ASPECTOS ÉTICOS RELACIONADOS CON EL CIBERESPACIO (1)

Giancarlo Elia Valori*

Foto de Sora Shimazaki en Pexels

La investigación activa sobre la comunicación virtual se ha llevado a cabo hace relativamente poco, desde principios de la década de 1990, y se está volviendo cada vez más intensa. El creciente interés de representantes de diferentes temas humanitarios (filósofos, sociólogos, psicólogos, culturólogos, lingüistas) en este tema se explica no tanto por la dinámica sin precedentes del desarrollo del tema de investigación, sino más bien por el papel fundamental que desempeña la comunicación en la década de 2000.

Las tecnologías de telecomunicaciones actuales y, en primer lugar, la red global de Tecnología de la Información Internet y el ciberespacio conexo, son uno de los factores más importantes en el desarrollo de la comunidad mundial, ya que tiene un impacto decisivo en las esferas pública, política, económica y sociocultural. Por lo tanto, existe una clara necesidad de una comprensión filosófica integral de las consecuencias de la informatización global y de la sociedad actual que permita sintetizar los variados datos de las ciencias aplicadas.

Dado que la comunicación virtual es un fenómeno cultural relativamente nuevo, aún no ha surgido ningún sistema comprensible, distinto y efectivo de regulación moral en esta área. Además, la comunicación virtual tiene tales características que puede considerarse como la encarnación de un ideal libertario, incluso anarquista o aparentemente anarquista, de modo que se permite que terceros se expresen para controlar a quienes lo hacen por parte del establishment.

La comunicación virtual ofrece a las personas oportunidades sin precedentes para la realización de la libertad personal, desafiando su naturaleza moral, lo que da lugar a muchos problemas éticos de naturaleza teórica y aplicada que generalmente requieren una solución adecuada. Por lo tanto, la relevancia del problema está determinada, por un lado, por la necesidad científica y teórica de un estudio holístico y sistemático de los aspectos éticos de la comunicación virtual y, por otro lado, por la necesidad social práctica de cerrar una brecha regulatoria en esta área.

La investigación se centra principalmente en la actividad y los comportamientos de los individuos durante la comunicación mediada por computadora, pero más bien dirigida por la web en su esencia. Es decir, el conjunto de normas y principios que rigen esta comunicación, es decir, la moralidad y/o inmoralidad del ciberespacio.

Es necesaria una reflexión moral y filosófica y una evaluación objetiva de los procesos de comunicación virtual y su impacto en la sociedad. Para lograr este objetivo, es necesario abordar las siguientes tareas:

– caracterizar las especificidades de la comunicación virtual;

– considerar las ideas clave de la “biblioteca” disponibles; 

– analizar el grado de influencia de estas ideas en la creación de un ethos específico del ciberespacio;

– determinar el estatus de la moralidad en el sistema de reguladores normativos de la comunicación virtual;

– identificar los principios morales fundamentales que regulan el comportamiento en este ámbito;

– describir y analizar las normas que constituyen o deberían constituir la base de los códigos éticos en el ciberespacio;

– identificar las especificidades de la netiqueta (el comportamiento civilizado que debemos tener al comunicarnos) y determinar qué papel deben desempeñar los propios ciudadanos en su propia autorregulación deseable en Internet;

– considerar y analizar los principales dilemas éticos y filosóficos generados por la aparición de las nuevas tecnologías de la información y la comunicación. Por tanto, la desanarquización está supeditada a la solución de estos problemas.

La ética de la comunicación virtual o, como se llama comúnmente, la ética de la red cibernética, como campo de la filosofía práctica, apenas está comenzando a surgir. A pesar de que en los últimos años ha aparecido un número bastante grande de publicaciones sobre los problemas de la interacción humana con las redes globales de TI, especialmente en los países de habla inglesa, solo una pequeña cantidad de estos trabajos se dedica a los aspectos éticos de dicha interacción, ya que en esos países los esfuerzos están respaldados sin escrúpulos por el beneficio y superan con creces la producción de ensayos dedicados a los valores humanos y morales.

La ética de la comunicación virtual se considera muy a menudo como una continuación y desarrollo de la esfera académica de la ética informática, que es un campo de ética aplicada que estudia los problemas morales creados por las tecnologías de la información.

Este enfoque parece totalmente legítimo si prestamos atención primaria a la naturaleza indirecta de la interacción virtual.

Al mismo tiempo, varios investigadores creen que todas las acciones mediadas por computadora, sin excepción, tienen una naturaleza de información. Esto significa, de una manera u otra, tener un impacto significativo en la infoesfera, cuyas consecuencias solo están sujetas a evaluación moral. Como resultado, la información se convierte en un sujeto completamente independiente de las relaciones morales y, por lo tanto, la ética de las computadoras y la comunicación virtual adquiere un estatus que es filosóficamente más significativo que la ética de la información tout court, que se ha desarrollado hasta “recientemente”.

Según otro punto de vista, la ética de la comunicación virtual debe considerarse una de las variedades de la ética profesional, significativamente más cercana a la de los bibliotecarios y comunicadores (códigos de ética de los medios, estatutos de los periodistas, etc.). Este enfoque se basa en el análisis de los tipos de actividades más comunes y socialmente relevantes por parte de los usuarios de Internet, y por lo tanto, aunque con algunas reservas, se convierten en representantes de diferentes grupos profesionales que no solo tienen derecho a existir, sino también a ponerse en pie de igualdad con instituciones nacionales o internacionales similares existentes.

Hay dos estrategias principales para justificar la ética web: la anglófona (principalmente en los Estados Unidos de América) y la de habla alemana. Los autores anglófonos se centran en los aspectos culturales y axiológicos de la ética web, considerando los problemas morales de la comunicación virtual en el marco de la ética normativa y, por regla general, sobre la base de la aplicación de conceptos éticos clásicos a ellos (principalmente deontología, utilitarismo, economicismo, prácticas comerciales). Los autores de habla alemana, en cambio, centran su atención en los aspectos de comunicación de la ética web y en una cuestión teóricamente más significativa pero demasiado abstracta: si la ética, en general, y la ética web, en particular, pueden fundamentarse y realizan investigaciones principalmente sobre la base de la ética del discurso.

La base metodológica del estudio es un enfoque interdisciplinario sintético, así como un análisis exhaustivo y sistemático del fenómeno que se está estudiando. La metodología propuesta combina el análisis de valores, criterios y juicios estructural-funcionales e histórico-genéticos con las ideas principales de las escuelas antropológicas y hermenéuticas, así como con los logros de disciplinas científicas como la ciencia política, la sociología, los estudios culturales, la psicología y la teoría de la comunicación.

La novedad de estos resultados consiste:

– en la identificación de las especificidades de la disciplina ética de la comunicación virtual;

– en la tematización y sistematización de los principales reguladores éticos de la comunicación virtual;

– en la validez teórica de las normas morales, reglas y principios que rigen los comportamientos en este campo.

El significado teórico de esto radica en la presentación sistemática de los procesos de comunicación virtual desde un punto de vista ético, que no solo permite explorar la práctica del ciberespacio, sino que también sirve como requisito previo para la creación de mecanismos efectivos para garantizar la implementación de una moral común con las normas, reglas y principios relevantes.

Los resultados obtenidos pueden ser utilizados para futuras investigaciones sobre el problema de la influencia de la comunicación virtual en la sociedad y la personalidad en el marco de disciplinas teóricas como la ética, la pedagogía, la sociología y la psicología. La metodología para analizar los procesos de comunicación puede encontrar una amplia aplicación en la teoría y la práctica modernas de la comunicación de masas.

En la mayoría de los casos, la comunicación virtual se caracteriza por rasgos distintivos como la mediación, la interactividad, la distancia y el carácter intercultural global. El anonimato de los participantes ofrece amplias oportunidades para la construcción de una identidad personal, ya que no existe una jerarquía de estatus, mientras que su extra-institucionalidad, el no desarrollo y la incertidumbre de las reglas sociales (incluidas las legales y morales), pueden conducir a la marginación y la burla de los procesos de comunicación, que se concentran sectariamente en un grupo restringido de usuarios de Internet que pierden gradualmente el contacto con la realidad terrenal.

Las características antes mencionadas, junto con la imperfección de las modernas regulaciones informáticas, limitan considerablemente las posibilidades de regulación organizativa y legal de esta área, lo que permite a los participantes en la comunicación virtual considerarla “el último territorio de libertad”, una nueva res nullius, en la que refugiarse del control estatal. En consecuencia, la mencionada autorregulación moral voluntaria, que es en gran medida espontánea y realiza funciones compensatorias, comienza a desempeñar un papel prioritario en la regulación normativa de la comunicación virtual. O más bien, los legisladores siguen su ejemplo para producir reglas. O los propios legisladores actúan como usuarios de Internet para que puedan comprender mejor el entorno ingresando a él con roles anónimos. (1. continuará)

 

* Copresidente del Consejo Asesor Honoris Causa. El Profesor Giancarlo Elia Valori es un eminente economista y empresario italiano. Posee prestigiosas distinciones académicas y órdenes nacionales. Ha dado conferencias sobre asuntos internacionales y economía en las principales universidades del mundo, como la Universidad de Pekín, la Universidad Hebrea de Jerusalén y la Universidad Yeshiva de Nueva York. Actualmente preside el «International World Group», es también presidente honorario de Huawei Italia, asesor económico del gigante chino HNA Group y miembro de la Junta de Ayan-Holding. En 1992 fue nombrado Oficial de la Legión de Honor de la República Francesa, con esta motivación: “Un hombre que puede ver a través de las fronteras para entender el mundo” y en 2002 recibió el título de “Honorable” de la Academia de Ciencias del Instituto de Francia.

 

Traducido al español por el Equipo de la SAEEG con expresa autorización del autor. Prohibida su reproducción.

©2022-saeeg®

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.