacional de China (Guojia Hangtian Ju) ha llevado a cabo la cooperación pertinente del proyecto con la Agencia Espacial Europea, Argentina, Francia, Austria y otras organizaciones espaciales internacionales y nacionales, y contribuirá conjuntamente con otras organizaciones para mejorar la comprensión y el origen de la vida.

China considera que el poder duro es una fuerza económica, científica y tecnológica, y el poder blando está dirigido a la calidad de vida de la población. En comparación con las misiones de exploración lunar, Marte presenta desafíos más técnicos. El rover Mars de Tianwen-1 es el resultado de la innovación independiente de China y utiliza diseños nacionales de sistemas de cohetes portadores.

Por otro lado, con el fortalecimiento de la fortaleza económica y la mejora del nivel de educación, China se ha convertido en el segundo mayor productor de inversiones en investigación y desarrollo, y conocimiento. El equipo de la Academia China de Ciencias responsable de la misión espacial tiene una edad promedio de sólo 33 años, los talentos de la investigación científica son más jóvenes, lo que demuestra que la calidad de la población de próxima generación ha mejorado.

Aunque los proyectos espaciales como la exploración de Marte son caros, son una plataforma donde se concentran gobiernos, empresas, escuelas e institutos de investigación. Los descubrimientos tecnológicos en diversos campos, aunque algunos a veces puramente abstractos (especialmente en los campos de la física matemática y teórica), son capaces de dirigir el desarrollo futuro en cualquier campo, como enseña el profesor Zvi Artstein. Desde la producción de cohetes, las comunicaciones por satélite, los equipos terrestres, el desarrollo informático, todos ellos tienen un enorme potencial de mercado, pero siempre han nacido de meras especulaciones conceptuales.

El proyecto de exploración de Marte incluye inteligencia artificial, producción de materiales, tecnología de comunicación y más. Estas innovaciones pueden aplicarse al desarrollo de industrias destinadas a producir bienes que mejoren la vida cotidiana de cada persona.

Como de costumbre, algunos medios extranjeros creen que la entrada de China en las filas de la exploración de Marte se debe a la intensificación de la competencia por la dominación espacial y, por lo tanto, a aprovechar la oportunidad de convertirse en una superpotencia y fortalecer el potencial militar.

Se ha vuelto a mencionar la “teoría de amenazas chinas”. En pocas palabras: si otros conquistan el espacio, lo hacen sólo por bondad hacia la humanidad y por el bien del mundo, mientras que si China lo hace es únicamente para dominar el planeta. Viejos parámetros ahora rancios y patéticos que recuerdan a las películas de ciencia ficción de los años sesenta que escondían a los muy malos soviéticos bajo los mamparos estancados de despiadados alienígenas horribles incluso para ser vistos.

En respuesta, el Ministerio de Relaciones Exteriores de China dijo que la exploración china de Marte es un proyecto científico abierto, y el gobierno chino está dispuesto a cooperar con otros países en el campo del espacio y el uso pacífico del mismo, promoviendo así la construcción de una comunidad con un futuro compartido para todos los habitantes de la Tierra.

No hay duda de que el avance de la ciencia y la tecnología aeroespaciales ha creado un sentimiento de orgullo y pertenencia entre los ciudadanos y fortalecido la unidad nacional de China. A largo plazo, los investigadores chinos contribuirán con la tecnología y la sabiduría cognitiva, así como para misiones espaciales tripuladas según lo previsto por un proyecto expuesto por el Profesor Wang Xiaojun, Rector de la Academia de Tecnología de Vehículos el 18 de septiembre de 2020.

 

* Copresidente del Consejo Asesor Honoris Causa. El Profesor Giancarlo Elia Valori es un eminente economista y empresario italiano. Posee prestigiosas distinciones académicas y órdenes nacionales. Ha dado conferencias sobre asuntos internacionales y economía en las principales universidades del mundo, como la Universidad de Pekín, la Universidad Hebrea de Jerusalén y la Universidad Yeshiva de Nueva York. Actualmente preside el «International World Group», es también presidente honorario de Huawei Italia, asesor económico del gigante chino HNA Group y miembro de la Junta de Ayan-Holding. En 1992 fue nombrado Oficial de la Legión de Honor de la República Francesa, con esta motivación: “Un hombre que puede ver a través de las fronteras para entender el mundo” y en 2002 recibió el título de “Honorable” de la Academia de Ciencias del Instituto de Francia.

 

Traducido al español por el Equipo de la SAEEG con expresa autorización del autor. Prohibida su reproducción. 

©2021-saeeg®

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *