Archivo de la etiqueta: Turquía

TURQUÍA Y EL TRÁNSITO DE HIDROCARBUROS HACIA EUROPA

Isabel Stanganelli*

Offshore Energy Today Staff / Images by Turkstream/Gazprom/Kremlin

Como ya se ha mencionado, desde 1984 el abastecimiento de gas desde Moscú fue un pilar en sus relaciones con Europa occidental. Desde Siberia occidental el gasoducto Yamal y sus ramales abastecían a diez países de Europa occidental como Alemania —occidental—, Italia, Francia y Suecia.

La interrelación energética sobrevivió a la Guerra Fría, a la reunificación de Alemania y a la desunión soviética. Pero desde fines del siglo pasado las rutas de gasoductos por Ucrania comenzaron a resultar inseguras para los clientes europeos pues Ucrania solía restar parte del suministro gasífero para suplir la escasez nacional, además de mantener deudas por el combustible con Rusia. Moscú buscó entonces diseñar rutas alternativas evitando a Ucrania.

En 2014, cuando a la difícil relación energética de Rusia con Ucrania se sumó la crisis política que culminó con el derrocamiento de Yanukovich, el inmediato apoyo de Washington al gobierno interino y las sanciones contra Rusia por Crimea cambiaron las condiciones del ingreso de combustible ruso en Europa.

El entonces flamante gasoducto Nord Stream, le hizo creer a Rusia y a muchos países europeos que el intercambio continuaría. Pero la limitación a Gazprom en el aprovisionamiento de gas a través del gasoducto OPAL, ramal del Nord Stream fue la primera señal.

Surgieron otras propuestas como el proyecto Nabucco —gasoducto Turquía-Austria—, comenzado en 2002, sustituido por el mejor respaldado gasoducto Transadriático y South Stream con similar destino pero tan obstaculizado por el Parlamento Europeo que Vladimir Putin terminó cancelándolo personalmente y Turquía se retiró la propuesta en diciembre 2014.

La impresión general en la UE era que bloquear South Stream no tenía sentido ni en términos de seguridad energética, ni económicos ni políticos. Su obstrucción fue una cuestión puramente política. La UE es rotundamente importadora de energía y se espera mayor consumo de gas en las próximas dos décadas. Aceptar todos los gasoductos de importación propuestos tiene más sentido y otorga al comprador mayor poder que tratar de restringir las fuentes de suministro bloqueándolos. Y aunque Europa logre incrementar fuentes alternativas para la provisión de energía, hacia 2030 la demanda de gas ruso permanecería al menos en el 30% de los requerimientos europeos.

Con la suspensión, Gazprom se limitaría a entregar el gas a Turquía. Rusia no ofrece otras opciones.

Sin embargo el 8 de enero de 2020 los presidentes Valdimir Putin y Recep Tayyip Erdogan asistieron en Estambul al lanzamiento del gasoducto TurkStream —comparable a South Stream—, de dos líneas, capaces de entregar más de 30 mil millones de m3 de gas natural anualmente. La primera está destinada al mercado turco, mientras que la segunda irá a Europa. Turkish Stream tendrá una capacidad total de transporte de 63 mil millones de metros3/año. Los progresos en el oleoducto TurkStream han logrado poca atención pero añadirá otra ruta no ucraniana desde Rusia. Y al igual que South Stream, el gasoducto está a punto de plantear un desafío legal a la Unión Europea, (UE), sus normas sobre el Mercado Interior de la Energía (IEM) y la política energética de la UE en términos más generales.

TurkStream sigue dos tercios de la ruta original de South Stream. La principal diferencia entre estos dos proyectos es que TurkStream nunca fue planeado como un proyecto integral dirigido hasta los mercados europeos. En su lugar, Gazprom implementó una nueva política de pasos sucesivos, construyendo un oleoducto al importante mercado turco primero y ganando tiempo para hacer frente a la situación jurídica de la infraestructura adicional.

Aunque en los últimos años TurkStream ha estado recibiendo relativamente menos atención y cobertura mediática que Nord Stream 2, no resultó extraño que finalmente surgieran problemas políticos y legales. TurkStream puede no ser tan grande como Nord Stream 1 y 2, pero es una parte integral de la estrategia más amplia de Gazprom para consolidar su posición como un importante proveedor de energía en Europa y la UE sin depender del tránsito a través de Ucrania.

En el sudeste de Europa Bulgaria volvió a ser un país amortiguador: se enfrentó a cuestiones legales y políticas conexas similares a la de South Stream. Bulgaria está de nuevo entre la UE y Rusia, intentando sumergirse en las reglas del mercado interno de la UE mientras maximiza los beneficios potenciales de ser un país de tránsito. Bulgaria ha estado interesada en convertirse en un centro de gas durante bastante tiempo, y TurkStream es una parte esencial de su plan. El primer ministro búlgaro Boyko Borisov reiteró los planes para el país en 2019, pero los progresos han sido bastante lentos. Además, los planes para convertir Bulgaria en un centro de gas recibieron recientemente un golpe cuando la Comisión Europea le retiró su apoyo.

Pero TurkStream siguió progresando y a principios de 2020 inició el suministro de gas a Bulgaria, Macedonia del Norte y Grecia.

En verde, recorrido del Turk stream por el Mar Negro. El resto de gasoductos señalados ya están operativos. Fuente: euronews

La UE ya ha dejado claro que TurkStream será controlada para verificar que se adhiere a las reglas de la UE. Dado que Serbia y Macedonia del Norte no son miembros de la UE, es probable que la situación allí sea diferente a la de otros Estados a lo largo de la ruta de TurkStream que sí lo son (Bulgaria, Hungría, Grecia). Es probable que Gazprom aplique un enfoque basado en casos, navegando entre las disposiciones del IEM. En cualquier caso, los proyectos actuales de Gazprom están probando el bastión legal de la UE en dos lugares a la vez, en el norte con Nord Stream 2 y en el sur con TurkStream.

La parte general aquí es que la UE debe encontrar el punto que equilibre sus necesidades de importación y sus preocupaciones de política exterior, sobre todo en relación con Rusia. En la actualidad, la UE despliega soluciones ad hoc para solucionar las crisis a medida que se presentan, en lugar de asumir una posición global y transparente basada en un amplio consenso.

Su método actual permite a Gazprom intentar por todos los medios penetrar en el mercado europeo: al no asumir una posición clara y firme, la UE está creando un vacío que Gazprom obviamente buscará llenar.

Esta historia recurrente de los gasoductos con producción rusa nos deja mensajes importantes: Rusia continuará intentando penetrar en el mercado europeo, algo que los países de la UE no desconocen. Los suministros extranjeros siempre plantean un desafío y los suministros de Rusia, como los de cualquier Estado cuando se trata de exportaciones de material estratégico, no son una excepción dadas sus implicaciones geopolíticas. Estos desafíos no desaparecerán con TurkStream.

Por otra parte, la UE deberá en algún momento sustituir sus soluciones ad hoc por normas coherentes para todos sus integrantes. Es comprensible que la UE no tenga una política energética interna común, dada su variedad de mezclas energéticas internas, sus diferentes demandas energéticas -relacionadas con sus climas, con su carga poblacional o con convenios comerciales-.

Y por último se deben tener en cuenta los compromisos adquiridos entre la UE y los EE.UU. así como los existentes entre los integrantes de la OTAN. En ambos casos no promueven la mejor relación con la Federación de Rusia. Esta situación es particularmente crítica en el caso de este ducto pues Turquía siempre fue un participante clave de la Organización atlántica septentrional.

 

* Profesora y Doctora en Geografía (UNLP). Magíster en Relaciones Internacionales (UNLP). Secretaria Académica del CEID y de la SAEEG. Es experta en cuestiones de Geopolítica, Política Internacional y en Fuentes de energía, cambio climático y su impacto en poblaciones carenciadas. 

©2021-saeeg®

 

TURQUÍA: EL DECLIVE DEL SULTÁN DE ANKARA TOMA FORMA

Marco Crabu*

A medida que aumentan las teorías de conspiración del caso Peker en el país, el poder de Erdogan cruje.

 

En una encuesta tras otra, el declive del sultán de Ankara parece tomar forma marcado por un colapso en el apoyo popular tanto de Erdogan como de su partido, el Partido de la Justicia y el DesarrolloAKP (y sus aliados gobernantes)—, que de hecho están pasando por sus mínimos históricos. En los últimos tiempos, Erdogan parece haber sido superado ágilmente no por uno sino por tres rivales en la carrera por las elecciones presidenciales fijadas para junio de 2023.

Según una encuesta del Istanbul Economics Research (IEA), al menos el 40% de los turcos cree en la profunda corrupción que prolifera en el tribunal de Erdogan, especialmente después de las ardientes revelaciones del “jefe criminal”, Sedat Peker, quien acusa al partido gobernante.

Fonte: Altibes.com

Las continuas afirmaciones de Peker, a través de mensajes de video en las redes sociales (hay al menos una docena de ellos actualmente) y que pronto se hicieron virales en línea, denuncian abiertamente a numerosos miembros del AKP de estar involucrados en el tráfico internacional de armas y drogas y cometer docenas de asesinatos políticos en los años 90 y otros delitos, incluida la extorsión y la violación, así como numerosos ataques contra medios de comunicación turcos.

El personaje Peker, quien ha vuelto a ser el centro de atención desde principios de mayo, es conocido por la justicia turca desde 2007-2014, después de haber sido encarcelado por delitos de falsificación y robo y por dirigir una organización criminal.

Peker siempre había defendido al AKP contra los críticos y detractores del partido hasta que fue expulsado en 2016 por sus posiciones extremas con motivo de los ataques militares contra la minoría kurda en el sureste de Turquía, que cientos de académicos en Turquía han criticado duramente.

Desde el año pasado, el islamista ultranacionalista Peker ha desaparecido. Según algunas fuentes, se refugió en Emiratos Árabes Unidos, pero no perdió la oportunidad, impulsado por un evidente rencor, de envenenar la fiesta que una vez sirvió lealmente. Sus acusaciones se basan en el hecho de que el partido AKP (así como sus aliados) es profundamente corrupto y ya no cumple con los intereses del pueblo turco.

En sus frecuentes apariciones en webcam desde el “escenario de casa”, Peker dirige sus anatemas hacia el actual ministro del Interior, Suleyman Soylu —de quien muestra las fotos que lo retratan en la boda de un conocido exponente de la mafia— así como hacia uno de sus predecesores, Mehmet Agar y su hijo Tolga, miembro del parlamento de Elazig. Peker revela que incluso tuvieron en sus manos el puerto deportivo de Bodrum el año pasado, donde efectuaron intercambios ilícitos, pero también acusa a Tolga de violar y matar a una periodista kazaja de 21 años, Yeldana Kaharman, haciéndolo pasar por un suicidio.

Otro episodio oscuro y notable fue el que azotaba, en 1996, la aldea de Susurluk (en la provincia de Balikesir) —de ahí el escándalo Susurluk— donde Huseyin Kocadag, jefe adjunto del departamento de policía de Estambul, junto con Abdullah Catli, un conocido lobo gris y asesino mafioso contratado por el MIT (la Organización Nacional de Inteligencia turca), y su amante, la modelo Gonca Us, fueron encontrados muertos junto a Sedat Bucak, un diputado del Partido del Camino Verdadero (DYP). El Ministro del Interior en ese momento era Mehmet Agar, quien dimitió cinco días después.

Fonte: Internethaber.com

Pero la acusación más dura viene con la revelación de la posible existencia de un “Estado profundo” paralelo e independiente en el que actúa un grupo llamado “Pelícano” —el ala secreta del partido AKP—, liderado por el yerno de Recep Tayyip Erdogan, el ex ministro de Hacienda y Finanzas Berat Albayrak.

También causan revuelo las acusaciones emergentes sobre supuestos vínculos (en realidad no tan secretos) entre el Movimiento nacionalista de extrema derecha MHP, un aliado del gobierno del Partido de la Justicia y el Desarrollo (AKP), y organizaciones criminales de estilo mafioso que han vuelto a la prominencia a medida que una economía sumergida cada vez más independiente resurge en los últimos dos años, ante el colapso del Estado, también ante la actual pandemia de Covid-19. Como prueba de ello, la opinión pública —y más allá— quedó muy perpleja el año pasado por la noticia de la liberación de un asesino múltiple, Alaattin Çakici, como parte del programa de amnistía, apoyado por el líder del MHP, Devlet Bahçeli, y motivado por la desenfrenada pandemia.

Alaattin Çakici, estrechamente vinculado al MHP, es un poderoso progenitor de una de las familias criminales más conocidas de Turquía y ha sido un miembro histórico de los Lobos Grises, acusado a su vez de asesinatos feroces entre las filas de la izquierda, particularmente la pro-kurda. El propio Çakici es autor de unos 41 asesinatos y en 2000 aparece en los informes del MIT contratado como sicario en las décadas de 1980 y 1990.

Por lo tanto, los mensajes de vídeo están causando estragos en el panorama político turco al cambiar el equilibrio entre los partidos y enfrentar a los miembros de alto rango de la coalición AKP – MHP.

Aunque el polémico criminal aún no ha hecho ninguna acusación directa contra el primer ministro turco, parece que Peker todavía tiene varias cartas que jugar, quizás las más atroces. Erdogan no se ha derrumbado por el momento, y curiosamente todavía no ha tomado ninguna medida contra las revelaciones, casi a la espera de hacer una limpieza necesaria dentro de las filas de su partido golpeado por los últimos escándalos. ¿O le preocupa un posible chantaje del supuesto delincuente?

“Mientras las teorías conspirativas del caso Peker continúan, el poder del sultán de Ankara parece crujir incluso bajo los efectos imprevistos del Juicio de Kobanê.”

El llamado “juicio de Kobanê” acaba de comenzar en Ankara el 26 de abril, luego de protestas tanto internas como de la comunidad internacional, que lo criticó duramente porque estaba impulsado por obvias razones políticas.

Fonte: Moderndiplomacy.eu

El juicio del siglo contra 108 personas, muchas de ellas parlamentarios pro kurdos del Partido Democrático Popular (HDP), incluidos los ex líderes Selahattin Demirtas y Figen Yüksekdag, gira en torno a las manifestaciones populares que tuvieron lugar en octubre de 2014 contra la falta de acción del gobierno turco en relación con el asedio de la ciudad siria de Kobanê por parte del Estado Islámico de Irak y el Levante (ISIS). En estas protestas, al menos 37 personas perdieron la vida durante las manifestaciones violentas. Los acusados están acusados de 29 cargos: intento de asesinato, difusión de propaganda terrorista e instigación a la violencia contra el Estado central de Turquía. El Ministerio Público ha pedido cadena perpetua para 38 de los acusados y un total de 19.680 años de prisión.

Desde noviembre de 2016, Demirtas sigue encarcelado en la prisión de máxima seguridad de Edirne, a pesar de la supuesta falta de pruebas en su contra. Bajo su liderazgo y el de Yüksekdag, el HDP, respaldado por votos kurdos, cruzó la barrera electoral en un 10% por primera vez, logrando entrar en el Parlamento en 2015 y pronto convirtiéndose en el segundo partido de la oposición.

Pero a partir de su segundo mandato electoral Erdogan ha continuado su proyecto de eliminar de la escena política turca la alianza de izquierda kurda —utilizando las herramientas más útiles (ex-Lobos Grises, etc.)— después de haber considerado durante mucho tiempo al partido HDP como el ala política del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), clasificado por el régimen como una organización terrorista. El HDP ha negado cualquier conexión con el PKK, pero esto no ha impedido que el partido gobernante y sus aliados del MHP, opositores desde hace mucho tiempo de la izquierda pro-kurda, aceleren para una prohibición total del partido HDP de operar en política.

El 17 de marzo de 2021, el Parlamento turco retiró la inmunidad penal del legislador del HDP Ömer Faruk Gergerlioğlu, y revocó su condición parlamentaria como acusado de “propaganda terrorista” por “retuitear” mensajes en 2016 que pedían al Estado y al proscrito PKK que alcanzaran un acuerdo de paz. El 21 de marzo de 2021, Gergerlioğlu fue arrestado por la policía cuando se dirigía a las oraciones matutinas. Al mismo tiempo, el Tribunal Constitucional inició un caso encaminado a la disolución definitiva del HDP y la proscripción de 687 de sus principales figuras políticas.

