12 DE OCTUBRE

Juan José Santander*

¡Hipócritas y mercachifles! Donde está tu tesoro, ahí está tu corazón. Estas invectivas e ideas que nos convocan desde el Evangelio se aplican desgraciadamente hoy a tantas actitudes… Y, peor aún, a afirmaciones que sus actores proclaman como incontestables e inapelables.

No hablo como creyente, que bien podría hacerlo, ya que más allá de las respectivas creencias, todas las confesiones comulgan con esos principios. Un fondo de ética común quizá impulsado por las neuronas espejo podría considerarse el origen de este acervo universal en el espacio y en el tiempo de los hombres.

Hipócritas y mercachifles comparten a su vez la trampa y el engaño como instrumentos para hacer progresar los intereses que persiguen.

Y está claro que quien tiene su tesoro arraigado en esos intereses hará que su corazón proclame aquello que los favorece y beneficia.

Colón, en aquella fecha de 1492, no tiene duda al ver en la costa a los primeros indios —que no se llaman así por la India que por entonces no existía sino por la raíz que implica que son de ahí y que comparte con ende— que son seres humanos, al punto que los compara con los canarios, últimos en su mirada en el viejo mundo al emprender su primer viaje: ‘ni negros ni blancos, sino de la color de los canarios’, registra en su diario. No le hizo falta el Papa.

Ese día se produce un vuelco en la historia que conocemos. Si fenicios o vikingos u otros llegaron antes, esa llegada no tuvo consecuencias. La primera globalización registrada se inicia ahí y entonces.

Hipócritas y mercachifles, entonces como ahora, hacen valer sus argumentos para denostarlo y denigrar —palabra discriminatoria, como la expresión ‘leyenda negra’, si las hubo, soslayando la ‘opus nigrum’ tan valorada por los alquimistas, que quizá sabían más—

La epopeya que a partir de ese momento se despliega y cuyos herederos somos, singularmente nosotros hispanoamericanos, indoamericanos, iberoamericanos, latinoamericanos o como quiera que aspiremos a considerarnos o reconocernos.

La estupidez de invocar la cultura heredada —y que, ésa sí, es ‘patrimonio inmaterial, y material, de la humanidad— para utilizar sus categorías —todas del mismo origen referido— en la deconstrucción —término que asimila el pensamiento a los lego— de hechos históricos cuya irremediable consecuencia somos y vivimos, como querría en su vespertino aletear el búho de Minerva al que Hegel alude.

Esa realidad está ahí, y todas las hipocresías, regateos y trueques que empleemos para distorsionarla según la conveniencia de nuestras inanes imaginaciones no la afectan.

No se trata de LA VERDAD sino de la irrevocabilidad de los hechos.

Sin olvidar, volviendo al Evangelio, que el pecado inicial de Lucifer fue la soberbia.

Y que la ignorancia no exime.

Doy gracias al amigo de los Reyes, que afortunadamente también lo es mío, que fiel a su índole de provocador intelectual serial, me ha dado la ocasión para esta rendición de cuentas con la Historia.

 

* Diplomático retirado. Fue Encargado de Negocios de la Embajada de la República Argentina en Marruecos (1998 a 2006). Ex funcionario diplomático en diversos países árabes. Condecorado con el Wissam Alauita de la Orden del Comendador, por el ministro marroquí de Asuntos Exteriores, M. Benaissa en noviembre de 2006). Miembro del CEID y de la SAEEG. 

©2021-saeeg®

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *