LA SITUACIÓN ACTUAL EN SIRIA

Giancarlo Elia Valori*

Imagen de MichaelGaida en Pixabay

Las perspectivas actuales de Siria ya no son un retorno, aunque laborioso, a un antiguo Estado unitario anterior a 2015, sino la persistencia de un territorio muy fragmentado. Esto, sin embargo, responde a una lógica de la participación futura de varios países en el gran negocio de reconstrucción.

Las operaciones de guerra en el territorio sirio son actualmente requisitos previos para la futura presencia de los diversos actores estratégicos para la reconstrucción. No sólo son meras acciones de guerra para reconquistar un territorio específico, sino también acciones para lograr una hegemonía “postnacional”.

En este sentido, ya en 2005, en su artículo titulado Guerra es paz: en la posguerra nacional, Ulrich Beck habló sobre la relación entre la responsabilidad postnacional y cosmopolita, actualmente típica de Occidente, cuando la guerra se decide en un lugar específico de cosmópolis.

Se libra una guerra, a menudo una guerra sin fin como Estados Unidos está haciendo, pero luego se libra una nueva guerra para aislar el conflicto tipo 1 del resto del sistema global.

Ciertamente, como bien sabemos, las motivaciones de los diversos jugadores que iniciaron la guerra en Siria fueron mucho más inmediatas y terrenales. Sin embargo, si Occidente decide una guerra en su periferia, siempre debe justificarla globalmente, porque ese es ahora su código de acción y la justificación que debe “vender” a su público.

De hecho, cada vez más laboriosamente.

El Este no debe justificar sus guerras. Sólo las paga. China y Rusia, sin embargo, son muy cuidadosas de no difundir los efectos de un conflicto regional al resto del sistema internacional de equilibrios como un incendio forestal.

Israel continúa sus ataques aéreos en Siria, especialmente para evitar fricciones entre Hezbolá, Irán, algunas unidades sirias y sus posiciones clave en los Altos del Golán.

El 11 de septiembre, la Fuerza Aérea israelí y misiles atacaron las estaciones de construcción de misiles en al-Safirah, cerca de Alepo, probablemente en manos de Hezbolá.

En ese caso, fuentes del régimen sirio declararon que la mayoría de los misiles israelíes fueron derribados por las fuerzas antiaéreas sirias.

La Fuerza Aérea israelí también atacó la base T-4, en la provincia de Homs, con una probable salida de aviones israelíes de la base estadounidense de Al-Tanf en la frontera entre Iraq y Jordania.

Además, algunos analistas logísticos militares afirman que los ataques de Israel dirigidos contra las estaciones de misiles de Hezbolá en Siria y en los Altos del Golán han impedido completamente que Irán transporte armas, tanto dentro de la línea Teherán-Beirut como desde esa línea hasta los Altos del Golán.

Se han registrado otros ataques israelíes en Al-Mayadin y Abu Kamal, pero en total ha habido seis ataques israelíes, al menos desde principios de septiembre de 2020.

También había un depósito de municiones en Abu Kamal.

A la espera de los ataques, pero también de la reconstrucción actual del “Califato”, todo esto queda igualado por la solicitud de Bashar el Assad de estrechar las relaciones con Rusia, en una reunión celebrada el 7 de septiembre pasado entre Bashar el Assad, el viceprimer ministro ruso Yuri Borisov y el ministro ruso de Relaciones Exteriores Lavrov, donde los dos países reafirmaron su lucha común contra el «terrorismo», pero subrayaron sus esfuerzos para la reconstrucción de Siria.

Rusia está más interesada en lograr la hegemonía y beneficiarse del negocio de la reconstrucción que en apoyar militarmente a Assad para que reconquiste plenamente todo el territorio sirio tanto contra la yihad como contra las diversas fuerzas, siempre vinculadas a actores externos. Una operación que es poco probable y de todos modos a futuro y muy cara.

El “Califato” está presente actualmente en varias partes del desierto central sirio.

Ya hubo algunos ataques suicidas de ISIS para recuperar algunos territorios después de la “Batalla de Baghouz” de marzo de 2019, que también puso fin al control del califato sobre Irak. ¿Por qué? Gran parte del dinero que había en Raqqah, la capital del mencionado ISIS, aún está en manos de los diversos líderes regionales que, sin embargo, todavía tienen un vínculo militar y político oscuro, pero probablemente fuerte, entre ellos.

Inicialmente el flujo de dinero fue sobre todo de Raqqah a Abu Kamal, el último puesto avanzado de ISIS antes de la derrota suprema, pero no final. Actualmente, sin embargo, el “Califato” está atacando a Deir-ez-Zor, Raqqah, Homs y Shaddadi, al sur de Hasakah, golpeando tanto al ejército de Bashar el Assad como a las Fuerzas Democráticas Sirias. Hace sólo unos días las fuerzas rusas reconquistaron los depósitos de gas y pozos de Doubayat, al sur de Sukhnah, en la provincia de Homs.

También hubo otros ataques de ISIS contra las milicias chiítas al oeste del Éufrates.

Sin embargo, el más importante fue el ataque de varias tribus (sunni), reunidas por los líderes de la tribu Aqidat, contra las tropas kurdas y especialmente contra las Fuerzas Democráticas Sirias.

Esto ocurrió después de los enfrentamientos en Jajsh Aqidat, pero también hubo una amenaza, ni siquiera demasiado velada, desde la Coordinación Baghouz hasta las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS), a fin de obligarlos a disculparse por su comportamiento en la región, especialmente con respecto a los muchos ciudadanos de Baghouz actualmente internados en los campamentos organizados por el FDS liderado por los kurdos. Las tribus realmente cuentan, los ejércitos “extranjeros” menos. Es la lógica del viejo proverbio beduino: “Yo contra mi hermano. Yo y mi hermano contra mi primo. Yo, mi hermano y mi primo contra el extraño”.

Mientras tanto, las Fuerzas iraníes Al Qods apoyan, incluso materialmente, las deserciones chiítas o no chiítas de elementos que ya pertenecen a las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS), sin que ningún partidario occidental de las FDS acuse el problema.

Las principales tribus kurdas son actualmente siete, con afiliaciones religiosas de diversos orígenes, incluyendo yazidí, yarsanis (la religión kurda más antigua), alevis y obviamente sunitas. En la tradición kurda, sin embargo, también hay una considerable minoría chiíta, los kurdos de Faili, unos 1,5 millones de personas, que se encuentran entre las montañas Zagros y las dos fronteras siria e iraquí, pero ahora también viven en Bagdad, Diyala, Wasit, Missan y Basora.

Siempre han tenido poca afinidad con el Partido Baaz.

A menudo son ricos y ocupan posiciones importantes en las comunidades comerciales de las ciudades donde viven, pero han desempeñado un papel importante en la creación del nacionalismo kurdo.

También están los Shabak, principalmente kurdos iraquíes, que hablan un dialecto iraní y viven en comunidades religiosas (ta’ifa) en el área de Nínive.

Los ancestros de los kurdos Shabak eran casi todos seguidores del místico kurdo Saif-ad-Din Ardabili. Como un hombre vinculado a la orden sufí de Zahed Gilani, la zahedieh, Ardabili creó una tradición mística en gran medida vinculada a la identidad kurda, aunque ninguna orden sufí realmente se unía a estas “apariencias”.

Si no estudiamos las líneas de desarrollo del misticismo islámico, del alauita (que es una expansión moderna del sufismo chiíta) y el misticismo cristiano, no entendemos nada sobre el faccionalismo árabe de Medio Oriente y la verdadera “ruta del incienso” que actualmente separa los diversos territorios del Gran Medio Oriente y no sólo ellos.

Los sufíes, sunitas y chiítas Tariqat conectan áreas muy distantes entre sí: el Cuerno de África se conecta con Irán, desde Sudán hasta el Amazigh del desierto del Magreb, desde la India hasta Egipto.

Cabe recordar que en Turquía las órdenes sufíes fueron prohibidas por Ataturk en 1925, pero siguieron adelante con pocos problemas legales.

Los albaneses y bekhtashi  fueron tolerados y, de hecho, se volvieron poderosos incluso bajo el régimen de Enver Hoxha.

Actualmente la mayor orden sufí es la Qadiriyyah, vinculada a la tradición del primer sufí reconocido por la tradición islámica, Abd Al Qadir al Jilani, que probablemente era kurdo. Era nuestro año 1000 en Bagdad. Es una orden muy rica, gracias a los canales de finanzas informales árabes, y opera en todas partes.

En Sudán también está el Khatimiyyah, o sea el Mirganiyah, por no hablar de la secta mahdi.

También Omar al Mukhtar, bien conocido por las fuerzas de ocupación italianas en Libia, fue un Qadiriyyah, una orden sufí de la que se originó y desarrolló la sociedad secreta de Tijanijah. Se expandió especialmente entre los Amazigh, en nuestro siglo XVIII, y tenía muchos rasgos sufíes.

Incluso están los Fulani, que también festejan mucho la yihad, pero de una manera diferente de Al Qai’da al-Sulbah y otras organizaciones similares muy recientes.

Si en lugar de estudiar cómo engordar al ganso islámico para hacerlo adicto al ritual occidental místico de la papeleta en una urna, hubiéramos estudiado el esoterismo -incluso el político- de los siete sufíes y las diversas cofradías y hermandades, habríamos tenido muchos menos terroristas y problemas políticos.