“Pero otras preocupaciones seguramente acecharán el pacífico sueño del sultán.”

Los analistas creen que las fuertes tensiones sociales en Turquía están en gran medida vinculadas a la crisis política y económica que se intensifica rápidamente. De hecho, en el último periodo la lira turca ha caído alrededor de un 1,2% frente al dólar, lo que eleva las pérdidas de la divisa a casi un 15% desde marzo de 2021. El 25 de mayo de 2021, Erdogan despidió a Oguzhan Ozbas, uno de los vicegobernadores del banco central del país, el tercer alto funcionario despedido en pocos meses, en un intento de mantener una política monetaria estricta para combatir la inflación, al tiempo que bajaba las tasas de interés y creaba una mayor inflación y una devaluación de la moneda nacional de Turquía.

Pero mientras la burguesía turca apoya plenamente la línea de gobierno y quiere una política económica centrada en la austeridad, las pequeñas y medianas empresas y el resto de la base electoral de Erdogan sufren excesivamente por estas opciones, en lugar de pedir préstamos baratos y lograr que se mantenga una lira fuerte.

Este tipo de política económica interna ha creado fuertes tensiones políticas, sin esperanza, desestabilizando las relaciones con las demás almas del Parlamento y con la sociedad. Según el diseño de Erdogan, la única manera de lidiar con ello es atacar de alguna manera a los oponentes políticos como el HDP que se oponen a su gobierno autocrático.

Por lo tanto, las tensiones están destinadas a crecer y el consenso popular de Erdogan y los partidos gobernantes inevitablemente colapsará y presumiblemente asistiremos a un declive de la era del sultán, de su gobierno procapitalista y autoritario.

 

* Licenciado en Ciencias Sociológicas, Facultad de Ciencias Políticas de la Universidad de Bolonia. Especialista en Seguridad, Geopolítica y Defensa.

Artículo publicado originalmente el 07/05/2021 en OFCS.Report – Osservatorio – Focus per la Cultura della Sicurezza, Roma, Italia, https://www.ofcs.it/internazionale/turchia-prende-forma-il-declino-del-sultano-di-ankara/#gsc.tab=0

¿SERÁ 2021 EL AÑO DEL DESHIELO EN LAS RELACIONES INTERNACIONALES PARA TURQUÍA?

Giancarlo Elia Valori*

En los últimos años, después del torpe y desacertado golpe de Estado que intentó derrocarlo en 2016, el presidente de Turquía Erdogan ha adoptado actitudes cada vez más extremistas y políticas internas e internacionales que prácticamente han aislado a Turquía no sólo de sus aliados tradicionales de la OTAN (de los cuales ha sido socio desde la fundación de la OTAN), sino también de casi todos sus homólogos geopolíticos en Medio Oriente.

En su intento de desempeñar un papel destacado en los juegos en marcha en la región mediterránea y del Cercano Oriente, desde Siria hasta Libia, pasando por Nagorno-Karabaj, el presidente Erdogan ha dado a la diplomacia de su país una deriva islamista —basada, en particular, en el apoyo al movimiento fundamentalista de los Hermanos Musulmanes— que si, por un lado, lo ha fortalecido internamente, por otro le ha llevado a hacer más enemigos de los que razonablemente podría soportar.

El pico del aislamiento internacional de Turquía se mostró descaradamente en octubre del año pasado cuando, después del brutal asesinato en Francia del profesor Samuel Paty, decapitado en la calle por un extremista musulmán de origen azerí porque era “culpable” de haber expuesto las infames caricaturas de Charlie Hebdo sobre Mahoma en las aulas, el presidente Macron arremetió contra aquellos que, “a la sombra de Mahoma” , avivaban las llamas del islamismo radical en Francia con el objetivo de despertar a los jóvenes musulmanes y animarlos a convertir su ira en la marginación social y económica en conflictos religiosos.

Por orden del presidente francés, las fuerzas de seguridad comenzaron a investigar y realizar registros en los círculos salafistas franceses controlados por unos trescientos imanes turcos que se habían instalado en Francia.

Las palabras de Macron y las iniciativas de las fuerzas de seguridad francesas contra el fundamentalismo islámico en Francia desataron la ira del presidente turco, que no dudó en llamar a su colega francés “un cerebro de muerto” que trataba a los musulmanes en Francia “como los judíos fueron tratados en la Alemania de Hitler”.

Las palabras del presidente Erdogan han añadido combustible al fuego de las ya difíciles relaciones entre Francia y la minoría de salafistas activos en el país: pocos días después de las declaraciones públicas de Erdogan, un joven tunecino en Niza mató a tres personas gritando “Alla akhbar”  en la catedral de Niza.

En esa coyuntura, Francia retiró a su embajador de Ankara, congelando sus relaciones con un país que durante décadas había sido considerado un sólido socio comercial, político y militar.

A finales de 2020, las relaciones internacionales de Turquía alcanzaron el nivel más bajo de la historia reciente.

Incluso afirmaciones justificadas como la solicitud de redefinir las fronteras marítimas con Grecia han dejado de ser apoyadas por diplomáticos europeos, mientras que el activismo en Libia para apoyar al Presidente del “Gobierno de Acuerdo Nacional” (GNA), impuesto por las Naciones Unidas pero apoyado por milicias islamistas, ha puesto a Ankara en un curso de colisión con Rusia y Egipto que, a su vez, se han puesto del lado del señor de la guerra “secular” de Cirenaica, Khalifa Haftar.

A finales del año pasado, un país como Turquía que, debido a su pragmatismo en política exterior, no sólo había sido considerado digno de pertenecer a la OTAN, sino también considerado un socio fiable y creíble durante décadas por Europa y los Estados Unidos, se encontró en total aislamiento a nivel internacional y en grandes dificultades a nivel nacional, debido a los efectos de la pandemia y una creciente crisis económica.

Es probablemente en este contexto que, desde principios de este año, el Presidente Erdogan ha cambiado de estrategia y ha lanzado lo que los observadores internacionales han llamado la “ofensiva del encanto”, en un intento de reabrir los canales de diálogo entre Turquía y los países occidentales y las potencias regionales en Medio Oriente (de Israel a Egipto, de Arabia Saudí a los Emiratos), un diálogo que había sido congelado debido a la decisión imprudente y mal considerada de apoyar, siempre y en cualquier caso, a los Hermanos Musulmanes.

Después de iniciar un canal secreto de cooperación con Israel en un intento de encontrar una solución a la guerra civil a pequeña escala sobre Nagorno-Karabaj —en la que Turquía, con el soporte “clandestino” de Israel, apoyó con éxito las razones de los turcomanos musulmanes azerbaiyanos, en detrimento de la mayoría armenia cristiana—, el presidente Erdogan decidió reabrir las relaciones con Egipto.

Después de ocho años de tensas o ausentes relaciones, Turquía ha reabierto la puerta al diálogo con Egipto bajo la bandera de una “Realpolitik” que el presidente Erdogan parecía haber olvidado.

Desde 2013, cuando el general Al Sisi derrocó al gobierno del presidente Morsi —líder de los Hermanos Musulmanes en Egipto y ganador de las elecciones de 2012—, el presidente Erdogan lo había llamado repetidamente “un asesino” y “un tirano”. Las relaciones entre los dos países se habían enfriado definitivamente cuando el presidente turco había dado descaradamente refugio y asilo político a todos los asesores y colaboradores de Morsi y a todos los miembros de los Hermanos Musulmanes que habían huido a Turquía para escapar de la represión.

El 12 de marzo de 2021, en una declaración sorpresa, el presidente Erdogan admitió en una conferencia de prensa que había “tomado medidas diplomáticas” para lograr la “reconciliación con Egipto”.

El ministro de Asuntos Exteriores, Melvut Cavusoglu, confirmó ese cambio de línea política diciendo que “después de años de hostilidad y desconfianza mutua… había llegado el momento de reiniciar gradualmente los contactos con Egipto”.

Según fuentes diplomáticas, hay dos razones principales que han convencido al presidente turco para cambiar su actitud hacia su (probablemente antiguo) rival Al Sisi.

