RUSIA EN UCRANIA: SIN SUSTITUTO PARA LA VICTORIA

Alberto Hutschenreuter*

Las consecuencias de una hipotética derrota rusa en Ucrania, que no supone, por supuesto, una capitulación sino la no obtención de los objetivos en el terreno, sería prácticamente una catástrofe para Rusia. Solo piénsese que el régimen encabezado por Putin difícilmente se podría sostener; el trastorno económico impactaría fuertemente en la sociedad cuyo nivel de vida descendería; podrían suceder fuertes convulsiones internas; quedaría postergada la modernización económica; el país aumentaría su aislamiento internacional; Ucrania vigorizada podría intentar recuperar Crimea; la OTAN la sumaría como miembro, es decir, Rusia tendría a la Alianza (más unida y con nuevos miembros, posiblemente Suecia y Finlandia) en su frontera y con importantes capacidades militares; se debilitarían las entidades regionales impulsadas por Moscú; podrían ocurrir levantamientos en ex repúblicas soviéticas para desalojar a gobiernos cuestionados y pro-rusos… En suma, una Rusia derrotada y desprestigiada ya no podría sostenerse como un actor estratégico en una configuración internacional nueva. Solo sería una superpotencia por sus armas nucleares y convencionales, pero regional y globalmente decrecería su status.

Por ello, parafraseando el título de la obra del general Douglas MacArthur, “No hay sustituto para la victoria”, resulta casi impensable que Rusia sea derrotada en Ucrania; es decir, es casi imposible considerar que hubo una planificación insuficiente o errónea por parte de aquellos que pensaron y diseñaron la intervención militar en Ucrania. Desde hace tiempo la élite militar y estratégica rusa se halla trabajando en el escenario de guerra con Ucrania e incluso ha considerado posibles querellas militares con la OTAN en la zona del Báltico y en el Mar Negro. El propio jefe del Estado Mayor de las Fuerzas Armadas de Rusia, general Valeri V. Gerasimov, es una de las principales referencias en materia de “zona gris” y “guerra híbrida”, esto es, la relevancia de medios no militares en las guerras contemporáneas. Además, en los últimos catorce años Rusia desplegó sus fuerzas en Georgia, Crimea y Siria. Todas fueron intervenciones exitosas, es decir, se lograron los propósitos, en tanto los errores cometidos fueron muy considerados de cara a posibles nuevos teatros. Aparte, los ejercicios militares (conjuntos y combinados) que ha venido realizando Rusia en los últimos años, algunos de ellos de enorme movilización de fuerzas como el “Vostok-2018”, le permitieron trabajar desde nuevos escenarios (por lo general, enfrentando a una alianza hostil en sus fronteras) y calibrar deficiencias logísticas y de control. Finalmente, si bien su presupuesto de defensa no se corresponde con su estatus de “gran poder” (64.000 millones de dólares, el 10 por ciento del de Estados Unidos y por debajo del de India) Rusia ha realizado una importante modernización, particularmente en sistemas antiaéreos, sistemas ópticos térmicos para blindados, poder aéreo, cohetes y misiles.

Considerando que la intervención en Ucrania podría ir convirtiéndose en una campaña, es decir, el peor escenario para una fuerza invasora, el grado de acumulación militar y violencia por parte de Rusia irá aumentando cada vez más, hecho que implicará un mayor descenso de la seguridad humana en el país y en la región.

La eventual captura de Kiev y la instauración de un gobierno fiel no implicarán necesariamente el fin de la confrontación, incluso podría incrementarse la confrontación en clave asimétrica; pero Rusia habrá alcanzado el principal objetivo.

Este escenario, prácticamente único posible para Moscú, a menos que las conversaciones que se llevan a cabo impliquen un acuerdo que satisfaga a Rusia, supondrá un gran esfuerzo para la economía rusa cuyas consecuencias sufrirá por largo tiempo la sociedad rusa. Es decir, implicará una victoria con sobrecarga para el poder nacional.

Tal escenario pondrá fin a la cuestión que arrastró la crisis a la intervención y guerra: la posible marcha de Ucrania hacia la OTAN; y difícilmente las relaciones entre Rusia y Occidente mejoren, pues, como efectivamente advierten los especialistas, el mundo no será el mismo tras esta confrontación. Por lo pronto, no sólo se mantendrá sin orden, sino en un estado de penumbra estratégica, esto es, discordia, desconfianza y bajo multilateralismo.

En dicho contexto, Ucrania habrá sufrido otro impacto adverso de escala (no hay peor situación para un país que perder una guerra y quedar ocupado por las fuerzas extranjeras). En relación con Occidente, la imposición de Rusia en Ucrania podría llevar a que, como advierten Liana Fix y Michael Kimmage en un trabajo publicado en Foreign Affairs bajo el título “What if Russia Wins?”, se “matice” la primacía estadounidense en Europa. Por su parte, esta última deberá pensar las relaciones entre Estados como nunca debió dejar de pensarla: desde el poder, la seguridad, las capacidades y la posibilidad de confrontaciones interestatales. Porque si alguna lección central nos dejará este acontecimiento es recordar que, generalmente, han sido las guerras las que han posibilitado un orden internacional, es decir, la paz.

 

* Doctor en Relaciones Internacionales (USAL). Ha sido profesor en la UBA, en la Escuela Superior de Guerra Aérea y en el Instituto del Servicio Exterior de la Nación. Su último libro, publicado por Almaluz en 2021, se titula “Ni guerra ni paz. Una ambigüedad inquietante”.

©2022-saeeg®

 

Lista Violeta comicios SUOEM Córdoba – Honestidad, Dignidad y Trabajo

Aldo Cabello candidato a Secretario General, Lista Violeta SUOEM, Córdoba

Recientemente, hablando con gente conocida que trabaja en la Municipalidad de Córdoba, me entero que surge una nueva lista en su sindicato, el SUOEM (Sindicato Unión Obreros y Empleados Municipales), que se postula como oposición a la eternamente entronizada lista oficialista.

La Lista Violeta, encabezada por Aldo Cabello como candidato a Secretario General,  trae promesa de nuevos aires, de grandes cambios y de recuperación de derechos para los trabajadores municipales y realmente me llamó la atención la propuesta, ya que de alguna manera propone recuperar la tarea que un sindicato debe tener con respecto a sus agremiados, tarea que ha dejado de cumplirse en el SUOEM por negociados y connivencia con el ejecutivo de turno.

No es una elección menor teniendo en cuenta que Córdoba es la segunda ciudad del país, con una población estimada en cerca de 3.000.000 de habitantes, una superficie de 576 kilómetros cuadrados y que genera el segundo Producto Bruto Geográfico del país y el tercero per cápita, después del Gran Buenos Aires y del Gran Rosario.

El gremio no hizo nada cuando comenzaron a desconcentrarse las áreas perdiendo contacto entre sí, cuando esa división llevó a que cada uno cuide su propia quintita en detrimento del bienestar general. Me recuerda a aquella carta que el Dr. Arturo Jauretche escribiera el 9 de julio de 1942 al Dr. José Abalos:

Preví todas las consecuencias del electoralismo y supe que él iba a operar la destrucción de los valores morales del radicalismo, la ruptura de su unidad frente al Régimen fraccionándolo, como ha ocurrido, en intereses locales, haciendo que los distritos favorecidos por la suerte de algún gobierno se desinteresen de la de otros distritos, para preocuparse exclusivamente de la conservación de sus poderes.

Como de costumbre, no aprendemos nada de la historia y seguimos cometiendo los mismos errores, y los de siempre, ante nuestra inacción, siguen cometiendo los mismos atropellos.

Los gremios, el gobierno municipal, provincial y nacional se dicen peronistas pero olvidan las directivas de su líder histórico Juan Domingo Perón cuando decía:

¿Qué problema es más grave de cuantos tiene en la actualidad el pueblo argentino? -el de poder vivir con dignidad. ¿Cuál es el estado actual de los hombres de ese pueblo? -el noventa por ciento de ellos se encuentran sumergidos, porque mientras se congelaron sus sueldos y salarios, se han liberado los precios de los artículos esenciales y, en consecuencia, su poder adquisitivo no está en proporción a la necesidad. ¿Qué es lo que debe hacerse? -se comprenderá fácilmente que mientras subsista el actual estado de cosas, nada se conseguirá con enriquecer más a los ricos, como no sea hacer aún más odiosa la miseria en medio de la abundancia. Sería largo enumerar exhaustivamente cuanto se debe hacer para restablecer la justicia social que la mala fe de los actuales políticos ha destruido con las consecuencias que presenciamos, pero existe en el país una extensa legislación social que dejó el justicialismo y bastaría con que se cumpliera la mitad de esas leyes, que hoy son letra muerta, para que en muy poco tiempo cambiara la suerte del pueblo argentino y retornaran los días que todos añoran.

