INCUCAI

Iris Speroni*

Martha’s Vineyard, MA, EEUU.

Nota: Artículo publicado el 09/12/2023 en Restaurar, http://restaurarg.blogspot.com/2023/12/incucai.html

 

El oficialismo que terminó su mandato usó el INCUCAI como caballito de batalla en la campaña electoral.

La información que expondré a continuación es de carácter público y se accede a la misma a través de la página oficial del INCUCAI. Al pie expongo la ruta para su obtención y que ustedes puedan no sólo comprobar por sí mismos, sino explorar otros datos también relevantes.

En un artículo anterior publicado en La Prensa, argumenté por qué consideraba a la Ley Justina como abusiva, en particular, de los más humildes de la Patria. (13 de Agosto, La Prensa, Hay que revisar la Ley Justina).

En un segundo artículo en Restaurar puse el foco sobre quiénes daban (más del 80% de las extracciones son en hospitales públicos y de personas jóvenes) y quiénes recibían (más del 80% de los trasplantes son en clínicas privadas y, excepto los casos pediátricos, los receptores son personas de mayor edad promedio).

Tema de hoy: la cantidad de extranjeros que reciben órganos en Argentina. Porque entonces no sería de Esteban Echeverría a Avenida del Libertador, sino de Esteban Echeverría a Martha’s Vineyard, MA, EEUU. Imagino que las autoridades del INCUCAI podrán explicar estos destinos.

Si vamos a los porcentajes generales, el 96% de los órganos tuvieron por recipientes a compatriotas. Aun así, el 4% implantado a extranjeros implica 379 órganos para el año 2022.

Los cuales se desglosan de la siguiente manera:

  • 56 riñones.
  • 40 hígados.
  • 6 corazones
  • 1 pulmón.
  • 85 córneas.
  • 182 “sistema osteo articular”.
  • 9 válvulas cardíacas.

En el caso de los riñones se trata del 4% del total. Aparentemente, no pareciera un número enorme. Excepto para quienes están en la lista de espera. Debe ser decepcionante ser pasado por alto.

Algunos comentarios sobre lo que vemos en el cuadro. Parte de los receptores extranjeros son bolivianos, paraguayos, españoles o italianos, quienes pertenecen a las corrientes de inmigración (*) más frecuentes de Argentina.

Aun así se desconoce si se han tomado los siguientes recaudos:

  • si las personas son residentes argentinos y en ese caso desde qué fecha,
  • si las personas son de nacionalidad argentina, aún en caso de ser nacidos en otro país.

Caso contrario estaríamos en presencia de turismo sanitario.

En 2022, con 379 trasplantes a extranjeros, no representa un caso aislado pero sí superior a cifras anteriores. En 2021, los extranjeros beneficiados fueron 285. En 2020 (plena “pandemia”), 226 (3,8% del total), de los cuales 27 son riñones. Vemos una progresión preocupante, hasta tanto esto no se investigue con severidad.

La ley de trasplantes contempla la posibilidad de intercambios (“canjes”) con otras naciones. Si los extranjeros receptores fueran la consecuencia de dichas negociaciones, las autoridades deberían explicar los acuerdos logrados y exponer el cumplimiento de la contraparte. Si fueran simplemente extranjeros no residentes en Argentina, amerita que las nuevas autoridades que asumen mañana tomen las medidas de rigor.

Recomendaciones a las nuevas autoridades ingresantes el 10 de diciembre 2023:

  • Pedir una exhaustiva auditoría del INCUCAI. Podría estar en cabeza de la SIGEN.
  • Los auditores médicos deberían ser independientes de los intereses en curso (se maneja mucho dinero). Lo ideal es que no se tomen profesionales de la UBA o la UNLP, por ser parte en esta actividad. Una opción podrían ser los auditores del Hospital Militar o el Hospital Naval. También desaconsejo auditores extranjeros, justamente, por estar otros países implicados, no sabemos en qué extensión.
  • Limitar la auditoría en un principio (siempre se puede ampliar), por ejemplo, a los riñones trasplantados durante 2022. Ver si:
    • Algunos de los argentinos en lista de espera era compatible con el órgano trasplantado a un extranjero y se lo pasó por alto para cederlo a un no-connacional.
    • Analizar exhaustivamente los 379 casos de extranjeros. Determinar:
      • Si residen en el país.
      • En caso positivo, antigüedad de residencia.
      • Ver si la residencia es sincera o fraudulenta, “fabricada” al solo efecto de ser receptores habilitados.
      • Comprobar si tienen familia residente en el país (**).
      • Si cuentan o no con nacionalidad argentina (***).

Recomendaciones adicionales para las nuevas autoridades.

