INTELIGENCIA ARTIFICIAL Y CUESTIONES MORALES. MITOS Y RELIGIONES: PELIGROS Y REALIDADES

Giancarlo Elia Valori*

Imagen de DrSJS en Pixabay 

¿Está la humanidad realmente al borde de un futuro emocionante, pero potencialmente aterrador?

Algunos académicos piensan que este es el caso, dicen, pero basan su predicción no en lo que está sucediendo actualmente en las universidades y laboratorios de robótica de todo el mundo, sino en su creencia de que ya se ha producido una revolución robótica.

Las religiones y los mitos antiguos hablaban de muchas entidades construidas artificialmente. A menudo se los representa como instrumentos de protección, pero a veces sucede que se rebelan contra quienes los crearon con consecuencias desastrosas.

El rabino estadounidense Ariel Bar Tzadok, fundador de la Escuela de la Torá Kosher, declaró: «Hay una leyenda que ha existido desde el principio de los tiempos. Me refiero al Golem. Es una fuente de vida artificial a partir de material inanimado que luego cobra vida. El Golem fue creado por medio de una tecnología antigua conocida por los magos del Faraón, Moisés, los rabinos del Talmud y los rabinos de la Cábala en Europa».

Todos dieron vida al Golem a través de la magia escribiendo el nombre de Dios en la frente de la criatura. Así el Golem cobró vida y fue un valiente guerrero y defensor del Pueblo. El Golem fue útil hasta que comenzó a perder el control y se volvió loco. En ese momento, quienes lo habían traído a la vida se vieron obligados a recurrir nuevamente a la magia para hacerlo inofensivo. Esta es una historia muy interesante que nos hace pensar en robots e inteligencia artificial.

Otro ejemplo aún más aleccionador proviene de las antiguas leyendas griegas sobre el dios Hefesto: conocido como el herrero de los dioses, se dice que forjó un autómata gigante, un robot llamado Talus, con la tarea de proteger la isla de Creta. Hefesto también creó sirvientes artificiales para ayudarlo en su forja. Sin embargo, su creación más importante fue una mujer que, según la leyenda, cambió el destino de la humanidad para siempre, a saber, Pandora. Fue forjada en arcilla por Hefesto quien, con la ayuda de la diosa Atenea, logró animarla a través del aliento de vida, convirtiéndola así en un ser vivo por derecho propio. Zeus, sin embargo, se sintió perturbado por ese ser creado artificialmente y esa fue la razón por la que decidió regalarle una ánfora. Tan pronto como Pandora la abrió, todos los males del mundo se fueron volando.

El mito de Pandora cobra cada vez más importancia entre los diseñadores de inteligencia artificial. Algunos temen que una entidad dotada de inteligencia artificial se haga cargo y se convierta en una amenaza. Este miedo también lo comparten Elon Musk y Stephen Hawking.

Aunque el concepto de una máquina dotada de conciencia humana pueda hacernos estremecer, en muchas religiones orientales el juicio cambia radicalmente. En el chamanismo coreano, una antigua religión que todavía practican muchas personas en la actualidad, los objetos pueden ser poseídos por espíritus sagrados imbuidos de una energía que los humanos no tienen. De forma similar, quienes practican la religión japonesa conocida como sintoísmo creen que espíritus de otro mundo llamados Kami (objetos de culto) prácticamente pueden vivir dentro de cualquier objeto y darle vida.

La sacerdotisa sintoísta Izumi Hasegawa sostuvo: «Los japoneses antiguos, así como los modernos, creen que hay un espíritu en todo: incluso un teléfono inteligente o un iPhone tiene una fuerza vital como una computadora. Creemos en la inteligencia artificial de una máquina. Nos sentimos así y nos gusta. En este aspecto somos profundamente diferentes de los occidentales para quienes una máquina es una máquina».

Heather Roff, de la Universidad de Cambridge, afirmó: «La frase – Oye, Siri, ¿qué tiempo hará hoy? – es un ejemplo de inteligencia artificial, es decir, un algoritmo que procesa el lenguaje natural, lo convierte en un código informático que busca en la web y proporciona los datos. Ha sido complicado poder procesar el lenguaje humano. De hecho, este objetivo se ha logrado hace solo unos años, pero con muy buenos resultados que también se han alcanzado en el campo del reconocimiento facial y de voz. codificación de señales».

Si creamos un ente que se comporte como nosotros y que tenga sus propias capacidades perceptivas y conocimiento personal del mundo, creemos que debe ser considerado un ente inteligente, consciente y responsable.

De alguna manera, nuestra sociedad está en proceso de transformación: las computadoras acompañan nuestra vida diaria y la tecnología está destinada a expandirse cada vez más. La inteligencia artificial que forma parte de ella está configurada para transformar el tejido mismo de nuestra sociedad. Es cierto que deberíamos hacer una pausa para reflexionar sobre el tipo de inteligencia que estamos creando. Lo que sí sabemos es que estamos empezando a ceder el control de algunas cosas a las máquinas sin haber entendido cuáles son las consecuencias. Al diseñar máquinas cada vez más inteligentes, los humanos podrían crear una nueva forma de vida que, con el tiempo, evolucionará mucho más allá del propósito que ahora nos es útil y eventualmente nos reemplazará.

Universidad de Princeton, 1950. El científico informático pionero Alan Turing estaba desarrollando una prueba diseñada para distinguir al hombre de la máquina. La prueba consistía en colocar a dos sujetos opuestos frente a una pantalla sin posibilidad de verse. Como los dos jugadores no podían verse, no sabían si eran seres humanos o no. Si el jugador artificial lograba imitar una conversación el tiempo suficiente para que el oponente creyera que estaba interactuando con un humano de carne y hueso, ese jugador había pasado la prueba.

Cuando Alan Turing propuso por primera vez la prueba en 1950, los peces gordos esnobs habituales, que nunca fallan, inicialmente la consideraron algo a medio camino entre una broma nerd y una especulación filosófica. La idea de que una máquina pudiera ser confundida con un ser humano era impensable. Pero en junio de 2014, la ciencia ficción futurista se convirtió en un hecho científico cuando un programa de computadora, Chatbot, pasó la prueba de Turing.

Diseñado para parecerse a un niño ucraniano de 13 años en todos los sentidos, el chatterbot («charlatán») llamado Eugene Goostman logró convencer a muchos jueces de que era un adolescente de la vida real. La máquina que pasó la prueba de Turing en 2014 se había puesto en los zapatos de un niño ucraniano de 13 años. Probablemente el hecho de expresarse en un idioma que no era el suyo le permitió salirse con la suya a pesar de sus errores. En cualquier caso, las máquinas imitan cada vez mejor a los humanos y es complicado detectar las diferencias.

Otro increíble avance en inteligencia artificial ocurrió menos de dos años después, cuando un programa conocido como AlphaGo derrotó al campeón mundial de un antiguo juego de mesa chino llamado Go. Go es un juego de mesa de estrategia abstracta popular en Asia y aparentemente mucho más complicado que el ajedrez. Muchos expertos en inteligencia artificial estaban convencidos de que desarrollar un sistema capaz de vencer a un ser humano en ese juego llevaría otros 30-50 años, ya que requería un altísimo nivel de intuición y creatividad. La versión posterior del programa, llamada AlphaGo Zero, fue diseñada para jugar sin la ayuda de información sobre otros juegos humanos, ni interactuando con jugadores de carne y hueso. El programa aprendió jugando contra sí mismo y, en tres días, pudo derrotar a su predecesor AlphaGo 100-0.

Los éxitos de AlphaGo Zero y el arduo trabajo de los investigadores sobre el tema de la superinteligencia también han convencido a los ya mencionados Stephen Hawking y Elon Musk para advertir al mundo del peligro de que una vez que la Inteligencia Artificial se vuelva más inteligente que los humanos, será imposible controlarla.

La humanidad avanza rápidamente hacia un mundo donde las computadoras funcionan más o menos como el cerebro humano, y donde los robots pueden realizar tareas que son demasiado difíciles o peligrosas para nosotros los humanos. ¿Nos espera un futuro extraordinario o solo avanzamos hacia nuestro reemplazo?

La mano invisible de la tecnología está guiando a la humanidad hacia un futuro incierto: un futuro en el que los humanos serán atendidos por computadoras y robots con inteligencia y completa autonomía. Algunos académicos y científicos tienen puntos de vista diferentes al respecto. Para algunos de ellos, los peligros de la inteligencia artificial superan los beneficios, mientras que otros argumentan que es necesaria si queremos cumplir nuestro destino e ir más allá de las fronteras de la Tierra para explorar y buscar materias primas que se están agotando en la Tierra.

Menlo Park, California, 16 de junio de 2017: laboratorio de investigación de inteligencia artificial de Facebook. Se estaba realizando una prueba para ver qué sucedía cuando dos Chatbots, programas que utilizan el aprendizaje automático para comunicarse de manera inteligente con humanos en línea, se comunican entre sí. Unos minutos después de la prueba, los Chatbots comenzaron a comportarse de manera inesperada, interactuando de una manera que los programadores no podían entender.

Los programadores no entendieron cómo se desarrollaron las cosas. Luego, gracias al desarrollo de un modelo, se pudo saber de qué se trataba: los dos Chatbots habían creado un lenguaje. Tras la prueba, los ingenieros descubrieron que los programas habían creado un lenguaje completamente nuevo, desconocido para los supervisores, para poder comunicarse en secreto. Esto se debió a que los investigadores de Facebook no les habían dicho a las computadoras que los dos Chatbots no podían desarrollar su propio lenguaje. Sin embargo, eso alarmó a todos y la prueba se detuvo porque no querían que las computadoras hablaran entre sí sin ser entendidas. Luego se les dijo a las computadoras que tenían que comunicarse en inglés.

Hay que admitir que lo que pasó es increíble. Básicamente, si dos computadoras con inteligencia artificial comienzan a interactuar entre sí, es posible que desarrollen un código de comunicación, es decir, un lenguaje secreto que solo ellos pueden entender. Lo que pasó es solo la punta del iceberg. Es como mirar dentro de la caja de Pandora y volver a cerrarla inmediatamente después. Si solo dos Chatbots son suficientes para burlarse de los humanos, ¿qué sucederá en el futuro cercano, ya que el mismo tipo de tecnología se aplica a todos los demás sectores de la sociedad? (2. continuación)

 

* Copresidente del Consejo Asesor Honoris Causa. El Profesor Giancarlo Elia Valori es un eminente economista y empresario italiano. Posee prestigiosas distinciones académicas y órdenes nacionales. Ha dado conferencias sobre asuntos internacionales y economía en las principales universidades del mundo, como la Universidad de Pekín, la Universidad Hebrea de Jerusalén y la Universidad Yeshiva de Nueva York. Actualmente preside el «International World Group», es también presidente honorario de Huawei Italia, asesor económico del gigante chino HNA Group y miembro de la Junta de Ayan-Holding. En 1992 fue nombrado Oficial de la Legión de Honor de la República Francesa, con esta motivación: “Un hombre que puede ver a través de las fronteras para entender el mundo” y en 2002 recibió el título de “Honorable” de la Academia de Ciencias del Instituto de Francia.

 

Traducido al español por el Equipo de la SAEEG con expresa autorización del autor. Prohibida su reproducción.

©2022-saeeg®

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.