La primera se remonta al total y ya sofocante aislamiento de Turquía en toda la región del Mediterráneo y de Medio Oriente.

La segunda es mucho más práctica y pragmática: la posibilidad de discutir con Egipto una nueva definición de las fronteras marítimas de Turquía en el Mediterráneo podría permitir a Turquía negociar —desde una posición más sólida— el problema de las “12 millas” y permitirle extender, dentro de límites aceptables, las fronteras de las aguas territoriales, actualmente “estranguladas” y cubiertas por la proximidad de las islas griegas a la costa turca.

Según el gobierno turco, un acuerdo entre Turquía y Egipto sobre fronteras marítimas podría conducir a un nuevo acuerdo sobre el mismo tema con Israel, útil para la explotación conjunta de los campos submarinos de gas frente a Chipre, Egipto e Israel.

Según fuentes muy fiables y cualificadas, el jefe del Servicio Secreto turco (MIT), general Hakan Fidan, ha recibido órdenes directas del presidente Erdogan de restablecer los contactos y las relaciones (interrumpidos desde 2013) con el Servicio Secreto egipcio, el Mukhabarat Al Amma.

Gracias al compromiso personal del emir de Qatar, Tamin Ben Hamad al Thani, quien es el último aliado del presidente Erdogan que permanece en la región, el MIT ha establecido contactos con colegas egipcios a principios de marzo de este año y, como gesto de cooperación hacia Egipto, las autoridades de seguridad turcas han colocado a treinta “Hermanos Musulmanes” egipcios, que habían sido acogidos como refugiados en Turquía, bajo estricto control de seguridad en vista de su posible extradición.

Mientras tanto, las autoridades turcas han pedido a los tres canales de televisión egipcios “alojados” en Turquía, a saber, las cadenas Al Shaq, Mekamleen y Watan, que bajen el tono de sus críticas contra el gobierno egipcio y dejen de insultar al presidente egipcio Al Sisi. A los tres canales se les ha pedido abruptamente que “revisen sus políticas editoriales” si quieren seguir disfrutando de la hospitalidad turca.

Según fuentes de prensa saudíes, muchos miembros de los Hermanos Musulmanes que se han refugiado en Turquía han sido presuntamente puestos bajo arresto domiciliario.

La diplomacia puesta en marcha por el presidente Erdogan a través del MIT está empezando a dar sus frutos: los contactos entre Fidan y su homólogo egipcio, el general Abbas Kamel, han llevado a un acuerdo en Libia que ha favorecido el nombramiento de Abdelhamid Dabaiba como presidente del “Gobierno de Acuerdo Nacional” para reemplazar al ahora desacreditado Fayez Al Sarraj.

También gracias al compromiso tras bambalinas de los servicios secretos turcos y egipcios, bajo la supervisión vigilante del Mossad israelí, la “ofensiva del encanto” del presidente Erdogan está empezando a dar sus frutos y, después de años de movimientos desconsiderados, imprudentes y aventureros, probablemente llevará a Turquía de vuelta a la mesa de negociaciones, después de renunciar al fundamentalismo musulmán, contribuyendo así a la búsqueda del “deshielo” en las relaciones internacionales que el mundo necesita para reparar el enorme daño causado por la pandemia.

 

* Copresidente del Consejo Asesor Honoris Causa. El Profesor Giancarlo Elia Valori es un eminente economista y empresario italiano. Posee prestigiosas distinciones académicas y órdenes nacionales. Ha dado conferencias sobre asuntos internacionales y economía en las principales universidades del mundo, como la Universidad de Pekín, la Universidad Hebrea de Jerusalén y la Universidad Yeshiva de Nueva York. Actualmente preside el «International World Group», es también presidente honorario de Huawei Italia, asesor económico del gigante chino HNA Group y miembro de la Junta de Ayan-Holding. En 1992 fue nombrado Oficial de la Legión de Honor de la República Francesa, con esta motivación: “Un hombre que puede ver a través de las fronteras para entender el mundo” y en 2002 recibió el título de “Honorable” de la Academia de Ciencias del Instituto de Francia.

 

Artículo traducido al español por el Equipo de la SAEEG con expresa autorización del autor. Prohibida su reproducción.

©2021-saeeg®