INTEGRIDAD TERRITORIAL

Iris Speroni*

Ergo, el modo pasivo-agresivo de la población.

El profesor Leandro Ocón nos muestra números fríos sobre el presupuesto de las FFAA de nuestro país en RED PILL GEOPOLÍTICA DEL ATLÁNTICO SUR: MALVINAS, UCRANIA Y ANTÁRTIDA

Gráfico elaborado por Leandro Ocón. Presupuesto militar en proporción al PBI.

Desde 1983 a la fecha, el presupuesto ha sido incrementalmente reducido. Pasaron presidentes, algunos que se golpeaban el pecho con discursos nacionalistas, otros desvergonzadamente subordinados a Washington. En los hechos, todos con la misma política.

Argentina hoy, como hace mucho tiempo que no le sucede, corre riesgos territoriales. Riesgo de disgregación por: a) propaganda secesionista, como la del ex gobernador de Mendoza y actualmente senador por dicha provincia [1]; b) actos vandálicos y/o insurrectos en la Patagonia, probablemente financiados desde el exterior y con olor a servicio; c) nuestro territorio y Mar Argentino en parte ocupado por Gran Bretaña; d) desmantelamiento de Gendarmería, que fuera parcialmente retirado de las fronteras; e) nuestra población mal distribuida dentro del territorio, con grandes extensiones magramente ocupadas; f) el menoscabo moral y físico de nuestras FFAA.

Desde 1983 que existe un proceso de debilitamiento del país en todos los frentes:

    • Destrucción adrede de la educación (acá no hubo errores, ni ignorancia, ni excesos) mediante un plan detallado y bien ejecutado, con financiación desde el exterior y una gran cantidad de criollos serviles dispuestos a llevarlo a cabo. Un pueblo poco educado es vulnerable o más vulnerable. No conoce ni su historia ni su geografía. No conoce el mundo. Pierde herramientas para ganarse la vida. Lo pone de rodillas.
    • Destrucción de la salud en todas sus facetas: i) mal nutrición; ii) inexistente o escasa prevención; iii) pobre asistencia, heterogénea en lo geográfico, de pobre calidad en los lugares de alta densidad poblacional.
    • Destrucción del sistema de seguridad y administración de justicia. Es un plan diseñado del poder, que con la excusa del garantismo/abolicionismo, nos sumergen en una guerra civil molecular.
    • Destrucción de los ferrocarriles, la flota fluvial y marítima mercante, y la aeronavegación de cabotaje. Uno de los países más extensos del planeta hoy, a diferencia de 100 años atrás, no cuenta con un sistema logístico confiable de traslado de personas, mercaderías; ni siquiera correspondencia.
    • Destrucción de la industria nacional. Con distintos artilugios, desde la creación del Mercosur, hasta décadas de tipo de cambio atrasado y un sistema impositivo perverso.
    • Destrucción del aparato económico general: sin moneda, impuestos abonados por adelantado, sistema impositivo obtuso, tasas de interés estratosféricas, cambio permanente de reglas de juego, salario real miserable. Destrucción de infraestructura logística y energética.
    • Destrucción de la voluntad exportadora mediante medidas antiexportadoras: derechos aduaneros, tipo de cambio atrasado, adelantos impositivos, medidas paraarancelarias (prohibición de exportar ciertos ítems, intervención de mercados, cuotas de exportación, permisos caso por caso).
    • Destrucción de un pasado común, de un aglutinador ideológico. Incluye varios artilugios: 1) no enseñar historia en las escuelas; 2) no festejar las fechas patrias; 3) reemplazar el mito fundacional.
    • Destrucción de la voluntad popular en todas sus épicas. Como país que luchó contra los realistas, contra las potencias mundiales [2]. Dentro de este programa se encuadra la campaña de desmalvinización. Sus participantes fueron recompensados. Ej.: los responsables de “Iluminados por el fuego”, fueron y son premiados con altos cargos públicos. Someterse al atlantismo en la Argentina de las últimas décadas siempre es recompensado. Este programa de desmalvinización fue muy bien desmenuzado y descripto por la Prof. María Sofía Vassallo. Básicamente intenta quitarle la épica al Pueblo Argentino en su condición de sujeto de la historia, de responsable de su propio destino, de su orgullo por pelearse con los grandes de igual a igual. Busca su desmoralización y su atomización. Lean a Vassallo que lo explica mejor que yo.
    • Destrucción de las FFAA. En lo moral, en lo económico. Han dejado que su equipamiento se volviera obsoleto, sin reponerlo. Los sueldos han sido y son magros; los diferentes gobiernos les han vendido sus tierras [3].

Como se verá fue un esfuerzo concertado entre todas las fuerzas políticas sin solución de continuidad. No importa quién esté, el programa es el mismo. La ley de aborto propuesta por el gobierno de Macri y sancionada durante el actual mandato de Fernández es un eslabón más en este debilitamiento sistemático de nuestra nación, en este caso, demográfico [4].

