¿POR QUÉ PROTEGER LAS FRONTERAS?

Revista GNA*

En una de las fotos se muestra la frontera colapsada de Serbia-Hungría y en la otra, una insólitamente normal, donde apenas se observan unas marcas en el suelo que indican la frontera entre Holanda y Bélgica, lo que evidencia un elevado nivel cultural que produce envidia. Pero si no toman medidas, en 30 años algunas naciones podrían alcanzar una población extranjera similar a la de la nación que los ha cobijado.

Un ejemplo de la absorción de una cultura por otra es la ciudad francesa Marsella, ya que parece una ciudad de cualquier país árabe del África del norte. El gobierno de Holanda ha tomado serias medidas regulatorias para impedir la inmigración de países musulmanes. En la nueva legislación, los islamitas deberán obligatoriamente aprender el idioma holandés para poder ser residentes en su territorio. Esta medida ha sido posible aplicarse, ante el peligro inminente que la sociedad holandesa esté a punto de disgregarse en términos de identidad.

Es por eso, que el Gobierno ha desistido del modelo de la “sociedad multicultural”, tal como venía propiciando hasta el presente y que resultó un fracaso. Como los musulmanes se niegan a integrarse a la sociedad holandesa, el Gobierno les eliminó los subsidios especiales que tenían, prohibió los casamientos forzosos, así como la prohibición del uso de vestimentas que cubran todo el rostro, el velo, la burka y la hijab. En Argentina, numerosas y autorizadas voces se han expresado que no es razonable aceptar inmigrantes sin ninguna capacitación laboral, algunos analfabetos y/o que no hablan nuestro idioma. Eso nos lleva gastar recursos que no tenemos en atención en hospitales públicos o en mantener carreras universitarias a extranjeros. Esto no es discriminación, sino economía práctica.

Por los graves problemas que vendrán, antes que finalice este siglo numerosas naciones en Sudamérica tendrán alambradas de púas o muros en sus fronteras, incluso habrá hasta zonas minadas y de hecho ya ocurre. No corresponde hablar de xenofobia sino de autoprotección, hasta de supervivencia y quienes lo hagan primero tendrán más margen de seguridad.

 

* Artículo publicado en la Revista Tiempo GNA 75, diciembre de 2022.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

5 + 2 =