Como me dijo un viejo “maestro” sufí afgano, “no nos envíe teléfonos móviles y computadoras. Ya los tenemos y sabemos cómo usarlos mejor que tú. Sólo envíanos a un hombre santo y lo escucharemos con respeto”.

El laicismo materialista destruye, sobre todo, a sus fieles. Pero volvamos a Siria.

En Siria, ISIS continúa sus asesinatos contra los soldados de Assad y las Fuerzas Democráticas Sirias. El general Talal Qassem, un oficial vinculado a Assad, fue asesinado, así como dos oficiales de la 4ª División, apoyados y armados por Irán y Muhammad Jamal al-Jamal, muy cercano a Rusia y líder del Comité Deraa. Los yihadistas también mataron a Muhammad Qasim al-Yunis, reclutador de las fuerzas iraníes y de los Quds en Deraa.

De ahí un nivel significativo de la inteligencia territorial del califato, lo que nos hace suponer que se realizarán operaciones mucho más relevantes en el futuro.

Desde 2019 el “Califato” se ha ido reorganizando, desde al-Sukhna en la provincia de Homs, al-Mayadin, en la zona de Deir-ez-Zor, hasta Ma’adan cerca de Raqqa, hacia el desierto de Al-Suwaida, el de Al-Buqamal, de Al-Mayadin, al-Salamiya y al-Zakf, en la zona occidental del desierto de Anbar.

El triángulo primario del califato es actualmente el que existe entre Al-Sukhna, al-Mayadin y Ma’adan que se supone que cuenta aproximadamente con 45.000 militantes. Hablando de nuevo sobre los generales ba’atistas, Firas Al-Nasaan, ejecutivo del Servicio de Inteligencia de la Fuerza Aérea Siria, el verdadero núcleo de la inteligencia siria y otros líderes del Servicio de Inteligencia de Assad, también fueron asesinados.

Esto implica una peligrosa penetración de las estructuras sirias por la yihad, que ni siquiera Rusia ha sido capaz de evitar.

Hubo enfrentamientos, políticamente muy peligrosos, entre la 8ª Brigada de Assad, en manos de las fuerzas rusas (como todos los cuerpos operativos del ejército sirio) y algunas tribus beduinas en la provincia de Deraa.

Es evidente que esta provincia ya es un área de profunda penetración del califato, pero también de sus redes financieras, políticas y religiosas que, al parecer, actualmente no son una parte evidente de ISIS.

Por lo tanto, esta inteligencia y porosidad militar del régimen de Assad es extremadamente peligrosa y podría frustrar la pax russica y, sobre todo, los proyectos ya definidos de inversión en la “Nueva Siria”, principalmente por China. Por lo tanto, está claro entender quién está detrás de ella, si hay alguien.

Mientras tanto, Estados Unidos está enviando principalmente drones, que mataron a dos comandantes de “Hurras al-Din”, también conocidos como guardianes de la religión, una organización afiliada a Al Qa’eda, pero también se opusieron a las otras filiales tradicionales de la red de Bin Laden en Siria. Los dos comandantes fueron Sayyaf al-Tunisi y Abu Hamza Al-Yamani.

Guerra con control remoto, es decir, zapping estratégico. No será suficiente.

Las dos operaciones estadounidenses fueron registradas por Rusia en el área de Idlib, pero es probable que el contraste entre esta organización Qaedista y las otras tradicionales no favorezca a Haya’t Tahrir Al-Sham y las redes posteriores de Bin Laden.

Sin embargo, se sabe que la red Hurras al-Din, tiene relaciones estables con los servicios de inteligencia turcos. En 2018 operó para mediar entre el Ejército de Liberación Sirio, en el área de Alepo y Ayat Tahrir al-Sham.

El mencionado grupo pro-turco ha operado recientemente en la zona de Hama y, a veces, en Idlib. La Federación de Rusia ha operado con éxito en Siria, pero, principalmente e indirectamente, organizando las estructuras del Ejército de Bashar el Assad, controlándolo de cerca. El faccionalismo del ejército baazista sirio es bien conocido.

En 2018-2019, el Jefe del Estado Mayor de Bashar el Assad controlaba directamente sólo entre 25.000 y 30.000 soldados y oficiales de un total de más de 200.000.

De ahí la utilidad de las milicias chiítas no sirias, como la libanesa Hezbolá; la iraquí y pakistaní Ali Zulfikar, que se originan directamente de los esfuerzos islamistas de la familia Bhutto; la Brigada Abu Fadl al Abbas, nacida en Siria principalmente para prevenir las actividades yihadistas de profanación de mezquitas chiítas (e iglesias cristianas), así como, obviamente, la Brigada Al Quds del Pasdaran iraní, y finalmente la chiíta afgana Fatimiyoun y los miembros de la Brigada pakistaní Zeinabiyoun.