Por eso digo que no hemos sufrido un proceso anárquico fruto de la desidia o la ineptitud, sino la aplicación de un plan de debilitamiento general del país y principalmente de la voluntad de su pueblo, diseñado desde el exterior y ejecutado por los interventores. Fíjense, por ejemplo, las diferencias y similitudes de los gobiernos de Cristina Fernández y Mauricio Macri. Exteriormente fueron diferentes: la primera, amiga de Venezuela, China y Rusia, con discursos patrioteros en contra del orden mundial. El segundo subordinado abyecto de Washington. Sin embargo, si uno mira más allá de la superficie, ambos han desangrado el país con déficit cuasifiscal (intereses pagados por el BCRA), retraso cambiario, sesgo antiexportador, desfinanciamiento de las FFAA (en particular venta de sus propiedades y deterioro de su flota y su Fuerza Aérea); la misma agenda bajada por el Departamento de Estado de EEUU en temas de género, familia, educación (ESI), DDHH, etc. 

Se percibe con claridad la continuidad política de los últimos 40 años y con una aceleración y homogeneidad destacable en estos 20 años del siglo XXI.

Lo que debe quedar claro desde 1983 a hoy es que Gran Bretaña nos sigue viendo como enemiga, por lo cual continúa el embargo bélico, las facilidades otorgadas a Chile y Brasil para la compra de armamento, la financiación de voceros locales del atlantismo, la proliferación de fundaciones y asociaciones civiles financiadas por el Foreign Office y MI6; y el incremento de presupuesto destinado a mantener su colonia en el Atlántico Sur [PRESUPUESTO DE DEFENSA DE GRAN BRETAÑA].

Reconquista

Sin embargo, con su apreciación de la gesta malvinera, el pueblo, con baja intensidad, sin hacer muchas olas, demuestra que se desmarca de la agenda de los interventores. Tal vez si junto con la agenda, la intervención hubiera traído prosperidad económica —como sí lo hizo en Ucrania hasta hace 60 días atrás— la población se haría más la estúpida. Pero vemos todos los costos y ningún beneficio. Ergo, el modo pasivo-agresivo de la población.

La rebelión es cuestión de tiempo y liderazgo. El riesgo de la disgregación territorial es cierto y plausible.

El programa:

    • Pertrechar a las FFAA. Equipamiento, buenos sueldos, instrucción, devolución de propiedades. Un presupuesto no inferior al 4% del PBI durante 4 años para estacionarse en un 3%. 
    • Recuperar y hacer funcionar Fabricaciones Militares.
    • Recuperar FFCC y flota. Reconectar el país.
    • Controlar las fronteras: Gendarmería, Prefectura, Migraciones.
    • Fomentar el riego en la zonas áridas, invertir en infraestructura y facilitar el traslado de población al interior del país con el objeto de ocuparlo en su totalidad.

Revalorizar el tipo de cambio: esto es más dinero para las provincias (habitantes, empresas, asociaciones civiles, estado provincial y municipios) y menos para las cinco manzanas que involucran Casa Rosada, BCRA y AFIP.

    • Perseguir penalmente a los traidores que proponga la disgregación nacional.
    • Nacionalizar la educación. Volver a los programas y disciplina interna del último período democrático no socialdemócrata y trabajar a partir de ahí.
    • Nacionalizar la salud, de tal forma de garantizar homogeneidad en la calidad de atención. Dedicarle esfuerzos a la calidad de nutrición de la población y a la prevención de enfermedades.
    • Fortalecer la familia como unidad básica de la nación.
    • Facilitar el acceso a la propiedad de las familias.
    • Recuperar la liturgia nacional, incluida la educación de la historia en la primaria y secundaria y el festejo de las fechas patrias.
    • Motorizar la economía en base a la exportación de servicios y bienes.
    • Reconstruir la industria en base a las necesidades contemporáneas.
    • Elevar el nivel de vida general en base a buenos sueldos.
    • Retomar nuestro proyecto de Nación 1874-1982.

Ah, me olvidaba. Todo esto será posible si nos deshacemos de los interventores.

* Licenciada de Economía (UBA), Master en Finanzas (UCEMA), Posgrado Agronegocios, Agronomía (UBA).

 

Notas

[1] Nadie ha pedido sanciones para el senador Cornejo, que podrían ir desde la expulsión de la Cámara a la cárcel.

[2] La Ciudad de Buenos Aires no festeja más en actos públicos recordatorios de la Reconquista, el máximo punto de orgullo de la ciudad y el germen de la gesta Libertadora. Se desnaturaliza el rico historial de las luchas obreras (excepto la versión cool de Canal Encuentro, con tamiz zurdo, donde Rucci no existe y se cantan loas a Tosco).

[3] El gobierno de MM derogó una ley de la época del General Perón, que destinaba el resultado del arriendo de las tierras bajo administración de las FFAA a engrosar el presupuesto de las fuerzas. Ahora va a rentas generales.

[4] Argentina es un país subocupado y de baja densidad poblacional media.

 

Artículo publicado originalmente el 02/04/2022 en Restaurar.org, http://restaurarg.blogspot.com/2022/04/integridad-territorial.html

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

WC Captcha 50 − 45 =