Ha de comprobarse minuciosamente el empleo que se haga del dinero que constituya la ayuda anunciada, estableciendo un control efectivo para que se cumplan las leyes sociales a que nos venimos refiriendo. Debe ser condición imprescindible el restablecimiento de los Convenios Colectivos de Trabajo y del Salario Vital Móvil, como asimismo la elevación inmediata de los salarios hasta ponerlos a nivel con el costo de la vida y el incremento de las fuentes de trabajo. En el pueblo, escéptico ya por la acción de sucesivos engaños, nada se conseguirá si los efectos no se hacen sentir en forma inmediata y sostenida. No contribuyan ustedes con nuevos errores a que la infamia se siga consumando. Si realmente se intenta ayudar al pueblo argentino, no lo hagan a través de un gobierno que ha demostrado ser su peor enemigo, como tampoco por intermedio de las empresas que han sido las causantes de la actual explotación y miseria, háganlo por las organizaciones sindicales que son las únicas que lo representan y los órganos naturales en la defensa de los intereses populares y profesionales, que no sólo pulsan mejor las necesidades de la masa, sino que también son las instituciones más serias y responsables del país.

La Lista Violeta apuesta a la renovación sindical, los puntos que expone no sólo son interesantes sino necesarios y urgentes:

    • Cese de los pagos en negro, ¿cómo puede ser que el gobierno que exige el blanqueo del pago a los trabajadores del sector privado pague en negro a sus trabajadores? ¿Cuál es la vara que usa?
    • Cese de la precarización laboral. Se han desmantelado las distintas reparticiones que prestan servicios a los contribuyentes y se han creado en paralelo distintas áreas superponiendo funciones mediante las cooperativas de trabajo que en el mejor de los casos perciben la suma de $20.000 por cuatro horas de trabajo. Se crearon las figuras de monotributistas y becarios generando un aumento de la mano de obra municipal.
    • Devolución de la séptima hora. Se redujo a 6 horas el horario laboral disminuyendo el poder adquisitivo del empleado municipal.
    • Reconocimiento de la carrera administrativa y estructuras orgánicas. El primer año de pandemia se perdió en lo que atañe al ascenso por antigüedad y se colocaron “jefes” interinos obsecuentes al ejecutivo en detrimento de los mandos medios con cargos concursados y ganados.
    • Promover el buen trato de los representantes hacia los afiliados. A los atropellos del ejecutivo se suman los del gremio que no defiende al que no comulga con sus mismas ideas y metodologías.
    • Devolver la dignidad a los jubilados municipales. Al pagar el gobierno los aumentos en negro, los mismos no impactan en los ingresos de los jubilados.
    • Creación de la casa del jubilado. Hoy los jubilados no tienen un lugar donde sociabilizar, ni oportunidades para recrearse y capacitarse.
    • Crear un servicio de delivery de farmacia para los afiliados jubilados. Al día de hoy, la farmacia sindical está vaciada y muchos jubilados deben volver dos y hasta tres veces para conseguir los medicamentos triplicando los gastos con el perjuicio que ello conlleva.
    • Creación de un Centro de capacitación con salida laboral.
    • Creación de un Centro de capacitación técnico-administrativo para los empleados.
    • Creación de una Comisión para contención psico-emocional frente a casos traumáticos.
    • Trabajar por el mejor convenio para el acceso a la vivienda propia para los afiliados.
    • Mejorar la Secretaría de Turismo jerarquizándola con mejores y mayores propuestas para el afiliado.
    • Una transformación para mejorar calidad y servicio de la Farmacia Sindical.
    • Refuncionalizar la Clínica Sindical.
    • Recuperar los derechos individuales y laborales.
    • Bregar por la conservación de la Unidad, la Dignidad y el Trabajo.

Cuando se ven sindicalistas enriquecidos y socios del poder de turno, la propuesta de la Lista Violeta se percibe como la única opción posible, la única que propone volver a la fuerza de las bases, recuperando lo que se perdió, el contacto con las mismas. En los tiempos políticos que vivimos, que un candidato a Secretario General como Aldo Cabello proponga transparencia es digno de tener en cuenta.

No hay que temer el cambio ni seguir tropezando con la misma piedra, como decía Friedrich Engels:

«Una gran clase, como una gran nación, nunca aprende más rápido que a través de las consecuencias de sus propios errores».

Es hora de aprender de los errores y cambiar de rumbo para ir logrando mejoras en todos los campos. Es hora de cambiar el voto de las últimas tres décadas.

Sólo nos queda esperar un nuevo espacio que venga con la fuerza, la honestidad y los ideales de la Lista Violeta del SUOEM y proponga nuevos aires en el Municipio, la Provincia y la Nación, porque como decía Don Hipólito Yrigoyen:

«Es indispensable fijar como condición irreductible, que la moral política es la base de todos los progresos y de todas sus formas eficientes.» (Mensaje al Congreso Nacional, Octubre 15 de 1921).

Por Der Landsmann para Saeeg.

Notas:

  • Escritos sobre Tercera posición y Unidad Latinoamericana – Juan Domingo Perón.
  • Radicalismo y Nacionalismo – Arturo Jauretche.

©2022-saeeg®