  • Ampliar la auditoría a otros temas una vez terminado el trabajo inicial.
  • Entender las razones por las cuales las familias pobres son expelidas del sistema como receptores. Existen instalados filtros que impiden que accedan a las listas de espera. Proponer las remociones de los mismos.
  • Explorar las razones por las cuales se han acondicionado los hospitales públicos para extraer órganos, pero no se hizo la misma inversión para implantarlos.
  • En particular, auditar las listas de espera y los criterios de selección de los beneficiarios. Llama la atención que personas ricas, influyentes o celebridades no padezcan las esperas del resto de los argentinos. Una buena auditoría puede despejar si se trata de un mito urbano o hay razones valederas para las sospechas populares.
  • Advertencia: una forma de arruinar un informe de auditoría es incluir infinidad de temas en numerosos períodos, lo que hace que el trabajo lleve años y los resultados sean mixtos, confusos y no concluyentes. Por lo que es conveniente limitarlo al caso de receptores extranjeros en un único año (ej. 2022) y eventualmente otro año más. Posteriormente se pueden encarar nuevas auditorías si se percibe que los resultados las ameritan.
  • Por último, explicarle a la población con claridad lo hallado. El oficialismo que hoy termina su mandato usó el INCUCAI como caballito de batalla en la campaña electoral, cuando desde las cifras publicadas por el propio organismo, nos hace pensar que no todo es kosher.

Recomendaciones para quienes están en lista de espera o para sus abogados:

  • Solicitar las especificaciones de los órganos colocados a extranjeros y verificar si alguno era compatible con las personas en lista de espera. En ese caso hay un perjuicio concreto contra un connacional, y el estado argentino es el responsable. Tal vez no solucione el caso puntual (el extranjero ya se fue con su órgano y no va a pisar la Argentina nunca más), pero sí evitará casos futuros.

El pueblo solventa todo este costo, el cual no es menor.

El pueblo debe saber de qué se trata.

El tráfico de órganos es un negocio multimillonario en el mundo. No seamos parte de esa actividad infame.

Otro Sí Digo:

Mañana 10 de diciembre iniciamos un nuevo ciclo presidencial. Asumen los Sres. Milei y Villarruel. Les deseamos que tengan la templanza, la inteligencia y la claridad de miras para conducir los destinos de la Patria en estos momentos tan difíciles.

Espero de corazón que invoquen la protección de Dios, fuente de toda razón y justicia, no sólo para ellos, sino para todos nosotros. Y que no pierdan de vista que no hay nada más importante que la Patria, su pueblo y la Soberanía Nacional.

¡Ojalá Dios se apiade de nosotros, en particular para quienes la están pasando mal! ¡Que nuestros gobernantes se ocupen de “promover el bienestar general, y asegurar los beneficios de la libertad”! Amén.

* Licenciada de Economía (UBA), Master en Finanzas (UCEMA), Posgrado Agronegocios, Agronomía (UBA).

Notas

(*) Sobre este punto cabe aclarar que el INDEC no dio los resultados del CENSO 2022 sobre la cantidad de extranjeros residentes ni su procedencia. Por lo que los últimos datos disponibles son del CENSO 2010.

(**) El objeto no es perseguir a una familia de bolivianos quienes hace años residen en la Argentina, trabajan y crían a su familia en el país y construyen la Patria a la par nuestra, sino si somos proveedores de los ricos e influyentes de las naciones vecinas.

(***) Ver si existen casos de extranjeros que reciben órganos de extranjeros pero que hacen la operación en nuestro país por contar nosotros con los profesionales y las instalaciones adecuadas. En este caso sería una simple venta de servicios médicos. De ser así debería constar en la Memoria del organismo. Si fuera éste el caso, de no ser transparente debe verificarse fehacientemente la procedencia del órgano; so riesgo de implicarnos en una situación desagradable, lo que debe evitarse a toda costa.

HOJA DE RUTA

Pasos para acceder a la información pública del INCUCAI.

Paso 1:

https://cresi.incucai.gov.ar/Inicio.do

Paso 2:

Del listado de la izquierda se elige: “Registro Nacional de Procuración de Trasplantes”.

Paso 3:

Se elige del menú de la derecha la línea “Reporte de datos demográficos/Reportes de pacientes trasplantados”.

Allí se abre un nuevo menú:

Paso 4:

Se elige la penúltima línea “Trasplante con donante fallecido/vivo”. Tras lo cual se despliega el siguiente menú:

Paso 5:

Se elige “Reportes de pacientes trasplantados por período”. Es el primero del submenú.

Tras lo cual aparece la siguiente pantalla:

Paso 6:

En 1 se elige “Fecha de desclampeo del receptor”

Tras lo cual aparece un submenú:

Se elige “otro año”.

Elegí el año 2022, pero están listados desde el 1993.

A continuación hay que elegir las opciones del punto 2.

Elegí “Todos”.

Paso 7:

Elegir “Siguiente”

Tras lo cual se despliega la siguiente pantalla con diferentes opciones.

Invito a explorarlas todas. Brindan información más que interesante.

Para este trabajo elegí el punto 18.

Luego, “Ejecutar Consulta”.

Paso 8:

Aparecen los siguientes resultados. Aconsejo guardar el Excel, cuya opción está al pie del cuadro.

Abajo del mismo se encuentra el glosario.

Artículos relacionados

Hay que revisar la Ley Justina

https://www.laprensa.com.ar/466645-Hay-que-revisar-la-Ley-Justina.note.aspx

https://iris-speroni.blogspot.com/2018/08/hay-que-revisar-la-ley-justina.html

De Esteban Echeverría a Avenida Del Libertador

https://restaurarg.blogspot.com/2023/07/de-esteban-echeverria-avenida-del.html

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

− 1 = 4