TRIBUTO A QUIENES OFRENDARON SU VIDA A LA PATRIA*

Marcelo Javier de los Reyes**

Homenaje ante los Monumentos del Libertador General San Martín en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y en Mar del Plata. Agradecemos a Victoria Villamayor y a José D`Angelo, autor de los libros «Mentirás tus muertos» y “La estafa con los desaparecidos. Mentiras y millones”, por su acompañamiento en este acto y su participación activa. Asimismo agradecemos a los VGM que coordinaron el homenaje en la ciudad de Mar del Plata y a todos los que nos acompañaron en ambas ciudades.

No cabe duda que para quienes decidimos voluntariamente reunirnos aquí en esta plaza, en esta noche de agosto, es un enorme sacrificio para hombres citadinos y acostumbrados a las comodidades del siglo XXI. Pero si estamos aquí y en este suelo al que llamamos República Argentina es gracias a los inconmensurables sacrificios que hicieron nuestros Padres Fundadores de la Patria.

Dos, son para mí, los que merecen el honor de ser llamados así. Uno, un intelectual, hijo de un comerciante genovés radicado en Buenos Aires, obligado por las circunstancias a asumir las misiones militares que se le impusieron en su época y que, a la llegada del otro a Buenos Aires, en 1812, ya había combatido para expulsar a los invasores británicos que ocuparon esta ciudad y en ese momento se encontraba luchando por la emancipación del país, obteniendo victorias en las batallas de Tucumán y de Salta. Como he sido Patricio —en realidad me sigo sintiendo Patricio— y este Padre de la Patria fue sargento mayor y luego jefe del Regimiento de Infantería I «Patricios», mi aprecio por él se multiplica.

El otro, un militar profesional nacido en Corrientes, de sangre española, que vino a coronar el proceso emancipador. Me refiero a Manuel Belgrano y a José de San Martín.

Ambos estuvieron en España, uno estudiando, obteniendo el primero el título de bachiller (1789) y luego de abogado (1792) y el otro, un militar de gran formación intelectual que luchó al servicio de la corona española en África, en Orán (1791) y en Melilla, con tan solo 13 años. ¡Y hoy nos hablan de los «chicos de la guerra»!

Participó también en las guerras del Rosellón (1793) contra la Francia revolucionaria y la guerra de las Naranjas (1801), que enfrentó a Portugal contra Francia y España, pero su mayor reconocimiento lo obtuvo en la Guerra de Independencia española (1808-1814), durante la invasión de las tropas francesas de Napoleón, y cuyo mayor protagonismo lo obtuvo en la batalla de Bailén, en 1808, la que lo llevó a ser ascendido a teniente coronel de Caballería.

La invasión de Napoleón a España también influyó en la vida de Belgrano, ya que este hecho llevó a la Revolución de Mayo.

Ambos, Belgrano y San Martín, son modelos de honestidad y de renunciamiento, ejemplos que lamentablemente no encontramos en nuestra actual dirigencia.

Ambos, descansan en predios que pertenecen a la Iglesia: Belgrano en la iglesia de Santo Domingo, a escasos metros de la que fue su casa, y San Martín en la Catedral Metropolitana.

Como los argentinos tenemos esa «propensión» por la muerte, conmemoramos las fechas de los fallecimientos de nuestros próceres en lugar del día en que sus madres dieron a luz. Y lo del «dar a luz» proviene del vocablo latino parĕre, cuyo significado es precisamente ese, pero también tiene otra gran importancia en la vida de esta República que, si por ellos hubiera sido, sería un «Reino». Ese otro significado, esa relevancia para nosotros está en que ellos dieron a luz nuestra Patria, iluminaron no solo el camino que debía tomar sino también que iluminaron con sus ideas y su ejemplo a quienes los rodearon y los siguieron.

¡Cuánta de esa luz necesita hoy nuestra Bendita Argentina!

Sí, la Argentina precisa una dirigencia que sea como nuestra Santa Madre: bendita y sin máculas.

Estamos aquí hoy rindiendo homenaje  al General José de San Martín, Libertador de Argentina, Chile y Perú, al que proclamó libre el 28 de julio de 1821.

Su monumento fue establecido en esta plaza que lleva su nombre pero en la que también, a pocos metros, se asienta el monumento que recuerda los sacrificios de 649 argentinos que, al igual que Belgrano, tuvieron que enfrentar al invasor británico.

Estamos aquí también rindiendo homenaje a nuestros caídos en el Conflicto del Atlántico Sur y a nuestros Veteranos de Guerra, quienes son los que verdaderamente mantienen encendida la Llama de la Argentinidad, en momentos en que enfrentamos una vergonzosa campaña de «desmalvinización» llevada a cabo por numerosos Traidores a la Patria, en la que el Jefe del Ejército Argentino, cumpliendo con las imposiciones de los políticos que siguen la “Agenda 2030” con sus cuestiones de género, expresa en un discurso “soldados y soldadas”.

¡HONOR Y GLORIA PARA NUESTROS VETERANOS DE LA GUERRA DE MALVINAS!

Como en la época de nuestros Padres Fundadores, la Patria se encuentra en un proceso de gran incertidumbre y de anarquía, en buena medida por las ambiciones desmedidas de «aprendices de caudillos», incapaces jamás de erigirse como «líderes», porque el liderazgo es la capacidad que tiene una persona de influir, motivar, organizar y llevar a cabo acciones para lograr fines y objetivos pero eso requiere que tenga valores, algo de lo que esta dirigencia carece.

Por el contrario, son los responsables de haber sumido al pueblo y a la Patria, rica en recursos naturales y en ciudadanos capaces y creativos, en una inmerecida pobreza.

Tenemos que torcer este rumbo. Cabe aquí recordar al general Manuel Savio —a quien le debemos la creación de la Escuela Superior Técnica, hoy Facultad de Ingeniería del Ejército, y fundador de la industria siderúrgica nacional—, con una frase que debería llevarnos a la reflexión:

Tengamos todos presente que los grandes hechos, así como la grandeza de los pueblos, no fueron nunca consecuencia de milagros; fueron siempre, obras de perseverancia, de moral, de seriedad, de estudio, de trabajo, también de sacrificio.

Las circunstancias a que nos han llevado nos han postrado como sociedad; el desasosiego nos invade y nos paraliza pero debemos romper con esta parálisis y recordar al gran Ortega y Gasset cuando vino a nuestro país y nos dijo: «¡Argentinos a las cosas, a las cosas!».

Una buena parte de la ciudadanía desconoce o no asume los graves peligros que acechan a nuestra Nación. Y como dijo el general Savio, no hay milagros, sino perseverar en la moral, obrar con seriedad, estudiar y trabajar; «trabajar», un verbo que también implica «dignidad». Pero Savio también aludió al sacrificio. Los argentinos tenemos que dejar de lado las diferencias y comenzar a trabajar sobre las coincidencias, tenemos que emprender el peregrinaje, emprender el camino hacia la Tierra Prometida, que no es otra que la Patria misma. Peregrinar es alejarse —tomar distancia del punto en el que estamos—, es caminar, ponerse en marcha, en silencio —es decir, dejando de lado la confrontación sin sentido para pasar al intercambio de ideas— y de esa peregrinación participan hombres y mujeres de diferentes estratos sociales, de diferentes culturas, de diferentes confesiones pero que tienen un objetivo en común: llegar a la Patria que tanto amamos.

Este encuentro es una convocatoria para iniciar este peregrinar hacia la Patria, iluminados por nuestros Padres Fundadores y por nuestros Veteranos de Guerra.

Para finalizar este homenaje al General José de San Martín, recordemos su célebre frase:

Cuando la Patria está en peligro todo está permitido, excepto no defenderla.

¡VIVA LA PATRIA!!!

 

* Palabras pronunciadas en el Homenaje al Libertador General José de San Martín en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, en la noche del 16 de agosto de 2022, organizado por Encuentro de Patriotas.

* Licenciado en Historia (UBA). Doctor en Relaciones Internacionales (AIU, Estados Unidos). Director ejecutivo de la Sociedad Argentina de Estudios Estratégicos y Globales (SAEEG). Profesor de Inteligencia de la Maestría en Inteligencia Estratégica Nacional de la Universidad Nacional de La Plata.

Autor del libro “Inteligencia y Relaciones Internacionales. Un vínculo antiguo y su revalorización actual para la toma de decisiones”, Buenos Aires: Editorial Almaluz, 2019.

Embajador Académico de la Fundación Internacionalista de Bolivia (FIB).

Investigador Senior del IGADI, Instituto Galego de Análise e Documentación Internacional, Pontevedra, España.

©2022-saeeg®

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.