Archivo de la categoría: Argentina

LA ISLA DE LA FANTASÍA

Iris Speroni (gab: https://gab.com/Iris_Speroni)

 

Estamos en una situación delicada. No porque exista oposición sino justamente porque no existe.

 

Esta semana la casta política casi por unanimidad aprobó el cupo trans para los puestos públicos.

Este acto demuestra varias cosas:

  • que hay un partido único en Argentina: el partido socialdemócrata.
  • que ninguno de los legisladores lee la constitución[1]. Aquél que sí la leyó, no da un rábano por su contenido. Tiene razón. Violar la CN no recibe castigo alguno.
  • que son obedientes al mandato externo. Amnistía Internacional, subsidiaria de MI6, o cualquier otra fundación/asociación civil que cubra su función, les ordena hacer algo y van todos a cumplir como buenos y obedientes mandaderos que son.
  • que viven desconectados, en un 100%, de los padecimientos del pueblo. Se entretienen con el sexo de los ángeles —en este caso literalmente— mientras millones de personas ven sus medios de vida, su patrimonio y su familia deteriorarse ante sus ojos sin que nadie les tire una soga. Esto tiene dos vertientes: por un lado viven en una burbuja, realmente no saben qué sucede; por el otro, ostentan impunidad, “mirá como me río en tu cara”. Un ejemplo de miles posibles: la casta tiene su personal doméstico en negro[2]; nadie les pida la renuncia aún en los casos en que la contravención se haga pública. Vale para Triaca (¡ministro de trabajo!), o de la responsable de un engendro socialdemócrata como el INADI quien abusó de una inmigrante boliviana (parece que la única mujer, pobre y coya que importa es Milagros Sala; todas las otras mujeres pobres coyas no son de interés de Palermo Sensible).

Esto ocurre en medio de un panorama desolador. Hace diez años que el país no crece. Cierres de comercios y empresas en general. Mayor presión impositiva (a pesar de la caída del nivel de actividad y de los recesos forzados dictados por el propio gobierno). Caída del empleo. Pérdida del poder adquisitivo de los asalariados.

Mientras la casta se ha dedicado a: leyes de aumento de impuestos, b. emitir moneda sin el debido contralor del Congreso, c. leyes exigidas desde el exterior de todo tipo (religión de género, impunidad para los laboratorios, facilidades para las petroleras, aborto, el inexistente “calentamiento global”, etc.). En ningún momento la nomenklatura tomó una medida para facilitar la vida del pueblo, custodiar el patrimonio de la Nación o cumplir con el mandato constitucional de “promover el bienestar general”.

Hace 40 años que los gobernantes desinvierten en salud. Viene una pandemia o una pseudopandemia y expone que no hay suficientes camas de terapia intensiva para 45 millones de habitantes. ¿Qué hicieron con nuestro dinero todos estos años? Luego de emerger esta cruda realidad persisten en la subinversión y en pagar magros sueldos al personal de salud. No tienen la más mínima capacidad de rectificar su rumbo en caso de turbulencias. Perseveran en un curso de colisión.

No les importa, porque no les pasa nada por incumplir sus juramentos y porque les pagan por gobernar en contra de los intereses de todos nosotros.

Argentina no crece desde hace diez años. ¿Por qué? Es simple. Es un poco como la ley de la gravedad. Si uno suelta una lapicera a un metro del suelo, ésta cae. No pueden pasar muchas otras cosas. En caso de haber un viento feroz, se suman los vectores (el horizontal del viento y el vertical de g) y el objeto caerá en algún otro lado. Pero caerá.

Con el crecimiento del PBI pasa lo mismo. No se pueden violar las leyes físicas. Para crecer hay que invertir. Pueden invertir los privados o el sector público, pero alguien lo tiene que hacer. Si la inversión equivale al desgaste natural de la inversión existente, nos mantenemos en el mismo lugar. (Técnicamente cuando la inversión equivale a la amortización del capital).

Crecimiento de PBI per cápita. En nuestro país todos los años nacen más bebés que gente que se muere, a lo que se suma la inmigración. Esto es, la población crece al 1,17% anual. Para que el PBI per cápita (PBI por persona) crezca, el PBI debe crecer al menos un 1,17% anual.

No crece el PBI total y mucho menos el per cápita.

Para que crezca el PBI per cápita deberíamos reponer la obsolescencia de capital (las máquinas, rieles, represas, columnas de Alta Tensión, camiones que se rompan) y un poco más para crecer la producción un, al menos, 2%.

¿Por qué no sucede? Porque se roban todo. Para poder cumplir con este mínimo que evitaría tensiones sociales quienes gobiernan deberían monitorear el nivel de saqueo, frenarse al momento de llegar a ciertos montos, de tal forma de no poner en riesgo todo su sistema de opresión. Ni eso saben hacer.

No lo hacen porque están en ganadores. Porque están duros de merca. Se sienten imbatibles. Nada los puede tocar. Peor desde que desplazaron a Trump. Creen —tal vez con razón— que no tienen a nadie en frente. Ni en la Argentina, ni en el exterior.

Estamos en una situación delicada. No porque exista oposición sino justamente porque no existe.

Un régimen que avanza como un tren sin frenos y a alta velocidad hacia un estrago que ocurrirá tarde o temprano. ¿Por qué? Porque no tienen registro ni por dónde van, ni a qué velocidad y tampoco saben que los frenos a aire tienen las mangueras cortadas. Total ¿para qué? Hasta ahora van fenómeno.

Es su propia incapacidad para autoregularse la que acabará con ellos.

Así como no leyeron a la Constitución, tampoco la Ilíada. Caso contrario sabrían qué le sucedió a Aquiles, protegido por los dioses, por no haber sabido controlar sus excesos. En el caso de él, la ira. En el caso de esta banda delictiva que nos gobierna, la codicia y la soberbia.

Además, seamos serios, ¿Qué dios del Olimpo querría custodiar semejante gentuza?

Mientras tanto, casta, pidan una segunda vuelta. Pagamos nosotros.

 

* Licenciada de Economía (UBA), Master en Finanzas (UCEMA), Posgrado Agronegocios, Agronomía (UBA). 

Publicado originalmente por Restaurar.org https://restaurarg.blogspot.com/2021/06/la-isla-de-la-fantasia.html 

 

Notas

[1] Constitución Nacional. Artículo 16.- La Nación Argentina no admite prerrogativas de sangre, ni de nacimiento: no hay en ella fueros personales ni títulos de nobleza. Todos sus habitantes son iguales ante la ley, y admisibles en los empleos sin otra condición que la idoneidad. La igualdad es la base del impuesto y de las cargas públicas.

Toda política de cupo es contraria a nuestra constitución. Pero… margaritas a los chanchos.

[2] Recuerdo dos episodios. Una propaganda prejuiciosa y racista para incitar a registrar al personal doméstico de finales del gobierno de Cristina Fernández y el cambio de la ley para la misma ocupación, que tanto ponderó Federico Pinedo, el cual refuerza los castigos para quien la incumpla.

ZANAHORIA

Iris Speroni (gab: https://gab.com/Iris_Speroni)

Cortar la estafa del BCRA nos hará US$ 27.359 millones más ricos

En febrero de este año calculé cuánto dinero se llevaban los “amigos” del gobierno en conjunto con funcionarios públicos por el sólo hecho de tener un dólar atrasado. Los números definitivos son: 

  • Exportaciones 2020 por US$ 54.884 millones[1].
  • Exacción del BCRA US$ 27.359 millones[2].

Somos 45,4 millones de habitantes[3]. A cada uno de nosotros nos quitaron 603 dólares. A una familia de 4 personas le quitaron US$ 2.412 en un sólo año sólo por este concepto. Al cambio del dólar paralelo del viernes ($ 154), la suma es de $ 371.448 por familia.

Eso es el dinero que nos quitaron todos los años, año tras año, en la última década. Justamente la década en que no ha crecido el PBI.

La AFIP recaudó durante en 2020 $ 7.237.410.240.280. 

Los US$ 27.359 millones es el monto que quita el BCRA. Es adicional a la cifra anterior. Equivale a un 58% de la recaudación de la AFIP.

¿A quién le quitan este dinero?

Por lo pronto, no se lo quitan a todo el mundo por igual. Sólo a quienes producen bienes exportables. 

Por ejemplo, la capital es responsable de sólo el 0,6% de las exportaciones por lo cual esta exacción no es significativa. 

Capital Federal

  • Población estimada INDEC 3.269.073 (creo que está sobreestimado).
  • Exportaciones Capital Federal US$ 281 MM (0,6% de las exportaciones del país)
  • Exacción ilegal e inconstitucional del BCRA (49,85%) US$ 140 MM.
  • Exacción ilegal e inconstitucional del BCRA a cada porteño US$ 42 en el año 2020.

Muy por debajo del promedio nacional de US$ 603 por habitante.

Provincia de Buenos Aires

  • Población estimada INDEC 17.673.655
  • Exportaciones Provincia de Buenos Aires US$ 19.428 MM (35,4% de las exportaciones del país)
  • Exacción ilegal e inconstitucional del BCRA (49,85%) US$ 9.685 MM
  • Exacción ilegal e inconstitucional del BCRA a cada bonaerense US$ 548 en el año 2020.

Chubut

  • Población estimada INDEC 575.856
  • Exportaciones provincia de Chubut US$ 2.030 MM (3,7% de las exportaciones del país)
  • Exacción ilegal e inconstitucional del BCRA (49,85%) US$ 1.012 MM
  • Exacción ilegal e inconstitucional del BCRA a cada chubutense US$ 1.757 en el año 2020.

Otras Provincias[4]:

A Córdoba el BCRA le quitó Us$ 1.087 por habitante en 2020, a Santa Fe US$ 1.551, a Santa Cruz US$ 3.088. Todas las provincias en nota al pie.

La Zanahoria

En EL TAMAÑO DEL BOTÍN expliqué cuánto dinero nos roban.

Pero la moneda tiene dos lados. Si nos sacan eso es porque lo producimos. Año tras año. Esto quiere decir que si impedimos que nos esquilmen seríamos US$ 27 mil millones por año más ricos. Si además reinvertimos ese dinero, el incremento de la riqueza sería exponencial. 

Ésa es nuestra zanahoria.

Si nos organizamos y echamos a estos ladrones, seremos muchos más ricos. Todos. Desde el que hoy recoge cartón a los desarrolladores de sistemas a los bodegueros a los grandes productores. Que la codicia nos motive si ninguna otra cosa lo logra.

Ilegal e inconstitucional

Delitos que cometen los funcionarios al cobrar este “impuesto” a las exportaciones.

1º. Obliga a entregar los dólares. Éstos son de quien exporta, no del Estado. Es una confiscación sin ley previa del congreso.

2º. Paga un dólar arbitrario y bajo. La constitución determina que toda confiscación será a precio justo o de mercado.

3º. El dinero que quita el BCRA es un impuesto que no ha sido sancionado por el Congreso.

4º. No sabemos a dónde va ese dinero y con qué criterio el BCRA se lo entrega a unos y a otros. Las erogaciones no han sido aprobadas por el Congreso de la Nación.

5º. Abuso de autoridad por parte de las autoridades monetarias al cobrar un impuesto sin tener potestad.

6º. Incumplimiento de los deberes de funcionarios públicos por parte de los diputados y senadores nacionales, únicos responsables de las políticas monetarias y cambiarias al delegar lo indelegable.

7º. Cuando el Congreso entrega supremacías al poder ejecutivo que dejan la fortuna de los argentinos a merced de terceros, los legisladores violan el artículo 29 de la Constitución[5]

“Fortuna” es el patrimonio de cada uno. No en el sentido absoluto (multimillonario) sino relativo. Más de una familia santafecina vería con beneplácito tener U$D 6.000 adicionales por año.

El dinero para quien trabaja

He dividido el dinero en forma algebraica, lo que es conceptualmente erróneo.

El dinero debe ir a quién lo produce. A los trabajadores, proveedores, transportistas, comerciantes del pueblo, finanzas municipales y provinciales, cadena de comercialización, etc. y, obviamente, a los dueños de la cosa.

Lo cierto es que estos 27 mil millones de dólares pertenecen al interior. En cambio queda en el Microcentro de la capital y de ahí a manos de “amigos”.

Es un fraude tan gigantesco que apabulla.

Ensordece el silencio.

Si bien la casta es una y se tapan entre sí; si bien la provincia más perjudicada, Buenos Aires, está intervenida desde hace 13 años y medio, éste es dinero que el Estado central le quita a las provincias.

¿Por qué nadie lo reclama?

Herramientas

Hace unos días, cuando sostuve que la Argentina para crecer requiere de un tipo de cambio alto[vi], un tuitero me preguntaba si alguna vez fue así. En efecto, al final del gobierno de Duhalde y los cuatro años de Kirchner, tuvimos un cambio alto. Significó superávit comercial, superávit fiscal, crecimiento económico y aumento del sueldo promedio. Ésa es una buena herramienta argumental para usar contra el actual oficialismo. Cuando Cristina Fernández pasó a tener un tipo de cambio bajo, el crecimiento del país se detuvo. Ésa es una segunda herramienta argumental.