Rusia necesita firmemente que Irán esté presente en Siria, pero ciertamente no quiere dejar el futuro sirio en manos de Irán.

Todo lo contrario. Muchas señales de inteligencia nos dicen que Rusia sabía algunas operaciones de otros actores regionales contra el Pasdaran y las otras fuerzas lideradas por Irán, pero no levantó un dedo.

Por lo tanto, el plan ruso es tener una fuerza baazista móvil y muy centralizada, con una parte significativa del Cuerpo Especial y una autonomía relativa de Rusia, especialmente en el territorio del sur y del este de Siria, con referencia a las operaciones yihadistas de fuerzas más o menos regulares dirigidas por actores regionales o globales.

Ya en 2015 Rusia había creado el 4º Cuerpo Sirio, con un núcleo del antiguo ejército de Bashar el Assad y una unidad de las Fuerzas de Defensa Nacional dirigidas por Irán, así como algunas brigadas del Partido Baaz.

Por lo tanto, es obvio que, en Siria, el segundo oponente de Rusia es un aliado, a saber, Irán.

Por lo tanto, Putin ha calculado correctamente su ecuación estratégica: Occidente no podía oponerse materialmente a su intervención en Siria.

Parte de su intervención en ese país tenía como objetivo desafiar a Occidente. Por lo tanto, muchas operaciones de la zona antiaérea (A2AD) y el control total del espacio aéreo, así como, particularmente hoy en día, el uso continuo de las empresas militares privadas (PMC) por parte de Rusia, le permiten una mayor flexibilidad en el uso de la fuerza y también para “hacer política” en el territorio.

También está el problema del petróleo, que nunca se puede descuidar. A finales de junio de 2020, la compañía estadounidense Delta Crescent Energy firmó un contrato con las Fuerzas Democráticas Sirias dirigidas por los kurdos, pero también con la garantía de los dirigentes kurdos de que Rusia podría beneficiarse del acuerdo y con posibles oportunidades futuras para que Rusia explorara y extrajera petróleo local.

Erdogan también ofreció a Rusia la oportunidad de modernizar los yacimientos petrolíferos de Deir-ez-Zor, para revitalizar la economía siria.

La compañía Mercury, propiedad de Yevgheni Prigozhin, un empresario amigo personal de Putin, ya opera en el este de Siria, pero, mientras tanto, los agentes de Rusia están permanentemente tratando con el Consejo Tribal Sirio, así como con las tribus pro-iraníes Nawaf al-Bashir.

A diferencia de otros países, Rusia sabe que los Estados de Medio Oriente son composiciones móviles de tribus que son la verdadera entidad política básica.

Esto sucede mientras Estados Unidos sale de la zona de amortiguación siria, es decir, el Corredor de la Paz, o el Mecanismo de Seguridad colocado en el lado sirio de la frontera sirio-turca, y por lo tanto China está entrando en escena.

La ayuda humanitaria de China a Bashar el Assad comenzó en agosto de 2016, pero obviamente China siempre subraya el principio de no injerencia en los conflictos y en los asuntos internos de otros Estados.

Sin embargo, también hay que recordar que China ha mostrado una actitud fría también hacia las operaciones aéreas y de misiles de Rusia en Siria, aunque es un aliado abierto y amigo del régimen de Bashar el Assad.

Irán ha buscado a menudo el apoyo chino para su participación en Siria y también está tratando de entrar en el sistema de la Organización de Cooperación de Shanghai (SCO).

Este apoyo chino continuará también durante la probable futura ofensiva de las fuerzas de Assad en Idlib.

 

* Copresidente del Consejo Asesor Honoris Causa. El Profesor Giancarlo Elia Valori es un eminente economista y empresario italiano. Posee prestigiosas distinciones académicas y órdenes nacionales. El Señor Valori ha dado conferencias sobre asuntos internacionales y economía en las principales universidades del mundo, como la Universidad de Pekín, la Universidad Hebrea de Jerusalén y la Universidad Yeshiva de Nueva York. Actualmente preside el «International World Group», es también presidente honorario de Huawei Italia, asesor económico del gigante chino HNA Group y miembro de la Junta de Ayan-Holding. En 1992 fue nombrado Oficial de la Legión de Honor de la República Francesa, con esta motivación: “Un hombre que puede ver a través de las fronteras para entender el mundo” y en 2002 recibió el título de “Honorable” de la Academia de Ciencias del Instituto de Francia.

 

Artículo publicado en inglés el 24/09/2020 y exclusivo para SAEEG. Traducido al español por el Equipo de la SAEEG con expresa autorización del autor. Prohibida su reproducción. 

©2020-saeeg®

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *