INTELIGENCIA Y GEOPOLÍTICA POST-AFGANISTÁN

Giancarlos Elia Valori*

La retirada de las tropas ha dejado a Afganistán en el caos y las diversas agencias de inteligencia (incluidas las israelíes y las británicas) evalúan que se están operando juegos geopolíticos; Estados Unidos y Europa están preocupados de que la República Popular China y Rusia “controlen” Afganistán.

Desde que los talibanes conquistaron Kabul, la opinión pública occidental comenzó a afirmar que las relaciones públicas chinas y rusas se beneficiarían del desastroso fracaso de los Estados Unidos.

Ya el día 19, el Alto Representante de la Unión Europea para la Política Exterior y de Seguridad, Joseph Borelli, amenazó: “No podemos permitir que China y Rusia controlen la situación en Afganistán”.

Así como había retirado sus tropas y responsabilidades de Siria, Estados Unidos no se hizo cargo de los intereses europeos en ambas ocasiones, y el problema de los refugiados siempre ha caído en nuestro continente, ya que el país con barras y estrellas se dedica a la construcción de muros mexicanos.

Izvestia de Rusia citó a Andrei Kortunov, director del Consejo Ruso de Asuntos Internacionales, diciendo que si el llamado “control” de Rusia y China trae estabilidad a Afganistán y evita la aparición de refugiados, Europa debería beneficiarse.

Joseph Borelli emitió esa “advertencia” en un discurso ante los eurodiputados. Dijo que los países occidentales retiraron urgentemente a sus diplomáticos después de que los talibanes tomaron el poder, mientras que Rusia y China fortalecerán su presencia en Afganistán en un futuro próximo. No cerrarán las embajadas allí, sino que ampliarán su presencia. Esto cambiará el equilibrio geopolítico. “Debemos trabajar con nuestros aliados, Estados Unidos y el Reino Unido, para intensificar los esfuerzos diplomáticos”.

Tal voz también se puede escuchar en los Estados Unidos. Fox News informó que el congresista republicano Charles Chabert dijo que la retirada de Biden le dará a la RP China un punto de apoyo más fuerte en la región y obstaculizará los intereses de Estados Unidos en el extranjero. “China se beneficiará. Ya lo han hecho. Esto es una tragedia y la pagaremos durante varios años, décadas”.

El semanario alemán “Focus” informó que Estados Unidos y la UE no están dispuestos a renunciar a su influencia geopolítica en la región. Después de consultar con los ministros de Relaciones Exteriores de los Estados miembros, Joseph Borelli dijo que la UE está dispuesta a dialogar con los talibanes. Estados Unidos no solo está preocupado por los juegos políticos, sino también por las “pérdidas” reales.

Según Reuters, la administración Biden está considerando destruir los depósitos de guerra de Estados Unidos con ataques aéreos por temor a que sus armas dejadas en Afganistán sean utilizadas por los talibanes o grupos militantes para atacar a los propios Estados Unidos, o sean entregadas a “adversarios” como la RP China y Rusia.

“La declaración de Borell es sorprendente”, dijo Novosti. Informó que el viceministro de Relaciones Exteriores de Rusia, Aleksandr Grushko, dijo que aunque el ejército estadounidense se ha retirado de Afganistán, Occidente todavía considera a este país como un objetivo político. Y en el juego de suma cero, los propios afganos son considerados los últimos en el ranking. Leonid Slutsky, presidente del Comité de Asuntos Internacionales de la Duma Estatal rusa, refutó que cualquier afirmación de que “China y Rusia dividen a Afganistán” es un intento de desviar la atención del fracaso de la política occidental en Afganistán. “Lo que la UE nunca debería hacer es continuar perdonando el comportamiento arriesgado y egoísta de los Estados Unidos”.

El South China Morning Post de Hong Kong informó que el Consejero de Estado y Ministro de Relaciones Exteriores de China, Wang Yi, advirtió en una conversación telefónica con el Primer Secretario de Estado y Secretario de Estado de Relaciones Exteriores, Dominic Raab, que Afganistán no debería usarse como una arena geopolítica.

Los rusos también comentaron “que en los últimos veinte años Estados Unidos y Europa han gastado miles de millones de dólares en Afganistán. Este dinero podría haber convertido completamente a este país en un jardín, pero en cambio se ha convertido en un infierno. Es hora de que los países occidentales acepten la realidad de que la situación en Afganistán se ha convertido en un símbolo del colapso de la ideología occidental de exportar la democracia por la fuerza de las bombas”.

Estados Unidos y la UE están preocupados por China: pero ¿qué piensan los talibanes?

Reuters informó que el portavoz talibán Sohail Shahin dijo en una entrevista que la RP China ha desempeñado un papel constructivo en la promoción de la paz y la reconciliación en Afganistán, y Afganistán da la bienvenida a la contribución de la RP China a la reconstrucción de Afganistán.

¿Y los aliados? Boris Johnson esperó 36 horas antes de hablar con Biden. Según un asesor principal en asuntos europeos del Instituto Internacional de Estudios Estratégicos de Londres, es dudoso que Biden tenga el coraje de responder a la prueba de los rusos o los chinos, porque ahora la credibilidad de los Estados Unidos está en cero.

Esta desconfianza es particularmente grave entre Estados Unidos y sus aliados europeos. Varios funcionarios y diplomáticos europeos dijeron a CNN que estaban conmocionados por los comentarios de Biden. Biden dijo que el único interés de la Casa Blanca en Afganistán era eliminar a los terroristas que atacaron a Estados Unidos y evitar nuevas amenazas al territorio estadounidense. Pero ahora Europa está preocupada por las consecuencias humanitarias y políticas de la afluencia masiva de refugiados. Como dijo un funcionario de la UE: “Cuando Estados Unidos cambió su posición sobre Siria, desencadenó una crisis en Europa, no en su propio país”. Y así fue con Afganistán. Estados Unidos se ha roto, y Europa se lleva los pedazos, como de costumbre.