Propuesta

Peticionar a los gobernadores y senadores que exijan este dinero para quienes producen los bienes exportables. Esto es, para las provincias que ellos gobiernan o representan.

Difundir entre los comprovincianos, que se sepa la dimensión de la estafa y quiénes son los perjudicados. 

Discutir en público, que el oficialismo tenga que pasar a la defensiva. Y no dudar en usar ningún argumento. Ni los 200 millones de cabezas de ganado vacuno de Perón, ni el dólar competitivo de Kirchner. Enfrente tenemos un contrincante que viene ganando por paliza. No es tiempo de melindres.

Reclamar ante la Justicia.

Por último, lo de siempre. Hacer lo posible (y lo imposible) para ocupar lugares en el Congreso. El ojo del amo engorda el ganado.

Zanahoria

Cortar la estafa del BCRA nos hará US$ 27.359 millones más ricos.

Ésa debe ser nuestra zanahoria.

 

* Licenciada de Economía (UBA), Master en Finanzas (UCEMA), Posgrado Agronegocios, Agronomía (UBA). 

Publicado originalmente por Restaurar.org http://restaurarg.blogspot.com/2021/06/zanahoria.html

 

Referencias

[1] Informe definitivo sobre exportaciones 2020 desagregadas por provincia emitido en marzo 2021. https://www.indec.gob.ar/uploads/informesdeprensa/opex_03_21D7B16F826C.pdf 

[2] Cálculo de este “impuesto” ilegal que cobra el BCRA:

El BCRA pagó 83,25 pesos por dólar (tipo de cambio BNA compra 30/12/2020).

El dólar paralelo o blue el 30/12/2020 fue de 166 pesos.

Exacción (“impuesto ilegal e inconstitucional”) = 54.884 MM U$D x [1 – (166-83,25)] =

= 27.359 MM de dólares.

A tipo de cambio libre del 04/06/2021, lo que se llevó el BCRA durante el 2020 equivale a 

pesos 4.213.286.000.000. O lo que es lo mismo, equivale al 58% de la recaudación de la AFIP de todo el año.

[3] Estimación del INDEC en base al censo 2010.

[4] Cálculo por provincia https://docs.google.com/spreadsheets/d/1ySyq7foddl6K0fFyY0kTfaWh0-GzpPAW7kSXGXPszYY/edit?usp=sharing 

[5] Artículo 29.- El Congreso no puede conceder al Ejecutivo nacional, ni las Legislaturas provinciales a los gobernadores de provincia, facultades extraordinarias, ni la suma del poder público, ni otorgarles sumisiones o supremacías por las que la vida, el honor o las fortunas de los argentinos queden a merced de gobiernos o persona alguna. Actos de esta naturaleza llevan consigo una nulidad insanable, y sujetarán a los que los formulen, consientan o firmen, a la responsabilidad y pena de los infames traidores a la patria.

[6] https://ar.radiocut.fm/audiocut/un-tipo-cambio-alto-es-federal-un-tipo-cambio-bajo-unitario-pero-adonde-va-plata/

 

Cuadro de estafa BCRA por habitante por provincia

El Padre Leonardo Castellani y la siempre actual “Corte de Faraón”

Siguiendo la sana costumbre de tratar de releer a quienes pensaron una Argentina distinta, una Argentina pujante y nacionalista, me encontré con esta maravillosa obra y la quiero compartir con Ustedes:

La justicia de este país se está mostrando bastante deficiente. Siendo como soy pueblo pobre, estaba inclinado a escribir: “Se está mostrando horrorosamente falluta.” Pero como al escribir cumplo una función pública, me modero en mis sentimientos particulares y aporto el ajustado adjetivo deficiente; calificativo que pocos habrá se atrevan a contestar. Si yo no digo ni siquiera eso, se levantarán a clamarlo las piedras. Y será peor.

Días pasados, un amigo me dijo:

—Le aviso que vaya con cuidado y no se meta en honduras.

