LOS PACTOS DE ÚRSULA VON DER LEYEN

Roberto Mansilla Blanco*

El líder del Partido Popular (PP) Alberto Núñez Feijóo reconoció públicamente que recibió «presiones de todo tipo» para acordar con el gobierno de Pedro Sánchez la renovación del Poder Judicial, desbloqueando así cinco años de atasco. El «compromiso» y la «lealtad institucional» en aras de preservar la estabilidad en estos tiempos de polarización política parecen ser el leitmotiv de este pacto que, visto en perspectiva, permite igualmente intuir sus conexiones con Bruselas y los nuevos equilibrios políticos europeos.

Y aparece aquí un nombre propio: Úrsula von der Leyen, entronizada este 27 de junio para uno nuevo período como presidente de la Comisión Europea (CE) hasta 2029. Mirando el panorama político europeo tras las recientes elecciones parlamentarias del pasado 9 de junio (9J) existen indicios que apuntan a la posibilidad de que el acuerdo entre el PSOE y el PP para reformar el Poder Judicial (y sus repercusiones más de carácter local como fue la reunión en Vigo este 25 de junio entre el presidente de la Xunta de Galicia, Alfonso Rueda, y el Alcalde Abel Caballero, tras años de distanciamiento y tensión) tienen un hilo común, directa o indirectamente, que llevan claramente a von der Leyen.

La recién reelegida presidente de la CE precisa de nuevos equilibrios políticos entre las familias conservadoras y las socialdemócratas en esta etapa que se asume convulsa para la UE. El avance de la ultraderecha en el próximo Parlamento Europeo (25% de los escaños) refleja el ascenso de figuras como la italiana Giorgia Meloni que, junto con su aliado el presidente húngaro Viktor Orbán, reclaman más peso político en Bruselas. En la recámara está también Marine Le Pen y su partido RN, vencedor en Francia de las elecciones europeas y que puede subir aún más en las elecciones legislativas en ese país previstas para este 30 de junio. Todos ellos, Meloni, Orbán y Le Pen tienen en España un aliado común: VOX.

Úrsula von der Leyen maneja ahora los nuevos equilibrios de poder en Europa con dos figuras clave: la primera ministra estonia Kaja Kallas, en búsqueda y captura por parte de Rusia, que sustituye a Josep Borrell como Alta Representante de la Política Exterior de la UE, lo que augura mayor tensión con Moscú precisamente ante las expectativas europeas de ampliación de la guerra ucraniana hacia los países bálticos.

El otro nombre propio es el socialista António Costa, ex jefe de gobierno de Portugal y que se asoma como nuevo presidente del Consejo de Europa. Con esto, von der Leyen asegura un pacto en Bruselas entre «populares» y socialistas para repartirse los principales puestos políticos en las altas esferas de la UE, manteniendo un «cordón sanitario» contra la ultraderecha.

«Populares» y socialistas encarnan las banderas del europeísmo que von der Leyen y el presidente francés Emmanuel Macron quieren enarbolar en este período convulso con el avance de la ultraderecha, el mantenimiento del apoyo a Ucrania que, junto con Moldavia, ya inició negociaciones de admisión en la UE este 26 de junio, y la guerra encubierta  con Rusia vía OTAN.

La visita de von der Leyen a Galicia previo al 9J concretó estos flecos sueltos: es preciso un pacto de Estado en Madrid en el que Sánchez y Feijóo acuerden compromisos institucionales en «puntos calientes» como la composición y reparto de poder dentro del Poder Judicial y la Ley de Amnistía en Cataluña.

Pero no es sólo Europa sino también Iberoamérica el foco de atención de von der Leyen. La visita de Javier Milei a Madrid, con el «homenaje» de su presidente Isabel Díaz Ayuso, traduce las expectativas de la ultraderecha europea por afianzar vínculos transatlánticos por la vía del excéntrico mandatario argentino. Por otro lado, el fracaso del intento de golpe militar en Bolivia este 26 de junio tendrá igualmente incidencia para la política exterior europea: Borrell denunció este suceso toda vez el propio Pedro Sánchez aspira liderar una »cruzada anti-ultraderecha» que apunta a contener a Milei, Meloni, VOX y otros aliados.

Así es como se impone la urgencia de los pactos tanto en Bruselas como en La Moncloa. Pactando con Sánchez la reforma del Poder Judicial, Feijóo toma distancia tanto de VOX cómo de las fuerzas más «ultra» dentro del PP (Ayuso y Aznar) El bipartidismo PP-PSOE tiene así impacto en las instancias españolas y europeas. Y Úrsula von der Leyen se confirma así como la líder más poderosa de la «nueva Europa».

 

* Analista de geopolítica y relaciones internacionales. Licenciado en Estudios Internacionales (Universidad Central de Venezuela, UCV), Magister en Ciencia Política (Universidad Simón Bolívar, USB) Colaborador en think tanks y medios digitales en España, EE UU y América Latina. Analista Senior de la SAEEG.

 

Este artículo fue originalmente publicado en idioma gallego el 27 de junio en Novas do Eixo Atlántico: https://www.novasdoeixoatlantico.com/os-pactos-de-ursula-von-der-leyen-roberto-mansilla-blanco/.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

+ 24 = 25