TRAMPA DE MIEL

Revista Tiempo GNA*

Los libros de historia militar están plagados de ejemplos de cómo, los servicios de inteligencia de distintos países se valieron de mujeres como cebo para lograr un objetivo. En el cuarto libro de Moisés, la prostituta Rahab, salva la vida de dos espías de Josué que el Rey de Jericó iba a ejecutar (1405 a. C). El truco es tan viejo como la humanidad, seguirá teniendo vigencia y en la jerga de los espías se llama “trampa de miel”.

 

La “trampa de miel”, ha sido una práctica común desde hace siglos y las técnicas que han usado las mujeres espías para lograr sus objetivos, no han cambiado en lo absoluto en los últimos 3000 años. El personal femenino que trabajan en el espionaje posee habilidades que los hombres carecen; siempre tienen una excusa razonable, saben cómo escuchar, analizar, descifrar situaciones y las conversaciones de alcoba no son un problema para ellas. Aunque pueda ser discutido, por lo general los espías profesionales más talentosos son mujeres y la mayoría de los instructores para tareas de inteligencia también lo son.

La historia de la inteligencia está muy cargada de relatos de mujeres que emplearon sus “artes” para el bien de su país. Cuando una mujer está entrenada, es muy valiente tiene la visión más clara de lo que está delante de ella, la gloria y el peligro le da por igual y decididamente va a su encuentro. En ocasiones es irremplazable.

Van armadas sólo con el mortal brillo rojo de sus labios y una pequeña caja de maquillaje, listas para infiltrarse en los pasillos del poder, arrebatando secretos financieros, económicos y militares. Un general retirado de la KGB dijo que para ellas, no es un sueldo alto lo que se les paga, pero son mujeres que buscan un estilo aventurero de vida con un torbellino de fiestas, clubes e informantes potenciales de alto poder para seducir y les encanta lo que hacen.

No es una misión para tontas, tienen que ser muy inteligentes, sociables y muy seductoras para lograr fácilmente contactos. La construcción de relaciones, ganando confianza para que la persona indicada, en el momento justo pueda convertirse en informante es vital. Una mujer joven debidamente entrenada, tendrá las habilidades de una mariposa para ingresar a los círculos de empresarios más importantes.

Su presencia no infunde desconfianza y si irradia simpatía será bien aceptada. Pero el estilo de vida es demasiado exigente para aquellas que tienen hijos, por ello la mayoría de las agentes son solteras o divorciadas y su tiempo de actividad puede ser corto. 

Entrenamiento de dos años

Después del 11-S los servicios de inteligencia de potencias mundiales, comenzaron a reclutar chicas universitarias de muy buena presencia y una psicología especial, que sepan al menos dos idiomas, deben ser hermosas con una carga espontánea de simpatía para tener éxito. Sin embargo las mujeres maduras con un perfil similar, también son aceptadas pues algunos hombres casados desconfían de las más jóvenes. Las pulposas y despampanantes son rechazadas porque llamarían la atención. El prototipo que se busca crear, es el de una mujer con clase con mucha confianza en sí misma, inteligente, sofisticada, independiente, que se exprese claro, de forma interesante, que sea valiente, manteniendo un equilibrio entre una actitud distante y un interés especial. Que aparezca realzando sus rasgos con un poco de maquillaje y haciendo que su cabello resplandezca. Que cuide su silueta en el gimnasio, y le guste nadar en bikini. Sin ser exigente ni recargada en el vestuario, debe lucir elegante. Fundamentalmente debe saber usar el arte de la seducción y siempre debe tener un plan B a flor de labios para encontrar una buena excusa.

Algunos programas de capacitación especial, son tan intensos que pueden durar 10 años antes que la persona sea enviada a otro país sin que parezca un extranjero.

El entrenamiento básico dura dos años en alguna escuela secreta, donde las alumnas son llevadas en ómnibus con ventanillas cubiertas para que ignoren el lugar. Se les enseñará trabajar en ambientes hostiles y ciertas noches se las sacará de cama para interrogarlas. En ese momento deberá elaborar historias basadas en la ficción y tendrá que responder bien las preguntas que le hagan. Por ello deberá mentir y saber cuando alguien miente. El trabajo en clase cubre todo, desde psicología práctica, fotografía, leyes del país donde actuará, su geografía, etc. Aprenderá a escribir textos encriptados y cómo crear un buzón oculto para comunicarse con su contacto. Tendrá que darse cuenta cuando alguien la esté siguiendo y como perderlo. Se les enseñará robar y las técnicas del disfraz. Suministrarle a la víctima un somnífero en una bebida para después hurtar documentos mientras esté dormido no debe ser un problema para ella. Una de las pruebas consiste en hurtar documentos de una habitación de hotel que se supone ocupada, mientras los instructores observan sus movimientos.

Una PC como un teléfono celular no debe tener secretos y saber conducir un automóvil en situación crítica es una materia que se enseña.

Como parte del entrenamiento ocasionalmente se le asigna buscar una persona en otro país. Ellas saben que, con la tecnología moderna una persona puede ser rastreada, por nuevas medidas de control fronterizo y con la biometría no se puede entrar y salir de los países como antes. El tiempo que le demande encontrar al individuo que busca es apuntado por el instructor. El arma básica de estas mujeres es su seducción, por eso no todas reciben capacitación especial de defensa personal, las que son seleccionadas después de dos años de entrenamiento podrán noquear a un enemigo, conocerá de explosivos y podrá extraer una pistola de una costura invisible de su falda. Pero es un error creer que ellas participarán de tiroteos, si debe hacer uso de un arma algo habrá salido terriblemente mal.

Durante el entrenamiento básico, las alumnas más atractivas y mentalidad abierta, reciben clases de profesoras. Se les enseña a conseguir empleo como secretaria en alguna oficina de interés y se les advierte, que tendrán compañeras laborales inseguras y celosas con su presencia.

Para no representar una amenaza en su territorio, deberán ser amables con todas para ganarse la confianza y no ser rechazadas. Instructoras experimentadas les enseñarán el arte de seducción y les explicarán que una persona importante suelen averiguar los antecedentes de la mujer que les gusta, necesitará entonces de un entorno que reafirme que es honesta, de esa forma la víctima no sospechará que le estén tendiendo una trampa. Se requiere un trabajo fino muy lento que contemple varios pasos; saldrán a cenar, incluso podrán hacer un viaje de placer y ella no pedirá nada más que amistad. Cuando el objetivo haya caído en las redes, seguirá las instrucciones que le hayan dado sus superiores. En ocasiones que deba desaparecer, no es recomendable se haya enemistado con un hombre poderoso.

Estos trucos y muchos otros se les enseña. Pero lo más importante que se les inculca es no usar el sexo, prometiendo en cambio una noche de placer, lo que constituye un arma poderosa. En la emoción de una vida secreta, el sexo actúa como irresistible cebo y el fuerte carácter como el patriotismo no son ninguna defensa contra una trampa de miel bien puesta. Las profesoras conocen cómo armar estos cebos, saben de divorcios, “sábanas arrugadas” y vidas arruinadas como para trasmitir su experiencia. Ellas persuaden a las alumnas, que no es necesario acostarse con un hombre para obtener información, pero si el éxito de la misión dependiera de ello sería solo sexo, no amor puro, con ello se procura no avergonzarlas. Pero no todos los servicios de inteligencia prohíben a sus agentes dormir con el hombre investigado, si el resultado de la misión es el esperado y existe mucha hipocresía en esto. Incluso no todas las trampas de miel son heterosexuales, también hay homosexuales y resultaron tan eficaces como el uso de las mujeres como anzuelo. Cuando termina el entrenamiento todas saben la forma de atrapar sexualmente a un hombre en breve lapso sin necesidad de acostarse con él. Pero las profesoras reconocen que no siempre es posible, incluso algunas agentes cuando les conviene, violan esa norma alegremente.

Anna Chapman, espía rusa, año 2010.
De por vida

Para los experimentados profesionales del servicio secreto, un espía bien entrenado lo es toda su vida, pues para ellos las labores de espionaje son como una droga. Tienen mejor interconectadas ciertas áreas del sistema nervioso, la velocidad de conducción de las señales eléctricas del cerebro se produce a mayor rapidez y por su inteligencia son personas que tienden a ser genios.

Continuará en el próximo número…

Video relacionado

Llega a Sanse Mujeres espías, la exposición sobre las agentes más célebres de la historia

Artículo publicado en la Revista Tiempo GNA 71, julio de 2022.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

WC Captcha 7 + 2 =