TURQUÍA: EL DECLIVE DEL SULTÁN DE ANKARA TOMA FORMA

Marco Crabu*

A medida que aumentan las teorías de conspiración del caso Peker en el país, el poder de Erdogan cruje.

 

En una encuesta tras otra, el declive del sultán de Ankara parece tomar forma marcado por un colapso en el apoyo popular tanto de Erdogan como de su partido, el Partido de la Justicia y el DesarrolloAKP (y sus aliados gobernantes)—, que de hecho están pasando por sus mínimos históricos. En los últimos tiempos, Erdogan parece haber sido superado ágilmente no por uno sino por tres rivales en la carrera por las elecciones presidenciales fijadas para junio de 2023.

Según una encuesta del Istanbul Economics Research (IEA), al menos el 40% de los turcos cree en la profunda corrupción que prolifera en el tribunal de Erdogan, especialmente después de las ardientes revelaciones del “jefe criminal”, Sedat Peker, quien acusa al partido gobernante.

Fonte: Altibes.com

Las continuas afirmaciones de Peker, a través de mensajes de video en las redes sociales (hay al menos una docena de ellos actualmente) y que pronto se hicieron virales en línea, denuncian abiertamente a numerosos miembros del AKP de estar involucrados en el tráfico internacional de armas y drogas y cometer docenas de asesinatos políticos en los años 90 y otros delitos, incluida la extorsión y la violación, así como numerosos ataques contra medios de comunicación turcos.

El personaje Peker, quien ha vuelto a ser el centro de atención desde principios de mayo, es conocido por la justicia turca desde 2007-2014, después de haber sido encarcelado por delitos de falsificación y robo y por dirigir una organización criminal.

Peker siempre había defendido al AKP contra los críticos y detractores del partido hasta que fue expulsado en 2016 por sus posiciones extremas con motivo de los ataques militares contra la minoría kurda en el sureste de Turquía, que cientos de académicos en Turquía han criticado duramente.

Desde el año pasado, el islamista ultranacionalista Peker ha desaparecido. Según algunas fuentes, se refugió en Emiratos Árabes Unidos, pero no perdió la oportunidad, impulsado por un evidente rencor, de envenenar la fiesta que una vez sirvió lealmente. Sus acusaciones se basan en el hecho de que el partido AKP (así como sus aliados) es profundamente corrupto y ya no cumple con los intereses del pueblo turco.

En sus frecuentes apariciones en webcam desde el “escenario de casa”, Peker dirige sus anatemas hacia el actual ministro del Interior, Suleyman Soylu —de quien muestra las fotos que lo retratan en la boda de un conocido exponente de la mafia— así como hacia uno de sus predecesores, Mehmet Agar y su hijo Tolga, miembro del parlamento de Elazig. Peker revela que incluso tuvieron en sus manos el puerto deportivo de Bodrum el año pasado, donde efectuaron intercambios ilícitos, pero también acusa a Tolga de violar y matar a una periodista kazaja de 21 años, Yeldana Kaharman, haciéndolo pasar por un suicidio.

Otro episodio oscuro y notable fue el que azotaba, en 1996, la aldea de Susurluk (en la provincia de Balikesir) —de ahí el escándalo Susurluk— donde Huseyin Kocadag, jefe adjunto del departamento de policía de Estambul, junto con Abdullah Catli, un conocido lobo gris y asesino mafioso contratado por el MIT (la Organización Nacional de Inteligencia turca), y su amante, la modelo Gonca Us, fueron encontrados muertos junto a Sedat Bucak, un diputado del Partido del Camino Verdadero (DYP). El Ministro del Interior en ese momento era Mehmet Agar, quien dimitió cinco días después.

Fonte: Internethaber.com

Pero la acusación más dura viene con la revelación de la posible existencia de un “Estado profundo” paralelo e independiente en el que actúa un grupo llamado “Pelícano” —el ala secreta del partido AKP—, liderado por el yerno de Recep Tayyip Erdogan, el ex ministro de Hacienda y Finanzas Berat Albayrak.

También causan revuelo las acusaciones emergentes sobre supuestos vínculos (en realidad no tan secretos) entre el Movimiento nacionalista de extrema derecha MHP, un aliado del gobierno del Partido de la Justicia y el Desarrollo (AKP), y organizaciones criminales de estilo mafioso que han vuelto a la prominencia a medida que una economía sumergida cada vez más independiente resurge en los últimos dos años, ante el colapso del Estado, también ante la actual pandemia de Covid-19. Como prueba de ello, la opinión pública —y más allá— quedó muy perpleja el año pasado por la noticia de la liberación de un asesino múltiple, Alaattin Çakici, como parte del programa de amnistía, apoyado por el líder del MHP, Devlet Bahçeli, y motivado por la desenfrenada pandemia.

Alaattin Çakici, estrechamente vinculado al MHP, es un poderoso progenitor de una de las familias criminales más conocidas de Turquía y ha sido un miembro histórico de los Lobos Grises, acusado a su vez de asesinatos feroces entre las filas de la izquierda, particularmente la pro-kurda. El propio Çakici es autor de unos 41 asesinatos y en 2000 aparece en los informes del MIT contratado como sicario en las décadas de 1980 y 1990.

Por lo tanto, los mensajes de vídeo están causando estragos en el panorama político turco al cambiar el equilibrio entre los partidos y enfrentar a los miembros de alto rango de la coalición AKP – MHP.