El Daily Telegraph británico escribió que en un momento crítico, Biden ignoró las llamadas telefónicas del primer ministro británico durante 36 horas, causando un alboroto en la opinión pública.

El informe afirma que a las 10 p.m. del día siguiente Kabul fue conquistada por los talibanes, el primer ministro británico intentó ponerse en contacto con Biden por teléfono, pero no habló hasta 36 horas después. Después de responder a la llamada, Johnson instó a Biden a no renunciar a la intervención en Afganistán, obviamente en respuesta a la afirmación de Biden de que la misión de Estados Unidos en Afganistán no estaba construyendo una nación.

La cadena de noticias políticas de Estados Unidos dijo que un ex primer ministro conservador del Reino Unido describió esta situación como “inimaginable” en administraciones anteriores, incluida la de Trump. Un diplomático británico cree que Biden no es tan indiferente al Reino Unido; es mejor decir que Biden está tratando de minimizar todo y evitar llamar a líderes extranjeros. Aparte de Johnson, el único líder extranjero con el que Biden ha hablado desde el domingo pasado es la canciller alemana, Angela Merkel.

La revista estadounidense “Foreign Affairs” comentó que la crisis afgana no solo reveló el grave malentendido de Washington sobre la situación en Afganistán, sino que, lo que es más inquietante, llevó a los funcionarios europeos actuales y anteriores y al público a preguntarse si los gobiernos europeos y otros aliados estadounidenses pueden confiar en cualquier gobierno estadounidense, ya sea la administración Biden o el futuro gobierno republicano.

Miles de personas esperaban ansiosas frente a la puerta del Aeropuerto Internacional de Kabul, mientras que afganos con documentos de viaje acampaban fuera de los puestos de control talibanes y alambre de púas.

The New York Times” describió irónicamente la escena de que el comandante militar estadounidense está negociando todos los días con el personal talibán para garantizar que las personas desplazadas puedan llegar al aeropuerto. Un funcionario afgano dijo a The Associated Press que según el negociador jefe de los ganadores, Serajuddin Haqqani, los talibanes han llegado a un acuerdo con Estados Unidos y no tienen la intención de tomar ninguna decisión sobre el nuevo gobierno antes de la retirada total de las tropas estadounidenses.

La administración Biden ha sido cuestionada no solo por la caótica retirada. El “Wall Street Journal” reveló que más de 20 diplomáticos estadounidenses en Afganistán habían enviado un telegrama interno al secretario de Estado Tony Blinken el mes pasado, advirtiendo que Kabul se arriesgaba a caer entre los talibanes poco después de la fecha límite para la retirada de las tropas estadounidenses. Este telegrama clasificado proporciona la evidencia más clara hasta la fecha, indicando que la administración Biden recibió una advertencia por adelantado de que el ejército afgano podría no ser capaz de detener la ofensiva talibán.

CNN comentó que la Casa Blanca enfrentaba su mayor crisis desde que Biden asumió el cargo. Una asistente de la presidente de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, dijo que había pedido a la Casa Blanca que celebrara varias sesiones informativas sobre Afganistán, incluida una sesión informativa pública en video para todos los miembros de la Cámara de Representantes y al día siguiente una cara a cara a puerta cerrada. Esto se debe a que Estados Unidos no había comenzado a evacuar a los afganos que ayudaron a Estados Unidos durante el período en cuestión, lo que se convirtió en el tema de extrema preocupación para los miembros del Congreso.

El británico “The Economist” publicó un editorial en el que afirmaba que la desastrosa derrota en Afganistán fue un golpe al status de los Estados Unidos. Por lo tanto, no es de extrañar que Washington no haya logrado convertir a Afganistán en una democracia, cuando no ayudó ni siquiera a los pequeños afganos que habían estado a la altura de la “misión” de Estados Unidos. Construir un Estado a imagen y semejanza es difícil y casi nadie imaginó desde el principio que Afganistán se convertiría en Suiza, por las razones que he informado en algunos de mis discursos anteriores.

Pero Biden, que recientemente se quedó dormido mientras el primer ministro israelí Naftali Bennett hablaba con él cara a cara, debería haberse retirado de ese país de manera responsable y ordenada, además de que ni siquiera mostró ninguna preocupación por los intereses tanto del pueblo afgano como de aquellos ciudadanos que creían en el Gran País.

 

* Copresidente del Consejo Asesor Honoris Causa. El Profesor Giancarlo Elia Valori es un eminente economista y empresario italiano. Posee prestigiosas distinciones académicas y órdenes nacionales. Ha dado conferencias sobre asuntos internacionales y economía en las principales universidades del mundo, como la Universidad de Pekín, la Universidad Hebrea de Jerusalén y la Universidad Yeshiva de Nueva York. Actualmente preside el «International World Group», es también presidente honorario de Huawei Italia, asesor económico del gigante chino HNA Group y miembro de la Junta de Ayan-Holding. En 1992 fue nombrado Oficial de la Legión de Honor de la República Francesa, con esta motivación: “Un hombre que puede ver a través de las fronteras para entender el mundo” y en 2002 recibió el título de “Honorable” de la Academia de Ciencias del Instituto de Francia.

 

Traducido al español por el Equipo de la SAEEG con expresa autorización del autor. Prohibida su reproducción. 

©2021-saeeg®

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.