Yo le contesté: —Cuando me dio el estado que tengo, el Obispo me metió en una gran hondura. Después de esa hondura, ¿qué me pueden hacer a mí las honduras? Me podrán sacar de mi casa, pero no me pueden sacar de mi barrio. Yo vivo en Villa Devoto. Otra cosa sería si en la Argentina fusilaran a los periodistas. Y aun entonces quedaba aquella otra sentencia: No temáis a los que pueden matar el cuerpo.

La Justicia argentina aparece deficiente al pueblo pobre en su parte baja, en su parte media y en su parte alta. En su parte baja está representada por la Comisaría y el Juzgado de Paz. Sabemos nosotros los periodistas lo que son los comisarios bravos.

La Justicia de Paz fue pensada en nuestro país con el intento de brindar una justicia rápida, sencilla y conciliatoria, es decir, más arbitral que formalista: como el sheriff y el squire de los anglosajones. Se ha convertido en tan complicada como los otros tribunales más altos, en una maquinaria compleja que deja por patentes fisuras puerta libre a la iniquidad.

El otro día estuve hojeando con un joven jurista un abultado expediente de un juicio de sucesión en San Antonio de Areco; y la impresión desprendida era bastante peor que desconsoladora. Murió una viuda y dejó 10 hijos menores, una casa de 3.000 pesos y tres deuditas de 300 pesos en todo. Un procurador de pueblo, que ni siquiera es procurador recibido, vio oportunidad de trabajo y puso en movimiento la máquina legal, ejecutando a la sucesión para pagar los 70 pesos del panadero, los 120 de impuestos territoriales, los 90 del entierro y … sus honorarios. Se remató la casa en 900 pesos. Se pagó al rematador, al procurador, se pagó el otro pico, el sellado y demás gastos causídicos; y cuando se acabó el último centavo se acabó de golpe también el expediente, que iba navegando majestuosamente por fojas 73. Llamaron a la hermana mayor (que como dije, era menor) y le dijeron: —Alaba a Dios: ya no tienes deudas. —¿Y mi casa? —Alaba a Dios: tampoco tienes casa. —¿Y dónde vivo yo ahora con los chicos? —Alaba a Dios: has servido de materia al ejercicio de la precisión técnica de la Justicia argentina; hemos hecho brillar el Código de Procedimientos. —No alabo a Dios nada —dijo ella y se fue.

Se fue a vivir de la caridad pública, para hacer cumplir monstruosamente lo que dice la Escritura se verifica en la sociedad cristiana: “Se abrazaron y se besaron la justicia con la caridad”. Yo me quise enojar, como Quijote que soy, pero me aseguraron que hay centenares de casos así en esta nación doliente; y yo no puedo enojarme centenares de veces, por más que Dios Nuestro Señor, a quien remito el caso, pues para mí viene a ser como una corte Suprema, tiene nervios para eso y mucho más.

En la parte media falla la justicia porque muchísimos crímenes quedan sin castigo, y no crímenes cualesquiera, sino muy grandes. Para qué vamos a enumerarlos. En la Edad Media, como advierte el jurisconsulto Renault, la judicatura tenía esta condición, que los crímenes más bien se escondían al pueblo y los castigos se propalaban, y hasta a veces (por un principio de pedagogía social) se espectaculizaban. En la Edad Moderna, a la inversa, se espectaculan y pasquinizan los crímenes y se ocultan los castigos; lo cual a veces no es costoso, porque no hay nada que ocultar. O bien el reo ocultamente se va a Ushuaia a podrirse el alma y el cuerpo; o bien, ocultamente ha hecho su jueguito de sobornos, o de chicanas, o de influencias o de procedimientos; y se ha zafado como una anguila, a veces sin dejar en las zarzas ni siquiera un rasguño de su buen nombre y honor. Se ha hecho un pronunciamiento militar para “castigar a los culpables y rehaber los bienes mal habidos»; y ahora va resultando que todos son muy honrados y la capa no aparece. Sinceramente creo (y corríjanme si yerro) que un individuo que premeditadamente asesina a un vigilante en ejercicio de su vigilancia, debe ser fusilado. Si ese crimen fue provocado por atropellos o torturas por parte de algún guardián de la ley, este también debe ser fusilado, no una sino dos veces. De lo contrario, volvemos a la ley de la selva.

Un anciano y sabio sacerdote irlandés me decía días pasados que la supresión de la pena capital del sistema jurídico argentino, le parecía no sólo contraria a la sabiduría cristiana, sino también al simple buen sentido. No hay derecho que un hombre de 25 años elimine a un padre de 6 hijos por puro gusto de hacerse el comunista, haga después 17 años de cárcel no muy dura, y salga tan tranquilo a los 42 años mucho más comunista que antes. En efecto, el presidio no regenera sino empeora; en tanto que ese gran acto de vida política, que es una sentencia capital bien dada, tiene la virtud de quebrantar casi infaliblemente con su peso mayestático el hábitus criminal y hacer reconocer al reo actual y a los innumerables reos potenciales (que somos todos los hombres) el horrendo rostro del error y la injusticia. Y al hacérselo reconocer lo salva, según la doctrina de Platón en el Gorglas, de que la injusticia es el máximo mal del hombre; y para limpiarse y librarse de ella por medio de la metanoia, el precio de la misma vida no es demasiado. Lo peor de todo es que esta deficiencia o ineficacia de la justicia parece haberse corrido a la parte suprema.

La Corte Suprema en nuestro país no parece haber sido nunca muy suprema; y ahora parece como impotente delante del duro y oculto poder del Becerro de Oro. Un proceso de desacato contra nuestro ponderoso Presidente —quiero decir, el Presidente actual del diario— ha llamado peligrosamente la atención del público que piensa sobre la función real de este Tribunal, ocupado ahora en defender a un interés extranjero llamado Rongé. Jamás, que nosotros sepamos, la Corte Suprema ha producido un acto de justicia suprema, la defensa de un derecho natural conculcado: como por ejemplo la defensa del derecho natural y constitucional del padre de familia a dirigir la educación del hijo conculcado por el monopolio estatal de la enseñanza. Si se publicaran las acordadas de la Corte en sus 80 años de vida, no hallaría el pueblo en esos documentos herméticos y regiminosos un sólo gesto inteligible y grande: la posición de algún gran principio jurídico —un golpe certero a la insolencia desmesurada del mercader logrero, sea o no extranjero— el hacer tascar el freno de la ley a un multimillonario —la defensa heroica de la Nación contra alguno de esos grandes estupros de que ha sido víctima—, en fin, cualquier actitud en que aparezca el Juez y no el Legista, el Jefe y no el Intérprete, la gran espada luminosa y desnuda de la Justicia en vez del compás y la cinta métrica. Todas esas acordadas justifican el dicho cortante de un gran profesor argentino de que la Suprema Corte se ha mostrado sumamente competente para declararse incompetente. Una cosa es ser Corte, y otra darse corte.

Como me decía ayer mi portero: “Pero ese fiore, ¿es Fiore o es Fiorello?”  Si la Corte Suprema se convierte en un blocao del Becerro de Oro, y de su horrenda dominación en el mundo, es como si el Apostolado de la Oración se convirtiese en la Corte de Faraón. Cuando un supremo tribunal se vuelve opereta, siempre hay baile. Es peligroso conocer lo mentiroso que son los hombres antes de ser expertos de lo veraz que es Dios. David conoció ambos a la vez cuando dijo: “Ego dixi in excessu meo: Omnis homo méndax.” El pobre es capaz de sufrir, pero nadie es capaz de sufrir cuando piensa que a su pena no hay remedio. Nuestro pueblo está en camino de desanimarse de los hombres, sin ganar mayormente en confianza en Dios, como aquella muchacha que dijo: “No alabo a Dios nada.” Una Nación se juzga por su justicia. La justicia es uno de los nombres de Dios, el cual no es indiferente a que se lo santifiquen o se lo ensucien, porque Dios también tiene entre nosotros su buen nombre y honor. Un obispo nuevo dijo en un discurso que hizo al poblado el día del Reservista, que Dios nos iba a castigar si seguía entre nosotros tan mala la justicia. ¡Qué Dios lo desoiga al obispo! Pero temo que tiene razón.

Padre Leonardo Castellani
(22 de diciembre de 1944).

Parece mentira, un texto de hace 77 años que parece actual, casi nada ha cambiado, y lo que nos urge, indefectiblemente, es un cambio de raíz, como sociedad y no exento de ella, de nuestra casta política. Argentina está llamada a ser un país de primer orden, no lo hemos alcanzado porque viven poniéndonos palos en las ruedas, robándonos y conformando alianzas perniciosas. Es tiempo de cambio, “Nacionalismo o más de lo mismo”.

¡Argentina Despierta!

DyPoM

Por Der Landsmann para SAEEG

®2021-saeeg®