Aunque el polémico criminal aún no ha hecho ninguna acusación directa contra el primer ministro turco, parece que Peker todavía tiene varias cartas que jugar, quizás las más atroces. Erdogan no se ha derrumbado por el momento, y curiosamente todavía no ha tomado ninguna medida contra las revelaciones, casi a la espera de hacer una limpieza necesaria dentro de las filas de su partido golpeado por los últimos escándalos. ¿O le preocupa un posible chantaje del supuesto delincuente?

“Mientras las teorías conspirativas del caso Peker continúan, el poder del sultán de Ankara parece crujir incluso bajo los efectos imprevistos del Juicio de Kobanê.”

El llamado “juicio de Kobanê” acaba de comenzar en Ankara el 26 de abril, luego de protestas tanto internas como de la comunidad internacional, que lo criticó duramente porque estaba impulsado por obvias razones políticas.

Fonte: Moderndiplomacy.eu

El juicio del siglo contra 108 personas, muchas de ellas parlamentarios pro kurdos del Partido Democrático Popular (HDP), incluidos los ex líderes Selahattin Demirtas y Figen Yüksekdag, gira en torno a las manifestaciones populares que tuvieron lugar en octubre de 2014 contra la falta de acción del gobierno turco en relación con el asedio de la ciudad siria de Kobanê por parte del Estado Islámico de Irak y el Levante (ISIS). En estas protestas, al menos 37 personas perdieron la vida durante las manifestaciones violentas. Los acusados están acusados de 29 cargos: intento de asesinato, difusión de propaganda terrorista e instigación a la violencia contra el Estado central de Turquía. El Ministerio Público ha pedido cadena perpetua para 38 de los acusados y un total de 19.680 años de prisión.

Desde noviembre de 2016, Demirtas sigue encarcelado en la prisión de máxima seguridad de Edirne, a pesar de la supuesta falta de pruebas en su contra. Bajo su liderazgo y el de Yüksekdag, el HDP, respaldado por votos kurdos, cruzó la barrera electoral en un 10% por primera vez, logrando entrar en el Parlamento en 2015 y pronto convirtiéndose en el segundo partido de la oposición.

Pero a partir de su segundo mandato electoral Erdogan ha continuado su proyecto de eliminar de la escena política turca la alianza de izquierda kurda —utilizando las herramientas más útiles (ex-Lobos Grises, etc.)— después de haber considerado durante mucho tiempo al partido HDP como el ala política del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), clasificado por el régimen como una organización terrorista. El HDP ha negado cualquier conexión con el PKK, pero esto no ha impedido que el partido gobernante y sus aliados del MHP, opositores desde hace mucho tiempo de la izquierda pro-kurda, aceleren para una prohibición total del partido HDP de operar en política.

El 17 de marzo de 2021, el Parlamento turco retiró la inmunidad penal del legislador del HDP Ömer Faruk Gergerlioğlu, y revocó su condición parlamentaria como acusado de “propaganda terrorista” por “retuitear” mensajes en 2016 que pedían al Estado y al proscrito PKK que alcanzaran un acuerdo de paz. El 21 de marzo de 2021, Gergerlioğlu fue arrestado por la policía cuando se dirigía a las oraciones matutinas. Al mismo tiempo, el Tribunal Constitucional inició un caso encaminado a la disolución definitiva del HDP y la proscripción de 687 de sus principales figuras políticas.

“Pero otras preocupaciones seguramente acecharán el pacífico sueño del sultán.”

Los analistas creen que las fuertes tensiones sociales en Turquía están en gran medida vinculadas a la crisis política y económica que se intensifica rápidamente. De hecho, en el último periodo la lira turca ha caído alrededor de un 1,2% frente al dólar, lo que eleva las pérdidas de la divisa a casi un 15% desde marzo de 2021. El 25 de mayo de 2021, Erdogan despidió a Oguzhan Ozbas, uno de los vicegobernadores del banco central del país, el tercer alto funcionario despedido en pocos meses, en un intento de mantener una política monetaria estricta para combatir la inflación, al tiempo que bajaba las tasas de interés y creaba una mayor inflación y una devaluación de la moneda nacional de Turquía.

Pero mientras la burguesía turca apoya plenamente la línea de gobierno y quiere una política económica centrada en la austeridad, las pequeñas y medianas empresas y el resto de la base electoral de Erdogan sufren excesivamente por estas opciones, en lugar de pedir préstamos baratos y lograr que se mantenga una lira fuerte.

Este tipo de política económica interna ha creado fuertes tensiones políticas, sin esperanza, desestabilizando las relaciones con las demás almas del Parlamento y con la sociedad. Según el diseño de Erdogan, la única manera de lidiar con ello es atacar de alguna manera a los oponentes políticos como el HDP que se oponen a su gobierno autocrático.

Por lo tanto, las tensiones están destinadas a crecer y el consenso popular de Erdogan y los partidos gobernantes inevitablemente colapsará y presumiblemente asistiremos a un declive de la era del sultán, de su gobierno procapitalista y autoritario.

 

* Licenciado en Ciencias Sociológicas, Facultad de Ciencias Políticas de la Universidad de Bolonia. Especialista en Seguridad, Geopolítica y Defensa.

Artículo publicado originalmente el 07/05/2021 en OFCS.Report – Osservatorio – Focus per la Cultura della Sicurezza, Roma, Italia, https://www.ofcs.it/internazionale/turchia-prende-forma-il-declino-del-sultano-di-ankara/#gsc.tab=0

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *